Tema 15. La crisis de la República III: del fin de la Guerra de Sertorio al consulado de Cicerón (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 3º curso
Asignatura Historia de Roma
Año del apunte 2014
Páginas 11
Fecha de subida 01/06/2014
Descargas 8
Subido por

Vista previa del texto

TEMA   15.   LA   CRISIS   DE   LA   REPÚBLICA   III.   DEL   FIN   DE   LA   GUERRA   DE   SERTORIO  AL  CONSULADO  DE  CICERÓN       EL  LEVANTAMIENTO  DE  ESPARTACO  (73  a.C.)     Otro  acontecimiento:  Levantamiento  de  Espartaco.     Es  una  manifestación  más  de  lo  manifestado  en  el  siglo  anterior:  la  rebelión  de  los  esclavos  y   gladiadores.   Los  gladiadores,  situación  peculiar.   Este  levantamiento,  dirigido  por  Espartaco,  se  da  en  el  73.  Fueron  grupo  numeroso  de  esclavos   y   gladiadores   que   se   habían   concentrado   en   Capua.   Invadieron   la   Italia   meridonal   y   mantuvieron  en  jaque  a  los  soldados  romanos  que  se  les  enviaban.   Causas:  donde  concentración  enorme  de   esclavos,  en  aumento  desde  el  siglo   III,   hay   ambiente   para  que  se  revelen.   Craso  fue  enviado  a  luchar  contra  Espartaco,  pero  este  logra  escapar.   Luego  se  envió  a  Pompeyo,  y  seguidamente,  antes  de  que  llegara,  Craso  logró  victoria  decisiva.   Pero  al  suceder  cuando  se  había  enviado  a  Pompeyo,  los  meritos  se  atribuyeron  a  Pompeyo,   por  su  fama,  que  acababa  de  regresar  de  Hispania  y  logró  la  última  victoria.  Ahora  empieza  a   ser  llamado  Pompeyo  el  Grande.     Además,  había  rivalidad  entre  Craso  y  Pompeyo.  No  se  fiaban  el  uno  del  otro,  pero  llegaron  a   ser  colegas  en  consulado.       EL  TESTAMENTO  DE  NICÓMEDES  IV  (74)  Y  LA  III  GUERRA  MITRIDÁTICA  (74-­‐68)     Bitinia:  reino  de  Asia  Menor,  en  Anatolia.  Uno  de  los  varios  desgajados  del  reino  seleucida.     Su   rey   era   Nicomedes   IV.   Murió   (74)   y   como   otros   reyes   helenísticos,   legó   a   Roma   todos   los   territorios  de  su  reino.     El  senado  señaló  al  gobernador  de  Asia  la  misión  de  recoger  la  herencia,  pero  Mitrídates,  rey   de  Ponto,  viendo  lo  que  ocurría  en  el  reino  vecino,  decidió  adelantarse  a  los  romanos,  y  antes   de  que  el  procónsul  se  hiciera  cargo,  invadió  el  territorio.   1     Para   poner   orden   en   ello,   Senado   confió   en   el   cónsul   Lucio   Licinio   Lúculo,   que   pudo   derrotar   a   Mitrídates   en   unos   pocos   años,   expulsándolo   de   Pontos.   Fue   a   Armenia,   donde   reinaba   su   yerno,   a   quien   Lúculo   vencería   más   tarde.   Fue   durante   el   74-­‐68     que   se   dio   esta   III   G.   MItridática.     CONFLICTO  DE  LOS  PIRATAS  Y  EL  IMPERIUM  INFINITO  DE  MARCO  ANTONIO     Otros  enemigos  molestaban  a  Roma  en  Oriente:  los  piratas.   La   piratería   no   estaba   siempre   mal     vista,   pero   si   molesta:   y   cuando   era   molesta,   había   que   combatirla.   Ahora  molestaban  los  piratas  cilicios,  que  merodeaban  por  todo  el  Mediterráneo,  con  bases  en   Cilicia  y  Creta.     Y  habían  ayudado  a  los  partidarios  de  Sertorio,  llevándoles  suministros  a  la  P.  I.,  que  a  su  vez   les   proporcionaba   Mitrídates.   Así,   ayudaban   a   los   enemigos.   Y   merodeaban   por   mediterráneo,   incluso  el  occidental.  Aparecen  incluso  en  costas  meridionales  de  Hispania.     Lúculo  se  le  había  encomendado   guerra  con  Mitrídates,   por   lo   que   no   podía   ocuparse   él   de   los   piratas,  de  manera  que  el  Senado,  en  el  74  otorgó  al  pretor  Marco  Antonio  (padre  del  futuro   triunviro   del   mismo   nombre)   un   mando   extraordinario,   un   imperium   infinitum   (mando   sin   límites),   sobre   las   costas   de   todo   el   imperio.   Era   un   pretor   que   ahora   no   tenía   una   misión   territorial,  sino  de  combatir  piratas  en  todas  costas  del  imperio.   Esta   concesión   de   poderes   extraordinarios   fue   un   precedente   de   acciones   de   poder   extraordinario   con   Pompeyo   o   César.   Ello   será   frecuente,   y   contribuye   en   el   final   de   la   República.     Esta  medida  era  quizá  a  primera  vista  conveniente,  pero  desde  luego  imprudente,  sobre  todo   para  el  Senado,  que  llevaba  perdiendo  poder  desde  los  Graco.  Sila  lo  intentó  recuperar,  pero   ahora  senado  lo  estaba  concediendo  a  una  persona  en  particular.     Senado,   mientras   tanto,   bandazos   a   cuenta   de   las   presiones   de   los   équites.   Los   que   mandan   son  los  ricos.   El   Imperium   infinitum,   otro   inconveniente:   Marco   Antonio   tenía   jurisdicción   sobre   todas   las   costas,  también  las  de  Lúculo,  cuestión  que  daría  conflictos  de  competencias.   Antonio,   pero,   no   pudo   cumplir   la   misión,   y   fue   vencido   en   Creta   por   los   piratas   cilicios.   Entonces   Pompeyo   asumió   el   poder.   Salieron   desprestigiados   Antonio   y   Lúculo   (que   se   enfrentó  a  Antonio),  y  de  ello  se  beneficia  Pompeyo.     2     Pompeyo  había  sido  el  vencedor  de  los  últimos  enfrentamientos,  como  el  de  Espartaco,  junto  a   Craso.  Y  así,  Senado  recompensó  la  labor  de  Pompeyo  y  Craso,  ofreciéndoles  el  consulado  del   año  70.  Y  aceptaron.       EL  CONSULADO  DE  POMPEYO  Y  CRASO  (70)     Y   en   este   año,   los   dos,   que   habían   sido   secuaces   de   Sila,   sorprendentemente   deshicieron   la   obra  de  Sila,  como  restauradores  del  orden  antiguo.  Y  de  hecho,  los  dos  van  a  ser  unos  de  los   prohombres   republicanos   de   finales   de   la   República,   partidarios   de   un   régimen   a   la   antigua   usanza  donde  funcionen  todas  las  antiguas  instituciones,  sin  acumular  poderes  extraordinarios   (aunque  ellos  los  cogieran).     Por  ejemplo:     • • • ley  Licinia-­‐Pompeya  à  restablece  los  derechos  de  los  tribunos  de  la  plebe.  Y  aunque   ya  no  sería  como  antes,  porque  los  tribunos  se  turnaban  entre  las  facciones  políticas,   es  un  intento  de  recuperación  del  antiguo  régimen.   Se  restableció  la  censura.     Reforma  judicial,  motivada  por  el  asunto  de  Verres   o Verres  era  gobernador  de  Sicilia,  con  quien  había  quejas  de  sicilianos  por  sus   abusos,  de  la  corrupción.     o Ahí  encargaron  a  Cicerón,  como  abogado  que  era,  su  caso,  quien  después  de   varios  discursos,  logró  la  condena  de  Verres.  Ello  llevó  a  la  reforma  judicial.     o Cicerón   aceptó   el   caso   porque   le   habían   contratado   los   sicilianos,   pero   también   tenía   intereses:   había   salido   del   orden   ecuestre,   y   los   équites   apoyaron   su   intervención   porque   el   enriquecimiento   de   Verres   era   para   su   propio  bolsillo,  no  para  los  caballeros,  que  se  quejaron.     o Reforma   abrió   de   nuevo   los   tribunales   de   las   questiones   perpetuae   a   los   caballeros.   Cicerón   ganó   el   proceso   contra   Verres   y   los   caballeros   fueron   de   nuevo   recaudadores   en   Sicilia   y   volvieron   a   los   tribunales   de   cuestiones   perpetuas.     La  obra  de  Sila  se  reducía  a  la  nada.   Y  otras  reformas  menores  encaminadas  a  lo  mismo.   Pero   al   terminar   el   consulado   de   Pompeyo   y   Craso,   dado   su   prestigio   acumulado,   podrían   haber   seguido,   sin   que   nadie   les   hubiera   dicho   nada.   El   populus   habría   estado   satisfecho.  Pero   los  dos  se  retiraron  de  la  vida  pública  de  momento.         3     POMPEYO  Y  LA  VICTORIA  FRENTE  A  LOS  PIRATAS  (67)     67   à   En   el   interior   de   Roma,   atmósfera   dramática.   No   por   disturbios,   sino   por   angustia,   sobre   todo   porque   los   piratas   de   nuevo   no   permitían   la   más   mínima   tranquilidad   en   la   navegación   mediterránea.  Los  équites,  que  no  podían  desarrollar  sus  negocios,  y  populares,  miraron  a  la   única  persona  que  lo  podía  solucionar:  Pompeyo,  que  salió  en  el  67  de  su  retiro.   Y  en  los  comicios  se  le  concedió,  aunque  senado  receloso,   poderes  extraordinarios  sobre  todo   el  mediterráneo,  semejante  a  lo  atribuido  a  Antonio  años  antes.  Y  por  3  años.  Estos  poderes   sustituían  al  cargo  de  Dictator,  pero  por  más  tiempo.     Pompeyo   solo   necesitó   3   meses   para   limpiar   los   mares   de   piratas,   manifestación   de   su   capacidad  militar,  aunque  años  más  tarde  se  oscureciera  por  la  de  César.     EL  FIN  DE  MITRÍDATES  Y  LA  PROVINCIA  DE  SIRIA  (64)     Quedaba   Mitrídates   VI   de   Ponto.   En   el   66,   meses   más   tarde,   se   dan   a   Pompeyo   nuevos   plenos   poderes,   en   este   caso   para   combatir   a   Mitrídates   IV,   acumulando   el   máximo   de   plenos   poderes:  la  flota  y  un  ejército  de  tierra  para  combatir  a  Mitrídates.   Proyecto   de   ley   que   le   daba   estos   poderes   fue   aprobado,   a   pesar   oposición   de   muchos   patres,   gracias  al  apoyo  de  César  y  de  Cicerón.     • • César  empieza  a  despuntar  un  poco,  venía  de  una  familia  patricia  venida  a  menos   y  Cicerón,  abogado  importante,  con  lo  de  Verres  lo  era  más.  Y  pronunció  un  discurso   en  defensa  de  la  concesión.     Pero  todo  ello  también  refleja  que  Senado  se  daba  cuenta  de  que  poderes  extraordinarios  iban   en  su  detrimento,  cierta  oposición.   Pompeyo  triunfo  en  sus  deberes  frente  a  Mitrídates  y  además,  anexionó  en  el  camino  el  reino   de  Siria  como  nueva  provincia  en  el  64,  poniendo  fin  al  reino  seléucida,  cuyo  rey  Antíoco  IV,   decadencia   vertiginosa.   Y   reorganizó   los   reinos   indígenas,   colchón,   del   centro   de   Asia   como   reinos  clientes.     EL  CONSULADO  DE  CICERÓN  (63)     Para  su  consulado,  campaña  electoral  del  año  64  à  las  elecciones  siempre  eran  en  el  verano   anterior  y  la  toma  de  posesión  al  empezar  el  año.   4     La  campaña  fue  notable  y  reñida.     Un   escrito   de   Quinto   Tulio   Cicerón,   hermano   de   Cicerón,   el   Cuaderno   del   Candidato,   es   un   compendio  de  las  cualidades  de  un  candidato  a  las  altas  magistraturas.     Campaña   debió   ser   reñida.   Hubo   otra   candidatura   donde   destacó   Lucio   Sergio   Catilina,   que   aparece   como   líder   de   los   populares.   Pero   los   populares   estaban   muy   divididos,   también   en   facciones,  al  igual  que  los  optimates:  siempre  había  facciones  extremistas.     Aunque  la  campaña  de  Cicerón,  él  se  presentó  como  candidato  con  formas  nuevas:  era  líder  de   los  optimates,  pero  no  se  apoya  en  la  gloria  conseguida  por  los  antepasados,  sino  en  su  gloria   misma,   pero   no   militar,   sino   administrativa,   pues   su   vida   no   fue   de   distinción   militar.   Lo   que   hizo,  aparte  de  coincidir  con  Mario  en  no  basarse  en  gloria  de  los  mayores,  fue  que  su  gloria  se   basaba  en  el  don  de  la  palabra,  sabía  convencer:  y  dice  que  lo  mejor  son  las  ideas  expresadas   con  la  palabra,  ello  es  lo  que  hace  falta  para  gobernar,  no  la  sangre.  Aparece  como  una  “buena   persona”,   como   un   optimate   moderado.   Pero   él   no   era   modesto,   se   dice   a   si   mismo   en   sus   obras  que  era  muy  bueno.     Salustio,  rival  de  Cicerón,  coincide  con  lo  que  dice  Cicerón  en  las  Catilinarias.  Por  eso  hay  que   hacer   caso   en   que   tenía   una   conducta   distinta,   que   basaba   su   gloria   en   la   palabra,   en   el   pensamiento.       Facciones  y  sus  Líderes     En  Roma  estaban  los  optimates,  intereses  équites  y  populares.     • • • Los  optimates  estaban  dirigidos  entonces  por:   o Lutacio  Cátulo   o Quinto  Hortensio   o Licinio  Lúculo   o algunos  parientes   o …     los  populares  eran  animados  por:     o el  dinero  de  Craso  (que  los  financia  a  través  de  César,  confiando  en  que  llegará   a  ser  alguien  y  entonces  le  pagará)     o y  César  se  apoya  en  populares  no  por  ser  popular,  sino  como  trampolín  para   medrar.     Y  luego  en  los  équites,  partidarios:     o Pompeyo,  optimate,  es  también  valedor  de  los  équites,  venía  de  ahí   o el  propio  Cicerón  también.         5     Cicerón     Cicerón,  senador  desde  el  74,  deseoso  de  ascender  al  consulado.     Era  un  homo  novus,  que  había  dejado  los  negocios.     Y  trató  de  conjugar  las  tres  facciones  hablando  de  una  concordia,  doctrina  que  propuso  en  su   campaña   electoral:   “concordia   ordinum”,   de   los   tres   órdenes   que   había   que   conjuntar,   porque   progreso   de   la   república   no   podía   estar   cojo,   tenía   que   haber   concordia,   una   especie   de   consenso.       Contexto  de  la  época     No  todo  fue,  pero  victoria,  por  esa  victoria  sobre  los  partidarios  de  Catilina.  El  propio  Cicerón   refleja  en  sus  escritos  que  había  una  tensión  callada  en  la  que  la  gente  se  preguntaba  que  iba  a   hacer  Pompeyo,  que  todavía  tenía  poderes  extraordinarios.     El   otro   hombre   que   había   compartido   con   Pompeyo   el   poder,   Craso,   y   Julio   César,   que   tenía   buenas  relaciones  con  Craso,  pues  era  respaldo  económico  a  la  carrera  política  de  César.  Craso   le  prestaba  porque  luego  se  lo  habría  de  devolver  y  ya  no  podía  despegarse  de  él  si  no  quería   perder  su  dinero.   Así,  tenemos  a:     • • Pompeyo  por  una  parte   Y  a  su  rival  Craso,  y  César  al  lado  de  este.     à  Ninguno  quería  tener  a  nadie  por  encima.     Craso   y   César   no   querían   que   Pompeyo   regresara   rápidamente,   porque   ello   representaría   el   triunfo  y  gloria  de   él,  y  que   licenciaría  a  sus  soldados,   dándoles   tierras,   porque   el   reparto   daría   problemas.   Y  la  situación  se  complicó  con  la  Conjuración  de  Catilina     La  conjuración  de  Catilina  (63  a.C.)     Catilina  era  un  noble  que  se  había  venido  a  menos,  y  trataba  de  hacerse  con  el  poder.     6     El   punto   culminante   del   consulado   de   Cicerón   se   dio   con   esta   conjuración:   Catilina   intentó   dar   un   golpe   de   estado,   cuyos   detalles   conocemos   por   las   Catilinarias   de   Cicerón   y   la   narración   de   Salustio.   La  derrota  de  Catilina  en  las  elecciones  consulares  para  el  consulado  del  62  desvanecieron  sus   esperanzas   de   alcanzar   el   poder   por   la   vía   legal.   Así,   preparó   con  elementos   radicales   un   golpe   de  estado.   La   conjura   consistía   en   un   levantamiento   armado   que   estallaría   en   varios   puntos   de   Italia   a   partir  del  asesinato  de  Cicerón,  hecho  que  daría  la  señal  del  golpe.     Campesinos   arruinados   y   proletariado   urbano   en   la   miseria   fueron   conquistados   por   este   revolucionario   plan,   urdido   por   aristócratas   frustrados.   Era   un  plan   descabellado   que   el   propio   ex  protector  de  Catilina,  Craso,  lo  denunció  secretamente    a  Cicerón.   El   senado   decretó   un   senatus   consultum   ultimum   que   daba   plenos   poderes   a   los   consules.   Catilina  huyó  a  Etruria,  pero  sus  compañeros  de  conjura  fueron  condenados.  Catilina  decidió  la   rebelión  armada,  que  fue  aplastada  y  él  mismo  perdió  la  vida.       En  síntesis:  su  conjuración  fue  descubierta  por  Cicerón  en  el  63,  el  año  de  su  consulado.  Fue   juzgada   sumarísimamente.   Luego   se   volvieron   en   contra   de   Cicerón:   ese   año   se   hizo   famoso,   y   logró  triunfos  resonantes  sin  ser  militar,  recibiendo  el  título  de  “pater  patriae”.       El  problema  al  regresar  Pompeyo     Antes  de  su  partida  a  Oriente,  Pompeyo  era  el  hombre  más  importante  y  al  regresar,  tendría   que  seguir  siéndolo.  Pero  su  fama  se  vio  oscurecida  por  el  triunfo  resonante  de  Cicerón.  Así,  en   el   63,   había   un   hombre   que   sin   las   armas,   le   había   hecho   sombra,   con   un   programa   de   la   palabra.   La  victoria  de  Pompeyo  se  vio  oscurecida  por  la  de  Cicerón.  Esto,  entre  el  orden  senatorial  y   ante  la  plebe,  porque  las  victorias  de  Pompeyo  se  habían  desarrollado  lejos.       EL  PRIMER  TRIUNVIRATO  (60-­‐53  a.C.)     Esperando  el  triunfo  de  Pompeyo  se  gesta  la  idea  de  un  triunvirato,  con  los  tres  hombres  más   importantes  de  Roma.     La  fama  de  Cicerón  decae  tras  su  consulado.     7     Hubo  2  triunviratos,  pero  ambos  distintos:     • • el  primero  fue  un  acuerdo  privado  entre  tres  hombres   el   segundo,   sobrevenido   en   el   44   tras   la   muerte   de   César,   fue   un   encargo   oficial   del   Senado  para  que  restauraran  la  republica.     Retorno  (62)  y  triunfo  de  Pompeyo  (61)     Pompeyo   permaneció   fuera   de   Roma   (sabía   lo   del   éxito   de   Cicerón).   Pero   en   el   62   regresa   a   Roma,   poseído   todavía   de   poderes   extraordinarios.   Había   gente   que   temía   que   exigiera   su   triunfo   y   se   convirtiera   en   dictador.   Entre   ellos   el   propio   Craso,   que   por   si   acaso,   nunca   se   había  enfrentado  abiertamente  con  Pompeyo.  En  el  momento  en  el  que  Pompeyo  desembarcó   en   Italia,   a   fines   del   62,   Craso  se   marchó   por   si   acaso.   Y   así   evitaba   presenciar   una   humillación   por  parte  de  Pompeyo.     Pompeyo  comprendía  que  el  consulado  de  Cicerón  había  cambiado  ciertas  cuestiones,  como  el   de   poder   tener   gloria   también   con   las   palabras,   y   tenía   la   experiencia   de   Sila:   así,   no   se   hizo   dictador.  Sólo  esperaba,  sin  exigirlo,  el  triunfo  que,  y  desmovilizó  su  ejército  incluso  hasta  que   llegara  el  día.   Cuando  Craso  vio  esto  regresó  y  se  dedicó  a  entorpecer  a  Pompeyo  en  todo  lo  que  hacía:  fue   uno   de   los   culpables   del   retraso   del   triunfo   de   Pompeyo.  Diferente   fue   Cicerón,   con   amistad   con  Pompeyo,  y  César,  que  no  tenía  que  ver,  pero  que  tenía  aparente  amistad  con  él.     César   era   el   menos   famoso   de   los   tres,   pero   empezaba   a   despuntar.   Desde   el   63   había   sido   Pont.  Max.,  y  había  sido  pretor.  Pasaba  por  ser  de  los  populares,  un  ardid  para  usarlos  como   trampolín.   Pero   como   miembro   del   patriciado   que   era,   se   mostraba   respetuoso   con   las   decisiones  del  Senado.   César,  al  contrario  que  Craso,  elogió  a  Pompeyo  al  venir.   Y  gracias  a  estos  apoyos,  en  el  61,  un  año  después  del  regreso,  hizo  la  celebración  del  triunfo   de  Pompeyo,  un  triunfo  de  orvi  universo,  porque  los  poderes  que  aún  tenía  los  había  ejercido   sobre  todo  el  globo.  Se  hizo  gracias  al  apoyo  de  Cicerón  y  de  César.       La  situación  de  César     Pero   ni   el   consulado   de   Cicerón,   la   derrota   de   Catilina   o   los   triunfos   de   Pompeyo   habían   reparado   los   graves   problemas   de   Roma.   Todo   era   más   profundo.   La   transformación   necesaria   era  más  profunda,  y  solo  las  pondría  en  marcha  Octavio  Augusto,  que  continuó  los  cimentos  de   César.   8     El  menos  poderoso  de  los  triunviros,  pero  más  listo,  era  César,  pues  tomó  la  iniciativa.  Tal  vez   lo  hizo  porque  no  tenía  triunfos  donde  apoyar  su  fama,  pero  era  más  listo:  se  acometió  a  una   labor  que  al  final  lo  llevaría  al  poder,  y  puso  los  cimientos  de  una  nueva  Roma,  los  cimientos  de   la  obra  de  Augusto.   Situación  de  César:  vinculado  con  Craso,  le  debía  dinero,  y  por  ello,  no  podía  separarse  de  él.   Era  su  primer  aliado,  quien  esperaba  la  devuelta  de  las  deudas.     César  en  Hispania     ¿Cómo   entra   Pompeyo?   Por   labor   de   César   también.   Cuando   acaba   su   pretura   marcha   a   Hispania  Ulterior  en  calidad  de  propretor,  y  se  ganó  el  afecto  de  la  nobleza  indígena  gracias  a   sus   dotes   diplomáticas.   Era   una   política   muy   usada   en   Hispania   y   otras   partes:   granjearse   la   amistad  de  la  nobleza,  de  los  dirigentes.   Así,  se  hizo  popular,  y  adquirió  importante  clientela,  decisiva  para  la  guerra  civil.   En  julio  del  60,  César  volvió  a  Roma,  y  había  sido  aclamado  como  Imperator.  Algún  éxito  militar   hubo  de  tener  para  ello:  parece  ser  que  fueron  luchas  contra  algunas  tribus  de  las  montañas   de  Lusitania.         Acontecimientos  desde  la  formación  del  triunvirato     Cuando  vuelve  a  Roma,  encuentra  como  Pompeyo  y  Craso  y  los  senatoriales,  se  observaban  y   neutralizaban   como   siempre.   Así,   inmediatamente,   no   se   encontraba   tal   vez   por   si   solo   poderoso,  por  iniciativa  suya,  propuso  a  Craso  y  Pompeyo  un  acuerdo  privado  entre  los  tres,  el   primer   triunvirato.   El   acuerdo   fue   aceptado,   a   pesar   de   la   antipatía   que   se   tenían:   Pompeyo   resultaba   antipático   a   Craso   y   al   revés,   y   a   César   le   unía   el   hilo   del   dinero,   pero   también   cierta   antipatía.   Fin:   unificar   actuaciones   y   conseguir   para   los   tres   la   sucesión   de   magistraturas   mediante  el  apoyo  mutuo.   Así,  los  tres,  con  el  respaldo  de  los  veteranos  de  Pompeyo,  lograron  el  consulado  para  César  (el   único  que  no  lo  había  ocupado)  en  el  59.  Y  así,  César  reemprendió  a  su  manera  la  política  de   los  Graco:  medidas  populistas  como  reparto  de  tierras,  con  lo  cual  creó  cierto  malestar  entre   los   senatoriales.   Para   alejarlo   de   Roma   tras   el   consulado,   le   otorgaron   a   continuación   el   gobierno  de  las  Galias  (cisalpina  y  narbonense).  Y  también  le  encomendaron  Iliria.  Su  territorio   era  grande,  y  cada  cual  con  sus  legiones.  Y  se  lo  dieron  por  un  quinquenio,  por  más  de  4  años.       9     Así,  César  está  en  las  Galias,  que  había  que  conquistar.  El  Senado  lo  vio  la  manera  de  alejarlo.   Pero   a   César   le   fue   bien:   suponía   afianzar   su   ejército   personal,   al   que   llevó   a   grandes   éxitos   en   las  Galias  y  consecuentemente  a  grandes  beneficios.       Entretanto   en   Roma,   la   situación   estaba   lejos   del   orden.   Los   partidarios   de   César,   enorgullecidos  con  el  consulado,  campaban  reforzados  por  su  aire,  descontrolados.  Destaca  el   más   partidario   importante   era   Clodio,   descendiente   de   Aplio   Claudio.   Fue   nombrado   tribuno   de  la  plebe.  Pero  era  patricio  ¿cómo  un  patricio,  un  Claudio,  tribuno?  Pues  se  le  inscribió  como   plebeyo,  y  se  cambió  el  nombre  de  Claudius  por  Clodio.     Pero  era  un  demagogo  sin  escrúpulos.  El  paso  del  patriciado  a  la  plebe  lo  hizo  con  apoyo  de   Céasr.  En  el  58,  fue  tribuno,  y  así  se  erigió  en  cabecilla  de  grupos  extremistas,  alborotadores   graves,  violentos  y  sangrientos.  Entre  estos  había  incluso  partidarios  de  Catilina.  Y  había  otros   contrarios  a  Cicerón,  uno  de  los  más  honorables  representantes  de  la  tradición  conservadora.       58   à   se   empeñaron   estos   grupos,   no   siempre   violentos,   en   conseguir,   a   veces   con   algaradas   y   otras  con  exigencias,  en  el  destierro  de  Cicerón.  Se  basaron  sobre  todo  en  que  Cicerón  había   cometido   el   error   o   delito   de   no   abrir   juicios   regulares   contra   Catilina   y   partidarios,   sino   sumarísimos.     Y   los   optimates   también   tenían   sus   grupos   de   agitadores   violentos,   donde   destacaba   Milón,   que   también   tenía   sus   partidarios   en   la   plebe.   En   estas   algaradas,   Milón   mató   a   Clodio.   Y   Milón,   con   buenas   relaciones   con   Cicerón,   Cicerón   asumió   su   defensa   (estuvo   poco   en   el   destierro).   Cicerón,   pero,   tan   poco   convencido   de   su   inocencia   que   hizo   un   discurso   muy   bonito,   pero   cuando  llegó  la  hora  del  juicio,  no  pronunció  el  discurso.     Pero  Milón,  antes  de  que  esto  ocurriera,  en  el  57,  consiguió  revocar  el  destierro  de  Cicerón.  Y   por   gracia   de   Milón,   Cicerón   volvió   a   Roma   aclamado   como   hombre   que   solucionaría   los   problemas.   Y   vuelve   con   nueva   doctrina,   la   anterior,   pero   completada:   habla   del   consensus   ómnium   honorum   (consenso   de   todos   los   hombres   de   buena   voluntad),   que   para   ellos   eran   todos,   excluyendo  los  extremistas.     Pero  las  albarradas  siguen,  entre  las  de  Milón  y  las  de  Clodio.  César  mientras  tanto,  procede  a   la   conquista   de   toda   la   Galia.   Las   relaciones   entre   triunviros   se   fueron   tensando.   Los   tres   se   temían.   Y   los   otros   dos   veían   como   el   prestigio   de   César   crecía.   Y   la   lejanía   hacía   que   no   pudieran  entenderse  bien.   10     A   iniciativa   de   César,   pero,   lograron   reunirse   los   tres   en   la   frontera   con   la   localidad   encomendad   César,   en   Luca.   Se   dio   en   el   56.   Los   triunviros   se   repartieron   aquí   el   mundo   romano:     • • Pompeyo   y   Craso   conseguirían   el   consulado   en   el   55   de   nuevo,   y   lo   obtendrían,   tenían   gran  influencia  sobre  votantes.   o Y  Pompeyo  obtendría  gobierno  de  las  dos  provincias  de  Hispania   o y  Craso  el  de  Siria  (donde  se  iría)   Y   a   César   se   le   prolongaría   el   gobierno   en   las   Galias   (donde   seguiría   formando   su   ejército).   Los   tres   creían   que   salían   ganando.   Pero   Craso   murió:   el   enfrentamiento   se   redujo   a   César   y   Pompeyo.  Pompeyo  fue  el  más  tonto  de  los  tres:  en  lugar  de  ir  a  Hispania  a  rehacer  su  ejército,   a  diferencia  de  los  otros,  se  quedó  en  Roma,  gobernando  Hispania  con  legados.  Este  sistema   de  legados  lo  asumen  luego  los  emperadores.  Pero  Pompeyo  erró  ahí,  porque  se  creyó  además   que  era  suficiente  con  sus  clientelas  de  Hispania,  que  si  que  fueron  decisivas  en  la  guerra  civil   con  César,  pero  no  lo  suficiente  para  derrotarlo.     La   guerra   empieza   cuando   César   lo   decide,   porque   Pompeyo   está   a   la   expectativa.   César   no   puede   pasar   el   Rubricón,   la   frontera,   porque   era   invadir   Italia,   era   declaración   de   guerra,   el   salir  de  sus  confines  con  el  ejercito  armado.  Pasarlo  fue  el  inicio  de  la  guerra,  la  declaración.           11     ...

Tags: