Cambio social y globalización. Posibles preguntas primer examen. (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Sociología - 3º curso
Asignatura Cambio social y globalización
Año del apunte 2015
Páginas 12
Fecha de subida 26/01/2015
Descargas 19

Vista previa del texto

1- Explica en qué consisten las siguientes dimensiones del cambio social, ¿qué cambia, cómo, por qué, cuándo, dónde, hacia dónde? Francisco Díaz, en su obra el cambio social, trata el mismo a través del método de la disección, esto es, desde las diferentes dimensiones del mismo: ¿qué cambia, cómo, por qué, dónde, cuándo y hacia dónde? En primer lugar, cuando nos referimos a qué cambia, estamos haciendo referencia al objeto del cambio mismo. En función de la teoría del cambio nos referiremos al núcleo o estructura de la sociedad o a sus elementos periféricos o paraestructura.
Aquí entra en juego los niveles del cambio social de Francisco Diaz. Según el autor, habría dos niveles claramente diferenciados: el nivel estructural y el paraestructural, entendiendo por este segundo, todo aquello que no pertenece o no afecta a la estructura de la sociedad. En función de la teoría que utilicemos cambiará la línea divisoria entre estructura y paraestructura.
Una segunda acepción de los términos, es según el mismo autor, la distinción relativa a una institución particular de la estructura social, pone el ejemplo de la familia. La modalidad de la familia nuclear formaría parte de la estructura institucional de las sociedades “modernas”; lo que resulta paraestructural, relativo a dicha institución, es que la pareja esté unida en matrimonio (civil o eclesiástico) o no lo esté, que tenga hijos adoptados o no los tenga… La segunda de las preguntas del método de la disección es el ¿cómo cambia? En un primer momento, Francisco Diaz, responde a la pregunta de la manera siguiente: “el cambio social consiste en la transformación estructural (o paraestructural) que resulta de la acción individual, a su vez, situada en el seno de un marco institucional. A la vez, desde la óptica de la socialización, el cambio social puede explicarse como el resultado de fallos marginales del aprendizaje social, esto es, como resultado de errores de procesamiento de información cultural. Dichos errores formarían desviaciones comportamentales que podrían ser filtradas por la cultura dominante, sufriendo así una modificación. Más adelante, el autor dice que no hay una sino dos grandes posibilidades de cambio social que serían: A) el resultado no deseado de un número n de acciones individuales o bien, B) resultado lateral o directo de la acción colectiva que sigue unos objetivos determinados. Ahora bien, de la misma manera que la socialización no es un mecanismo perfecto de reproducción social, no toda acción colectiva o movimiento social genera intencionalmente cambio social, ya que por ejemplo, también hay un tipo específico de acción colectiva conservadora que se mueve para mantener el orden establecido.
La tercera pregunta que hace el autor es ¿por qué cambia? El porqué del cambio hace referencia al factor o causa del cambio. Puede haber factores materiales (demográfico, técnico, económico), ideales (normativo, cultural, ideológico), y a la vez, los factores pueden ser exógenos (externos), o bien, endógenos (internos). Ahora bien, cabe decir que un factor puede ser considerado externo al menos en tres sentidos: A)Factor extrasocial (clima, disponibilidad de recursos energéticos, fuerzas biológicas…); B) Factor heterosocial, en tanto que procede de otra sociedad y C) Factor paraestructual, esto es, un factor que proveniente de la paraestructura consigue afectar a la dinámica interna de la sociedad provocando un cambio estructural. Por ejemplo, el mercado fue el factor paraestructural que puso la Edad Media en la senda de la modernidad. A la vez, tenemos que distinguir según si el cambio ha sido causado por un solo factor (monocausal) o por más de uno (pluricausal).
La cuarta pregunta del método de la disección es el ¿cuándo? Este hace referencia al momento inicial del proceso, su ubicación temporal, el que un proceso se produzca antes o después. Esto es relevante en tanto que de ello puede depender que la transformación social sea más o menos rápida e incluso que tenga o no éxito.
La quinta pregunta es el ¿dónde? Se refiere al espacio de relaciones en el cuál se produce el cambio. El dónde influye de la misma forma que el cuándo en la velocidad de la transformación social. Es relevante en tanto que el proceso que en España dure diez años, puede que en Latinoamérica dure mucho más. Esto, a su vez, vendría determinado por las condiciones presentes en el lugar, esto es, el estado de cosas presente en el espacio donde se produce el cambio que es necesario para que se produzca el mismo. El hecho de que en un país o en otro haya condiciones distintas es, por tanto, un factor clave.
La última pregunta del método de la disección es el ¿hacia dónde? Esta pregunta es una referencia directa a la direccionalidad del cambio. Aquí cabe distinguir entre procesos lineales y no lineales. La linealidad implica continuidad, mientras que los procesos no lineales son, por el contrario, discontinuos. Los procesos lineales también pueden diferenciarse: hay, pues, procesos unilineales (una sola dirección) y multilineales (más de una dirección). La direccionalidad, a su vez, no debe confundirse, según el autor, con la teleología, en la cual la dirección es postulada a priori. A razón de esto, podemos decir que un mismo proceso puede transcurrir por sendas diversas y no es por tanto, previsible.
2.- ¿Qué se entiende por factores, condiciones y mecanismos para el estudio del cambio social?, pon ejemplos.
Francisco Diaz entiende por condición del cambio aquel estado de cosas que posibilita la acción causal de un factor. Un ejemplo podría ser que para que haya una sociedad industrial tendría que haber por lo menos fábricas y personas dispuestas a trabajar en ellas. Seguidamente, diremos que un mecanismo es un medio a través un factor produce un efecto. Un ejemplo que podemos poner sería la Segunda Guerra Mundial. El mecanismo mediante el factor produce el efecto, sería, entre otros, el sistema de alianzas que había presenta en la Europa de entonces, a la vez, uno de los factores principales podría ser la invasión de Polonia por parte de los alemanes el setiembre de 1939 que desencadenó la guerra, esto es, el efecto, o bien, la crisis e indignación que sufría Alemania desde el Tratado de Versalles de 1919, que también fue una causa o factor destacado que acabaron provocando el efecto: la guerra. A la vez, las condiciones serían el panorama sociopolítico de la Europa de entonces que posibilitaba que hubiera una guerra de dichas dimensiones. Por tanto, un factor, sería la causa que se da cuando unas condiciones lo permiten y mediante un mecanismo o medio determinado, el cuál acaba provocando un efecto.
3.- Explica las diferencias entre la teoría de la estructuración de A. Giddens y la teoría de la morfogénesis (reelaborada) de M. Archer.
En primer lugar, cabe decir que ambos dualismos tratan acerca de los componentes de la estructura social, estos son, su parte estática o estructuralista que está formada por las instituciones sociales y cristaliza el comportamiento social, y su parte dinámica, relativa a la acción social o también denominada agencia.
En primer lugar, Giddens presenta la teoría de la estructuración distanciándola de todas aquellas que asumen la reificación de las totalidades sociales y la determinación social de los actores. Pone el acento sobre lo fluido, lo que está en cambio permanente; poniendo énfasis sobre las acciones e interacciones de los sujetos humanos. Propone transformar la noción estática de estructura por la categoría dinámica de estructuración como descripción de la conducta humana colectiva. Las reglas y recursos que utilizan los actores son remodeladas en el proceso de su utilización. Para Giddens, las propiedades estructurales de los sistemas sociales son al tiempo medio y resultado de las prácticas que constituyen esos sistemas. A esto lo denomina dualidad de la estructura.
El motor último de la estructuración son, por tanto, los actores humanos las pluralidades de individuos en su comportamiento cotidiano. Destaca la reflexividad de los actores en tanto que estos saben bastante acerca de las condiciones y consecuencias de lo que hacen en su día a día.
Archer, por su parte, propone su propia teoría de la morfogénesis, cuya noción central se refiere a los intercambios complejos entre estructura y acciones que producen un cambio en la forma dada de un sistema, estructura o estado. Para estudiar dichos intercambios adopta el principio del dualismo analítico, mediante el cual concibe acción y estructura como separables analíticamente. Según Archer, la estructura social (estática) condiciona la acción (dinámica) que a su vez modifica la estructura.
La diferencia entre ambos autores recae principalmente en que Giddens otorga un papel más destacado a la acción (dinámica) que a la estructura (estática), colocándose en la agencia en el eje estructura-agencia. Archer, en cambio, se colocaría en medio del eje, ya que otorga un papel equivalente a ambas partes. Por otro lado, Archer separa analíticamente estructura (estática) y la acción (dinámica), mientras que Giddens no lo hace, sino que constituye la categoría dinámica de estructuración que va remodelándose a sí misma y donde, contrariamente a Archer, causa y consecuencia van también unidas.
4.- Compara y discute los supuestos ontológicos propuestos por P. Sztompka sobre el coeficiente agencial.
Sztompka nos aporta el concepto de coeficiente agencial, forma que, según su autor, ha comenzado a ser percibida la realidad. Este concepto tiene seis supuestos ontológicos: 1.- La sociedad es un proceso que sufre constantemente cambios. Con este primer supuesto coincidiría con diversos autores como Etzioni quien ve las sociedad inmersa en un proceso de autotransformación intensa; Giddens con su concepto de estructuración permanente, esto es, la sociedad se encuentra en cambio permanente; o bien, Burns que nos dice que los sistemas de reglas que rigen las transacciones sociales y algunas prácticas son constantemente reformados por los actores.
2.- El cambio es mayormente endógeno (causado por los miembros de la misma sociedad) y toma la forma de la autotransformación. Este supuesto coincide con el pensamiento de Buckley, según el cual las estructuras son constantemente construidas y transformadas o como he dicho antes, el concepto de sociedad activa de Etzioni, según el cual, la sociedad está inmersa en una autotransformación permanente. A su vez, el concepto de aprendizaje colectivo de Crozier y Friedberg, mediante el cual los descubrimientos e innovaciones se convierten en prácticas sociales compartidas y absorbidas por el sistema, es fundamental si hablamos de la autotransformación social.
Giddens también nos aporta argumentos a favor de este supuesto con su concepto de estructuración, según el cual el sistema es producido y reproducido en interacción, esto es, se autotransforma.
3.- El motor último del cambio es el poder agencial de los individuos humanos y las colectividades sociales. Etzioni, por ejemplo, coincidiría con este supuesto, en tanto que destaca el papel de los colectivos y de la acción colectiva en el contexto del cambio social. Burns también trata la importancia del actor, en tanto que es este el que modela y remodela sus sistemas de reglas antes comentados. A su vez, autores como Touraine o Archer destacan la importancia del actor, diciendo esta segunda que la reestructuración de los sistemas sociales es debida, en último término, a la agencia humana. A pesar de todos estos autores que coinciden con dicho supuesto, a mi parecer, el que coincide más con este es Giddens, Según el cual, el peso del cambio recae mayormente sobre los actores. Giddens dice exactamente que el único sustrato ontológico verdadero de la realidad social recae sobre las acciones e interacciones humanas.
4.- La dirección, los fines y la velocidad del cambio son discutibles entre múltiples agentes y pueden convertirse en un terreno de conflicto y luchas. Francisco Diaz habla sobre el cambio social como resultado de un número n de acciones individuales o de la acción colectiva a la vez que nos comenta que hay una acción colectiva conservadora que presiona para mantener el orden actual; esto por sí mismo ya prevé que la dirección y fines del cambio será un terreno lleno de conflicto y luchas. A su vez, que puede depender de dicho conflicto la velocidad del cambio. Touraine también coincidiría con dicho supuesto en tanto que dice que la realidad histórica se construye a través de conflictos y negociaciones, así como Burns ya que explica que los sistemas de reglas de forman y reformulan en un campo de conflictos y luchas sociales.
5.- La acción acontece en el contexto de estructuras ya dadas y que a su vez moldea, dando como resultado la cualidad dual de las estructuras (modeladoras y modeladas).
Burns coincidiría también con este supuesto en tanto que los sistemas de reglas que formarían parte de la estructura (estática) surgen de la acción humana (agenciadinámica) y a su vez condicionan esta. A su vez, podríamos relacionarlo con Crozier y Friedberg en tanto que los descubrimientos e innovaciones (acción) se darían en una estructura determinada (estática) es transformada por los primeros, pero que a la vez podría condicionar estos, por ejemplo, si pensamos que es la estructura quien podría influir en qué líneas de investigación seguir, o que campos estudiar. Sin embargo, la autora con la cual relacionaría más este supuesto es con Archer, ya que según esta autora, la acción es condicionada por la estructura y a la vez moldea la propia estructura.
6.- El intercambio de acción y estructura acontece en el tiempo, por medio de fases alternas de creatividad agencial y determinación estructural. Archer estaría de acuerdo con este supuesto en tanto que separa analíticamente la acción de estructura, a la vez, que según ella, la estructura condiciona la acción esta incide en la primera mediante fases alternas en que domina la acción o la estructura, tal como dice el supuesto.
Diferiría claramente de este supuesto Giddens y su concepto de estructuración, según el cual no hay división entre estructura y agencia ya que la sociedad está en un proceso de estructuración permanente, peso de la cual recae en los actores, pero en ningún caso concibe fases diferenciadas.
5.- En relación a los movimientos sociales, ¿Qué significa indignación, brecha simbólica, transversalidad y reflexividad social? En primer lugar, la indignación es un mecanismo disparador, la emoción se mueve a la acción debido a la violación de elementos de justicia social que tienen elementos de moralidad y ética. Según Hessel, la indignación predispone a la movilización en defensa de nuestros ideales, y por tanto, es también clave del fenómeno de emponderamiento, al hacer las personas más fuertes y comprometidas con la defensa de libertades. En el movimiento del 15M, los indignados con el sistema actual, proponían cambios como por ejemplo cambios de la ley electoral, la ley hipotecaria… Estaban indignados con la sociedad de sus tiempos la cual la definían como injusta. Acusaban a los políticos de todos sus males.
El segundo concepto, brecha simbólica, proviene del inglés “chasm” y enfatiza la separación entre las dos partes de un terreno o superficie. En este contexto, se refiere a la brecha entre legalidad y legitimidad, esto es, la distancia presente entre ambos. Esta brecha tiene raíces en la estructura social y en las organizaciones que representan valores e intereses, e influye en los marcos de significados con los que los ciudadanos confieren sentido a los hechos. En el análisis de Díez y Laraña sobre el movimiento del 15M, estos afirman extender el uso de la brecha simbólica al ámbito de las emociones y las acciones colectivas y enfatizan la importancia de las organizaciones sociales en la percepción de los ciudadanos de la forma en que son representados por sus instituciones políticas y sociales. Su uso de brecha simbólica proviene de la concepción weberiana de poder como capacidad de influir en la conducta de otros que se basa en razones públicamente conocidas por los ciudadanos para acatar esas normas y obedecer a quienes las promulgan. La brecha simbólica tiene lugar cuando las organizaciones sociales con capacidad de influir en la opinión pública logran persuadir a una parte importante de la ciudadanía de que el poder institucional carece de legitimidad en su sociedad y ello constituye un problema colectivo en el que es preciso intervenir.
La transversalidad del movimiento se refiere a que este no se presenta como de derechas ni de izquierdas, sino que enfatiza la necesidad de formas de participación social que difieren de las que emplean los partidos que suelen identificarse con estos términos.
Rechaza el PP y también al PSOE, y tal como he comentado se coloca fuera del eje derecha-izquierda. También lo llamamos transversal en tanto que se compone de gente muy distinta: sindicatos, familias, estudiantes, profesores… Desde el artículo de Díez y Laraña, llaman transversal al movimiento del 15M en tanto que no encajan en la clasificación geopolítica tradicional, ya que cortan a través de categorías de derecha e izquierda y su formación no puede explicarse con ellas.
Por último, el concepto de reflexividad social se refiere al hecho de que pensar y discutir sobre una serie de problemáticas hace que estemos cambiando la forma de pensar de la gente, a la vez que cambiamos la realidad a medida que la vamos repensando. El proceso del 15M se caracteriza por la importancia que recobra la participación de los ciudadanos en la vida social y de su representación por los partidos políticos. Esa importancia creciente se debe, por tanto, a la reflexividad social que caracteriza el movimiento, ya que en tanto que se discute sobre la representación y participación política, los individuos dan más importancia a estos, y esto contribuirá claramente, en este ejemplo, a que el movimiento se difunda y que las personas se movilicen más y que, sean cuales sean los frutos del movimiento, ya han cambiado la forma de pensar de mucha gente y eso ya es un cambio de la realidad.
6.- Explica en qué consiste la “segunda transición demográfica” y la “revolución reproductiva”. A continuación discute sus supuestos.
En los 80 Van de Kaa y Lesthaeghe propusieron la existencia de una Segunda Transición demográfica (STD) en los países industrializados, caracterizada por nuevas pautas familiares acompañadas por un cambio de valores postmaterialistas y postmodernos. La TTD tradicional alude al rápido descenso de la mortalidad, seguido por un tardío descenso de la fecundidad, con un elevado crecimiento vegetativo. La STD, en cambio, implica niveles muy bajos de ambas tasas, pronosticando niveles de fecundidad inferiores a los de la mortalidad (por el envejecimiento de poblaciones) y un crecimiento natural vegetativo. Los países más desarrollados compensarán ese desequilibrio poblacional con la creciente llegada de inmigrantes, acentuado a finales de los 90. En la STD se produciría, según la TTD, un debilitamiento de la familia, reflejado en el aumento de divorcios, nuevas actitudes hacia el aborto, los métodos anticonceptivos… La caída de la fecundidad en la STD llega incluso por debajo de la tasa de reemplazo (2,1); aumenta el porcentaje de nacimientos extramaritales, hay un incremento de la edad del matrimonio, una diversificación de las modalidades de estructura familiar, aumento del acceso femenino a la educación… Desde la teoría de la revolución reproductiva se hace una crítica a las limitaciones de la teoría de la transición demográfica derivados de su metodología d investigación que proyecta una visión incompleta de la dinámica de la población, dejando sin explicación algunos de los mecanismos de reproducción de las poblaciones en la sucesión intergeneracional que se están manifestando en las sociedades modernas. La teoría de la revolución reproductiva, descrita por Maclnnes y Pérez Díaz, pretende dar cuenta de los cambios demográficos de una manera sistémica y no alarmista. Los autores señalan la gran importancia que tiene en su teoría y en los nuevos fenómenos demográficos el concepto de eficiencia reproductiva –nacimientos necesarios para el mantenimiento de una población-, así como la longevidad y el reemplazo intergeneracional en las sociedades modernas. La TRR establece consecuencias muy distintas sobre las implicaciones que la revolución reproductiva tiene en el descenso del trabajo reproductivo: el declive del patriarcado, la desregulación social de la sexualidad… La definición de la TRR se basa en siete supuestos: 1.- La demografía tiene por objeto específico las poblaciones entendidas como “sistemas reproductivos”. Este supuesto supone una crítica al sistema poblacional al cual lo ve como un concepto antiguo. La TTD llega a separar Occidente del resto de civilizaciones. En la concepción de la TRR, las poblaciones tienen identidad real a lo largo del tiempo, incluso más allá de la muerte de las personas que lo componen.
2.- Las poblaciones que constituyen sistemas reproductivos se mantienen indefinidamente en el tiempo, y de hecho, son su propio “output”: existen más allá de la vida efímera, la muerte fatal de sus componentes individuales. En la TRR las poblaciones no son clases de personas en un instante de tiempo, sino conjuntos sistémicos de “vidas” de personas, constantemente renovadas por la sustitución entre generaciones.
3.- El supuesto dos se cumple con un abanico de diferentes grados de eficiencia en la relación entre el volumen poblacional mantenido en el tiempo y la cantidad de nacimientos necesarios para ello. La revolución reproductiva es un asunto longitudinal, en tanto que relaciones numéricas entre generaciones y no solo evolución de stocks.
Este supuesto critica el concepto de tasa de reemplazo de la TTD. No depende de esta tasa el “reemplazo” sino de la eficiencia reproductiva.
4.- El determinante principal de la eficiencia reproductiva es la duración de las vidas, entendida en su perspectiva longitudinal, esto es, excluyendo indicadores transversales como la esperanza de vida. Cabe decir, que la esperanza de vida, es un indicador que sufre, a mi parecer, desviaciones importantes, por ejemplo, por las defunciones en el momento de dar a luz, o bien por las personas que viven muchos más años que las demás; el problema de este indicador sería, por tanto, que hace la media de la vida de la gente, y el indicador más apropiado para la eficiencia reproductiva, como se dirá más adelante, es la mediana.
5.- Un sistema reproductivo será tanto más eficiente cuanto menor número de nacimientos requiera para mantener en el tiempo una población dada. A menor supervivencia, mayor fecundidad. Aquí podemos ilustrar el principal problema de la TRR que es que desconoce el mecanismo mediante el cual la disminución de la mortalidad provoca disminución de la natalidad.
6.- La eficiencia reproductiva es una magnitud cuyos valores teóricos extremos van desde la extinción (ningún número de nacimientos puede asegurar la supervivencia) hasta la eficiencia absoluta que resultaría de la inmortalidad (no hacen falta nacimientos para mantener la población). Cabe decir que estos valores son teóricos y que siempre hay un número de nacimientos que es necesario para mantener la población, esto es, siempre suele tener un valor dado la eficiencia reproductiva.
7.- La relación entre la mejora de la supervivencia generacional y la eficiencia reproductiva no es lineal: la eficiencia del sistema experimenta “saltos” cuando la supervivencia generacional alcanza ciertos umbrales críticos. Los umbrales, tal como he dicho antes, se miden mejor con la mediana que con la media. A la vez, se producen las discontinuidades cuando la mayor parte de los nacidos inician la vida potencialmente fecunda. Por último, otro umbral crítico para la supervivencia mediana son las edades maduras, es decir, las personas que han tenido tiempo de culminar el proceso de constitución familiar y cría de los hijos. Por tanto, el envejecimiento demográfico del que nos alerta la TTD, no sería más que un aumento de este umbral que a la vez, aumentaría la eficiencia reproductiva, pues, si la gente vive más años no son necesarios tantos nacimientos.
7.- ¿Cuáles son según Maclnnes y Pérez las implicaciones sociológicas de la revolución reproductiva? Según Maclnnes y Pérez, si se acepta que el nivel de eficiencia con que se reproducen las poblaciones ha experimentado un salto cualitativo, puede considerarse la demografía un terreno explicativo de primer orden. Los autores incluyen la revolución reproductiva, pues, que se basa principalmente en dicho concepto de eficiencia reproductiva, esto es, los nacimientos necesarios para la reproducción de la población; junto a las otras revoluciones de la modernidad: la revolución económica-productiva y la políticaideológica.
A la vez, los autores destacan una serie de implicaciones que tendría la revolución reproductiva: 1.- El declive del trabajo reproductivo. Como dice Garrido, el principal resultado de la eficiencia en la reproducción es liberar recursos humanos que pueden dedicarse a otro tipo de producción. Al mismo tiempo, cabe decir que la revolución reproductiva es una causa necesaria de la revolución contraceptiva. Además, tener hijos se ha vuelto cada vez más fácil, a la vez que se hace cada vez de forma más opcional. Si le añadimos a esto los crecientes costes de oportunidad que significan los hijos, vemos claramente el porqué del declive del trabajo reproductivo.
2.- El derrumbamiento del patriarcado. La revolución reproductiva implicaría también un debilitamiento del patriarcado, al reducir el efecto que tuvo siempre la división sexual del trabajo reproductivo sobre los ciclos vitales. Además, a medida que la innovación tecnológica incrementa, también aumenta la eficiencia de algunos aspectos del trabajo reproductivo tales como pañales desechables, leche embotellada, etc, que contribuyen a debilitar la anterior especialización de las mujeres en este campo.
Además, aumenta, aunque lentamente el trabajo reproductivo realizado por hombres.
3.- La privatización de la sexualidad. La revolución reproductiva hace posible apartar la sexualidad del ámbito público, que antes había sido objeto de control social. Hay un aumento de la autonomía personal, pues, que ha ido de la mano de la separación entre sexualidad y procreación, privatizando la sexualidad.
4.- Del género a la generación. La fecundidad generacional se reduce en los países más avanzados. El trabajo reproductivo, que había estado concentrado en mujeres y en una estrecha franja de edad, se redistribuye. Los autores denominan feminización de la vejez a la redistribución del trabajo reproductivo a lo largo de la vida y entre ambos sexos. A la vez, incrementa la coexistencia de tres y hasta cuatro generaciones, hecho que va directamente relacionada con la redistribución del trabajo reproductivo entre las generaciones.
5.- Envejecimiento demográfico y madurez de masas. La mayor supervivencia y menor fecundidad reciben el tendencioso nombre de envejecimiento demográfico. Los autores en lugar de hablar de envejecimiento demográfico hablan de prolongación de la juventud, esto es, más bien un rejuvenecimiento demográfico. Además, al crecer en número los mayores gozan cada vez de más recursos propios y aportan una cantidad de trabajo reproductivo creciente, cosa que facilita la creciente incorporación de las mujeres jóvenes en el mundo laboral.
6.- La renovada centralidad de la familia. La teoría de la revolución reproductiva cree que la familia no se ha debilitado, sino reforzado. Lo que se ha debilitado con el industrialismo no ha sido la familia, sino su forma patriarcal. A la vez, aunque el trabajo reproductivo disminuye, el incremento de su productividad y su concentración en un número menor de nacimientos aumenta su intensidad en el seno de la familia. La diversificación de las familias y la baja fecundidad constituyen en realidad un progreso vital, en todos los sentidos.
8.- ¿Desde la perspectiva de las Variedades de Capitalismo ¿en qué argumentos se sostiene la estabilidad institucional? No sabemos si las cambiamos qué pasará. Esta incertidumbre provoca que no sea propicio al cambio. La estabilidad es una construcción social, realizada en presencia de varios actores; dicho constructo beneficia más a los actores principales. La estabilidad institucional se basa en la observación y seguimiento de normas. La coordinación permite una cierta estabilidad en tanto que los actores que se coordinan buscan satisfacer sus intereses. Las instituciones no cambian porque son adaptaciones, por tanto, a las necesidades de los actores.
Según los funcionalistas, si las funciones son alteradas se puede producir una pérdida transitoria de equilibrio hasta que vuelve a recuperarse. Lo que tenemos es una alteración progresiva del orden causada por un seguimiento no ciego de las normas. Hay free-riders, gente que no sigue las normas o las usa para su beneficio. Hay empresas que siguen las normas a su manera. La coordinación no es automática y a la vez tal como se ha dicho se tiene que contar con el hecho que pueda haber free-riders, por tanto, contribuye a la estabilidad, a la vez, si se llegase a la coordinación, tendríamos que decir, que esta no es válida en todo tiempo y lugar. Según los autores, tenemos un equilibrio que se puede desequilibrar, pero no tiene por qué volver al orden anterior, sino llegar a otro equilibrio. Con esto queremos decir que la estabilidad institucional no es rígido e inamovible, sino que sigue una lógica que se puede cambiar, reinterpretar o modificar. Aunque es difícil que haya un cambio radical ya que son constructos colectivos. Además, respecto el tema de la incertidumbre, podemos añadir que cambiar es tan costoso que muchas veces no cambiamos. El ejemplo de la pareja que no se separa aunque no les vayan las cosas demasiado bien. El cambio institucional no es funcionalista ya que encontramos distintos equilibrios que se van encontrando como consecuencia de la redefinición de normas, no seguimiento por parte de todos.
9.- Desde la perspectiva de las Variedades de Capitalismo ¿en qué argumentos se sostiene el cambio institucional? Los cambios institucionales son, en gran parte, endógenos, esto es, causados por la interacción de los actores de la propia sociedad. La globalización, en cambio, provoca choques, por tanto, exógenos, que pueden llevar también a un cambio institucional. El que el choque exógeno sea más o menos fuerte dependerá de la fortaleza de las estructuras institucionales endógenas. En relación a esto podemos decir que la globalización no tiene porqué alterar las estructuras institucionales de la misma manera y con el mismo ritmo en sitios distintos. Por ejemplo, el cambio del Fondo Monetario no provocó los mismos cambios en todos los países. El cambio institucional, sin embargo, es compatible con la estabilidad institucional mediante redefinición de normas. Hay cambio pero las instituciones siguen. El otro tipo de cambio es el que se produce cuando a los actores principales ya no les sirve la institución actual. A esto se le llama defección, que es el proceso en el que unas instituciones son desplazadas por otras. Tenemos una muerte, defección o desplazamientos de instituciones. Un tercer cambio posible sería una reforma política: un cambio disfuncional. El gobierno puede por tanto, ser promotor de un cambio institucional. Otro elemento que tenemos que tener en mente es que puede haber interrelación entre instituciones, en tanto que, por ejemplo un partido político puede pactar con otro, en tanto que uno ayuda al otro a aprobar una propuesta, llamémosla x, y el otro le ayuda a aprobar la suya, llamémosla y.
10.- Según Gómez y Álvarez qué prevenciones debería tomar una teoría del cambio social? Las prevenciones que dan los autores son las siguientes: a) basarse en evidencias empíricas, teniendo en cuenta que la aprehensión empírica se realiza a través de conceptos. Un error frecuente es pensar que hacemos descripciones neutras, es decir, que todos vemos las cosas de la misma manera. A la vez, las evidencias empíricas no pueden interesar solamente como pruebas para construir y comprobar teorías, sino también porque importa comprender los hechos reales. (Della Porta y Keating). B) La elección de un modelo interpretativo no solo puede justificarse en términos de evidencia empírica, sino también por la evaluación de herramientas teóricas. C) Sus generalizaciones no prueban ignorar la diversidad y complejidad del mundo que tratamos de interpretar. D) Deben evitarse simplificaciones monocausales cuando se buscan explicaciones de los cambios sociales. E) No cabe confundir las predicciones que, a poder ser, han de estar condicionadas por indicadores de alcance de tiempo lugar, con las profecías, tras las cuales subyacen visiones teleológicas o nuevas versiones de la idea de progreso. F) No es admisible atribuir direcciones predeterminadas a los cambios. Esta prevención se apoya en la idea de Nisbet, según la cual los cambios no son sustancialmente direccionales. No lo son en el sentido de que el proceso siga un camino existente de la misma forma que un organismo cuyo ciclo vital nos resulta familiar sigue una determinada ruta. Con una visión retrospectiva podemos vislumbrar alguna dirección, aunque, tal direccionalidad está muchas veces en la mirada del que contempla los cambios. G) Debe explicitar sus elementos normativos. Es difícil si no imposible eliminar las premisas evaluativas o normativas de una teoría. Conviene ser consciente de ello y, si existen, deben darse a conocer.
Finalmente, los autores añaden un ingrediente que debe contener un programa de cambio social, el cual es una descripción de los principales cambios acontecidos en el período que vamos a analizar en las diversas estructuras sociales: económico, político, cultural, familiar, etc.
11.- ¿Qué críticas se pueden hacer a la obra de Samuel Huntington (2005 [1996]): El choque de civilizaciones? El choque de civilizaciones (Huntigton, 2005), según su autor, “aspira a ofrecer una estructura, un paradigma, para ver la política global”. El modelo en que dice basarse contempla las exigencias siguientes: ordena la realidad y hace generalizaciones acerca de ella, entiende las relaciones causales entre fenómenos y puede llegar a predecir acontecimientos futuros.
Esta teoría ha sido criticada de las siguientes maneras: 1) Desde un punto de vista normativo o moral sobre todo por las repercusiones que podría tener la afirmación de que las diversas civilizaciones son incompatibles y 2) Crítica sobre si conceptos totalizadores como el de civilizaciones son operativos para comprender qué está pasando en el mundo. Respecto el primer enfoque, crítico-moral, hace referencia a que la teoría del choque de civilizaciones puede llevar consigo una interpretación del mundo que lleva a muchos a pensar que lo que moviliza a la gente, lo que motiva los conflictos bélicos, es la defensa de una determinada civilización frente a otra, mientras que los intereses geoestratégicos, económicos, políticos, apenas cuentan. La teoría puede llegar a ser instrumento de manipulación de masas y ser como las profecías autodestructivas de las que habla Merton. Los autores nos dicen que el segundo enfoque muestra la debilidad de la teoría. Los frentes de batalla de Huntington son demasiado amplios y homogéneos para que sepamos que ocurre dentro de ellos, poco cabe decir sobre los diversos factores que se entrecruzan en sus motivaciones. El economista Nobel indio Amartya Sen critica Huntington argumentando que la división de la humanidad en civilizaciones religiosas equivale a simplificar groseramente las identidades de las personas.
...