16. Los límites del hombre (2011)

Apunte Español
Universidad Universidad Internacional de Cataluña (UIC)
Grado Administración y Dirección de Empresas (ADE) English Programme - 1º curso
Asignatura Pensament II
Año del apunte 2011
Páginas 4
Fecha de subida 05/06/2014
Descargas 1
Subido por

Vista previa del texto

16:  los  limites  del  hombre:  el  dolor   2,  psicología  del  dolor:  sufrimiento,  miedo  tristeza   ¿por  qué  el  dolor?  El  dolor  existe  porque  somos  vivientes,  y  la  psicología  de  todo  ser   vivo  incluye  el  sentirse  atraído  por  lo  que  es  bueno  para  el,  mediante  el  placer  y  la   esperanza,  y  estar  molesto  y  asustado  por  lo  que  le  supone  un  mal.   la  confluencia  entre  nuestras  tendencias  vitales  y  la  fuerza  de  la  materia  y  de  la  vida   exteriores  a  nosotras  puede  ser  armónica  o  disarmonica:  placer  y  dolor.   El  dolor  y  el  placer  son  compañeros  inseparables.  El  dolor  es  una  señal  al  servicio  de  la   vida  ante  lo  que  representa  una  amenaza  para  esta.     El  mal  es  privación  de  bien,  ausencia  de  vida,  orden  y  plenitud:  debilidad.  El  mal  es  la   detención  de  mi  ser   El  impulso  o  apetito  irascible,  en  cuanto  mueve  hacia  un  bien  futuro,  arduo  pero   conseguible,  se  llama  esperanza,  y  en  cuanto  rechaza  un  mal  inminente  e  inevitable,  se   llama  temor  o  miedo.  Estas  son  las  reacciones  de  la  sensibilidad  humana  ante  el  bien  y   el  mal.   3,  el  hombre  doliente:  salud  y  enfermedad    el  hombre,  al  hacer  suyo  el  dolor  físico,  lo  interioriza  y  lo  convierte  en  sufrimiento.  Al   mismo  tiempo,  la  percepción  inteligente  de  males  físicamente  no  presentes  constituye   el  mas  típico  modo  humano  de  sufrir.   La  salud  consiste  básicamente  en  encontrarse  bien  físicamente,  psíquicamente  y  en   forma  para  actuar  con  normalidad  en  la  vida  profesional  y  social.   Por  otra  parte  la  enfermedad  es  un  estado  intermedio  entre  la  salud  y  la  muerte.   4,  el  sentido  del  dolor    las  personas  no  soportamos  el  sufrimiento   en  una  sociedad  en  la  que  la  categoría  máxima  de  felicidad  es  el  bienestar,  las  razones   para  afrontar  el  dolor  no  existen.  Si  el  sufrimiento  no  cabe  en  nuestra  sociedad   tampoco  cabe  el  enfermo.   Lo  primero  que  se  necesita  para  saber  que  hacer  con  el  dolor  es  aceptarlo:  es  el   momento  dramático  de  nuestra  existencia.  El  que  se  sobrepone  a  su  dolor,  sube  mas   alto.  Esta  situación  convierte  el  hecho  doloroso  en  la  tarea  de  reorganizar  la  propia   vida.   El  sufrimiento  da  lugar  a  la  maduración,  entendida  como  que  el  ser  humano  alcanza  la   libertad  interior.   Hay  que  distinguir  entre  lo  que  es  verdaderamente  importante  y  lo  que  no  lo  es.  El   dolor  realiza  en  nosotros  una  catarsis,  una  purificación  corporal  y  espiritual.   Descubrimos  nuestra  propia  valentía.   Para  poder  afrontar  el  dolor  debemos  trascenderlo.  El  sufrimiento  con  plenitud  de   sentido  es  el  sacrificio.     El  sentido  del  dolor  es  el  motivo  y  el  fin  por  el  cual  aceptamos  padecerlo.  El  sentido  del   dolor  es  consecuencia  del  sentido  de  la  vida  que  se  tenga.   5,  el  éxito  y  el  fracaso  en  la  vida  humana   el  sentido  del  dolor  también  depende  de  nuestra  capacidad  de  asimilar  los  propios   éxitos  y  fracasos.     Fracaso  es  la  no  realización  de  los  ideales  y  la  interrupción  o  abandono  de  las  tareas   humanas.  El  fracaso  es  doloroso.   Junto  al  fracaso  hay  que  mencionar  el  riesgo  y  la  dificultad  que  toda  decisión  conlleva,   puesto  que  no  si  alcanzaremos,  nosotros  y  nuestros  recursos,  el  fin  propuesto.   El  éxito  y  el  fracaso  son  algo  muy  relativo,  y  ser  libre  ante  ellos  presupone  una   aceptación  previa  de  uno  mismo,  de  la  situación  que  nos  ha  tocado  vivir,  de  las   limitaciones  ajenas  a  nuestra  voluntad  en  que  continuamente  nos  vemos  sumidos.   6,  actitudes  ante  el  sufrimiento   Hay  posibles  explicaciones  acerca  del  dolor  que  niegan  o  no  descubren  nuestro  punto   de  vista.  Estas  explicaciones  van  siempre  unidas  a  las  que  se  dan  sobre  el  sentido  de  la   vida  y  el  destino  del  hombre:   1)Si  se  afirma  que  la  vida  humana  carece  de  destino,  el  sufrimiento  se  suprime  en  lo   posible.  En  tales  casos,  la  felicidad  se  identifica  con  el  placer,  o  con  el  bienestar  y  se   debe  evitar  a  cualquier  costa  el  encuentro  con  el  sufrimiento,  o  escapar   continuamente  de  el,  o  aceptarlo  estoicamente.   2)Hoy  se  combinan  la  identificación  de  felicidad  y  bienestar,  con  la  consiguiente   obsesión  por  la  comodidad  y  la  disminución  del  sufrimiento,  nacida  de  una  aceleración   tecnológica  y  Carpe  diem.                                                                                                                                                              Para  el  homo   faber  solo  lo  que  es  útil  es  verdad.  En  el  materialismo  el  sentido  esta  ligado  al  obrar  del   hombre,  fuera  del  cual  no  existe  ningún  sentido.                                ¿Qué  puede  hacer  el  homo   faber  frente  al  dolor?  La  única  respuesta  es  hacer  algo:  aplicar  técnicas  para  prevenirlo,   para  tratar  de  eliminarlo  por  completo.   3)  El  estoicismo  es  una  visión  negativa  del  mundo,  la  conciencia  de  que  no  podrán   evitar  su  destino,  les  lleva  a  intentar  una  actitud  de  indiferencia  total  ante  todo  lo  que   sea  dolor  o  alegría  físicos.                                                                                                                                    Estamos  en  el  fatalismo:   el  destino  no  nos  pertenece,  mas  vale  aceptar  de  entrada  lo  que  nos  este  reservado   por  el,  y  abandonar  nuestras  ilusiones  y  deseos,  haciéndonos  indiferentes.  Solo  así   sufriremos  menos   7,  la  curación  y  el  cuidado  de  los  débiles   El  dolor  son  los  dolientes.  Necesitan  una  sola  cosa:  consuelo  y  alivio  a  su  desgracia.   ¿podemos  hacer  algo  por  dárselos?¿por  curarlos?   Combinando  los  elementos  técnicos(  que  hacen  referencia  al  carácter  corpóreo  que   todos  conocemos)  con  la  condición  de  persona  humana(dialógica)  propia  de  los   hombres.   Lo  primero  a  hacer  con  los  dolientes  es  aceptarlos.  Hay  que  cuidar  al  otro,  contribuir  a   la  realización  de  su  proyecto  personal,  del  doliente.  Y  para  cuidarlos  es  preciso   comprenderlos.   Aliviar  el  dolor  es  algo  que  no  se  hace  con  discursos,  sino  dando  motivos  para   sobrellevar  la  carga  de  la  enfermedad,  haciendo  sentir  a  quien  sufre  que  su  existencia   no  es  inútil   8,  el  médico  y  el  enfermo   La  relación  médico-­‐enfermo  con  frecuencia  no  es  vivida  como  un  encuentro  personal.   La  relación  médica  tiene  que  consistir  en  amistad  para  ayudar  al  paciente  a  sobrellevar   la  enfermedad,  y  que  vea  que  hay  alguien  que  estará  a  su  lado.   La  relación  personal  que  requiere  el  enfermo  es  la  relación  con  alguien  que  sufre  y  que   necesita  ayuda,  consuelo,  respuestas.     A  la  vez  son  necesarios  unos  límites  éticos.   9,  la  maldad  moral  y  el  remedio  al  sufrimiento   el  mal  moral  es  aquel  realizado  voluntariamente  por  la  persona  humana,  y  depende  de   la  respuesta  a  la  pregunta  ¿el  hombre  es  naturalmente  bueno  o  naturalmente  malo?   Rousseau  creyó  que  el  hombre  había  nacido  naturalmente  bueno,  y  que  la  perversión   humana  se  debía  a  la  sociedad   Hobbes  sostuvo  lo  contrario:  el  hombre  es  egoísta  por  naturaleza,  y  se  mueve  por   temor.   La  solución  clásica,  bíblica  y  monoteísta  afirma  que:  1)el  hombre  es  débil  de   inteligencia,  puesto  que  nace  en  la  mas  absoluta  ignorancia  y  solo  llega  a  saber  a  costa   de  muchos  errores  y  equivocaciones.  2)  el  hombre  es  débil  de  voluntad,  no  siempre   hace  lo  que  quiere,  o  lo  que  debería  hacer,  e  incluso  no  siempre  sabe  lo  que  quiere  ni   lo  que  realmente  le  conviene.   La  existencia  del  mal  moral.  ¿merece  la  pena  ser  honrado?:  si,  porque  si  no  lo   fuéramos  no  podríamos  convivir(Hobbes).  Si,  pues  ser  honrado  es  lo  que  mas  conviene   a  la  naturaleza  propia  del  hombre,  lo  que  mas  le  enriquece.     Ambas  respuestas  son  aceptables  y  verdaderas,    pero  insuficientes.   La  respuesta  bíblica  al  sentido  del  dolor  remite  a  un  dios  que  le  pone  remedio.     ...

Tags: