La columna vertebral (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Fisioterapia - 1º curso
Asignatura Anatomia I
Año del apunte 2015
Páginas 8
Fecha de subida 23/02/2015
Descargas 6
Subido por

Vista previa del texto

LA COLUMNA VERTEBRAL La columna vertebral presenta una serie de curvas fisiológicas en el plano sagital, 2 lordosis (cervical y lumbar) y 2 cifosis (torácica y sacra) La cifosis es una curva primaria, ya que el embrión ya tiene esta posición. Al nacer, comienza a producirse las lordosis (consideradas curvas secundarias) - La lordosis cervical se formara cuando pasados unos meses del nacimiento, el niño comienza a levantar la cabeza La lordosis lumbar se formara cuando él bebe comienza a ponerse de pie.
En el plano frontal no debería haber ninguna curvatura. En el caso que las haya, se denomina escoliosis.
En la columna vertebral, se distinguen 2 segmentos: - Segmento móvil, formado por las vértebras cervicales, torácicas y lumbares Segmento fijo, formado por el sacro y el cóccis. El sacro se considera fijo ya que es la unión de las 5 vertebras sacras.
En la unión L5-S1 se produce el cambio del segmento móvil al segmento fijo, por lo que es una fona conflictiva. En ocasiones se producen alteraciones en la transición lumbo-sacro: - La L5 se queda unida al sacro (Sacralización) S1 se queda despegada del resto del sacro (Lumbarización) Articulaciones En la parte móvil de la columna vertebral, encontramos articulaciones de tipo diartrosis y no diartrosis.
Rene Louis concebía la columna vertebral como 3 pilares, un pilar anterior formado por los cuerpos vertebrales, y dos columnas posteriores interapofisarias. Entendía que el conjunto de vertebras se comportaba como una sindesmosis Los cuerpos vertebrales presentan unas articulaciones de tipo anfiartrosis y sínfisis. A estas articulaciones se les denomina articulaciones intersomáticas, y están interpuestas por los discos intervertebrales.
En los discos intervertebrales se distingue 2 partes distintas: - Un anillo fibroso: Laminas concéntricas, con gran cantidad de fibras de colágeno. Las láminas de la periferia son más cartilaginosas, y las interiores son fibrocartílago - Un núcleo pulposo: Es una estructura gelatinosa, con un 80-90% de agua. Está formado a partir de células de la notocorda. Tiene mucopolisacaridos, responsables de mantener esta hidratación.
El núcleo cumple la función de distribuir las fuerzas que actúan sobre la columna de forma uniforme sobre toda la vértebra.
En una persona joven, el núcleo es transparente y gelatinoso. Según se va haciendo mayor, se van cartilaginizando, perdiendo agua, y se vuelven menos eficaces. El núcleo pulposo no se encuentra justo en el centro del cuerpo vertebral, sino que está un poco posterior. Es debido a esto que, por la acción de determinadas fuerzas, puede desplazarse hacia atrás y provocar una protrusión o hernia discal.
Por la mañana, el núcleo pulposo se encuentra más hidratado, por lo que se es más alto. A lo largo del día, debido a las fuerzas de compresión, va perdiendo hidratación y disminuyendo su altura En la cara superior e inferior de los cuerpos vertebrales, presenta un anillo llamado epífisis anular, que bordea el cuerpo vertebral, y una placa terminal (cartílago hialino). A estas estructuras son a las que se unen el disco intervertebral.
El disco intervertebral representa el 25% de la altura total de la columna Los discos intervertebrales se mantienen fijos debido a distintos ligamentos: - Ligamento longitudinal anterior: Va desde el occipital hasta el sacro, y se fija en la parte anterior de los cuerpos vertebrales Ligamento longitudinal posterior: Va desde la 2º vértebra cervical hasta el sacro, pasando por la parte posterior de los cuerpos vertebrales y discos intervertebrales, y fijándose en los discos. El segmento que va desde el occipital hasta C2 se denomina membrana tectoria.
Si realizamos una laminectomia, cortando las láminas vertebrales, podremos ver el ligamento posterior, el cual presenta una forma dentada Si el núcleo pulposo, debido a algún tipo de fuerza, se desplaza hacia atrás, presionara el ligamento y formará un abombamiento, el cual denominamos protrusión discal. Si el ligamento cede, y el núcleo pulposo se vierte en el canal raquídeo, hablaremos de una hernia discal.
A nivel de las vértebras cervicales, encontramos unas apófisis en la cara superior del cuerpo denominadas apófisis unciformes. Se considera que estas apófisis unciformes, forman con la vértebra de arriba las articulaciones uncovertebrales. Esta articulación se forma en la periferia del anillo fibroso.
Estas articulaciones son secundarias, ya que no se forman al nacer, sino que se forman poco a poco mientras el niño comienza a mover la cabeza. Se estima que acaban por formarse entre los 5 y 10 años. Una vez establecidas, son artródias.
Este tipo de articulaciones se forman a partir de C2-C3, y pueden llegar hasta C7-T1. La articulación atlo-axial (C1-C2) no las presenta.
Estas articulaciones pueden degenerar, y producir uncoartrosis, que puede llevar a unión de las vértebras por osificación.
Las articulaciones interapofisarias son las que se establecen entre las apófisis articulares inferiores de la vértebra superior, y las apófisis articulares superiores de la vértebra inferior.
Forman una articulación del tipo diartrosis, la cual varía en función de la zona en que se encuentra, siendo artrodias a nivel cervical y torácico, y trocoides a nivel lumbar, excepto L5S1, que vuelve a ser artrodia.
Las articulaciones interapofisarias tienen cavidad, cartílago articular, líquido sinovial, capsula articular y ligamentos. Además de todos estos elementos, Bogduk describió que en estar articulaciones, especialmente las que hay a nivel lumbar, había unas estructuras fibrocartilaginosas, que el denomino meniscoides de Bogduk. Estos meniscoides pueden romperse, y provocar bloqueo articular y dolor.
Existen una serie de ligamentos que unen las distintas apófisis de las vértebras entre sí: - - Ligamento intertransverso, unen las apófisis transversas de dos vértebras contiguas Ligamento interespinoso, une las apófisis espinosas de dos vértebras contiguas Ligamento supraespinoso, une las puntas de las apófisis espinosas de dos vértebras contiguas. En la zona cervical, debido a la lordosis cervical, este ligamento es muy extenso, y llega hasta la piel. Se le denomina ligamento nucal.
Ligamento amarillo, unen las láminas de la vértebra superior con la de la inferior, por dentro del conducto raquídeo. Presenta una gran cantidad de fibras elásticas.
Segmento motor o segmento móvil de Junghans El movimiento entre dos vértebras es limitado. Junghans decía que entre dos vértebras, el movimiento se produce en el cuerpo, las articulaciones interapofisarias guiaban este movimiento, y los ligamentos lo limitaban.
La articulación lumbo-sacra ha ido evolucionando, adaptándose a la posición de pie que hemos adoptado los humanos.
El sacro, en la cara superior, presenta una inclinación hacia abajo y adelante, que con respecto al suelo forma el ángulo de Whitman, con un valor aproximado de 30º-45º La cara inferior de la vértebra L5 es plana, por lo que el disco intervertebral de L5-S1 presenta una forma de cuña.
Su articulación interapofisaria es plana, y actúa como impedimento para que L5 se pueda desplazar hacia delante.
Los ligamentos iliolumbares unen L4 y L5 con la cresta iliaca del coxal Todo esto hace que L5 se mantenga en su posición y no se desplace hacia delante.
Cuando fallan estos mecanismos, y L5 se desplaza hacia delante, hablamos de una espondilolistesis. Una causa muy común de esta lesión es que se haya producido anteriormente una fractura de la zona que une las dos articulaciones (pares interarticulares).
Esta rotura se denomina espondilisis.
La columna vertebral nos permite realizar movimientos de flexión-extensión, inclinación lateral y rotación.
Las rotaciones se producen básicamente en las vértebras torácicas y cervicales, mientras que los movimientos de flexión y extensión y las inclinaciones laterales suceden fundamentalmente a nivel de las vértebras lumbares y cervicales.
Articulaciones craneovertebrales Están especializadas para los movimientos de rotación. Diferenciamos distintas articulaciones: - Articulación Occipito-atloidea: Se trata de la articulación entre el hueso occipital del cráneo y el atlas. Es una articulación del tipo condílea.
Articulación atlanto-axoidea: Diferenciamos entre: o Articulación atlanto-axoidea media, o articulación atlanto-odontoidea: es la articulación formada por el atlas y la apófisis odontoidea del Axis. Es una articulación del tipo trocoide o Articulación atlanto-axoidea lateral, o articulaciones interapofisarias. Está formada por las carillas articulares de atlas y axis, y es del tipo artrodia Del atlas, sale un ligamento que envuelve a la apófisis odontoidea, el ligamento transverso del atlas, que es muy fuerte y resistente. Este ligamento forma un estuche sobre la apófisis, dentro del cual está rota.
El ligamento longitudinal superior termina en el occipital, y el ligamento longitudinal posterior termina en la cara posterior del cuerpo del axis.
El ligamento longitudinal posterior y el ligamento transverso del atlas, forman una especie de cruz denominado ligamento cruciforme.
El ligamento apicis-dentis va desde la punta de la odontoides hasta el occipital, y es un ligamento fino, no muy fuerte, que procede de la notocorda. En la imagen, estaría representado debajo del ligamento longitudinal superior Los ligamentos alares también van desde la odontoides hasta el occipital, pero estos si que son ligamentos fuertes, que limitan las rotaciones En la zona de C1 y C2, el ligamento longitudinal posterior pasa a ser la membrana tectória.
El ligamento transverso separa el conducto raquídeo en dos regiones: - Una región anterior, articular Una región posterior, nerviosa En las lesiones del ligamento transverso, este puede comprimir la medula espinal superior, lo que puede llevar a la muerte o a la tetraplejia.
Entre el atlas y el occipital, hay una membrana que los une en toda la circunferencia del atlas denominada membrana Occipito-atloidea (superior e inferior) La membrana posterior está atravesada por la arteria vertebral. Todas las vértebras cervicales tienen un agujero en las apófisis transversas, pero la arteria vertebral no utiliza el agujero de C7, sino que entre por C6.
La médula está rodeada por una membrana denominada duramadre. Por el conducto raquídeo, pasa la medula espinal rodeada de duramadre, y limitada por: - Limite anterior: Ligamento longitudinal posterior, el cuerpo de la vértebra y el disco intervertebral Limite lateral: Los pedículos y los agujeros intervertebrales Limite posterior: Las apófisis articulares, las láminas y el ligamento amarillo El espacio que existe entre la duramadre y las distintas paredes, se denomina espacio epidural, y está lleno de grasa, vasos y nervios.
Por los agujeros intervertebrales es por donde salen los nervios raquídeos.
La rama posterior de los nervios raquídeos son los responsables de la inervación de las articulaciones interapofisarias La inervación del disco, en su parte anterior y lateral, viene dada por la inervación simpática a través de la rama comunicante. La parte posterior del disco, esta inervada por una rama nerviosa que sale del nervio raquídeo, entra en el espacio epidural, y lo inerva, denominado nervio sinuvertebral de Luschka.
Articulaciones de la pelvis La pelvis es un anillo osteoligamentoso que presenta diferentes morfologías, que es fundamental para la posición bípeda, y para el canal del parto.
En la pelvis podemos distinguir distintas articulaciones: - Articulaciones sacroilíacas: Son articulaciones complejas, que se establecen entre las carillas articulares en la cara lateral del sacro respecto a las carillas del coxal. Son articulaciones del tipo diartrosis, y presentan un cartílago articular. Sin embargo, con el tiempo, esta articulación se va modificando, fibrosando, y convirtiéndose en una sinfibrosis, e incluso acaba por osificarse.
- Articulación de la sínfisis del pubis: Se trata de una articulación del tipo sincondrosis, en la que un cartílago, une los dos pubis. Este cartílago presenta un pequeño espacio en su interior, el disco interpúbico, el cual se encuentra mantenido por una capsula formada por un ligamento arquial superior y ligamento arquial inferior. El inferior es un ligamento más fuerte, y presenta una estrecha relación con los vasos dorsales del clítoris o del pene, y con el nervio pudendo (nervio dorsal del pene o del clítoris), los cuales son estructuras de los órganos genitales.
En el ángulo de la carilla articular se encuentra la tuberosidad iliaca, donde se insertan grandes ligamentos.
En la pelvis, observamos distintos ligamentos extrínsecos, como el ligamento sacrotuberoso y el ligamento sacroespinoso. Su presencia hace que haya dos orificios, el agujero ciático mayor y el agujero ciático menor.
A nivel pélvico, hay un ligamento que cierra el agujero obturador, llamado membrana obturadora. Por su parte superior, pasa el nervio obturador.
Cuando una mujer se queda embarazada, la placenta genera la hormona relaxina, la cual actúa relajando los ligamentos de la pelvis ...