Musculatura de la pared abdominal y suelo pélvico (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Fisioterapia - 1º curso
Asignatura Anatomia I
Año del apunte 2015
Páginas 11
Fecha de subida 23/02/2015
Descargas 8
Subido por

Vista previa del texto

MUSCULATURA DE LA PARED ABDOMINAL Y SUELO PÉLVICO La musculatura abdominal se encuentra en la zona anterior y lateral del tronco. Esta musculatura protege las vísceras, participa en distintas acciones intestinales y da movimiento al tronco.
En la zona central de la parte anterior del tronco, encontramos un tejido fibroso denominado Línea alba. La línea alba va desde la apófisis xifoides hasta la sínfisis del pubis. Esta línea alba será el centro de unión de varios músculos de la zona abdominal.
- Músculo recto del abdomen: Son dos columnas musculares, que se encuentra cada una a cada lado de la línea alba. Se origina en los cartílagos costales 5, 6 y 7 y en la apófisis xifoides, y se insertan a nivel del pubis.
Se trata de un musculo poligástrico (presenta varios vientres musculares) separados por un tendón. Cada musculo recto abdominal queda envuelto por un estuche de tejido aponeurótico llamado vaina del recto, que presenta una hoja anterior y otra posterior. Los tendones que unen los distintos vientres musculares del recto, quedan adheridos a la hoja anterior, nunca a la posterior. Es por esto que, si una persona presenta muy poco grasa a nivel subcutáneo, se pueden observar los distintos vientres musculares.
En ocasiones, encontramos un musculo accesorio, denominado músculo piramidal del abdomen, localizado en la parte antero-inferior, que se origina en el pubis, y se inserta en la línea alba, a la cual tensa.
Detrás del recto abdominal, podemos encontrar los vasos epigástricos inferiores.
La función que realiza este musculo al contraerse es flexionar el tórax o elevar la pelvis. Cuando se contrae de forma isométrica, aumenta la presión abdominal, lo que ayuda a realizar ciertas acciones como la defecación.
La musculatura antero-lateral del abdomen está formada por 3 músculos que envuelven toda la zona lateral y anterior del tronco, superponiéndose uno al otro, y que actúan como una faja para las vísceras. Desde el más superficial hasta el más profundo encontramos: - Músculo oblicuo mayor o externo: Se origina en la cara postero-lateral desde la 5º hasta la 12º costilla. Las fibras se dirigen hacia abajo y hacia delante, y termina en una aponeurosis que inserta en la cresta ilíaca, en la espina ilíaca anterosuperior, desde la cual salta hasta la espina del pubis, formando un arco llamado ligamento inguinal, el cual deja un espacio llamado anillo inguinal superficial, y continua pasando por delante del recto abdominal e insertándose en la línea alba.
Si se contraen de manera bilateral, realizaran la flexión del tórax o la elevación de la pelvis, y también la maniobra de valsalva.
Si se contrae de manera unilateral, provocará una rotación hacia el lado contrario.
- Músculo oblicuo menor o interno: Tiene su origen en la fascia toraco-lumbar, en la cresta iliaca y en el propio ligamento inguinal. Sus fibras se dirigen hacia arriba y adelante (al contrario que oblicuo mayor), y terminan en una aponeurosis que se inserta en el arco costal, en las costillas 11 y 12 y en la línea alba.
La inserción en la línea alba se hace mediante un desdoblamiento de la aponeurosis, con una parte que pasa por delante del recto abdominal, y otra que pasa por detrás. Esto sucede en los 2/3 superiores de la aponeurosis. En el tercio inferior, no se produce este desdoblamiento y toda la aponeurosis pasa por delante del recto abdominal.
Cuando se contrae de forma bilateral, provoca la flexión de tronco o elevación de la pelvis Si se contrae de forma unilateral, rota el tronco hacia ese mismo lado - Músculo transverso del abdomen: Se origina desde la costilla 7 hasta la 12, en la hoja profunda de la fascia toraco-lumbar, en la cresta iliaca y espina iliaca anterosuperior y en el ligamento inguinal. Desde aquí, las fibras van hacia delante terminando en una aponeurosis y pasando por detrás del recto abdominal para insertarse en la línea alba. La zona de unión músculoaponeurótica se denomina línea semilunar o línea de Spighel.
Al contraerse, el transverso actúa como una faja que aumenta la presión abdominal.
Como hemos visto anteriormente, el recto abdominal está envuelto por una vaina formada por las aponeurosis de los músculos transverso, oblicuo interno y oblicuo externo, las cuales se unen en la zona central formando la línea alba.
En los 2/3 superiores del abdomen, la hoja anterior de la vaina del recto está formada por la fascia del oblicuo mayor, y por la mitad (desdoblamiento) de la fascia del oblicuo menor. La hoja posterior se formará por la otra mitad de la fascia del oblicuo menor, y la del transverso.
En el tercio inferior del abdomen, no existe hoja posterior, ya que toda la fascia del oblicuo interno pasa por la zona anterior del recto abdominal, al igual que la fascia del transverso del abdomen Más profundo a todas estas estructuras, pasa una fascia que rodea todo el abdomen, la fascia del transverso o fascia transversalis, y más profunda a esta, el peritoneo parietal.
La zona en la que se produce un cambio en la vaina del recto, donde pasa a no tener hoja posterior, observamos un arco denominado línea arqueada o arco de Douglas. Este arco se puede observar desde una vista posterior del recto del abdomen. Es por esta vaina posterior por la que pasan los vasos epigástricos inferiores.
La musculatura abdominal esta inervada por las ramas anteriores de los nervios intercostales, entre las costilla 6 y la 12. Van a alcanzar la musculatura en un plano entre el transverso y el oblicuo menor.
Los músculos transverso del abdomen y el oblicuo menor, también están inervados por ramas del nervio ilipogástrico e ilioinguinal, los cuales provienen de L1.
Además, el transverso también esta inervado por el nervio génito-femoral, que pertenece al plexo lumbar.
En la zona posterior del tronco, podemos encontrar al músculo cuadrado lumbar: - Músculo cuadrado lumbar: Tiene su origen en la cresta ilíaca, y unas fibras insertan en la última costilla, y otras van a insertar a las apófisis espinosas desde L1 hasta L4. Cierra el espacio que hay entre la última costilla y la pelvis. Cierra el espacio que hay entre la costilla número 12 y la pelvis.
Esta inervado por el nervio intercostal nº 12, el nervio subcostal, y por ramas del plexo lumbar.
Si se contrae de manera bilateral, realiza la extensión de tronco.
Si se contrae de forma unilateral, provocará la inclinación lateral de tronco hacia ese mismo lado El cuadrado lumbar se encuentra envuelto por la hoja anterior y media de la fascia toraco-lumbar, y en la zona anterior a él encontraríamos los riñones.
Existe una prueba para valorar distintos problemas renales, denominada puño-percusión, que consiste en dar ligeros golpes a nivel del cuadrado lumbar, que, en caso de provocar un dolor excesivo, podría indicar un problema. La prueba de puño-percusión se hace sobre el cuadrilátero de Glinfel, el cual se encuentra delimitado por el serrato postero-inferior y la última costilla por la parte superior, los músculos paravertebrales en la zona lateral, y el oblicuo menor del abdomen en la zona inferior.
En ocasiones, no hay fibras musculares del cuadrado lumbar que vallan hasta el ligamento arqueado lateral. Esto puede ocurrir en un solo lado, o en ambos lados a la vez.
Cuando esto pasa, esa zona se encuentra debilitada, y se denomina hiato de Bochdaleck. Por esta zona débil, se pueden producir hernias, que consiste en que una parte del intestino ascienda y a través de este hiato, pasa a la cavidad torácica. Esto se denomina hernia de Bochdaleck.
A continuación podemos observar una visión global de la musculatura abdominal y dorsal desde una vista superior, con un corte a nivel de L3.
El conducto inguinal es una zona de paso de estructuras del genital externo hacia la pelvis y viceversa. Se encuentra localizado por encima del ligamento inguinal, y podemos diferenciar entre dos estructuras: - El anillo inguinal superficial, formado en la aponeurosis del oblicuo mayor El anillo inguinal profundo, formado en la fascia transversalis En el hombre, por el anillo inguinal pasa el cordón espermático, el cual comunica la pelvis con el testículo. Justo a este cordón, en sus paredes, hay unas fibras musculares que forman el musculo cremaster. Estas fibras proceden del musculo transverso del abdomen y oblicuo menor, y, al contraerse, provocan la elevación del testículo, mientras que cuando el músculo se relaja, el testículo se separa. Esto se denomina reflejo cremastérico. Estas fibras se encuentran inervadas por el nervio génito-femoral.
En la mujer, por el conducto inguinal pasa el ligamento redondo uterino, el cual une el genital externo con el útero.
Una lesión muy común relacionada con el anillo inguinal son las hernias inguinales, por las cuales, debido a la presión intraabdominal, un trozo de intestino puede salir por este orificio.
Dentro de la cavidad abdominal, rodeada por todos los músculos que hemos visto, encontramos los órganos urinarios, genitales y digestivos. Debido a la posición bípeda que mantiene el ser humano, todas estas estructuras descansan sobre el suelo pélvico, que son conjunto de músculos que cierran la cavidad abdominal por su zona inferior.
El suelo pélvico está formado por músculos aponeuróticos, y sus principales funciones son: - - Aguantar las vísceras, soportando su peso. Cuando esta función falla, se producen los prolapsos, y las vísceras y distintos órganos de la cavidad abdominal pueden sobresalir por distintos orificios.
Regular la apertura de los distintos orificios que se abren en el perineo. Cuando esta función falla, se producen incontinencias.
Desde una vista inferior, el suelo pélvico presenta una forma de rombo, denominado periné, que esta limitado anteriormente por la sínfisis del pubis y el ligamento arqueado, lateralmente por las ramas isquiopubianas, por la parte lateroposterior por el ligamento sacrotuberoso, y por la parte posterior por el cóccix.
Este rombo se divide por una línea imaginaria que pasa por las tuberosidades isquiáticas, dando lugar a un triángulo anterior o urogenital, en el cuan se encuentra la uretra y la vagina, y un triangulo posterior o anal, donde se encuentra el ano.
Las distintas estructuras músculo-aponeuróticas están divididas en distintos planos: - Plano profundo, formado por el músculo elevador del ano y el músculo coccígeo, los cuales afectan al triangulo anterior y posterior Plano medio, formado por el músculo esfínter de la uretra y el transverso profundo del periné, los cuales afectan únicamente al triangulo anterior.
Plano superficial, formado por los músculos transverso superficial del periné, el isquiocabernoso y el bulbo esponjoso, los cuales afectan a la región anterior, y por el músculo esfínter exterior del ano, que afecta a la región posterior.
En la línea media del periné, entre las dos tuberosidades isquiáticas, se encuentra un punto llamado centro fibroso del periné, que es una zona de inserción muscular. Este centro fibroso siempre esta por delante del ano, y en la mujer se encuentra entre la vagina y el ano.
Cuando se produce un parto, en ocasiones se realiza un pequeño corte en la vagina (episiotomía), para evitar un posible desgarro del centro fibroso del periné.
- Musculatura del plano superficial: El plano superficial del periné anterior, se relaciona con los órganos eréctiles, que en la mujer son el clítoris y los bulbos vestibulares.
o o o Musculo transverso superficial del periné: Va desde la rama isquio-pubiana hasta el centro fibroso Músculo isquio-cabernoso: Se encuentra en la rama pubiana, cubriendo superficialmente al clítoris Músculo bulbo esponjoso: Cubre a los bulbos vestibulares, y se inserta en el centro del fibroso del periné.
o - Músculo esfínter del ano: Se encuentra rodeando al ano Musculatura del plano medio: o Esfínter de la uretra: En la mujer, este musculo presenta unas fibras que rodean a la uretra (periuretrales), y otras fibras que rodean la uretra y la vagina.
En el hombre, este músculo solo rodea la uretra por debajo de la próstata.
o Músculo transverso profundo del periné: Es una lámina muscular que va desde una rama isquio-pubiana a la otra.
- Musculatura del plano profundo: o Músculo elevador del ano, el cual se divide en 3 porciones:  Músculo Puborrectal: Se origina en ambos lados de la sínfisis del pubis, rodea al ano, y se inserta en el ligamento anocoxígeo  Musculo Pubocoxígeo: se origina en el pubis (lateralmente al puborrectal), y se inserta en el ligamento anocoxígeo y en el cóccix.
 Músculo Iliocoxígeo: Se origina en la fascia del obturador interno, e inserta en el ligamento anocoxígeo y el cóccix.
o Músculo coxígeo El musculo elevador del ano tiene una forma de embudo, cuyo vértice estará en el centro, por lo que será un músculo fundamental para aguantar las vísceras.
La inervación del suelo pélvico procede fundamentalmente del nervio púdico, que lleva fibras de los nervios sacros desde S2 hasta S4.
Sale de la pelvis por el agujero ciático mayor, rodea la espina ciática, y vuelve a entrar por el agujero ciático menor. Va por la zona interna de la rama isquio-pubiana, rodeado por la fascia del obturador interno, el cual forma el conducto pudendo o de Alcock. Va acompañado por vasos pudendos internos.
Debajo del pubis, pasa a llamarse nervio dorsal del pene o del clítoris.
Después de todo lo visto, podemos entender la cavidad abdominal como una caja que cuanta cuenta con una pared anterior formada por el músculo recto abdominal, y la porción anterior de los músculos oblicuo externo e interno y el transverso, una pared lateral formada por el oblicuo externo e interno y el transverso, una pared posterior delimitada por la musculatura prevertebral, un techo formado por el diafragma y un suelo formado por el suelo pélvico.
...