Tema 5.- Los actos normativos del Gobierno con rango de ley (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Constitucional I
Año del apunte 2016
Páginas 6
Fecha de subida 20/03/2016
Descargas 38
Subido por

Vista previa del texto

Derecho Constitucional I| Apuntes Daniel Cortés Tema 5.- Los actos normativos del Gobierno con rango de ley 1.- Caracterización de la potestad legislativa ejercida por el Gobierno Los actos normativos del Gobierno son cosas que puede dictar el gobierno, situadas en la misma categoría que leyes parlamentarias pero que no lo son, son actos normativos con fuerza de ley. Parecen leyes, pero no lo son. Esta es la caracterización de la potestad legislativa ejercida por el gobierno. Estos actos normativos se dividen en el decreto ley y el decreto legislativo.
2.- El decreto ley El decreto ley, se define como un acto normativo provisional, vigencia limitada, que puede dictar el gobierno en caso de urgencia o necesidad. Están regulados en el art. 86 CE.
La potestad para dictar decretos de ley no es una potestad natural del gobierno, como tampoco es una delegación del poder legislativo, si el Gobierno tiene esa posibilidad es por atribución de la Constitución que le corresponde como órgano colegial, dictados por el Consejo de Ministro, no por el presidente del Gobierno. El decreto ley siempre viene del Consejo de Ministros.
La Constitución añade que estos decretos leyes tienen que ser sometidos de inmediato a debate y votación en el pleno del Congreso tras ser enviado por el Gobierno. El debate tiene que tratar sobre 2 cuestiones: 1. La existencia o no del presupuesto habilitante. Es decir si existe de verdad o no urgencia y/o necesidad de eso que acaba de hacer el Gobierno. Si d verdad ha actuado conforme a los requisitos Constitucionales.
2. El Congreso tiene que pronunciar sobre el contenido concreto. Si la regulación específica se considera la más adecuada o no.. juicio sobre el contenido.
La apreciación de la urgencia, en principio es un juicio político que corresponde al gobierno, ya que tiene la potestad de decir si lo considera y si recurre al decreto ley.
Parece claro que si la cuestión que regula el decreto ley podía haberse dado a la tramitación por ley orgánica, no hay urgencia ni necesidad. Si se podían esperar al procedimiento de urgencia que dura 2 meses aprox. no es tan urgente.
El TC, tiene cierta capacidad para valorar si se ha hecho un uso correcto del instrumento del decreto ley y en un momento dado puede llegar a declarar inconstitucional un decreto ley por considerar o bien arbitrario/ injustificado o bien por considerarlo abusivo. A partir de 2007 el TC, con la sentencia que declaró inconstitucional la reforma laboral del gobierno de Aznar, y viene a decir que la existencia de la urgencia y necesidad tiene que ser más estricta y que el decreto ley no sirve para cambiar el estado de las cosas que ya existían desde hacía tiempo. El problema es que en la declaración de nulidad o no nulidad de un decreto ley tiene unos efectos limitados, porque la regulación dice el Congreso tiene que pronunciarse expresamente sobre su convalidación o su derogación, y se abre la posibilidad de convertir el decreto ley en una ley parlamentaria.
Derecho Constitucional I| Apuntes Daniel Cortés Respecto al ámbito material de aplicación del decreto ley, como pasa con los requisitos formales, está restringido.
No solo es que el Gobierno pueda dictar un decreto ley cuando quiera, tampoco lo puede hacer sobre cualquier cosa ya que presenta un listado de materias vetadas.
Materias vetadas: -Materias propias de LO.
-No puede tratar de ordenamiento de las instituciones básicas del Estado. No se puede regular la organización ni los aspectos generales de funcionamiento de ninguna institución del estado, aunque sí que podrían desarrollar algunos aspectos secundarios.
-No se puede regular el régimen de los derechos y libertades de los ciudadanos.
Incluyen los derechos fundamentales y los del capítulo 2º del título 1º. Así como el capítulo 1º.
Art. 10 al 38 CE. Especial 14-29 que son LO. Capítulo 3º, si se puede regular con decreto ley.
-No vale para aprobar Estatutos de autonomía ni para modificar de ninguna manera la distribución de competencias entre el Estado y las CCAA.
-No puede entrar a regular el derecho electoral general.
-Materias que no están expresamente vetadas pero si de manera implícita. La delegación legislativa. La autorización para firmar tratados internacionales. Se podrían excluir también aquellas materias que la Const. Reserva a la ley. Que a la vez que la Const. dice que la ley regulara, la ley parlamentaria, entonces el decreto ley no está facultado para entrar en ese ámbito.
Uno de los elementos que restringe la capacidad del gobierno para dictar decretos leyes es la temporalidad. Desde el momento en que se dicta, un decreto ley, únicamente tiene 30 días de vigencia. Durante esos 30 días, el Congreso tiene que pronunciarse expresamente sobre el decreto ley que ha hecho el gobierno. Ha de pronunciarse a través de un debate de totalidad en el pleno de la Cámara o si estuviese disuelta, en el pleno de la diputación permanente. Si el Congreso no se pronunciase en ese plazo, se entiende que una vez han transcurrido los 30 días, el decreto desaparece del ordenamiento.
Después del debate en el congreso puede decidir tres cosas, entre ellas encontramos:  Convalidarlo. Significa convertirlo en un acto normativo definitivo, es decir, no se modifica nada pero al pronunciarse el titular del poder legislativo se salva esa incapacidad inicial del gobierno y ese acto que valía para 30 días, queda incorporado en el ordenamiento de forma perpetua. La convalidación no modifica el contenido del decreto ley.
 Derogarlo. Expulsar el decreto ley del ordenamiento¸ antes del plazo. Si el Pleno del Congreso o de la diputación permanente, éste será expulsado del ordenamiento sin tener que esperar los 30 días.
 Convertir el decreto en una ley parlamentaria. Trámite que va siempre después del trámite de convalidación. Las votaciones van seguidas. En caso que se decida la tramitación como ley, el texto se convierte en un proyecto de ley que obligatoriamente se va a tramitar por el procedimiento de urgencia y que tendrá la peculiaridad de no admitir enmiendas a la totalidad parciales. Si se decide que se tramita y ésta llega al final, la nueva ley sustituirá al decreto ley en el ordenamiento.
Derecho Constitucional I| Apuntes Daniel Cortés Esa nueva ley puede ser igual que el decreto ley o puede tener cambios. Este último trámite, únicamente lo puede llevar a cabo el pleno del Congreso, pero no la Diputación permanente. Si se convierte en ley, será una ley parlamentaria. No tendrá ningún tipo de límite material, y serviría para subsanar los posibles defectos que tuviese el decreto ley.
3.- La legislación delegada y el decreto legislativo A diferencia del decreto ley, en el decreto legislativo, ya no es el Gobierno quién actúa y luego el Parlamento el que comprueba si se ha hecho correctamente. Se utiliza un mecanismo de legislación por fases, de manera que, en primer lugar el Parlamento autoriza al Gobierno a dictar la regulación sobre una determinada materia, y a partir de esa autorización, el Gobierno dictará su acto normativo con rango de ley.
Ya no es una potestad, sino que el Gobierno ejerce su potestad legislativa porque el Parlamento se lo permite previamente.
Por un lado tenemos la actuación del Parlamento autorizando al Gobierno, fase de legislación delegada, y por otro lado, el decreto legislativo que dicta el gobierno. Son 2 actos normativos diferentes.
Fase de delegación delegada: Fase 1 - Del dictamen de un decreto ley La delegación legislativa es la autorización expresa del Parlamento al gobierno para dictar un acto normativo con rango de ley. Es una cuestión que la Constitución sí que regula con detalle, en los artículos 82 a 85. La Constitución es la que establece los requisitos de esta delegación legislativa. Mediante ésta el Parlamento está cogiendo una capacidad que es propia y se la cede de manera puntal al Gobierno para que la ejerza en su nombre. El acto de delegación al gobierno es una ley, leyes que carecen de contenido material, son leyes atípicas. Como leyes pueden tener 2 nombres: 1.- Leyes de bases. La delegación legislativa se llamará ley de bases cuando sirva para autorizar al gobierno para dictar un texto articulado. Esta ley de bases dictará una serie de pautas generales que luego el Gobierno tendrá que completar. No han de ser confundidas con las leyes de bases en las fases.
2.- Leyes ordinarias. Cuando lo que se delega en el Gobierno es la capacidad para refundir, para unificar, en un solo texto distintas normas sobre una misma materia que están dispersas en varios actos normativos, en varios códigos, etc. Se habilita al gobierno mediante ley ordinaria. Esta habilitación legislativa ha de cumplir unos requisitos:  No puede habilitar al gobierno para regular materias de LO. El decreto legislativo no está tan restringido como el decreto ley.
 Tanto las leyes de bases, como las leyes ordinarias, se realizará mediante una ley de Pleno, es decir, sin comisiones.
 La habilitación, la delegación, tiene que ir únicamente dirigida al Gobierno.
 La ley de delegación siempre ha de decir expresamente que se habilita al gobierno para efectuar la tarea correspondiente. No cabe la delegación tácita.
 Tiene que tratar sobre una materia competente.
Derecho Constitucional I| Apuntes Daniel Cortés   La habilitación tiene que fijar un plazo para la actuación del gobierno. Si el gobierno no dicta el decreto legislativo, la habilitación se extingue y ya no puede dictar.
La habilitación legislativa Cuando se dicta una ley de bases, se dice que se exprese de la forma más concreta posible, exactamente que tiene que regular el gobierno mediante el decreto legislativo. Del mismo modo la ley de bases tiene que contener pautas generales que orienten la actuación del gobierno.
La ley de bases no puede autorizar ni la propia modificación de la ley de base, es decir que el gobierno pudiese modificarla, ni tampoco puede habilitar al gobierno para dictar normas de carácter retroactivo. Cuando se trata de una ley que sirve para refundir textos, esta habilitación tiene que identificar en primer lugar, qué textos hay que armonizar, o reconvertir para convertirlo en uno solo. En segundo lugar, tiene que decir expresamente si la habilitación es para coger normas dispersas y cogerlas todas en el mismo acto normativo, o bien si se le permite al Gobierno introducir modificaciones para aclarar o dar coherencia para ordenar mejor el texto.
La delegación va a permitir actuar al Gobierno sobre una determinada materia.
Actuar siempre después de la ley de bases. Dictar un decreto legislativo. Se trata de dictar un acto normativo con rango de ley, y se entiende que la delegación legislativa, no puede transferir al Gobierno la capacidad para sustituir a las Cortes en aquellas actuaciones que no sean estrictamente el dictado de leyes.
Fase de delegación delegada: Fase 2 – Actuación del gobierno El decreto legislativo es un acto normativo con rango de ley dictado por el Gobierno a partir de una autorización previa de las Cortes que le faculta expresamente para ello.
El uso normal del decreto legislativo es para leyes complejas, Códigos muy extensos y para cuestiones en las que el trabajo parlamentario puede ser no del todo eficiente. Se encargarían los órganos técnicos del gobierno. La idea es que la legislación por fases sirva para facilitar el trabajo para cuestiones muy técnicas.
El decreto legislativo se va a llamar igual tanto si es un texto articulado como si es la refundición de varias normas.
En el primer caso se trata de dictar un texto articulado, El Gobierno está obligado a respetar los principios, los criterios y las pautas que establezca la ley de bases. Ésta va a crear el marco general en el que el Gobierno va poder actuar. Hay que tener en cuenta que no puede salirse de lo que diga la ley de bases. El resultado tiene que ser coherente, consecuente, en primer lugar con el ámbito material de las bases, no puede regular cosas que no estén en las bases que le han delegado, y en segundo lugar que siga las directrices. Que algo ha de estar regulado de una determinada forma, sí que cabe cierto margen de maniobra.
Derecho Constitucional I| Apuntes Daniel Cortés En segundo lugar tiene que decir expresamente si la habilitación es únicamente para coger normas dispersas y meterlas en el mismo acto normativo o si además se le permite al gobierno introducir modificaciones para ordenar y dar coherencia al texto.
La delegación va a permitir actuar al gobierno sobre una determinada materia. Dictar un acto normativo con rango de ley, se entiende que la delegación legislativa no tiene capacidad para sustituir a las cortes en aquellas actuaciones que no sean estrictamente el dictado de leyes.
El uso normal del decreto legislativo, se suele utilizar para leyes complejas o códigos muy extensos y para cuestiones en las que el trabajo parlamentario puede no ser del todo eficiente.
Esta idea sirve para facilitar el trabajo para aspectos complejos.
El decreto legislativo se llamara igual tanto si es un texto articulado o una refundición de varias normas.
El gobierno está obligado a respetar los principios y las pautas que establezca la ley de bases.
Esta última, va a crear el marco general en el que puede moverse el gobierno para actuar. El resultado tiene que ser coherente con el ámbito material de las bases, no puede regular cosas que no estén en las bases que le han delegado, y en segundo lugar que siga las directrices.
Cabe cierto margen de maniobra en aquellas cuestiones que sin ser estrictamente un desarrollo de las bases del parlamento se pueden considerar necesarias para articularlas. La restricción material tiene un poco de flexibilidad. Cuando se trata de refundición de textos, el gobierno únicamente podrá utilizar aquellas normas que la habilitación legislativa diga que puede utilizar. También es posible que la habilitación se exprese en términos más genéricos.
Cuando la habilitación permite armonizar (hacer añadidos) hay que tener en cuenta que estos solamente permitirán añadir normas nuevas para cubrir posibles lagunas.
El gobierno tiene capacidad para suprimir aquellas normas que ya estuvieran derogadas.
También las de carácter transitorio que hubieran agotado su vigencia y todas aquellas que estén repetidas. Incluso el gobierno puede hacer modificaciones en las normas existentes únicamente con el fin de actualizarlas, actualizar el lenguaje y cambiar expresiones que no acaban de quedar claras.
El decreto legislativo tiene que ser dictado en el plazo previsto, y un vez se cita la legislación se da por extinguida.
Su derogación tendrá que venir de otra norma con rango de ley, ya sea parlamentaria, otro decreto legislativo o en un momento dado un decreto ley.
Finalmente el decreto legislativo está sometido a ciertos mecanismos de control. La ley que habilita al Gobierno tendrá los mecanismos ordinarios de cualquier ley. La actuación del Gobierno tiene sus propios límites: - Los que están en la constitución (externos).
- Los limites que impongan las leyes de bases.
Derecho Constitucional I| Apuntes Daniel Cortés Para saber cuál es el órgano competente para controlar la validez de un decreto legislativo lo primero es tener claro cuál es la naturaleza jurídica. Se puede pensar que son actos normativos con acto de ley, y por tanto sometidos al control del TC, o sin embargo se puede aplicar lo que la doctrina llama la teoría de la degradación que dice que es una acción del gobierno.
Es un reglamento y como tal está sujeto al control de los Tribunales. En función de esto se dará una u otra solución.
Sistema de control parlamentario La propia ley que contenga la delegación la que puede establecer mecanismos de control para el decreto legislativo concreto al que dé lugar, puede ser plantear que el congreso tenga que emitir un informe previo a la actuación del gobierno a parte de la ley de delegación. Estos informes nunca podrán tener carácter vinculante. Es posible, que la ley establezca mecanismos de control. Este tipo de control, no es de carácter jurídico, sino controles de tipo político. Que valoran la actuación del Gobierno, que llegado el caso pueden servir de base para posteriores acciones políticas pero no tienen ningún efecto sobre la vigencia o validez del decreto legislativo dictado.
No obstante, si la ley de bases o refundición no contiene ningún mecanismo específico de control, entonces, se aplica por defecto el procedimiento de control de decretos legislativos que regula el reglamento de Congreso. Este procedimiento lo que dice es que una vez dictado el decreto legislativo, tiene que ser obligatoriamente depositado en el Congreso, para que los Grupos Parlamentarios puedan efectuar los comentarios.
Si los Grupos no dicen nada, se entiende automáticamente que el uso de la delegación ha sido correcto, en cambio, si algún GP plantea alguna crítica, entonces el texto se lleva a la comisión que corresponda por razón de la materia y ésta tendrá que emitir un dictamen, que será llevado al Pleno para ser debatido conforme a las reglas del procedimiento legislativo, pero que dará lugar a una votación favorable o desfavorable al decreto legislativo pero sin efectos jurídicos. La resolución final tiene efectos políticos, no se anula.
Sistema de control mixto Por una parte, los actos normativos con rango de ley el TC tiene la capacidad para controlar la constitucionalidad formal y material de estos actos. En lo que se refiere al ajuste del decreto legislativo a las cláusulas del acto de delegación, la capacidad de controlar si el gobierno ha empleado bien la delegación del parlamento, corresponde a los Tribunales ordinarios.
Se entiende que los Tribunales Ordinarios tienen capacidad para controlar aquellas partes del decreto legislativo que excedan, que no se correspondan a la ley de bases porque se entiende que si el Gobierno regula algo que no le permitía la ley de bases, esa regulación no es nula sino que tendrá naturaleza de acto normativo del gobierno; si se pasa de lo que dice la ley de delegación, no anula todo lo que exceda sino que hace que se entienda como un reglamento.
Decreto legislativo ultra vies.
...

Tags: