Tema 9: El control del sistema de distribución competencial (2012)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Constitucional II
Año del apunte 2012
Páginas 8
Fecha de subida 10/10/2014
Descargas 0

Vista previa del texto

Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  9   Tema  9:  El  control  del  sistema  de  distribución  competencial1   Los  conflictos  territoriales   La  producción  de  conflictos  entre  el  Estado  y  las  comunidades  autónomas,  o  entre   estas   comunidades,   pertenece   a   la   misma   dinámica   del   Estado   autonómico   y,   en   general,  a  la  de  todo  estado  compuesto,  donde  la  división  vertical  del  poder  supone   lógicamente   el   surgimiento   de   diferencias   de   opinión   o   de   conflictos   en   el   ejercicio   de   ese   poder   estatal.   Por   ello,   en   el   fundamento   de   los   estados   compuestos   debe   hallarse  la  legitimación,  la  conciliación  y  la  resolución  de  conflictos.     En  la  esencia  del  estado  compuesto  reside  el  conflicto  y  la  instauración  de  vías  o  de   mecanismos  para  la  solución  de  esas  controversias  territoriales.     Una   primera   vía   es   la   llamada   vía   negocial,   mediante   la   cual   las   partes,   de   forma   directa   o   en   el   seno   de   una   institución,   generalmente   la   cámara   legislativa   territorial,  intentan  una  solución  pactada  del  conflicto.   Una   segunda   vía   es   la   jurisdiccional;   aquí   se   atribuye   a   un   tribunal   el   poder   decisorio  sobre  la  controversia.   La   tercera   vía   es   la   coactiva   y   en   ella   una   instancia   del   estado   central   resuelve   mediante  la  imposición  de  su  decisión  los  conflictos  que  hayan  podido  surgir.     La   preferente   elección   de   una   de   estas   vías   para   la   resolución   de   controversias   territoriales  parece  guardar  estrecha  relación  con  la  mayor  o  menor  influencia  que   los   entes   territoriales   descentralizados   tienen   en   la   formación   de   la   voluntad   política  y  jurídica  del  estado.   Cuando  mayor  es  su  peso,  más  se  inclina  el  constituyente  por  instaurar  y  potenciar   una  vía  negocial;  lo  permite  la  igualdad  jurídico-­‐política  de  los  contendientes.   Cuanto  menor  sea  su  incidencia,  la  tendencia  es  la  de  establecer  como  prioritaria   una  vía  jurisdiccional  que,  en  principio,  como  instancia  independiente,  resuelve  el   conflicto  de  manera  neutral.   En  España  se  ha  optado  por  este  segundo  modelo.     Vía  negocial   La  vía  negocial  es  hoy  una  vía  de  hecho  que,  en  ocasiones,  utilizan  el  Estado  y  las   CCAA   para   dirimir   directamente   y   de   forma   extrajudicial   sus   conflictos   o   controversias  territoriales.     Las   negociaciones   se   llevan   a   cabo   tanto   en   sede   administrativa,   mediante   la   negociación   directa   de   los   departamentos   afectados   o   la   creación   e   órganos   de   representación   de   los   respectivos   ejecutivos,   como   en   sede   parlamentaria,   donde   ha  tenido  un  cierto  papel  la  Comisión  General  de  las  Comunidades  Autónomas  del   Senado.   Esta   vía   negocial   desemboca   frecuentemente   en   acuerdos   o   convenios   y                                                                                                                   1  Manual:  Tema  25     1   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  9   otros  instrumentos  de  colaboración  que  evitan,  en  ocasiones,  y  resuelven,  en  otras,   las  controversias  territoriales.     La  LOTC  prevé,  además,  dos  mecanismos  estables  de  negociación:   1. Requerimiento  previo  de  competencia   2. Período  negociador  introducido  por  la  Ley  1/2002  de  reforma  de  la  LOTC     Ambos  mecanismos  están  referidos  a  las  negociaciones  que  pueden  abrirse  antes   de  la  formulación  de  un  conflicto  competencial  en  sede  jurisdiccional.   El  requerimiento  de  competencia,  que  tiene  carácter  potestativos  para  el  Estado  y   obligatorio   para   las   CCAA,   constituye   un   procedimiento   previo   a   la   formalización   del  conflicto  de  competencias  formulado  contra  “las  disposiciones,  las  resoluciones   y   los   actos   emanados   de   los   órganos   del   Estado   o   de   los   órganos   de   las   comunidades   autónomas”,   y   está   dirigido   a   intentar   una   solución   amistosa   de   las   partes.   Sólo   si   el   requerimiento   se   rechaza   o   si   no   se   le   da   respuesta   en   un   determinado  plazo  es  cuando  queda  abierta  la  vía  de  la  impugnación  ante  el  TC.   Por  otro  lado,  en  los  casos  en  que  el  objeto  del  conflicto  competencial  sea  una  ley,   disposición  o  un  acto  con  fuerza  de  ley  contra  los  cuales  se  pretenda  interponer  un   recurso   de   inconstitucionalidad,   la   LOTC   prevé   la   posibilidad   de   ampliar   el   plazo   hasta   a   nueve   meses   para   la   interposición   de   dicho   recurso,   a   fin   de   que   en   este   período   más   dilatado   puedan   iniciarse   negociaciones   para   resolver   las   discrepancias  entre  las  partes,  como  luego  detenidamente  se  analizará.     La  no  constitucionalización  y  la  no  obligatoriedad  de  la  vía  negocial  ha  propiciado   la  resolución  de  conflictos  territoriales  hacia  la  vía  jurisdiccional.     Vía  jurisdiccional   Se   configura   en   una   doble   vertiente,   puesto   que   tanto   el   Tribunal   Constitucional   como   la   jurisdicción   contencioso-­‐administrativa   son   competentes   para   conocer,   según   el   tipo   de   conflicto,   de   las   controversias   territoriales.   Mientras   que   al   TC   corresponde   la   resolución   de   los   conflictos   competenciales,   a   la   jurisdicción   ordinaria  le  corresponde  la  resolución  de  otro  tipo  de  conflictos  territoriales.     Delimitación  entre  la  jurisdicción  contenciosa  y  la  jurisdicción  constitucional  en  la   resolución  de  los  conflictos  territoriales   Está  claro  que  el  órgano  competente  para  resolver  los  conflictos  cuyo  objeto  es  una   disposición  con  rango  de  ley  es  el  TC.  Pero  el  deslinde  entre  jurisdicciones  ya  no  es   tan  evidente  cuando  su  objeto  es  una  disposición  reglamentaria  o  una  resolución  o   un   acto   administrativo.   Y   cabe   avanzar   que   la   respuesta   no   es   unívoca   ni   en   la   doctrina  ni  en  la  jurisprudencia  constitucional.       La   realidad   se   ha   inclinado   por   reafirmar   la   tesis   de   alternancia,   pues   ni   son   inexistentes   los   casos   de   conflictos   de   competencia   resueltos   por   la   jurisdicción   contenciosa,  ni  aquellos  otros  de  coexistencia  paralela  de  acciones.   La   tesis   de   la   alternancia   dice   que   el   Estado   y   las   CCAA   pueden   elegir,   según   su   conveniencia,   entre   la   jurisdicción   constitucional   y   la   jurisdicción   contenciosa   en   aquellos  supuestos  en  los  que  el  fundamento  de  la  pretensión  sea  la  transgresión     2   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  9   por   parte   de   una   administración   territorial   de   una   norma   del   bloque   de   la   constitucionalidad.       Las   principales   características   de   los   procedimientos   de   resolución   de   conflictos   ante   el  Tribunal  Constitucional   El  TC  tiene  atribuida  la  competencia  para  resolver  conflictos  de  competencia  entre   el  Estado  y  las  CCAA  o  entre  éstas  entre  sí.  Esta  atribución  se  plasma  en  dos  vías   procesales:  la  del  conflicto  de  competencias  en  sentido  estricto  y  la  del  recurso  de   inconstitucionalidad.     Hay   un   tercer   procedimiento   derivado   del   art.   161.2   CE   por   el   que   se   faculta   al   Gobierno   del   Estado   para   presentar   recurso   contra   disposiciones   normativas   sin   fuerza   de   ley   de   las   CCAA   que   se   consideren   contrarias   ala   Constitución   por   motivos  no  referidos  al  reparto  competencial     El  conflicto  positivo  de  competencias   Puede  plantearse  cuando  el  Gobierno  del  Estado  o  el  órgano  ejecutivo  superior  de   una   comunidad   autónoma   consideren   que   una   disposición,   una   resolución   o   un   acto  de  uno  de  los  órganos,  del  Estado  o  de  una  comunidad  autónoma,  no  respeta   el   orden   de   competencias   establecido   por   la   Constitución,   por   los   estatutos   de   autonomía  o  por  las  correspondientes  leyes  orgánicas.     Están   legitimados   para   interponerlo   el   Gobierno   del   Estado   y   los   órganos   ejecutivos  superiores  de  las  CCAA.     El   objeto   del   conflicto   se   compone   por   dos   elementos   objetivos   necesarios   para   su   planteamiento:   Ø Que   se   trate   de   un   acto   susceptible   de   impugnación:   Pueden   lugar   al   planteamiento   del   recurso   “las   disposiciones,   las   resoluciones   y   los   actos   emanados   de   los   órganos   del   Estado   o   de   los   órganos   de   las   CCAA”.   Esta   fórmula  del  61  LOTC  ha  sido  interpretada  extensivamente.   Aún  así,  carecen  de  viabilidad  conflictos  originados  en  una  vía  de  hecho,  es   decir,  aquellos  supuestos  en  los  que  no  se  ha  producido  un  acto  concreto  de   ejercicio  competencial  y  también  las  omisiones  y  las  normas  con  fuerza  de   ley.   El   primer   supuesto,   porque   en   algunos   casos   da   lugar   a   un   conflicto   negativo   de   competencias.   El   segundo,   porque   acorde   al   67   LOTC   deberá   tramitarse  como  un  recurso  de  inconstitucionalidad.     Ø Que  este  acto  incurra  en  un  vicio  competencial  por  infracción  de  las  normas   delimitadoras   de   competencias:   Ha   sido   interpretado,   también   ,   de   forma   extensiva  por  el  TC.     Fuera  del  ámbito  tutelado  por  este  proceso  constitucional  quedan  tanto  los   supuestos  en  que  el  vicio  alegado  no  es  de  incompetencia  territorial  como   aquéllos   en   los   que   la   lesión   no   se   ha   producido,   porque   sólo   se   plantean   simples   dudas   interpretativas   o   porque   sólo   se   alega   la   mera   sospecha   de   una  futura  lesión  competencial,  es  decir,  un  “conflicto  virtual  o  previo”     La  tramitación  de  los  conflictos  positivos  de  competencias  tiene  dos  fases:     3   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  9   • • Requerimiento  de  incompetencia     Posterior   formalización   y   tramitación   del   conflicto   ante   el   Tribunal   Constitucional     El   requerimiento   tiene   carácter   potestativo   para   el   Estado   y   obligatorio   para   las   comunidades   autónomas   y   consiste   en   un   procedimiento   previo   a   la   formalización   del   conflicto,   dirigido   a   intentar   una   solución   amistosa   de   las   partes.   Una   vez   conocida  la  invasión  competencial,  y  dentro  de  los  dos  meses  siguientes  al  día  de  la   comunicación   o   publicación   de   la   disposición,   la   resolución   o   el   acto   que   se   entiendan   viciados   de   incompetencia,   el   correspondiente   ejecutivo   debe   requerir   (o   puede   en   el   caso   del   Gobierno)   al   Gobierno   del   Estado   o   al   de   la   comunidad   autónoma   para   que   la   disposición   o   el   acto   sean   anulados   o   derogados,   especificando   los   motivos   de   incompetencia   y   las   disposiciones   legales   o   constitucionales   que   se   consideran   vulneradas.   El   órgano   requerido   puede,   en   el   plazo   de   un   mes,   atender   el   requerimiento   o   rechazarlo.   Si   el   requerimiento   se   rechaza  o  si  no  se  le  da  respuesta  en  el  mencionado  plazo,  queda  abierta  la  vía  de  la   impugnación  ante  el  Tribunal  Constitucional.     El  efecto  más  importante  del  planteamiento  de  este  tipo  de  conflictos  consiste  en  la   suspensión  de  la  disposición  o  el  acto  impugnados,  que  es  automática  en  el  caso  de   que   el   Gobierno   del   Estado   invoque   el   artículo   161.2   CE   y   potestativa   del   Tribunal,   si  el  conflicto  es  planteado  pro  una  comunidad  autónoma  y  se  invocan  perjuicio  s   de   imposible   reparación.   En   el   primer   supuesto   el   TC   deberá   ratificar   o   no   la   suspensión  en  el  plazo  de  cinco  meses  como  máximo.     El   procedimiento   puede   acabar   de   manera   extraordinaria   por   desistimiento,   por   asentimiento  o  por  satisfacción  extraprocesal  de  la  pretensión.  Sin  embargo  tiende   a  finalizar  por  sentencia.     La  sentencia  tiene  las  siguientes  características  a  tenor  del  artículo  66  LOTC:   § Deberá  contener  imperativamente  una  declaración  expresa  y  general  sobre   la  titularidad  de  la  competencia  controvertida   § Podrá  declarar  la  anulación  de  la  disposición,  la  resolución  o  los  actos  que   originaron  el  conflicto  si  estuvieran  viciados  de  incompetencia   § Podrá   disponerse   lo   procedente   respecto   a   las   situaciones   de   hecho   o   derecho  acontecidas  al  amparo  de  la  disposición,  la  resolución  o  el  acto.     Además   de   este   contenido   las   sentencias   podrán   tener   otro   no   expresamente   mencionado  en  la  ley.  Así  pues,  si  bien  no  puede  constituir  una  pretensión  de  las   partes  solicitar  una  redacción  alternativa  de  la  norma  impugnada,  muchas  veces  el   TC   ha   dictado   sentencias   interpretativas   en   que   declara   la   validez   de   dicha   norma,   siempre  y  cuando  no  se  interprete  de  una  determinada  forma  o  se  interprete  en  un   solo  sentido.     El  conflicto  negativo  de  competencias   Sirve   para   dar   solución   a   todos   aquellos   casos   en   los   que   el   Estado   y   una   comunidad   autónoma   nieguen   ser   titulares   de   una   competencia   que   debiera   ser   ejercida.     4   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  9   Presenta   dos   modalidades   distintas.   Según   si   se   inicia   por   parte   de   una   persona   física  o  jurídica  que  advierte  que  la  Administración  del  Estado  y  de  la  comunidad   autónoma   se   inhiben   de   ejercer   una   competencia,   o   si   se   inicia   por   parte   del   Gobierno   central,   que   exige   a   una   comunidad   autónoma   el   ejercicio   de   sus   competencias.     En   el   primer  supuesto,   el   art.   68   LOTC   señala   que   en   caso   de   que   un   órgano   de   la   Administración   del   Estado   decline   su   competencia   para   resolver   cualquier   pretensión  deducida  ante  el  mismo,  por  persona  física  o  jurídica,  por  entender  que   la  competencia  corresponde  a  una  comunidad  autónoma,  el  interesado,  tras  haber   agotado   la   vía   administrativa,   mediante   recurso   ante   el   ministerio   correspondiente,  podrá  reproducir  su  pretensión  ante  el  gobierno  de  la  comunidad   autónoma  que  la  resolución  declare  competente.  Debe  procederse  de  igual  forma  si   la   solicitud   se   promueve   ante   una   comunidad   autónoma   y   esta   se   inhibe   por   entender  competente  al  Estado  o  a  otra  comunidad  autónoma.     La   administración   solicitada   en   segundo   lugar   deberá   admitir   o   declinar   su   competencia  en  el  plazo  de  un  mes.  De  admitirla,  procederá  a  tramitar  la  solicitud   presentada,   pero   si   se   inhibe,   deberá   notificarlo   al   requirente.   En   caso   de   que   efectivamente  se  produzca  la  inhibición  como  en  caso  de  que  la  administración  no   se   pronuncie   en   el   plazo   establecido   el   interesado   puede   plantear   un   conflicto   negativo  de  competencia  ante  el  Tribunal  Constitucional.     La  sentencia  debe  declarar  cuál  es  la  Administración  competente  y,  ha  de  reabrir   los  plazos  administrativos  para  que  el  interesado  pueda  exigir  su  pretensión.     Para   poder   tener   por   planteado   el   conflicto,   el   TC   exige   que   la   negativa   de   las   administraciones   implicadas   se   base   en   una   diferencia   de   interpretación   de   los   preceptos  del  bloque  de  la  constitucionalidad  del  reparto  competencial.     En   el   segundo   supuesto   el   Gobierno   central   podrá   plantear   un   conflicto   de   competencias  negativo  cuando,  habiendo  requerido  al  gobierno  de  una  comunidad   autónoma   para   que   ejerza   sus   competencias,   sea   desatendido   su   requerimiento   por  declararse  incompetente  el  órgano  requerido.     La   sentencia   podrá   contener   los   siguientes   pronunciamientos:   la   declaración   de   que   el   requerimiento   es   procedente,   con   el   establecimiento   de   un   plazo   dentro   del   cual   la   comunidad   autónoma   debe   ejercer   la   atribución   requerida,   o   la   declaración   de  que  el  requerimiento  es  improcedente.     En  estos  casos  el  Gobierno  no  interviene  en  defensa  de  sus  competencias  sino  en   defensa  del  interés  general     El  recurso  de  inconstitucionalidad   Cuando   la   norma   controvertida   tenga   rango   de   ley,   el   conflicto   competencial   se   tramitará  siempre  por  la  vía  del  recurso  de  inconstitucionalidad.     El   procedimiento   ya   ha   sido   explicado   en   el   tema   7   así   que   aquí   solo   se   destacaran   algunas  peculiaridades.     5   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  9   El  presidente  del  Gobierno  y  los  órganos  colegiados  ejecutivos  de  las  CCAA  pueden   interponer   recurso   de   inconstitucionalidad   en   el   plazo   de   nueve   meses,   con   la   finalidad   de   intentar   evitar   la   interposición   del   recurso,   siempre   y   cuando   se   cumplan  los  siguientes  requisitos:   a) Que  se  reúna  la  Comisión  Bilateral  de  Cooperanción  entre  la  Administración   General  del  Estado  y  la  respectiva  comunidad  autónoma,  previa  solicitud  de   convocatoria  por  parte  de  cualquiera  de  las  dos  administraciones   b) Que   la   mencionada   comisión   haya   adoptado   un   acuerdo   sobre   el   inicio   de   negociaciones   para   resolver   las   discrepancias,   pudiéndose   instar,   en   su   caso,  a  la  modificación  del  texto  normativo.  Este  acuerdo  puede  referirse  a   la  invocación  o  no  de  la  suspensión  de  la  norma,  en  caso  de  que  el  recurso   se  presente  dentro  del  plazo  mencionado.   c) Que  los  órganos  antes  mencionados  hayan  puesto  en  conocimiento  del  TC  el   acuerdo,   dentro   de   los   tres   meses   siguientes   a   la   publicación   de   la   ley,   la   disposición   o   el   acto   con   fuerza   de   ley,   y   que   se   inserte   en   el   BOE   y   en   el   diario  oficial  de  la  comunidad  autónoma  correspondiente     La   interposición   de   recurso   no   suspende   la   vigencia   ni   la   aplicación   de   la   ley   impugnada   salvo   el   caso   de   que   el   Gobierno   del   Estado,   amparándose   en   elo   dispuesto   por   el   artículo   161.2   CE,   solicite   la   suspensión   automática   de   la   disposición  autonómica  de  rango  legal.     Las   sentencias   tendrán   los   mismos   efectos   que   las   sentencias   de   cualquier   otro   recurso.   Las   sentencias   estimatorias   sustituyen   en   muchas   ocasiones   la   declaración   de   nulidad   por   la   declaración   de   inaplicabilidad   territorial,   como   se   ha   visto  que  sucede  también  en  los  casos  de  conflictos  competenciales.     El  procedimiento  autónomo  establecido  en  el  título  V  de  la  LOTC   El  proceso  se  abre  para  recurrir  contra  actos  y  disposiciones  con  rango  inferior  a  la   ley  de  las  CCAA  que  el  Gobierno  del  Estado  considere  contrarios  a  la  Constitución,   pero   por   motivos   distintos   del   reparto   competencial,   ya   que   en   este   último   caso   es   el  conflicto  positivo  de  competencia  la  vía  procesal  adecuada  para  su  resolución.     Esta   es   la   vía   pertinente   para   resolver   impugnaciones   en   que,   tratándose   de   normas   autonómicas   inferiores   a   la   ley,   el   Gobierno   no   suscite   ninguna   disputa   competencial,   no   reclame   la   titularidad   de   una   competencia   o   no   impute   a   la   comunidad   autónoma   el   ejercicio   de   funciones   que   no   le   corresponden,   sino   que   simplemente   reclame   una   contravención   de   normas   constitucionales   ajenas   al   sistema  de  reparto  competencial.     La   tramitación   procesal   de   estas   impugnaciones   es   idéntica   a   la   de   los   conflictos   positivos   de   competencias,   pero   sólo   el   Estado   puede   plantearlas,   por   medio   del   Gobierno   y   no   pueden   plantearlas,   por   tanto,   las   CCAA.   La   formulación   de   la   impugnación   producirá   la   suspensión   de   la   disposición   o   resolución   recurrida,   hasta   que   el   Tribunal   resuelva   ratificarla   o   levantarla   en   un   plazo   no   superior   a   cinco  meses,  salvo  que,  se  hubiera  dictado  sentencia  con  anterioridad.         6   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  9   Vía  coactiva   La  vía  coactiva  regulada  en  el  artículo  155  de  la  Constitución  supone  la  recepción   en   el   sistema   constitucional   autonómico   de   una   institución   propia   del   derecho   federal.   Este   mecanismo   responde   a   una   manifestación   de   la   supremacía   de   la   federación   y   consiste   en   la   acción   coactiva   y   armada   de   la   federación   sobre   los   estados  miembros  para  obligarlos  a  cumplir  la  constitución  y  las  leyes  federales.     En  nuestro  Estado  autonómico,  ya  se  ha  dicho,  la  ejecución  forzosa  constituye  un   mecanismo   de   defensa   constitucional   de   carácter   excepcional   no   aplicable   a   cualquier  diferencia  de  opinión  entre  las  partes.     El  artículo  155  de  la  Constitución  reza:   1. Si   una   Comunidad   Autónoma   no   cumpliere   las   obligaciones   que   la   Constitución   u   otras   Leyes   le   impongan,   o   actuare   de   forma   que   atente   gravemente  al  interés  general  de  España,  el  Gobierno,  previo  requerimiento  al   Presidente  de  la  Comunidad  Autónoma  y,  en  el  caso  de  no  ser  atendido,  con  la   aprobación   por   mayoría   absoluta   del   Senado,   podrá   adoptar   las   medidas   necesarias   para   obligar   a   aquélla   al   cumplimiento   forzoso   de   dichas   obligaciones  o  para  la  protección  del  mencionado  interés  general.     2. Para   la   ejecución   de   las   medidas   previstas   en   el   apartado   anterior,   el   Gobierno  podrá  dar  instrucciones  a  todas  las  autoridades  de  las  Comunidades   Autónomas.     El   análisis   de   esta   figura   exige   referirse   a   los   presupuestos   materiales,   a   los   presupuestos   formales   y   a   las   posibles   formas   de   control   jurisdiccional   de   la   coerción  estatal.     La   excepcionalidad   de   esta   vía   impone,   en   primer   lugar,   agotar   el   sistema   constitucional  de  controles  ordinarios  antes  de  pasar  a  su  aplicación  y,  en  segundo   lugar,   hacer   una   interpretación   restrictiva   de   sus   presupuestos   materiales,   esto   es,   del  significado  del  incumplimiento  de  las  obligaciones  que  la  Constitución  u  otras   leyes   impongan,   por   una   parte,   y   también   de   que   signifique   una   actuación   atentatoria  de  forma  grave  contra  el  interés  general  de  España.     El   primero   de   esos   dos   presupuestos   materiales   es   perfectamente   aprehensible   en   términos   jurídicos:   debe   tratarse   del   incumplimiento   de   verdaderos   deberes   jurídicos,  incluso  derivados  de  principios  constitucionales,  tales  como  la  unidad  y   la   autonomía,   la   solidaridad   o   la   lealtad   constitucional,   o   derivados   de   leyes   o   normas  con  fuerza  de  ley,  estatales,  autonómicas,  internacionales  o  comunitarias.   Más  problemas  presenta  el  segundo  de  esos  presupuestos,  referido  a  una  actuación   de   la   comunidad   autónoma   que   atente   gravemente   contra   el   interés   general   de   España,   puesto   que   difícilmente   es   justificable   su   producción   desde   una   perspectiva  jurídica.  Ha  venido  a  interpretarse  que  no  es  posible  una  actuación  que   atente   gravemente   contra   el   interés   general   de   España,   sin   atentar   directamente   contra  la  Constitución  o  sin  incumplir  al  mismo  tiempo  alguna  obligación  jurídica,   con   lo   que   a   la   postre   los   dos   supuestos   materiales   mencionados   quedarían   reducidos  a  los  términos  del  primero.     Los  presupuestos  formales  son  tres:     7   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  9   • • • Que   sea   el   Gobierno   del   Estado   el   sujeto   activo   que   constate   el   incumplimiento  de  las  obligaciones  de  la  comunidad  autónoma   Que   se   haya   desatendido   el   requerimiento   efectuado   al   presidente   de   la   comunidad  autónoma   Que   la   aprobación   de   las   medidas   propuestas   lo   sea   por   mayoría   absoluta   del  Senado.     Si   la   CCAA   acepta   cumplir   las   medidas   que   propone   el   Gobierno   decae   el   procedimiento  y  sólo  en  caso  contrario  queda  abierta  la  actuación  ante  el  Senado.   De   acuerdo   con   el   art.   189   del   Reglamento   del   Senado,   el   Gobierno   debe   presentar   ante   el   presidente   de   esta   Cámara   un   escrito   en   que   se   manifieste   el   contenido   y   alcance  de  las  medidas  propuestas,  así  como  la  justificación  de  haberse  realizado  el   correspondiente  requerimiento  al  presidente  de  la  comunidad  autónoma  y  la  de  su   incumplimiento   por   parte   de   ésta.   La   Mesa   remite   dicho   escrito   a   la   comisión   correspondiente   y   se   da   trámite   de   audiencia   al   presidente   autonómico.   La   comisión  mencionada  formulará  una  propuesta  razonada  sobre  si  procede  o  no  la   aprobación  solicitada  por  el  Gobierno  con  los  condicionamientos  o  modificaciones   que,   en   su   caso,   sean   pertinentes   en   relación   con   las   medidas   proyectadas.   Finalmente,   el   Pleno   de   la   cámara   someterá   a   debate   dicha   propuesta   y   se   procederá   a   la   votación   de   la   propuesta   presentada,   siendo   necesario   para   la   aprobación  de  la  resolución  el  voto  favorable  de  la  mayoría  absoluta  de  senadores.     Sean   cuales   sean   las   medidas   coercitivas   deberán   en   todo   caso   ajustarse   a   los   principios   de   necesidad,   proporcionalidad,   adecuación   al   caso   concreto   y   lesión   menor   de   los   derechos   autonómicos,   ya   que   en   caso   contrario   pueden   ser   declaradas  inconstitucionales.     Las  diversas  actuaciones  adoptadas  en  el  procedimiento  de  coerción  y  las  mismas   medidas  coercitivas,  además  de  los  controles  políticos  a  que  puedan  ser  sometidas,   son   objeto   de   control   jurisdiccional   por   parte   del   TC:   en   la   medida   en   que   se   entienda  que  lo  que  se  produce  es  una  defensa  de  la  garantía  constitucional  de  la   autonomía  por  incumplimiento  de  los  presupuestos  materiales  o  formales  del  art.   155   de   la   CE,   la   vía   para   accionarla   es   la   de   los   conflictos   positivos   de   competencia   entre   el   Estado   y   las   CCAA.   Además,   la   ejecución   o   aplicación   de   las   mediadas   podrá  controlarse  por  los  órganos  de  la  jurisdicción  contencioso-­‐administrativa.     El   art.   155   de   la   CE   cumple   en   nuestro   sistema   una   función   tanto   de   prevención   de   una   hipotética   conducta   incumplidora   de   una   comunidad   autónoma   como   de   reacción   contra   ésta.   No   obstante,   por   el   momento,   no   se   ha   producido   aún   ningún   supuesto  que  justifique  su  aplicación.                   8   ...

Tags: