Unidad 1.1 La historia de la Ciencia Política (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Ciencia política y Gestión pública + Derecho - 1º curso
Asignatura Ciencia Política
Año del apunte 2014
Páginas 3
Fecha de subida 30/12/2014 (Actualizado: 06/04/2015)
Descargas 33

Descripción

Anexo de la Unidad 1 referente a la evolución de la Ciencia Política (extraído del manual de Josep María Vallès).

Vista previa del texto

Ciencia política Anexo Unidad 1. La historia de la Ciencia Política 1. La ciencia política La política es percibida con una doble actitud. La confusión, por un lado y la contundente seguridad en muchas opiniones, por otro. Una doble actitud menos contradictoria de lo que parece. Revela que existe la convicción de que la política obedece a algunos criterios regulares que pueden llegar a ser conocidos, aunque sea de modo aproximado. El objetivo de una ciencia de la política es identificar aquellos criterios, ordenarlos y, con ello, poner a pruebas las intuiciones de una pretendida “sabiduría común” sobre la política.
La ciencia política se convierte, pues, en la gramática de una lengua vagamente conocida, que nos es útil en un doble sentido: nos da las claves para interpretar determinados fenómenos de la escena política y nos permite intervenir en esta escena con mejor conocimiento de causa, sea cual sea nuestro papel.
Evolución del conocimiento de la política Lo que hoy conocemos como ciencia política es resultado de un largo proceso de desarrollo histórico. Cuatro son las grandes etapas de esta reflexión sistemática sobre la política.
La primera etapa. El mundo Greco -Romano (s.V a.C. al s.IV d.C.) En la Grecia clásica, Platón y Aristóteles se propusieron examinar de qué manera se comportan los sujetos humanos en comunidad y averiguar cuál es el modo de vida colectiva más satisfactorio y mejor adaptado a la naturaleza humana.
Esta saber ordenado sobre la polis (la sociedad, según los griegos) constituyó la primera versión de na ciencia política claramente vinculada a la ética. Porque no es posible desligar el ideal de la conducta humana ignorando su carácter de ser socialmente (zoon politikon), que sólo se desarrolla plenamente en comunidad. De ahí el carácter primordial de la ciencia de la política, que para algunos sería la más antigua de las ciencias sociales.
La segunda etapa. El mundo Medieval (s.IV d.C. al s.XV d.C.) En el mundo medieval, la atención a la política estuvo condicionada por la hegemonía del pensamiento cristiano sobre la moral y la ley: gobernantes y gobernados debían sujetarse a los imperativos de un designo divino revelado en los textos sagrados que la Iglesia interpretaba, pero expresando también en la naturaleza misma de un mundo creado por Dios.
La política era analizada desde los presupuestos de la teología moral y del derecho natural. El mayor representante fue Tomás de Aquino que inspiró esta orientación a partir de su posición dominante en la doctrina eclesíastica.
La tercera etapa. Del Renacimiento a la Ilustración Esta dependencia de la reflexión política respecto de la religión y de la moral se debilitó gradualmente. Al mismo tiempo empezó a dibujarse una organización política (el Estado absoluto) que se distinguía de los dos grandes poderes medievales: la Iglesia romana y el Imperio germánico. El estado y la política que lo construye y lo anima, se convirtió en objeto autónomo de reflexión política.
Los imperativos de la política necesitaban su propia justificación. Se plantearon de nuevo algunas preguntas como la aparición de la autoridad, la aceptación de la obligación política, los límites que el titular del poder debe respetar o las formas de organización política más eficientes. Maquiavelo, Hobbes, Locke, Montesquiere o Tocqueville se cuentan 1 entre las referencias clásicas de esta reflexión sistemática sobre la política, que se emancipa de la sumisión al pensamiento teológico o moral.
La cuarta etapa. De la Revolución Industrial (s.XVIII) hasta finales del siglo XIX.
Desde principios del siglo XIX, cuatro factores fueron potenciando la expansión del conocimiento sobre la sociedad y la política: - Las revoluciones liberales (la Gloriosa en Gran Bretaña el año 1653, la Guerra de Independencia en los Estados Unidos el año 1775 y la Revolución Francesa en Francia el año 1789) junto a la industrialización de algunas sociedades despertaron la conciencia de que la sociedad experimentaba cambios radicales.
De aquí que surgieran nuevas preguntas sobre el motivo del cambio de las sociedades, la capacidad de influencia sobre estos cambios, ya sea para acelerarlos, impedirlos o frenarlos.
- La afirmación del individualismo fragmentó la visión integrada de la sociedad. Cada individuo era contemplado ahora como sujeto de una serie de relaciones, en las que desempeñaba roles diferentes. Se delimitó un campo de observación sobre las conductas políticas de los individuos y de los grupos, allanado el camino hacia la constitución de una ciencia de la política.
- El conocimiento científico sobre la naturaleza estimuló un esfuerzo paralelo por conocer científicamente la sociedad (empirismo). Se impuso una aproximación positivista a la realidad social y política, a la que se intentaba aplicar el método experimental que había conseguido tanto éxito en el campo de la física, la química o la medicina.
- La revitalización de las universidades europeas y norteamericanas. Las universidades se convirtieron en el espacio donde las diferentes disciplinas desarrollaban su investigación y llevaban a cabo la formación de sus especialistas. Aunque con mayor retraso, también las ciencias sociales fueron integrándose en las universidades como disciplinas institucionalizadas.
La quinta etapa. Des de finales del siglo XIX hasta la actualidad. El proceso de institucionalización Este reconocimiento institucional de la ciencia política y su incorporación al sistema universitario chocó a menudo con la resistencia de quienes consideraban que todo lo que es posible saber sobre la política lo aportaban ya la historia, el derecho o la filosofía. Dos momentos históricos contribuyeron a superar esta resistencia:  Último tercio del siglo XIX (1870-1900). Tiene lugar una serie de iniciativas político-administrativas que conducen a la institucionalización de la ciencia política en los países más avanzados. Todos tienen un rasgo común; la existencia de movimientos de opinión que promueven la reforma de la política, la administración y el estado.
Con este fin se institucionaliza la enseñanza de la política y, para ello, se crean centros académicos especializados. Son ejemplos la École Libre des Sciencies Politiques (1871), el primer Departamento norteamericano de Ciencia Política en la Universidad de Columbia (1890) en Nueva York o la London School of Economics and Political Sciencie (1895) en Londres.
 Los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial (1945-1970). El ascenso del fascismo, la consolidación del comunismo en la URSS, la gran depresión capitalista de los años treinta y el desenlace de la guerra de 19391945 habían dejado maltrechas las bases sociopolíticas y económicas de las democracias europeas.
2 Era necesario reconstruirlas y para ello, había que contar con nuevos argumentos. En esta reconstrucción jugaron un papel importante las ciencias sociales y, entre ellas, la ciencia política. A ello contribuyó también la hegemonía política y cultural de los Estados Unidos, donde la ciencia política se había beneficiado de la existencia de un sistema universitario menos rígido y más abierto a la introducción de nuevas disciplinas.
En 1949 se fundó la Asociación Internacional de Ciencia Política que potenció la expansión de la ciencia política en Europa occidental.
3 ...