Tema 13: Responsabilidad por Hecho Ajeno (2013)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho Civil II
Año del apunte 2013
Páginas 10
Fecha de subida 17/10/2014
Descargas 1

Vista previa del texto

Marcos  Sauquet  Trías           Responsabilidad  extracontractual   Derecho  Civil  II  –  Tema  13     Tema  13:  Responsabilidad  por  hecho  ajeno   Fundamento   Según   el   art.   1902   CC   toda   persona   responde   por   algo   que   ha   hecho   o   dejado   de   hacer   (acción   u   omisión),   causando   daños,   y   habiendo   mediado   en   esa   acción   u   omisión   culpa   o   dolo.   La   acción   u   omisión   es   lo   que   llamamos   el   hecho   material,   mientras   que   la   culpa   y   el   dolo   pertenecen   al   criterio   de   imputación.   A   sensu   contrario,   pues,   nadie   responde   por   acciones   u   omisiones   cometidas   por   terceros.  Sin  embargo  esta  sensata  conclusión  admite  matices  dirigidos  a  permitir   que,   en   ciertos   casos,   hecho   material   y   criterio   de   imputación   vayan   disociados.   Disociados   porque   una   persona   es   el   autor   del   hecho   material,   pero   la   responsabilidad   se   le   imputa   a   persona   distinta.   ¿Cómo   es   posible?   ¿Cómo   puede   admitirse  que  responda  alguien  que  no  ha  sido  el  causante  material  del  daño?  No   cuesta  mucho  encontrar  una  respuesta:  alguien  es  el  autor  del  hecho  material  que   ha  causado  el  daño,  pero  tal  acción  u  omisión  ha  tenido  lugar  por  culpa  o  dolo  de   otra  persona,  siendo  ésta  la  que  debe  responder  ante  la  víctima.  Tampoco  cuesta   mucho  imaginar  un  ejemplo  sencillo:  un  cristal  se  ha  roto  debido  al  impacto  de  una   piedra  lanzada  por  un  niño  de  cinco  años;  deberán  responder  sus  padres,  que  no   lanzaron   la   piedra,   pero   que   no   hicieron   nada   para   prevenir   o   evitar   el   lanzamiento.   Hay   culpa   de   los   padres,   no   del   menor;   y   por   eso   responden   los   primeros.     El   art.   1903   CC   tipifica   los   supuestos   conocidos   bajo   la   denominación   de   responsabilidad  por  hecho  ajeno.  En  concreto  se  recogen  cuatro  supuestos:     − responsabilidad  de  los  padres  por  los  hechos  de  los  hijos  menores       de  edad;   − responsabilidad  de  los  tutores  por  los  hechos  de  los  menores  o         incapacitados;   − responsabilidad  de  los  dueños  o  directores  de  un  establecimiento         o  empresa  por  los  hechos  causados  por  sus  dependientes;   − responsabilidad  de  los  titulares  de  un  Centro  docente  por  los         hechos  de  sus  alumnos  menores  de  edad.     Y   la   pregunta   es:   ¿por   qué   responden   esas   otras   personas?   No   olvidemos   que,   para   declararlas   responsables,   es   imprescindible   que   hayan   actuado   de   manera   culposa   o   dolosa   (cfr.   art.   1903,   último   párrafo).   ¿En   qué   consiste   su   comportamiento   culposo   o   doloso?   Para   empezar   el   análisis   hay   que   trazar   una   separación  notoria  entre  estos  dos  cuatro  supuestos.  Esta  separación  viene  dada,   como   fácilmente   se   intuye,   por   la   circunstancia   de   que   en   el   primero,   segundo   y   cuarto,   a   diferencia   del   tercero,   el   hecho   material   es   causado   por   sujeto   inimputable:  menores  de  edad  o  incapacitados.  En  el  tercero,  sin  embargo,  estamos   ante  un  dependiente  (trabajador)  que  será  mayor  de  edad  o  emancipado.       Para  aquellos  tres  primeros  supuestos,  se  han  barajado  como  fundamentos   tradicionales   de   imputación   de   responsabilidad   para   un   tercero,   bien   la   culpa   in     111   Marcos  Sauquet  Trías           Responsabilidad  extracontractual   Derecho  Civil  II  –  Tema  13     vigilando,   bien   la   culpa   in   educando.   Es   decir,   padres,   tutores   y   Centro   son   responsables  por  no  vigilar  y/o  no  educar  diligentemente  al  menor  o  incapacitado.   Contra   ambos   fundamentos   se   han   lanzado   no   pocas   objeciones.   Así   se   ha   replicado   la   dificultad   y   hasta   la   impertinencia   (¿libertad   del   sujeto?)   de   vigilar   constantemente   a   los   menores   o   incapacitados,   que   según   su   edad   y   grado   de   madurez  no  permiten  ese  control  severo  (¿hasta  dónde  llega  y  hasta  dónde  no  el   deber   de   vigilancia?).   Por   otra   parte,   si   padres,   tutores   y   Centros   fuesen   responsables  por  culpa   in  educando,  ¿por  qué  su  responsabilidad  se   detiene  con  la   mayoría   de   edad   del   sujeto,   cuando   es   obvio   que   seguirá   comportándose   de   manera  inadecuada  por  aquella  defectuosa  educación?     Lo   cierto   es   que   tales   fundamentos   no   pueden   exagerarse   ni   sacarse   del   prudente  marco  al  que  pertenecen,  y  ese  marco  exige  ponerlos  en  relación  con  los   deberes  inherentes  a  la  patria  potestad,  a  la  tutela  o  a  la  titularidad  del  Centro.  Y  en   ocasiones  no  faltará  razón  para  combinarlos.     En  el  supuesto  de  los  dependientes,  el  fundamento  ha  puesto  su  acento  en  la   llamada   culpa   in   eligendo:   responde   el   empresario   porque   suya   es   la   libertad   y   responsabilidad  del  proceso  de  selección  y  contratación  de  personal  (él  elige  y  él   descarta).       Características   A  esta  responsabilidad  por  hecho  ajeno,  y  común  a  los  cuatro  supuesto  que   comprende  el  art.  1903,  se  le  asignan  las  siguientes  características.     1ª.-­‐   Al   igual   que   el   art.   1902,   obedece   al   sistema   de   responsabilidad   subjetiva.   Todos   los   sujetos   del   1903   responden   por   un   hecho   ajeno   por   que   en   su   conducta   o   actitud   se   observa   culpa   o   dolo.   El   último   párrafo   del   art.   1903   es   elocuente:   no   responderán   esos   sujetos   si   demuestran   que   actuaron   con   diligencia   (por   cierto,   y   para   todos,   la   del   buen   padre   de   familia).   No   obstante   no   han   faltado   autores   que   han   cuestionado   la   aplicación   práctica   de   este   sistema   subjetivo.   En   concreto,  y  con  base  en  numerosas  resoluciones  judiciales,  se  ha  sostenido  que  en   muy  pocas  ocasiones  se  admite  la  prueba  liberatoria.  Y  más  patente  es  en  el  caso   de  los  padres,  en  donde  se  ha  llegado  a  afirmar  por  la  doctrina  que  los  tribunales   parece  que  los  hacen  responsables  simplemente  por  el  hecho  de  ser  padres.     2ª.-­‐  La  responsabilidad  de  padres,  tutores,  empresario  y  Centros  es  directa,   no   indirecta   ni   subsidiaria.   Es   decir,   no   responden   solo   cuando   el   causante   material   del   daño   no   pueda   hacerlo,   sino   que   pasan   a   responder   ellos   directamente.   Y   lo   hacen   porque   han   actuado   con   culpa   o   dolo.   Por   tanto,   el   art.   1903   no   es   una   excepción   al   1902,   sino   una   prolongación   o   complemento   del   mismo.   En   el   1903   se   responde   con   los   mismos   requisitos   que   en   el   1902:   se   exige   culpa  o  dolo.  Como  veremos  dentro  de  poco,  esta  conclusión  permite  afirmar  que,   en   un   mismo   hecho,   se   puede   acumular   frente   a   personas   distintas   la   responsabilidad  por  el  1902  y  por  el  1903.       112   Marcos  Sauquet  Trías           Responsabilidad  extracontractual   Derecho  Civil  II  –  Tema  13     3ª.-­‐  Se  insiste  que  la  lista  de  casos  que  contiene  el  art.  1903  es  taxativa,  se   trata   de   una   lista   cerrada.   No   cabe,   pues,   ampliarla   a   otros   supuestos,   por   más   analogía   que   guarden   con   alguno   de   ellos.   Esta   consideración   no   está   exenta   de   problemas.   Por   ejemplo,   ¿qué   sucede   cuando   un   menor   de   edad   no   está   bajo   el   cuidado   de   sus   padres,   ni   bajo   el   del   tutor,   sino   bajo   el   de   los   acogedores?   En   estos   casos   problemáticos   suele   alegarse   que   estas   personas   no   incluidas   en   el   art.   1903   pueden   ser   declaradas   responsables,   pero   que   tendrá   que   hacerse   demostrando   que   actuaron   culposa   o   dolosamente,   y   con   base   en   el   art.   1902   (pues   no   cabe   estirar  esa  lista  del  1903).     4ª.-­‐   Si   con   base   en   el   art.   1903   se   declaran   varios   sujetos   responsables   (por   ejemplo,   ambos   padres,   o   los   tutores   -­‐si   son   varios-­‐),   entiende   la   jurisprudencia   que  existe  solidaridad  entre  todos  ellos.     Responsabilidad  de  padres   Padres  y,  en  su  defecto,  tutores,  son  responsables  del  cuidado,  educación  y   formación   de   los   hijos   menores   y   de   los   tutelados   respectivamente   (cfr.   arts.   154   y   269).   Tienen   por   tanto   facultades   para   intervenir,   guiar   y   corregirlos   en   aquello   que  estimen  procedente.  En  correspondencia,  se  hacen  responsables  de  sus  actos.     Según   el   texto   legal,   los   padres   responden   “por  los  hijos  que  se  encuentren   bajo   su   guarda”.   No   es   el   momento   ahora   de   entrar   en   cuestiones   propias   del   derecho   de   familia,   pero   un   mínimo   comentario   a   esta   frase   nos   sume   en   el   desconcierto.   ¿Qué   debe   entenderse   por   “guarda”?   La   guarda,   en   una   acepción   amplia,  significa  facultad  de  ejercicio  de  la  patria  potestad  (o  potestad  parental  en   Cataluña).  Pero  para  poder  ejercitarla  es  presupuesto  ostentar  la  titularidad  de  la   misma.  Es  decir,  padre  y  madre  son,  por  norma,  titulares  de  la  patria  potestad  y,  en   condiciones   también   normales,   comparten   su   ejercicio   (lo   que   no   es   posible   es   tener  el  ejercicio  si  no  se  tiene  la  titularidad,  por  ejemplo,  por  estar  privado  de  ella   judicialmente  por  cualquier  causa).  En  caso  de  separación  o  divorcio,  ese  ejercicio   se   distribuye   entre   los   padres.   Pues   bien,   a   partir   de   estas   mínimas   consideraciones,  los  interrogantes  ya  aparecen.       a) ¿Solo   es   responsable   el   padre/madre   que,   teniendo   la   titularidad   de   la   patria   potestad   se   encuentra   guardando   al   menor,   o   también   responde   el  titular  que  en  ese  momento  no  lo  guarda?  Pensemos,  sin  ir  más  lejos,   en   casos   de   separación   o   divorcio,   en   los   que,   sin   perder   los   padres   la   patria   potestad,   el   menor   es   “guardado”   a   veces   por   uno   y   a   veces   por   otro,   según   la   distribución   en   el   ejercicio   de   tales   funciones.   ¿Debe   hacerse   responsable   al   padre   o   a   la   madre   que   en   el   momento   de   causar   el   daño   se   encuentra   (o   debería   encontrarse9   guardando   al   menor?;   ¿salpica  la  responsabilidad  al  otro?   b) Más   aun:   ¿no   responderá   nunca   el   padre/madre   privado   de   la   patria   potestad,  aunque  la  causa  de  la  privación  haya  sido  la  mala  influencia  en   la  educación  del  menor?     113   Marcos  Sauquet  Trías           Responsabilidad  extracontractual   Derecho  Civil  II  –  Tema  13     c) ¿Qué   ocurre   si   cuando   el   menor   causa   el   daño   se   encuentra   bajo   la   custodia   de   un   “canguro”   u   otra   clase   de   cuidador,   o   se   encuentra   con   otros  familiares  (vgr;  los  abuelos,  un  tío).     La   solución   pasa   por   no   olvidar   que   estamos   ante   un   sistema   subjetivo   de   responsabilidad,  por  lo  que  esta  deberá  imputarse  atendiendo  a  las  posibilidades   de  cada  cual  para  tratar  de  evitar  el  daño  causado  por  el  menor,  pues  si  pudiéndolo   hacer   no   lo   hace,   incurre   cuanto   menos   en   un   comportamiento   culposo.   Ahora   bien,   ¿cómo   se   evita   en   cada   caso   esa   acción   dañina   del   menor?;   ¿vigilándolo   de   cerca,   educándolo   correctamente,   o   ambas   cosas   a   la   vez?   Aquella   “guarda”   de   la   que   habla   el   precepto,   ¿comprende   solo   la   posibilidad   de   tener   al   menor   en   compañía  y,  por  tanto,  la  potencialidad  de  ejercer  sobre  él  una  labor  de  vigilancia,   o  abarca  la  posibilidad  de  influir  en  su  educación  y  conducta?       En   mi   opinión   ese   término   “guarda”   no   tiene   que   condicionarnos   en   exceso,   ya   que   admite   diversas   acepciones.   Lo   relevante   es   que   la   responsabilidad   subjetiva  que  exige  el  1903  (como  el  1902)  se  ponga  en  estrecha  relación  con  los   deberes   y   facultades   que   a   los   padres,   como   titulares   de   la   patria   potestad,   les   corresponde  por  ley,  y  el  correcto  ejercicio  de  unos  y  otras  se  valore  respecto  del   acto   concreto   causado   por   el   menor.   Pondré   algún   ejemplo.   Si   los   padres   están   separados   y   el   menor   se   encuentra   bajo   la   guarda   de   la   madre,   y   se   trata   de   un   menor   problemático,   díscolo,   que   tiende   a   escaparse   bajo   cierta   tolerancia   de   los   padres,   y   entretanto   comete   una   fechoría,   ambos   padres   deberían   responder   por   ella   ex   1903.   Caso   opuesto:   si,   teniendo   prohibida   por   la   madre   que   el   menor   practique   una   determinada   actividad   en   el   parque,   resulta   que   estando   bajo   la   guarda  del  padre  este  la  permite,  causando  daños  a  otro  menor,  debería  responder   únicamente   el   padre.   Otra   cosa   es   que,   por   mor   de   proteger   a   la   víctima,   o   por   estimar   -­‐como   avancé-­‐   que   los   padres   responden   por   el   hecho   de   serlo,   el   juez   impute   la   responsabilidad   a   ambos   padres   (que,   además,   sería   solidaria).   Sin   embargo,  son  abundantes  las  resoluciones  judiciales  que  parecen  dar  prevalencia   aquí   a   la   culpa   in   vigilando:   en   casos   de   separación   o   divorcio,   se   declara   responsable   únicamente   al   padre   o   madre   que   estaba   con   el   menor   cuando   se   causó   el   daño,   y   con   independencia   de   que   legalmente   tuviera   que   estar   con   uno   o   con  otro  (prevalencia  de  la  guarda  real  sobre  la  legal).       En  principio,  si  el  daño  es  causado  estando  el  menor  en  compañía  de  otras   personas   distintas   del   padre   y   de   la   madre,   la   responsabilidad   no   dejaría   de   imputarse   a   los   padres,   por   la   doctrina   de   la   delegación   de   sus   funciones   si   autorizaron,   como   suele   ser,   esa   compañía   ajena.   Y   ello   sin   perjuicio   de   poder   acumular   la   responsabilidad,   en   su   caso,   del   “canguro”,   cuidador   o   familiar   que   también  incurrió  en  negligencia,  aunque  en  este  caso  por  aplicación  del  1902.        Por   último   conviene   no   pasar   por   alto   que   si   el   fundamento   de   no   hacer   responsable  directamente  al  menor  descansa  en  su  inimputabilidad  dada  su  escasa   capacidad   para   entender   y   valorar   sus   actos,   tal   fundamento   admite   revisión   dependiendo  de  la  edad  del  menor,  pues  esa  capacidad  no  es  la  misma  con  cinco   que   con   dieciséis   años,   por   ejemplo.   Y   así   se   viene   entendiendo.   No   faltan   sentencias  que,  atendido  el  acto  y  la  edad  del  menor,  consideran  a  este  imputable,     114   Marcos  Sauquet  Trías           Responsabilidad  extracontractual   Derecho  Civil  II  –  Tema  13     sin  que  ello  suponga  que  los  padres  abandonen  su  responsabilidad  por  el  1903  (en   general,   antes   de   los   7   años   se   le   considera   inimputable;   entre   los   7   y   los   14,   se   empieza  a  valorar  su  grado  de  discernimiento;  y  a  partir  de  los  14  ya  entra  en  el   juego  de  la  imputación  culposa).  Algún  ejemplo.     Manuel,   de   diecisiete   años,   se   encontraba   jugando   con   unos   amigos   a   fútbol   en  un  jardín  municipal,  con  tan  mala  fortuna  que  el  balón  de  cuero  por  él  golpeado   impactó   en   la   cara   de   Raquel,   de   dieciséis   años,   que   se   hallaba   sentada   en   un   banco.  Encarna,  madre  y  representante  legal  de  Raquel,  dirigió  la  demanda  contra   Manuel,  sus  padres  y  contra  el  Ayuntamiento  de  Alcalá  de  Gazules  (Cádiz)  (contra   este   último   por   no   tener   señalizada   la   prohibición   de   jugar   a   pelota).   El   juzgado   dictó   sentencia   absolviendo   a   todos   los   demandados.   Apelada,   la   Audiencia   Provincial  estimó  parcialmente  el  recurso,  y  condenó  solidariamente  a  Manuel  y  a   sus   padres   a   indemnizar   a   la   actora   con   la   cantidad   de   diez   millones   de   pesetas.   Recurrida   en   casación,   el   Tribunal   Supremo,   por   sentencia   8   de   marzo   de   2002,   declaró   no   haber   lugar   al   recurso.   El   TS   insiste   en   que,   para   Manuel,   fue   previsible   y   evitable   el   resultado   dañoso,   máxime   siendo   consciente,   como   debía   serlo,   de   practicar   aquel   deporte   en   un   lugar   inidóneo.   Como,   además,   no   consta   ningún   argumento   que   rebata   la   aplicación   del   1903,   la   condena   a   los   padres   resultó   procedente.     Concluyendo,   de   todo   lo   anterior   puede   deducirse   la   necesaria   relatividad   con   que   debe   enjuiciarse,   caso   por   caso,   la   imputación   de   responsabilidad   al   amparo   del   1903   como   también   del   1902.   No   otra   cosa   supone   valorar   quién   ha   actuado  diligentemente  y  quién  no.     Responsabilidad  de  tutores   El   tercer   párrafo   del   art.   1903   hace   responsable   a   los   tutores   por   los   perjuicios  causados  por  los  menores  o  incapacitados  que  “están  bajo  su  autoridad   y  habitan  en  su  compañía”.  Para  empezar  debe  recordarse  que,  en  nuestro  sistema,   puede   coexistir   más   de   un   tutor   respecto   del   mismo   tutelado.   En   tal   caso   la   responsabilidad   sería   conjunta   y   solidaria,   salvo   que   la   distribución   de   funciones   realizada   por   el   juez   remita   a   uno   de   los   tutores   a   la   estricta   administración   del   patrimonio  del  tutelado.  En  este  caso,  este  tutor  patrimonial  cuenta  con  suficientes   argumentos   para   no   ser   responsable,   pues   entre   sus   funciones   no   estarán   las   de   cuidar  o  educar  al  tutelado.     Por   otra   parte   el   tutor,   como   bien   recuerda   la   norma,   puede   serlo   de   un   menor   o   de   un   incapacitado.   Respecto   del   menor   convendría   trasladar   aquí   lo   expuesto  para  el  caso  de  los  padres:  valorar  también  su  imputabilidad  en  función   de   su   edad.   Ello   es   más   difícil   para   el   incapacitado,   salvo   que   tenga   intervalos   de   plena  lucidez  o  salvo  que  experimente  una  recuperación  de  su  estado.     De   nuevo   los   requisitos   son   un   tanto   confusos.   Lo   de   la   “autoridad”   tiene   reminiscencias  que  nos  remontan  a  aquella  figura  trasnochada  del  tutor  inflexible   y   hasta   dictatorial.   Desde   luego   hoy   solo   puede   referirse   a   que   la   tutela   esté   “vigente”,  es  decir,  que  no  se  haya  extinguido  por  cualquier  causa.  Pero  no  es  más     115   Marcos  Sauquet  Trías           Responsabilidad  extracontractual   Derecho  Civil  II  –  Tema  13     esclarecedor   el   de   “habitar   en   su   compañía”,   pues   el   Código   civil   no   exige   tal   requisito   para   los   tutores,   por   lo   que   en   cada   caso   habrá   que   estar   al   contenido   de   la   resolución   judicial   por   la   que   se   nombra   al   tutor.   Atendida   la   enfermedad   o   patología  del  incapacitado,  es  frecuente  que  esté  internado  en  un  centro  ad  hoc  y   que,   por   tanto,   no   conviva   con   el   tutor.   En   tal   caso   no   habrá   responsabilidad   de   este  último.     Dado  que  la  incapacitación  no  es  hoy  un  expediente  generalizado,  no  resulta   difícil  encontrarse  con  incapaces  no  incapacitados.  ¿Quid  iuris?  Su  inimputabilidad   exige   saber   quién   debe   responder   por   sus   actos.   En   un   primer   momento   cobró   cierto  predicamento  la  tesis  según  la  cual  debían  responder  aquellas  personas  que,   según  la  ley,  tenían  el  deber  de  promover  su  declaración  de  incapacitación  y  no  lo   hicieron,  lo  que  nos  enviaba  al  círculo  de  familiares  incluidos  en  el  antiguo  art.  202   CC.  Con  todo  esta  tesis  fue  contestada  en  el  sentido  de  que  tales  personas  se  hacían   responsables   de   lo   que   le   podía   suceder   al   incapaz,   pero   no   de   los   daños   que   el   incapaz   causaba   a   terceros.   Además   la   posterior   derogación   del   art.   202   y   su   suplantación   por   la   regulación   de   la   Ley   de   Enjuiciamiento   Civil   de   2000   (art.   757)   ha   devaluado   dicha   tesis.   Esos   familiares,   ahora,   pueden   -­‐que   no   deben-­‐   promover   la   incapacitación,   promoción   que,   como   deber,   queda   ya   restringida   al   ministerio   fiscal   y   autoridades   y   funcionarios   públicos.   En   línea   con   todo   ello   parece   más   acorde   imputar   la   responsabilidad   a   la   persona   que   estuviera   guardando   del   incapaz,  y  no  por  el  1903  sino  por  el  1902  (acción  u  omisión  culposa  en  su  labor  de   guarda).         Responsabilidad  de  centros  docentes   Esta   responsabilidad   fue   incorporada   por   reforma   de   7   de   enero   de   1991.   Se   refiere   exclusivamente   a   daños   causados   por   una   acción   u   omisión   materialmente   realizada   por   un   menor   de   edad,   y   ello   con   independencia   del   destinatario   del   daño,   que   puede   ser   otro   menor,   un   adulto,   o   bienes   de   terceras   personas.   Y   se   refiere   al   ámbito   temporal   en   el   que   no   se   encuentran   bajo   el   cuidado   de   los   padres,   dada   su   escolarización   (obligatoria);   por   tanto,   excluye   la   responsabilidad   paterna.   La   responsabilidad   recae   sobre   el   titular   del   centro,   sin   perjuicio  de  que  pueda  imputarse  al  profesor  o  tutor  encargado  de  vigilar  al  menor   (por  el  1902,  entonces).     Los  requisitos  que  delimitan  este  supuesto  son,  en  esencia,  estos  dos:     1º.-­‐  Que  se  trate  de  un  Centro  docente  de  enseñanza  no  superior.  No  debe   ser   de   titularidad   pública,   pues   en   tal   caso   escapa   al   1903   y   entra   en   el   régimen   previsto   en   los   arts.   139   y   siguientes   de   la   Ley   de   Régimen   Jurídico   de   las   Administraciones   Públicas   y   del   Procedimiento   Administrativo   Común   de   1992   (versionada  singularmente  en  1999:  es  responsabilidad  de  la  Administración).  La   norma   se   extiende   a   cualquier   centro   de   docencia   o   formación,   sea   cultural,   artística,  deportiva,  reglada  o  no,  y  no  solo  a  la  escuela  o  al  colegio  (por  ejemplo,   una  academia  de  pintura,  de  música,  un  club  deportivo…),  siempre,  claro  está,  que   no  asistan  en  compañía  de  los  padres  o  de  otro  adulto.       116   Marcos  Sauquet  Trías           Responsabilidad  extracontractual   Derecho  Civil  II  –  Tema  13     2º.-­‐   Que   el   daño   se   cause   en   periodo   en   que   el   menor   se   halle   bajo   la   vigilancia   del   profesorado   del   Centro.   Da   igual   el   tipo   de   actividad,   sea   escolar,   extraescolar   o   complementaria.   El   problema   siempre   se   ha   suscitado   en   las   llamadas   situaciones   fronterizas,   es   decir,   a   la   entrada   o   a   la   salida   de   la   escuela.   Por   ejemplo:   daño   causado   por   el   menor   fuera   ya   del   horario   escolar,   pero   permaneciendo  todavía  en  las  instalaciones  del  colegio  porque  sus  padres  se  han   retrasado   en   recogerlo.   Frente   a   algunos   autores   que   defienden   aquí   el   criterio   temporal,   haciendo   responsables   a   los   padres   por   estar   fuera   de   aquel   horario   escolar,   la   jurisprudencia   parece   preferir   el   criterio   espacial:   mientras   estén   en   las   dependencias  del  colegio,  responde  este.     Un   par   de   anotaciones   más.   La   primera,   que   en   determinados   casos   se   ha   admitido  acumular  la  responsabilidad  del  profesor  que  pudo  y  debió  evitar  el  daño   (por  el  1902).  La  segunda,  y  en  compensación,  que  los  tribunales  parecen  en  este   supuesto   conceder   más   margen   a   la   prueba   liberatoria,   es   decir,   a   no   declarar   responsable  al  centro  si  adoptó  medidas  adecuadas  y  el  daño  no  puedo  ser  evitado   en  función  de  las  mismas.   Responsabilidad  de  empresarios   El   cuarto   párrafo   de   este   art.   1903   declara   responsables   a   los   dueños   o   directores   de   un   establecimiento   o   empresa   respecto   de   los   perjuicios   causados   por  sus  dependientes  en  el  servicio  de  los   ramos  en  que  los  tuvieran  empleados,  o   con   ocasión   de   sus   funciones.   Por   dueños   o   directores   hay   que   entender   exclusivamente  los  titulares  de  la  empresa,  no  los  gerentes  o  directivos  que  no  son   titulares,  pues  a  la  postre  estos  gerentes  o  directivos  son  también  empleados.     El   fundamento   de   esta   responsabilidad,   como   ya   se   dijo,   descansa   en   la   culpa   in   eligendo.   Se   trata,   en   efecto,   de   introducir   incentivos   para   que   el   empresario  evite  su  responsabilidad  reduciendo  las  posibilidades  de  causación  de   daños  por  parte  de  sus  dependientes.  Son  dos,  también,  las  cuestiones  que  deben   examinarse  como  requisitos  de  este  supuesto.     1ª.-­‐   Que   exista   relación   de   dependencia   entre   el   causante   del   daño   y   el   director.  Esta  relación  es  entendida  en  un  sentido  amplio.  Cabe  cualquier  clase  de   contrato   (laboral,   civil,   mercantil)   o,   incluso   de   actividad   representativa.   Es   indiferente  que  sea  retribuida  o  no.  Tampoco  importa  si  es  habitual  o  esporádica.     2ª.-­‐  Que  exista  conexión  entre  la  acción  que  ha  causado  el  daño  y  el  servicio   o   funciones  del  dependiente.  En   suma,   el   dependiente  debe   haber  causado  el   daño   en   el   marco   de   la   actividad   que   sirve   al   empresario.   Y   aquí   la   interpretación   es   amplia.   Poco   importa   el   grado   de   extralimitación   del   dependiente,   siempre   que   actúe   en   el   marco   de   aquella   actividad   (por   ejemplo,   se   ha   hecho   responsable   al   empresario   incluso   de   delitos   cometidos   por   sus   dependientes   dentro   de   la   actividad).       117   Marcos  Sauquet  Trías           Responsabilidad  extracontractual   Derecho  Civil  II  –  Tema  13     La   responsabilidad   del   empresario   es   directa,   por   lo   que   basta   con   demandar   a   este.   Puede,   sin   embargo,   dirigirse   la   demanda   también   contra   el   dependiente.       El  derecho  de  repetición   El   art.   1904   permite   el   llamado   derecho   de   repetición:   es   decir,   que   el   responsable   según   el   art.   1903   pueda,   después   de   haber   hecho   frente   a   la   indemnización,   dirigirse   contra   el   causante   material   del   daño   para   exigirle   el   reembolso  correspondiente.  Sin  embargo  no  todos  pueden  hacerlo.  Compárese:  si   el   art.   1903   incluye   cuatro   supuestos,   solo   dos   se   recogen   luego   en   el   1904.   Empresarios   y   titulares   de   Centros   tienen   derecho   de   repetición,   pero   no   los   padres   y   tutores.   ¿Casualidad,   discriminación?   No   lo   parece.   El   criterio   del   legislador  ha  sido  el  de  reconocer  el  derecho  de  repetición  a  favor  de  responsables   según   el   art.   1903,   y   siempre   contra   personas   imputables.   Así   el   empresario   se   dirigirá   contra   el   dependiente,   y   el   Centro   contra   el   profesor,   ambos,   en   el   imaginario  del  legislador,  mayores  de  edad  e  imputables.  Esta  justificación  impide   que  pueda  hacerlo  el  padre/madre  contra  su  hijo,  o  el  tutor  contra  el  tutelado,  pues   son  inimputables  en  los  términos  ya  analizados.     Esta   idea   del   derecho   de   repetición   presupone   un   circuito   de   responsabilidades.   Ante   la   víctima   responde   directamente,   por   el   1903,   el   empresario   o   el   titular   del   Centro.   Pero   una   vez   hacen   estos   frente   a   dicha   responsabilidad,   pueden   dirigirse   contra   el   dependiente   o   el   profesor   causante   material   de   la   acción   u   omisión   inmediata.   En   consecuencia,   estos   acaban   respondiendo   ante   quién   respondió   frente   a   la   víctima.   Visto   así   es   obligada   una   pregunta   que   suscita   la   misma   redacción   del   art.   1904.   ¿Cuál   es   el   contenido   y   alcance   de   este   derecho   de   repetición?   Nótese   que   en   su   primer   párrafo   leemos   que  el  empresario  puede  repetir  de  sus  dependientes  “lo  que  hubiese  satisfecho”.   ¿Todo   lo   que   hubiese   satisfecho?   Si   lo   interpretamos   así   resultaría   que   el   empresario,   por   ejemplo,   que   ha   indemnizado   a   la   víctima   con   10.000   €   podría   luego   repetir   del   dependiente   esa   misma   cantidad   (“lo   que   hubiese   satisfecho”).   Entonces  llegaríamos  a  la  conclusión  de  que  si  ello  sucede  es  porque  toda  la  culpa   se  imputa  al  dependiente  y  ninguna  al  empresario,  por  lo  que  cabría  preguntarse   cómo   ha   podido   responder   el   empresario   ante   la   víctima   si   el   último   párrafo   del   1903  lo  hace  responsable  solo  si  intervino  culpa  o  dolo  por  su  parte.  ¿Desmiente  el   1904   al   1903,   o   debe   interpretarse   el   primero   a   la   luz   del   segundo?   La   mejor   doctrina  tiende  a  solucionar  esta  contradicción  dando  prevalencia  al  art.  1904.  En   realidad,   estamos   ante   un   claro   supuesto   en   que   se   facilita   a   la   víctima   la   posibilidad   de   obtener   la   indemnización,   respondiendo   de   ella   siempre   y   directamente   (con   los   requisitos   analizados),   bien   el   empresario,   bien   el   titular   del   Centro,   y   ello   con   independencia   de   la   culpa   propia.   De   ahí   que   luego   se   les   facilite   una   repetición   incluso   por   todo   lo   satisfecho   (así   ROCA   TRIAS   y   NAVARRO   MICHEL,  y  STS  26  de  octubre  de  2002).     La   responsabilidad   de   los   profesores   frente   al   titular   del   Centro   en   el   ejercicio   de   este   derecho   de   repetición   queda   sujeta,   sin   embargo,   a   haber     118   Marcos  Sauquet  Trías           Responsabilidad  extracontractual   Derecho  Civil  II  –  Tema  13     incurrido  el  profesor  en   dolo  o  culpa  grave,  lo  que  supone  una  suavización  de  su   régimen  de  responsabilidad.  Se  excluye  su  responsabilidad  por  culpa  o  negligencia,   lo   que   supone   no   añadir   más   presión   a   las   comprometidas   funciones   del   profesorado,  que  solo  responderá  ante  el  Centro  en  casos  extremos.     Otros  regímenes  especiales   Vamos   a   repasar,   y   de   manera   muy   sucinta,   otros   supuestos   de   responsabilidad  recogidos  en  el  Código  Civil.       En  primer  lugar  nos  encontramos  con  la  responsabilidad  por  daños  causados   por   animales.   El   art.   1905   hace   responsable   de   tales   daños   al   poseedor   de   un   animal  o  al  que  se  sirve  de  él  (concepto  que  no  implica  propiamente  posesión,  al   tratarse  de  un  acto  aislado),  con  independencia  de  su  propietario.  Se  trata  de  una   responsabilidad   de   corte   objetiva,   pues   el   mismo   precepto   subraya   que   solo   la   fuerza  mayor  o  la  culpa  de  la  víctima  sirven  para  no  imputar  la  responsabilidad  al   poseedor.   De   ahí   que   sea   usual   advertir   de   la   fiereza   del   animal   para   sostener   luego   que   la   víctima   debía   conocer   el   riesgo.   Si   son   varios   los   poseedores,   la   responsabilidad   será   solidaria.   Por   otra   parte   es   conveniente   armonizar   esta   disposición  con  la  legislación  en  materia  de  tenencia  de  animales  peligrosos,  tanto   estatal  como,  en  su  caso,  autonómica.     En   segundo   lugar   nos   encontramos   con   los   diversos   supuestos   que   se   engloban   dentro   de   la   responsabilidad  del  propietario.  Descartamos   el   estudio   del   art.   1906,   pues   se   considera   derogado   por   la   legislación   en   materia   de   caza.   Los   arts.   1907   y   1908   recogen   varias   hipótesis   en   las   que   se   imputa   la   responsabilidad   al   propietario,   partiendo   de   la   consideración   que   dichos   daños   se   producen   por   incumplimiento   por   el   propietario   de   las   obligaciones   que   le   incumben   por   ley.   Pero  reina  discusión  acerca  de  la  naturaleza  de  esta  responsabilidad:  ¿subjetiva?,   ¿objetiva?,   ¿subjetiva   pero   por   culpa   presunta?   La   jurisprudencia   parece   decantarse   por   declarar   subjetiva   la   responsabilidad   del   1907,   y   objetiva   la   del   1908.       La  responsabilidad  ex   art.  1909  debe  estudiarse  en  combinación  con  el  art.   1591  (v.  contrato  de  obra).  Finalmente  la  responsabilidad  que  instaura  el  art.  1910   es  de  carácter  objetivo,  pues  con  independencia  de  la  culpa  se  hace  responsable  a   quien  habita  la  casa  (ese  “cabeza  de  familia”),  que  no  necesariamente  tiene  por  qué   ser  su  propietario  (por  ejemplo,  lo  sería  el  arrendatario,  mas  no  el  arrendador).                         119   Marcos  Sauquet  Trías           Responsabilidad  extracontractual   Derecho  Civil  II  –  Tema  13   Índice  T13     Tema  13:  Responsabilidad  por  hecho  ajeno  ...........................................................  111   Fundamento  ................................................................................................................................  111   Características  ............................................................................................................................  112   Responsabilidad  de  padres  ....................................................................................................  113   Responsabilidad  de  tutores  ...................................................................................................  115   Responsabilidad  de  centros  docentes  ................................................................................  116   Responsabilidad  de  empresarios  ........................................................................................  117   El  derecho  de  repetición  .........................................................................................................  118   Otros  regímenes  especiales  ...................................................................................................  119         120   ...