Fundamentos del Derecho Administrativo, Tema 12 (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Fundamentos del Derecho Administrativi: Administrativo I
Año del apunte 2014
Páginas 2
Fecha de subida 15/10/2014
Descargas 9
Subido por

Vista previa del texto

LECCIÓN  XII:  REVISIÓN  DE  OFICIO  Y  REVOCACIÓN  DE  LOS  ACTOS  ADMINISTRATIVOS   I.
La  distinción  entre  revocación  y  revisión  de  oficio   No   solo   los   particulares   pueden   plantear,   mediante   los   recursos   de   que   disponen,   la   anulación   o   modificación   de   los   actos   administrativos.   También   puede   pretenderlo   la   propia   Administración  que  los  ha  dictado.  Dispone  para  ello  de  dos  vías:  la  de  oficio  y  la  revocación.   De  la  vigente  LPC  no  ofrece  una  definición  acabada  de  ambas  formulas,  pero  puede  al  menos   desprenderse  una  caracterización  diferencial  entre  ellas:   a) la   revocación:   de   los   actos   es   cuando   se   produce   su   desaparición   por   razones   de   oportunidad:   no   se   advierte   vicio   alguno   en   un   acto   perfectamente   ajustado   a   la   legalidad   vigente,   pero   por   razones   de   reconocida   conveniencia,   la   Administración   pretende  revocarlo,  que  desaparezca.   b) La  revisión  de  oficio:  se  plantea  por  razones  de  estricta  legalidad:  se  considera  que  el   acto   que   se   pretende   revisar   incurre   en   algún   tipo   de   vicio   o   contravención   a   la   legalidad  vigente.   Éstas  son  las  dos  vías  de  que  dispone  la  Administración.   II.
La  revocación  de  los  actos  administrativos   1. Régimen  general   La  revocación  de  oficio  de  actos  por  puras  razones  de  oportunidad  está  muy  restringida:  sólo   es  posible  que  se  produzca  con  los  actos  de  gravamen  o  desfavorables  de  un  sujeto  (multas…).   La   única   condición   que   se   establece   no   es   el   plazo,   pues   se   pueden   revocar   en   cualquier   momento,   sino   que   la   revocación   no   constituya   dispensa   o   exención   no   permitida   por   las   leyes,  o  sea  contraria  al  propio  principio  de  igualdad.     2. La  rectificación  de  errores  materiales,  de  hecho  o  aritméticos   Podrá  realizarse  también  en  cualquier  momento,  siempre  que  se  trate  efectivamente  de  uno   de  estos  errores.   III.
La  revisión  de  oficio  de  actos  y  disposiciones   1. La  característica  tensión  de  la  revisión  de  oficio  entre  legalidad  y  seguridad  jurídica   La  revisión  ha  de  fundarse  en  razones  de  estricta  legalidad.  La  administración  que  la  pretende   tiene   que   alegar   la   presencia   de   un   vicio,   o   varios,   en   el   acto   sometido   a   revisión.   Entonces   depende   del   grado   del   vicio,   tendrá   la   administración   unas   u   otras   vías   de   actuación.   La   vía   de   recorrer   por   la   Administración   será   así   más   fácil,   con   menos   requisitos   y   exigencias,   cuanto   más  grave  será  el  vicio  detectado;  y  será  más  difícil  la  anulación  en  los  casos  en  que  el  vicio  sea   leve.   La   solución   de   la   LPC   se   decanta   por   la   preservación   de   la   legalidad  o,   alternativamente,   por   la   preservación   de   la   seguridad   jurídica.   Partiendo   de   estos   criterios   y   consideraciones,   el   régimen   de   revisión   de   oficio   por   razones   de   legalidad   cobra   su   lógica   y   sentido.   Dos   vías   se   abren  para  ello.   2. Las  vías  de  revisión  de  oficio  de  los  actos  administrativos   A. Primera  vía.  Actos  nulos  de  pleno  Derecho   A   seguir   por   la   Administración   en   el   caso   de   que   se   adviertan   los   vicios   más   graves,   determinantes   de   nulidad   de   pleno   Derecho   que   son,   como   ya   nos   consta,   los   que   se   enumeran  en  el  art.  62  de  la  LPC.   1. se  requiere  el  dictamen  del  Consejo  de  Estado.   2. Disponiendo   de   tal   dictamen,   la   Administración   autora   del   acto   podrá   anularlo   de   oficio  en  cualquier  momento.   3. La  misma  vía  habrá  de  seguirse  si  se  pretende  declarar  la  nulidad  de  reglamentos  por   advertirse  en  ellos  un  vicio  de  nulidad  de  pleno  Derecho.   B. Segunda  vía.  Actos  anulables   Si  lo  que  se  detectan  son  meramente  hechos  factibles  de  provocar  la  anulabilidad  del  acto,  la   Administración  realiza  dos  actuaciones:   a. La  declaración  de  lesividad   Consiste  en  declarar  formalmente  que  el  acto,  se  considera  contrario  al  interés  público  y  dicha   declaración  de  libertad  está  sujeta  a  tres  requisitos.   -­‐ Tiene  que  producirse  dentro  del  plazo  de  4  años,  ya  que  la  seguridad  jurídica  impide   que  quede  abierto  at  eternum.   -­‐ Se  tiene  que  dar  audiencia  previa  a  cuantos  aparezcan  como  interesados.   -­‐ La  declaración  tiene  que  ser  adoptada  por  el  órgano  competente  para  ello  y  en  el  caso   de  que  se  trate  de  una  Administración  local,  la  propia  LPC  establece  que  será  el  pleno   de  la  corporación.   b. La  impugnación  del  acto  ante  la  jurisdicción  contencioso-­‐administrativo   La   segunda   actuación,   una   vez   realizada   la   declaración   de   lesividad,   será   la   impugnación   del   acto  ante  la  jurisdicción  contencioso-­‐administrativa.   De   este   modo   se   reconoce   que   la   Administración   no   dispone   en   realidad   de   facultades   de   anulación   de   oficio   de   sus   actos   cuando   se   advirtiera   en   ellos   un   vicio   de   anulabilidad   o   de   invalidez   relativa.   Lo   que   puede   hacer   es   impugnarlos   ante   los   tribunales   de   lo   contencioso,   correspondiendo  entonces  exclusivamente  a  ellos  la  facultad  de  anularlos.   ...