Apuntes de derecho penal general (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad de Lleida (UdL)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho Penal: Parte General
Profesor S.
Año del apunte 2015
Páginas 51
Fecha de subida 26/10/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Apuntes de derecho penal general de la universidad de Lleida.

PRIMER PARCIAL

Vista previa del texto

Tema 1 - El derecho penal El derecho penal objetivo El Derecho penal es la parte del Derecho que se dedica a la definición, por medio de supuestos de hecho, de una serie de comportamientos humanos valorados negativamente por la sociedad, llamados delitos o faltas, para los que se prevén unas consecuencias, unas respuestas represivas por parte del Estado denominadas penas o medidas de seguridad, con el fin de proteger los bienes jurídicos que esa conducta ha ofendido.
- Delito: presupuesto para la imposición de una pena o medida de seguridad.
- Pena: respuesta represiva del Estado al delito o falta, ele al que impone el legislador por la comisión de un delito al culpable. La pena se justifica por su necesidad como medida indispensable para mantener el orden social. La pena es proporcional a la actuación.
El derecho penal subjetivo: la potestad punitiva del Estado (ius puniendi) El sistema penal, sin embargo, no se reduce sólo a un listado de conductas consideradas delitos y la pena que corresponde a cada uno de ellos, sino que también contiene aquellas normas que regulan el modo de ejercicio de la actividad represora del Estado (la potestad punitiva o ius puniendi). El ius puniendi se ejerce en dos momentos: por un lado, en la creación de las leyes y su promulgación y, por otra parte, en la aplicación de estas leyes a sujetos concretos.
El ius puniendi en el Estado Social y Democrático de Derecho, se fundamenta a partir de los tres componentes de esta fórmula, que servirán de base a los diferentes límites que deben respetar tanto el legislador como los demás órganos encargados de ejercer la potestad punitiva: • El Estado de Derecho impone un sometimiento de la potestad punitiva al Derecho, que se explica a partir de las garantías derivadas del principio de legalidad.
• El Estado Social sirve para legitimar la intervención penal en la medida en que sea necesaria para proteger a la sociedad.
• El Estado Democrático obliga a poner el Derecho penal al servicio del ciudadano.
Página 1 de 51 Principios informadores del derecho penal: los límites a la potestad punitiva del Estado.
Los principios informadores del DP son aquellas directrices de la doctrina que imponen limites al que ostenta la construcción del DP y a la aplicación y ejecución de las penas sobre el delincuente, de tal forma que la potestad punitiva sea auténticamente ejercida en consonancia con un Estado social y Democrático de Derecho.
Dos tipos: 1. PRINCIPIOS MATERIALES.
Principio de protección exclusiva de bienes jurídicos: El Derecho penal no puede establecer todos los valores éticos y sociales con sus normas, ya que estos no son los mismos para cada uno de nosotros; sólo se puede ocupar de proteger los llamados bienes jurídicos (vida, honor, libertad ...) por medio de leyes que amenacen a los que atentan a estos bienes. Las leyes penales no constituyen un código ético, sino un mínimo de reglas ético-sociales básicas para la convivencia humana.
Principio de mínima intervención: El Derecho penal tiene una función protectora de bienes jurídicos, pero únicamente intervendrá en esta función cuando fracasen las demás barreras protectoras del bien jurídico.
Principio de culpabilidad:La culpa es el reproche que se hace al autor del delito a fin de haber decidido, en uso de su libre criterio, optar por el mal cuando sabía cuál era el bien y no inclinarse por él. El principio de culpabilidad se expresa en dos ideas: - Culpabilidad por el hecho: aquello sobre lo que se basa la pena es el hecho delictivo cometido por el autor.
- Responsabilidad subjetiva (art. 5 CP): nadie puede ser castigado sin que haya cometido un hecho delictivo imputable a título de dolo o imprudencia.
Principio de proporcionalidad: la pena debe ser proporcional a la gravedad del delito.
Principio de dignidad humana o humanidad de las penas (art 10 CE): se aplica a las penas a las que el Estado puede recurrir; no se puede aplicar una pena que atente contra este derecho fundamental. Por lo tanto, la existencia de este principio del Derecho Penal es incompatible con la existencia de sanciones penales como la pena de muerte, las penas corporales y infamantes, y las penas privativas de libertad de excesiva duración o perpetuas.
2. PRINCIPIOS FORMALES.
Se trata de los limites referidos a la forma en como el Estado ha de expresar su potestad punitiva.
Estos limites se concentran, básicamente en el principio de legalidad.
El principio de legalidad constituye el postulado fundamental del Derecho penal moderno; se trata de un principio que proviene del Estado liberal burgués (Revolución Francesa - s. XVIII) y que encuentra su base en la Ilustración. Hoy en día, en el contexto del Estado Social y Democrático de Derecho, el principio de legalidad se trata de un límite al ius puniendi y se expresa Página 2 de 51 bajo el aforismo "nullum crimen te nula poena sine lege, praevia, scripta te stricta, te sine Legale iudicium ", que se explica a través de una serie de garantías: • Garantía criminal: para que un hecho sea considerado delito, es necesario que una ley previa la haya descrito como tal (nullum crimen sine lege).
• Garantía penal: implica la prohibición de imponer penas que no hayan sido previstas por aquel delito (nula poena sine lege).
• Garantía de ejecución: exige que la ejecución de la pena se realice en el modo exactamente previsto por la ley.
• Garantía jurisdiccional: las sentencias, tanto condenatorias como absolutorias, serán dictadas por el tribunal competente y tras haber cumplido los requisitos y garantías del proceso penal, es decir, según el procedimiento legalmente establecido.
Por otra parte, se imponen una serie de requisitos en la ley que debe ofrecer las garantías anteriores: - Lex praevia: expresa la prohibición de la retroactividad de las leyes que castigan nuevos delitos o agravan las penas. Es preciso que el sujeto pueda conocer si incurrirá en algún delito castigado con pena antes de actuar.
No está prohibida, en cambio, la retroactividad de las leyes más favorables, que vienen a suprimir algún delito o atenuar su pena.
- Lex scripta: excluye la costumbre como posible fuente de delitos y penas. Además, tampoco es suficiente cualquier norma escrita, sino que es preciso que se trate de una norma con rango de ley y que ésta sea orgánica. Por lo tanto, se excluyen como fuente de delitos y penas las normas reglamentarias.
- Lex stricta: impone un "mandato de determinación" que exige que la ley determine de forma suficientemente diferenciada las conductas punibles y las penas que pueden implicar.
Página 3 de 51 Tema 2 - Teorías de la pena Las teorías de la pena venden a responder la siguiente cuestión: cuando el Estado aplica el castigo penal, cuál es la finalidad de la pena? Históricamente, encontramos tres órdenes de teorías de la pena: las teorías absolutas, las relativas y las mixtas: 1. TEORÍAS ABSOLUTAS - retribucionismo Los retribucionistas defienden que la pena no tiene más razón de ser que la precedente comisión de un delito; por tanto, la pena no es más que la retribución proporcional por el mal cometido y se justifica como fin en sí misma. La aplicación de la pena al delincuente no persigue (ni podría hacerlo) ninguna finalidad que no sea la de retribución por el hecho ilícito.
• Kant: "La pena es un imperativo categórico", es decir, la pena responde a una necesidad moral de justicia. Ek que ha cometido un daño, debe ser castigado y, por tanto, ser tratado por lo que se merece. La justificación de la pena, pues, no se encuentra condicionada a otros fines que no sean una pura idea de justicia.
• Hegel: "La pena es la afirmación del Derecho, que fue negado por el delito, negación que sólo se puede contestar con otra negación, que es la pena." Estas concepciones de la pena son puramente idealistas y, en ellas, se esconde una fe absoluta en un orden social racional; no es sólo una expiación de lo que no está bien, sino el restablecimiento del orden social anterior perturbado por el delito.
Debido a que el retribucionismo sentó las bases de la proporcionalidad de la pena, en momento de crisis de la justicia penal, se ha optado por los planteamientos retribucionistas. Es por ello que en los años 80 del s. XX, con la crisis de la rehabilitación y de los postulados preventivistas, aparece la idea del neoretribucionisme. Por los neoretribucionistes, la pena no sólo persigue la finalidad de la retribución por el delito, sino que también pretende concienciar a la sociedad para que no delinca: • Von Hirsch: "la pena debe expresar la censura del hecho delictivo y comunicar este mensaje al infractor, a las víctimas ya la sociedad. Además, la pena debe responder a la idea del justo merecimiento de la pena, según la cual ésta debe ser proporcional al delito. " Página 4 de 51 2. TEORÍAS RELATIVAS - Pevencionismo Los prevencionistas consideran que la pena no se justifica por si misma, sino por la finalidad a la que servirá una vez aplicada. El medio, pues, es la pena, y su finalidad será la prevención de futuros delitos. Las teorías relativas se orientan, pues, al futuro, mientras que las tortas absoluta tienen solo una visión retrospectiva.
Las teorias relativas, siempres afiliadas a la idea de la prevención, ofrecen dos formulaciones: PREVENCIÓN GENERAL - Utilitarismo Desde una concepción general, la pena se justifica en tanto su aplicación cumple el objetivo de concienciar a la totalidad de los ciudadanos de que no delinca por temor a sufrir la pena aplicada al delincuente; la pena, por lo tanto, debe comunicar el mensaje al resto de los ciudadanos de que se abstengan de cometer un delito.
• Bentham: "La pena debe ser el ejemplar de castigo, de modo que se pueda intimidar a los ciudadanos para que no delincan"; es decir, los ciudadanos, al ver lo que conlleva la pena, como se castiga al delincuente, se intimida, tienen miedo al castigo.
• Feuerbach: "La pena es una coacción psicológica por medio de la cual el legislador trata de acondicionar el comportamiento del destinatario de la norma"; cuando el Estado describe las penas, también describe los comportamientos a evitar, es decir, aquellos que si se realizan conllevan la imposición de una pena.
Sin embargo, la teoría de la prevención general ha sido criticada debido a que atenta contra la dignidad humana, rebajando al hombre a la condición de instrumento al servicio de la política penal, ya que, haciéndolo cumplir un castigo la gravedad o duración no se fundamenta en el daño que éste ha causado, sino en el deseo de que el resto no lo quieran imitar, se lo utiliza para fines que le son ajenas.
PREVENCIÓN ESPECIAL - Positivismo jurídico Desde una concepción especial, la pena se justifica en tanto su aplicación cumple el objetivo de que el sujeto que ha delinquido no lo vuelva a hacer en un futuro. Por tanto, a diferencia de las teorías preventivistas generales, estas focalizan su atención hacia el sujeto que ha delinquido y no hacia la totalidad de los ciudadanos.
• Escuela sociológica - Von Liszt: "La pena tiene una función intimidatoria para el delincuente ocasional, una función correctora por delincuente habitual y corregible, y una función punitiva por el delincuente incorregible.” La finalidad de la pena es conseguir que el sujeto no delinca, nos interesa la persona a la que imponemos la pena.
• Delincuentes ocasionales: la pena era un recordatorio para eludir la pena de posteriores delitos. Se convence de que no vuelva a delinquir.
• Delincuentes no ocasionales (habituales) pero corregibles: algunos eran corregibles, para estos la pena había de perseguir directamente la corrección.
Página 5 de 51 • Delincuentes incorregibles: delincuentes habituales. Los había de inhabilitar, aislar de la sociedad.
• Escuela positiva italiana - Enrico Ferri. Una persona está evocada a delinquir. Creían que en el método de las ciencias experimentales las personas estaban determinadas a delinquir en función de sus características físicas. El contenido de la pena era curar al delincuente, si no era curable lo separaban de la sociedad. Además, defiende los métodos de reacción penal predelictivos (medidas de seguridad) y postdelictivos (penas): no sólo hace falta la culpabilidad del delincuente para intervenir, sino que, en aquellos casos donde se estime que una persona se peligrosa o susceptible a cometer un delito, no se debe esperar a que cometa el delito para intervenir penalmente. En definitiva, la prevención especial defensa el análisis científico de la realidad y no los meros presupuestos metafísicos.
Es concebida desde dos perspectivas: • Prevención especial negativa - incapacitación: la comisión de futuros delitos se prevé con la privación de libertad; mientras el sujeto está en la cárcel, no delinquirà o delinquirà menos. Por tanto, la pena es un medio de contención delictiva.
• Prevención especial positiva - rehabilitación: se prevé la comisión de futuros delitos a partir de la reinserción social del delincuente mediante técnicas rehabilitadoras.
Las teorías preventivistas especiales se han criticado por el hecho de que una orientación del sistema penal excesivamente centrada en los ideales rehabilitadores puede suponer dos cosas: en primer lugar, que la intervención se vuelva desmesurada y atente contra la autonomía moral del delincuente y, en segundo lugar, que el delincuente se tome poco serio el delito cometido, comportando, pues, un déficit en la respuesta social de la pena.
La concepción positiva de la prevención general pretende que la sociedad conciba la pena de una forma positiva, ya que se trata de la respuesta al delito que ha transgredido contra el orden social que les permite convivir en sociedad, de tal forma que con el castigo el orden social se vuelve a estabilizar; la pena no es tanto negativa porque coacciona a la sociedad, sino positiva porque hace que la sociedad confíe en el Derecho.
3. TEORÍAS MIXTAS.
Los inconvenientes que han planteado tanto el retribucionismo, como la prevención general o la prevención especial, han hecho que la mayoría de los penalistas, en la actualidad, opten por soluciones mixtas.
Las teorías mixtas aceptan la retribución y el principio de culpabilidad como criterio delimitador de la intervención de la pena y, por tanto, sostienen: En relación con el fundamento de la pena, dicen que la reacción punitiva sólo puede basarse en el delito cometido, es decir, que ésta no puede ir más allá de la responsabilidad adquirida con la comisión del delito.
La pena debe tener una finalidad, ya que el Derecho, al ser un factor ordenador de la convivencia, no puede constituir un sistema de simples retribuciones si quiere "mejorarla". Se debe procurar, Página 6 de 51 por tanto, (y esta es la finalidad de la pena) que el delincuente sea reeducado y, por tanto, se vuelva a reinsertar en la vida comunitaria.
En cualquier caso, las teorías mixtas centran los fines del Derecho penal en la idea de la prevención; la retribución, ya sea a través de un criterio de culpabilidad o de proporcionalidad (o los dos a la hora), juega un papel limitador de las exigencias de la prevención.
Las teorías mixtas sostienen, en definitiva, que las diversas teorías de la pena existentes se hacen presentes todas ellas, de una forma u otra, ya que están obligadas a coexistir; el sistema penal no puede ser concebido según un principio único. Así, en un sistema penal debe tratar de prever el acto delictivo por medio de la conciencia social (prevención general) y, en el caso de que se cometa, retribuir con la imposición de una pena proporcional al delito cometido ( retribucionismo), intentando, con el cumplimiento de la pena, la rehabilitación del delincuente y su reinserción social (prevención especial).
Página 7 de 51 Tema 3 - La ley penal: el principio de legalidad GARANTÍAS DEL PRINCIPIO DE LEGALIDAD EN EL DERECHO ESPAÑOL • GRANTÍA PENAL: implica la prohibición de imponer penas que no hayan sido previstas por aquel delito antes de su comisión. Esta garantía se basa en los siguientes principios: - Reserva absoluta de la ley: afecta a la categoría constitucional de las leyes penales. Por tanto, la creación o modificación de los delitos y penas solo puede llevarse a cabo a través de la LO, ya que todos los tipos penales afectan a derechos fundamentales de la persona.
Art. 81.1 CE: “Son Leyes Orgánicas las relativas al desarrollo de los derechos fundamentales y de las libertades públicas (…).” - Taxatividad: prohibición a la analogía; las leyes han de ser claras y concretas, sin que quepa lugar a leyes abiertas o indeterminadas, ya que no estiren satisfaciendo el principio de seguridad jurídica.
- Irretroactividad: las leyes penales rigen a partir de su vigencia sin que se puedan aplicar a situaciones pasadas.
Art. 9.3 CE: “La Constitución garantiza (...) la irretroactividad de las disposiciones no favorables al reo (...).” Com a garantia del principi de legalitat, la Constitució imposa un límit a la potestat punitiva de l’Estat, permetent la retroactivitat de les disposicions que siguin favorables al reo. A més a més, aquest límit també es troba al Codi Penal: Art. 2.2 CP: “Tendrán efecto retroactivo aquellas leyes penales que favorezcan al reo.” Art. 25.1 CE: “Nadie puede ser condenado o sancionado por acciones u omisiones que en el momento de producirse no constituyan delito, falta o infracción administrativa, según la legislación vigente en aquel momento.” Art. 2.1 CP: “No será castigado ningún delito ni falta con pena que no se halle prevista por Ley anterior a su perpetración. Carecerán, igualmente, de efecto retroactivo las Leyes que establezcan medidas de seguridad.” • GARANTÍA CRIMINAL: Para que un hecho sea considerado delito es necesario que una ley previa la haya descrito como tal. Por tanto, se prohibe la extensión del carácter Página 8 de 51 del delito a comportamientos parecidos pero que no estén formulados tentativamente en una ley formal • GARANTÍA DE EJECUCIÓN exige que la ejecución ella pena se realice en el modo exactamente previsto por la ley.
Art. 25.2 CE: “(...) El condenado a pena de prisión que estuviere cumpliendo la misma gozará de los derechos fundamentales reconocidos en este capítulo (...).” Art. 3.2 CP: “No podrà ejecutarse pena ni medida de seguridad en otra forma que en la prevista por la Ley y reglamentos que la desarrollan, ni con otras circunstancias ni accidentes que los expresados en su texto.” Art. 2 Ley General Penitenciaria: “La actividad penitenciaria se desarrollará con las garantías y dentro de los límites establecidos por la Ley, los reglamentos y las sentencias judiciales.” • GARANTÍA JURISDICCIONAL las sentencias, tanto condenatorias como absolutorias no puedo ser dictadas mas que por un Tribunal de la jurisdicción competente y después de haber cumplido los requisitos y garantías del proceso penal, es decir, según el procedimiento legalmente establecido.
Art. 24.2 CE: “(...) Todos tienen derecho al Juez ordinario predeterminado por la Ley (...).” Art. 117.3 CE: “(...) El ejercicio de la potestad jurisdiccional en todo tipo de procesos, juzgando y haciendo ejecutar lo juzgado, corresponde exclusivamente a los Juzgados y Tribunales determinados por las leyes, según las normas de competència y procedimiento que las mismas establezcan.” Art. 3.1 CP: “No podrà ejecutarse pena ni medida de seguridad sino en virtud de sentencia firme dictada por el Juez o Tribunal competente, de acuerdo con las leyes procesales.” EL PRINCIPIO DE LEGALIDAD Y LA POTESTAD SANCIONADORA DE LA ADMINISTRACIÓN El sistema sancionador administrativo, en relación con el DP ha de respetar las siguientes máximas: • Capacidad de autotutela: la Adm publica no posee una potestad sancionadora autónoma, ya que esto violará el principio de división de poderes, sino que tiene capacidad de autotutela, es decir, la capacidad de imponer sanciones que se presumen validas si cumplen sus objetivos. La Adm tiene finalidades diferentes que e sistema penal y por tanto si penalmente se declara la ausencia de culpabilidad o de tipicidad, no quiere decir que la Adm no pueda intervenir con una sanción administrativa.
• Prioridad y preferencia de la jurisdicción penal: la Adm publica se abstendrá de actuar sobre eso que estén en conocimiento los jueces y los Tribunales.
• Intervención penal: la imposición de una sanción administrativa no puede cerrar el paso a la intervención penal, ya que la sanción sólo puede ser impuesta si no hay Página 9 de 51 indicios de delito en el caso concreto; si se aprecia un indicio de delito durante el procedimiento sancionador, la Administración, de acuerdo con su régimen, debe paralizar el procedimiento, ya que los delitos es la jurisdicción penal la que tiene competencia.
• Principio non bis in idem: este principio prohíbe sancionar doblemente un mismo hecho. Por tanto, la imposición de una pena por parte de los Tribunales penales impide que la Administración Pública pueda imponer una sanción adicional por el mismo hecho.
No obstante, existe la posibilidad de que la Administración valore un aspecto del hecho no haya sido valorado por la jurisdicción penal. Por ejemplo, la sanción penal por injurias contra un compañero de trabajo no contemplaría el traslado del funcionario culpable a otro destino, lo que la Administración puede decidir, aunque haya una pena impuesta por la jurisdicción penal.
LEYES PENALES INCOMPLETAS O EN BLANCO Según las garantías constitucionales y el principio de legalidad, las leyes penales expresarán con exactitud aquella conducta que es contraria a la norma. No obstante, en algunos casos las leyes penales no describen de forma completa la conducta contraria, sino que tienden a hacer remisiones de otras normas que la describen y, por tanto, sólo se limitan a establecer la sanción por violación de la norma; se trata de las llamadas leyes penales incompletas o en blanco. Puede haber tres casos que se produzca esta técnica legislativa: 1. Cuando la descripción de la conducta se hace en un precepto contenido en la misma ley penal (por tanto, del mismo rango normativo).
Por ejemplo, el art. 317 CP dice "cuando el delito al que se refiere el artículo anterior (...)".
2. Cuando la descripción de la conducta se hace en una ley diferente (por lo tanto, de rango superior o inferior a la ley penal).
Este hecho también se da cuando los conceptos jurídicos a los que se refiere la norma se encuentran regulados no pertenecen al ámbito del Derecho Penal y, por tanto, se regulan en normas extra-penales. En este caso, no presenta un problema, ya que la técnica legislativa de las leyes penales incompletas o en blanco permite una interrelación del Derecho penal con instituciones de otras ramas del Derecho (como el administrativo o el civil); sin embargo, sí supondría un problema si la remisión a la legislación extra-penal no fuera explícita y, en caso de que fuera explícita, si la norma extra-penal no se definiera el concepto jurídico.
El problema, según la doctrina, se da cuando la remisión se hace a una ley de rango inferior a la ley penal, ya que conlleva inseguridad jurídica y, por tanto, una posible vulneración de las garantías penales y criminal.
Según el TC, las leyes penales incompletas o en blanco son compatibles con las garantías constitucionales y el principio de legalidad, siempre que se observen ciertas precauciones a la hora de utilizar esta técnica legislativa, que son: - La remisión a la norma penal o extra-penal debe ser expresa.
- La remisión debe ser necesaria y debe estar justificada.
- La conducta delictiva no puede estar descrita en normas extra-penales.
Página 10 de 51 Tema 4 - Ámbito de validez temporal y espacial de la ley pena.
ÁMBITO DE VALIDEZ TEMPORAL DE LA LEY PENAL La validez de la ley no se produce hasta que, de acuerdo con el art. 2.1 CC, tiene lugar su entrada en vigor (normalmente, a los veinte días de su publicación en el BOE, a menos que en la propia ley se disponga otra cosa).
Durante el periodo que comprende entre su publicación y su entrada en vigor (la vacatio legis) la ley no es válida y, por tanto, no se puede aplicar. En leyes penales, en cambio, dada la trascendencia de sus efectos, la vacatio legis es superior; así, la disposición final séptima CP establece un período de seis meses entre su publicación y su entrada en vigor.
En cuanto a la derogación de las leyes penales, esta rige de conformidad con lo establecido generalmente en CC: las leyes sólo se derogan por otras posteriores, sin que por la derogación de una ley recobren vigencia aquellas que ésta hubiera derogado .
LA SUCESIÓN DE LAS LEYES PENALES Y EL PRINCIPIO DE IRRETROACTIVIDAD.
El Derecho penal, como órgano protector de bienes jurídicos, debe expresar en cada momento histórico cuáles son estos bienes, de acuerdo con los valores sociales que imperen en la época.
De ahí, que las leyes penales deban ser sustituidas, en su caso, por aquellas leyes que mejor expresen el contexto histórico-social de la época. Tal sucesión se conoce con el nombre de sucesión de las leyes penales, que no se refiere a una sustitución cronológica, sino a una evolución social de la concepción de "bien jurídico", según la cual se protegerán unos u otros.
La sucesión de las leyes penales explica el principio de irretroactividad de las leyes penales (arts.
25.1 CE y 2.1 CP), por el que éstas no pueden ser aplicadas a hechos anteriores a su entrada en vigor; así, la creación de un nuevo delito por la ley penal no podrá implicar la aplicación de este conductos con anterioridad a que este delito se expresara legalmente.
Aunque la retroactividad de las leyes que establezcan penas agravantes, como garantía de la limitación de la potestad punitiva que implica el principio de legalidad, esté prohibida expresamente, los arts. 9.3 CE y 2.2 CP permiten un caso excepcional de retroactividad: cuando la ley penal sea favorable al reo.
Por lo tanto, aquellas normas que despenalicen conductas, o atenúen su pena, pueden ser aplicadas a hechos anteriores a la entrada en vigor de esta la ley penal. Además, interpretando ampliamente estos preceptos, los efectos de la retroactividad se aplicarán sobre el reo que haya cumplido condena, eliminando sus antecedentes penales.
La determinación de la ley más favorable, pues, debe decidirse en función de las circunstancias concretas de cada caso, y corresponde al Tribunal, sin que pueda dejarse a elección del reo, aunque se le puede dar audiencia.
También aparecen problemas en el caso de que la ley posterior contenga aspectos positivos, pero a la vez perjudiciales. Esta situación se resolverá comparando las circunstancias concretas que una y otra ley suponen para el caso en cuestión aplicando así la ley más beneficiosa. La ley escogida se aplicará de forma completa; no es posible aplicar los aspectos beneficiosos de ambas Página 11 de 51 leyes ya que, de esta forma, el Tribunal estaría creando una nueva ley y, por tanto, ejerciendo competencias legislativas por las que no es competente.
LEYES INTERMEDIAS Y LEYES TEMPORALES Las leyes intermedias son aquellas que no estaban en vigor en el momento de la comisión del delito, ni tampoco en el momento del juicio, sino que ha tenido vigencia entre este periodo. Las dudas sobre su posible aplicación, en tanto en cuanto dijera ley más favorable al reo, provienen del hecho de que la valoración de la conducta contenida en la ley intermedia no es la misma que la de la ley anterior a la comisión del delito, pero tampoco la posterior al juicio; No obstante, si la ley es más beneficiosa para el reo, se acepta su aplicación, ya que la fecha del juicio no es inamovible y, por tanto, éste podría haber sido juzgado cuando ésta estaba en vigor.
Las leyes temporales son aquellas que nacen con un período determinado de vigencia, establecido por la propia ley, que fija la fecha en la que dejará de estar en vigor; cuando el período de vigencia de estas leyes finaliza, vuelve a entrar en vigor la normativa anterior. El problema surge cuando el delito se comete bajo la vigencia de la ley temporal, mientras que el juicio se celebra a posteriori de su vigencia. Teniendo en cuenta que las leyes temporales, normalmente, tienen un período corto de vigencia, casi nunca se plantea su aplicación.
ÁMBITO DE VALIDEZ ESPACIAL DE LA LEY PENAL Del ius puniendi de LOS Estados muestra su soberanía; por tanto, el ámbito de validez espacial de la ley penal está circunscrito a los límites geográficos en que se ejerce la soberanía estatal. La soberanía no se acostumbra a ejercer más allá de las fronteras del Estado. No obstante, en ocasiones hay excepciones: por ejemplo, cuando se persigue la comisión de determinados delitos de carácter internacional, pese a que el delito no se haya cometido dentro de las fronteras del propio Estado.
La ley penal es territorial y rige el principio locus regit actum, que se recoge en el art. 8 CC; según este principio, el Estado es competente para sancionar de acuerdo con sus leyes propias los hechos que se cometen en su territorio, con independencia de la nacionalidad de la víctima o de las personas que cometen el delito.
Según el art. 23 CP, que delimita la competencia para juzgar los Tribunales españoles, éstos tienen competencia para juzgar los hechos cometidos dentro de los territorios españoles, a bordo de los buques y aeronaves españolas y en los edificios de las delegaciones en el extranjero (embajadas españolas) .
Hay delitos donde el comportamiento delictivo se produce en un Estado y el resultado del delito en otro. El problema vendrá para determinar qué estado tendrá la capacidad para juzgar y condenar el delito. La ley penal, en este aspecto, guarda silencio, pero la doctrina defiende tres tipos de teorías: • TEORÍA DE LA ACCIÓN: esta defiende que el delito se comete donde se ha realizado el comportamiento delictivo, la acción. Por ejemplo, un trabajador de una Industria catalana vierte al mar cloruro sódico, que llega hasta la Costa Azul de Francia y mata varios animales marinos; según esta teoría, el delito se ha cometido en Cataluña.
Página 12 de 51 • TEORÍA DEL RESULTADO: esta defensa que el delito se comete en el lugar en el que se produce el resultado. Siguiendo el ejemplo anterior, la acción se ha hecho en la costa mediterránea, pero el resultado se ha producido en la costa francesa. Según la teoría del resultado, el delito se ha cometido en Francia.
• TEORÍA DE LA UBICUIDAD: esta defensa que los delitos se consideran cometidos tanto el lugar donde se produce la acción como en el lugar donde se produce el resultado. Debido a que extiende la soberanía de los Estados, es la que recibe más apoyo.
Sin embargo, esta teoría puede conllevar un problema en los llamados ciberdelitos, ya que la red no se corresponde con ningún territorio concreto. En estos casos, la regla general es la de la aplicación territorial de la ley penal.
Las excepciones a la territorialidad de la ley penal se contemplan en el art. 23 de la Ley 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, y son cuatro: 1. PRINCIPIO PERSONAL: la ley española se puede aplicar a hechos cometidos por ciudadanos españoles que se encuentren en el extranjero. Es necesario que el autor del delito (el sujeto activo) sea ciudadano español; En cambio, si el sujeto pasivo es español, los Tribunales españoles no son competentes.
Además, son necesarios una serie de requisitos: - Es necesario que el hecho sea considerado delito también en el lugar de ejecución.
- Es necesario que el perjudicado o el Ministerio Fiscal denuncien o pongan querella ante los Tribunales españoles.
- Es necesario que el autor no haya sido castigado por ese delito en el otro Estado, tanto si el procedimiento penal ha sido favorable o desfavorable.
2. PRINCIPIO REAL O DE PROTECCIÓN: hace referencia a que los Tribunales españoles tienen competencia para conocer delitos cuando atenten contra determinados intereses que se pueden identificar con la protección del Estado español. Los delitos quedan contemplados (en una lista) en el propio artículo a la LOPJ, y son, por ejemplo, los delitos contra la Corona, los delitos de falsificación de la moneda española y su expedición, etc.
3. PRINCIPIO DE JUSTICIA UNIVERSAL: España se reserva la competencia de perseguir delitos cometidos por españoles o por extranjeros fuera del territorio español cuando se trate delitos reconocidos por la comunidad internacional y sean de su interés, es decir, cuando se trate de delitos en virtud de los cuales existe un Acuerdo entre los Estados para la protección de los bienes jurídicos a los que éstos atentan. Algunos ejemplos son: los delitos de genocidio, de terrorismo, de piratería, de tráfico de drogas o de personas, etc.
Existe otro principio, no reconocido en España: el principio de justicia supletoria. En virtud de este, algunos Estados se reservan la competencia para juzgar hechos cometidos en el extranjero, con independencia de la nacionalidad del individuo, cuando el delincuente se encuentra en el país Página 13 de 51 que lo juzgará (en Alemania, por ejemplo), siempre y cuando el Estado competente no pida la extradición.
LA EXTRADICIÓN La extradición es un procedimiento de cooperación internacional por el cual una persona acusada o condenada por un delito de conformidad con las leyes penales de un Estado se detenida en otro país (al que ha huido) y devuelta para ser enjuiciada o que cumpla la pena impuesta. En este procedimiento intervienen dos partes: el Estado que requiere y el Estado requerido.
Hay que decir que el proceso de extradición tiene un trasfondo político, porque los Estados se comprometen a entregar delincuentes de su territorio a otro Estado por intereses políticos.
Según el Estado que inicia el procedimiento, hay dos clases de extradición: • EXTRADICIÓN ACTIVA: lo inicia el Estado que requiere con la petición de la persona en el Estado donde se encuentra.
En España, los requisitos que debe cumplir el procedimiento de extradición activa se regulan en el art. 824 y siguientes de la LECRIM.
• EXTRADICIÓN PASIVA: lo inicia el Estado donde se encuentra la persona devolviendo la persona en el Estado correspondiente.
En España, los requisitos que debe cumplir el procedimiento de extradición pasiva se regulan en la Ley 4/1985, de 21 de marzo, de extradición pasiva.
La Unión Europea no emplea el procedimiento de extradición, sino uno parecido pero simplificado, en atención a que Europa pretende convertirse en un espacio unitario para sus ciudadanos. Uno de los mecanismos que posibilitan esta unidad es la unificación judicial, que se consiguió posibilitando las entregas rápidas de delincuentes con independencia del territorio donde se encuentren (siempre dentro de la UE) en una Decisión Marco de 2002. Según ésta, la entrega de un delincuente es directa, es decir, no influyen intereses gubernamentales ya que se hace de juez a juez.
Esta Decisión Marco, en atención a que los Estados de Europa la han de adaptarse a su ordenamiento jurídico en un determinado periodo de tiempo, fue adaptada por España en la Ley 3/2003, de 14 de marzo, sobre la orden Europea de Detención y entrega.
Página 14 de 51 TEMA 5: Teoría jurídica del delito.
ART. 10 “ son delitos las acciones y omisiones dolosas o imprudentes penadas por la ley” Art. 13 encontramos una clasificación tripartita referida a la gravedad. Se dice que las penas se clasifican según su gravedad en graves, menos graves y leves. Se corresponde con las antiguas faltas, pero no del todo.
Hay un catálogo único, todos los delitos ordenados básicamente por familia temática, por el bien jurídico protegido. Dentro de estas tipologías hay graves, menos graves y leves. Todas las infracciones penales se conocen como delitos.
-C penal alemán: se habla de hechos delictivos, delitos graves y menos graves.
-C penal francés, hay un término genérico que son infracciones penal. Se dividen crimenes, delitos y contravenciones.
- C penal italitano: hay diferencia entre delitos (faltas) y las contravenciones.
Conceptos (que no enconcrtamos en el CP).
El derecho es una serie de contenidos que se han elaborado doctrinal y jurisdiccionalmente que tiene que ver de la manera que se aplica el derecho. En esta elaboración doctrinal veremos una serie de conceptos que no todos están en el CP.
Ha tenido una gran influencia la elaboración del concepto de delito del ambito germánico. LAs primeras aporro al delito hacian un desarrollo dual, se trataba de identificar dos elementos.
-Tradicion francesa: elemento material / elemento moral.
-Tradición anglosajona: actus reus / mens rea LA concepcion tripartita es la que se creó a partir de un penalista aleman Von Liszt complementada por Beling (Liszt / Beling). Es el concepto que más se aplica. Se estructuran e un sistema piramidal: arriba culpabilidad, antijuridcidad en medio y tipicidad abajo.
- Tipicidad: si el comportamiento humano es típico, si cumple con los elementos de la descripción legal del delito. Si alguno ha matado a otro lo primero qu hemos de ver es si corresponde con la ley.
- Antijuridicidad: si este hecho es antijuridico. Si hay alguna causa de justificación. Ej. este que ha matado a otro lo ha hecho porque ha entrao un hombre armado y lo ha disparado para defenderse, habrá que ver si concurren los requisitos del a defensa. si esta jusitificado no es antijuridico. Un hecho tipico es indiciariamente antijurídico pero hace falta una segunda valoración.
- Culpabilidad: no hay pena sin culpabilidad. Habra que examinar si hay alguna causa que nos permite hacer un juicio de reproche …… Uno mata a otro, no esta justificado, pero estaba en un estado de perturbación mental, sobre una amenaza grave, menor. Si el cp dice que solo son culpables a partir de 14 años, no es culpable. Hay una serie causas por la cual la culpabilidad puede quedar excluida.
Página 15 de 51 6.2 La evolución histórico-dogmático de los caracteres del delito.
Modelos sistemáticos contemporáneos.
• Modelo clásico: el concepto de acción se entiende en sentido naturalista, la acción humana es todo movimiento corporal que crea una modificación en el mundo exterior. Tiene el sentido de que en muchos casos lo primero a examinar es que un hecho que en principio podría ser delito, si ha habido una acción humana. Lo que predominaba era la preocupación por la certeza. La ciencia lo que hacia era explicar los fenómenos de la vida en términos causales. El derecho se pensaba que funcionaba de la misma manera.
Por tanto tres momentos: la acción, la causalidad - resultado.
La tipicidad eera la decripcion objetiva de un proceso causal, sin valoración. Se entendia que plasmaban un determinado hecho, Antijuridicidad: contradicci´no entre el hecho y la norma. Aquí se ve si es un hecho contrario a la norma.
Culpabilidad: es la relación psicologica entre el sujeto y el hecho, hace falta comprobar el vinculo que hay entre su dimensión interna y el hecho. Puede ser de dos tipos: dolo (intención) y culpa es inprudencia.
• Modelo neoclásico o neokantiano.
el contexto filosofico ya era el de que por parte de las ciencias jurídicas había una reaccion contra el naturalismo o positivismo.
Supone una revisión del modelo anterior. Pasaron a considerar que dentro de la definición de delito era muy importante los comportamiento valorados o no valorados, es una ciencia valorativa.
Esto lleva a una revisión del sentido de cada una de las categorías, la acción es un fenómeno social en el sentido … pasa a predominar una teleologica.
- La tipicidad: descubrimiento de una serie de elementos de dos tipos de conceptos: los elementos normativos cuando hay un delito como la corrupción que amenaza, esta pidiendoa los jueces introduzcan que. Incluye elementos subjetivos - Antijuridicad: no solo preocupa si hay una causa de justificación sino el contenido material como a daño social.
- culpabilidad: no interesa solo si el autor actual de manera imprudente si no también saber en que condiciones motivaciones tomo la decisión que llevo a la comisión del delito, si estas circunstancias son excepcionales podemos decir que no a actuado de manera culpable.
Página 16 de 51 • Modelo finalista.
Principal representante.
Fue la dominante desposeed e la 2 gm. La persepctiva era de vuelta a lo ontológico (preocupacion por la naturaleza de las cosas), la realidad sobre la que se queria poner el concepto de delito era sobre las sturcturas lógico- objetivas previas a la norma juridcia. El concepto de acción humana es final, lo llamado concepto de acciónn final. LAs personas actuamos de acuerdo a finalidades.
Consecuencia de esto,, que la tipicidad paso a … no podemos decirdir si un elemento es on o tipico sin tener en cuenta la finalidad del autor. no habra que esperar a la culpabilidad pa decir que es culpable, se dira que no est ipico.
Tipicidad: se habla de tipos objetivos y tipo subjetivo.
Antij: subjetivo.
Culpabilidad hay una transformación de contenido i estructura. de una concepción normativa de la culpabilidad a una concepción normativa pura de la culpabiida. por que todos los elementos no nromaivos (dolo y culpa )ya no estan en la culpabilidad. cuando decimos que lel dolo y la culpa se incluyen en el tipus de injusto.
• Modelo funcionalista es en parte una continuación del finalismo, un sistema posfinalita en el sentido de que la ubicación de los diferente conceptos no cambia. Hay un retorno a la escuela neoclásica, hay una renovación interna de los conceptos, un paso a tras y retornar a la perspectiva teleológica-valorativa.
Conceptos nuevos: el sentido de entender el sistema como una cosa alineada de la finalidad que tienen las leyes penales, hay un interés por vincular la dogmática penal con la ..
la culpabilidad hay una superación de la idea de culpabilidad. Evitan hablar de culpabilidad. Esta transformación consiste en el hecho de bueno interés la preocupación x la libertad humana (podría haber actuado de otra forma) la culpabilidad evoluciona hacia la idea de la prevención. cinculacion a las necesidades preventivas. La prevención de la norma no funciona igual en todos los sujetos, no se puede motivar a eunsuejto bajo una amenaza grave igual que otroo que no lo esta. la prevención ha de adecuarse a las circunstancias de cada caso. Culpable es aquel que tiene esas condiciones mínimas.
Página 17 de 51 TEMA 6: La tipicidad CONCEPTO Y SIGNIFICACIÓN Para que una conducta humana sea considerada delito, es necesario que esta encaje en una descripción legal previa, es decir, que esta conducta aparezca descrita en el Código Penal. Los delitos son actos típicos, lo que significa que se encuentran legalmente descritos en tipus, y la tipicidad es la máxima consecuencia del principio de legalidad (garantías penal y criminal).
Para considerar la conducta como un tipus de delito y, por tanto, para ser descrita en el Código Penal, el legislador: - Decide qué bien jurídico se ha proteger.
- Valora la importancia del bien jurídico protegido.
- Atiende a la gravedad de la forma en la que se ha atacado al bien jurídico; a partir de ahí, selecciona los ataques más graves y los describe en tipos.
Por tanto, la conducta humana no se describe en un tipus porque sí, sino que ha de haber estado valorado negativamente por el legislador. En las conductas descritas en los tipus, en atención a que han sido descritas después de ser valoradas negativamente, se les puede considerar injustas, y a los tipos de delito también se les designa como tipos de injusto. Por tanto el termino “tipus” puede ser contemplado desde una doble acepción: • TIPUS DE DELITO: descripción de un conjunto de conductas que condicionan la aplicación de una pena.
• TIPUS DE INJUSTO: descripción de las características de una conducta que permiten afirmar que esta es contraria a Derecho (antijuridicidad). Para comprobar si la conducta es, ademas de típica, antijurídica, se habría de volver a valorar la conducta, comprobando si concurren o no causas que la justifiquen.
FUNCIONES DE LA TIPICIDAD 1. Función de garantía: comporta la preservación de la seguridad jurídica. El ciudadano tiene derecho a conocer cuales son las conductas tipificadas en el CP. Con esta función no solo se definen esferas de no realización de determinadas conductas, sino que también se definen esferas de libertad, ya que todo lo que no se contempla en el CP no es considerado delito y, por tanto, no tiene respuesta penal. No obstante, se puede tratar de un ilícito civil o una infracción administrativa.
2. Función de motivación: la realización de conductas típicas implica una contradicción en las prohibiciones normativas que pretenden orientar y determinar las acciones de los destinatarios de la ley, con el fin de la protección de los bienes jurídicos. Por tanto, esta función pretende que el destinatario de la norma, además de conocer cuáles son las conductas típicas que constituyen delito, se abstenga de realizarlas por medio de la amenaza de sanción penal.
Página 18 de 51 3. Función indiciaria: que una conducta se constituya como atípica no conlleva que sea necesariamente antijurídica; conlleva que la conducta, además de ser delictiva, pueda ser antijurídica. Por lo tanto, tipicidad y antijuridicidad son conceptos distintos. Tras ser tipificada, será necesario un juicio ulterior para determinar si la conducta es antijurídica. Si ésta está justificada y, por tanto, exenta de responsabilidad criminal (art. 20 CP) es delictiva, pero no antijurídica; en cambio, si no lo está, es antijurídica.
ELEMENTOS ESTRUCTURALES DEL TIPUS PENAL Hay tres elementos que estructuran el tifus penal: — Conducta típica: una vez confirmada la presencia de una determinada conducta se ha de determinar si reúne los requisitos para ser considerada conducta típica.
- Parte objetiva: aspecto externo de la conducta (el efecto posterior a lacomisión de la conducta. EJ. la muerte de la víctima en el delito de homicidio - Parte subjetiva: aspecto interno de la conducta (la voluntad de realizarla). LA voluntad puede ser consciente (caso del dolo) o inconsciente (caso de la imprudencia) — Sujetos: tienen una relación reciproca: - Sujeto activo: el que realiza la conducta típica.
- Sujeto pasivo: el titular del bien jurídico protegido, atacado por el sujeto activo. Más allá del sujeto pasivo encontramos al perjudicado. En el caso del homicidio puede ser perjudicado por el homicidio la familia. (no es lo mismo perjudicado que sujeto pasivo!!) — Objeto: existen dos tipos de objeto, que no equivalen entre ellos: - Objeto material: la persona o cosa sobre la que recae la acción. Puede coincidir con el sujeto pasivo (por ejemplo, el delito de homicidio, el sujeto pasivo es a la hora del objeto material) o bien puede no hacerlo (por ejemplo, el delito de hurto, el objeto material es la cosa robada, mientras que el sujeto pasivo es la persona a la que se roba).
- Objeto jurídico: se trata del bien jurídico objeto de protección por la ley. Por ejemplo, el delito de homicidio, el objeto jurídico es la vida de la persona. Este no equivale con el objeto material: por ejemplo, el delito de robo, el objeto material es la cosa robada, mientras que el objeto jurídico es la propiedad de la cosa).
CLASES DE TIPUS PENALES SEGÚN LAS MODALIDADES DE LA ACCIÓN: • Delitos de actividad: el tipus no requiere que la acción vaya seguida de la causación de un resultado separable espacio-temporalmente de la conducta. Por ejemplo, el delito de allanamiento de morada, lesiona el bien jurídico de la inviolabilidad de la morada, pero no es necesario que se produzca ningún resultado.
Página 19 de 51 • Delitos de resultado: el tipus requiere la unión espacio-temporal de acción y resultado. Por ejemplo, el delito de homicidio consiste en matar, no realizar una acción que lleve a matar; además, conlleva la muerte de la persona en el momento de la comisión.
• Delitos de acción: aquellos en que la ley prohíbe la realización de una conducta negativa.
• Delitos de omisión: aquellos en que la ley obliga a realizar una conducta positiva, ya que esta conducta conlleva beneficios. Además, se castiga el no hacerlo.
• Delitos de medios determinados: la descripción legal limita las modalidades de acción; por ser cometido, es necesario que se haga en los términos que establece la ley. Por ejemplo, el delito de robo con fuerza en las cosas establece una serie de acciones que permiten calificarlo como tal.
• Delitos resultativos: la descripción legal no limita las modalidades de acción; por ser cometido, es suficiente cualquier conducta que cause el resultado típico. Por ejemplo, el delito de homicidio no establece ningún límite de modalidad.
• Delitos de lesión: se produce una afectación material al bien jurídico protegido, se habla también de la destrucción del bien jurídico (homicidio, la vida se destruye) • Delitos de peligro: el legislador detecta situaciones de peligro, no se espera a que se produzca el daño. Delitos contra el medio ambiente.
- Peligro abstracto: conducir borracho, se presume el peligro.
- Peligro concreto: al juez se le pide que valore si ve una posibilidad real de afectación del bien jurídico. Cuando se pone en peligro la vida de las personas.
SEGÚN LOS SUJETOS: • Delitos comunes: aquellos en los que la ley no limita el ámbito de posibles sujetos activos, sino que se refiere a "todo lo que …". Pueden ser cometidos por cualquier persona.
• Delitos especiales: aquellos de los que sólo pueden ser sujetos activos los que reúnan las condiciones que establece la ley (por ejemplo, ser funcionario público).
• Propios: sólo son punibles por aquellos sujetos a los que se refiere la ley • Impropios: no sólo son punibles por los sujetos determinados en la ley, sino todos los que realicen la acción, ya que guardan correspondencia con un delito común EJ: en el delito de malversación de fondos públicos, si el que realiza la sustracción no funcionario, estará cometiendo un delito de hurto, que es común.
• Delitos de propia mano: aquellos que exigen un contacto directo o realización personal; por tanto, no es posible su comisión utilizando algún otro como instrumento. Por ejemplo, el delito de agresión sexual.
Página 20 de 51 • Delitos de encuentro: requieren una colaboración entre sujeto activo y pasivo. Por ejemplo, el delito de incesto; en este es necesario que el sujeto pasivo no se oponga, ya que sino sería un simple delito de agresión sexual.
SEGÚN LA RELACIÓN CON EL BIEN JURÍDICO (OBJETO): • Delitos de lesión: cuando el tipus requiere la lesión del bien jurídico protegido. Por ejemplo, el delito de homicidio requiere la muerte de la persona, es decir, la lesión de la vida (bien jurídico protegido).
• Delitos de peligro: el tipus requiere solamente la puesta en peligro del bien jurídico protegido.
Por ejemplo, en los delitos del medio ambiente.
• Peligro concreto: cuando resulta un peligro • Abstracto: no es necesario que se produzca el peligro.
Página 21 de 51 TEMA 7: Parte objetiva del tipus.
En el proceso de valoración de una conducta, destinado a decidir si esta es típica y, por tanto, delictiva, el primer paso consiste en comprobar si se ha producido objetivamente la conducta que la ley penal había descrito como delictiva. Esta comprobación exigirá unas condiciones variables según la clase de delito.
La parte objetiva del tipo, por tanto, se centra en la parte externa de la acción del sujeto. Se recogen aquellos elementos que no residen en la voluntad o intención del autor del delito (parte subjetiva), sino que se encuentran objetivados al tipo; estos elementos son: • ELEMENTOS DE AUTORÍA: son aquellos que expresan el sujeto sobre el cual recae la responsabilidad del delito. Normalmente los tipos penales comienzan diciendo “el que…”; de esta forma, se deduce que cualquier persona puede ser sujeto activo del delito. No obstante, sujete activo no es lo mismo que autor, ya que este es, además, el responsable criminal del hecho (por ejemplo, el sujeto que actúa como un instrumento inconsciente no es el autor sino el sujeto pasivo; el autor es aquel que ha incidido en su conducta para que se cometa el delito).
Por tanto, encontramos: - Tipus que pueden ser realizados por cualquier sujeto, ya sea individual o colectivamente.
- Tipus que solamente pueden ser realizados por un circulo delimitado de personas.
- Tipus que no pueden ser realizados por un solo sujeto, sino que es necesario la concurrencia de varios.
• ELEMENTOS DE HECHO: son aquellos que expresan una clase concreta de acciónn, de tal manera que el hecho solo será típico si se realiza esa acción y no otra (aunque otra pueda producir el mismo resultado). No todos los tipos ofrecen la misma clase de realizaciónn, por tanto encontramos: -Tipus que requieren solo una acciónn.
- Tipus que requieren varias.
- Tipus que requieren que la acción produzca un resultado.
- Tipus que requieren que la acción sea permanente.
- Etc.
Antes de proceder a explicar las teorías de causalidad y la imputación objetiva, hay que distinguir entre: TIPUS DE SIMPLE ACTIVIDAD: unos bienes jurídicos, por su naturaleza no tangible (los inmateriales), no pueden ser lesionados físicamente, sino que se lesionan por una simple conducta del autor. Por lo tanto, estos tipus describen una acción sin ningún resultado emparejado, pero que es suficiente para lesionar el bien jurídico. Que estos no lleven aparejado un resultado no significa que no tengan efecto sobre un bien jurídico (por ejemplo, el falso testimonio de un perito, que provoca una sentencia injusto).
TIPO DE RESULTADO: otros bienes jurídicos, por su naturaleza tangible (los materiales), pueden ser lesionados o puestos en peligro. Los tipos penales referentes a estos bienes Página 22 de 51 comprenden acciones lesivas y los resultados que pueden causar estas acciones y, por tanto, ligados a estas (destrucción, vulneración, menoscabo -en definitiva, lesión- o puesta en peligro).
Por lo tanto, dentro de los tipos de resultado, encontramos: -Tipo de resultado material: aquellos en los que los resultados causados sobre el bien jurídico consisten en la lesión del bien jurídico.
-Tipo de puesta en peligro: aquellos en los que los resultados causados sobre el bien jurídico consisten en su puesta en peligro.
En definitiva, en los delitos de resultado es necesario que la acción y los resultados puedan enlazarse, por lo que la primera sea presupuesto del segundo y sirva para fundamentar la inculpación del autor.
4.
Teorias de la causalidad Estas tienen como finalidad encontrar un criterio que permite decidir en cada caso cuál o cuáles son las causas de la producción de un resultado para, posteriormente, decidir quién deberá ser el sujeto causante (sujeto activo) y, en su caso, el sujeto responsable (autor).
Las teorías de la causalidad se caracterizan porque: -Son criterios para la prueba, es decir, una forma de dirigir el proceso contra la persona o personas determinadas (los que han contribuido a la producción del resultado).
-No se basan en criterios jurídicos, sino extrajurídicos (las leyes físicas) Las principales teorías de la causalidad son: • TEORÍAS GENERALIZADORAS: por estas, todas las condiciones que han determinado la producción de un resultado son causas.
La expresión inicial de estas teorías se encuentra, por tanto, en la teoría de la equivalencia de las condiciones, que trata como causa todas aquellas condiciones que tengan relación con el resultado. No obstante, esta teoría supone un problema: el notable incremento de los sujetos responsables de la comisión del delito. Este hecho comportó que evolucionase esta expresión inicial de las teorías generalizadoras, de tal forma que apareció la teoría de la conditio sine qua non, la cual establecía que no todas las condiciones habían de ser causas, sino que una condición es causa siempre que, suprimida, no se produzca el resultado.
No obstante, la insatisfacción que producen las teorías generalizadas lleva a la búsqueda de soluciones orientadas a destacar una de las condiciones concurrentes en la producción del resultado como causa del mismo.
• TEORÍAS INDIVIDUALIZADORAS: para estas, solo hay una causa que produce el resultado (aquella condición destacable de entre todas las que concurren en la producción del resultado).
Primero se formulo como una teoría individualizada la teoría de la condición eficaz, es decir, aquella que con mayor relevancia ha contribuían a la producción del resultado, no obstante en la practica, la condición causalmente más relevante no resta causalidad a las demás o bien no Página 23 de 51 la que se ha de ver como la principal causa. Por tanto la condición mas eficaz no sirve para delimitar quien es el causante del hecho.
Después nace la teoría de la causalidad adecuada. Según esta, solamente puede ser causa del resultado aquella que, a priori, pueda ser considerada apta para producirlos resultados previstos en el tipus. Esta es más satisfactoria que la anterior, incorpora criterios jurídicos, por tanto la adecuación se hará en función de criterios basados en el razonamiento jurídico.
Mas tarde esta teoria dela causalidad adecuada evoluciona hacia la idea de que la adecuación se basa en modo concreto en que el que se va a producir el resultado.
2. Teoría de la imputación objetiva.
Cuando los partidarios de la teoría de la causalidad adecuada precisan que hace falta adecuarse al modelo concreto en el que se produjo el resultando, están abandonado el plan causal, ya que superponen una posibilidad jurídica de imputar el resultado. Por eso se ha dicho que la teoría de la causalidad no es en realidad un perfeccionamiento de las teorías de la causalidad, sino que se aproxima al concepto de la imputación objetiva.
Según esta sería para que alguien pueda ser imputado (es decir, que se le atribuye la realización de una conducta típica)hace falta, además de la causa, que realice un comportamiento que suponga la creación de un riesgo típicamente relevante o jurídicamente desaprobado en los delitos de simple actividad y, a parte de esto, si se trata de delitos de resultado, que el resultado producido sea la concepción el riesgo creado.
EJ. el sobrino que tiene un tío muy rico y el sobrino es muy avaricioso; una noche, lo convence de salir a pasear una noche tormentosa para que le toque un rayo y lo mate. En este caso, el riesgo es jurídicamente permitido.
La imputación objetiva supera a las teorías de la causalidad y, en algunos casos, las sustituye. Sin embargo, las teorías de la causalidad no desaparecen, sino que se someten a las exigencias que conlleva la interpretación de los tipos y al interés último de hacer justicia. Por tanto, el que defiende la teoría de la imputación objetiva es el reconocimiento de que las teorías causales son un complemento para afirmar cuando un comportamiento es típico Los criterios son que para la imputación objetiva de resultado es necesario que el culpable haya creado un riesgo jurídicamente desaprobado y ser relevante. Si el sujeto ha disminuido el riesgo que había sobre el bien jurídico no se ha portado típicamente. Si lo que uno ha hecho está dentro de los niveles de riesgo aceptado no podemos decir que ha actuado de manera típica.
En los casos en los que el resultado no se ha comportado de acuerdo con el riesgo, negaremos la imputación objetiva aunque el hecho puede ser atribuido a titulo de tentativa (la muerte se produce después por interferencia de otro hecho).
Página 24 de 51 AUSENCIA DE TIPICIDAD Y DE ACCIÓN.
1. La ausencia de tipicidad (Atipicidad) Atipicidad es la ausencia de adecuación de la conducta al tipus, por la no concurrencia de todos o parte de los elementos objetivos descritos en el tipo penal. Se trata, pues, de supuestos en los que concurren determinadas circunstancias que suponen la exclusión de la tipicidad de la conducta. El efecto directo de la atipicidad es la imposibilidad de considerar la conducta realizada como un tipus de delito y, si la conducta no es típica, nunca podrá ser delictiva y, por tanto, no será punible.
2. La ausencia de acción.
Por imperativo legal, los delitos sólo pueden ser acciones u omisiones dolosas o imprudentes penadas por la ley. Partiendo de esta premisa, solamente pueden constituir acciones aquellas conductas humanas que se pueden corresponder con un tipo penal. La ausencia de acción, pues, supone la desaparición del presupuesto necesario para incurrir en responsabilidad criminal.
De acuerdo con este planteamiento, los supuestos de ausencia de acción son las siguientes: -POR FALTA DE VOLUNTARIEDAD : la voluntariedad se basa en un concepto final de acción en lamedida en que se reconoce como elemento diferencial de lamisca la concurrencia deuda finalidad, es decir, que la acción está dirigida a un resultado.
Así pues, las causa que permiten ver si concurre o no una acción final (la falta de voluntariedad) son: • Fuerza irresistible: quien obra como consecuencia de una fuerza física irresistible no decide su actuación por voluntad propia. Por tanto, si un sujeto es forzado por otra persona, no es más que un instrumento de la voluntad de ésta. Por ejemplo: A es lanzado a una piscina por B, causando A heridas en C (otro bañista). La fuerza física de B, pues, excluye la acción de A, ya que supone una ausencia de voluntad de éste. No obstante, si la fuerza fue buscada anteriormente por el forzado, no se excluirá la conducta voluntaria (actio libera in causa). Si la fuerza era previsible y evitable, aunque no haya sido querida, es punible como delito imprudente.
Hay que añadir que la fuerza irresistible no es comparable con la intimidación, ya que, en ésta, no se incide en el cuerpo del otro, sino en su mente por medio de una amenaza. Aunque la intimidación sea insuperable, no excluye el elemento volitivo del intimidado.
• Inconsciencia: Hay tres supuestos de inconsciencia: el hipnotismo, el sueño y la embriaguez letárgica.
En cuanto al hipnotismo, se aplicarán las reglas de la actio libera in causa, según las cuales el hipnotizado será responsable a título de dolo si buscó la hipnosis para delinquir, y a título de imprudencia si no lo hizo pero era previsible y evitable. En todo caso, no existe un acuerdo doctrinal que implique la supresión de la acción.
En cuanto al sueño, faltará la acción en el momento de producirse el resultado lesivo. Por ejemplo, el sonámbulo que destruye un objeto valioso, o bien el que, bajo el sueño sobrevenido durante la conducción, provoca un accidente. No obstante, en este último caso, y teniendo en cuenta el art. 10 del CP, según el cual son punibles las acciones imprudentes penadas por la ley, Página 25 de 51 las lesiones causadas por el conductor que ha sufrido sueño sobrevenido son imputables a título de imprudencia, ya que, normalmente, el sueño se advierte (es previsible y evitable ).
Por último, la embriaguez letárgica conlleva la inconsciencia del autor. Por lo tanto, puede considerarse tanto como una causa de ausencia de la acción requerida por el art. 10 CP, como incluirse en la eximente de intoxicación plena por el consumo de bebidas alcohólicas u otras drogas del art. 20.1 CP.
• Actos reflejos: los actos reflejos tienen lugar sin la participación de la voluntad; son actos en los que el impulso externo actúa por causas sensoriales, sin intervención de la conciencia. Sin embargo, todo acto reflejo que causa un delito sólo implicará impunidad cuando no ha sido buscado para delinquir (actio libera in causa).
No constituyen actos reflejos las reacciones por actos en corto circuito; por ejemplo, A se inclina para coger un objeto y B le agarra con fuerza los genitales para gastar una broma; ante esto, A reacciona dolorido volviéndose rápidamente y dando un codazo a B, que cae, se golpea la cabeza y muere.
-POR FALTA DE MANIFESTACIÓN EXTERNA: si la voluntariedad de la acción no se manifiesta de forma externa, difícilmente se podrán identificar los elementos objetivos y / o subjetivos de la acción con el fin de constatar su concurrencia con el tipo penal; por lo tanto, sin una manifestación externa de la voluntad del sujeto, hay una ausencia de acción que conlleva la impunidad.
2. Delitos de omisión.
El problema ha preocupado mucho a la doctrina, habíamos visto que el co acepto clasico de acción causal n…. en realidad podemos ver que en los delitos de omisión el conceptuosolo podemos … de forma normativo. nos interesa conocer el mandato normativo. Consiste en la infracción de una norma prohibitiva.
Hay dos clases: - Propia o pura: tipus delictivo especifico que describe un hecho omisivo y le atribuye una relevancia típica y una pena prevista. La estructura: 1. situación tipica.
2.omissión de la conducta debida.
3. capacidad de actuar.
- Impropia: supone un recurso interpretativo para poder atribuir al omitente la responsabiilidad de un delito de resultado. Se trata de ponerle la pena prevista para el delito de resultado. atribuirle el resultado como si lo hubiera causado.
1. La conducta típica esté integrada por una posición de garante, implica un deber de evitar el resultado.
2. Resultado.
3. Capacidad de evitar el resultado.
Página 26 de 51 TEMA 8- Parte subjetiva del tipus La parte objetiva del tipo se centra en la parte interna de la acción del sujeto. Se recogen aquellos elementos que residen en la voluntad del autor del delito que, conociendo los elementos objetivos del tipo, actúa. Estos elementos son dos: el dolo y la imprudencia. Cabe destacar el principio de responsabilidad subjetiva, según el cual debe existir un vínculo subjetivo entre el delito y la persona para hablar de tipos de delitos.
EL DOLO: El dolo no nació, cuando lo hizo en el Derecho romano, como institución del Derecho penal, sino del Derecho civil. Junto con esta vaga naturaleza penal originaria, también hay que decir que hubo una época donde predominaba el objetivismo, es decir, que se daba más importancia a los aspectos objetivos del tipus que los subjetivos a la hora de incriminar al autor de un ilícito penal.
El dolo integra dos elementos que lo definen: - ELEMENTO COGNOSCITIVO: requiere el conocimiento del dolo, se ha de hablar del doloneutro y del llamado dolus malus.
- ELEMENTO VOLITIVO: que el sujeto actúe voluntariamente, es decir, que quiera la concurrencia de los elementos de la parte objetiva del tipos a la hora de intentar conseguir un determinada resultado (la efectiva perpetuación del delito).
Ej. Robas una bici, para que se considere robo hay que haber unos requisitos, hace falta probar que yo era consciente que era un objeto que era de otra persona y que no tenia autorización para utilizarla.
El concepto de dolo ha evolucionado: en un principio se entendía como dolus malus, quiere decir que el dolo estaba integrado por el conocimiento de los hechos típicos más el conocimiento de la antijuridicidad. Para poder decir que era doloso había que afirmar que el sujeto era consciente de que actuaba de forma antijurídica, si no sabia que estaba prohibido la conducta no era dolosa. La conducta finalista introdujo un concepto más restringido de dolo, según el cual el conocimiento de la antijuridicidad será un aspecto a valorar en el ámbito de la culpabilidad, para determinar la pena, estamos delante del dolo neutro. Se pasa a un concepto de dolo naturalis.
Clases de dolo: • Dolo directo o de primer grado. El sujeto busca la realización de la conducta típica, busca la finalidad de cometer el delito.
• Dolo indirecto o de segundo grado: el autor no busca la realización del hecho típico, pero es realizado por el sujeto como consecuencia de una acción que busca otra finalidad. Por tanto, en el dolo directo de segundo grado la comisión del delito es presupuesto necesario para que el autor consiga su finalidad.
• Dolo eventual el autor tampoco busca la realización del tipos de delito, pero sabe que su actuación puede dar lugar a un delito. Por tanto, en el dolo eventual la comisión del delito aparece como un resultado posible.
Página 27 de 51 Las teorías que han permitido decidir si estamos delante de una supuesto de dolo eventual o de imprudencia consciente son: - Teoría del consentimiento o de la aprobación: Es aquella que exige para poder afirmar que el hecho es dolosos que el sujeto haya aprobado el resultado, que se haya conformado. El problema de esta teoría reside en la prueba, el saber del conocimiento que tiene o no el sujeto, a parte de que deja fuera de responsabilidad dolosa algunos casos en el que el autor prevé la lesión, pero no la valora positivamente. Si el dolo es voluntad ha de haber una aceptación del hecho sino estaríamos haciendo una equivalencia injusta.
- Teoría de la probabilidad: No hace falta exigir una aceptación, una indiferencia hacia el bien jurídico, sino que la diferencia entre el dolo y la imprudencia reside en el grado de probabilidad de producción del resultado lesivo advertido por el autor. Hablamos de dolo cuando el grado de conocimiento del autor sea alto y de imprudencia consciente cuando sea bajo. Si aceptamos esta teoría asumimos que el dolo es esencialmente conocimiento. La pena debería ser más graduable. Esta teoría es más fácil de probar que la teoría anterior.
LA IMPRUDENCIA O CULPA: El delito imprudente o culposo supone la ejecución de un tipus de delito sin conocimiento y voluntad, es decir, el sujeto no pretende realizar la conducta prevista en el tipo, pero lo hace por inobservancia del cuidado debido. A diferencia del dolo, que reclama el conocimiento, la imprudencia se reduce a la cognoscibilidad (la posibilidad de conocer la parte objetiva del tipus).
La imprudencia es la realización del tipos de injusto de un delito a causa de la infracción de una norma de cuidado. Es una concepción normativa, esta idea de que se infringe una norma que obligaba a actuar de manera prudente.
No obstante, aun siendo una conducta sin conocimiento o voluntad, según el art. 10 CP las acciones y omisiones imprudentes también serán castigadas en los casos que la ley así lo prevea.
El trato legal de los delitos imprudentes solo se castiga los que el código prevé. Hay que prever el riesgo y la cura externa, adaptar el comportamiento al riesgo que el sujeto ha advertido. Así el art.
12 CP establece que las acciones u omisiones imprudentes solo se castigarán cuando expresamente lo disponga una ley.
Clases de imprudencia.
Según el contenido psicológico de la acción imprudente, podemos distinguir: • Imprudencia consciente: cuando no queriendo casar la lesión se preve su posibilidad y, aun así, se actúa. Por tanto se conoce el peligro pero se confía en que no se producirá la lesión.
• Imprudencia inconsciente: cuando no queriendo causar la lesión no se preve su posibilidad.
Por tanto no se reconoce el peligro y por eso se actúa.
Página 28 de 51 Según la intensidad de la infracción de la norma de cuidado y, a la vez, la potencialidad del daño causado por esta infracción podemos distinguir tres grados de imprudencia: - Imprudencia leve: es aquella que tenia la calificación de falta, no se conoce la peligrosidad de la acción ni los riesgos que puede ocasionar su realización. Hay algunos que son considerados como delitos leves.
- Imprudencia grave: aquella que tiene calificación de delito, ya que se conoce la peligrosidad de la acción pero no los riesgos que puede ocasionar su realización.
- Imprudencia menos grave: La imprudencia exige la ejecución del resultado. En el delito imprudente no se puede castigar el hecho como tentativa. No se atribuye una muerte de un tercero (delito de peligro).
PRETERINTENCIONALIDAD.
Se entiende que un resultado es preterintencional cuando va más allá del plano delictivo que el autor se había propuesto y, además, no había previsto y aceptado este resultado en términos de dolo indirecto ni tampoco previsto y aceptado como probable en términos de dolo eventual.
Por ejemplo, el que golpea a otro dando lugar a la pérdida definitiva de un órgano cuando solo pretendía ejercer violencia.
Se divide en dos hechos: - La lesión que el autor quería causar (dolo).
- La que provoca esta lesión, el resultado, que ni siquiera había previsto (preterintencional).
No implica responsabilidad objetiva por dos razones: sin dolo ni imprudencia, la acción no es punible; en caso de que se considerara como una acción imprudente, sólo sería punible si lo estableciera una ley. Si es fortuito no es castigado es atípico.
ERROR DE TIPUS En tanto en cuanto el dolo exige la conciencia de que se ha realizado la conducta descrita en el tipo, el error determinará su ausencia cuando se desconozca de alguno o todos los elementos del tipo.
El error de tipus (art. 14.1 y 2 CP) se distingue con el error de prohibición (art. 14.3 CP), ya que este último supone el desconocimiento de la prohibición de realizar la conducta descrita en el tipo (por tanto, implica el desconocimiento de la antijuridicidad).
EJ. C dispara a D (un delincuente) creyendo que la ley permite disparar a los delincuentes que huyen, C incurre en un error de prohibición, ya que conoce los elementos del tipo, pero no entiende que su realización está prohibida.
El error de tips afecta a algún elemento del tipus que puede ser un elemento fáctico o normativo.
EJ. A dispara sobre B (los dos cazadores) confundiéndolo con una pieza de caza. A, incurre en un error de tipo, ya que desconoce uno de sus elementos (el sujeto pasivo). No obstante, si En lo relativo al tratamiento juridico del error de tipos se ha de distinguir entre: Página 29 de 51 • ERROR SOBRE ELEMENTOS ESENCIALES: el error recae sobre aquellos elementos sobre los cuales depende la concurrencia del delito. Pueden suceder dos cosas: que el error sea vencible o invencible.
• Error vencible: es aquel que se habría podido evitar si hubiese observado el cuidado necesario. Este excluirá el dolo pero no la imprudencia. Por tanto, de ser punible,procederá la modalidad de imprudencia estimable; no obstante, la imprudencia no es unible en la mayoría de delitos y, generalmente, el error vencible determinará la impunidad.
Art. 14.1 CP: “(...) Si el error, atendidas las circunstancias del hecho y las personales del autor, fuera vencible, la infracción será castigada, en su caso, como imprudente.” • Error invencible: es aquel que no se habría podido evitar aunque se hubiese observado cuidado. Este excluirá tanto el dolo como la imprudencia, circunstancia por la cual se dará lugar a la impunidad, ya que la casación de un resultado lesivo sin dolo ni imprudencia resulta atípica.
Art. 14.1 CP: “El error invencible sobre un hecho constitutivo de la infracción penal excluye la responsabilidad criminal (…).” Página 30 de 51 TEMA 9- El desarrollo del delito (iter criminis) Hasta que una conducta humana llega a convertirse en un tipo de delito perfectamente realizado, pasa por diferentes fases; así pues, el iter criminis es aquel proceso, que comprende dos fases: una fase interna, es decir, cuando nace la conducta en la mente del sujeto activo, y una fase externa en la que se manifiesta la conducta humana externamente. No obstante, en virtud del principio Cogitationis poenam nemo patitur, la fase interna es irrelevante para Derecho penal, ya que si la conducta no se llega a exteriorizar, resultaría injustificada la imputación objetiva al sujeto; en cambio, si la conducta se llega a exteriorizar, la fase interna tiene relevancia como una circunstancia que agrava la pena.
Para determinar el momento de la fase externa en el que el Derecho penal puede intervenir, se debe distinguir entre dos momentos dentro de ésta: los actos preparatorios y la ejecución. Los actos preparatorios (no siempre concurrentes) suponen un momento en medio de la fase interna y el inicio de la ejecución del tipo; la ejecución, en cambio, es el momento en el que se inicia la comisión de la acción tipificada.
1. ACTOS PREPARATIVOS Los actos preparatorios son aquellas manifestaciones externas de uno o más sujetos que pueden determinar consecuencias jurídico-penales, dada la voluntad criminal exteriorizada de estos.
El Derecho penal español, a tenor de lo que establece el art. 15 del CP, parte del principio de impunidad de los actos preparatorios, ya que el precepto establece que solo son punibles la tentativa de delito y del delito consumado. No obstante, esto no quiere decir que todos los actos preparatorios sean impunes; el CP determina unos supuestos de actos preparatorios punibles, debido a que son considerados como especialmente peligrosos por el bien jurídico protegido.
Estos son: I. CONSPIRACIÓN (art. 17.1 CP). Existe cuando dos o más personas se conciertan para la ejecución de un delito y resuelven ejecutarlo.** El desistimiento de uno de los conspiradores, al margen de los motivos por los que ha desistido, lo convierte en sujeto impune, ya que demuestra que no tiene vocación de llevar a cabo la ejecución del delito, no obstante, la exclusión del grupo de uno de los conspiradores no implica su impunidad, ya que este no abandona con vocación de ejecutar el delito y por tanto sigue bajo la calificación de conspirador.
II. PROPOSICIÓN (art. 17.2 CP) Existe cuando el que ha resuelto cometer un delito invita a otra u otras personas a participar en él. Los elementos que han de reunirse: A. Decisión firme de cometer el delito por parte del proposante.
B. La propia proposición a uno u otras para ejecutar el delito.
III. PROVOCACIÓN (art. 18.1 CP) existe cuando directamente se incita por medio de la imprenta, radiodifusión, o cualquier otro medio que facilite la publicidad, o ante una concurrencia de personas, a la perpetración de un delito. El que la diferencia con la provocación es el hecho que no existe a priori la decisión firme del provocante de ser parte de la ejecución del delito, además, la provocación se efectúa delante de una concurrencia de persona indeterminada, mientras que la proposición se efectúa delante de uno o más sujetos determinados.
Según el epígrafo 2 del art. 18 CP, la provocación se castigará en los casos en que la ley así lo prevea y si a la provocación hubiese seguido la efectiva ejecución del delito, se castigará como a inducción.
Página 31 de 51 Dentro de la provocación se incluye la apología, que consiste en la exposición ante una concurrencia de personas o por cualquier medio de difusión, de ideas o doctrinas que ensalcen el crimen o enaltezcan a su autor.
EJ. las religiones que incitan a matar para ir al paraíso.
La apología solo será delictiva como forma de provocación y si por su naturaleza y circunstancias constituye una incitación directa a cometer un delito. Esta construcción restrictiva tuvo un límite con la ley del 2000, que se tipicitó la apología del terrorismo, que esta castigado como un delito autónomo de una manera más amplia. Bajo esta se han dictado algunas condenas. En la reforma de la LO 1/2015 se han ampliado los delitos de provocación al odio, los que inciten el odio contra personas o grupos.
2.TENTATIVA Se inicia cuando el sujeto traspasa la frontera de los actos preparatorios e inicia la fase ejecutiva. La tentativa se castiga siempre en principio, en cada tipo delictivo habrá que mirar si tiene sentido castigar la tentativa.
Por tal de determinar cuando se inicia la fase ejecutiva, existen dos teorías: • TEORÍA SUBJETIVA: el fundamento de castigo de la tentativa se encuentra en el hecho de que el sujeto, con su acto, ha manifestado la voluntad orientada a la comisión de un delito. Serán actos ejecutivos aquellos que para el sujeto sean decisivos para su plan. Los actos que haya podido realizar objetivamente pasan a un segundo plano. Así como que el peligro del bien jurídico queda manifestado con esta voluntad, el DP ha de intervenir.
El problema de este razonamiento es que se incurre en un exceso subjetivo, dejando de lado, pues, los elementos objetivos. Si bien es cierto que la tentativa es un delito imperfecto (ya que no se llega a consumar), no tiene igual naturaleza que un delito perfectamente consumado. Sin embargo, dejando los elementos objetivos del acto en un segundo plano, se equiparan ambos tipos, y son precisamente estos elementos lo que diferencia la tentativa con el delito consumado: en el delito imperfecto, los elementos objetivos no son igual de perjudiciales para el bien jurídico como lo son los del delito perfectamente consumado y, por ello, es racional que la pena deba reducirse.
Por ejemplo, la perfecta realización de un delito de homicidio por parte de A implica la efectiva lesión de la vida de B y, por tanto, el total perjuicio del bien jurídico protegido; en cambio, de ejecutarse imperfectamente el delito de homicidio, constituye una tentativa que sólo implicará una puesta en peligro del bien jurídico (la vida de B).
• TEORÍA OBJETIVA: ven el fundamento castigo de la tentativa en el objetivo peligro sufrido por el bien jurídico, peligro, que, naturalmente, es cuantitativamente inferior al sufrido si el delito fuera perfectamente consumado; este hecho justifica la reducción de la pena. Está constituída por dos variantes: 1. Teoría objetivo-formal: según esta, la ejecución comienza con la acción descrita en el tifus en sentido estricto. Por ejemplo, en el delito de homicidio, la ejecución se iniciara con el inicio de la acción de “matar”, que es la descrita en su tipo correspondiente. Se ha de tener en cuenta como se define en algunos delitos la definición legal ya que nos puede dar pistas, aunque en algunos casos sirva para poco.
El problema de esta variante es una mal encaminada pretensión de respeto al principio de legalidad; remitir al inicio de la acción descrita en el tipo para resolver cuando se Página 32 de 51 inicia la ejecución no aporta ningún dato útil, ya que se trata de determinar cuando se inicia la acción típica. Siguiendo el ejemplo anterior, cuando se inicia la acción de matar, al sacar la pistola, al apuntar o al pulsar el gatillo? Además, una aplicación estricta de esta teoría llevaría a sostener que, en el homicidio, como delito de resultado, no cabe la tentativa, ya que la acción de matar no se puede realizar parcialmente.
2. Teoría objetivo-material: partiendo de la necesidad de crear criterios materiales, elementos que faciliten encontrar los hechos que se pueden considerar como propios de la ejecución. El criterio destacable de esta teoría es el de los actos intermedios y la inmediatez temporal, según el cual se consideran acciones ejecutivas las que suponen una puesta en peligro inmediata del bien jurídico, ya que entre la realización de esta acción y la realización de los elementos recogidos en el tipo no hay actos intermedios.
La tentativa según el art. 16.1 CP, concurre cuando el sujeto da principio a la ejecución del delito directamente por los hechos exteriores, practicando todos o parte de los actos que objetivamente habrían de producir el resultado y, no obstante esto, este no se produce por causas independientes de la voluntad del autor. En este orden de cosas, la doctrina distingue entre dos formas de tentativa: la tentativa acabada, cuando el sujeto realiza todos los actos y, por tanto, se da paso a la consumación del delito, y la tentativa inacabada que se da cuando solo realiza parte de los actos.
Para determinar la pena correspondiente a la tentativa, es transcendente el grado de desarrollo de la misma; así pues, si la tentativa esta acabada comportará una pena mayor que la inacabada; el peligro inherente a el intento y el grado de ejecución del delito, pues, son los criterios que permiten establecer la diferencia entre el orden de penas.
El tipus de la tentativa consta de los siguientes elementos: - En cuanto la parte objetiva, una ejecución parcial o total de los actos que dan lugar a la comisión de un delito, no seguidos de la consumación de este.
- En cuanto a la parte subjetiva, la voluntad de consumación del delito por parte del sujeto y la ausencia de desistimiento voluntario ( es decir, que el delito no se produce por una causa ajena a la voluntad del sujeto activo.
Figuras variantes de la tentativa: TENTATIVA INIDONIA se da cuando, por idoneidad de los medios empleados en la comisión del delito, no podría llegarse a una efectiva comisión del delito. Por ejemplo, cuando A pretende matar a B con una sustancia inocua. Si es inidónea o no, se constata por medio de un juicio ex post, por medio del cual se observa, una vez se conocen las circunstancias del hecho, que los medios no eran los adecuados para la efectiva consumación del delito. Esta modalidad de tentativa no sería punible, ya que el resultado no se podría producir objetivamente y, por tanto, no hay peligrosidad para el bien jurídico.
Dentro de la tentativa inidónea, encontramos la tentativa supersticiosa, que supone una inidoneidad en los medios aún más absoluta. Por ejemplo, A cree que matará a B clavando agujas en una reproducción de trapo de éste.
Página 33 de 51 Hay tres tipos: - Inidoneidad por los medios: los medios no son idóneos.
. Inidoneidad por el objeto: no hay objeto material.
- Inidoneidad del sujeto: solo se produce en ciertos delitos en los que el sujeto ha de tener unas condiciones especiales.
DESITIMENTO El desistimiento se produce cuando el autor tira atrás la comisión del delito una vez ya ha tenido inicio la fase de ejecución (simple desistimiento) o bien cuando ha finalizado la fase de ejecución (desistimiento activo); por tanto, requiere la presencia de la tentativa. En este sentido, si la tentativa es inacabada, concurre el simple desistimiento ( por ejemplo A pretende matar a B a veces, pero en la primera vez desiste); en cambio, cuando la tentativa es acabada para que se considere desistimiento será necesaria una acción positiva complementaria que sea eficaz. EJ. Si ha envenenado a alguien y lama a la ambulancia. Entonces no responderá de la tentativa pero si de los delitos consumados.
Si fracasa en el intento de evitarlo, por ejemplo la ambulancia no llega a tiempo, se puede tener en cuenta la posibilidad de atenuar la pena o la aplicación analógica del numero 2 del 16 que preve que en la medida que participes en un delito común has de internar evitar el resultado.
Según el art. 16 el desistimiento ha de ser voluntario. Para precisar cuando lo es existen dos teorías: • Teoría psicologica: el desistimiento es voluntario si el sujeto no quiere llegar a la comisión del delito aunque pueda, mientras que es involuntario si no quiere llegar porque no puede. El problema de esta teoría es que en muchos casos el desistimiento se considera voluntario cuando, racionalmente, no pareces ser así. Por ejemplo según esta teoría se consideraría desistimiento voluntario el del ladrón que no coge el dinero de la caja, aunque pueda, porque esta llegando la policía.
• Teoría valorativa: delante de la insuficiencia de las teorías psicológicas, surge el razonamiento de Roxin, según el cual solo es admisible el desistimiento voluntario si obedece a un motivo susceptible de valoración jurídica. Así, formula que si el desistimiento no responde a la racionalidad del delincuente es voluntario y, por tanto, impune. Por ejemplo, la racionalidad del lado le obliga a desistir porque cree que no lo hará bien.
3. CONSUMACIÓN La tentativa acabada da lugar a la consumación del delito; que éste produzca un resultado o no, ya no depende del autor. La consumación es, vista desde una perspectiva jurídica, un concepto formal, que equivale a la realización formal de todos los elementos descritos en un tipo de delito; aún así, el momento de la consumación no puede ser fijado en una regla única, ya que depende de la estructura de cada tipo penal (por ejemplo, en los delitos de resultado, no es precisa la terminación de la lesión al bien jurídico, sino que basta con su puesta en peligro).
Una perspectiva material de la consumación, nos permite decir que el delito se consuma cuando se da la efectiva consecución de todos los fines perseguidos por el autor del delito (por ejemplo, en el delito de homicidio, cuando la víctima muere).
Hay que añadir que todos los delitos que se describen en el Libro II del CP son delitos consumados.
Página 34 de 51 TEMA 10 - Autoría y participación.
AUTORÍA Los CP no suelen definir el concepto de autor expresamente sino que describen en cada tipus penal la conducta del autor del mismo. Por tanto en un principio, el autor del delito es el que realiza a titulo propio el tipus penal correspondiente, es decir, el sujeto a quien se refieren los tipus por medio de la locución impersonal “El que…”.
La idea de autor no lleva implícita la responsabilidad criminal por el hecho. No obstante, con frecuencia, son obra de varios sujetos; aquí, pues, aparece el problema de identificar el que ha realizado el hecho a título propio (autor) y el o los que han realizado indirectamente el hecho (partícipe).
Se diferencian entre dos conceptos de autor: • Concepto unitario de autor: las doctrinas partidarias de este concepto no distinguen entre autoría y participación, por tanto consideran autores a todos los intervinientes en la comisión de un delito. Algunos ejemplos de sistemas penales que adoptan este concepto son el austriaco y el italiano. Todas las personas que realicen alguna aportación al hecho típico responden penalmente como autores.
La mayoría de los penalistas no aceptan el concepto unitario de autor ya que consideran que autor y participe no intervienen de la misma forma en el delito; por tanto, en atención a que realicen conductas típicas diferentes, serán necesarias reglas específicas por la punición de cada una de ellas.
No es el caso del sistema español en el cual diferencia entre autores y partícipes, aquellas que tienen un rol principal y las que ejercen un papel subordinado. Por eso se habla de responsabilidad accesoria. Delante de una conducta típica hay que ver quienes son las personas que son sujetos activos, aquellos que se consideran autores. Los otros que puedan hacer una aportación al hecho de otro pero que no estén actuando haciendo el hecho como propio, se consideran participes. El derecho preve unas formas de responsabilidad penal accesoria que seria lo que determinaría la manera en que los participes responden del hecho. en el derecho español se ha entendido que hay una excepción a este sistema diferenciado para los delitos imprudentes, ha estado dominando el criterio de considerar de que rige el criterio unitario de acción.
• Concepto extensivo de autor: las doctrinas partidarias de este concepto defienden un razonamiento subjetivista, según el cual creen autor es el que ha actuado sintiendo que es autor de aquello que hace (animus auctoris) y el participe es quien obra con ánimo de participe (animus socii). El problema es la dificultad práctica y que el sentimiento es irrelevante lo que importa es el hecho que ha realizado.
• Concepto restrictivo de autor: las doctrinas partidarias de este concepto defienden un razonamiento objetivista, según el cual creen que el criterio determinado de la autoría se encuentra en elementos objetivos del tipus. A partir de aquí, hay que distinguir dos concepciones del concepto restrictivo de autor: Página 35 de 51 - Concepción formal: consideran que es autor quien realiza una ato de os que dan ejecución al delito previstos por el tipus, mientras que cualquier otro acto, una vez iniciada la comisión del delito, se trata de una contribución que cualifica al sujeto como partícipe.
- Concepción material: consideran que es autor quien aporta la contribución objetivamente más importante en la comisión del delito.
El problema de esta concepción es que no se dice en que medida se ha de entender la importancia de la contribución, ademas algunas formas de autora como la mediata siguen estando exentas de responsabilidad criminal.
A partir de estos conceptos de autor, surgió una teoría en solución de las subjetivistas y objetivistas de la mano de Roxin: la teoría del dominio del hecho. Esta teoría combina los elementos subjetivos y objetivos como criterios determinados de autoría. Para Roxin, el autor del delito es quien consciente y dolosamente controla el desarrollo del hecho del hecho delictivo; se manifiestan los elementos subjetivos en tanto que orienta el hecho a la lesión de un bien jurídico, y los elementos objetivos en que éste dispone del poder para interrumpir el desarrollo del hecho.
EL CONCEPTO DE AUTOR EN EL DERCHO PENAL ESPAÑOL Art. 28 CP: “Son autores quienes realizan el hecho por sí solos, conjuntamente o por medio de otro del que se sirven como instrumento. También serán considerados autores los que inducen directamente a otro u otros a ejecutarlo y los que cooperan a su ejecución con un acto sin el cual no se habría efectuado.” En España, con ánimo de solucionar los problema de la autoría mediata no resueltos por los conceptos de autor propuestos por las doctrinas anteriores, la jurisprudencia del Tribunal Supremo ha venido manteniendo la denominada como teoría del acuerdo previo, según la cual son autores todos aquellos que conjuntamente planearon la ejecución del delito, con independencia de cuál fuera su ulterior intervención objetiva en el hecho. Sin embargo, ante el rechazo de la doctrina de esta teoría, actualmente ha venido invocando la teoría del dominio del hecho.
TIPOS DE AUTORIA • AUTORÍA INMEDIATA: es autor inmediato aquel que realiza el delito a título propio, de forma que es su conducta la que corresponde con el tipo penal. Puede, pues, ser el único que interviene en la ejecución del hecho delictivo.
• COAUTORÍA: se trata de aquel tipo de autoría en el que interviene objetivamente más de una persona en la ejecución del delito; por tanto, son coautores los que realizan conjuntamente y de mutuo acuerdo un hecho delictivo. Los coautores realizan una acción parcial en el hecho, de tal forma que ninguno de ellos puede realizar el hecho por sí solo. Rige, en cuanto a la responsabilidad criminal de estos, el principio de imputación recíproca, según el cual se consideran todos los actos de igual forma.
Por ejemplo, A y B vierten veneno en el café de C. Si A y B actúan de mutuo acuerdo (es decir, A compra el veneno y B el suministro), ambos serán coautores de la muerte de C.
• AUTORÍA MEDIATA: es autor mediato aquel que realiza el delito usando a un tercero como instrumento, de tal forma que éste sería el que hace corresponder su conducta con el tipo penal.
Página 36 de 51 El art. 28 CP prevé expresamente la figura del autor mediado por medio de la fórmula "son autores quienes realizan el hecho por medio de otro que utilizan como instrumento".
El instrumento, en principio, actúa de forma inconsciente, es decir, desconoce la relevancia penal de su auto. La doctrina distingue diferentes supuestos de autoría mediata: - El autor mediato utiliza un sujeto como instrumento que desconoce sus intenciones, de tal forma que el este es víctima de un error. Por ejemplo, A vierte veneno en el café de B, y C, sin saberlo, sirve el café a B.
- El autor mediato ejerce sobre un sujeto una coacción psicológica para usarlo como instrumento, de tal forma que éste actúa por miedo.
- El autor mediato utiliza un sujeto como instrumento por el hecho de que este es inimputable en relación con el delito que quiere cometer. Por ejemplo, el funcionario hace destruir a su secretaría unos documentos que le han sido confiados por razón de su cargo. Si fuera el funcionario lo que los destruyera, incurriría en un delito de infidelidad en la custodia de documentos; No obstante, este delito sólo es imputable a funcionarios, lo que conlleva la inidoneidad del instrumento para ser autor (por eso el funcionario encomienda su realización a la secretaría).
El uso de un inimputable sólo se puede considerar autoría mediata si el instrumento es víctima de un error; de lo contrario, el sujeto actúa de forma dolosa y, por tanto, se tratará de inducción a la comisión de un delito. El sujeto deja de ser instrumento por el hecho de que conoce la relevancia penal de su acto.
PARTICIPACIÓN El partícipe es aquel que forma parte en el delito cometido por el autor, encontrandose, pues, en una posición accesoria en relación con este. El fundamento de castigo de la participación se ha planteado por dos teorías: 1. Teoría de la culpabilidad: el participe es responsable criminalmente en la medida en que ha contribuido a que el autor realice un hecho culpable. Por tanto, la culpabilidad del autor comporta la responsabilidad criminal del partícipe, ya que este contribuye a hacer culpable el autor.
2. Teoría de la causación: el partícipe es responsable criminalmente porque su comportamiento favorece a que el autor actúe comportando una lesión del bien jurídico o su puesta en peligro. La responsabilidad criminal del participe, pues, siempre es dependiente de la responsabilidad del autor, no a la inversa. Esta teoría es la mas adecuada para el Derecho penal español.
Hay que partir, pues, del principio de accesoriedad de la participación, según el cual la conducta del partícipe es dependiente a la del autor; de esta conducta accesoria depende la responsabilidad criminal del partícipe. Así pues, la accesoriedad puede ser de diferentes niveles: • Accesoriedad MÁXIMA: la participación es punible si el autor ha obrado de manera típica, antijurídica y culpable, menos si concurre una causa de justificación. No obstante, la mayoría de la doctrina opina que ésta exigencia es excesiva, ya que la culpabilidad es una cuestión individual; el hecho de que el autor no sea culpable, no puede implicar que el partícipe no lo sea.
Página 37 de 51 • Accesoriedad MÍNIMA: la participación es punible si el autor ha obrado de manera típica, incluso si concurre una causa de justificación. El problema de esta concepción es que amplía demasiado el baremo de responsabilidad criminal de los partícipes, ya que, si el partícipe colabora en un hecho justificable, no es admisible que éste sea castigado. Por ejemplo, el partícipe presta al autor un arma para que se defienda de una agresión ilegítima.
• Accesoriedad MEDIA: la participación es punible si el autor ha obrado de manera típica y antijurídica; el juicio de culpabilidad, pues, se realiza en el autor y el partícipe por igual. Por tanto, si concurre una causa de justificación, sólo eximirá la responsabilidad criminal de aquel que haya actuado amparado en ésta.
FORMAS DE PARTICIPACIÓN Las formas de participación se encuentran recogidas en los art. 28 y 29 CP, y son: • INDUCCIÓN (art. 28, a): el inductor, es decir, lo que influye psíquicamente a otro para que ejecute un delito sin intervenir en su ejecución, es considerado como autor, de tal forma que responde a la misma pena que éste. Las características de la inducción son las siguientes: Directa: la influencia psíquica debe efectuarse claramente, es decir, el inductor debe insistir en que el autor realice un delito.
Determinada: debe ser relativa a un sujeto y un delito concreto; no puede inducir a delinquir en general (ya que se trataría de provocación).
Determinante: debe ser presupuesto de la decisión del autor para delinquir. Por tanto, no es inductor lo que influye sobre otro que ya estaba decidido a cometer el delito.
Dolosa: debe ser dolosa por partida doble: subjetivamente, por parte del autor (ya que decide delinquir) y, objetivamente, por parte del delito en sí (que se produzca la causación del hecho).
Cabe destacar la teoría del agente provocador, es decir, de aquel inductor que tiene pensado interrumpir la ejecución del delito. Por ejemplo, para poder detener a A, el policía le induce a cometer un delito, pero confiando en que le impedirá a tiempo. En estos casos, no se responde como inductor, ya que la influencia psíquica está justificada.
• COOPERACIÓN (art. 28, b): se trata del que coopera en la ejecución de un delito necesariamente, de tal forma que sin su actuación no se hubiera podido producir. La figura del cooperador necesario implica la misma pena que la del autor.
• COMPLICIDAD (art. 29): se trata del que coopera en la ejecución de un delito útilmente, de tal forma que su actuación no determina que el delito se produzca. La figura del cómplice, por tanto, no implica la misma pena que la del autor, sino que el grado de ésta es inferior.
Para que concurra cooperación o complicidad, la actuación del cooperador o del cómplice debe ser anterior o simultánea a la actuación del autor. En caso contrario, se trata de otra figura, la del encubrimiento. Debido a que se trata de una actuación posterior, no constituye una forma de participación; además, el encubrimiento no implica un perjuicio al bien jurídico, sino al interés de la persecución del delito.
Página 38 de 51 En cuanto a la determinación de si concurre cooperación necesaria (cooperación en sentido estricto) o útil (complicidad), existe un problema: es difícil determinar el grado en que la contribución del sujeto ha sido determinante en la comisión del delito. La doctrina española mantuvo hasta los años sesenta dos puntos de vista: desde un punto de vista abstracto, se consideraba que son necesarios todos aquellos actos que hayan ocasionado la forma concreta en la que el hecho se manifestó; No obstante, este criterio conlleva que casi todo pueda ser calificado como necesario. Desde un punto de vista concreto, se consideraba que constituían cooperación necesaria todos aquellos actos sin los cuales no se hubiera podido ejecutar el delito en otras circunstancias. En vista del desacuerdo, surgió la llamada teoría de los bienes escasos, según la cual se pueden considerar actuaciones necesarias aquellas que sean difíciles de conseguir, mientras que serán útiles las que sean fáciles de conseguir; esta teoría, sin embargo, es relativa, ya que la facilidad de logro viene determinada por las circunstancias del sujeto. Sin embargo, es la más utilizada hoy en día.
Página 39 de 51 TEMA 11- ANTIJURICIDAD Y LAS CAUSAS DE JUSTIFICACIÓN.
LA ANTIJURICIDAD Una vez se ha comprobado que una determinada conducta es típica (es decir, que los elementos de esta corresponden con los que requiere el tipo penal), el paso siguiente, en orden a determinar si esta conducta genera responsabilidad criminal, es la determinación de la antijuridicidad. La antijuridicidad es un atributo que la dogmática jurídico-penal atribuye a una conducta a fin de indicar que, además de ser típica, es contraria a Derecho (injusta).
La tipicidad no supone que todo hecho típico es antijurídico pero si que nace indicio de antijuridicad. Por tanto tendencialmente todo hecho típico será antijurídico, pero excepcionalmente el derecho contiene unas normas permisivas, que permiten cometer hechos aunque sean típicos, si se corrige y puede ser que se destruya el indicio y no llegue a ser antijurídico.
La antijurídico en sentido formal cuando ademas de ser típico no e… el sentido material una conducta es antijurídica cuando, ademas de ser contraria a los imperativos del Derecho penal, lesiona o pone en peligro un bien jurídico protegido por este. De esta forma, la antijuridiida en sentido material se vincula directamente con la finalidad de la norma penal (la protección de los bienes jurídicos) uno solo con su realidad positiva (la normal, como existente se ha de cumplir); aquí es donde la antijurídica adquiere la características de ser contraria al Derecho.
DESVALORIZACIÓN DE ACCIÓN Y DESVALORACIÓN DE RESULTADO.
El contenido material de la antijuridicidad no se limita a la lesión o puesta en peligro del bien jurídico protegido; no toda lesión o puesta en peligro (desvalorización del resultado) es antijurídica (por ejemplo, cuando concurre una causa de justificación), sino que sólo lo son aquellas que derivan de una acción desaprobada por el Derecho penal (desvalorización de la acción). Este hecho tiene relación con el principio de mínima intervención, según el cual el Derecho penal sólo puede castigar las acciones que sean atribuibles a título de dolo y de culpa.
Ambos conceptos son necesarios en la configuración de la antijuridicidad, ya que la desvalorización de una acción supone siempre la desvalorización de su resultado. Así, por ejemplo, la prohibición de matar (acción) es una consecuencia de la protección a la vida (resultado). Lógicamente, las acciones prohibidas por el Derecho penal no tienen sentido si no se fundamentan en la protección de un bien jurídico. Lo que sucede es que, por razones políticocriminales, el legislador puede adoptar una concepción monista, es decir, destacar una desvalorización más que otra a la hora de configurar los tipos penales; esto es lo que sucedía en el Derecho penal tradicional, que se centraba en la desvalorización del resultado; No obstante, en el Derecho penal moderno, se ha adoptado una concepción dualista.
Página 40 de 51 AUSENCIA DE ANTIJURIDICIDAD: LA JUSTIFIACIÓN Cuando hablamos de justificación nos referimos a unas causas previstas en la ley y que provocan que el hecho típico no es antijurídico y por tanto no es castigado. La valoración que se hace afecta al juicio global del hecho desde la perspectiva del derecho. Las consecuencias de la justificación afectan a todos los que intervienen.
Es necesario un juicio ulterior en el que deberá concurrir, además de la tipicidad de la conducta, la ausencia de causas que justifiquen la realización de esta; por tanto, la existencia o no de estas causas de justificación es el elemento clave que permite calificar la conducta como antijurídica.
Las causas de justificación en el Derecho Penal español son: (art. 20. 4-5-7).
Eximient incompletos que hay una rebaja de la pena por debajo de la mínima legal. Atenuar la pena (Art. 21) Los elemento LA LEGÍTIMA DEFENSA – art. 20, 4ª CP Según la Tesis del Doble Fundamento, la justificación de la legítima defensa se encuentra en la necesidad de la autoprotección y en la idea de la defensa del derecho; por un lado, la defensa tiene un fundamento individual (todos estamos legitimados a auto-protegernos ante una agresión ilegítima) y un fundamento supra-indivudual (la idea de defender el derecho: el defenderse de una agresión ilegítima es positivo para el derecho).
Tal y como se encuentra configurada en el Código Penal, a fin de que concurra la legítima defensa hacen falta tres requisitos: - Que la defensa venga dada por una agresión ilegítima.
- Que los medios para impedir la agresión ilegítima (la defensa) sean necesarios.
- Que la agresión ilegítima no haya sido provocada por el defensor.
Los elementos que integran la legitima defensa son: - AGRESIÓN ILEGÍTIMA: tradicionalmente, la agresión ha estado entendida por la jurisprudencia como un acto de fuerza física contra la persona. Actualmente, también se admiten ataques contra bienes inmateriales, como el honor. No obstante, esta concepción es inadmisible hoy día por dos motivos: - Según el diccionario de la RAE, el termino “agresión” no solo se puede entender como un acto fisico, sino como un acto contrario a Derecho.
- El CP admite tanto la defensa de la persona como la de sus derechos como dos alternativas independientes la uno de otra.
Además el art. 20.4 establece una cláusula de defensa delante de la agresión a la propiedad y la morada.
En cuanto al aspecto objetivo de la agresión, no es necesario que se llegue a consumar la lesión para que esta se de; es suficiente con un intento idóneo de la lesión. No constituye agresión ilegitima la tentativa inidonia: por ejemplo, si A dispara a B con una pistola descargada, la agresión es ilegítima y, ni tan solo existe agresión. Para poder evitar la agresión esta ha de ser Página 41 de 51 actual, es decir,ha de suponer un peligro próximo, no vale defenderse de una acción pasada ni de una acción futura , si la agresión ya ha cesado nos encontramos en la venganza que el derecho no autoriza.
En cuanto al aspecto subjetivo de la agresión, para que esta pueda ser cualificada como ilegitima es precios que se manifieste la voluntad lesiva del agresor. Ademas, la agresión no ha de ser personalmente imputable a su autor, sino que cabe también legitima defensa delante de un inimputable o del que actúa bajo una causa de exculpación - DEFENSA NECESARIA: ha de concurrir tanto la necesidad abstracta de defenderse como la necesidad concreta del medio defensivo empleado en su ejercicio.
Los supuestos de exceso en la legitima defensa son dos: 1. Exceso extensivo: se produce cuando falta la necesidad abstracta de defenderse; EJ cuando la agresión aun no se ha producido o ya ha sido consumada. No se puede calificar la actuación como obrada legitima defensa ni completa ni incompleta.
2. Exceso intensivo: falta la necesidad concreta del medio defensivo empleado.
EJ, la defensa será necesaria cuando la mujer clavó un cuchillo hallaron que había forzado la puerta y se acerca a ella con una navaja. El medio es innecesario pero la urgencia del momento no permite un examen de todas las posibilidades. Si se constata la necesidad abstracta de defenderse pero el medio empleado es innecesario, puede cualificarse la actuación como obrada en legítima defensa de forma incommpleta.
- FALTA DE PROVOCACIÓN . El defensor no ha de haber provocado intencionadamente la actuación del aresor.
Legitima defensa putativa: se produce cuando un sujeto cree erróneamente que concurren los requisitos necesarios para actuar en legitima defensa. en estos casos, si el error es vencible la actuación del auto se cualificará como imprudente, mientras que si el error es invencible, este quedará impune.
EL ESTADO DE NECESIDAD – art. 20, 5ª CP Según la doctrina, se entiende como estado de necesidad aquella situación de peligro objetivo, real y actual para un bien jurídico propio o ajeno, que no da lugar a la legitima defensa ni al ejercicio de un deber, y que únicamente se puede evitar por medio del sacrificio de otros bienes jurídicos. El CP establece, adema del conflicto entre bienes jurídicos, el supuesto de conflicto entre deberes, en el que se ha de omitir el deber por tar dse cumplir otro.
Medio de defensa que sea mas lesivo que el propio de la agresión, si la única manera de defenderme contra alguien es matarlo, estoy autorizado para hacerlo.
Requisitos del estado de necesidad son los siguientes: • Peligro de un mal propio o ajeno: la constatación de que este se producirá de forma actual e inminente. En caso que se trate de un mal ajeno, se da el caso de auxilio necesario; por ejemplo cuando un medico coge un vehículo ajeno para trasladar a un herido muy grave al hospital.
• Necesidad absoluta de lesionar un bien jurídico o de infringir un deber: que no haya un medio menos lesivo de evitar el mal actual e inminente.
Página 42 de 51 • Proporcionalidad: que el mal causado no sea mayor entidad que el que se trataba de evitar. En estos casos concurre lo llamo estado de necesidad exculpante, en el que se excluye la culpabilidad del que causa un mal igual o menor que el que se trataba de evitar pero no se justifica su conducta.
• Falta de provocación: el que actúa en estado de necesidad no ha de haber provocado la situación.
• Falta de obligación de sacrificarse por razón de oficio o cargo: determinados oficios como el de bombero comportan la obligación de sacrificarse delante del peligro. Ej el bombero que huye de la casa incendiada para salvarse el y deja morir a sus habitantes, no actúa en estado de necesidad EJERCICIO LEGÍTIMO DE UN DERECHO O EL CUMPLIMIENTO DE UN DEBER - art. 20, 7ª CP Esta causa de justificación hace referencia a aquellos que cometen un delito en el ejercicio de un derecho extra-penal o el cumplimiento de un deber, emanados ambos de un oficio o cargo público. Por ejemplo, el juez que condena a un delincuente o el policía que aplica la fuerza como último recurso para reducir un delincuente. La comisión del delito en ejercicio de un derecho o cumplimiento de un deber nunca será desvalorizada por el Derecho penal.
Página 43 de 51 TEMA 12- LA CULPABILIDAD El juicio de culpabilidad determina la posibilidad del ejercicio del ius puniendi, es decir, la capacidad de imputar el delito al autor y de imponerle la pena correspondiente. El autor del hecho pueda ser considerado culpable, puede ser que pueda ser considerado pero que la persona que la ha cometido o alguna de ellas, no sean consideradas culpables por el hecho. Una cosa es el juicio del hecho, considerar si es antijurídico y otro el juicio sobre el sujeto que ha cometido el delito (si la persona es culpable). El juicio de la culpabilidad solo se puede efectuar una vez constatada la antijurídica de la conducta.
Teorías de la culpabilidad 1- Escuela clásica: concepción psicologica de la culpabilidad: conciben la culpabilidad como el nexo psicológico entre el autor y el hecho que explica la acusación del resultado como producto de la mente del autor. El autor sabe que hace un hecho típico y antijurídico. LA culpabilidad solo integraba elementos subjetivos que de constatase implican la imputabilidad del hecho al sujeto que lo ha causado voluntariamente.
PROBLEMAS: - Imprudencia: no se puede explicar como relación psicológica porque la falta de voluntad por parte del autor impide establecer un nexo entre el autor y el hecho.
- Situaciones en las que el autor comete un delito en estado de necesidad. El nexo entre el autor y el hecho concurre pero la culpabilidad no.
2- Escuela neoclásica: concepción normativa de la culpabilidad: conciben la culpabilidad como un juicio de reproche por la realización de un hecho típico y antijurídico, en el cual se habrán de examinar las razones que han llevado al autor ha realizarlo voluntariamente, y por tanto determinar si le era exigible o no actuar conforme a Derecho; en el caso que lo fuese el hecho le seria imputable. El dolo como dolus malus y la culpa se mantienen como elementos de la culpabilidad pero pasar a ser insuficientes, será necesaria la concurrencia de elementos normativas.
De esta forma, los elementos de la culpabilidad son: - Imputabilidad - Dolos malus y culpa( conocimiento por parte del autor del hecho y actuación voluntaria) - Exigibilidad de actuación conforme a Derecho (ausencia de causas de exculpación) 3- Escuela finalista: concepción puramente normativa de la culpabilidad: los finalistas mantienen el concepto normativo de culpabilidad de los neoclásicos y eliminan el concepto psicológico de la culpabilidad; por tanto conciben la culpabilidad como un juiricio de reproche sin los elementos subjetivos, es decir, puramente normativo. Los elementos subjetivos (dolus malus y culpa) los trasladan al juicio del injusto (antijuridicidad), hecho que comporta que la culpabilidad solo pueda concurrir si la conducta es antijuridica. Ademas crean el concepto de dolos naturalis ( el autor conoce la antijuridicidad del hecho), este ultimo lo trasladan a la antijuridicidad. Para la culpabilidad solo dejan la posibilidad de conocer la antijuridicidad, de tal forma que eliminan el contenido subjetivo del dolus naturalis por la culpabilidad.
Página 44 de 51 Elementos que integran la culpabilidad: imputabilidad, posibilidad de conocimiento de la antijuridicdad, exigibilidad de actuación conforme a derecho.
ELEMENTOS INTEGRANTES DE LA CULPABILIDAD: 1- Imputabilidad: el autor ha de tener la capacidad de comprender el significado de la norma que prohibe el hecho realizado, así como de dirigir su actuación conforme a su comprensión.
2 - conocimiento de la antijuridicidad: el autor ha de poder identificar lo injusto del hecho en el tipo penal.
3- Exigibilidad de conducta adecuada a la norma: hay algunas situaciones en las que el derecho permite que sujetos que hayan cometido un hecho antijurídico se considera que no se les es exigibles actuar conforme a la norma. como el miedo insuperable o el estado de necesidad exculpante.
Estos tres elementos conforman la estructura formal de la culpabilidad.
CAUSAS DE INIMPUTABILIDAD Art. 19 primera causa de inimputabilidad.
Menores de edad. Por debajo de los 14 no responden penalmente. Entre 14 y18 hay un sistema especial regulado en la LO 5/ 2000 de responsabilidad del menor se establece las condiciones para la imposición de medidas para el menor. Se considera que a partir de los 14 son imputables pero con una imputabilidad disminuida, un procedimiento diferente(flexible y orientado hacia la reeducación) y con juez especializados (juzgados de menores).
Entre los 18-21 el código preve que se podía aplicar también el sistema penal de menores pero finalmente esta previsión no se desarrolló.
Art. 20 siguientes causas de inimputabilidad ANOMALIA O ALTERACION PSIQUICA PERMANENTE: imposibilitan al autor para comprender el injusto del hecho de actuar conforme a esta compresión. Se esta pidiendo al juez que primero compruebe si hay la causa y segundo que valore el efecto.
TRASTORNO MENTAL TRANSITORIO: supone una disminución de la capacidad cognoscitiva y vomitiva de los propios hechos durante un periodo determinado de tiempo.
INTOXICACION. intoxicación cuando alguno en el momento de cometer el delito se encuentra intoxicado que haya injerido voluntaermiante o no. También encontramos el síndrome de abstinencia es un estado carencial provocado por un habito, en el momento que no puede consumir la droga se caracteriza por este estado. Es una situación de riesgo delictivo, relacionados por su compulsión a obtener droga (el mono).
Se ha hablado de la doctrina de los tres peldaños: 1.puede exigimir plenamente.
2. Eximiendo incompleta 3. Simple atenuación. cuando considera que no son tan graves. Otra atenuación Página 45 de 51 El que comete un delito es drogodependiente no esta en fase de intoxicación ni en fase de mono se puede aplicar una atenuación simple art. 21.3.
si el sujeto se ha intoxicado con la finalidad de cometer el delito no puede eximirse de responsabilidad o si lo ha hecho previendo la comisión del delito. Se considera que el sujeto si no era libre de cometer el delito si que lo era en el momento anterior.
CAUSAS DE EXCULPACIÓN (no exigibilidad de actuación conforme a derecho).
Cuando el autor se encuentra delante de una situación limite, de tal forma que cualquiera hubiera actuado de la misma forma.
Las situaciones de no exigibilidad que prevé el CP son dos: - Estado de neceisdad exculpante (art. 20.5) cuando el autor se encuentra delante de una situación de peligro que solo puede evitar por medio de la acusación de un mal que constituye un hecho tipico. A diferencia del estado de necesidad como causa de justificación, en este caos el mal causado es de igual magnitud que el que se trataba de evitar.
- Miedo insuperable (art. 20.6) viene dada por una coacción mental ejercida por otro, no por una agresión ilegitima irresistible.
Página 46 de 51 TEMA 14- UNIDAD Y PLURALIDAD DE DELITOS.
CONCURS DE LLEIS PENALS Se produce cuando el delito cometido por un sujeto se le pueden aplicar una pluralidad de tipos penales; sin embargo, sólo se puede aplicar un tipo para la calificación de los hechos, ya que sino infringiría el principio non bis in idem. Se trata, pues, de un problema de interpretación normativa.
Por ejemplo, si A mata a B con alevosía, realiza un hecho al que se le pueden aplicar el tipo de homicidio (por el hecho de matar) y el tipo de asesinato (por el hecho de matar con alevosía). En este caso, es suficiente aplicar el tipo de asesinato, ya que éste tiene una pena más grave.
El art. 8 CP contiene los diferentes criterios para determinar cuál es el tipo de preferente aplicación: PRINCIPI D’ESPECIALITAT (art. 8.1 CP): el concurso de leyes debe resolverse aplicando la ley que contemple más específicamente el hecho (la llamada ley especial), ya que si el hecho es aplicable a la ley especial, necesariamente lo es en la ley especial. Siguiendo el ejemplo anterior, el asesinato es una ley especial respecto del homicidio, ya que prevé el hecho de matar más ciertas circunstancias calificativas que permiten calificar el homicidio como asesinato (la alevosía).
▪ PRINCIPI DE SUBSIDIARIETAT (art. 8.2 CP): sota el subprincipi lex primaria legem subsidiariam derogat, el concurso de leyes se ha de resolver aplicando el tipo en defecto de otro de preferente aplicación.
- Subsidiaridad expressa: cuando el tipo penal condiciona su aplicación a que el hecho previsto por el no constituya un delito más grave - Subsidiaridad tácita: cuando de la interpretación del tipo penal deduce que este no pretende ser aplicado si concurre una calificación más grave del hecho en otro tipo penal.
▪ PRINCIPIO DE CONSUNCIÓN (art. 8.3 CP): cuando un tipo penal incluye (consumeix) per si solo la desvalorización que supne otro tipo. La consumpció se puede producir en dos casos: - Casos en los que la comisión de un delito solo es posible si concurren varios hechos: per exemple, el robatori amb fractura (de porta o finestra); per tal d’entrar a la casa, el subjecte ha de trencar la porta o la finestra.
- Casos en los que concurren actos posteriores que agotan la previa conducta delictiva: los actos posteriores son hechos que supondrían la realización del delito, pero que quedan consumidos por el delito al que siguen. Per exemple, el que Página 47 de 51 s’apodera d’unes joies gràcies a un engany destinat a això mateix, només deurà ser castigat per estafa i no per apropiació indeguda.
▪ PRINCIPI D’ALTERNATIVIDAD (art. 8.4 CP): cuando, en defecto de las soluciones anteriores, se aplica el tipo penal más grave preferentmente.
CONCURSO DE DELITOS Es un problema de determinación de la pena. Se produce cuando una o varias personas cometen, con una o varias acciones, dos o más delitos. Hay dos clases de concurso de delitos: 1- Concurso ideal: cuando hay pluralidad de delitos pero unidad de hecho. La regla que se sigue esta prevista en el art. 76 (?) Se impondrá una pena superior siempre que no suponga una pena superior a la pena de la suma de los delitos.
2- Concurso real de delitos nos encontramos ante una pluralidad de hechos, cada delito corresponde a un hecho diferente. El principio que rige es de la acumulación material de las penas, todas las penas correspondientes se acumulan en caso que se puedan cumplir simultáneamente.
LIMITES art. 76 establece una límites que excepcionan la acumulación material de las penas (se aplicará, pues, la regla del principio de acumulación jurídica): 1. No se podrá cumplir más penas de lo que supone el triple de la pena más grave.
2. Un tiempo máximo para cada pena. puede ser según los casos entre 20 25 30 o 40 años. En principio estaba previsto una regla general una pena máxima de 20 años. Que las penas son destructivas para las personas. El mismo cp introdujo excepciones donde se van añadiendo años, en la LO 7/2003 endureció poniendo un límite máximo de 40 años.
Existen dos variantes del concurso real de delitos, ya que se considera que concurre una pluralidad de hechos, pero que se singularizan por implicar un tratamiento jurídico especifico: Concurso medial de delitos: cuando un delito es medio necesario para cometer otro. El CP concede un cierto privilegio pero no tan importante como el del concurso ideal. La regla ha cambiado con respecto al código anterior. Tanto en el ideal como en el medial alguno que ha cometido dos delitos el máximo de pena que ha de cumplir es la suma de las dos penas sumadas.
Delito continuado, pluralidad de hechos y unidad de delitos. Diversos hechos pueden ser considerados como un solo delito, castigarse con única pena. (Art. 74) Siempre que los diferentes hechos hayan estado cometidos en un plano preconcebido o aprovechando una ocasión, tiene como limite que no se trate de delitos contra bienes personales. Se entiende que en los delitos violentas no se admite la posibilidad del delito continuado.
El delito continuado requiere los siguientes requisitos: en el plano objetivo una pluralidad de acciones constitutivas de infracción del mismo o parecido tipo de delito; y en el plano subjetivo, un mismo propósito que se manifiesta por medio de la ejecución de un plan preconcebido o en el aprovechamiento de una idéntica ocasión.
Página 48 de 51 Al delito continuado, según el art. 74.1 CP, le corresponde "la pena señalada para la infracción más grave, que se impondrá en su mitad superior, pudiendo llegar hasta la mitad inferior de la pena superior en grado". En caso de delitos contra el patrimonio, tal y como sigue estableciendo el precepto, la pena se agrava en función del perjuicio total causado.
TEMA 15- LAS CONSECUENCIAS JURIDICAS DEL DELITO Conjunto de efectos que se derivan de la comisión de un hecho delictivo y que son consecuencia de la decisión que se adora sobre un caso.
Sanciones penales: 1- Las penas: Art. 32. Se diferencian entre principales (tienen autonomía de oposición) y accesorias, siempre van siguiendo a una principal. Las penas según s contenido se distinguen en 3 grupos: - Las penas privativas de libertad: Art. 35. Pena de presión. Pena permanente, no tiene un limite temporal. (cadena perpetua). El concepto revisable es una exigencia de la corte europea de derechos humanos que la pena perpetua no es contraria siempre que el sujeto tenga derecho a que sea revisada y se le pueda liberar. Se ha introducido en el CPE. La pena de presión temporal es la que mas se aplica en la practica, en otro países la mayor parte de procesos penales son penas de multa o comunitarias. Se considera que el ingreso en la carcel en tiempo breve tiene efectos negativos para un sujetos, no puede seguir un tratamiento socializados y no justificaría la gravedad del hecho cometido. Hasta el 2003 el mínimo de las penas de presión era de 6, se rebajo a 3 meses. El mínimo que hay ahora. En ningún caso el CP permite una pena de presión de menos de 3 meses. Se ha de aplicar una pena diferente.
Hay otras penas privativas de libertad: pena de localización permanente(37) duración de hasta 6 meses, obliga al condenado a permanecer en su casa, o donde se diga en la sentencia (en casa de otro, se aplica como un arresto domiciliario.
Responsabilidad penal subsidiaria: si no paga la multa. Una multa penal se ha de ejecutar forzosamente, si no es posible o fracasa hay un mecanismo que consiste la privación de la libertad subsidiaria. El TC considero que era de acuerdo con la CE.
Suspensión de la ejecución de las penas privativas de libertad LO 1/2015 Con su entrada en vigor la suspensión , sustitución y libertad condicional han dejado de ser figuras independientes.
El fundamento de la suspensión recabe en que delante de determinadas penas ha de prevaler la función de prevención especial.
Se intenta evitar así las consecuencias negativas que puede tener la presión para los individuos.
Ej. entra en prisión y pierde el trabajo requisitos para la aplicación de la suspensión: Establecidos en el CP art 80.2 1- cuando el condenado haya delinquido por primera vez.
2- no exceda de 2 años.
3.
Página 49 de 51 Excepciones (80.3 .4 .5) 1- Aunque el reo no delinca por primera vez pero no sea habitual.
Esta suspensión se puede ver condicionada a diversas prohibición y derechos (art. 83) - Prohibición de aproximación a la víctima y sus familiares.
- Prohibición de establecer contacto con determinadas personas o grupos.
- Mantener un lugar de residencia determinado.
Medidas a las que se pude condicionar la suspensión (Art. 84) El acuerdo llegado por las partes en virtud de una mediación A la aplicación de un apena multa trabajos a la sociedad Lo que se valora son las circunstancias del delito cometido, las circunstancias personales, familiares y sociales, los efectos que se puedan esperar de la misma suspensión de ejecución y del cumplimiento, su esfuerzo para reparar el daño causado y cuando se considera que el penado ha cometido un hecho puntual y que no lo va a volver a hacer.
Casos para revocar la suspensión: 1- Cuando este sea condenado por un delito durante el tiempo de suspensión y eso ponga de manifiesto que la expectativa en la que se fundamentaba la decisión adoptada ya no puede ser mantenido.
Jueces no pueden hacer una valoración motivada porque solo tienen acceso a los datos de los antecendentes. Lo ideal seria que los jueces puedan acceder a los informes de los criminólogos.
- Privativa de derecho La inhabilitación absoluta, especial para determinados ,la privación del derecho de re…..
destacamos la mas nueva que es la de trabajos en beneficio de la comunidad. Para poder ser imputada hace falta el consentimiento del penado. Si no seria trabajo forzado, prohibido por convenios y por la CE.
- Pena de multa.
Es una pena muy importante a partir del cP del 45, que se puede considerar fracasado. Se basa en un sistema nuevo denominado dies multa consiste en que en el momento de imponer la pena el juez ha d distinguir dos aspectos: la gravedad del hecho y en función de esto imponer la pena según una unidad temporal.Un tiempo en el que se ha de cumplir esta pena. Hay un segundo aquel que se ha de poner una cuota diaria, es una forma de calculo, lo que se tiene en cuenta para poner la cuota diaria es la capacidad económica del sujeto. Con esto se quiere evitar la critica a la multa, que es el principio de igualdad. En la practica se impone normalmente cuotas muy bajas por la dificultad de la administración de justicia de hacer una valoración de la capacidad real del sujeto Página 50 de 51 2. Medidas de seguridad Son formas de reacción penal o sanciones penales que el código preve para dos situaciones: en primer lugar para sujetos que hayan sido declarados ininmputables o semiimputables. En todos estos casos el juez impone una medida de seguridad si así deriva de la peligrosidad criminal del sujeto. En este caso la medida de seguridad no tiene como fundamento la culpabilidad sino la necesidad de prevención especial derivada de una valoración de su peligrosidad criminal. Hay una segunda vía, medida de libertad vigilada se preve que se puede imponer como medida acumulada a la pena para sujetos de delitos graves. Después de la pena de cárcel El tribunal impone la medida de libertad vigilada, si lo ve necesario, o prescindir si ha tenido una buena evolución.
Otras medidas de seguridad pueden consistir en un internamiento en un centro psiquiátricos o de desintoxicación , es decir privativas de libertad. art 96 y ss regulación de supuestos en que se puede poner las medidas, y las medidas en concreto.
EL REGIMEN DE EJECUCION Es mas flexible en la medida en que no está basado en la retribución de la culpabilidad sino necesidad preventiva. Se considera que ha desaparecido la peligrosidad o se puede sustuir por otra mas adecuada.
3 - Las penas aplicables a las personas jurídicas.
4- Consecuencias accesorias, aplicables a personas físicas y jurídicas.
Responsabilidad civil derivada del delito (ex delicto) el sistema español preve la acumulación de la responsabilidad civil dentro del proceso penal. En algunas absolutorias puede haber absolución de la medida.
Página 51 de 51 ...

Tags:
Comprar Previsualizar