Tema 10 Derecho Penal Parte General (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Penal
Año del apunte 2014
Páginas 3
Fecha de subida 11/09/2014
Descargas 26
Subido por

Vista previa del texto

Tema 10. El tipo de omisión Lección 12 10.1 El concepto general de omisión. Sus clases.
Del artículo 10 CP también se desprende la omisión, por la que se originará la presencia de un delito o falta si se halla penada por la ley. Así pues, el tipo legal puede presentar dos modalidades: como tipo de acción y como tipo de omisión. Ambos no se distinguen por sus caracteres, activo y pasivo, sino por las diferentes estructuras de los mismos y su diverso significado como base positiva.
- Estructura: los tipos de omisión refieren a la no verificación de una determinada conducta, por lo que se realizan si tiene lugar una conducta distinta a la prevista. Los tipos de acción se realizan si se realiza una conducta descrita.
- Significado normativo: mientras que los tipos de acción son la base de la infracción de una norma prohibitiva de una intervención activa e indeseable, los tipos de omisión son la base de la infracción de una norma preceptiva, que obliga a una determinada cooperación deseable.
De la misma forma que los tipos de acción se dividen en tipos de mera actividad y de resultado, los tipos de omisión se dividen en omisión pura (no hacer algo determinado) y comisión por omisión (no hacer algo, no evitando un resultado).
10.2 Concepto y elementos del tipo objetivo y subjetivo de la omisión pura.
- Tipo Objetivo: en todo delito de omisión pura se describe una situación típica, en la que se omite una determinada acción, pese a que el sujeto podía haberla realizado. Así pues, deben existir 3 elementos explicados a través del Ej. Art 195 CP: a) Existencia de una situación típica: existencia de una situación de desamparo por un peligro manifiesto y grave por parte de una persona, y de ausencia de riesgo por parte de otra.
b) Ausencia de una acción determinada: la conducta delictiva se describe por la ley con la expresión no socorriere, que debe entenderse que exige que en lugar de socorrer se realice otra conducta distinta.
c) Capacidad de realizar esa acción: que el autor pudiera realizar dicha acción. Hay que partir del baremo de un hombre mentalmente normal pero situado en la posición del autor, con sus conocimientos anteriores y de la situación como base de la posibilidad de advertir la presencia de la situación típica y del poder actuar externo.
- Tipo Subjetivo: en los tipos dolosos de omisión se plantea la cuestión de si el dolo puede revestir la misma estructura que los delitos de omisión activa. En contra se alega que con frecuencia falta de decisión activa en el momento del actuar omisivo, característico de la acción positiva dolosa, correspondiendo a la pasividad de la conducta externa la pura pasividad en la voluntad del autor.
1 Penal I : Fonaments del Dret Penal i Teoria del Delicte Albert Carrillo Córcoles Mir Puig, Santiago; Derecho Penal: Parte General 10.3 Concepto y elementos del tipo objetivo y subjetivo de la comisión por omisión.
- Tipo Objetivo: Muestra en su parte objetiva la misma estructura que el de omisión pura (1.situación típica, 2.ausencia de la acción determinada, 3.capacidad de realizarla), pero además, se completa con la presencia de 3 elementos particulares necesarios para la impuitación objetiva del hecho: a) Posición de Garante: se da cuando corresponde al sujeto una específica función de protección del bien jurídico afectado o una función personal de control de una fuente de peligro. Para ello, debemos hablar de dos ideas: 1. La creación o aumento de un peligro en un momento anterior i atribuible a su autor. 2. Que tal peligro determine una situación de dependencia personal del bien jurídico respecto de su causante.
La posición de garante es precisa para que la no evitación de un resultado pueda equipararse a su propia causación positiva y castigarse con arreglo al precepto que sanciona su producción. Por lo tanto, ocuparán tal posición aquellas personas que tengan el deber de protección del bien jurídico. Sobre esta base, debemos distinguir distintos supuesto de posición de garante: - Función de protección de un bien jurídico: A) Estrecha vinculación familiar: relaciones familiares más próximas que comportan una absoluta dependencia existencial de unas personas respecto de otras (ej. Madre e hijo).
B) Comunidad de peligro: participación voluntaria en una actividad peligrosa en que intervienen varias personas tácitamente obligadas a socorrerse entre sí (ej. Expedición de alpinismo).
C) Asunción voluntaria: se origina una posición de garante en quien asume la protección, pero sólo en cuanto lleve al sujeto u objeto protegido a una situación de decisiva dependencia respecto del primero (ej. Quien se ofrece a proteger a alguien de algún peligro, lo que lleva a este a tomar precauciones de otra naturaleza).
- Deber de control de una fuente de peligro: A) Actuar preferente (o injerencia): el que ha creado un peligro posee el deber especial de evitar su conversión en lesión.
B) Deber de control de fuentes de peligro que operan en el propio ámbito de dominio: quien posee en su esfera de dominio una fuente de peligro para bienes jurídicos, es el responsable de que tal peligro no se realice. Por eso, le corresponde el control de que depende la indemnidad de los bienes jurídicos.
C) Responsabilidad por la conducta de otras personas: en determinadas condiciones, quienes tienen el deber de vigilar otras personas se hallan en posición de garante respecto de los males que éstas puedan causar.
b) Producción de un resultado: mientras que los delitos de omisión pura son tipos de mera actividad, los de comisión por omisión son tipos de resultado. Importa subrayar que no toda omisión jurídico-penal a la que sigue un resultado constituye comisión por omisión, sino que además es precisa la concurrencia de la posición de garante y la capacidad de evitar el resultado en el autor. De lo contrario, cabrá apreciar un delito de omisión pura.
c) Posibilidad de evitar el resultado: tal poder faltará cuando la acción positiva indicada de nada sirva para evitar el resultado, porque de todas formas vaya a producirse.
2 Penal I : Fonaments del Dret Penal i Teoria del Delicte Albert Carrillo Córcoles Mir Puig, Santiago; Derecho Penal: Parte General - Tipo Subjetivo: vale lo dicho respecto del dolo para los delitos de omisión pura. La única particularidad es que el dolo deberá abarcar no sólo la ausencia de la acción debida, sino también la posibilidad y necesidad de evitación del resultado mediante aquella acción; habrá de extenderse a la situación que determina la presencia de posición de garante, en tanto que la conciencia de que la misma da lugar a dicha posición de garante integra únicamente el conocimiento del significado antijurídico del hecho y su ausencia no constituirá error de tipo, sino error de prohibición.
Omisión Pura Estructura TO: - Situación Típica - Ausencia de acción - Capacidad para realizarla Tipos de omisión - Posición de Garante - Producción de resultado Comisión por Omisión Estructura TO, además de las características de la omisión pura, requiere: - Posibilidad de evitarlo 10.4 Las particularidades de la causalidad y la imputación objetiva en los tipos de omisión.
Es suficiente la inevitabilidad del resultado, y no hace falta demostrar a presencia de una verdadera relación de causalidad entre la omisión y el resultado. Tras discutir la relación causal en la omisión, la doctrina ha llegado a 2 conclusiones: 1. Lo decisivo en la comisión por omisión no es la existencia efectiva de una relación causal entre la omisión y el resultado, sino sólo la virtualidad causal de la acción que hubiera debido realizarse para evitarlo (causalidad hipotética, ya que hubiera concurrido en el caso hipotética de que hubiese podido evitar el resultado).
2. Resulta imposible sostener que un resultado positivo pueda haber sido causado, en el sentido de las ciencias de la naturaleza, por un puro no hacer.
Lo que sucede en los delitos de comisión por omisión es que para que sea posible la imputación objetiva del resultado producido no es necesario afirmar una verdadera relación de causalidad naturalística, sino que basta que el sujeto hubiera podido evitar dicho resultado cuando se hallaba en posición de garante.
El problema yace en que no cabe decidir con absoluta seguridad si la acción omitida hubiera o no impedido el resultado. Se trata de un juicio hipotético sometido inevitablemente a un margen de error. La doctrina dominante se contenta con la constatación de que la realización de la conducta debida hubiese evitado el resultado con una probabilidad rayana en la seguridad. Otro sector doctrinal considera necesario y suficiente que la interposición de la acción esperada hubiera supuesto con seguridad un aumento de las posibilidades de evitación del resultado (segura disminución del riesgo).
3 Penal I : Fonaments del Dret Penal i Teoria del Delicte Albert Carrillo Córcoles Mir Puig, Santiago; Derecho Penal: Parte General ...