Tema 11. Contratos Mercantiles (2010)

Apunte Español
Universidad Instituto Químico de Sarriá (IQS)
Grado Administración y Dirección de Empresas - 2º curso
Asignatura Derecho de Empresa
Año del apunte 2010
Páginas 7
Fecha de subida 19/05/2014
Descargas 9
Subido por

Vista previa del texto

    Tema  11.  Contratos  mercantiles.     1. Concepto:     El   contrato   es   la   convención   jurídica   (acuerdo   de   voluntades)   manifestada   en   forma   legal,   por   la   cual   una   o   varias  personas  consienten  unas  obligaciones  respecto  de  otras  o  recíprocamente,  para  dar  alguna  cosa,   ceder   algún   derecho   o   prestar   algún   servicio.   Como   consecuencia,   se   establece   una  relación   jurídica   casual   con  unos  derechos  y  unas  obligaciones  en  ambas  partes.     Todos   los   contratos   tienen   su   origen   en   el   Código   Civil,   pero   cuando   el   contrato   se   realiza   por   el   empresario  como  acto  de  empresa  se  convierte  en  contrato  mercantil.  El  contrato  mercantil  debe  tener   ánimo  de  lucro  y  se  regulará  por  el  Código  de  Comercio  (si  no  se  regularía  por  el  Código  Civil).     El  contrato  se  basa  en  dos  principios:   − Libertad  de  forma.   − Autonomía  de  la  voluntad:  cada  parte  tiene  la  necesaria  independencia  para  acordar  el  contrato.  A  la   hora  de  establecer  pactos,  obligaciones,  cláusulas  de  los  contratos,…  debemos  tener  una  cierta  libertad   para  establecer  lo  que  más  nos  interesa  (dónde  pagarlo,  cómo,  con  qué  condiciones,…).     Sin  embargo,  las  exigencias  del  tráfico  mercantil  no  permiten  poder  discutir  siempre  minuciosamente  todos   los   contratos,   por   lo   que   no   siempre   se   adaptan   a   los   intereses   concretos   y   específicos   de   ambas   partes.   La   consecuencia   es   la   aparición   de   los   contratos-­‐tipo   o   contratos   de   adhesión.   Estos   contratos   tienen   un     contenido  rígido  y  predeterminado  que  se  repite  uniformemente,  con  pocas  posibilidades  de  adaptación  a   la   voluntad   del   que   contrata   con   el   empresario,   por   lo   que   la   parte   débil   se   adhiere   al   contrato   pre-­‐ construido   por   la   parte   externa   (ej:   Seguros,   contratos   bancarios,   transporte,   suministro   de   agua,   gas   o   electricidad…).   Como   el   que   se   adhiere   tiene   una   posición   más   débil,   es   protegido   por   la   Ley,   interpretándose   las   cláusulas   dudosas   a   favor   del   que   no   las   ha   redactado   y   existiendo   en   algunos   casos   control   por   parte   de   la   Administración.   (Ejemplo:   Ley   general   para   la   defensa   de   consumidores   y   usuarios:   requisitos   básicos   que   deben   tener   los   productos   y   servicios   para   la   salud   y   seguridad   de   los   usuarios,   tratando  de  evitar  posiciones  de  abuso  contra  el  consumidor).     Requisitos  para  identificar  un  documento  como  contrato:  (qué  debe  haber  en  un  contrato)   − Las  partes:  identificamos  quién  interviene.   − El  objeto:  la  cosa,  sobre  qué  vamos  a  tratar.   − El  precio.   − La  fecha:  a  partir  de  qué  momento  las  partes  van  a  tener  las  obligaciones.   − El  lugar:  necesario  para  saber  en  base  a  que  legislatura  regirse.  Será  el  lugar  donde  se  llevarán  a  cabo   las  obligaciones  y  de  dónde  serán  los  juzgados  en  caso  de  problemas,  a  no  ser  que  haya  una  cláusula  en   los  pactos  que  lo  modifiquen  o  especifiquen  otro  lugar.     Ejemplo:     En  Barcelona  a  23  de  Noviembre  de  2009  -­‐>  Fecha  y  lugar     Reunidos:     I  –  X  –     -­‐>  Personas  físicas  -­‐>  Las  partes     II  –  Y  –       Actúan:   1       El  I  en  nombre  de…   -­‐>  A  quién  representan,  quiénes  van  a  ser  los  afectados  (pueden  actuar  en     El  II  en  nombre  de…   nombre  propio)     Manifiestan:     1_     2_   -­‐>  Objetivo  del  contrato,  qué  queremos  hacer  y  porqué  (aún  no  se  llega  a  un  acuerdo)     …       Pactos:     1  >  Objeto   -­‐>  parte  dispositiva  del  contrato.  Especificamos  exactamente  a  lo  que  nos  vamos  a     2  >  Precio   comprometer.  Definimos  la  operación  con  lo  que  vamos  a  hacer  y  a  qué  precio.     3  >  Otras  cláusulas     Aquí  se  pueden  añadir  todos  los  detalles,  cláusulas  y  definiciones  que     queramos,  pero  siempre  referido  a  un  objeto  y  a  un  precio  ya  marcados  antes.     Firmas  de  las  partes.  -­‐>  Es  cuando  se  produce  el  acuerdo  de  consentimiento,  que  da  luz  a  las  obligaciones.     Requisitos  para  formalizar  el  contrato:   − Consentimiento:  acuerdo  de  las  partes.   − Objeto:  sobre  qué  recae  el  contrato.  Debe  tener  tres  características:  determinado,  posible  y  lícito.   − Causa:  fin  práctico  al  que  se  pretende  llegar  en  el  contrato.     Para  que  haya  contrato  hemos  de  partir  de  dos  premisas:   − Que  haya  un  acuerdo  de  voluntades  entre  ambas  partes  y  que  éste  sea  completo  en  todos  sus  aspectos   y  requisitos.  Se  produce  sólo  cuando  ambas  partes  firman,  consintiendo  las  obligaciones  del  contrato.   − Que  el  acuerdo  sea  legítimo,  es  decir,  totalmente  válido.  Para  ello:   § Las   partes   deben   tener   capacidad   jurídica   y   de   obrar   (mayor   de   edad,   no   declarado   jurídicamente  incapacitado  y  con  libre  disposición  de  sus  bienes)  para  poder  exigir  legitimidad.   § Que   la   voluntad   sea   expresada   adecuadamente   al   derecho   y   no   violada   de   ninguna   manera.   Voluntad  libremente  formada  y  no  forzada  por  ningún  motivo  ni  por  nadie.     2. La  perfección  del  contrato:     Se  entiende  por  perfección  del  contrato  el  momento  en  que  existe  mutuo  acuerdo  entre  los  contratantes,   es  decir,  cuando  se  considera  que  ya  existe  un  contrato  y  en  consecuencia  una  relación  jurídica.     Si  el  contrato  se  realiza  por  escrito,  la  perfección  se  manifiesta  por  la  firma  de  ambos  contratantes.  En  caso   de  que  sea  de  palabra,  aparece  el  problema  de  la  prueba.     El  contrato  entre  ausentes  da  lugar  a  dos  teorías  sobre  el  momento  de  la  perfección:   − Teoría  del  conocimiento:  defiende  que  la  aceptación  de  una  oferta  no  obliga  al  que  la  hizo  hasta  que   dicha   aceptación   llega   a   su   conocimiento.   Es   decir,   el   contrato   no   queda   perfeccionado   hasta   que   la   persona  que  lo  emitió  sabe  que  el  otro  ha  aceptado.   − Teoría   de   la   emisión   o   declaración:   declara   perfeccionado   el   contrato   desde   el   momento   en   que   el   aceptante  contesta  aceptando  la  propuesta  (mayor  celeridad,  sólo  por  emitirlo  ya  sirve  aunque  todavía   no  sepas  si  el  otro  lo  ha  aceptado  o  no).     3. El  contrato  de  la  compraventa:     Es   el   más   simple   y   más   generalizable.   Es   aquel   en   que   uno   de   los   contratantes   se   obliga   a   entregar   una   cosa  determinada  y  el  otro  a  pagar  por  ella  un  precio  cierto  en  dinero  o  signo  que  lo  represente.   2       Es   el   que   mejor   expresa   la   función   del   tráfico   mercantil   como   actividad   mediadora   dirigida   a   facilitar   la   circulación  de  bienes.  Hay  compraventas  civiles  o  mercantiles.   El   contrato   de   compraventa   no   transmite   por   si   el   dominio   de   la   cosa   comprada.   Obliga   al   vendedor   a   entregar  la  cosa  objeto  del  contrato,  pero  la  propiedad  sólo  se  adquiere  cuando  al  contrato  se  adhiere  la   tradición,  es  decir  cuando  el  comprador  toma  posesión  de  la  cosa  que  le  entrega  el  vendedor.     La  compraventa  se  perfecciona  por  el  consentimiento  libre  o  acuerdo  de  las  partes  sobre  la  cosa  objeto  del   contrato  y  el  precio,  aunque  ni  en  la  una  ni  el  otro  se  haya  entregado.  El  consentimiento  es  nulo  se  existe   violencia,  intimidación,  dolor  o  error.     Obligaciones  del  vendedor:   − Conservar  la  cosa  vendida  hasta  su  entrega.   − Entregar  la  cosa  vendida  en  el  tiempo  y  lugar  pactados  poniéndola  en  poder  y  posesión  del  comprador.   − Responder  del  saneamiento  de  la  cosa  vendida.  Hace  responsable  al  vendedor  de  la  posesión  legal  de  la   cosa  vendida  (evicción)  y  de  los  vicios  o  defectos  ocultos  que  tuviere  la  cosa.   − Posibilidad  de  pactos  de  exclusiva  que  obligan  al  vendedor  a  no  vender  algo  similar  a  otras  personas.     Obligaciones  del  comprador   − Pagar  el  precio  en  el  tiempo  y  lugar  fijados  en  el  contrato  y  en  su  defecto  en  el  tiempo  y  lugar  en  el  que   se  haga  la  entrega.  La  demora  constituirá  en  el  comprador  la  obligación  de  pagar  el  interés  legal  y  en  el   vendedor  la  preferencia  sobre  los  géneros  vendidos  para  obtener  el  pago  del  precio  e  intereses.   − Recibir   la   cosa   comprada.   La   Ley   faculta   al   vendedor   a   rescindir   el   contrato   si   el   comprador   rehúsa   o   demora  la  recepción  sin  causa  justificada.     Compraventa  a  plazos:  es  aquella  en  la  que  no  sólo  queda  diferido  el  pago  del  precio,  sino  que  éste  ha  de   pagarse  por  fracciones  generalmente  iguales  y  periódicas.  Da  lugar  a  cláusulas  o  pactos  que  con  el  tiempo   ha  reconocido  la  jurisprudencia:   − Pacto  de  reserva  de  dominio  a  favor  del  vendedor  en  tanto  no  se  pague  la  última  fracción  del  precio.   − Contrato  de  venta-­‐arrendamiento  en  el  que  el  vendedor  cede  la  posesión  y  el  uso,  con  la  promesa  de   transmitir  la  propiedad  al  término  del  contrato.     4. Contrato  de  leasing:     Es  una  evolución  del  contrato  venta-­‐arrendamiento.     En  el  contrato  leasing,  participan  3  empresas:   − Una   empresa   que   precisa   determinados   bienes   y   no   dispone   o   no   quiere   inmovilizar   capital   para   su   adquisición.  >  COMPRADOR.   − Una  empresa  que  se  compromete  a  adquirirlos  a  nombre  y  por  cuenta  propia  y  a  ceder  el  uso  de  los   mismos   mediante   un   precio.   Conserva   la   propiedad   de   los   bienes   como   garantía   de   cualquier   incumplimiento,  pero  no  asume  los  riesgos  de  la  propiedad,  ya  que  el  usuario  está  obligado  a  asegurar   el  bien.  >  SOCIEDAD  FINANCIERA.   − Una  empresa  que  fabrica  los  bienes  en  cuestión.  >  VENDEDOR.     COMPRADOR   solicita  el   bien  a...   SOCIEDAD   FINANCIERA   vende  el  bien   a...   VENDEDOR       3       Para   contraer   un   leasing   se   ha   de   contactar   con   una   entidad   financiera   que   adquiera   el   bien   para   luego   arrendármelo.   El   leasing   implica,   a   su   vez,   un   contrato   de   compra.   Además   hay   un   contrato   de   mandato   entre   el   financiado   y   la   entidad   financiera   en   el   que   el   financiado   manda   la   compra   del   bien   del   que   quiere   el  leasing.   Al  término  del  contrato  el  usuario  puede:   − Ejercitar  la  opción  de  compra  por  un  precio  establecido  (precio  residual).   − Rescindir  el  contrato.   − Renovarlo  por  un  nuevo  periodo.     Un  contrato  de  leasing  es  una  especie  de  arrendamiento  financiero  (cesión  de  un  bien  para  utilizarlo  por  un   tiempo)  durante  2  o  3  años  normalmente,  donde  se  van  pagando  mensualidades  del  precio  (en  el  precio  se   incluye   el   precio   del   arrendamiento,   de   la   adquisición   y   de   los   impuestos).   Al   finalizar   la   última   cuota,   se   tiene  la  opción  de  comprar  el  bien  (por  el  valor  residual  de  la  última  cuota)  o  de  finalizar  el  contrato.   El  activo  en  el  balance  es  0  hasta  la  compra  final  en  caso  de  hacerla.  Además,  si  se  adquiere  al  final,  se  dará   de   alta   por   un   valor   mucho   menor   y   totalmente   amortizado,   por   lo   que   no   podremos  declarar   gastos   de   dotaciones  de  la  amortización.  Por  ello:   ü Va  bien  fiscalmente  y  para  la  tesorería.   ü Nos  puede  perjudicar  en  nuestro  patrimonio  (-­‐  Activo).     La   diferencia   entre   el   leasing   y   el   renting   es   que   el   renting   es   igual   que   el   leasing   pero   sin   la   opción   a   compra.     5. Contratos  bancarios:     Podemos   definir   como   contrato   bancario   aquel   que   está   estipulado,   especificado,   profesionalmente   por   una  empresa  de  crédito  o  establecimiento  que  otorga  un  crédito.   Hay  dos  grandes  grupos  de  tipos  de  operaciones:  las  activas  y  las  pasivas.     Operaciones  Activas     En  las  operaciones  activas  la  entidad  bancaria  nos  presta  dinero.     Préstamo  simple:  Existe  una  doble  conceptuación:     − Préstamo  de  uso  o  comodato:  una  parte  entrega  a  la  otra  una  cosa  no  fungible  (que  no  se  consume  con   el  uso)  para  que  sea  usada  y  devuelta  transcurrido  el  periodo  de  tiempo.  (ej:  presto  la  moto  a  alguien).   − Préstamo  mutuo:  se  entrega  dinero  o  un  bien  fungible  (que  se  consume  con  el  uso)  por  un  plazo,  con  la   condición  de  devolver  otro  tanto  de  la  misma  especie  y  calidad.     En   el   préstamo   bancario   y   en   general   en   los   préstamos   retribuidos,   el   prestatario   se   obliga   a   restituir   la   cantidad  prestada  y  además  a  satisfacer  un  interés.  Además,  el  retraso  del  deudor  en  el  cumplimiento,  le   obliga  al  pago  de  intereses  moratorios  en  la  cuantía  del  interés  pactado  o  en  su  defecto  del  interés  legal.     Es  un  contrato:   − Real:  exige  la  entrega  de  la  cosa  prestada.   − Unilateral:  sólo  genera  obligaciones  en  el  deudor.   − Traslativo  de  dominio:  el  prestamista  pierde  la  propiedad  de  lo  prestado,  para  adquirir  un  derecho  de   crédito  (sólo  en  el  caso  del  préstamo  mutuo).     4     Crédito:  contrato  consensual,  por  el  que  el  Banco  se  obliga  a  poner  a  disposición  de  su  cliente  durante  un   cierto   plazo   y   hasta   una   suma   determinada,   las   cantidades   de   dinero   que   reclame,   a   cambio   del   percibo   de   una  comisión.   Tiene   un   vencimiento,   en   un   año   hemos   de   cancelar   la   deuda.   En   la   práctica,   si   el   banco   ve   que   nuestra   empresa   funciona   bien,   lo   más   probable   es   que   el   banco   nos   renueve   la   línea.   En   cambio   si   tenemos   dificultades,  el  banco  nos  acabará  cancelando  la  línea.       Es  un  contrato:   − Consensual:  El  banco  se  obliga  pero  no  entrega.   − Bilateral:  el  banco  se  obliga  a  entregar  y  el  cliente  a  devolver  con  intereses  y  a  pagar  una  comisión.   − Oneroso:  implica  el  pago  de  intereses  y  comisión.   − Trato  sucesivo:  no  se  suele  disponer  en  un  solo  acto  (suele  ser  por  cuenta  corriente).   − Personal:  el  cliente  no  puede  transferir  los  derechos  nacidos  del  contrato;  se  extingue  por  muerte  del   acreditado.     Descuento:   contrato   por   el   que   el   banco   se   obliga   a   anticipar   a   una   persona   el   importe   de   créditos   monetarios  que  éste  tiene  contra  terceros  hasta  una  determinada  suma,  con  deducción  de  un  interés  y  a   cambio  de  la  cesión  de  los  créditos  “salvo  buen  fin”  (si  se  cobra).     Este  contrato  combina  dos  conceptos:  el  crédito  (debo  una  cantidad  pero  no  tengo  que  pagar  ahora)  y  el   liquido   (posibilidad   de   cobrar   ahora).   Se   trata   de   un   contrato   que   permite   convertir   un   activo   financiero   en   un  activo  monetario.  En  vez  de  esperar  a  que  venza  una  letra  de  cambio  u  otro  título  de  valor,  el  banco  se   queda   con   el   activo   financiero   y   realiza   todas   las   operaciones   necesarias   para   la   gestión   de   dicho   activo   pero  en  ningún  momento  se  hace  acreedor  del  mismo,  pagándote  la  parte  monetaria  que  corresponda.   Si  la  entidad  de  crédito  tiene  acumulados  muchos  activos  financieros  y  tiene  problemas  de  liquidez  puede   llevar  a  cabo  esa  misma  operación  con  el  Banco  de  España.     Es  un  contrato:   − Bilateral:   el   banco   se   obliga   a   anticipar   una   suma   de   dinero   y   a   intentar   cobrar   los   créditos   sin   que   prescriban   o   se   perjudiquen   y   el   cliente   a   ceder   los   créditos,   pagar   los   intereses   (en   forma   de   descuento,  te  dan  menos  dinero)  y  restituir  la  suma  de  dinero  si  el  deudor  no  paga  al  vencimiento.   − Consensual:  el  banco  se  compromete  a  descontar  créditos  hasta  cierta  suma.   − Oneroso:  existe  la  compensación  por  medio  de  un  interés  denominado  descuento.   − No  formal:  puede  ser  convenido  verbalmente.     Operaciones  Pasivas     Las   operaciones   pasivas   permiten   al   banco   el   uso   o   disponibilidad   de   las   cantidades   depositadas,   pero   el   Banco  debe  garantizar  al  depositario  la  disponibilidad  de  dichas  cantidades  según  las  condiciones  pactadas.   En  las  operaciones  pasivas  somos  nosotros  los  que  aportamos  dinero  a  la  entidad  bancaria.     Tipos:   − A  la  vista:  aportamos  dinero  al  Banco  a  través  de  la  cuenta  corriente.  En  cualquier  momento  podemos   disponer  del  dinero  que  hemos  depositado  (obligación  del  Banco).  Por  eso  el  interés  es  tan  bajo.   − Con   preaviso:   el   Banco   nos   exige   un   plazo   de   antelación   para   disponer   de   nuestro   dinero   para   sus   inversiones,  durante  éste  tiempo  no  lo  podemos  reclamar.  El  interés  será  más  alto.   − A  plazo  fijo:  sólo  obliga  al  banco  a  restituir  la  suma  depositada  al  vencimiento  del  plazo  pactado.     Otras  Operaciones  Bancarias     5     Además  de  las  operaciones  activas  y  pasivas,  los  bancos  realizan  otras  operaciones  como  son:     − Depósitos  de  custodia.   − Alquiler  de  cajas  fuertes.   − Operaciones  de  giro  y  de  transferencia.   − Concesión  de  tarjetas  de  crédito.           6. Garantías:     Puede   ser   una   fianza   bancaria,   un   aval,…   Se   definen   como   cláusulas   por   las   que   el   banco   obtiene   la   seguridad  de  que  se  le  va  a  pagar  en  caso  de  que  el  deudor  incurra  en  impago.   Se  suele  articular  como  un  contrato  accesorio  de  otro  principal  para  reforzar  el  cumplimiento  de  este.  Son   necesarias  porque  el  banco  no  va  a  firmar  ningún  contrato  si  no  tiene  garantías.     El  cumplimiento  de  las  obligaciones  pude  ser  garantizado:   − Por  otra  persona  distinta  del  deudor  principal  que  se  obliga  a  responder  de  la  obligación  si  este  no  lo   hiciera.  >  Fianza  –  personal.   − Afectando  determinados  bienes  al  cumplimiento  de  la  obligación  constituyendo  sobre  ellos  un  derecho   real.    >  prenda  o  hipoteca.     Con  ésta  distinción,  podemos  clasificar  los  contratos  de  garantías  en  dos  tipos:     Reales:   operan   sobre   un   bien   determinado,   ya   sea   un   bien   inmueble   (hipotecas)   o   un   bien   mueble   o   un   derecho  (prendas).     − Prenda:  “dar  algo  en  garantía  de  algo”.  El  deudor  o  un  tercero  ponen  como  garantía  del  pago  de  una   deuda   a   una   cosa   mueble   (bien   movible:   lo   puedo   vender   para   cobrar   la   deuda)   o   un   derecho.   De   manera  que  en  caso  de  impago,  el  Banco  tiene  derecho  a   vender  el  bien  mueble  y  obtener  su  precio  de   venta   en   efectivo,   con   preferencia   a   los   derechos   de   cualquier   otro   acreedor.   En   general,   su   constitución  exige  poner  la  cosa  en  posesión  del  acreedor  o  un  tercero.   Las  prendas  más  comunes  son:   § Efectos  o  valores  cotizados  en  bolsa.   § Mercaderías.     − Hipoteca:  garantía  sobre  la  devolución  de  un  préstamo  con  un  bien  inmueble  o  un  derecho  real.  Para  la   constitución  de  una  hipoteca  es  preciso  que  exista  escritura  pública  y  que  ésta  pueda  inscribirse  en  el   Registro  de  la  Propiedad.   Si  incurrimos  en  impago,  para  ejecutar  la  hipoteca  se  llega  a  una  sentencia  en  la  que  el  Banco  lleva  a   subasta  el  inmueble  y  puede  que  le  den  menos  dinero  que  el  que  teníamos  con  el  por  deuda:   Ejemplo:   “Tenemos   un   inmueble   que   nos   costó   1.000   -­‐>   El   banco   nos   da   un   préstamo   de   600   y   nos   pide   como   prenda   el   inmueble   -­‐>   Incurrimos   en   impago,   el   Banco   lleva   el   inmueble   a   subasta   y   le   dan   por   él   400  -­‐>   Hemos  perdido  el  inmueble  por  el  que  pagamos  1.000  y  mantenemos  una  deuda  con  el  Banco  de  200   más  los  intereses  correspondientes”.     Los  bienes  sobre  los  que  se  ha  constituido  prenda  o  hipoteca  no  pasan  a  ser  propiedad  del  acreedor,  sino   que  deben  subastarse  para  hacer  efectivo  el  crédito  garantizado.     6     Personales:   ante   el   incumplimiento   de   la   obligación,   nos   dirigiremos   contra   el   patrimonio   de   la   persona   que  actúa  como  garante.  En  este  tipo  de  contratos  cabe  destacar:     − Aval  o  fianza:  aseguramiento  de  que  alguien  con  patrimonio  o  bienes  va  a  sustituir  al  deudor  en  caso   de  impago,  el  fiador  va  a  responder  por  él.   Es  un  contrato:   § Subsidiario:  el  fiador  se  obliga  si  no  cumple  el  deudor  principal.   § Unilateral:  solo  obliga  al  fiador.   § Accesorio:  No  existe  fianza  si  no  hay  una  deuda  principal.   Los  bienes  sobre  los  que  se  ha  constituido  una  hipoteca  o  prenda  no  pasan  a  ser  propiedad  del  acreedor,   sino  que  deben  subastarse  para  hacer  efectivo  el  crédito  garantizado.     7     ...