Práctica 2 (2015)

Pràctica Español
Universidad Universidad de Salamanca
Grado Psicología - 3º curso
Asignatura Psicopatología y evaluación en la infancia y la adolescencia
Profesor C.C.
Año del apunte 2015
Páginas 22
Fecha de subida 16/10/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

PSICOPATOLOGÍA Y EVALUACIÓN EN LA INFANCIA Y ADOLESCENCIA SEGUNDA PRÁCTICA CASO PRÁCTICO Silvia tiene 11 años y medio y hace tres que empezó a presentar síntomas de ansiedad. Dichos síntomas comenzaron cuando Silvia y su familia cambiaron de domicilio a una casa adosada de tres pisos, más grande que la que tenían anteriormente. En ese momento, Silvia tiene su propia habitación individual, pues anteriormente compartía habitación con su hermana. Cuando fueron a vivir a este lugar, se produjo en la zona el robo de algún material en las obras de unas viviendas cercanas aún sin finalizar. Esto en principio preocupó a los vecinos pero no volvió a ocurrir ningún acontecimiento de este tipo.
Los padres nos cuentan que Silvia es la mediana de tres hermanos, una hermana de 13 y un hermano de 9, con los que tiene muy buenas relaciones. Indican que el desarrollo evolutivo de Silvia fue normal y que no ha tenido ningún problema médico significativo. Ahora la definen como una niña responsable, madura, y dicen que lo que le ocurre es que tiene miedo a estar sola en cualquier momento y situación, sobre todo por las noches. Nos cuentan que presenta síntomas físicos como dolor de estómago y sensación de angustia. Se siente mal cuando se preocupa por la posibilidad de que a sus padres les ocurra algo malo o que alguien entre en casa a robar. Cuando ocurre esto busca la compañía de sus padres, lo que le hace sentirse mejor y más segura. Tales sensaciones y pensamientos ocurren todos los días y, según los padres, están afectando mucho pues tiene un importante malestar y le limitan muchas actividades. Lo pasa muy mal, por ejemplo a la hora de ir a dormir sola a su habitación, cuando tiene que estar sola en una planta de la casa donde no hay otras personas (cuando tiene que estar en su habitación, ir al baño de la segunda planta, subir a la segunda planta a coger algo, bajar al garaje o subir a la buhardilla a coger algo…). Para que se sienta mejor, evitan solicitarle que haga estas cosas y le han puesto una mesa de trabajo y un ordenador en una habitación pequeña que está al lado del salón. Silvia se niega también a quedarse sola en casa y a dormir en casa de sus amigas o de otros familiares. Tampoco va a las excursiones del colegio, ni a los campamentos, después del último al que asistió y durante el cual llamó por teléfono continuamente a sus padres quejándose de pasarlo mal. Sus padres intentan calmarla cada vez que se siente de este modo, le preguntan qué le ocurre, evalúan si tiene fiebre, y permanecen a su lado, pues comprueban que de este modo se calma. Debido a que esto cada vez ocurre con más frecuencia últimamente están anulando salidas a cenar fuera o planes de viaje.
Silvia nos manifiesta su preocupación por si les pasa algo a ella o a sus padres, por si entra alguien en casa cuando está sola, o si ocurre alguna catástrofe y les ocurre algo a ella y a sus padres. Indica que cuando piensa esto le entra mucha preocupación, se siente mal, nerviosa, con una sensación desagradable en la barriga. Dice que esta mala sensación la tiene a menudo si no está acompañada por sus padres, o si está sola en una habitación. En esos casos intenta estar al lado de alguno de sus padres pues así se siente mejor. Dice que quiere superar esto pero que no puede.
Después de haber llevado a cabo una evaluación amplia se llega a la conclusión de que Silvia padece un trastorno de ansiedad ante distintas situaciones.
1. TAREA: A realizar en parejas A. Elabora algunas hipótesis sobre la aparición del problema y sobre el mantenimiento del mismo en la actualidad.
El problema de Silvia es un problema de ansiedad ante distintas situaciones.
− − − − − − Los factores precipitantes de los problemas de ansiedad de Silvia han sido cambiar de domicilio a una casa más grande, tener una habitación para ella sola y que se produjera un robo nada más llegar al vecindario.
El estilo de Silvia de afrontar las situaciones también ha sido un factor precipitante de su problema de ansiedad.
Los pensamientos y creencias distorsionadas y negativas de Silvia constituyen un factor que contribuye a que la niña tenga ansiedad.
Los problemas de ansiedad de Silvia (miedo a estar sola, quejas somáticas y preocupación exacerbada) surgen principalmente en situaciones en las que no cuenta con la presencia de sus padres.
Los padres están reforzando negativamente la conducta de Silvia al evitar la exposición a las situaciones que le provocan ansiedad, puesto que de esta manera la ansiedad disminuye y el problema se mantiene.
Los padres están reforzando positivamente la conducta de Silvia mediante su compañía y atención, provocando el mantenimiento del problema.
Estas hipótesis basadas en los datos del caso, sirven para establecer los objetivos de la intervención. Las variables que están aquí implicadas son las que vamos a manipular.
Con la intervención debemos lograr que Silvia se exponga a las situaciones que le provocan a ansiedad de un modo determinado: de forma gradual y en vivo. Lo haremos mediante la técnica de desensibilización sistemática, entrenando a la niña en relajación. Además, mediante la reestructuración cognitiva, modificaremos las ideas negativas de Silvia por otras más adaptativas.
B. Un miembro de la pareja hará el papel de Silvia. La otra persona será el terapeuta. Tareas: 1. Identifica al menos 15 situaciones problemáticas concretas (aquellas en las que Silvia siente ansiedad y tiene pensamientos de preocupación). Elabora un listado con estas situaciones en forma de jerarquía en la que la primera situación sea la que menos ansiedad produzca (y por tanto menor dificultad para llevarla a cabo) y la última la que más ansiedad produzca (mayor dificultad para llevarla a cabo). Anotar al lado de cada una de ellas las Unidades Subjetivas de Ansiedad, USAs.
Necesitamos realizar una lista de ítems fóbicos para saber cuáles son las situaciones que producen ansiedad en Silvia, identificarlas y jerarquizarlas para la exposición gradual. Es fundamental tener muy claro a qué tenemos que exponer a Silvia y en qué orden.
Aunque también se lo podríamos pedir a los padres, como quien mejor nos puede decir el nivel de ansiedad que provocan en ella qué situaciones es Silvia, le pedimos a la niña que realice un auto-registro. El objetivo es saber cuáles son las situaciones exactas que le provocan ansiedad y cuánta ansiedad le provoca cada una, registrándolo en una escala del 1 al 10.
- Terapeuta: Silvia, necesito que registres en estas hojas que te voy a dar cuáles son las situaciones que te producen ansiedad. Cuando te encuentres ante una situación en la que te encuentres mal, nerviosa, angustiada, necesito que apuntes cuánto miedo te da, siendo el máximo 10 y el mínimo 1. Además tienes que apuntar con quién estás, dónde y una breve descripción de lo que estabas haciendo.
Situación que me provoca ansiedad ¿Cuánta ansiedad tengo? 1__2__3__4__5__6__7__8__9__10 ¿Con quién estoy? ¿Dónde? ¿Qué estoy haciendo? Después de que la niña realice el auto-registro, podemos entregarle unas tarjetas con las situaciones que ha señalado que le provocan ansiedad y que las ordene varias veces, asegurándonos bien de que las situaciones están en el orden correcto.
Ejemplo: Tomar la leche sola en la cocina cuando mis padres están en la ducha 0 ___1___2___3___4___5___6___7___8___9___10 1. Jugar con mis padres y mi hermana al ajedrez en el jardín 0 ___1___2___3___4___5___6___7___8___9___10 2. Pasar las vacaciones de verano con mi familia en la playa 0 ___1___2___3___4___5___6___7___8___9___10 3. Ir a hacer la compra con papá los fines de semana 0 ___1___2___3___4___5___6___7___8___9___10 4. Ver la tele en el salón con mis hermanos mientras mis padres hacen la cena 0 ___1___2___3___4___5___6___7___8___9___10 5. Hacer los deberes en la habitación pequeña cuando mamá está en casa 0 ___1___2___3___4___5___6___7___8___9___10 6. Oír el timbre de casa y que mi padre abra la puerta 0___1 ___2___3___4___5___6___7___8___9___10 7. Subir a por la mochila a mi habitación para ir al colegio 0___1 ___2___3___4___5___6___7___8___9___10 8. Ir a comprar el pan con mis hermanos 0___1 ___2___3___4___5___6___7___8___9___10 9. Ir al colegio con mi hermana 0 ___1___2___3___4___5___6___7___8___9___10 10. Quedarme en casa con mis hermanos cuando mis padres salen 0 ___1___2___3___4___5___6___7___8___9___10 11. Dormir después de ver una película de miedo 0 ___1___2___3___4___5___6___7___8___9___10 12. Esperar a mis padres a la puerta del colegio y que tarden en llegar 0___1 ___2___3___4___5___6___7___8___9___10 13. Ir a dormir a casa de mis tíos 0 ___1___2___3___4___5___6___7___8___9___10 14. Llegar a casa y que no haya nadie 0 ___1___2___3___4___5___6___7___8___9___10 15. Despertarme con un ruido mientras estoy durmiendo 0 ___1___2___3___4___5___6___7___8___9___10 Todo este anterior esfuerzo de evaluación se ha realizado para poder planificar bien la intervención. Ahora ya podemos estar relativamente seguros de a qué tenemos que exponer a Silvia y en qué orden.
2. Selecciona una técnica para ayudar a Silvia a reducir su tensión cuando note que tiene ansiedad.
Describe cómo explicarás a Silvia en qué consiste la técnica y para qué sirve. Identifica una imagen positiva para Silvia. Planifica la enseñanza de la técnica y describe qué tareas entre sesiones solicitarías a Silvia para que la practique. Elabora un formato de registro para que apunte cómo le ha ido practicando la tarea.
Antes de exponer a Silvia a las situaciones que le provocan ansiedad, tenemos que promocionar en ella una respuesta alternativa. Esta respuesta alternativa va a ser la relajación, utilizando la técnica de relajación muscular progresiva de Jacobson (adaptación de Koeppen para niños).
- Terapeuta: “Vas a aprender una técnica de relajación que te va a permitir darte cuenta de cuándo estás experimentado ansiedad y qué hacer ante ella. Cuando tengas ansiedad, vas a conseguir relajarte tensando y relajando distintas partes de tu cuerpo. Vas a aprender a diferenciar cuándo estás tensa e incómoda y cuándo estás relajada y a gusto”.
Las técnicas de relajación implican práctica y supervisión durante todo el proceso, hasta que la niña sea capaz de realizarlo por sí misma de manera automática.
En consulta, antes de empezar con el entrenamiento en relajación, comprobamos que Silvia tensa adecuadamente todas las partes de su cuerpo. A continuación tensamos y destensamos los diferentes grupos musculares.
- Terapeuta: “Silvia, cierra los ojos y ponte cómoda”.
1. El juego del limón (manos y brazos): “Imagina que tienes un limón en tu mano izquierda, tienes que tratar de exprimirlo para sacarle todo el jugo. Concéntrate en tu mano y en tu brazo, en cómo aprietan mientras intentas sacarle todo el zumo, en cómo se tensan. Ahora deja caer el limón. Nota cómo están tus músculos cuando se relajan…Vamos a coger otro limón, pero lo vamos a exprimir con más fuerza que antes, muy, muy fuerte, eso es. Mira qué tensos tienes la mano y el brazo. Ya está exprimido, ahora déjalo caer. Fíjate en qué bien estás cuando tu brazo y tu mano están relajados. Vamos a coger otro limón más, pero ahora tenemos que exprimirlo con mucha más fuerza que antes, esta vez no tiene que quedar ni una gota de zumo. Aprieta fuerte, más fuerte, que no quede nada… Ahora, vuelve a soltar el limón. Vuelve a notar qué relajados están tu mano y tu brazo…”.
* Repetir con mano y brazo derecho.
2. El gato perezoso (brazos y hombros): “Ahora vamos a imaginarnos que somos un gato muy, muy perezoso y queremos estirarnos.
Estira todo lo que puedas los brazos frente a ti. Ahora levántalos, por encima de tu cabeza, con fuerza llévalos hacia atrás. Nota el tirón tan fuerte que sientes en los hombros. Vamos ahora a dejarlos caer a los lados, que descansen del esfuerzo. Muy bien. Otra vez, vamos a estirar los brazos otra vez más, más fuerte. Perfecto. De nuevo los dejas caer a los lados. Muy bien. ¿Notas cómo están más relajados los hombros?. Una vez más, pero con más fuerza. Estira todo lo que puedas los brazos, vamos a intentar llegar al cielo, con todas tus ganas. Primero frente a ti, luego los levantas sobre tu cabeza y ahora… ¡arriba! Mira qué tensos están ahora tus brazos y tus hombros… Déjalos caer a los lados. Siente lo bien que estás ahora”.
3. La tortuga (hombros y cuello): “Silvia, ahora eres una tortuga. Estás ahí sentada, sobre una roca, muy a gusto. Relajándote muy tranquila y muy feliz en un lugar fantástico. Hace sol y calor, hay un estanque muy cerca de ti. Te sientes muy cómoda y feliz…De pronto… ¿qué pasa? No lo sabes bien, pero sientes que estás en peligro, sientes miedo. ¡Tienes que esconderte! ¡Mete tu cabeza en el caparazón! Lo haces llevando tus hombros hacia tus orejas, con la cabeza entre los hombros, así, bien escondida, muy protegida. Ya está… no hay peligro, sal de tu caparazón, no tienes nada que temer. Vuelve a relajarte tumbada al sol, siente sus rayos sobre tu cara. Vuelve a disfrutar plácidamente del paisaje… Siente tus hombros que ya no están tensos, tu cuello también relajado, estás muy cómoda…”.
* Repetir tres veces.
4. Jugando con un chicle enorme (mandíbula): “Imagina Silvia que tienes un chicle enorme con un caramelo muy pegajoso dentro, quieres morderlo, masticarlo, comerlo pero es tan grande… Vamos a morderlo con todos los músculos de tu cuello, con tu mandíbula. Apriétalo bien. Siente cómo se mete entre los dientes. Mastícalo fuerte, muy bien. Ahora relájate, el chicle ha desaparecido. Deja caer tu mandíbula. Siente cómo está floja. Muy bien. Tu cuello también está suelto, está relajado”.
* Repetir tres veces.
5. La mariposa pesada (cara, nariz y frente): “Imagina que estás sentada, despreocupada, entretenida. De repente, una mariposa, una mariposa muy molesta llega y se posa en tu nariz. Tratas de espantarla pero no puedes usar las manos. Es un poco complicado. Intenta echarla arrugando tu nariz, todo lo que puedas, lo más fuerte posible. ¡Vamos, tú puedes echarla! Fíjate que cuando arrugas tu nariz, las mejillas, la boca y la frente también se arrugan, también se ponen tensos. Hasta tus ojos se tensan… Bien, la mariposa ya se ha ido, por fin te ha dejado tranquila. Ya puedes relajar toda tu cara: tu nariz, tus mejillas, tu frente… Tu cara está tranquila, sin una sola arruga. Tú también estás tranquila y relajada”.
* Repetir tres veces.
6. El globo que se hincha (estómago): “Ahora, imagina que eres un globo, coge aire lentamente hasta que notes como llega debajo de tus pulmones, hasta tu estómago. Siente cómo tu tórax está lleno de aire. Aguanta un poquito.
Ahora, suéltalo poco a poco, saca el aire de tus pulmones y vuelve a tu posición normal, relajada, calmada. Muy bien. Siente la diferencia entre tu estómago tenso y tu estómago relajado, ahora te sientes mucho mejor”.
* Repetir tres veces.
7. Caminamos por el barro (pies y piernas): “Ahora imagina Silvia que estamos en la jungla. Es una jungla peligrosa, pero nosotros somos buenas exploradoras y conseguiremos avanzar a través de ella y encontrar la salida. Vamos caminando decididas cuando ¡atención! Hemos encontrado un barrizal, ¿quieres meter tus pies en él? ¡Vamos a ello! Debes empujar con toda la fuerza de tus piernas. Empuja hacia adentro. Siente como el calor del barro se mete entre tus pies. Empuja fuerte, parece que el barro se hace cada vez más duro, utiliza toda la fuerza de tus piernas. Siente cómo tus piernas y tus pies están tensos mientras intentan caminar por el lodo. Intenta con fuerza salir del lodo. Ahora sal fuera. Deja de ejercer fuerza. Suelta tus piernas y tus pies. Relájalos. Nota cómo éstos están flojos, están relajados. Ya no estás tensa, descansa, tranquila…”.
* Repetir tres veces.
A continuación identificamos una imagen positiva para Silvia, que nos servirá para todo el proceso. La imagen emotiva tiene la función de que la niña acabe aprendiendo a relajarse a la orden de ya, sólo con visualizarla.
- Terapeuta: “Presta atención a todas las sensaciones de relajación de tu cuerpo, concéntrate bien en todas ellas, estas a gusto, cómoda, totalmente relajada… Ahora imagina algún lugar en el que también estés así, completamente tranquila y relajada, puede ser flotando en una nube, en el campo tumbada, junto al mar escuchando las olas… ¿Cuál es ese lugar Silvia?”.
- Silvia: “Una tarde de agosto en una playa tranquila… Ya no hace tanto calor como por la mañana. Estoy tumbada boca abajo… Escucho las olas, casi dormida”.
Planificación del entrenamiento en relajación v Una vez a la semana en consulta.
v Tareas para casa: Una vez antes de dormir. A parte de antes de dormir, Silvia puede entrenar en cualquier otro momento que desee.
Importante: Silvia no tiene que entrenar en relajación cuando se sienta ansiosa, lo tiene que hacer cuando esté tranquila. Digamos que en este paso todavía está entrenando, no en la “competición”.
- Terapeuta: “Silvia, ahora necesito que practiques en casa lo que acabamos de hacer. Lo vas a hacer antes de dormir todas las noches. Si lo quieres hacer alguna vez más a lo largo del día estupendo”.
“Te voy a entregar una grabación en la que explico paso a paso cómo tienes que realizar la relajación, exactamente igual que acabamos de hacer ahora. Te será útil sobre todo las primeras veces que lo hagas. Además, te voy a dar una cartulina en el que aparecen imágenes con todos los pasos que hemos seguido, para que cuando lo tengas un poco más dominado, recuerdes con un simple vistazo todo lo que tienes que hacer. Recuerda que debes realizar cada ejercicio tres veces, igual que hemos hecho ahora y en el orden que aparecen en la cartulina, de arriba abajo. ¿Tienes alguna duda?”.
“Además, vas a disponer de otra hoja con el dibujo de una niña y diferentes grupos musculares.
Tienes que puntuar del 0 al 10 la tensión que sientes en las diferentes partes de tu cuerpo antes de hacer los ejercicios, mediante los números que aparecen en rojo, y después de hacer los ejercicios, con los números que aparecen en verde”.
FECHA: HORA: Puntúa del 0 al 10, donde 0 quiere decir nada y 10 quiere decir mucho cómo sientes de tensas las siguientes partes del cuerpo antes y después de hacer los ejercicios Nota: Este formato de registro solo serviría para las primeras sesiones de entrenamiento, en las que Silvia tiene que tensar y relajar todos los grupos musculares. Cuando vaya agrupando los grupos musculares, habría que modificarlo.
3. Selecciona tres situaciones del listado anterior y trata de identificar todos los detalles de las mismas. Describe de forma precisa y con todos los detalles (visuales, auditivos, olfativos,….) esas tres situaciones. A continuación pide a Silvia que se imagine esas situaciones y te indique cuándo siente ansiedad. Solicítale que se relaje que imagine su imagen positiva y te indique cuándo está relajada. Vuelve a describirle con todo detalle la situación. Escribe en esta tarea la descripción completa de las tres situaciones.
Lo que hacemos es esta tarea es exposición gradual en imaginación, mediante una descripción perfectamente detallada de las situaciones que le producen ansiedad a Silvia, para que se exponga a éstas teniendo adquirida la respuesta incompatible de relajación.
La información detallada de las situaciones la obtenemos mediante una entrevista con los padres, realizando preguntas adecuadas que nos permitan indagar en todos los detalles. También podemos obtener información en la entrevista con Silvia y pedir fotos.
Nota: Aunque en la práctica esto se haga con tres situaciones, en realidad habría que hacerlo con todas las situaciones del listado.
- Terapeuta: “Silvia, ahora quiero que te imagines las situaciones que te provocan ansiedad.
Luego quiero que te relajes”.
7. Subir a por la mochila a mi habitación para ir al colegio 0___1 ___2___3___4___5___6___7___8___9___10 - Terapeuta: “Cierra los ojos, vamos a imaginar que te has olvidado la mochila en la planta de arriba de tu casa y que tienes que subir a por ella. Cuando lo hayas conseguido, da un pequeño golpecito con el pie en el suelo. Imagina que es martes a las 8:00, estás desayunando en la cocina antes de irte al colegio, huele a tostadas con mermelada y a zumo de naranja recién exprimido, tu madre está cantando la canción que suena en la radio, papá se acaba de ir al trabajo y tus hermanos están también en la cocina desayunando contigo. Cuando terminas de desayunar y te dispones a ir al colegio te das cuenta de que se te ha olvidado la mochila en la planta de arriba.
Sales de la cocina y a la izquierda están las escaleras. Fuera de la cocina continúas escuchando a tu madre cantando y a tus hermanos hablar, pero a medida que subes las escaleras el sonido es más suave. Cuando subes el último escalón has dejado de escucharlos. Arriba todo está en calma, las puertas de las habitaciones están abiertas y también las ventanas, así que hace más frío que en el piso de abajo. Se escucha el canto de los pájaros y al perro de tus vecinos ladrar. Primero pasas por la habitación de tu hermana, un poco desordenada, hay unos pantalones en el suelo junto a sus zapatillas y ves sus muñecas colocadas en una estantería al fondo. Continúas caminando y pasas por la habitación de tu hermano. Su habitación está llena de coches de diferente tamaño por el suelo. Antes de llegar a tu habitación pasas por la de tus padres, de la que sale el olor del perfume de tu padre, un olor para ti bastante agradable. Cuando llegas a tu habitación, sigues apreciando ese mismo olor dentro. Tu habitación está ordenada. La mochila está colocada encima de la silla, con los libros preparados de las asignaturas que tienes los martes, ya que siempre te ocupas de hacer esto la tarde anterior. Te acercas a tu mochila roja con lunares, la coges y te la cuelgas a la espaldas. Te dispones a bajar al piso de abajo de nuevo. Vuelves a pasar por la habitación de tus padres, por la de tu hermano y por la de tu hermana. Cuando has llegado al primer escalón comienzas a dejar de oír el sonido de los pájaros y del perro ladrando y vuelves a escuchar a tu madre y a tus hermanos. Bajas las escaleras y cruzas de nuevo la puerta de la cocina. Ellos están dentro y continúan sentados, tal cual estaban cuando te has ido… Imagínatelo, tómate el tiempo que necesites…”.
- Silvia da un golpe en el suelo con el pie.
- Terapeuta: “¿Cuánta ansiedad sientes ahora mismo Silvia? Recuerda que 0 es la mínima ansiedad que puedes estar sintiendo y 10 la máxima”.
- Silvia: “5”.
- Terapeuta: “Ahora te voy a pedir que te relajes. ¡YA!. Vamos a trasportarnos a esa playa que tanto te gusta de arena fina y cómoda. Es agosto. Estás tumbada boca abajo escuchando las olas, casi dormida. Ya no hace el calor sofocante de las primeras horas del día y la temperatura es agradable… Cuando consigas estar relajada quiero que me lo indiques mediante un pequeño golpe con tu pie en el suelo, igual que antes”.
- Silvia da un pequeño golpe con el pie.
En todos los casos, el proceso se repite, como máximo tres veces seguidas en una sesión, hasta que Silvia indique que su ansiedad ante la situación es 0. Entonces pasamos a exponer a Silvia a la siguiente situación.
8. Ir a comprar el pan con mis hermanos 0___1 ___2___3___4___5___6___7___8___9___10 - Terapeuta: “Silvia cierra los ojos, vamos a imaginar que sales a dar un paseo con tus dos hermanos. Cuando lo hayas conseguido, da un pequeño golpe con el pie en el suelo. Es domingo por la mañana. Te has levantado a las 11.00. Te sientes descansada porque no has tenido que madrugar. Has desayunado con toda tu familia el desayuno especial de los domingos, unos ricos crepes con Nutella. Cuando termináis de desayunar tus padres proponen que salgáis los tres hermanos a dar un paseo a por el pan hasta vuestra panadería favorita, que está al lado del parque.
Mientras, tus padres se quedan limpiando el coche. Salís a la entrada de la casa, tu padre coloca el abrigo a tu hermano pequeño, tu hermana se pone el suyo y tú te colocas tu cazadora vaquera.
Huele a colonia Nenuco, el suavizante que usáis. Salís a la calle. Hace buen tiempo, es un día soleado. Ves a tu vecino Pedro jugando con su perro Lucas. Comenzáis a caminar por la calle.
Como es otoño, hay muchas hojas por el suelo. Otras se están cayendo ahora mismo de los árboles. Tu hermana ha cogido a tu hermano pequeño de la mano. Todos camináis juntos por la acera. Pasan algunos coches por la calle, os cruzáis con gente que va caminado. Pasáis por la iglesia que está cerca de tu casa. Hay gente en la puerta preparada para entrar. Mientras os alejáis comienzan a sonar las campanas. Dobláis la esquina. Ves el parque y al lado la panadería. Cuanto más os acercáis, más huele a pan recién hecho y a pasteles de cabello de ángel, un olor muy agradable para ti. Entráis en la panadería. Asun, la panadera, os saluda simpáticamente y os ofrece una pasta. Tu hermana le pide una barra rústica, paga los 80 céntimos que cuesta y tú coges la bolsa con ella. Emprendéis el camino de vuelta a casa. Las campanas han dejado de sonar y la gente ya ha entrado en la iglesia. Continúas viendo gente y coches mientras volvéis a casa”.
- Silvia da un pequeño golpe en el suelo.
- Terapeuta: “¿Cuánta ansiedad sientes ahora mismo Silvia?”.
- Silvia: “6”.
- Terapeuta: “Ahora vamos a relajarnos, ¡YA!. Vamos a trasportarnos a esa playa que tanto te gusta de arena fina y cómoda. Es agosto. Estás tumbada boca abajo escuchando las olas, casi dormida. Ya no hace el calor sofocante de las primeras horas del día y la temperatura es agradable… Cuando consigas estar relajada quiero que me lo indiques mediante un pequeño golpe con tu pie en el suelo, igual que antes”.
- Silvia da un pequeño golpe con el pie.
9. Ir al colegio con mi hermana 0 ___1___2___3___4___5___6___7___8___9___10 - Terapeuta: “Silvia cierra los ojos, vamos a imaginar que tienes que ir al colegio acompañada por tu hermana. Cuando lo hayas conseguido, da un pequeño golpe con el pie en el suelo.
Acabáis de desayunar y después de recoger la mesa, salís de la cocina, en la entrada de la casa están colgados los abrigos y ya tenéis las mochilas en el suelo justo debajo. Os ponéis los abrigos, que tienen ese olor característico a Nenuco que a ti te gusta tanto y os colgáis las mochilas a la espalda. Abrís la puerta de casa y el día esta lluvioso, tu hermana abre el paraguas y te agarra del hombro para que te acerques a ella y puedas resguardarte de la lluvia, sientes la mano cálida de tu hermana, sujetándote para que no te mojes con la lluvia. Comenzáis a caminar, los vecinos os saludan dando los buenos días, tu hermana y tu contestáis también saludando. A tu hermana se le ocurre que vayáis contando los árboles que encontráis por el camino, para saber cuántos hay entre vuestra casa y el colegio. Se escucha el sonido de la lluvia al caer y el sonido del agua que levantan los coches al circular por el asfalto mojado. Contando árboles, llegáis al semáforo que tenéis que cruzar para entrar al colegio. Está en rojo así que paráis y esperáis.
Enfrente ves a compañeros de clase corriendo hacia la puerta para mojarse lo menos posible. El semáforo se pone en verde, cruzáis la calle y entráis por la puerta del colegio. Tu hermana te da una palmada en la espalda y te desea una buena mañana, tú te alejas de ella caminado hacia la puerta de tu clase”.
- Silvia da un pequeño golpe en el suelo.
- Terapeuta: “¿Cuánta ansiedad sientes ahora mismo Silvia?”.
- Silvia: “7”.
- Terapeuta: “Ahora vamos a relajarnos. Cierra los ojos. Vamos a trasportarnos a esa playa que tanto te gusta de arena fina y cómoda. Es agosto. Estás tumbada boca abajo escuchando las olas, casi dormida. Ya no hace el calor sofocante de las primeras horas del día y la temperatura es agradable… Cuando consigas estar relajada quiero que me lo indiques mediante un pequeño golpe con tu pie en el suelo, igual que antes”.
- Silvia da un pequeño golpe con el pie.
4. Identifica, para cada una de las situaciones anteriores los pensamientos de preocupación que Silvia presenta. Elabora un formato para recoger esos pensamientos y escribir a continuación el sentimiento (ansiedad, miedo..) de modo que se vea la relación. Describe cómo explicarías a Silvia el papel de los pensamientos en los sentimientos. Ejemplo de posibles situacionespensamientos-sentimientos: SITUACIÓN PENSAMIENTO SENTIMIENTO Mis padres van a salir a cenar No quiero que se vayan, lo paso mal Ansiedad Los pensamientos que Silvia tiene influyen en las emociones que siente, en este caso ansiedad y miedo. Por tanto tenemos que identificar estos pensamientos primero para después poder cambiarlos (reestructuración cognitiva).
Aunque en la práctica este sea el cuarto paso, identificamos los pensamientos de la niña mediante el auto-registro que ha hecho anteriormente de las situaciones que le provocan ansiedad.
A continuación aparece el auto-registro que la niña ha realizado de tres situaciones que le provocan ansiedad.
Después tenemos que hacer ver a Silvia que lo que le provoca ansiedad no son las situaciones en sí, sino los pensamientos que pasan por su cabeza ante esas situaciones. Hacerle ver que lo que hace que tenga miedo no es tener que subir a la mochila, sino pensar que alguien puede haber entrado por la ventana. Silvia tiene que entender que si cambia esos pensamientos por otros, si en vez de pensar que es mejor que tus padres os acompañen al colegio piensa que es una niña muy valiente y capaz de ir sola a clase, no tendrá ansiedad ni miedo.
Situación que me provoca ansiedad ¿Cuánta ansiedad tengo? ¿Con quién estoy? ¿Dónde? ¿Qué estoy haciendo? ¿Qué pienso? Subir a por la mochila a mi habitación para ir al colegio 1__2__3__4__5__6__7__8__9__10 Con mi madre y mis hermanos En mi casa He terminado de desayunar y tengo que subir a por mi mochila a la planta de arriba Tengo miedo de si alguien ha entrado por la ventana mientras nosotros estábamos desayunando y me lo pueda encontrar cuando suba a por la mochila Situación que me provoca ansiedad ¿Cuánta ansiedad tengo? ¿Con quién estoy? ¿Dónde? ¿Qué estoy haciendo? ¿Qué pienso? Situación que me provoca ansiedad ¿Cuánta ansiedad tengo? ¿Con quién estoy? ¿Dónde? ¿Qué estoy haciendo? ¿Qué pienso? Ir a comprar el pan con mis hermanos 1__2__3__4__5__6__7__8__9__10 Con mis hermanos Caminando hasta la panadería Caminar con mis hermanos por la calle para ir a comprar el pan Quiero que nuestros padres nos acompañen, si no vienen no voy a estar tranquila durante todo el camino Ir al colegio con mi hermana 1__2__3__4__5__6__7__8__9__10 Con mi hermana Caminando hacia el cole Caminar con mis hermana 10 minutos por la calle para ir al cole Me gustaría que mis padres nos acompañaran, mi hermana y yo estamos más seguras cuando ellos vienen con nosotras - Terapeuta: “Bueno Silvia. Vamos a ver lo que has puesto. Tienes ansiedad cuando vas al colegio con tu hermana. Piensas que si tus padres no os acompañan no estáis seguras. Esto que piensas parece que tiene relación con la ansiedad que sientes. ¿Qué pasaría si pensaras otras cosas, si en vez de pensar que no estáis seguras piensas que es una oportunidad para pasar un rato agradable con tu hermana? ¿O si pensaras que vas a lograr ir tranquilamente al cole con tu hermana porque eres una niña muy fuerte y muy valiente?”.
5. Elabora para cada uno de los pensamientos ansiógenos o de preocupación uno o varios pensamientos de afrontamiento de modo que se produzca una secuencia tranquilizadora.
Describe cómo puedes trabajar la sustitución. Ejemplos: Autoafirmación de preparación: “Voy a ser capaz de quedarme sola” Autoafirmación de mantenimiento de la situación: “En un par de horas volverán” Autoafirmaciones de afrontamiento de la ansiedad: “Voy a respirar profundo y me voy a calmar” Autorrefuerzo: “Lo he hecho muy bien” Secuencia tranquilizadora: SITUACIÓN PENSAMIENTO SENTIMIENTO Mis padres van a salir a cenar No va a pasar nada voy a Tranquilidad distraerme con el ordenador Diversión Entrenamiento en auto-instrucciones. Silvia tiene que cambiar sus anteriores pensamientos negativos por otros que le permitan afrontar la situación, controlarla, relajarse.
Para que Silvia logre esto, la entrenamos en imaginación. Hacemos que Silvia pare sus pensamientos negativos, por ejemplo, mediante un chasquido con los dedos y que piense la autoinstrucción que hemos preparado.
Las primeras veces somos nosotros mismos quien damos la instrucción a Silvia en voz alta, luego lo hacemos más bajo. Después es ella quien se la da en alto, después más bajo. Por último, ella sola con un chasquido puede cambiar su pensamiento por otro que tenemos preparado.
SITUACIÓN PENSAMIENTO Subir a la segunda planta de casa a coger mi mochila ¡Quién va a entrar por la ventana!, seguro que no hay nadie arriba Salir a comprar el pan con mis hermanos Soy una niña fuerte y valiente, así que voy a respirar hondo y a subir a por mi mochila Cuando vuelva mis padres estarán en casa perfectamente Ir al colegio con mi hermana Voy a ir con mis hermanos y pasar un buen rato junto a ellos Con mi hermana estoy bien, no va a pasar nada Voy a lograr ir con ella al colegio tranquilamente, lo voy a hacer muy bien SENTIMIENTO Tranquilidad Tranquilidad Diversión Tranquilidad 6. Identifica objetos o actividades que sean reforzantes para Silvia. Elabora un listado y planifica un sistema de economía de fichas en el que se especifique cuántos puntos puede ganar si realiza cada una de las conductas del listado inicial. Determina por qué objetos o actividades se pueden canjear los puntos. Ejemplo: 1 punto = sobre de cromos de…, 10 puntos = ir al cine el fin de semana a ver la película …, … Nos ayudaremos de un sistema de economía de fichas para llevar a cabo la práctica reforzada.
Para esto tenemos que tener muy claro qué es lo que le gusta a la niña. Esta información la obtenemos indagando en los gustos de las niñas de su edad, que normalmente son parecidos en todas las niñas, preguntando a los padres de Silvia y a la niña y mediante cuestionarios de reforzadores.
A continuación aparece una entrevista con Silvia para identificar los objetos y las actividades que son reforzantes para ella.
- Terapeuta: ¿Hay algo especial que te gusta hacer los días de diario cuando sales del colegio? - Silvia: Cuando salgo del colegio siempre voy a casa a comer, porque salgo a las 14.30. Pero cuando voy a inglés, los lunes y los miércoles por la tarde, me gusta que mi madre me vaya a recoger e ir con mi amiga Luisa, que también va a inglés, y con su madre a algún bar.
- Terapeuta: ¿Qué es lo que te gusta hacer los fines de semana? - Silvia: Me gusta cuando los viernes vamos a cenar fuera toda la familia.
- Terapeuta: ¿Cuál es el sitio que más te gusta? - Silvia: Me gustan muchos sitios, pero donde más me gusta ir es a Foster Hollywood.
- Terapeuta: ¿Y qué sueles pedir? - Silvia: Siempre suelo pedir hamburguesa con patatas fritas y Coca Cola, y a veces me dejan pedir un helado de chocolate de postre, que es lo que más me gusta.
- Terapeuta: Dime más cosas que te guste hacer los fines de semana.
- Silvia: Los sábados por la mañana me gusta ir de vez en cuando al centro comercial y por la tarde ir al parque a dar de comer a los patitos.
- Terapeuta: ¿Algo más? ¿Qué te gusta hacer cuando hace buen tiempo? - Silvia: Déjame pensar… Cuando hace buen tiempo me gusta mucho ir a los teatros con marionetas que se organizan en las calles de mi barrio. Me gusta mucho ir al teatro en general.
- Terapeuta: ¿Y hay algo especial que hagas cuando hace frío? - Silvia: Me encanta ir a patinar sobre hielo al centro comercial y comprar castañas en los puestos que ponen en la calle.
- Terapeuta: ¿Y qué hay de los domingos? - Silvia: Los domingos por la mañana me gusta que haya crepes para desayunar, ir a visitar a mis abuelos y que vengan mis primos a comer a casa, ¡porque cuando vienen siempre jugamos después al UNO attack!.
- Terapeuta: ¿A qué más te gusta jugar? - Silvia: Me gusta jugar a que soy cantante, me gusta mucho hacer que soy Rihanna, me encanta como canta y su pelo de colores.
- Terapeuta: ¿Ah sí? ¿Y qué más cantantes te gustan Silvia? - Silvia: ¡Me gustan muchos! Me gusta One Direction, Taylor Swift, Miley Cirus, Jason Derulo… - Terapeuta: Y a parte de la música, me has dicho que te gustan los espectáculos de marionetas.
¿Recuerdas el que más te ha gustado? - Silvia: ¡Sí! El que más me gustó fue uno en el que una princesa que estaba encerrada en una torre fue salvada por sus amigas que recorrieron medio mundo para salvarla de su padrastro malvado, que era el que la había encerrado en la torre.
- Terapeuta: ¿Y por qué te gustó tanto? - Silvia: Porque era diferente a todas las películas que he visto de princesas. Me gustó que fueran sus amigas las que la salvaran y que el malo fuera el padre, no la madre como siempre.
- Terapeuta: ¿Entonces qué tipo de películas te gustan? - Silvia: Las que más me gustan de todas son las de Harry Potter, las he visto muchísimas veces y las vería cien veces más. A mis padres y a mi hermana también les encantan y las tenemos todas en DVD.
- Terapeuta: Fenomenal.
Además, mediante entrevista con los padres y un cuestionario de reforzadores hemos obtenido que son reforzantes para Silvia los siguientes objetos y actividades: pintar, hacer pulseras con abalorios, ver la serie Violetta, hacer collages con recortes de revistas y periódicos, jugar al Monopoly, al Quién es quién y al Cluedo e ir de excursión al campo con su familia.
Importante: Para realizar el sistema de economía de fichas tenemos que reforzar a las niña con cosas que normalmente no obtiene. No podemos quitar cosas, sino añadir extras.
SITUACIÓN NÚMERO DE PUNTOS CADA VEZ QUE SE EXPONGA Jugar con mis padres y mi hermana al ajedrez en el jardín Ir a hacer la compra con papá los fines de semana Ver la tele en el salón con mis hermanos mientras mis padres hacen la cena Hacer los deberes en la habitación pequeña cuando mamá está en casa Oír el timbre de casa y que mi padre abra la puerta Subir a por la mochila a mi habitación para ir al colegio Ir a comprar el pan con mis hermanos Ir al colegio con mi hermana Quedarme en casa con mis hermanos cuando mis padres salen Dormir después de ver una película de miedo Esperar a mis padres a la puerta del colegio y que tarden en llegar Ir a dormir a casa de mis tíos Llegar a casa y que no haya nadie Despertarme con un ruido mientras estoy durmiendo 1 NÚMERO DE PUNTOS 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 2 3 4 5 5 6 7 8 8 9 9 10 10 CANJEAR POR… Diez abalorios para hacer pulseras Pincel fino Revista y periódico para hacer recortes Ver películas de Harry Potter con mi familia Ir al parque a dar de comer a los patos Dos pinceles y una pintura acrílica Álbum de recortes Ir al centro comercial Ir a patinar sobre hielo Ir a los teatros de marionetas Ir a un bar al salir de inglés Comprar castañas asadas Ver un capítulo más de Violetta Comer crepes el domingo Ir a visitar a los abuelos otro día más a la semana Tres botes de abalorios para hacer pulseras Caja de témperas Ir al teatro Ir de excursión al campo Juego de mesa nuevo Comer helado de chocolate de postre Ir a un concierto de algún cantante que me guste Nota: Aunque en el ejemplo aparezca hasta 22 puntos, en la realidad pueden ser muchos más.
7. Identifica un personaje de película, tebeo o libro favorito de Silvia e inventa una historia para jugar con Silvia y sus hermanos a afrontar las siguientes situaciones que le dan miedo haciendo como que fueran los personajes de la historia: La historia debe estar pensada de tal modo que el personaje que interpreta Silvia debe exponerse a la situación problemática, si lo hace, los otros personajes (entre los que está el terapeuta) la reforzarán (¿cómo?). Si no lo hace, alguno de sus hermanos debe hacer de modelo de afrontamiento que será reforzado y a continuación se pedirá a Silvia que lo imite. Se le pueden proporcionar apoyos para que sea capaz de llevarlo a cabo, y si lo hace se le reforzará (¿cómo?).
1. Bajar sola a la bodega a coger la comida de la gata.
En los sótanos de Hogwarts se encuentra el alimento que convierte a tu lechuza en un ave rapidísimo. Eres Hermione Granger y tienes que conseguirlo. Dirígete al sótano, el camino está alumbrado con antorchas, las paredes están húmedas. Vas con cuidado, ya que no quieres que Argus Filch, el conserje, te pille. Acabas de oír a la Sra. Norris ronronear, así que ¡cuidado!.
Rápidamente te metes debajo de la capa de invisibilidad que Harry te ha dejado y consigues que no te vea. Una vez en el sótano, ves el alimento mágico. Está situado encima de una estantería muy alta llena de pócimas y libros de hechicería. Para conseguir que baje formulas el hechizo “wingardium leviosa”. La comida levita y llega hasta ti. Pero además, en esa estantería ves el libro de Teoría de la magia defensiva, que te viene genial para tus clases de Defensa Contra las Artes Oscuras, así que lo coges también (13 puntos) y emprendes el camino de vuelta.
Si no logramos que Silvia baje sola a la bodega a coger la comida de la gata, utilizaríamos la siguiente modificación del juego, que incluye a sus hermanos como modelos: En los sótanos de Hogwarts se encuentra el alimento que convierte a tu lechuza en un ave rapidísimo. Eres Hermione Granger y tienes que conseguirlo. Dirígete al sótano, el camino está alumbrado con antorchas, las paredes están húmedas. Harry y Ron (hermanos) te acompañarán para conseguirlo. Vais con cuidado, ya que no queréis que Argus Filch, el conserje, os pille.
Acabáis de oír a la Sra. Norris ronronear, así que ¡cuidado!. Rápidamente os metéis los tres debajo de la capa de invisibilidad de Harry y conseguís que no os vea. Una vez en el sótano, veis el alimento mágico. Está situado encima de una estantería muy alta llena de pócimas y libros de hechicería. Para conseguir que baje formulas el hechizo “wingardium leviosa”, ya que eres a la que mejor se le dan los hechizos. La comida levita y llega hasta vosotros. Pero además, en esa estantería ves el libro de Teoría de la magia defensiva, que te viene genial para tus clases de Defensa Contra las Artes Oscuras, así que lo coges también (13 puntos) y emprendéis el camino de vuelta.
2. Subir a la buhardilla sola para llevar la ropa de planchar.
Tienes que entrar en la Sección Prohibida de la Biblioteca de Hogwarts, que está en el cuarto piso. Lo vas a hacer usando un autógrafo (ropa de planchar) de Gilderoy Lockhart, tu profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras. La bibliotecaria, Madame Pince, hace una extraordinariamente minuciosa revisión de la nota, como si sospechara que fuera una falsificación. Ya dentro, encuentras el libro que buscabas: Moste Potente Potions (7 puntos), que contiene recetas de pociones peligrosas. Una de las pociones del libro es la poción multijugos. Las instrucciones que aparecen en el libro te van a permitir elaborar esta avanzada poción.
Si no logramos que Silvia suba sola a la buhardilla para llevar la ropa de planchar, utilizaríamos la siguiente modificación del juego, que incluye a sus hermanos como modelos: Harry, Ron (hermanos) y tú tenéis que entrar en la Sección Prohibida de la Biblioteca de Hogwarts, que está en el cuarto piso. Lo vais a hacer usando un autógrafo (ropa de planchar) de Gilderoy Lockhart, vuestro profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras. La bibliotecaria, Madame Pince, hace una extraordinariamente minuciosa revisión de la nota, como si sospechara que fuera una falsificación. Ya dentro, encontráis el libro que buscabais: Moste Potente Potions (7 puntos), que contiene recetas de pociones peligrosas. Una de las pociones del libro es la poción multijugos. Las instrucciones que aparecen en el libro os van a permitir elaborar esta avanzada poción.
3. Bajar a la cocina cuando no hay nadie en la planta baja y preparar la merienda.
Tienes clase de Herbología. La señora Sprout os ha dejado solos después de daros las indicaciones para preparar la poción que permite traer de nuevo a la vida a las personas que han sido petrificadas. La poción se hace con zumo de mandrágora. Esta planta es muy peligrosa, ya que su llanto es fatal para quien lo oye, así que lo haces con sumo cuidado. Quieres conseguir que tu pócima sea la mejor, porque el que la haga recibirá una nueva y más poderosa barita mágica (5 puntos).
Igual que los dos anteriores casos, si no logramos que Silvia baje a la cocina cuando no hay nadie en la planta bajar para preparar la merienda, utilizaríamos la siguiente modificación del juego, que incluye a sus hermanos como modelos: Harry, Ron y tú tenéis clase de Herbología. La señora Sprout os ha dejado solos después de daros las indicaciones para preparar la poción que permite traer de nuevo a la vida a las personas que han sido petrificadas. La poción se hace con zumo de mandrágora. Esta planta es muy peligrosa, ya que su llanto es fatal para quien lo oye, así que lo hacéis con sumo cuidado. Queréis conseguir que vuestra pócima sea la mejor, porque los que la hagan recibirán nuevas y más poderosas varitas (5 puntos).
8. RESUMIENDO TÉCNICAS DE INTERVENCIÓN Las técnicas utilizadas para ayudar a que Silvia disminuya su ansiedad y mejore su funcionamiento han sido las siguientes: - Desensibilización sistemática: Desensibilizar a Silvia para que no responda de forma automática con ansiedad mediante exposición gradual a las situaciones que la provocan. Para ello utilizamos la jerarquía de ítems fóbicos, exponiendo a la niña primero a los que menos ansiedad le provocan y, según los va superando, a las situaciones que provocan en ella más ansiedad. Se entrena a Silvia en relajación, asegurándonos mediante la práctica continuada de que sea capaz de usarla en los momentos en los que se sienta ansiosa. Cuando Silvia está entrenada en esa respuesta incompatible es capaz de enfrentarse al estímulo que provoca ansiedad. Además de la relajación, también se utiliza como respuesta incompatible a la ansiedad el juego.
- Relajación muscular progresiva. Utilizamos esta técnica como respuesta incompatible a la ansiedad, enseñándosela a Silvia mediante C.C. Esta técnica consiste en tensar y relajar distintas zonas a lo largo del cuerpo. En primer lugar, esto se hace para que Silvia sea capaz de atender a las sensaciones de tensión y luego vea la diferencia entre esa situación y la situación de relajación. En segundo lugar, si esto lo practica repetidamente, a la orden de ya Silvia se puede relajar rápidamente en una situación de ansiedad.
- Imágenes emotivas. Una vez que hemos entrando a Silvia para que se relaje, cuando está relajada le pedimos que imagine algún lugar que sea muy agradable para ella. Hacemos que siempre que se relaje, piense en ese lugar. De esta manera, se asocia determinada imagen a un estado de relajación y llega un momento que, tanto solo pensando en esa imagen, el cuerpo se relaja.
- Modelado simbólico, en vivo, participante. Utilizamos modelado simbólico y participante al contar a Silvia la historia sobre Hermione, que afronta los estímulos que ella teme, y la imita.
También utilizamos modelado en vivo y participante cuando Silvia observa como sus hermanos afrontan la situación que produce ansiedad y los imita.
- Manejo de consecuencias y estímulos antecedentes. Impedir que Silvia evite la situaciones que le provocan ansiedad y sus antecedentes.
- Práctica reforzada. Para lo anterior reforzamos el hecho de que Silvia se enfrente a las situaciones ansiosas, mediante el sistema de economía de fichas.
- Reestructuración cognitiva. Silvia observa y detecta las señales que indican ansiedad. Ante éstas, intenta darse instrucciones para reducirlas y relajarse.
- Escenas emotivas. Para aplicar todas las técnicas anteriores utilizamos el juego. El juego de Harry Potter permite utilizar la desensibilización sistemática, el modelado y el refuerzo de Silvia cada vez que se aproxima al estímulo.
...

Comprar Previsualizar