Fundamentos del Derecho Administrativo, Tema 14 (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Fundamentos del Derecho Administrativi: Administrativo I
Año del apunte 2014
Páginas 10
Fecha de subida 15/10/2014
Descargas 5
Subido por

Vista previa del texto

Jordi  Vallès  Balsells   LECCIÓN   XIV   EL   PROCEDIMIENTO   EN   LA   PRIMERA   INSTANCIA   Y   OTROS   PROCEDIMIENTOS.  LA  EJECUCIÓN  DE  SENTENCIAS   I.
Planteamiento.  La  variedad  de  procedimientos   Un   estudio   completo   del   procedimiento   y   sus   posibles   incidencias   requeriría   amplios   conocimientos   de   Derecho   procesal   y   no   seria   posible   en   una   obra   de   éstas   características.   Pero   sí   es   conveniente   desde   luego   que   expongamos   las   fases   fundamentales   del   procedimiento   más   común,   el   de   primera   instancia,   con   su   variedad   de   procedimiento   abreviado,  y  los  incidentes  más  relevantes  que  pueden  plantearse,  particularmente  la  solicitud   de  suspensión  del  acto  recurrido.   II.
Procedimiento  en  primera  o  en  única  instancia   1. Escrito  de  interposición     El  procedimiento  se  inicia  con  el  llamado  escrito  de  interposición,  un   escrito  muy  sencillo  en  el   que   se   deberá   citar   e   identificar   el   objeto   del   recuso   (acto   o   reglamento   concreto,   inactividad,   vía  de  hecho)  y  solicitar  que  se  tenga  por  interpuesto  el  recurso.   El  plazo  para  presentar  este  escrito  de  interposición  será:   a) Si  el  objeto  del  recurso  es  acto  expreso:  dos  meses   b) Si  es  un  acto  presunto:  seis  meses.   A   ese   escrito   de   interposición   se   tiene   que   adjuntar   la   documentación   acreditativa   de   la   representación   procesal,   de   la   legitimación,   copia   del   acto   o   resolución   objeto   del   recurso.   Aquí   también   el   tribunal   requerirá   los   documentos   que   falten.   El   órgano   jurisdiccional   requerirá   entonces   a   la   Administración   demandada   para   que   remita   el   expediente.   El   expediente   estará   formado   por   el   procedimiento   administrativo   que   fue   resuelto   por   el   acto   objeto  del  recurso,  informes,  alegaciones,…   Es   fundamental   identificar   el   órgano   de   gobierno   que   inicia   el   proceso   en   el   escrito   de   interposición.   2. Emplazamiento  a  los  interesados  y  admisión  del  recurso   La   administración   al   remitir   el   expediente   notificará   estas   actuaciones   a   los   interesados,   emplazándoles   para   que   puedan   personarse   como   demandados   en   el   proceso.   Una   vez   recibido  el  expediente,  el  juez  o  tribunal  comprobará  que  se  han  practicado  las  notificaciones  a   todos   los   interesados   para   que,   si   así   lo   desean,   puedan   comparecer   como   demandados.   En   esa   fase   inicial   del   procedimiento   es   cuando   el   órgano   jurisdiccional   ha   de   realizar   diversas   comprobaciones   no   ya   sólo   sobre   la   notificación   y   emplazamiento   de   los   interesados,   sino   también   sobre   las   condiciones   que   deben   concurrir   en   las   partes,   sobre   el   objeto   y  cuantía   del   proceso  que  se  abre,  etc.  Como  resultado  de  estas  comprobaciones,  el  juez  o  tribunal  puede   pronunciarse  declarando  la  inadmisibilidad  del  recurso:   -­‐ falta  de  competencia  jurisdiccional   -­‐ falta  de  legitimación  del  recurrente   -­‐ por  interponerse  contra  actividades  no  susceptibles  de  impugnación   -­‐ por  estar  interpuesto  fuera  de  plazo   si  el  recurso  no  se  declara  admisible,  el  procedimiento  sigue  entonces  su  curso.   3. La  decisiva  cuestión  de  las  medidas  cautelares   Según  el  art.  129.1  de  la  LJCA,  “los  interesados  podrán  solicitar  en  cualquier  estado  del  proceso   la  adopción  de  cuantas  medidas  aseguren  efectividad  de  la  sentencia”.   Jordi  Vallès  Balsells   Lo  más  frecuente  es  que  la  solicitud  de  medidas  cautelares  se  presente  con  interposición  del   recurso  contencioso,  o  en  la  fase  inicial  del  procedimiento  en  la  que  ahora  nos  situamos.  De   ahí  que  tratemos  ahora  el  sentido  y  régimen  de  estas  medidas.   A. Evolución,  funcionalidad  y  problemática  actual  de  las  medidas   a. La  evolución  desde  su  inicio  concepción  administrativa   Se  produce  un  cambio  de  prospectiva:  no  es  la  ejecución  del  acto,  y  su  excepcional  suspensión,   lo  que  ha  de  contemplarse  prioritariamente,  sino  la  efectividad  de  la  tutela  que  corresponde   dispensar   a   los   juzgados   y   tribunales,   también   por   supuesto   a   los   integrantes   del   orden   jurisdiccional  contencioso-­‐administrativo.   Los   hitos   y   factores   fundamentales   de   evolución   e   innovación   en   esta   materia   son   así   los   siguientes:   a) La   jurisprudencia   del   TC   que   fija   las   consecuencias   en   el   proceso   contencioso   del   reconocimiento  de  la  tutela  judicial  efectiva.     b) La   jurisprudencia   de   la   propia   jurisdicción   contencioso-­‐administrativa,   que   cambio   su   rumbo  ya  con  anterioridad  a  la  constitución,  y  también  algunas  sentencias  del  Tribunal   de  Justicia  de  las  Comunidades  Europeas  muy  atendidas  y  difundidas  por  la  doctrina   c)  La  ampliación  del  objeto  del  recurso  que,  como  sabemos,  ya  no  se  circunscribe  a  los   actos  y  reglamentos,  reclamaba  también  medidas  cautelares  distintas  de  la  suspensión   para  hacer  asegurar  la  efectividad  de  la  sentencia  en  recursos  contra  la  inactividad  de   la  Administración  o  la  vía  de  hecho.   b. La   nueva   prospectiva   procesal   de   las   medidas   cautelares   y   los   problemas   de   la   justicia  cautelar:  la  “justicia  previa  definitiva”   Toda   esta   evolución   ha   cambiado   por   completo   el   sentido   y   el   régimen   de   las   medidas   cautelares,   que   han   pasado   de   la   antaño   dominante   visión   administrativa   a   otra   en   la   que   dominan  principios  procesales  hace  tiempo  asentados  y  solo  recientemente  incorporados  por   la   doctrina   y   jurisprudencia   administrativa,   comenzando   por   el   propio   término   de   medidas   cautelares.   El   régimen   utilizado   para   las   medidas   cautelares,   es   el   abierto   que   resulta   desde   luego   muy   favorable   a   su   propósito   de   asegurar   la   efectividad   de   la   sentencia,   pero   de   alguna   forma   puede   volverse   en   su   contra   cuando   se   plantea   el   problema   característico   y   fundamental   de   estas   medidas   en   ciertos   casos   que   no   es   otro   que   el   de   “adelantar   sentencia”.   Aunque   se   afirma   una   y   otra   vez,   como   así   debe   ser,   que   las   medidas   cautelares   tienen   un   carácter   instrumental,   lo   cierto   es   que   casos   hay   en   los   que   la   decisión   que   sobre   su   otorgamiento   adopte  el  tribunal  tiene  para  los  interesados  más  importancia  que  la  sentencia  misma.     El  problema  par  el  órgano  jurisdiccional  es  que  debe  adaptar  una  decisión  de  gran  relevancia   con   premura,   con   un   conocimiento   escaso,   basándose   en   apariencias   y   expectativas   cuya   principal  función,  sobre  todo  en  la  fase  de  instrucción,  es  precisamente  la  de  ilustrar  al  tribunal   y  proveerle  del  necesario  conocimiento  de  la  realidad  para  que  resuelva  mediante  sentencia.   B. Tramitación  de  la  solicitud  de  medidas  cautelares   a. La  conexión  con  la  solicitud  de  suspensión  en  el  recurso  administrativo   Es  perfectamente  posible  que  si  se  interpuso  previamente  recurso  administrativo  se  solicitara   entonces   la   suspensión   del   acto   y   que   ésta   se   hubiere   concedido.   Si   el   recurrente   quiere   mantener   la   suspensión   tiene   que   solicitarla   nuevamente   en   el   proceso   de   lo   contencioso-­‐ administrativo   (pedirla   en   vía   judicial),   pero   hasta   que   dicha   decisión   judicial   se   produce   se   abre   un   período   en   que   esa   suspensión   pudiera   estar   en   una   situación   incierta   y   hasta   Jordi  Vallès  Balsells   entenderse  decaída.  Para  superar  ese  posible  vacío,  la  LPC  tiene  un  puente  con  la  jurisdicción   contenciosa   al   establecer   que   la   suspensión   se   mantendrá   hasta   que   se   producía   el   correspondiente  pronunciamiento  judicial  sobre  la  solicitud  de  suspensión  en  esa  vía.   b. Apertura  de  pieza  superada   La   solicitud   de   medidas   cautelares   en   el   contencioso   se   tramita   y   resuelve   en   una   pieza   separada   del   procedimiento   principal.   Habrá   que   dar   audiencia   a   la   parte   contraria   y   a   otros   interesados.  Excepcionalmente  por  la  premura  y  urgencia  de  las  circunstancias,  es  admisible  la   concesión   de   la   medida   solicitada   por   una   parte   sin   audiencia   a   la   otra   parte,   pero   el   juez   o   tribunal   deberá   convocar   a   las   partes   e   interesados   en   un   plazo   de   tres   días   para   decidir   sobre   el  mantenimiento,  levantamiento  o  modificación  de  esa  medida.   c. Criterios  materiales  para  la  decisión  sobre  las  medidas  cautelares   Criterio  legal  de  partida:  se  podrá  otorgar  la  medida  cautelar  cuando  la  ejecución  del  acto  o  la   aplicación  del  reglamento  impugnado  hicieran  perder  su  finalidad  legítima  al  recurso.   Criterios  jurisprudenciales  de  apreciación  y  concreción:  para  apreciar  si  ello  es  así,  se  manejan   unos  criterios  jurisprudenciales  muy  asentados  procedentes  de  la  jurisdicción  civil:   1. Periculum  in  mora:  peligro  de  que  se  produzcan  situaciones  que  priven  a  la  sentencia   de  su  efectividad,  resultando  una  sentencia  inútil.   2. Criterio  de  la  ponderación:  en  el  caso  de  que  se  considere,  atendiendo  a  los  criterios   anteriores,   una   medida   cautelar,   podrá   ésta   denegarse   si   de   ella   pudiera   seguirse   perturbación   grave   de   los   intereses   generales   o   de   tercero   que   el   juez   o   tribunal   pendrará  en  forma  circunstanciada.   3. Fumus  boni  iuris:  la  apariencia  de  buen  derecho,  lo  que  requiere  aventurarse  a  valorar   si   quien   solicita   la   medida   cautelar   tiene   un   derecho   bien   fundado   que   conviene   proteger  porque  el  acto  recurrido  podría  no  ser  válido.   La   medida   cautelar   se   resolverá   mediante   auto   y   en   5   dias   puede   recurrirse   mediante   un   recurso  de  suplico.  Si  éste  es  negado  cabrá  la  posibilidad  de  un  Recurso  de  Casación  ante  el  TS.   4. Demanda,  contestación  y  alegaciones  previas   El   expediente   se   entrega   al   recurrente   para   que   pueda   hacer   uso   de   la   información   en   él   contenida   para   redactar   la   demanda   en   la   que   hará   exposición   de   los   hechos   y   de   los   fundamentos  de  Derecho  de  las  pretensiones  que  formula.  El  plazo  es  de  20  días.  Además,  el   los   cinco   primeros   días   de   que   disponen   para   contestar,   los   demandados   podrán   alegar   los   motivos   que   pudieran   determinar   la   incompetencia   del   órgano   jurisdiccional   o   la   inadmisibilidad  del  recurso.   La  demanda  debe  constar  formalmente  de  6  partes:   1. Fundamentos  de  hecho   2. Fundamentos  de  Derecho   3. Suplico  (todas  las  pretensiones,  que  después  no  se  podrán  modificar)   4. Petición  de  prueba   -­‐ Identificar  los  hechos  a  probar   -­‐ Identificar  los  métodos  de  prueba  para  cada  hecho  a  probar   5. Elegir  preferencia  de  vista  o  conclusiones   6. Indicar  si  la  cuantía  es  determinada  o  indeterminada   5. Prueba   La   practica   de   la   prueba   solo   podrá   solicitarse   en   el   escrito   de   demanda,   en   el   de   contestación   o  en  el  de  alegaciones  previas.  También  podrá  acordarla  de  oficio  el  juez  o  tribunal.   Jordi  Vallès  Balsells   6. Las  opciones  de  la  fase  final.  Vista  y  conclusiones   Al   final   de   este   periodo,   las   partes   pueden   solicitar   alguna   de   estas   tres   opciones   contempladas  por  la  LJCA:   A. Que  sin  más  trámite  quede  el  pleito  visto  ya  para  sentencia   Si  no  se  ha  practicado  prueba  alguna  y  no  se  registra  novedad  desde  los  escritos  de  demanda  y   contestación,   lo   normal   y   lo   lógico   es   que   no   se   realice   trámite   alguno   y   se   proceda   a   dictar   sentencia.   B. Celebración  de  vista  oral   La  celebración  de  vista  oral  tiene  su  sentido,  aun  que  el  caso  de  que  no  haya  novedad  tras  la   demanda   y   contestación,   si   hubiera   aspectos   necesitados   de   la   concreción   matización   que   puede  alcanzarse  a  traes  de  un  dialogo  contrastado  entre  las  partes  bajo  la  dirección  del  juez  o   magistrado  y  abierto  también  a  sus  preguntas  e  indicaciones.   C. Presentación  de  escrito  de  conclusiones   La  presentación  de  escritos  de  conclusiones  parece  necesaria  si  se  han  practicado  pruebas  que   arrojan  resultados  e  informaciones  que  confirman  o  contradicen  las  posiciones  de  las  partes.   Sea  cual  sea  la  opción  seguida,  se  produce  finalmente  la  sentencia.   7. La  sentencia.  Contenido  y  efectos   La  sentencia  pronunciará  alguno  de  los  fallos  siguientes:   -­‐ inadmisibilidad  del  recurso  contencioso-­‐administrativo   -­‐ estimación  o  desestimación  del  recurso  contencioso-­‐administrativo   A. Inadmisibilidad  del  recurso   Si   se   declara   la   inadmisibilidad   del   recurso,   el   juez   o   tribunal   no   entra   entonces   a   decidir   la   cuestión  de  fondo:  A)  falta  de  jurisdicción,  competencia  para  conocer  y  resolver  el  asunto,  del   juez   o   tribunal;   B)   falta   de   capacidad,   legitimación   o   representación   de   quien   interpuso     el   recurso;   C)   falta   de   objeto,   pues   se   presenta   como   tal   algo   que   no   puede   ser   objeto   de   fiscalización   por   la   jurisdicción   contencioso-­‐administrativa;   D)   recurso   interpuesto   fuera   de   plazo.   Ahora,   en   la   sentencia,   el   juez   o   tribunal   puede   considerar   otras   dos   causas   de   inadmisibilidad   del  recurso:  a)  que  recayera  sobre  cosa  juzgada;  B)que  existiera  litispendencia.   B. Estimación  o  desestimación   La  sentencia  estimara  el  recurso  contencioso-­‐administrativo  cuando  el  acto,  el  reglamento  o  la   actuación  incurrieran  en  cualquier   infracción  del  ordenamiento  jurídico,  incluso  la  desviación   de   poder.   Es   también   muy   habitual   que   el   recurso   se   estime   parcialmente,   acogiendo   sólo   alguna   de   las   pretensiones   del   recurrente   y   desestimando   las   restantes.   En   unos   casos   declarara   la   anulación   total   o   parcial   de   los   actos.   En   otros,   será   el   reconocimiento   o   restablecimiento  de  una  situación  jurídica  individualizada.  En  otros,  será  el  reconocimiento  del   Derecho   a   una   reparación   económica   cuya   cuantía     exacta   se   fijara   en   la   propia   sentencia   o   se   establecerán  en  ella  los  criterios  para  su  cuantificación,  que  se  realizara  en  la  fase  de  ejecución   de  la  propia  sentencia.   -­‐ Estructura  de  la  Sentencia:  fundamentos  de  hecho  -­‐  fundamentos  de  derecho  –  fallo   -­‐ Congruencia:   la   sentencia   puede   aceptar   o   denegar   sólo   aquellas   peticiones   incluidas   en   el   Suplico  de  la  demanda.   -­‐ Posibles   finales   sin   sentencia:   allanamiento   (la   parte   demandada   se   aparta   del   proceso),   desistimiento   (la   parte   demandante   se   aparta   del   proceso),   conciliación   (ambas   partes   llegan   a  un  acuerdo  antes  de  que  termine  el  proceso).   Jordi  Vallès  Balsells   III.
Procedimiento  abreviado   1. Su  novedad  –un  procedimiento  sin  antecedentes-­‐  y  su  objetivo   El   que   acabaos   de   conocer   en   sus   trazos   más   generales   es   el   procedimiento   ordinario   en   primera  instancia,  que  es  claramente  el  continuador  del  modelo  instaurado  por  la  anterior  ley   de  1956.   Pero   la   LJCA   regula   el   procedimiento   abreviado.   Se   trata   de   un   procedimiento   radicalmente   novedoso,   que   se   introdujo   en   una   enmienda   de   las   cortes   al   realizar   el   anteproyecto   de   la   LJCA.   Con   este   procedimiento   se   eliminan   algunos   tramites,   se   abrevian   otros   y   se   concentran   las   principales  actuaciones  en  la  vista  oral.  Presenta,  como  no  podría  ser  menos,  la  ventaja  de  la   simplicidad   y   la   celeridad,   al   tiempo   que   apunta   algunas   deficiencias   y   limitaciones   en   la   practica  de  ciertos  trámites.   2. Procedimiento     El  procedimiento  abreviado  se  inicia  con  la  presentación  de  la  demanda  por  el  recurrente.  En   este   primer   escrito   que   se   presenta   habrá   de   precisarse   el   objeto   del   recurso,   acreditarse   la   legitimación   y   representación   procesal,   las   pretensiones,   los   hechos   y   los   fundamentos   de   Derecho.  Es  al  recibir  la  demanda  cuando  por  vez  primera  el  juez  conoce  el  objeto  del  proceso,   las   pretensiones   y   las   condiciones   subjetivas   del   recurrente.   Si   el   jue   admite   el   recurso   dará   entonces  traslado  de  la  demanda  a  la  Administración  demandada.   C. Vista  oral   Es   un   trámite   obligado   en   este   procedimiento,   mientras   que   en   el   ordinario   depende,   como   sabemos,  de  la  solicitud  de  las  partes  y  del  criterio  del  tribunal.  En  la  vista  oral  se  prevén  tres   intervenciones:   -­‐ del  recurrente,  que  planteara  sus  pretensiones  y  expondrá  sus  argumentos.   -­‐ Del  demandado,  que  primero  formulará,  si  lo  estima  conveniente,  alegaciones  sobre  la   posible   incompetencia   del   juzgado   para   conocer   del   asunto,   o   sobre   la   falta   de   condiciones   subjetivas   procesales;   también   podrá   oponerse   por   supuesto   a   las   pretensiones   del   recurrente   y   cuestionar   los   fundamentos   de   Derecho   en   los   que   las   sustenta.   -­‐ Puede  producirse  la  intervención  directa  de  las  personas  que  sean  parte  en  el  recurso   para  que  expongan  de  palabra  lo  que  crean  oportuno.     Ésta   intervención,   que   constituye   una   total   novedad   en   el   proceso   contencioso,   se   produce   sólo   si   esas   personas   lo   solicitan   y   el   juez   les   da   la   venia   para   ello.   Caso   de   producirse,  la  intervención  de  las  partes  tendrá  lugar  al  final  del  procedimiento.   B. Singularidades  en  la  práctica  de  la  prueba   La  rapidez  que  se  quiere  imprimir  a  este  procedimiento  impone  una  serie  de  limitaciones  a  la   práctica  de  las  pruebas,  puesto  que  en  principio  han  de  practicarse  en  la  propia  vista.   IV.
Procedimientos  especiales   1. Los  procedimientos  previstos  en  la  LJCA   Si   los   dos   anteriores   son   los   que   podrían   ser   considerados   procedimientos   ordinarios,   hay   otros  procedimientos  establecidos  por  la  LJCA  que  tiene  la  consideración  de  especiales  y  que   son  regulados  en  el  título  V,  que  lleva  precisamente  este  rótulo  “Procedimientos  especiales”:   Son  tres  los  procedimientos  especiales  que  se  regulan  en  este  titulo:  a)  Procedimientos  para  la   protección   de   los   derechos   fundamentales   de   la   persona;   b)   Cuestión   de   ilegalidad   contra   reglamentos¨;  c)Procedimiento  en  los  casos  de  suspensión  administrativa  previa  de  acuerdos.   Jordi  Vallès  Balsells   Solo   prestaremos   atención   a   los   elementos   y   trámites   fundamentales   del   primero   de   ellos,   destacando  su  funcionalidad  característica.   2. Procedimiento  para  la  protección  de  los  derechos  fundamentales  de  la  persona   Este   procedimiento   viene   exigido   por   la   propia   CE   para   la   protección   judicial   efectiva   de   los   derechos  fundamentales  que  reconoce.     Pero   debe   precisarse   de   inmediato   que,   como   es   lógico   y   coherente   con   la   naturaleza   de   la   jurisdicción   contenciosa,   a   través   de   este   procedimiento   sólo   se   conoce   de   posibles   vulneraciones  de  estos  derechos  fundamentales  y  libertades  públicas  que  resulten  imputables   a   la   Administración   y   puedan   ser   objeto   de   recurso   contencioso-­‐administrativo:   un   acto   administrativo,   un   reglamento,   vía   de   hecho   e   inactividad   administrativa,   tal   como   viene   caracterizada  en  la  LJCA.   3. Las  características  más  destacadas  de  este  procedimiento   A. Carácter  preferente  y  sumario   -­‐ imposición   del   recurso   directamente   ante   la   jurisdicción   contencioso-­‐administrativa,   sin  necesidad,  por  tanto,  de  interponer  recurso  administrativo  previo.   -­‐ Brevedad  de  tramites  y  plazos.   -­‐ Tramitación  preferente  sobre  otros  recursos.   B. Centralidad  de  la  tutela  de  un  derecho  fundamental.   Se  pone  de  manifiesto  en  dos  momentos  o  trámites  fundamentales.   a) En   el   escrito   de   interposición   del   recurso   en   el   que   habrá   de   expresarse   con   apreciación  y  claridad  el  derecho  o  derechos  cuya  tutela  se  pretende   b) En   los   tramites   que   giran   en   torno   a   la   posible   declaración   de   inadmisión   que   constituye  si  duda  un  momento  clave  de  este  procedimiento  que  sólo  puede  seguirse   si  el  juez  o  tribunal  considera  la  actividad  administrativa  objeto  de  recurso  incide  sobre   un  derecho  fundamental.   Si   se   decide   por   el   juez   o   tribunal   “la   prosecución   del   procedimiento   especial”   es   ue   se   reconoce   esa   incidencia   sobre   un   derecho   fundamental   y   será   entonces   la   sentencia   la   que   decidirá  si    esa  incidencia  se  ajusta  o  no  a  Derecho.   V.
Recursos  contra  las  resoluciones  judiciales.  Recursos  contra  providencias,  autos  y   sentencias  dictadas  en  primera  instancia   1. La  tipología  de  las  decisiones  judiciales  en  el  proceso   De  una  serie  de  decisiones,  una  de  ellas  es  la  sentencia  con  la  que  concluye  el  proceso,  pero  en   el  procedimiento  que  la  precede  se  plantean  diversos  trámites  e  incidentes:  la  suspensión,  la   parte  demandada  puede  alegar,…  Todos  éstos  trámites  e  incidencias  se  abren  y  cierran,  o  se   resuelven,   a   través   de   decisiones   del   propio   juez   o   tribunal   que   instruye   el   procedimiento   judicial.   Estas   decisiones   tienen   un   formato   o   cobertura   formal   diferente   en   función   de   la   importancia  y  trascendencia  que  la  ley  les  reconoce.   A. Sentencias   Son   las   decisiones   más   importantes   por   sus   efectos   resolutorios   y   porque   recaen   sobre   las   cuestiones   más   transcendentales.   Por   supuesto,   la   resolución   final   de   un   procedimiento   judicial   se   produce   mediante   sentencia,   pero   hay   otras   decisiones   que   se   adoptan   mediante   sentencia   en   un   momento   anterior   del   procedimiento   y   que   de   este   modo   lo   finalizan   anticipadamente.     Jordi  Vallès  Balsells   Cuando   hay   una   sentencia   de   inadmisión   se   produce   por   los   motivos   ya   estudiados:   falta   de   legitimación  o  representación  procesal  del  recurrente,  falta  de  jurisdicción  o  competencia  del   propio  órgano  jurisdiccional,  interposición  extemporánea  del  recurso.   B. Autos   Son   decisiones   muy   relevantes   aunque,   a   diferencia   de   las   sentencias,   no   resuelven   el   procedimiento.   La   decisión   de   un   incidente   mediante   auto   puede   tener   gran   transcendencia   pero  el  procedimiento  sigue  su  curso,  no  termina  con  un  auto.   C. Providencias   Son   las   decisiones   sobre   asuntos   de   trámite   a   través   de   las   cuales   avanza   el   procedimiento   judicial.  Decisiones  en  las  que  se  señala  el  día  para  la  celebración  de  vista  oral,  en  las  que  se   admite   la   práctica   de   una   determinada   prueba,   etcétera.   Lógicamente   las   decisiones   de   mayor   relevancia  y  transcendencia  están  sujetas  a  un  régimen  de  recursos  más  estricto,  mientras  que   las  decisiones  de  trámite  son  reversibles  de  manera  más  informal.   2. El  régimen  de  recursos  contra  estas  decisiones   A. Recursos  contra  providencias  no  susceptibles  de  apelación   Puede  ser  objeto  de  recurso  de  súplica.  Se  trata  de  recursos  que  se  presentan  ante  el  propio   juzgado   o   tribunal   que   también   las   resuelve.   Su   tramitación   es   muy   simple   y   muy   rápida:   el   recurso  se  presenta  en  los  cinco  primeros  días,  y  el  órgano  jurisdiccional  resolverá  dentro  del   tercer  día  tras  la  presentación  del  recurso  de  súplica.   B. Recursos  contra  autos   La  ley  contempla  dos  vías:   -­‐ Determinados   autos,   los   que   resuelven   las   cuestiones   más   relevantes,   pueden   ser   susceptibles  de  apelación  ante  el  tribunal  superior.   Entre  los  autos  que  son  susceptibles  de  apelación  deben  destacarse  los  que  deciden  y   ponen   término   a   la   pieza   separada   de   medidas   cautelares,   entre   ellas   y   destacadamente  la  solicitud  de  suspensión  del  acto  recurrido.   -­‐ Los   restantes   autos,   no   susceptibles   de   apelación   ante   el   tribunal   superior,   están   abiertos  al  régimen  de  impugnación  que  se  establece  para  las  providencias.   C. Recursos  de  apelación  contra  las  sentencias  en  primera  instancia  de  los  juzgados   Las   sentencias   dictadas   en   primera   instancia   son   susceptibles   de   apelación   ante   la   instancia   superior,  éste  es  el  supuesto  normal.   VI.
Recursos  contra  otras  sentencias.  Los  recursos  de  casación   En   primer   lugar   hemos   de   referirnos   a   los   diversos   tipos   de   recursos   de   casación   que   se   contemplan   en   la   ley.   Los   rasgos   comunes   y   característicos   de   los   recursos   de   casación   son   fundamentalmente  dos:   -­‐ uno  es  de  carácter  competencial,  pues  el  conocimiento  y  la  resolución  de  los  mismos   se  atribuye  a  la  Sala  de  lo  Contencioso-­‐Administrativo  del  Tribunal  Supremo.   -­‐ El  segundo  rasgo  característico  de  los  recursos  de  casación  es  que  han  de  fundarse  en   unos  motivos  rigurosamente  tasados  y  definidos  por  la  propia  LJCA   1. Recurso  de  casación  contra  sentencias  dictadas  ante  primera  instancia   El   recurso   de   casación   típico   u   ordinario,   es   el   que   puede   interponerse   contra   las   sentencias   dictadas  en  primera  instancia  por  las  salas  de  lo  contencioso-­‐administrativo  de  los  tribunales   superiores   de   Justicia   o   la   sala   de   lo   Contencioso-­‐Administrativo   de   la   Audiencia   nacional.   Estos  tribunales  hemos  visto  que  conocen,  en  segunda  instancia,  de  los  recursos  de  apelación   contra  las  sentencias  de  los  juzgados  de  lo  contencioso  (los  de  las  provincias  y  de  los  juzgados   Jordi  Vallès  Balsells   centrales).   Las   sentencias   en   las   que   se   resuelven   etas   apelaciones   no   son   a   su   vez   apelables   o   recurribles   en   casación.   El   criterio   de   la   LJCA   es   el   de   las   dos   instancias.   La   sentencia   que   resuelve   el   recurso   en   segunda   instancia   deviene   irme.   Se   pretende   con   ello   evitar   una   sucesión  de  instancias  que  no  hacen  sino  dilatar  la  resolución  final  y  recargar  a  los  tribunales.   Como  ya  sabemos,  estos  tribunales  que  ahora  contemplamos  conocen  en  primera  instancia  de   una  serie  de  asuntos  y  materias  que  la  LJCA  determina.  Este  recurso  de  casación  se  delimita  de   manera  rigurosa.     -­‐ Primero,   excluyendo   la   LJCA   de   este   recurso   a   las   sentencias   que   recaen   sobre   una   serie  de  materias.   -­‐ Segundo   y   fundamental,   como   es   inherente   al   recurso   de   casación,   los   motivos   por   los   que  puede  interponerse  están  rigurosamente  tasados:   o Abuso,  exceso  o  defecto  en  el  ejercicio  de  la  jurisdicción.   o Incompetencia  o  inadecuación  del  procedimiento   o Quebrantamiento  de  las  formas  esenciales  del  juicio   o Infracción   de   las   normas   del   ordenamiento   jurídico   y/o   de   la   jurisprudencia   que  fueran  aplicables  para  resolver  las  cuestiones  objeto  de  debate.   El   recurso   de   casación   se   prepara   ante   la   misma   sala   que   hubiere   dictado   la   resolución   recurrida  en  el  plazo  de  diez  días  a  contar  desde  el  siguiente  de  su  notificación.  En  el  escrito   debe   manifestarse   la   intención   de   interponer   el   recurso,   con   sucinta   exposición   de     la   concurrencia  de  los  requisitos  de  forma  exigidos.  En  el  procedimiento  del  recurso  de  casación   se   contemplan   las   exigencias   y   trámites   habituales.   Emplazamiento   de   las   partes,   y   posible   declaración  de  inadmisión  del  recurso  por  no  concurrir  las  condiciones  subjetivas  u  objetivas   que  la  LJCA  establece.   2. Recurso  de  casación  para  la  unificación  de  jurisprudencia  (poco  habitual)   Puede   interponerse   contra   las   sentencias   dictadas   en   única   instancia   por   las   salas   de   lo   contencioso-­‐administrativo   del:   a)   Tribunal   Supremo.   B)   Audiencia   Nacional.   C)   Tribunales   superiores  de  justicia.   Pero   lo   más   definitorio   de   este   recurso   es   el   presupuesto   en   el   que   necesariamente   ha   de   justificarse  su  interposición,  que  sólo  se  da:   “cuando,   respecto   los   mismos   litigantes   u   otros   diferentes   en   idéntica   situación   u,   en   mérito   a   hechos,   fundamentados   y   pretensiones   sustancialmente   iguales,   se   hubiere   llegado   a   pronunciamientos  distintos”.   El  plazo  es  de  30  días.     Si   la   sentencia   estimase   el   recurso,   no   sólo   casará   la   sentencia   recurrida,   sino   que,   como   es   de   esperar   en   este   recurso,   modificará   las   declaraciones   y   la   doctrina   vertidas   en   la   sentencia   recurrida,  así  como  las  situaciones  creadas  por  ella  y  que  se  opongan  a  la  doctrina  correcta.   3. Recursos  de  casación  en  interés  de  la  ley   Se   trata   de   recursos   que   se   pueden   interponer   por   la   Administración   o   por   entidades   o   corporaciones   que   ostenten   la   representación   y   defensa   de   intereses   de   carácter   general   o   corporativo   contra   sentencias   que   “estimen   gravemente   dañosas   para   el   interés   general   y   errónea  la  resolución  dictada”.   VII.
Recurso  de  revisión   Hay  un  último  recurso  de  carácter  rigurosamente  excepcional,  contra  las  sentencias  firmes,  las   sentencias   que   han   ganado   firmeza   y   que   no   son   susceptibles   de   recurso.   La   excepción   la   ofrece   únicamente   el   recurso   de   revisión   cuyos   estrictos   motivos   se   adscriben   a   la   variación   Jordi  Vallès  Balsells   sustancial   en   el   conocimiento   de   los   hechos   que   se   tomaron   en   consideración   al   dictar   la   sentencia   recurrida   cuyo   contenido   previsiblemente   habría   sido   otro.   Los   motivos   rigurosamente  tasados  son  los  siguientes:   a) Si   se   recobraren  documentos   decisivos,   no   aportados  por  causa  de  fuerza   mayor  o  por   obra  de  la  parte  en  cuyo  favor  se  hubiere  dictado.   b) Si  la  sentencia  recurrida  se  hubiera  dictado  en  virtud  de  documentos  declarados  falsos.   c) Si   la   sentencia   se   hubiera   dictado   en   base   a   prueba   testifical   y   los   testigos   hubiesen   sido  condenados  por  falso  testimonio.   d) Si  la  sentencia  se  hubiera  dictado  en  virtud  de  cohecho,  prevaricación,  violencia    u  otra   maquinación  fraudulenta.   VIII.
Costas  procesales   Se  trata  de  una  posible  carga  o  gravamen  económico  que  hay  que  considerar.   1. En  primera  instancia   En   primera   instancia   la   regla   de   principio   es   que   al   recurrente   no   se   le   imponen   las   costas   aunque   su   recurso   haya   sido   inadmitido,   por   cuestiones   formales,   o   desestimado   por   cuestiones  de  fondo.  Para  que  esta  regla  queda  excepcionada:   -­‐ Mala   fe   o   temeridad   en   la   interposición   de   los   recursos   o   el   mantenimiento   de   su   acción  por  la  parte  a  la  que  se  condena  en  cotas.   -­‐ El   juez   o   tribunal   ha   de   razonar   debidamente   la   concurrencia   de   las   anteriores   circunstancias.   2. En  segunda  instancia   En   segunda   instancia   el   criterio   de   la   LJCA   se   invierte   por   completo.   El   principio   es   que   al   recurrente  se  le  imponen  las  costas  si  se  desestima  totalmente  el  recurso.  Se  admite  excepción   si  se  razona  debidamente.  En  el  caso  de  que  se  impusieran  las  costas,  el  juez  tiene  la  capacidad   de   modular   la   cuantía   al   disponer   de   tres   modalidades   de   imposición   de   costa:   a)   a   la   totalidad;  b)  a  una  parte  de  ellas;  c)  hasta  una  cifra  máxima.   IX.
La  ejecución  de  sentencias.  El  camino  legislativo  hasta  la  afirmación  de  la  plena   competencia  de  la  jurisdicción  contencioso-­‐administrativa   1. Las   determinaciones   constitucionales   que   atribuyen   a   los   tribunales   la   potestad   jurisdiccional  de  ejecución   “El   ejercicio   de   la   potestad   jurisdiccional,   juzgado   y  haciendo   ejecutar   lo   juzgado,   corresponde   exclusivamente  a  los  juzgados  y  tribunales  determinados  por  las  leyes”.  El  afán  por  reformar  el   antiguo   régimen   de   la   ley   de   1956   acaba   por   cristalizar   en   una   regulación   legal   que   afirma   categóricamente   que   la   ejecución   de   las   sentencias   condenatorias   de   la   Administración   corresponde   en   plenitud   a   la   jurisdicción   contencioso-­‐administrativa   pero   que,   sin   embargo,   no   ofrece   a   los   juzgados   y   tribunales   los   medios   de   ejecución,   sobre   todo   ejecución   forzosa,   más  efectivas  y,  por  ello  mismo,  también  los  más  conocidos.  La  LJCA  afirma  categóricamente   que   “la   potestad   de   hacer   ejecutar   las   sentencias   y   demás   resoluciones   judiciales   corresponde   exclusivamente  a  los  juzgados  y  tribunales  de  este  orden  jurisdiccional  y  su  ejercicio  compete   al  que  haya  conocido  del  asunto  en  primera  o  única  instancia”.   X.
Las  previsiones  sobre  ejecución  forzosa  de  las  sentencias   La   LJCA   tiene   en   efecto   una   serie   de   previsiones   para   los   casos   en   que,   ante   el   incumplimiento   de   la   Administración,   hubieran   de   adoptarse   medidas   de   ejecución   forzosa   de   la   sentencia,   dotando  para  ello  a  los  órganos  jurisdiccionales  de  ciertas  facultades.   1. Sentencias  que  condenan  al  pago  de  una  cantidad  líquida   Jordi  Vallès  Balsells   Se  contemplan  en  la  ley  varias  medidas  para  superar  el  incumplimiento  de  la  Administración  al   no  pagar  la  cantidad  a  la  que  está  obligada  por  la  sentencia.  Podemos  destacar  tres:   a) Si   la   Administración   no   dispone   de   una   partida   o   consignación   presupuestaria   suficiente   para   cumplir   con   el   pago   que   le   impone   la   sentencia,   entonces   deberá   promover  una  modificación  del  presupuesto  para  cumplir  con  esa  obligación.   b) Pago  de  interés  legal  que  el  juez  o  el  tribunal  puede  incrementar  en  dos  puntos  como   medida   de   ejecución   forzosa   si   han   transcurrido   tres   meses   desde   que   se   notifico   la   sentencia.   c) Posibilidad   de   compensación   con   créditos   que   pueda   tener   la   Administración   contra   el   recurrente   que   obtiene   la   sentencia   que   obliga   a   la   administración   a   pagarle   una   cantidad  liquida.   2. Sentencias  que  comportan  obligaciones  de  hacer   Si  la  sentencia  condenare  a  la  Administración  a  realizar  una  determinada  actividad  o  dictar  un   acto,   por   lo   general   se   optara   al   carácter   sustitutorio.   La   LJCA   ofrece   al   respecto   dos   modalidades:   a) la   sustitución   se   produce   al   ejecutar   el   juez   o   tribunal   la   sentencia   a   través   de   sus   propios   medios   o   requisitos   la   colaboración   de   agentes   de   la   propia   administración   condenada  o  de  otra  Administración.   b) Adoptar  el  juez  o  tribunal  las  medidas  que  se  consideren  necesarias  para  que  el  fallo   adquiera   eficacia,   entre   las   que   se   incluyen   la   ejecución   subsidiaria   con   cargo   a   la   Administración  condenada.   3. Limitaciones  a  la  ejecución  de  sentencias   Lo   cierto   es   que   existen   importantes   limitaciones   al   topar   la   voluntad   ejecutora   con   las   defensas   de   que   dispone   la   Administración   con   el   reconocimiento   y   respaldo   inequívoco   del   ordenamiento   jurídico.   Entre   esas   defensas   destaca   la   levantada   para   la   protección   de   sus   bienes.   Los   bienes   que   utilizan   las   Administraciones   para   la   prestación   de   sus   servicios   y   el   ejercicio  de  sus  competencia  están,  con  toda  lógica  y  justificación,  severamente  protegidas  por   el  ordenamiento  jurídico.   XI.
La  extensión  de  la  ejecución  y  efectos  de  la  sentencia  a  sujetos  que  no  han  sido   parte  en  el  proceso   La   LJCA   limita   el   ámbito   material   en   el   que   esta   opción   puede   producirse,   al   tiempo   que   la   sujeta  a  requisitos  formales:   A)  Que  los  interesados  se  encuentren  en  idéntica  situación.  B)  que  el  juez  o  tribunal  que  dicta   la  sentencia  sea  competente  par  conocer  de  la  pretensión  de  los  otros  interesado.  C)  Que  se   solicite  la  extensión  de  la  sentencia  en  el  plazo  de  un  año.   ...