Tema 3 EL DERECHO INTERNACIONAL PENAL, LA IMPUTACIÓN (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad de Valencia (UV)
Grado Criminología - 4º curso
Asignatura derecho internacional PENAL
Año del apunte 2013
Páginas 4
Fecha de subida 28/01/2015
Descargas 1
Subido por

Vista previa del texto

Tema 3: EL DERECHO INTERNACIONAL PENAL, LA IMPUTACIÓN Se trata de determinar quiénes son los responsables de la comisión de los crímenes internacionales, es decir, desde el ámbito de la normativa internacional.
Existen dos opciones: - Persona física/natural, como acepción jurídica, ya que el Código civil determina que para que se considere persona debe cumplir la condición de que un individuo estuviera desprendido al menos 24 horas del vientre materno, por tanto persona es aquel individuo que cumple determinadas condiciones- como es haber nacido- (el individuo como concepción más sociológica).
Esta persona adquiere por tanto una serie de cumplimientos y obligaciones, para que la exigencia de estas sea plena en el ámbito interno es necesario tener 18 años, sin embargo, en el ámbito internacional no se establece una edad mínima.
- Persona jurídica es una ficción creada por el derecho, a la que se le atribuyen también derecho y obligaciones.
Se caracteriza por la colectividad. En esta entidad colectiva hay dos personalidades, la personalidad como ente jurídico, y la personalidad de los individuos que la integran.
En el ámbito internacional se plantea justamente la responsabilidad de un ente colectivo, que es la personalidad jurídica por excelencia, es el Estado. Pues está constituido por órganos a través de los cuales actúa, y estas actuaciones pueden conllevar la responsabilidad del estado.
Estos órganos pueden tener una vinculación con el Estado: de “iure” es decir, jurídica, cuando se actúa por nombre de estado; o de “facto”, cuando se actúa por cuenta del estado.
Y por estos son de los que se deriva una responsabilidad, de la que el Estado tiene que hacer frente, usualmente con el deber de reparar.
Debemos señalar que en la mayoría de los casos el Estado está por detrás de los crímenes internacionales, llevados a cabo ya sea por diferentes personas físicas o jurídicas.
De todo esto extraemos, que al Estado se le puede exigir responsabilidad en tanto que constituye una persona jurídica, sin embargo, su responsabilidad es civil y no penal, ya que según el Derecho Romano, “la sociedad no puede delinquir”, es decir, delinquen los socios pero no la sociedad, lo que significa que son responsables de tipo civil y no penal. Otra cacusa menos importante es que a un estado no se le puede privar de libertad.
Tenemos que destacar que recientemente se ha incorporado la responsabilidad penal a las personas jurídicas.
La comisión internacional, elaboró un proyecto para el estado por hechos ilícitos, año 70.
Los estados se han estado oponiendo a este proyecto, hasta que las naciones unidas dijeron que eliminaban del mismo las consecuencias penales del Crimen de Estado, considerando solo las consecuencias civiles, lo que se traduce como un deber de reparar, por eso fue aceptado en 2001. La reparación tiene distintas formas: 1) Restitución “innatura”: es cuando se restablecen las cosas 2) Indemnización.
3) Satisfacción.
También otras obligaciones al estado como no volver a cometer el hecho, etc.
Acudiendo al Estatuto de la Corte penal Internacional.
En el art. 25.1 nos indica que: “de conformidad con el presente Estatuto, la Corte tendrá competencia respecto de las personas naturales”.
En el 25.4 nos expone: “nada de lo dispuesto en el presente Estatuto respecto de la responsabilidad penal de las personas naturales afectará a la responsabilidad del Estado conforme al derecho Internacional”.
Esto viene a decir, que la Corte se ocupará de la responsabilidad de los actos de los individuos, sin embargo, indica que lo que resuelva respecto a éstos no afectará ni determinará la responsabilidad del estado.
De la responsabilidad civil del estado se encarga el Tribunal Internacional de Justicia es el Tribunal de las Naciones Unidas, con sede en la Haya, está previsto para que los estados resultaban ante un tribunal sus diferencias, examina por tanto la responsabilidad internacional (civil) del Estado (y no penal).
Para determinar por tanto, si una Estado está implicado en la comisión de unos hechos determinado, el tribunal debe determinar si ha habido una actuación de sus órganos, ya sea en nombre o por cuenta del Estado, pero también puede ser responsable por omisión, es decir, no se opuso a que cometieran los crímenes.
A nosotros nos interesa la responsabilidad del individuo, que es de carácter penal.
Principios de la Corte Penal Internacional.
Hay dos principios establecidos en el Estatuto de la Corte Penal Internacional: 1. Principio de mayoría de edad.
Otros tratados internacionales no lo mencionaban, y aunque es obvio que no se podía juzgar ni condenar a menores de edad, el art. 26 indica: “la Corte no será competente respecto de los que fueren menores de 18 años en el momento de la presunta comisión del crimen”.
2. Principio de inmunidad Art. 27. “1. El presente Estatuto será aplicable por igual a todos sin distinción alguna basada en el cargo oficial. En particular, el cargo oficial de una persona, sea Jefe de Estado o de Gobierno, miembro de un gobierno o parlamento, representante elegido o funcionario de gobierno, en ningún caso la eximirá de responsabilidad penal ni constituirá per se motivo para reducir la pena.
2. Las inmunidades y las normas de procedimiento especiales que conlleve el cargo oficial de una persona, con arreglo al derecho interno o al derecho internacional, no obstarán para que la Corte ejerza su competencia sobre ella”.
Por tanto, esto constituye uno de los avances de éste Estatuto, ya que niega la inmunidad a autoridades estatales que el Derecho Internacional concedía anteriormente.
Explicación de lo anterior: el derecho internacional como consuetudinario considera que hay determinadas autoridades a las que no se puede juzgar, ya que según el principio de igualdad, los estados como soberanos e iguales no se pueden juzgar ni condenar entre ellos.
Debemos destacar, que no resulta comprensible que éste principio se mantenga cuando se han cometido crímenes internacionales.
En definitiva, no rige el principio de inmunidad no rige en la Corte Penal Internacional.
Por tanto, la corte penal internacional, es la competente para atribuí individualmente la responsabilidad penal correspondiendo, siempre a: sujetos mayores de edad, y sin distinción alguna de su cargo.
Art. 25.3 “3. De conformidad con el presente Estatuto, será penalmente responsable y podrá ser penado por la comisión de un crimen de la competencia de la Corte quien: a) Cometa ese crimen por sí solo, con otro o por conducto de otro, sea éste o no penalmente responsable; b) Ordene, proponga o induzca la comisión de ese crimen, ya sea consumado o en grado de tentativa; c) Con el propósito de facilitar la comisión de ese crimen, sea cómplice o encubridor o colabore de algún modo en la comisión o la tentativa de comisión del crimen, incluso suministrando los medios para su comisión; d) Contribuya de algún otro modo en la comisión o tentativa de comisión del crimen por un grupo de personas que tengan una finalidad común. La contribución deberá ser intencional y se hará: (i) Con el propósito de llevar a cabo la actividad o propósito delictivo del grupo, cuando una u otro entrañe la comisión de un crimen de la competencia de la Corte; o (ii) A sabiendas de que el grupo tiene la intención de cometer el crimen; e) Respecto del crimen de genocidio, haga una instigación directa y pública a que se cometa; f) Intente cometer ese crimen mediante actos que supongan un paso importante para su ejecución, aunque el crimen no se consume debido a circunstancias ajenas a su voluntad. Sin embargo, quien desista de la comisión del crimen o impida de otra forma que se consume no podrá ser penado de conformidad con el presente Estatuto por la tentativa si renunciare íntegra y voluntariamente al propósito delictivo.” Formas de participación según el Estatuto de la Corte Penal Internacional.
25.3 y 3 bis No se aleja de lo establecido por los Derechos Penales Internos.
Se contempla: - Proposición.
Inducción.
Instigación para cometer genocidio.
Complicidad.
Colaboración.
Encubrimiento.
Tentativa.
Consumación.
Y todas aquellas que se recojan en el Derecho Penal Interno.
25.3 d) hace mención a “quien contribuya de algún modo”, se trata de una formulación vaga e imprecisa.
RELACIONES DE JERARQUÍA Los artículos 28 y 33 señalan con carácter general la responsabilidad de los jefes y otros superiores.
Artículo 28 Responsabilidad de los jefes y otros superiores Además de otras causales de responsabilidad penal de conformidad con el presente Estatuto por crímenes de la competencia de la Corte: a) El jefe militar o el que actúe efectivamente como jefe militar será penalmente responsable por los crímenes de la competencia de la Corte que hubieren sido cometidos por fuerzas bajo su mando y control efectivo (actúa bajo su iure o facto), o su autoridad y control efectivo, según sea el caso, en razón de no haber ejercido un control apropiado sobre esas fuerzas cuando: Hubiere sabido o, en razón de las circunstancias del momento, hubiere debido saber que las fuerzas estaban cometiendo esos crímenes o se proponían cometerlos; y No hubiere adoptado todas las medidas necesarias y razonables a su alcance para prevenir o reprimir su comisión o para poner el asunto en conocimiento de las autoridades competentes a los efectos de su investigación y enjuiciamiento.
b) En lo que respecta a las relaciones entre superior y subordinado distintas de las señaladas en el apartado a), el superior será penalmente responsable por los crímenes de la competencia de la Corte que hubieren sido cometidos por subordinados bajo su autoridad y control efectivo, en razón de no haber ejercido un control apropiado sobre esos subordinados, cuando: Hubiere tenido conocimiento o deliberadamente hubiere hecho caso omiso de información que indicase claramente que los subordinados estaban cometiendo esos crímenes o se proponían cometerlos; Los crímenes guardaren relación con actividades bajo su responsabilidad y control efectivo; y No hubiere adoptado todas las medidas necesarias y razonables a su alcance para prevenir o reprimir su comisión o para poner el asunto en conocimiento de las autoridades competentes a los efectos de su investigación y enjuiciamiento.
Respecto a los órganos subordinados Artículo 33 Órdenes superiores y disposiciones legales 1. Quien hubiere cometido un crimen de la competencia de la Corte en cumplimiento de una orden emitida por un gobierno o un superior, sea militar o civil, no será eximido de responsabilidad penal a menos que: a) Estuviere obligado por ley a obedecer órdenes emitidas por el gobierno o el superior de que se trate; b) No supiera que la orden era ilícita; y c) La orden no fuera manifiestamente ilícita.
2. A los efectos del presente artículo, se entenderá que las órdenes de cometer genocidio o crímenes de lesa humanidad son manifiestamente ilícitas.
Las clausulas a-c, están pensadas para crímenes de guerra.
Por tanto el Estatuto de la Corte penal internacional, afirma la responsabilidad de superiores y subordinados, y limita la responsabilidad física a los mayores de 18 años de edad.
Artículos que tiene que estar, 25 26 27 28 33 ...