Derecho Civil II TEMA 11-12 PLURALIDAD DE SUJETOS// RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho Civil II
Año del apunte 2014
Páginas 10
Fecha de subida 21/12/2014 (Actualizado: 16/09/2015)
Descargas 27
Subido por

Vista previa del texto

Tema 12 La responsabilidad civil extracontractual Introducción Si nos remontamos al DR, la causa de un daño podía implicar una pena privativa de libertad. Con la ley Alexa se elimina la pena privativa por causación de un daño extracontractual en algunos casos, y se permite la reparación del daño. Ese es el principio de la responsabilidad tal y como se entiende actualmente.
Un segundo paso fue la Revolución industrial, porque introdujo la producción en serie de determinados bienes se introducción de máquinas en el mercado. Eso implicaba un mayor riesgo para los trabajadores, consumidores, eso provocó dos cosas a lo largo de las décadas: La objetivación de la responsabilidad dolo-culpa, porque el fabricante introducía un riesgo en el mercado con la actividad empresarial y era el principal beneficiario, por lo tanto se le hacía responsable de los daños que pudiesen provocar aunque no existiese dolo o culpa. Se generaliza la contratación de seguros de responsabilidad civil, como consecuencia dela causa anterior, como la actividad empresarial tiene un riesgo, se prefiere asumir un cote igual y constante, el coste del seguro, a arriesgarse a una indemnización millonaria que puede suceder o no, se generaliza la contratación de seguros. Cubre los daños que puede sufrir el tercero.
Concepto La responsabilidad de un sujeto que ha causado un daño a otro, siempre y cuando se cumpla el criterio de imputación. ART. 1902 CC El que por acción u omisión cause daño a otro.
Elementos esenciales para poder hablar de responsabilidad civil extracontractual  Acción u omisión  Existencia relación de causalidad entre la acción u omisión y el daño  Existencia de un daño 1  Criterio de imputación, por el cual se le pueda atribuir la causación del daño al autor.
Negligencia y riesgo.
Situaciones de responsabilidad civil  Mordedura de un perro a un tercero, reclamable el daño al dueño del perro.
 Daños por causas de una mala colocación de un ornamento del balcón.
 Alergias por un mal etiquetado.
Funciones La principal función dela responsabilidad civil extracontractual es la reparación del daño, reparación integral del daño. Calcular todos los elementos del daño para hacer líquida la cantidad para reparar dicho daño.
En primer lugar tiene que existir la función preventiva, no solo se repara sino que además se cumple una función preventiva con respecto a otras personas. Asimismo, hay quien sostiene que tendría que tener una función sancionadora, de todas formas parque la indemnización tenga una función preventiva, tiene que ser disuasoria, pues en el ámbito del medio ambiente, sucedía que existían multas para las empresas que perjudicasen al medio ambiente. Esas multas tenían una determinada cuantía, pero las empresas habían visto que les salía más a cuenta pagar la multa que realizar los cambios para ser menos contaminantes. Entonces se decidió que las multas fuesen disuasorias, incrementando el precio. Reparar el daño causado e introducir una función sancionadora (no aceptada en el derecho español, pero sí en el derecho anglosajón).
Punitive Damages plus que se añade cuando la conducta es especialmente grave e intolerable, y que tiene la función de sancionar por esa conducta.
En el caso español el punitive damage no está permitido salvo en los supuestos laborales. Si un trabajador sufre un daño en una empresa, ésta deberá indemnizarle, y deberá indemnizarle con un plus cuando se trata de situaciones en las cuales la empresa no ha hecho una buena aplicación de las medidas de riesgo laboral.
2 Diferencias entre la responsabilidad civil contractual y la responsabilidad civil extracontractual La responsabilidad civil contractual es aquella responsabilidad que se produce cuando en el ámbito de una relación jurídica contractual se produce un daño que debe ser indemnizado, por tanto, el daño producido es imputable al deudor. Se rige por el art.
1.101 CC.
La responsabilidad civil extracontractual es aquella responsabilidad que se produce como consecuencia de la realización de un daño entre 2 sujetos que no están unidos por una relación contractual.
Aunque estas 2 figuras se tratan de forma diferenciada, la doctrina sostiene que en realidad el régimen de responsabilidad civil debería ser único y no sería necesario una separación: la existencia de un daño que debe ser reparado. Por eso se critica que el legislador diferencie los 2 tipos de responsabilidades. Las últimas tendencias ya tienden a tratar estas responsabilidades unificándolas.
El porqué de esta polémica de diferenciación: Muchas normas coinciden entre la responsabilidad civil contractual y la responsabilidad civil extracontractual, pero hay otros muchos puntos en que se diferencian, como por ejemplo el plazo de prescripción.
Mientras en la responsabilidad contractual el plazo de prescripción es de 15 años en el CC y 10 años en el CCCat, en la responsabilidad extracontractual el plazo de prescripción es de 1 año en el CC y 3 años en el CCCat. Aquí hay mucha discusión sobre el plazo de prescripción que se aplica, si el del CC o el del CCCat. En todo caso, se considera que el plazo de 1 año de prescripción es excesivamente corto.
Hay casos fronterizos donde se complica la distinción entre responsabilidad contractual y responsabilidad extracontractual. Por ejemplo: 3  Daños derivados de obligación contractual que se produce en un ámbito temporal externo (en el momento previo o cuando esta se ha extinguido el contrato).
 La responsabilidad precontractual (negociaciones previas).
 Daños en el ámbito de relación que no es contractual pero existe relación análoga.
 Zonas mixtas (accidente de circulación en el trasporte que traslada a los trabajadores de la empresa, se produce porque van a trabajar).
Para solucionar este conflicto se hace mediante el principio de elección, esto consiste en que la parte decide a qué régimen se acoge: contractual o extracontractual. Pero habrá que tener en cuenta el principio de iura novit curia y el principio de da mihi factum davo tibi ius (dame los derechos que yo te daré el derecho).
Lo que no puede hacer la parte perjudicada es escoger indistintamente normas de ambos o duplicarlos, sólo puede optar por un régimen.
Una vez la parte perjudicada ha escogido el régimen, el juez hará un análisis, y no tiene porqué respetar la decisión de la parte perjudicada, el juez podrá escoger el régimen que considere oportuno. Sin embargo hay 2 supuestos en los que el juez sí que está vinculado a la elección que habrá hecho la víctima:  Cuando la víctima elige un régimen y el juez lo modifica, la víctima queda en indefensión al no poder alegar la norma que quería alegar. Por tanto, queda limitado el supuesto de iura novit curia cuando suponga dejar a la víctima en indefensión  Cuando ambas partes están de acuerdo en el régimen de responsabilidad.
La diferencia entre responsabilidad civil y responsabilidad civil derivada del delito es que la responsabilidad civil se acoge a la normativa civil y la responsabilidad civil derivada de delito se rige por la normativa penal (arts. 118 y siguientes). En ambas responsabilidades estamos ante un acto que causa un daño que debe repararse.
4 Elementos de la responsabilidad civil extracontractual 1) Criterio de imputación: Tradicionalmente se había pensado que la responsabilidad civil era una responsabilidad civil subjetiva pura, es decir, la distribución del riesgo (= quien corre con la responsabilidad del daño) se repartía de la siguiente forma: Si el daño se ha producido por dolo o culpa, es el que ha producido este daño el que correrá con la responsabilidad del daño y deberá indemnizar.
Si el daño se ha producido de forma accidental (= caso fortuito o fuerza mayor), será la víctima que correrá con la responsabilidad del daño.
Actualmente nuestro sistema parte de un sistema subjetivista ya que solamente se imputa el daño al que lo causa cuando media dolo o culpa.
Ya en el siglo XIX y de forma leve con la revolución industrial (introducción máquina = mayor riesgo) y con la idea del Estado de bienestar del siglo XX se insistió en la misma idea y empezó a matizarse el concepto de responsabilidad civil subjetiva. Hoy en día, la responsabilidad civil subjetiva pura se interpreta diferente que al principio, ahora la interpretación es más exigente y extensiva: Se introduce la idea de riesgo, aunque se actúe con diligencia se ha introducido un riesgo en la sociedad, por lo que es lógico que quien introduce el riesgo corra con las consecuencias.
Con el sistema de responsabilidad civil objetivo puro se eliminaría el criterio de imputación ya que con una acción que causa daño ya existe responsabilidad.
Normalmente el criterio que se usa es el de culpa o negligencia pero será responsable incluso cuando el daño se produce con diligencia y sea un caso fortuito porque sucede en su ámbito de actuación y por tanto se considera que es responsable. Es una teoría utilitarista que se basa en atribuir la responsabilidad por el riesgo causado. La tendencia a objetivar ha generado la contratación de seguros de responsabilidad civil: vehículos de motor, ámbito empresarial, etc.
5 En cualquier caso, nuestro sistema parte del ámbito de responsabilidad civil subjetivo objetivizado (régimen general del año 1902 + normativa de ámbitos concretos). Nuestro sistema se ha objetivizado mediante la convocación de leyes especiales que regulan ámbitos concretos como por ejemplo la normativa de productos defectuosos o la navegación aérea. Incluso cuando se aplica el régimen del año 1902 que establece responsabilidad subjetiva se ha podido interpretar de forma que introduce elementos objetivizadores.
La idea de inversión de la carga de la prueba. Tradicionalmente, en la medida que la víctima reclama indemnización, ésta debe probar la existencia del daño y la falta de diligencia. En la práctica se vio que en muchos casos para la víctima demostrar la causación del daño se convierte en una provatio diabólica (difícil de probar) porque puede requerir conocimientos técnicos. Por eso se aplica la inversión de la carga de la prueba que consiste en que el presunto causante del daño deberá demostrar que no ha habido este defecto o daño.
En otros casos se ha introducido el criterio de la exactísima diligencia que consiste en que a veces es tan difícil probar para la víctima la causalidad o imputación que con que demuestre la existencia real del daño se presuma la falta de diligencia.
¿Cómo probar la falta de diligencia?  Aplicando el test de previsibilidad, es decir, observar si era previsible que una determinada situación aplicando la diligencia debida provocara un daño.
 El incumplimiento de normas de seguridad laboral (ej. en una discoteca que no hay las salidas de emergencia necesarias en caso de incendio, en una obra en que se hace una agujero en el suelo y no se ha señalizado debidamente).
2) Daño: El daño es todo aquel menoscabo/perjuicio que como consecuencia de un acción o de una omisión sufre una determinada persona, ya sea en su propia persona (ej. pérdida de una pierna por culpa de un accidente de tráfico) ya sea en su patrimonio (ej. rama de un árbol que cae encima de un coche).
6 En cualquier caso, SIN daño NO puede haber responsabilidad. Pero no todo daño comporta una responsabilidad, porque a veces se produce un daño que no es imputable a quien lo causa y no se genera responsabilidad.
Cada vez crecen más las demandas por responsabilidad civil por la existencia de los seguros, porque los abogados se especializan más, porque se ha publicitado más la posibilidad de reclamación de muchos daños, etc.
Para que el daño conlleve la posibilidad de pedir indemnización e implique responsabilidad debe ser un daño cierto y existente, es una cuestión de hecho que por tanto será probado en los tribunales de instancia (= tribunal de 1ª instancia). Su declaración se da por buena en instancias superiores.
Además el daño tiene que ser un daño directo y personal entre quien causa el daño y la víctima, aunque hay a veces que el daño es indirecto y también se incluye (ej.
los familiares de B).
Clasificación de los daños: -Daños patrimoniales: son aquellos daños que se pueden cuantificar fácilmente desde un punto de vista económico. Estos daños se repararan de forma íntegra, se pueden reparar in natura (reponer aquello que se ha dañado) o reparar mediante una indemnización (se entrega un dinero para que la parte perjudicada lo arregle). Se tendrá que reparar: 1) Daño emergente: daño efectivamente producido y probado/congruente.
2) Lucro cesante: no se refiere a la disminución del patrimonio producido por el perjuicio, sino el incremento del patrimonio que se ha dejado de obtener/ganar como consecuencia del daño.
3) Pérdida de la oportunidad: ya no es una disminución del patrimonio, sino la pérdida de la posibilidad de conseguir un incremento, que no se sabe si se conseguirá o no, lo que se pierde es la imposibilidad de intentarlo.
7 Daños extra patrimoniales: son aquellos daños morales y personales.
1) Daños morales: son aquellos sufrimientos emocionales que no implican un daño patrimonial y que, en un sentido estricto, no se pueden reparar. Pero desde el punto de vista jurídico, la herramienta para reparar este daño es una cuantía económica. En origen, la responsabilidad civil se pensó para los daños económicos. Fernando Gómez critica que los daños morales se consideren como un “cajón del sastre” porque, a veces, cualquier daño no cuantificable se considera como un daño moral. También hay que decir que los daños morales son difíciles de cuantificar, por eso hay unos baremos.
2) Daños personales/ corporales: aquellos daños que sufre la víctima en su persona. Se suele diferenciar entre incapacidad temporal o permanente. La diferencia está en que la incapacidad permanente es aquella que se produce una vez finalizada el proceso de curación, es decir, las secuelas que van a permanecer en el tiempo.
3) Relación de causalidad: Hace referencia a la relación de causa-efecto entre la acción u omisión y el daño existente.Pero, no toda relación de causalidad es digna de tener en cuenta en el ámbito de responsabilidad civil. En la producción de un suceso dañoso puede haber muchos actos que ayuden a producir ese daño, pero debemos determinar cuál de esos actos es el hecho relevante desde un punto de vista jurídico.
La causa que debemos tener en cuenta es la que razonablemente se hace entender que se produzca el daño. Se aplica la teoría de la causalidad directa.
Hay algunas excepciones a la relación de causalidad:  Criterio de riesgo general de la vida.
 Causa que incrementa el riesgo pero no es realmente la causa del riesgo.
Hay algunos elementos que pueden influir/romper la relación de causalidad:  Caso fortuito y fuerza mayor: En un sistema de responsabilidad subjetiva pura no tiene especial relevancia la distinción entre caso fortuito y fuerza mayor porque en ambos casos se excluye la 8 responsabilidad. Sin embargo, en un sistema de responsabilidad objetiva o responsabilidad subjetiva objetivada sí que puede tener relevancia la distinción entre caso fortuito y fuerza mayor, porque en caso fortuito puede implicar la imputación de la responsabilidad al causante del daño, mientras que si hay fuerza mayor no se imputaría responsabilidad.
Otro elemento para tener en cuenta si hay caso fortuito o fuerza mayor es la previsibilidad y la inevitabilidad del daño. Normalmente, si el daño es previsible pero es inevitable no se hace responder por responsabilidad.
Intervención de un tercero: Cuando un tercero interviene en la causación del daño, o bien es responsable de forma solidaridad o bien si su intervención es la única que provoca el daño se le atribuye la responsabilidad únicamente a esa persona.
Culpa de la víctima: Otro elemento muy importante que puede romper la relación de causalidad e incidir en la imputación de responsabilidad es la culpa de la víctima. Si la propia víctima con su conducta causa o contribuye a causar el daño que sufre, deberemos moderar la responsabilidad atribuida al causante del daño porque estamos ante un régimen de responsabilidad civil. Si es la propia víctima la que causa el daño a sí misma, falta el daño de una persona a otra (falta el requisito del daño ajeno). En estos casos implica la inexistencia de responsabilidad porque la propia víctima es la que tendrá que reparar el daño.
La culpa de la víctima puede implicar 2 cosas: o bien distribuir la responsabilidad entre víctima y el causante del daño o bien eliminar la culpabilidad de un tercero porque es la víctima la verdadera responsable.
Uno de los ámbitos donde más se alega la culpa de la víctima es en el ámbito laboral.
Muchas veces el argumento que utiliza el empresario es el de la culpa de la víctima porque la causación de los daños se debe exclusivamente al trabajador (ej. porque el trabajador no respetó la medidas de seguridad). Sin embargo, se exige un grado muy elevado de mala actuación por parte del trabajador para apreciar la culpa de la víctima.
9 Supuestos en los que se ha aceptado la culpa de la víctima: ej. en unas fiestas de una localidad una persona con los efectos del alcohol cae en un agujero de una obra que estaba bien señalizada. Muchas veces la culpa de la víctima se acepta cuando ésta está bajo los efectos del alcohol.
Para excluir la responsabilidad de la culpa de la víctima tiene que ser exclusiva. La culpa compartida (= concurrencia de culpas) consiste en atribuir la culpa tanto a la víctima como al tercero.
4) Acción u omisión: No necesariamente la causa del daño debe provenir de una conducta activa, sino que también puede producirse por una conducta pasiva/omisiva (ej. paciente con problemas psicológicos que no tiene la vigilancia adecuada y éste acaba suicidándose).
10 ...

Tags: