Apuntes Retórica. (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Filología Hispánica - 3º curso
Asignatura Introducción a la retórica y estilística latina
Año del apunte 2016
Páginas 19
Fecha de subida 13/06/2017
Descargas 1
Subido por

Vista previa del texto

APUNTES RETÓRICA Cicerón aún mantenía el discurso de Apio Claudio tras el discurso del rey Pirro de una zona de Grecia.
A comienzo de s. III Pirro propone una propuesta y Apio Claudio hizo un discurso muy bueno para que se rechazara la propuesta de paz de Pirro con Roma.
Se conservan diversos fragmentos de diversos autores: capacidad innata del narrador en cuestión.
El primer contacto de Roma con el mundo griego se dio en el s. III a.C. con las colonias griegas del sur de Italia. Zona muy helenizada. Los romanos no tenían problema en adoptar lo que encontraban interesante de los pueblos que le rodeaban. Las cosas que entraron en la cultura romana fue sobre todo la retórica.
Este contacto se ve aumentado en el s. II a.C. cuando entraron en contacto, militar, con la península griega. Acabaron de asumir el mundo griego en todos los ámbitos. “La Grecia conquistada, conquistó a su vez a su conquistador”.
Esta corriente griega entró con imposición, hubo una corriente bastante importante de romanos llevados por Catón El Censor (el romano viejo que combatía en contra de la cultura griega). Escipión llevaba a cabo la helenización.
Algunos estudiosos latinos sostienen que si no llega a ser por la habilidad que tenía Catón en escribir y elaborar discursos el latín hubiese desaparecido a favor del griego.
La corriente helenística se vio reforzada porque muchos griegos inmigraron a Roma que entonces era la capital del mundo y empezaron a abrir escuelas (eran sobre todo profesores). Los profesores griegos ponían en solfa todo tipo de instituciones. Con la retórica sucedió lo mismo, hacían la misma crítica que habían hecho Sócrates o Aristóteles: no distinguían lo bueno de lo malo, les importaba un bledo la verdad.
Senadoconsulto: las decisiones del senado.
Censores: elaborar un censo de los ciudadanos en vista de la recaudación de tributos y tenían un control de la moralidad pública.
Pretor: encargado de cuestiones judiciales.
Consulado de Gayo Famnio Estrabón: 161 a.C. (T. 1.3) 92 a.C.: Gneo Domicio Enobarbo (T. 1.3) Superadas estas reticencias los romanos sabían que quién sabía hablar se llevaba el éxito en el senado.
Los romanos que se lo podían permitir acudían en masa a las escuelas de retóricas que eran privadas.
Acudían a las que había en Roma y luego enviaban a los niños ya formados a las escuelas de retórica que habían en Atenas y en Rodas.
Había mucha competencia entre los profesores y cuando llegaban los barcos los representantes de las escuelas se ponían en el puerto para captar el máximo de alumnos posibles.
Los romanos consideraban que la labor del ciudadano era: agricultores (libres aunque luego la mayoría eran esclavos), soldados, política o derecho (necesitaban dinero y tutor).
AUTORES IMPORTANTES RETÓRICA.
T. 1.4. Rhetorica ad Helennium (Retórica a Helenio): Helenio es el destinatario. La fecha se ha podido deducido intentando saber quién era el destinatario. La autoría es desconocida, pero ha sido adjudicada a Cicerón. La crítica la atribuyó a Cornificio. Gannio Helenio pretenecía a una familia plebeya pero muy rica, habría vivido en esa época. Es importante la obra porque la mayor parte de los estudiosos consideran que es la primera obra de retórica latina que nos ha llegado. Representaría la cristalización de lo que hubiera llegado a ser la retórica en el período helenístico (la retórica que entró en Roma, la retórica que estudió el mismo Cicerón, la retórica a finales del período helenístico). Se adapta la terminología que hasta ese momento estaba escrito en griego. Hay nombres de figuras retóricas que siguen manteniendo el nombre griego porque es mucho más reconocido que el nombre latino. Para crear la terminología latina hizo uso de la traducción y, en los casos en los que el latín no tenía traducción, hizo uso de calcos inventando nuevos términos.
Cicerón latinizó el vocabulario de la filosofía.
Esta obra es un manual escrito por un profesor de cara a la docencia. Es una obra práctica que se centra en la actividad práctica del orador (cómo hacer el discurso). Como manual que es tiene unas determinadas características: estilo sencillo, claro, muy didáctico y además tiene un entramado complejo, pero también clarito, de esquemas del contenido. Tiene un gran rigor clasificatorio. Cuando define los conceptos se preocupa que haya una relación unívoca entre la palabra y su definición. Cada concepto tiene muchos ejemplos e incluso no rehúsa repetirse en algunos conceptos. Cuando los define pocas veces lo hace de manera filosófica, no se complica, va al grano. Esta obra, al principio, no hace una definición abstracta sino que la hace totalmente concreta.
La retórica tiene que hablar de las cosas que sean útiles para el uso del ciudadano, el uso civil. Dominar los temas para obtener el reconocimiento de los oyentes, pero tiene que ser en la medida de lo posible.
No se puede convencer a cualquier precio.
T. 1.5. Marco Tulio Cicerón (106 a.C. – 43 a.C.): ideal del retro porque por una parte se interesa por la práctica de la retórica (oratoria) y por su aspecto teórico. El creó los fundamentos teóricos de los fundamentos en Roma. Reporta informaciones sobre los anteriores oradores tanto griegos como latinos.
No es un maestro de retórica, él es un orador pero a la vez es un tratadista (escribe ensayos no manuales y mucho menos escolares).
Escribe De inuenitone (Sobre la invención retórica): consiste en hallar o encontrar los temas para desarrollar en el discurso. La escribe sobre el 86 a.C. con 20 años y sin haber acabado los estudios de retórica. Era como un manualito.
Los tres tratados más importantes son (la tríade): • De oratore (Sobre el orador) • Brutus (Bruto) • Orator (el orador) Cicerón creía que la retórica formaba parte de la filosofía (= Platón) tanto como la dialéctica o como la lógica. Podía ser un medio de descubrir la verdad.
Sostenía que los manuales escolares no se preocupaban de la formación de la persona, del orador. La retórica tenía que formar el carácter de la persona. Era un medio para estructurar la cabeza (pero esto era la teoría, en la práctica era de otra manera).
Pensaba que la retórica tenía que, por un lado, convencer y, por el otro, decir algo con cara y ojos.
Diferencia entre función (lo que conviene decir) y finalidad (lo que conviene hacer).
De oratore (55 a.C.) Obra escrita para corregir los errores de “De iventione”. En ella da una serie de cualidades del orador: • Persona de bien.
• Debía tener una preparación enciclopédica (debía saber en todo momento de qué hablaba) • Experto en filosofía, derecho, política… • (Psicología) Tenía que saber empatizar para poder encontrar el registro adecuado y los argumentos necesarios para convencer al tribunal.
Brutus (46 a.C.) Cicerón fue apartado de la política por César. Él era portavoz de la facción opuesta a César (facción popular) y se alió con los senadores. Al ser apartado, decidió recluirse en la montaña y dedicarse a escribir.
Escribía discursos. El título de esta obra se debe al nombre de uno de los personajes presente en los diálogos.
“Oratore” (46 a.C.) “De optimum genere oratorum” (46 a.C.) “Partiones oratoria” (45 a.C.) : se trata de un manual que escribió por un encargo directo.
“Topica” (44 a.C.) : expone los argumentos tópicos para un discurso.
T. 1.6.
Diálogo: Craso defiende los postulados de Cicerón.
Marco Aurelio (abuelo de Marco Aurelio pareja de Cleopatra) que representa las ideas contrarias a las de Cicerón.
T. 1.7.
Tema: cómo conseguir la persuasión.
3 son los elementos necesarios: • Probar que es verdad lo que se dice (provare): actuar sobre la parte racional para expresar los hechos.
• Conciliar simpatía con el auditorio (conciliare): captatio benevolentiae (conseguir la benevolencia del auditorio). Parte sentimental.
• Capacidad de llevar al auditorio a cualquier estado de ánimo (movere > conmover): hay que procurar que el auditorio tenga lástima; que odie; que se enfade con la parte contraria (quien nos está acusando). Parte sentimental.
T. 1.8.
Los verbos propuestos son los más utilizados (popularizados) para hablar de retórica y de cómo conseguir la persuasión del auditorio: Docere “enseñar” Delectare “deleitar” Movere “conmover” FINAL DE LA REPÚBLICA.
La retórica había florecido en la República cunado llega Augusto con una política autoritaria. Él mismo se proclamó príncipe del Senado.
En cuanto a las discusiones importantes de las políticas nadie, en el Senado, tenía el valor suficiente para discutirle sus decisiones de modo que el Senado fue perdiendo poder poco a poco.
Se mantenía la retórica forense (judicial) pero a medida que pasó el tiempo, el derecho se fue tecnificando cada vez más. Para ganar los casos ya no era suficiente un discurso brillante, ahora se necesitaban pruebas y el uso de tecnificaciones.
Lo que predominaba era la retórica de salón: la gente acudía a estos debates para escuchar hablar elocuentemente, como forma de ocio.
Cicerón fue el último orador latino y el mejor de todos ellos.
Muerto Cicerón el foro se quedó en silencio.
LA RETÓRICA EN LA ROMA IMPERIAL.
Se refugia en la escolaridad donde tenía una gran importancia. Los jóvenes que querían conseguir cargos hasta un cierto nivel y éxito en el ámbito judicial cursaban los estudios retóricos que se aplicaban a la crítica literaria sobre todo a la estilística.
Los estudios retóricos se basaban en la creación literaria y en los estudios literarios.
[T. 1.10.] Tacito (95 a.C. – 120 d.C.): escribió Diálogo de los oradores donde expone la historia de la retórica. En un momento determinado de la obra afirma que, en su tiempo, la gran retórica ha desaparecido debido al cambio de política. Sostenía que anteriormente no había una política real, había mucha palabra y las cosas debían explicarse con mayor claridad. La retórica se enseñaba a los niños para que medrasen. Y por último, para no tener problemas en el ámbito político, añadió que en su época todo se ha burocratizado, que se vive en paz y armonía y por eso la retórica he perdido su valor.
Séneca El Viejo, orador por afición, en su obra habla sobre la retórica escolar. Padre de Séneca el filósofo.
Era originario de Córdoba, historiador y conservador, admirador de Cicerón, poseía una gran memoria fotográfica. Cuando llega a Roma queda fascinado por la retórica y no se perdía ninguna de las declamaciones públicas de los alumnos de los últimos cursos de retórica.
T. 1.11. Controversias, Séneca el Viejo. Se compone de una introducción seguida de discursos que él recordaba o de los que había tomado nota. Dos eran los tipos de declamaciones: • Suasorias: un discurso que preparaba el alumno sobre un tema propuesto por el profesor (sobre historia, mitología…). El alumno tenía que convencer a un personaje de llevar o no a cabo una acción determinada. Estos discursos servían para que fueran brillantes y se empleaban para descubrir lugares emblemáticos… No constaban diálogos, eran solo discursos para persuadir.
Antes de narrar la suasoria completa o solo una parte, Séneca el Viejo, expone cuál era el tema.
• Controversias: al principio de cada controversia, Séneca el Viejo, expone la ley que el alumno conoce y va a defender. El profesor presenta una acción novelesca donde se viola esa ley.
Teniendo a la persona en el juicio, el alumno debía defenderlo y luego acusarlo. En las controversias aparecen los tópicos de culebrón (tanto en los temas como en los personajes): doncellas violadas, niños sin padres, niños que desconocen la identidad de sus padres, piratas, padres que matan a sus hijos… Quintiliano (30 d.C. – 90 d.C.): encarna la escolarización de la retórica. Fue profesor de retórica, pero nunca la ejerció. El emperador Vespasiano subvencionó la escuela de Quintiliano porque era la mejor de todas. En el 8? d.C. el emperador abrió una escuela estatal (la primera) y puso a Quintiliano como director.
Institutio oratoria (Institución de la Oratoria), Quintiliano: compuesto de 12 libros y hace una recopilación de todas las obras retóricas tanto latinas como griegas. Se trata de una obra canónica de lo que representó la retórica. Quintiliano leyó todos los manuales de retórica escritos por todos los oradores anteriores a él. De estas hizo crítica de las opiniones que obtuvo y, además, añadía su propia visión.
A lo que más importancia daba Quintiliano era a la dimensión moral que debía tener el orador. El perfecto orador debía ser un hombre bueno experto en hablar (no sólo constaba de saber hablar bien).
San Agustín (354 – 430 d.C.) Se estableció que en cada diócesis serían los obispos quienes enseñarían retórica. En principio fue una decisión rechazada por el sector cristiano porque consideraban que la retórica estaba muy ligada al paganismo.
El padre de San Agustín era pagano así que impuso que su educación fuera pagana. Acudió a las escuelas de retórica del norte de África y se reveló como un orador nato.
Al final, el norte de África ya se le quedó pequeño y decidió trasladarse a Roma y seguidamente a Milán para servir al Emperador como orador. Para conseguir este puesto debió presentarse a unas oposiciones que ganó y, por eso, ocupó el puesto.
Su gran rival fue el obispo de Milán, San Ambrosio. Hasta que enterraron el hacha de guerra, entonces el obispo empezó a convencerlo para que entrase en el mundo eclesiástico.
Fue San Agustín quien convenció a los cristianos que la retórica podía ayudarles a llegar a Dios. Él unió los dos mundos. Escribió algún tratado donde exponía que ya en la Biblia se podían encontrar algunos recursos de la retórica romana pagana.
TEMA 2. GÉNEROS DEL DISCURSO (TIPOS DE DISCURSO) Anaxímenes de Lámpsaco: escribió antes de Aristóteles un tratado de retórica, Retórica para Alejandro (fue maestro de Alejandro Magno). Con este tratado estableció una clasificación de los tipos de discurso, planteó 7: • Persuasivo • De elogio • De acusación • Discursivo • De censura • De defensa • Crítico Crítico: para encontrar contradicciones y puntos débiles en el discurso del otro.
Luego, Aristóteles propuso 3 tipos de discurso: Persuasivo DISCURSO DELIBERATIVO (Futuro: deliberan sobre qué pasará) Discursivo De acusación DISCURSO JUDICIAL (Pasado: siempre acusan o defienden sobre hechos ya ocurridos) De defensa De elogio DISCURSO EPIDÍCTICO (Presente: se alaba o censura sobre el caso presente, se puede remitir al presente o al futuro. Temas abstractos, son como conferencias) De censura TXT Rhetorica, Aristóteles.
Presenta 3 tipos de público: • Oye como espectador • Juzga hechos pasados • Juzga hechos futuros Los futuros y los pasados no son reales, se atemporaliza el tiempo.
GÉNEROS DEL DISCURSO.
JUDICIAL: el primero que salió. Es el que se desarrolla en un ámbito forense, su funcionalidad es influir en el jurado tanto en la parte de la acusación o de la defensa. Se debate una acción en el pasado y si esa acción es justa o no entre las leyes. El objetivo principal es probatorio, pues este género insiste en la elaboración de los argumentos. El criterio último es una ley determinada. Puede tener dos vertientes: los argumentos pueden estar orientados entorno a los hechos (establecer los hechos que han ocurrido realmente) o entorno a la interpretación de la ley. Cuando giran en torno a los hechos se le llama el género racional mientras el que se orienta hacia la ley es el género legal. Ejemplos: discurso forense de Cicerón, en defensa de una persona (Pro Roscio Amerino); ejercicio escolar, un trozo de las controversias de Séneca.
DELIBERATIVO: de tipo político. Se concibe para las necesidades parlamentarias. Se actúa en una asamblea o un fórum. Se delibera sobre un tema en concreto. Se invita a los miembros a que se posicionen a favor o en contra del tema debatido. Persuadir o disuadir a la asamblea. Se trata una acción futura. Ejemplos: Cicerón abogaba para que se aprobara una ley, un trozo sobre una ley agraria propuesta por unos campesinos que Cicerón no quería que fuera aprobada; una suasoria.
EPÍDICTICO / DEMOSTRATIVO: reunión que no es ni asamblea ni jurado. El público se reúne sin que se trate de una institución. Se reúne la sociedad, puede ir cualquiera; es un puro espectador. Se trata de crear un discurso que luzca al orador. El discurso se convierte en el protagonista. Lo importante es oír hablar a alguien y si lo hace bien o mal. Normalmente eran temas sobre moralidad: examinaban un acontecimiento histórico, si tal acto era vergonzoso o no… sobre todo se trataba lo que era vergonzoso o no y por lo tanto si se debía censurar o elogiar. Valoración sobre si aquello había sido positivo o no. El tiempo es el presente porque, aunque se esté juzgando una acción del pasado, se está actualizando. Es el discurso que más se acerca a la literatura, es el que tiene mayor número de figuras retóricas.
Ejemplo: panegírico de Plinio; parte del discurso de Marco Antonio (autor es Shakespeare) justo después de que Julio Cesar fuera asesinado (ejemplo maravilloso de manipulación del público).
TXT. En defensa de Roscio de Ameria (Pro Roscio Amerino), Discursos, Cicerón. (GÉNERO JUDICIAL) Primero expone los hechos y luego argumenta.
El texto corresponde dentro de la argumentación. A la primera parte.
Tema: este es el segundo discurso de Cicerón en su vida (79 a.C.) y fue el más sonado. Era un discurso que tenía detrás una gran carga política. Acababa de terminar la dictadura del general Cina (?) y seguía habiendo una brecha enorme entre las dos clases. [Los optimates eran la clase alta y la fracción popular eran los más pobres. Cicerón empezó defendiendo a los populares y terminó por pasarse a los optimates.
Julio César siempre defendió a los populares. La dictadura de Cina fue muy sangrienta, hizo uso de la lista de proscripciones donde ponían nombres de las personas que quería que fueran eliminadas porque no eran deseados en la ciudad.] El hijo de Roscio se hacía cargo de las fincas del padre, ellos no se llevaban muy bien. Los vecinos no se llevaban a matar. El vecino fue asesinado. Crisógono era el esclavo favorito de Cina y se había enriquecido con las proscripciones. Este cuando se entera que había muerto Roscio, vuelve abrir la lista de proscritos y se queda con todo lo que él tenía.
El día de juicio a ver quién defendía al hijo del asesinado sabiendo que Crisógono y Cina estaban detrás.
Decidió defenderlo Cicerón. Era un juicio que Cicerón lo tenía todo en contra, era justo después de un periodo complicado, el hecho de haber matado al padre también era muy grave en Roma. Ganó la causa y al día siguiente se fue a Grecia a estudiar retórica. De hecho, este caso está escenificado en Youtube: murder in Rome.
Este fragmento seleccionado está en la parte de la Confirmación. Se trata de establecer hechos. Se refuta las acusaciones de Erucio que actuaba por la parte contraria, quería mostrar que el hijo había asesinado a su padre.
[39]: Lín. 1 – 3: sermocinatio. Cita lo que ha dicho Erucio.
Lín 4: se contesta a sí mismo y corrección.
Lín 8: sermocinatio del tipo 1 (“banquete”) Lín 9: interrogación retórica (una info que se podría dar como una enunciativa, para darle más énfasis se da de forma interrogativa. No se espera respuesta porque no es una auténtica pregunta. Exclamación retórica caso parecido. Frase enunciativa como exclamación para darle más énfasis) “¿cómo(…)?”. Dentro también hay una retorsión.
[40]: Lín 1: pregunta que va a examinar el tópico de qué motivo tiene el acusado para llevar a cabo el asesinato.
Lín 2: sermocinatio “No era apreciado por su padre” podría ser dudosa porque no tenemos la escenificación.
[53] No había pruebas de que su padre se comportara mal con su padre.
Se dirige a Erucio.
[54] Lo que leemos son los mismos textos que Cicerón daba a la prensa para que publicara.
TXT. El mercader extranjero, Controversia. Séneca. (GÉNERO JUDICIAL) Discurso que hace el marido con respecto a la castidad de su mujer.
II, 7. El mercader extranjero.
En el segundo parágrafo se encabalgan varias figuras retóricas.
ANÁLISIS TXT. DOC ORIGINALES. (CARPETA RETÓRICA CURSO ENTERO).
TXT Séneca el Viejo.
TXT. Catilinarias, Cicerón.
Hombres valientes = ironía (disimilación) [3] elenco casos que se dieron sin ser ellos aún haber sido nombrados senadores. (mucha gente pasaba a ser esclavo debido a la acumulación de deudas tras la campaña para ser senador).
“¿i (…) foc?” = pregunta retórica “Omitiré (…)” = PRETERICIÓN (decir que no dirás algo y terminar diciéndolo) Para apoyar el presente, recuerda el pasado: CRONOGRAFIA (descripción del crono, normalmente de tiempos pasados; se puede intentar prever el futuro).
Repetición de carácter intensivo (“nosotros”): en cualquier parte el texto > epanalepsis (repetir una palabra o frase en cualquier lugar del texto).
PARÉNTESIS: inciso que se hace en el discurso. Es aclaratoria, no es importante. Interrumpe el hilo de la frase. Cuando se lee, se baja el tono [“(…) - lo digo abiertamente - (…)”.
TXT. Ley agraria, Cicerón. (GÉNERO DELIBERATIVO) Se trata de un discurso que se daba ante una asamblea popular. Acudían determinados representantes elegidos anteriormente.
Quirites: es una manera de nombrar a los ciudadanos romanos (NO se trata de una APOSTROFE) 1r párrafo: exordio, presenta el caso. En el exordio se presenta el tema, da lugar a la captatio benevolentiae (presentándose de una manera modesta), se hace crítica global del contrario y además una crítica de lo personal.
“No puedo (…) república”: no lo dice de manera irónica porque lo dice en una asamblea popular. Es un engaño. (CAPTATIO BENEVOLENTIAE) Presenta las cosas como al propio Cicerón le interesa.
“Cuando (…) entonces (…)”: es la crítica al contrario. Los presenta como traidores.
“Ya desde su designación (…) república”: asíndeton, paralelismo (CC), (“con otro”) anáfora, prosopografía.
“Expone el (…) atildadas”: critica el discurso que hizo Rulo. Se trata de una referencia al estilo asiánico (discursos muy cargados estilísticamente).
Hace una descalificación global de la ley.
“Ahora bien (…) mundo”: gradación, enumeración (ambas son figuras que se encuentran encabalgadas), asíndeton.
“Con esta (…) popular”: ironía.
ANTÍTESIS: ideas que parecen opuestas. Aparentemente parecen opuestas, pero luego se van disolviendo a medida que se analiza bien el discurso.
DISCURSO EPIDÍCTICO: público no se reúne necesariamente en un lugar judicial.
TXT. Panegírico de Trajan, Plinio.
Destinado a pronunciarse en el Senado y ante el Emperador. Se trata de que el emperador ha nombrado a dedo a Plinio y en esto texto él lo alaba (Plinio al Emperador).
En este texto no se decide nada ni se convence a nadie, simplemente da las gracias.
“Pares conscriptes”: NO es un APOSTROFE porque son los miembros del Senado y él habla ante ellos.
“res”: anáfora.
SINONIMIA: usar sinónimos para remarcar una idea. (“hacerlo suyo; hacerlo siervo”).
“por”: anáfora; paralelismo; asíndeton; gradación (“manament i iniciativa”) [3] pregunta retórica (“leal (…) dioses”: etopeya, características morales; gradatio).
[5]: correctio (“no (…) sino”); sinonimia (“clara (…) p…”; “arras (…) altares”; “tan manifest (…) tan present”); comparación (“tanto como (…)”).
[6]: apostrofe (“Oh, Júpiter”); paréntesis (clarificación de Júpiter); homoioteleton (“fundador (…) servador”) es la rima interna, dentro de un mismo verso, o frase; asíndeton (“digne (…) príncep”); gradación, anáfora y paralelismo (“indep. (…) veritat”); paralelismo y comparación (“tan (…) ineludible”; anáfora no pura porque está mezclada con el poliptoton (“resti – resta”).
Conjura en contra de Cesar a manos de Bruto (las malas lenguas dicen que era su hijo). Se decidió que en una reunión del senado lo rodearían y lo matarían. Todos llevaban una dagas y puñales para que no hubiese solo un culpable. El último en clavarle el puñal fue Bruto. Cuando sucedió la conjura el senado se reunió en el teatro de Pompeyo porque el edificio del senado estaba en obras. A partir de la conjura contra César, se inició la tercera guerra civil.
En el discurso de Antonio se encuentran diferentes repeticiones repartidas a lo largo de todo el texto. Gran presencia de ironía (simulación), alabando a los contrarios repetidamente (por eso es simulación: se finge más).
La Edad Media heredó este tipo de discursos, pero ya no tenían la misma utilidad. El discurso deliberativo ya no tiene sentido así que se enseñan, los leen, pero no tiene reflejo ni continuidad en la vida cotidiana.
Lo mismo pasa con los discursos judiciales, en aquel momento solo importaba el juicio de Dios. Algo se mantiene en las presentaciones de pruebas. Se vuelve a la argumentación cuando se vuelve a implantar el derecho romano ante el derecho germánico.
El discurso epidíctico tampoco.
Lo que sí que se usa en la Edad Media son las artes. Por artes se entienden esas cosas que corresponden un poco a los géneros del discurso. Hay tres tipos de artes: • ARS PREADICANDI: consiste en la técnica para elaborar discursos, pero discursos para predicar que la gente se convierta al cristianismo. La técnica de elaborar sermones. Se trata de convencer (tipo de suasorias, pero sin ser didácticas) pero en el ámbito de la religión. Fue el primero en desarrollarse cuando el cristianismo se estableció como religión del Estado. A partir del s. XII era para convencer a la gente que practicasen mejor la religión.
• ARS DICTANDI o DICTAMINIS: el arte de escribir cartas. Escribir cartas era considerado un subgénero. Se daba fórmulas para escribir cartas a nivel administrativo (eran modelos y en los huecos tenían que insertar los elementos variables).
• ARS POETRIAE: es el más literario de todos. Hasta el s. XVIII todo texto literario era considerado poesía. Era un libro de técnicas literarias para los que deseaban convertirse en escritores.
ESTILOS RETÓRICOS: • ESTILO ASIÁNICO: (conmover) se trata de un estilo vistoso, florido, colorido, trabajado, majestuoso, abundante, digno, adornado. Se unen todas las habilidades de palabra y todas las habilidades de pensamiento. Elocuencia que gobierna los ánimos, los conmueve de todas las maneras. Quebranta los sentimientos, se insinúa en ellos. Consigue implantar nuevas opiniones y cambiar las ya implantadas.
• ESTILO ÁTICO: (probar) se trata de un estilo llano, modesto que imita la lengua ordinaria.
Utiliza la lengua pura y latina con un habla clara y llana. Se atiende con cuidado a lo decoroso.
El rasgo dominante de este estilo son las sentencias agudas y frecuentes.
• ESTILO MEDIO: (deleitar) más rico, un poco más enérgico y más copioso que el estilo ático, pero no tan elevado como el asiánico. Se caracteriza por tener poco nervio, pero mucho agrado.
TEMA 3 – FASES DE LA ELABORACIÓN DEL DISCURSO. PARTES DEL DISCURSO.
LAS FASES DE ELABORACIÓN DEL DISCURSO.
Para elaborar un discurso se dividen 5 fases (Cicerón las define como partes): Inventio: en latín significa hallazgo. Por eso una inventio es algo que has encontrado en tu mente y que cae en el discurso. Es el momento en el que se hallan las ideas que formaran el eje del discurso. No es un proceso creativo, se trata de una técnica. Búsqueda de una ideas existentes y que al alumno se le enseñan en forma de catálogo. Se centra en los tópicos con lugares comunes.
Dispositio: es la fase en la que se ordenan las ideas que se han encontrado. En el proceso de búsqueda se puede, a la vez, ordenar las ideas.
Elocutio: redacción del discurso. Se ordenan las frases, crear la sintaxis adecuada y añadir los recursos estilísticos necesarios.
Memoria: es la memorización del discurso. Potenciaban mucho esta fase porque cuando tenían que dar un discurso nunca acudían con notas. Existen diversos recursos para potenciar la memorización.
Pronuntiation: (o actio) es el momento de la declamación pública del discurso. También habían una serie de consejos para la pronunciación. Era con la pronunciación con la que el orador se ganaba al público.
Debían controlar la voz (para no quedarse afónico a mitad del discurso) y también la gesticulación.
INVENTIO.
Junto a la elocutio, la inventio es la parte que más atención mereció. Quintiliano le dedica más espacio que a la propia elocutio. El estudio de la inventio es la que forma más técnicamente al orador. Dice dónde debe encontrar los argumentos que usará, cómo los debe presentar. Enseña hacer el núcleo del discurso.
Es la espina dorsal del discurso.
No es un proceso creativo, sino que es una técnica. Un proceso de búsqueda mediante la memoria de una serie de ideas preexistente que se ha dado ya y que el orador conoce.
Hay unos argumentos preexistentes que son de carácter genérico, el alumno los conoce porque se los ha aprendido de memoria y a ellos puede acudir para aplicarlos a muchas situaciones, incluyendo la suya propia. No todos los argumentos son aplicables al caso que lleva entre manos el orador.
Estos argumentos son los tópicos (gr. topoi) o lugares comunes (lat. loci communes).
Esta búsqueda es orientada, tiene un fin. El orador tiene una idea determinada dependiendo de la causa que tenga entre manos.
Fueron los maestros de retórica quienes elaboraron estas listas basándose en la práctica. Ideas generales que servían para diversos discursos. Era uno catálogos que, en la época de Cicerón, ya tenían un cuerpo importante.
Estos catálogos eran fórmulas genéricas. Teniendo la lista a la vista podían sacarlos cuando fuese necesario.
Eran moldes vacíos que se podían rellenar con los casos concretos de la causa. Era un índice que sugería qué argumentos debían tratar dependiendo de cada caso.
El término lugar se usa de manera figurada es una sinécdoque (el todo por la parte) quiere decir los argumentos comunes. Se suponía que los argumentos estaban en un lugar superior, eran como espíritus.
Los maestros simplemente habían bajado esas ideas y las habían plasmado, mediante la memoria. Lugares porque se supone que las ideas están en un sitio preciso.
El término comunes porque son genéricos, son moldeables. Se pueden aplicar a cualquier circunstancia y porque se puede hallar fácilmente porque han sido estudiados previamente. Además tienen que basarse en un sistema de creencias compartidos por la sociedad.
DEFINICIONES DE LUGARES COMUNES / TÓPICOS: Quintiliano: los tópicos son las sedes de los argumentos.
Mortara Garavelli: el tópico es un área conceptual de la memoria colectiva.
Lluis Pastor: los tópicos son un conjunto de argumentos de tipo genéricos que es poden emplear en diferentes discursos. Son formulas vacías pero també poden ser pequeñas piezas temáticas. Todos los oradores pueden tener acceso.
CUESTIÓN FINITA (quaestio finita): caso concreto. Protagonizado por personas concretas y que se daba en un lugar y tiempo concreto. = causa del orador.
CUESTIÓN INFINITA (quaestio infinita): caso genérico. Objeto abstracto (ej. ¿es lícito que se asesine por venganza?) = tópico / lugar común.
Clasificaciones que se establecen entorno a dos ejes en común: estudio de las personas (locus a persona) que intervienen en el caso; y, del asunto (locus a re).
Lista de Quintiliano (TXT Campus Virtual): es la más completa y la que resume todo.
Loci a persona: 2 – 3 – 4 – 8: no los usaríamos hoy en día. 2 sería racismo, 3 sería sexismo, 8 sería clasismo (tópico depende del momento cultural de la sociedad).
Son argumentos que se pueden usar tanto para defender como para acusar.
Loci a re: Se subdividen en directos e indirectos. Los directos son las preguntas y los indirectos son los de fuera de la tabla.
Directos: el motivo, el lugar en qué ha ocurrido, en qué momento se ha cometido, cómo se ha llevado a cabo, tópico de las circunstancias. Para llegar a esto proponen unas preguntas (¿por qué? ; ¿dónde? ; ¿cuándo? ; ¿cómo? ; ¿por medio de qué? – se refiere a si ha habido cómplices).
Matthieu de Vandôme: Quis, qui, ubi, quibus auxiliis, cur, quomodo, quando? (¿Qué, quién, dónde, con qué auxilios, cómo, cuándo?) Al orador lo único que le interesa es cuáles argumentos se pueden derivar de estas circunstancias.
Indirectos: de la definición (distinción de un concepto, de un delito permite argumentar. La persona que tiene que defender o acusar puede sacar argumentos a partir de la definición que se ha dado del acto cometido), de la semejanza (implica una comparación lo que pasa que se comparan actos similares, del mismo tipo o rango: ej. comparar personas que ambas pueden llegar a ser tiranos), de la comparación (se comparan sucesos de categoría distinta: se procede de menor a mayor o de mayor a menor, una persona que ha cometido un sacrilegio puede haber cometido un asesinato – son delitos distintos), de la suposición (avanzar una propuesta que de ser cierta resolvería la cuestión o ayudaría a resolverla), de la circunstancia (al orador no le interesa el dato en sí, sino el argumento que se puede extraer de este).
En la literatura: la retórica había quedado únicamente en la escuela. Por eso queda reducida al ámbito de la literatura, para componer textos. Muchos de los locus pasaron a ser clichés literarios. Es muy interesante estudiar la relación entre los clichés que aparecen en las controversias con los que aparecen más tarde en la novelística.
Cómo se define el tópico literario: en literatura un tópico podría definirse como un pensamiento infinito que formulado o no en su forma de expresión infinita ha llegado a ser posesión común de ciertos grupos sociales y es aplicado finitamente por un escritor a su objeto finito de producción.
Tópicos literarios procedentes de la retórica: la falsa modestia, la captatio benevolentiae (típicos del exordio), los tópicos del panegírico.
Otros tópicos no procedentes de la retórica pero que han sido usados primero por unos autores pero que han sido usados por su influencia son el carpe diem, el locus amoenus (de la poesía de Teoclito), el tema de la milicia del amor (poesía de Catulo), beatus ille (de Horacio).
DISPOSITIO.
La segunda de las fases de composición del discurso. Es la ordenación de las ideas y los pensamientos encontrados en la inventio, la estructuración del discurso. Pero también ordenación de las expresiones lingüísticas y la ordenación de las figuras estilísticas. Por eso por una parte atañe a la inventio y a la elocutio. Los manuales más antiguos agrupan la inventio y la dispositio porque los cuando los oradores seleccionaban los argumentos ya sabían cómo debían disponerlos (era un proceso mental).
Proceso de la dispositio: • La ordenación del gran discurso y luego la ordenación de cada una de las partes.
• La ordenación de los contenidos dentro de cada parte.
• La ordenación de las palabras y de las figuras retóricas (atañe más a la elocutio).
Los tipos de orden son básicamente dos: • El orden natural (ordo naturalis): entendían aquel orden que procede de la naturaleza. El primero que nuestra mente haría. Seguir el orden cronológico natural (qué sucede primero y qué sucede después). Primero las causas y luego las consecuencias. Orden preferido para las causas sencillas. Es el orden que dictamina las cuatro partes del discurso (introducción, estado de los hechos – para poner en antecedentes –, luego la argumentación y finalmente la conclusión). [12-3] • El orden artificial o artificioso (ordo artificiaris / artificiosus): consiste en alterar la secuencia cronológica de los hechos o la secuencia lógica. Plantear primero las consecuencias y luego retroceder a las causas, o iniciar in media res (empezar la acción a partir del nudo de esta). Se hacía de este orden cuando la causa era complicada y querían sorprender al oyente. Uso frecuente del flashback moderno. Cuando alteraban el orden normal podían hacerlo de dos maneras: orden nestoriano (nombre tomado de la Ilíada, del personaje Néstor que cuando ordena su ejército lo hace poniendo primero a los soldados heridos en el centro y a los fuertes alrededor: esto en retórica sería poner los argumentos más débiles en el medio y los más fuertes a los lados: 2-13) u orden decreciente (3-2-1). El preferido era el nestoriano porque se daba una de cal y otra de arena a lo largo de toda la exposición.
TXT. 6. DISPOSITIO – Cicerón.
MEMORIA.
La concepción de la memoria de los antiguos, tanto la individual como la colectiva, es un espacio que está compartimentado en celdas. Cada individuo tiene una parcela individual y otra colectiva dividida en compartimientos llenos de momentos (podían ser individuales o colectivos).
El primer tratamiento de la memoria en retórica se encuentra en la Rhetorica de Helenio. Después la desarrolló Quintiliano, Cicerón y más adelante San Agustín, San Alberto Magno y Santo Tomás de Aquino (Edad Media. Crearon técnicas que no estaban en los tratados de los antiguos).
En la Edad Media fue llamado: Ars memorativa (todos los tratados que trataban la memoria y sus técnicas).
Los antiguos distinguen entre dos maneras de memorizar: • La memoria de las cosas (memoria rerum): es la memoria que más usamos cuando hay que memorizar. Recordar las ideas o los conceptos y a su vez el orden en el que están dispuestas.
Sin recordar las palabras exactas así podemos ir actualizando el discurso.
• La memoria de las palabras (memoria verborum): memorizar todo. Las palabras exactas, el contenido y el orden.
También distinguían entre dos tipos de memorias: • La memoria natural (memoria naturalis): es aquella capacidad memorística con la que el individuo nace.
• La memoria artificial (memoria artificialis): es la memoria natural entrenada. La capacidad natural se puede potenciar mediante los ejercicios y la práctica del orador.
Las técnicas de memorización: Dos tipos: • Los lugares de la memoria (loci memoriae): el auxiliar ordenador (que ordena), los recursos que ayudan a recordar el orden de las ideas. Recordar las cosas por su ordenación espacial.
Proponían lo siguiente: visualizar un lugar, el que el alumno prefiera (una domus, una plaza de un mercado, el foro, un sendero que luego se bifurca, un arco del triunfo… debe ser un lugar fácil de visualizar y familiar), donde ir poniendo en cada habitación aquello que se quiere recordar (en el caso de que se escogiera una domus). Cuando se quiera recordar la idea hay que volver a la habitación siguiendo un orden para ordenar los argumentos de los más relevantes a los menos relevantes.
• Las imágenes de la memoria (imagines memoriae): el auxiliar intensificador (para intensificar). No se trata de hacerse la imagen mental sino de visualizar una escena, la que se quiera. En esa escena que se visualiza estarían representados, de manera plástica, todos los detalles que se quieren recordar. Estarían representados por similitud. No tiene que tener una semejanza obvia, puede resultar más útil recordar una imagen rocambolesca que nada tenga que ver.
[EJEMPLOS DE LOS DOS TIPOS DE MEMORIA EN EL TXT 7. MEMORIA] ACTIO.
La acción o pronunciación trata de la puesta en escena. La ejecución oral ante el público.
Las escuelas de oración antiguas enseñaban todo lo que tenía que ver con la voz: el volumen que se debía tener en las diferentes partes del discurso (voz alta en los argumentos importantes y al final del discurso), algunos ejercicios de flexibilidad de la voz y todo lo referente al cuerpo (cómo se debía gesticular con las manos, cómo se debía colocar el cuerpo, la expresión del rostro…) TXT. 8. ACTIO – explicación sobre la pronunciación / acción del discurso.
PARTES DEL DISCURSO.
La aplicación de las partes se hace sobre todo pensando en el discurso judicial.
Martianus Capella, partición del discurso que propone: una partición en 4 partes como Quintiliano.
Exordio (exordium) A Narración (narratio) B Argumentación (argumentatio) B Peroratio (despedida) A A B B A: las B son las partes más importantes, donde el orador hace realmente el discurso. Las A persiguen básicamente una cuestión subjetiva, primero llamando su atención y después conmoviéndolo.
Plantón propone 5 partes: divide la confirmación en testimonios y probabilidades.
Cicerón en el Pro Roscio habla de 5 partes: exordio, narración, división, confirmación (estas dos podrían estar unidas), peroración (la despedida) EXORDIO.
Introducción al discurso. Aquella parte en la que el orador pretende es ganarse la simpatías y atención del auditor. Ganarse su benevolencia.
Se sigue una regla básica: cuanto más sencillo es el caso se hace una presentación normalita, cuanto más complicado es el caso se hace una presentación más específica.
Dos objetivos: • Ganarse la atención del público: reclamar la atención (el emisor del discurso está al mismo nivel que el destinatario) o mantener el silencio hasta que el público calle. Anunciar la brevedad o decir que lo que se va a decir es de interés común e importante. Uso de figuras retóricas: apostrofe (inmediatamente atrae la atención del público).
• Conseguir la benevolencia del tribunal: captatio benevolentiae. Alusiones a la bondad del tribunal, lo justo que es… Alabanzas a los miembros del tribunal y agradecer el poder estar ahí.
Se hace a partir de ciertas tácticas: autoelogio (el orador de manera sutil y velada defiende que si se ha hecho cargo de esa causa es porque se lo impone sus principios morales o porque se lo ha encargado alguien muy querido… pretende demostrar que se ha visto casi obligado a aceptar esa causa, que no lo hace para ganar fama. Esto también quería decir que el defendido era una bellísima persona, sino la gente no apoyaría su causa. Muchas veces viene acompañado por la falsa modestia, presentándose como inexperto que pide la comprensión del jurado y del público asegurando que lo hará lo mejor posible y recurriendo otra vez a su moralidad); presentar a la parte que lo defiende como absolutamente inocente (alabanza de la parte que defiende); vituperar la parte contraria (atacar al contrario, se quita toda posible moral a la parte contraria); se crítica las posiciones y los puntos de vista del contrario (se dice que la parte contraria acusará sin pruebas, que sus argumentos no se sostienen…).
En función de esto hay dos tipos de exordio: Exordio normal (principium): el que se limita hacer estas formas pero sin cargar demasiado las tintas.
Han de ser modestos, sin defenderse con hiperbólicas palabras. Se considera exordio normal aquel que se pronuncia cuando la causa es fácil de defender y el público está bastante dispuesto.
Exordio especial (insinuatio): este exordio es el que se recomienda cuando el orador no tiene tanta suerte. El caso es complicado o el público es hostil, no le es favorable. Hay que cargar las tintas, hay que hacer más cosas. Introducirse sutilmente en la mente de quien te escucha.
Los tópicos del exordio en literatura: • Humildad del autor: autoelogio.
• Causa scribendi: la justificación del por qué se escribe (normalmente se escribe para los mecenas, los mecenas sugieren sobre un determinado tema): por petición de alguien (normalmente el mecenas) o para contar cosas que jamás se han contado.
• Dedicatoria o consagración: a quién está dedicada.
• Quien conoce algo debe dar a conocerlo a sus semejantes.
• Escribo para evitar estar ocioso.
• De cualquier libro, incluso si es malo, se puede sacar un provecho: ningún libro es tan malo que no sea útil en ningún aspecto.
• Invocación a las musas: falsa modestia. Si las musas ayudan al escritor lo hará bien.
• La falsa traducción: falsa modestia. El escritor miente y dice que se trata de una traducción de un texto que ha encontrado para no asumir que se ha inventado él la trama.
NARRATIO.
Consiste en la explicación de los hechos propios de esa causa. Exposición de sucesos, de acontecimientos.
Esta narración de los hechos no es lo que se espera de un informe judicial (narración exacta u objetiva).
Lo que interesa es que la presentación de hechos que se hace sea favorable a la causa que defiende el orador. Es una narración totalmente subjetiva. Los hechos se expondrán de manera conveniente a nuestra causa. Relato persuasivo de una acción tal como ha sucedido o se supone que ha sucedido (Quintiliano).
Tiene tres partes, de estas partes una es obligatoria y las otras dos son optativas: • Proposición (propositio): (obligatoria) es la alegación de los hechos. Donde se exponen los hechos.
• Partición o división (partitio / divisio): (optativa) consiste en una especie de índice de lo que se va a tratar después. Se anuncia brevemente lo que se va a decir después. Cuando se da, normalmente ocupa el primer lugar (cuando la narración es complicada, hay muchos hechos).
• Digresión (digressio): (optativa) un tema secundario, se aparta del hilo principal. Se interrumpe el hilo principal del discurso y el orador habla de un tema secundario que tiene que ver con el principal (figura retórica). Tiene que verse claro el hilo conductor, no tiene que ser demasiado largo para que el público no pierda el contexto. Es una pequeña interrupción del orden natural (por eso ha de ser breve y muy controlada).
Las características (cualidades) que tiene que tener la narratio: • La brevedad (brevitas): di en la narratio lo que es necesario, solo lo que es necesario, pero todo lo necesario. Decir todo lo que hay que decir, pero sin enrollarse, hacerlo de manera sencilla (sino el público se pierde).
• La claridad (perspicuitas): explicar los hechos de manera que el público entienda. Tanto conceptual como verbal (utilizar palabras que se entiendan y controlar el orden de la exposición de las ideas). Aquí también entra la dispositio. Se puede recurrir al orden artificial, cuando la causa no está a tu favor (hay que hacerlo de manera que no entorpezca la claridad).
• La verosimilitud (verosimilitudo): procurar que los hechos que se explican sean creíbles (no se habla de la verdad porque no es una explicación objetiva, sino favorable al orador, a la causa que defiende).
Característica cuando la causa es difícil: Color (“barniz”, “enfoque”): hacer ciertos retoques para que la narración sea más favorable.
Cómo adornar estos hechos desfavorables: primero mediante la brevedad (no significa lo mismo que como característica de la narratio. La brevedad en el color quiere decir que si hay hechos que son desfavorables, hay que omitirlos o solo mencionarlos muy de pasada); mediante el eufemismo (consiste en seleccionar palabras que sean más favorables: sencillez por dejadez, ahorrador por tacaño); y, otra opción es mediante la actio o la pronuntiatio favorable (poner un poco de expresión – lágrimas, dar pena… – . Si la causa está muy perdida, confiesa porque a veces la propia confesión puede provocar las lágrimas del público: mató a ese hombre porque había matado a sus hijos).
ARGUMENTACIÓN.
Es la parte donde se presentan las pruebas que presentan la propia posición revelada en la tesis de la exposición (confirmatio) y se refutan las de la tesis que sostiene la parte contraria (refutatio).
La confirmación exige el empleo de argumentos lógicos y de las figuras retóricas del énfasis; los de la refutación serían metátesis, contradicciones… La argumentación también es apropiada para el postulado (enunciado sin prueba), siempre que no debilite la credibilidad del orador. Hay que recurrir al postulado plausible (hipótesis) no al veraz, con el fin de debilitar al adversario desorientando su credibilidad; lo mejor es sugerirlo y no decirlo.
Se recurre a la dialéctica que tiene como fin con-vencer. Se funda más en lo verosímil que en lo verdadero, de ahí su vinculación con la demagogia.
La retórica clásica recomienda el orden nestoriano (2 – 1 – 3): 1.
Los argumentos medianamente fuertes 2.
Los argumentos más flacos 3.
Los argumentos más fuertes PREORATIO.
Es la parte destinada a inclinar la voluntad del oyente suscitando sus afectos, recurriendo a móviles éticos o pragmáticos y provocando su compasión y su indignación para atraer la piedad del público y lograr su participación emotiva, mediante recursos estilísticos patéticos; incluye lugares de casos de fortuna (enfermedad, mala suerte, desgracia…).
Resume y sintetiza lo que ha sido desarrollado previamente para facilitar el recuerdo de los puntos fuertes y lanzar la apelación a los afectos.
La preoratio es un buen lugar para lanzar un elemento nuevo, inesperado e interesante, el argumentopuñetazo que refuerza todos los demás. Crea en el oyente una impresión positiva y favorable.
ANEXO I - FIGURAS RETÓRICAS.
RETORSIÓN: uno utiliza el mismo argumento que el otro pero en beneficio propio AVERSIO (agresión): figura que se define como una modificación de la perspectiva normal del discurso.
Se quiebra el punto de vista normal del discurso. Se puede hacer de tres maneras que responden a los tres actos comunicativos: • Respecto al orador (emisor): el orador está hablando, en un momento del discurso introduce las palabras de otro = SERMOCINATIO (sermocinación). A su vez puede ser de 3 tipos: citar las palabras de otro, una simple CITA (sin contestar); el orador cita las palabras de otro y luego le contesta (establece un DIÁLOGO ficticio que puede ser más o menos corto); establece un diálogo consigo mismo, un MONÓLOGO (se pregunta a sí mismo y él mismo se contesta), finge que está reflexionando (reproducir el proceso mental pero es mentira porque ya lo trae todo preparado).
• Respecto al discurso: la digresión. Se aparta del tema y luego vuelve a él. En un discurso preparado siempre tiene una explicación, nunca son improvisadas.
• Respecto al público (destinatario): el orador deja de dirigirse al público natural del discurso, se dirige invocando a un público externo que puede ser real, ficticio, ausente o a una entidad (a los ojos, al corazón: oh corazón mío deja de latir) = APÓSTROFE (casi sin carga sentimental). Si la invocación está cargada de sentimiento, como respuesta a una situación difícil se trata de una OBSECRATIO (obsecración) que tiene un efecto patético (A Dios pongo de testigo…).
CORRECTIO (corrección): consiste en corregirse a sí mismo. Uno hace una afirmación e inmediatamente refuta lo que ha dicho. Se trata de una autocorrección semántica. Puede afectar a una palabra, a un sintagma o incluso toda una frase. Se utiliza mucho también para negar algo que ha dicho la parte contraria. Puede ser de dos maneras: negar absolutamente lo que se ha dicho (oposición total) o puede ser una intensificación de lo dicho (corrección por superación, amplifica). Ejemplos: “Este sin embargo vive. Vive? Incluso viene al senado” , Cicerón (correctio por superación)“Que caducáis sin duda creo, creo..
no digo bien, mejor diría, que toco esta verdad y que la veo”, Cervantes (correctio por superación); ”Vuestra marcha, mejor dicho, vuestra huida”; “De forma imprevista salió de sus labios / la palabra de la verdad / que designa no al adversario humano / en las guerras humanas / sino al atroz enemigo presente / de la humanidad” (correctio por oposición); “Seamos pues sacrificadores, no carniceros”, Cicerón (está corrigiendo un término: que no corra la sangre así porque sí. Se una cosa y no otra).
INTERROGACIÓN RETÓRICA: una información que se podría dar como una enunciativa, para darle más énfasis se da de forma interrogativa. No se espera respuesta porque no es una auténtica pregunta.
EXCLAMACIÓN RETÓRICA: parecida a la interrogación retórica. Una frase enunciativa que se hace bajo la forma de exclamación para darle más énfasis. Ejemplo: ¡Estás como una cabra! (se podría dar sin que fuese exclamativa) CONCESSIO (concesión): figura propia del diálogo. Uno está hablando con alguien con el que mantiene un desacuerdo. Parece que nunca se va a llegar a un consenso. Si tienes la esperanza de llegar a un acuerdo, finge un consenso. Luego vuelves con tus argumentaciones, pero antes has limado un poco las asperezas.
COMMORATIO: consiste en repetir un mismo pensamiento o concepto complejo a lo largo de varias frases (dar vueltas entorno a lo mismo). Mediante frases con distintas palabras reflejamos la misma idea.
Se hace para remarcar bien una idea.
IRONÍA: la más antigua que se conoce es la socrática. De las tres variantes tienen en común es que quiere disimular lo que uno piensa. Los tres tipos son: • Socrática: hacerse el tonto, disimulando su idea. Dar la opinión poco a poco. Solo al final da su opinión. En un discurso es bastante difícil de identificar.
• Dissimulatio (disimulación): se dice lo contrario de lo que uno piensa. Consiste en que el interlocutor se dé cuenta que no es lo que realmente tiempo. Importante es la entonación burlesca para que el interlocutor se dé cuenta. Se puede hacer énfasis,… Ejemplo: hay que ver, que tristes están estos… ¡mira como lloran! (entonación y contexto: funeral donde la familia no apreciaba mucho al difunto).
• Simulatio (simulación): se dice lo contrario de lo que uno piensa. Pero ir un paso más allá: hay que interpretar, le alabas, te haces tú el tonto, dices estar de acuerdo con él, conservar la falsa modestia. Consiste en llevar el fingimiento más allá, alabando al otro y denigrarse a uno mismo.
Uso de exclamaciones. Importante también la entonación. Ejemplo: eso está muy puesto/ en razón: con respeto le llevad / a las casas, en efecto, / del concejo; y con respeto / un par de grillos le echad / y una cadena; y tened / con respeto, gran cuidado / que no hable a ningún soldado. [finge que tiene respeto] SARCASMO: ironía, pero con ganas de hacer daño.
ANAFORA: comenzar varias frases, varios versos o varios períodos con la misma palabra o grupos de palabras.
PARALELISMO: frases que tiene la misma estructura sintáctica.
DISTRIBUCIÓN: se diferencia de la enumeración en cuanto esta solo consta de sustantivos de los elementos. Cuando los sustantivos están definidos o adjetivados mediante algunas palabras (los sustantivos no se tocan) entonces es cuando se da la distribución.
PROSOPOGRAFÍA: descripción física de alguien.
ETOPEYA: descripción moral (cualidades morales o espirituales) de alguien.
RETRATO: la unión de la descripción física (prosopopeya) con la descripción moral (etopeya).
POLÍPTOTO: consiste en utilizar una misma palabra, da igual la posición, pero esa misma palabra debe ser flexiva. Esa palabra que se repite va cambiando el género y el número. Si es en el verbo se puede jugar con las desinencias de persona (manteniendo siempre el mismo verbo).
PRETERICIÓN: consiste en decir que no se va a decir algo que luego se dice con todo lujo de detalles.
TOPOGRAFÍA: descripción de un lugar.
POLISÍNDETO: se va repitiendo la conjunción entre las diferentes elementos. Hace que la atención se fije más en esos elementos. Focaliza más los elementos de la enumeración.
ASÍNDETO: no hay ninguna conjunción entre los diferentes elementos. Da sensación de rapidez.
GRADACIÓN ASCENDENTE: consiste en utilizar seguidas y unidas asindéticamente una serie de palabras cuyo significado va aumentando cada vez más. Es una amplificación semántica. Asciende el sentido de las palabras.
GRADACIÓN DESCENDENTE: consiste en utilizar seguidas y unidas asindéticamente una serie de palabras cuyo significado va disminuyendo cada vez más. Es una amplificación semántica. Disminuye el sentido de las palabras.
PRETERICIÓN: decir que no dirás algo y terminar diciéndolo.
CRONOGRAFIA: descripción del crono, normalmente de tiempos pasados; se puede intentar prever el futuro.
EPANALEPSIS: repetir una palabra o frase en cualquier lugar del texto).
PARÉNTESIS: inciso que se hace en el discurso. Es aclaratoria, no es importante. Interrumpe el hilo de la frase. Cuando se lee, se baja el tono.
ANTÍTESIS: ideas que parecen opuestas. Aparentemente parecen opuestas, pero luego se van disolviendo a medida que se analiza bien el discurso.
FIGURA ETIMOLÓGICA: utilizar una o más palabras que son una repetición parcial porque comparten una misma raíz pero son categorías gramaticales distintas (un sustantivo y el verbo correspondiente, un adjetivo y el adverbio correspondiente). La diferencia con el poliptoton es que en este se usa la misma palabra cambiando solo género y número.
ANADIPLOSI: tirada de períodos en la que la última palabra del período se repite al principio del segundo período.
ETIMEMA: falso silogismo.
EPANADIPLOSIS: repetición de una misma palabra al inicio y al final del segmento. Se inicia con la misma palabra con la que se concluye.
DIGRESSIÓ: dejas de hablar del tema del discurso como si se te fuera inconscientemente. Se aconseja que sea corta.
EVIDENCIA: consiste en hacer descripciones de algo (personas, cosas, paisajes…). Tiene que hacerlo de modo plástico para que, al que escucha, se plasme en sus ojos.
TABLEAU: es un tipo de evidencia. Cuando la descripción se hace particularmente dramática.
Suele ser descripción de hechos.
...

Tags:
Comprar Previsualizar