Resumen Dosier 1 PSA (2015)

Resumen Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Psicología - 3º curso
Asignatura Psicologia Social Aplicada
Año del apunte 2015
Páginas 34
Fecha de subida 18/01/2015
Descargas 32
Subido por

Vista previa del texto

Capítulo 1 El enfoque aplicado de la evolución histórica de la Psicología Social Dificultad para construir una historia de la Psicología Social. Graumann, destaca que no existe una compilación comprehensiva, actualizada y crítica. Crespo destaca que hay varias historias posibles, una por cada forma de concebir una ciencia. Principales peligros que acechan a la labor historiográfica: Presentismo - Graumann y Ibáñez lo llaman falacia presentista, que consiste en analizar el pasado desde la única perspectiva del presente. La genealogía defiende este hecho, para dar un significado al presente, pero no acepta la falacia teleológica (considera el presente como el objetivo del pasado) ni la falacia presentista (contempla el pasado desde las categorías forman el presente).
- En la Psicología Social existe una línea histórica principal, que se divide en ocasiones, donde la orientación más potente, demuestra su superioridad teórica y metodológica o bien, tiene lugar una síntesis integradora. La investigación mayoritaria desde los años 50 ha sido desde la cognición social.
- La PS no fue tan vulnerable al empuje conductista.
- El desarrollo teórico se ha producido en paralelo y a veces inconexamente con distintas corrientes y escuelas de varias ciencias sociales (Torregrosa).
- La revolución cognitiva hace que la PS replantee de forma novedosa los temas clásicos y problemas actuales. Se considera que las teorías posteriores son mejores, por lo que el desarrollo teórico se da en una línea de mejoramiento y progreso.
Origen Común - Graumann (Mito del origen común)  Tendencia a creer que es posible fijar un origen o fecha común, perteneciendo todos a un mismo grupo familiar.
- Generalmente, se describe la historia de la PS como unidad y continuidad, otras veces, se habla de la existencia de dos o más psicologías sociales.
- Perspectiva unionista  El origen se encuentra en los autores Durkheim y Wundt ( autor de la Psicología de los Pueblos, no el padre de la Psicología Experimental).
- Burillo  Gran dificultad en situar un origen concreto de una ciencia, debido a los factores sociales asociados a los hechos científicos, que modifican las condiciones del contexto.
Territorialismo - La PS surge en el seno del conjunto de ciencias sociales, comparte un substrato común con ellas, por ello, Ibáñez señala que no se ha de desarrollar una historia separada para esta disciplina, porque se pierde de vista el fondo común q la vincula con las restantes disciplinas.
Doxografía - (Crespo) Designa a un tipo de historia caracterizada por definir lo que le es propio o no a una disciplina sentando una norma a partir de la cual distinguir la orto-doxia de la hetero-doxia. Se enfatiza la potencia de una orientación, a la vez que se subestiman otras que no son la dominante.
- Por el contrario, la inabarcabilidad de los fenómenos hace necesario afrontar los procesos de investigación desde posiciones que asuman la complejidad.
- La dimensión que permite entender mejor el desarrollo es aquella que está relacionada con factores externos vinculados a las preocupaciones sociales de cada momento histórico.
- Crespo  Historia de PS basada en tres supuestos:  Las ciencias sociales están directamente vinculadas a los modelos de ser humano vigentes,  La PS se construye históricamente como una historia del saber de un objeto (interacción social) y también como una historia del propio objeto de estudio.
 Los límites entre PS y otras disciplinas afines son borrosos, la delimitación responde a un proceso de institucionalización.
1.1.
Evolución Histórica de la Psicología Social Aplicada Pueden distinguirse cuatro períodos en esta evolución: Hasta 1930: La sensibilidad social en los orígenes de la PS.
- Se ha criticado duramente a la PS de haber dejado al margen el estudio de los problemas que verdaderamente preocupan a la sociedad, y que cuando lo ha hecho, ha pretendido mantener una supuesta objetividad que no es posible.
- Moscovici  La PS NO es tan objetiva como quisiéramos, ya que tiene implicaciones ideológicas. Tajfel  Una PS neutral es IMPOSIBLE.
- La PS surgió para acercarse a los problemas del s. XIX emergentes del nuevo orden social: comportamiento colectivo, identidad de pueblos… ya que la Psicología y Sociología parecían insuficientes.
- Coincidió con la aparición de resistencias sociales (sindicatos, sufragistas..) relacionadas con población (llegada d inmigrantes..). Parker postula que estos hechos fueron los que constituyeron la PS.
Gabriel Tarde  Actualmente poca vigencia (conceptos ambiguos). Su obra explica la configuración de la PS. Elaboró una explicación de la conducta de las masas, llamada Las Leyes de la imitación (1890). El autor lo denomina interpsicología (las personas se influyen unas a otras por medio de la imitación, así los hechos sociales se transmiten entre las conciencias individuales, conducta de masas, que generan los procesos sociales). Tarde rechazó el darwinismo social.
Las dos mayores preocupaciones psicosociales: - Papel de la herencia y el medio en vida de las personas - Psicología de los Pueblos - El Darwinismo social favoreció la postura conservadora, así que se pusieron limitaciones a las intervenciones sociales orientadas al cambio.
- Gran tensión entre demandas de la individualidad (ser humano como resultado de sus acciones) y demandas del nosotros (ser humano como resultado de las influencias sociales) - Wundt fue de los primeros en estudiar la Psicología de los Pueblos, en esta, son fundamentales el lenguaje, las costumbres y las creencias. La base de la PS contemporánea es la diferencia entre procesos Psicológicos y los Colectivos.
Primeras líneas de especialización de la PS: - Evaluación de las aptitudes mentales (Cattell  Aptitudes de estudiantes y Army Alfa y Army Beta, guerra mundial).
- Psicología Industrial (Taylor), precursora de la actual Psicología Del Trabajo. El funcionamiento óptimo dependía de la obediencia incondicional del trabajador. Mayo  Estudios en West Electric Company donde hizo instigaciones sobre grupos.
1930-1950. La época álgida de las aplicaciones Evolución positiva de la PS aplicada por dos factores: II Guerra Mundial y emigración de importantes figuras europeas a EEUU como Lewin.
Según Reich se desarrollan y asientan los tres ámbitos de la PS: Desarrollo teórico, métodos y técnicas d investigación, y aplicaciones.
Desarrollo teórico Moreno  Teoría sociométrica. Lewin  Teoría del campo. Sherif  Teoría normativa. Mead  Interaccionismo Simbólico. Teorías de la Gestalt, Estructuralismo genético de Piaget, Teoría de la personalidad de Allport.
Desarrollo metodológico: Thurstone Concepto de “actitud” y su medición. Primeros manuales de metodología en PS. Moreno  índices sociométricos.
Aplicaciones Depresión del 1929 favorece el interés por estudios acerca de las formas de paliar el desempleo masivo.
- Escuela Sociológica de Chicago  estudios en aspectos sociales del entorno urbano, seguida por la Escuela de Columbia.
Factor más importante II Guerra Mundial Es cuando la PS Aplicada tomó forma, creó el análisis de la opinión pública, salud mental en las organizaciones, pruebas psicológicas, servicios de inteligencia, análisis de la moral de la tropa, estudio militar “The American Soldiers”, liderado por Stouffer.
- Creación de Society for the Psychological Study of Social Issues (SPSSI) – 90% de los psicologos sociales norteamericanos.
- La Psicología Industrial vivió momentos de efervescencia al concluir la guerra.
- Trabajos sobre clima y estilo de liderazgo de Lewin gran influencia sobre la PS sobretodo en prácticas educativas. Desarrolló una línea de intervención para mejorar la nutrición y la Action-Research y su importante Field Theory, consideradas como el germen de la actual PS Aplicada.
1950-1969. La época oscura de las aplicaciones El campo aplicado no alcanzó la deseada integración entre teoría y práctica. De estudiar temas socialmente relevantes se pasó a una investigación básica con procedimientos experimentales. Se instaló un estilo de investigación básica al margen de las demandas sociales. Finalmente, adopción de una PS Aplicada más teórica, centrada en el laboratorio y en la mejora y optimización de la teoría psicosocial sin aplicación directa de sus avances.
Punto de inflexión: discurso presidencial de la A.P.A, donde se excusó esta situación como que había supuesto un problema la dedicación de los psicólogos a las tareas prácticas. Máximo apogeo de la PS: finales de los 50.
Sin embargo, hay otros autores que no están de acuerdo con esta interpretación. Bauer  Movimiento de los indicadores sociales Busca instrumentos de análisis más adecuados con el pragmatismo y desvinculación con los ámbitos teóricos. Comportaron críticas al movimiento, pero se dio interés por el estudio del concepto calidad de vida.
+1970 - Crisis de la PS Inicio de críticas internas y pérdida de relevancia social. Dos hitos marcan la transición hacia la crisis  Discurso presidencial de la APA por Miller: La Psicología como un medio para promover el bienestar humano i creación de Journal of Applied Social Psychology, órgano encargado de la expresión de la nueva conceptualización de la PSA.
Atendiendo a la crisis paradigmática de Kuhn, la crisis de la PSA no puede ser llamada revolucionaria, ya que no se quiere eliminar el nivel teórico (sino ampliar su capacidad explicativa con niveles de análisis) ni los procedimientos metodológicos (sólo restringirlos). Debe ser llamada crisis constitucional, donde se sitúa la raíz del problema en las condiciones históricas.
- La crisis no fue exclusiva de la PS, se vieron afectadas todas las disciplinas creadas sobre la base del modelo de Ciencia.
Antecedentes de la crisis Inicialmente se discutió la validez ecológica de los experimentos, se cuestionó el abandono de temas sustantivos por parte de la PS y su validez científica, ya que había variables situacionales que no habían sido tomadas en cuenta, como los efectos del experimentador o las características de la demanda.
Una de las primeras manifestaciones de la crisis: Declaración de la crisis de Ring, donde discutió la confusión intelectual de la PSA debido a la desvinculación entre teoría, investigación y acción social, y que las investigaciones olvidaban los problemas sociales relevantes.
Estas críticas provocaron un desencanto en los psicólogos sociales por su actividad profesional, así como su sentir de la existencia de la crisis. Hendrick  La crisis existe porque las personas dicen que existe.
En una reunión de la Asociación Europea de PS en 1969, se produjo una división entre los asistentes. Tajfel describe la diferenciación entre los que defendían los procedimientos de investigación al uso y aquellos que consideraban la necesidad de dirigir las investigaciones psicosociales hacia nuevas orientaciones teóricas y metodológicas.
Naturaleza de la crisis - Las discusiones giran en torno a tres bloques: metodológico y ético, donde se discute como investigar sin desnaturalizar el objeto y los sujetos, el poder de las teorías y el ámbito de explicación y la objetividad de la PS.
- Muchas críticas se refieren a la adecuación de los métodos para analizar fenómenos sociales, atendiendo especialmente a las limitaciones de la experimentación en el laboratorio, como la artificialidad o el efecto del experimentador.
- La complejidad del mundo social sólo se puede explicar mediante relaciones multivariadas, que no tienen los modelos teóricos de la PS.
- Se ha discutido el supuesto de los psicólogos de la descontextualización de los sujetos experimentales, que creen en que son sujetos puros, sin ideologías ni creencias.
- Se tratan los problemas éticos y la moralidad de las investigaciones: engaño, estrés, sujetos desprotegidos… - Se criticó que la PS era incapaz de introducir en sus teorías el contexto cultural, menospreciando los aspectos afectivos a la hora de explicar los fenómenos psicosociales, con poca capacidad de generalización, demasiado individuales.
- Investigación y teorización han usado niveles de análisis no integrados; niveles intra/interpersonales e intragrupales y son teoría de corto y medio alcance que no permiten la creación de modelos holísticos (excepto la de Lewin).
Gergen  Los hechos psicológicos fluctúan con el tiempo y las circunstancias, por lo que no se repiten ni son reproducibles, el conocimiento en este campo no se acumula, es relativo.
Schelenker  Las teorías deben ser abstractas y generales y deben explicar los fenómenos interrelación social, que no se ha producido por la falta de habilidades actuales.
Consecuencias de la crisis - Gestación de una disciplina cuya característica es la diversidad que presenta en todos los ámbitos, incluido el metodológico.
- Mayor interés por procesos innovadores, minoritarios y creativos y mayor importancia al análisis intergrupal.
- Diversificación de los campos de interés en Psicología de las Organizaciones, Psicología Ambiental, Psicología Jurídica… enfrentándose al afrontamiento, prevención y resolución de problemas sociales (vertiente negativa) y potenciación, desarrollo y optimización de la calidad de vida (vertiente positiva).
- La crisis se convirtió en objeto de investigación en sí misma, agotando su investigación e ignorando su existencia por parte de los psicólogos sociales, que llevó a una recuperación del interés por la historia de la PS.
Capítulo 3 En el primer congreso oficial de psicólogos del Estado Español (1984) se constató que la relación entre problemas sociales y variables psicológicas ofrecían posibilidades a las intervenciones psicológicas. Este convencimiento ha generado muchos trabajos que ha ayudado a la definición de un rol profesional.
La intervención Social es aquella que se relaciona con algún tipo de cambio sociocultural, promovido desde la acción social, con el propósito de generar mejoras en las condiciones y calidad de vida de las personas, cuya unidad de intervención se define desde un nivel social (grupos, comunidades, etc.). Se podría identificar como psicosocial a aquellas intervenciones centradas en procesos psicológicos que suponen relaciones, interacciones, influencias y comunicaciones interpersonales y grupales.
- Un primer acercamiento señala que la Intervención Social incluye la Intervención Psicosocial cuando busca cambios socioestructurales que promueven cambios en los procesos psicosociales, que a su vez contribuyen al incremento de la calidad de vida, a la resolución de problemas sociales, etc. o bien a través del cambio social se intenta solucionar problemas sociales que generan bienestar psicológico, salud mental, etc.
 En esta postura la Intervención Psicosocial se encuentra entre el nivel social y el psicológico.
- Un segundo acercamiento se considera la Intervención Psicosocial como un proceso cuyo propósito es inducir cambios en ámbitos de interacción social. Aquí, los procesos de interacción psicosocial están al inicio de la secuencia causal.
 En este acercamiento dejaríamos de considerar la Intervención Psicosocial como elemento de la Intervención Social.
- En ambos acercamientos, una característica definitoria de la Intervención Psicosocial es que se realiza con la intención de lograr un fin determinado.
Los objetivos de la Intervención Psicosocial pueden considerarse atendiendo a dos grupos de categorías: • • Objetivos generales como disciplina. Entre los objetivos conceptuales, la Intervención Psicosocial pretende incrementar el corpus teórico de la Psicología social y esclarecer sucesos y procesos sociales.
Objetivos relativos como la técnica. Los objetivos planteados se orientan a reducir o prevenir situaciones de riesgo social y personal y contribuir al desarrollo de acciones cuya intención es la solución de problemas concretos que afectan a individuos, grupos y comunidades.
Según Barriga, la Intervención Psicosocial se caracteriza por seis propiedades, que son: - Mediación del interventor entre dos sistemas, el del cliente y el del medio (comunidad, organización, grupo, …) - Participación activa del sistema-cliente en la interacción. El individuo o grupo aparecen como agentes de su propio cambio.
- Importancia del contexto como sistema en el que tiene lugar la interacción y la intervención.
- Implicación personal del interventor psicosocial, en términos de ideología profesional respecto al cambio.
- Concepción democrática de las relaciones sociales y humanas.
- Énfasis en las posibilidades de los seres humanos para orientar y optimizar su propio destino.
Resumen  Definimos la Intervención Psicosocial como el estudio de las intervenciones centradas en procesos psicosociales, capaces de generar cambios en la interacción social con el propósito de incrementar nuestro conocimiento sobre dichas interacciones y nuestra capacidad de modificarlas, para contribuir a la solución de los problemas sociales y promover un incremento del bienestar tanto individual como colectivo.
Definición figurativa Clínicos y educativos  68% Organizacionales y servicios sociales  12% i 9% - El 20% de la población ha tenido contacto con psicólogos y el grado de satisfacción es muy elevado.
- El estatus del psicólogo está en una clasificación intermedia, pero existe una menor aceptación en las capas sociales elevadas.
- Creencia de baja cientificidad debido a su relación con el ocultismo.
- Para la formación del psicólogo se da más peso a las cualidades humanas que a la formación técnica.
- Desencanto de los profesionales tanto por los desarrollos teóricos como aplicados.
Sánchez y Barriga consideran cuatro funciones interventivas de la Intervención Psicosocial: - Análisis del sistema social como evaluación de los problemas sociales y del contexto  Desde esta perspectiva se conjugan factores psicológicos y sociales, considerando al contexto como elemento responsable de dónde se va a realizar la intervención.
- Diseño, ejecución, supervisión  El contexto y el diseño de los programas es fundamental. La consultoría y los aspectos educativos también adquieren una especial relevancia. El interventor psicosocial debe facilitar los procesos de desarrollo social y crear espacios y ámbitos que potencien dicho desarrollo en relación al bienestar y la calidad de vida personal y colectiva, así como intervenir en procesos de negociación y en los conflictos. La consultoría debe estar orientada hacia procesos que afectan a personas que viven en la comunidad. La educación comunitaria lleva a cabo la reorientación de procesos de socialización hacia las posibilidades de cambio.
- Diseminación de la intervención  Es fundamental que los resultados de la intervención se difundan entre las personas relacionadas con la intervención, así el psicólogo debe tener estrategias de comunicación.
- Evaluación de la intervención  La evaluación de resultados es una estrategia eficaz para el diagnóstico del éxito de un programa y para profundizar en los fundamentos teóricos, en la adecuación de los instrumentos y en la naturaleza de las prácticas profesionales.
Tres fases de la Intervención Psicosocial, donde la primera y la tercera son de carácter investigativo y la segunda obedece a criterios de actuación. Cada una de estas fases puede considerarse como independiente dentro del proceso general. Por ello, cada una está sujeta a una valoración propia en relación a sus objetivos, sus fundamentos o esquema metodológico. ESQUEMA PAG 61!! Fase 1: Evaluación inicial Consiste en una investigación psicosocial con un triple objetivo: a) Describir la población objeto de la intervención y el ámbito en el que está inmersa.
b) Detectar y analizar aquellos fenómenos conceptualizarse como problema o necesidad social.
psicosociales susceptibles de c) Evaluar las necesidades y/o problemas sociales estableciendo una priorización de objetivos en función del contexto.
Es como la fase de observación inicial de Cialdini, o la fase de construcción de conocimiento, con sus adaptadores previos de Mayo y La France. De aquí surge una primera evaluación.
Fase 2: Diseño e implantación de programas de intervención Comprende una o varias actuaciones programáticas siguiendo criterios equiparables al tercer elemento del esquema de Mayo y La France.
Fase 3: Evaluación / Valoración de la intervención El objetivo fundamental es comprobar el grado de consecución de los objetivos propuestos en la intervención y la detección de posibles errores o “efectos secundarios” no deseables producidos en su transcurso y susceptibles de ser corregidos a partir de nuevas intervenciones. Puede convertirse en una nueva evaluación inicial para nuevos programas en función de las conclusiones acerca de la consecución o no de los objetivos propuestos, efectos indeseados o replanteamiento de las bases interventivas.
Tres características de la toma de decisión que comportan las fases de la Intervención Psicosocial según Orasanu y Connolly, que tienen como elemento común el logro de determinadas metas de interés social.
- Existe un continuo de estrategias que pueden ser tanto arbitrarias, como analíticas y holísticas, donde la utilización de una u otra estrategia tendría que ver con el tipo de problema analizado y con la información disponible.
- La complejidad del proceso, puesto que las decisiones se basan en condiciones dinámicas, inciertas y bajo presión temporal. Las decisiones se basan en bucles de acción y retroalimentación evaluativa.
- Necesidad de entender la Intervención Psicosocial como un proceso de negociación e influencia. Existe la complejidad que supone el tratar con sistemas abiertos, donde concurren factores externos (intereses en el conflicto, metas institucionales, políticas sociales, recursos de la organización…) y presencia de múltiples participantes.
Relación psicólogo, cliente y población En la Intervención Psicosocial la relación es multilateral, con tres componentes diferenciados que son: cliente – paciente – psicólogo. El contrato aquí no se establece con el paciente (p.e. población), sino con el cliente (p.e. institución). Así, el cliente tendría poder sobre el paciente y sobre el profesional, en el sentido de que tiene capacidad legal para establecer esa relación, al margen de la opinión del paciente.
El cliente, además de percibir la existencia de problemas o necesidades, es el encargado de orientar el cambio, la intervención, planteando hacia dónde quiere llegar y qué orientación se debe tomar. El contrato establecido sirve para intervenir sobre una población determinada (paciente), aunque puede haber beneficiarios indirectos. La población puede hacer que se redefina el proyecto. En algunas ocasiones puede ocurrir que el grupo social logre que el cliente se vea obligado a establecer el contrato (situaciones características de la Psicología Comunitaria).
¿De dónde provienen las demandas? Encontramos tres categorías de solicitantes: - Instituciones / Organizaciones: Servicios sociales, ONG’s, etc. La contratación de profesionales se hace sobre la base de un conocimiento previo sobre cuál quieren que sea la labor del profesional y lo que esperan que hagan. Los usuarios sería la comunidad y el cliente las instituciones.
- La comunidad: La propia comunidad en la que se realiza la intervención tiene expectativas sobre lo que quieren hacer y cómo lo quieren hacer, y demanda para ello una serie de intervenciones.
- Los propios profesionales: Estas demandas surgen del hecho mismo de ser unos determinados profesionales (psicólogos), considerados como agentes de cambio.
Tipos de relaciones entre el cliente, la población y el profesional Observamos cuatro tipos de relación, sin embargo hay que destacar que las relaciones se intercambian en un mismo programa.
Relación de colaboración mutua: Tiene lugar un esfuerzo conjunto y una influencia recíproca en la determinación de objetivos y en las oportunidades para influirse. Este tipo de relación no es muy frecuente, ya una vez descubiertas las potencialidades de la comunidad por parte del profesional, el cliente lleva a cabo una reorientación del cambio.
Relación ingenieril: Se caracteriza por la fijación unilateral de objetivos por parte del cliente. Es él quien fija los términos en que se va a realizar la intervención sin que el psicólogo social pueda hacer otra cosa que aceptarlos o rechazarlos, pero no negociarlos. Esta relación es la más frecuente, sobre todo cuando el cliente tiene una mayor experiencia.
Relación de peritaje: El psicólogo social, basado en la autoridad que le confiere su calidad de experto, intenta crear en el cliente un compromiso de cambio, llevando la iniciativa y proponiendo acciones al cliente.
Relación de promotor o abogado del cambio: Los profesionales intentan generar un compromiso de cambio en el cliente, que lo buscan sistemáticamente, pero lejos del rol de perito. No existe acuerdo alguno entre psicólogo y cliente, ya que el primero, convencido de que la organización sobre la que se pretende intervenir no es capaz de cambiar desde su interior, procura articular desde fuera la suficiente presión como para provocar el cambio. No hay una relación contractual previa.
El estilo de relación también está sujeto al momento o etapa en que se encuentra un determinado programa: Etapa de definición  Cliente y profesional deben llegar a un consenso sobre cuáles son los objetivos que se quieren alcanzar con la intervención psicosocial. Se debe advertir al cliente de los posibles riesgos, efectos colaterales, no deseados y posibles consecuencias asociadas a la intervención.
Etapa de diagnóstico  Realizar la entrega de resultados de la investigación en sus aspectos más relevantes, se debe tener un conocimiento adecuado de la cultura y habilidades requeridas para traducir diagnósticos y propuestas de intervención.
Etapa de implementación de la intervención El profesional ha de ser consciente de la viabilidad y el grado de resistencia que puede encontrar a la hora de desencadenar los procesos de intervención planificados.
Etapa de evaluación Se deberá establecer un sistema de comunicación fluido respecto a las diferencias en la perspectiva y criterios de evaluación.
Con respecto a la relación entre psicólogo y población objeto de intervención, se consideran tres posibles estilos de relación: - Directiva: El profesional asume un rol de arriba abajo, es decir, de la parte contratante a la comunidad receptora. El profesional es quien va a definir los objetivos y el papel que va a tener la población, que en este caso, no tiene papel activo, ya que será un mero paciente.
- Implicación mutua: El profesional intenta promover que la comunidad contribuya a la definición de los objetivos y de las estrategias a emplear, es decir, que tenga un papel parecido al del cliente. También la comunidad intenta que los objetivos sean definidos por ella. Cuanta mayor proximidad existan entre ambos, mayor es la probabilidad de que la comunidad consiga un papel activo en la intervención.
- Profesional como recurso: Se promueve un estilo de relación en la que la comunidad, conociendo la capacitación que tiene el profesional, pretende lograr que se siga la dirección propuesta por esa comunidad.
Los aspectos del código ético en la intervención profesional giran en torno a once cuestiones fundamentales (responsabilidad profesional): Responsabilidad, Competencia, Estándares morales y legales, Evitar ofrecer falsas imágenes de sus cualificaciones profesionales, Confidencialidad, Bienestar del cliente, Anuncio de los servicios, Relaciones intra e interprofesionales, Remuneración, Responsabilidad de la organización, Promoción y publicidad Ámbitos de Intervención Psicosocial Tradicionalmente, la Intervención Psicosocial se ha llevado a cabo en los dominios de la PS y sus contextos predilectos han sido el grupo y la comunidad, aunque actualmente también se centran en la interacción entre personas y el medio ambiente físico.
El grupo como escenario de IP En los grupos sociales es donde se da la interacción social y constituyen un apoyo para afrontar las demandas personales y sociales. Cabe definir varios aspectos: Red social: Conjunto de personas o grupos, entrelazadas por uno o varios tipos de relaciones específicas que conforman una determinada estructura organizativa y comunicacional que proporciona a los individuos ayuda, consejo y retroinformación. El énfasis se sitúa en las relaciones entre miembros y en la posición que ocupan, quedando las características personales en un segundo plano.
Apoyo social: Se centra en la influencia de las relaciones sociales (familia, amigos…) sobre la conducta humana, incorporando características personales (habilidades sociales), estructurales (densidad de las red social), funcionales (dominio de los recursos), contextuales (origen y finalidad) y evaluativos (satisfacción). La evaluación se realiza mediante registros objetivos (cuestionarios), donde se incluyen indicadores.
Dos categorías de apoyo social, que suponen que éste se activa en contextos psicosociales diferentes: - Efectos directos  Se entiende que el apoyo social actúa de forma permanente. Por lo tanto está orientado a garantizar el bienestar.
- Efectos amortiguadores o protectores  Se considera que el apoyo social se activa cuando las demandas de la situación lo requieren. Por lo tanto, el apoyo social está constituye una estrategia de afrontamiento de problemas.
Estos recursos se aplican partir de dos tipos de grupos: Grupos de Apoyo  Postulan que compartir experiencias similares contribuyen a incrementar o mejorar la capacidad de afrontamiento. Se forman con miembros que tienen experiencias comunes con un coordinador profesional. Sus efectos beneficiosos son el incremento de la autoestima, el sentimiento de control personal y del sentido de comunidad.
Grupos de autoayuda  Carecen de un coordinador profesional, aunque puede haber profesionales vinculados. Persiguen satisfacer una necesidad común.
Psicología e intervención comunitaria Es preciso distinguir entre las intervenciones de naturaleza psicosocial y las que se realizan desde la perspectiva de la Psicología Comunitaria.
Por comunidad se entiende un grupo poblacional organizado e interrelacionado en el que existe integración generado por las experiencias compartidas. Se da la participación y la comunicación libre, caracterizándose por un sentimiento de pertenencia. Los miembros comparten necesidades, problemas y objetivos colectivos, así como lazos afectivos horizontales y verticales. Están dotadas de una organización institucional. Las comunidades son independientes de la existencia individual de las personas que las componen aspecto que no es compartido por los grupos. Ha llevado a la creación del movimiento comunitario. Las comunidades como ámbito de IP han sido revolucionarias respecto a los experimentos de laboratorio en el pasado.
Depende del lugar geográfico la intervención comunitaria se puede entender de varias maneras; EEUU  modelo de salud alternativo / Latinoamérica  etiología en conflicto social / Europa  crisis de valores.
Así, la intervención comunitaria se puede definir como la movilización de variables psicológicas o dinamización de procesos psicológicos en una comunidad para prevenir y afrontar las necesidades y problemas de esa comunidad. Los objetivos que persigue son: - Prevención de trastornos emocionales-conductuales y promoción de la salud y el bienestar.
- Dotar a los sujetos de instrumentos psicológicos que les permitan desarrollar su capacidad de control, dominio del medio y gestión de los cambios sociales.
- Optimizar las capacidades terapéuticas de las personas para que solucionen ellas mismas sus problemas. La solución a los problemas no siempre está en manos ajenas.
- Disminuir el desfase entre el desarrollo potencial y el desarrollo real, es decir, entre lo que se puede lograr y lo que realmente se logra.
- La opción por la participación. Es necesario que las personas implicadas participen activamente en el control de los elementos que existen en su medio.
En cuanto al análisis del papel que desempeña el medio ambiente en la explicación del comportamiento humano, Barker considera que el ambiente ecológico y la conducta humana no son independientes. La cuestión es saber si diferentes ambientes ecológicos producen distintas conductas i si la existencia de diferencias puede der predicha.
Para este autor hay un concepto nuclear de la Psicología Ecológica, que tiene dos puntos de vista, es el de Escenarios de Conducta:  Son lugares en el espacio y tiempo que interrelaciona propiedades físicas, sociales y culturales que elicita formas de conducta.
Son fenómenos eco-conductuales o patrones limitados de actividades humanas y no humanas controlados por sistemas de fuerzas que mantienen sus actividades en equilibrio semiestable.
Como afirma Gärling y Golledge, muchos de los efectos del ambiente sobre el comportamiento dependen de la propia conducta.
En este ámbito, Wapner apunta que se identifican siete dimensiones al describir el conocimiento psicoambiental orientado a la intervención:  Holismo vs Elementarismo.
 Descripción vs Explicación.
 Análisis teleológico vs Análisis mecanicista.
 Diacronismo (análisis longitudinal) vs Sincronismo (análisis transversal).
 Investigación orientada a la acción vs la Investigación libre de valores.
 Investigación aplicada vs Investigación básica.
 Investigación orientada por el problema vs Investigación orientada por el método.
Es más importante el conocimiento de las consecuencias que el nivel de información sobre los problemas del medio ambiente La evaluación de programas Está orientada al análisis previo a la implementación de los programas, la valoración de sus resultados, estudio de los roles y actividades profesionales. Se basan en criterios ampliamente aceptados por los profesionales. Los tres modelos con más difusión son los siguientes. Tienen en común con su carácter definitorio del planteamiento de la evaluación (Qué va a evaluarse…): Modelo Unidades, Tratamientos, Operaciones y Situaciones de Cronbach (UTOS) La evaluación debe establecer lo que ha de esperarse si se adopta un determinado plan de acción en una cierta serie de situaciones. Lo más importante del modelo es que los elementos sean aplicables a otras situaciones no observadas directamente en el programa. No interesan las explicaciones a largo plazo.
Modelo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Considera la evaluación como un instrumento constructivo para mejorar los programas y los servicios de salud, en un proceso flexible que ha de adaptarse a las circunstancias.
Aquí se diferencia entre los conceptos eficacia (impacto) y eficiencia. Para evaluar la eficiencia se utilizan dos técnicas analíticas que comparan las consecuencias positivas y negativas de las diferentes formas de distribuir los recursos: análisis de costesbeneficios y análisis del coste efectividad.
Modelos basados en criterios estándares Desarrollados para establecer un conjunto de normas que deben cumplir los programas en sus distintas fases para ser consideradas adecuadas en términos de ajuste teórico e instrumental, para mejorar la calidad de la evaluación y proporcionar una guía para su realización. A diferencia de los modelos anteriores, inciden en un mayor desarrollo de principios que deben observarse al evaluar un programa. Los dos más conocidos son los de la Evaluation Research Society (ERS) y los de la Joint Committee on Standars for Educational Evaluation (JCS).
Criterios de la ERS: Articulados en una serie de pasos que pretenden recoger todo el proceso evaluativo que abarcan los programas de intervención: Formulación y negociación / Estructura y diseño / Recogida y preparación de los datos /Descripción e interpretación de los datos / Comunicación de los resultados de la evaluación / Utilización de los resultados para orientar intervenciones futuras Criterios de la JCS: Articulados en torno a cuatro grandes criterios normativos: Normas de utilidad / Normas de viabilidad / Normas de honradez/ Normas de precisión Tipos de objetivos según Palmer Primarios  Propósito principal de un programa. Secundarios  Logros intermedios necesarios para lograr los primarios. Terciarios o Sociales  Difusión del programa y sus logros.
Características fundamentales de un proceso de evaluación - Evaluación externa  La evaluación se realiza por instituciones que no pertenecen directamente al equipo que implementa el programa.
- Vinculación interna  Las personas que llevan a cabo la evaluación están en contacto con los diseñadores del programa.
- Evaluación permanente  Permite corregir errores y ajustar el diseño.
- Seguimiento continuado  Observación de los casos del programa.
Los indicadores deben ser fundamentalmente cuantitativos, contrastables, independientes de las personas que lo evalúan y de la intervención y sensibles.
Capítulo 4 - LAS NECESIDADES Y LOS PROBLEMAS SOCIALES DESDE LA INTERVENCIÓN PSICOSOCIAL Las políticas sociales son programas dirigidos desde la administración pública para hacer frente a las carencias, insuficiencias o lagunas detectadas en un contexto social determinado, es decir, llegar al "mínimo social" a partir del cual una sociedad considera que ha alcanzado determinadas cuotas de bienestar.
La naturaleza psicosocial de las necesidades humanas Las necesidades sociales son producidas históricamente, jerarquizadas socialmente, no reducibles a deseos o simples expectativas, y que en las sociedades industriales de consumo de masas se inscriben contradictoriamente en complejos espacios interrelacionados. El término necesidad implica diversas acepciones que es necesario delimitar y distinguir.
Doyal y Gough  Las entienden como impulsos.
Murray  Pueden considerarse como la fuente de la conducta. Se sirve del término presión para designar un estímulo que mueve a la persona hacia algo. Distingue entre necesidades viscerogénicas, relacionadas con el funcionamiento del organismo, y las psicogénicas, entendidas como cualidades de la personalidad. El medio social y cultural ejerce la mayor influencia sobre las necesidades psicogénicas como de dominio, de autonomía, de agresión, de éxito de relación sexual… Maslow  Considera el impulso como fuerza motivadora de la conducta en su Pirámide de las necesidades. Insistió en el análisis de los afanes humanos de desarrollo, felicidad y satisfacción de la persona. Únicamente si todas las necesidades inferiores están al menos parcialmente satisfechas puede la persona empezar a percibir sus necesidades superiores, es decir, las necesidades de autorealización. MIRAR PIRAMIDE PAG 85 Thompson y Doyal y Gough  Presentan críticas a la pirámide de Maslow: - Rigidez jerárquica de la secuencia temporal de las motivaciones, la cual en ocasiones no es cierta.
- Diferenciar una necesidad de una motivación o un impulso. Verse urgido a actuar de manera determinada no debe confundirse con una justificación empírica o normativa para hacerlo así.
Desde otro posicionamiento cabe entender las necesidades como objetivos: Doyal y Gough  Diferenciar entre las necesidades (needs) y las aspiraciones (wants). Las necesidades son objetivos universalizables (algo que las personas necesitan y deberían tener), mientras que las aspiraciones se consideran objetivos que se derivan de las preferencias individuales y por tanto, son de carácter más personal. Se propone que han de ser considerados necesidades aquellos aspectos cuya no satisfacción dará lugar a graves daños de algún tipo concreto y objetivo.
Cuando los objetivos se refieren a aspiraciones en lugar de necesidades es precisamente porque no se cree que estén ligados en este sentido a los intereses humanos de prevención de daños graves. En palabras de los autores citados, no se trata solo de que uno pueda necesitar algo que no quiera. Es que puede necesitarlo incluso sin saber de su existencia.
Desde otra perspectiva, pueden entenderse las necesidades como expectativas de obtención de determinados servicios sociales. En esta línea, Bradshaw propone cuatro maneras diferentes y complementarias de definir y conocer las necesidades sociales: 1.
Necesidades normativas: Aquellas definidas por administradores o científicos sociales a través del establecimiento de un criterio mínimo, pretendidamente objetivo, acerca de niveles deseables de satisfacción de una necesidad concreta.
2.
Necesidades experimentadas: Se basan en la percepción de una persona o grupo de experimentar una determinada carencia. Se trata de una apreciación subjetiva mediatizada por factores psicológicos y psicosociales particulares.
3.
Necesidades expresadas: Se definen en función de aquello que se entiende por demanda en algún tipo de servicio o a través de canales de mediación social que recogen solicitudes acerca de la necesidad de atender determinadas demandas sociales.
4.
Necesidades comparativas: Se basan en la comparación entre poblaciones o comunidades con distintos niveles de satisfacción de necesidades.
El carácter universal de las necesidades humanas Gran parte de nuestras necesidades son social y culturalmente creadas y evolucionan a través del tiempo y del cambio de valores a la par que evoluciona la sociedad en la que se enmarcan. Nuestra sociedad ha pasado de una perspectiva materialista a una postmaterialista, que se fundamente en la participación, autorrealización y protección ambiental.
Según Blanco, desde la teoría de la motivación, expone que son muy pocas las necesidades que nacen "espontáneamente"; prácticamente sólo las primarias. El resto son necesidades socialmente “creadas” cuya satisfacción no es imperiosa, aunque sí pueda ser normativamente recomendada.
Para que una necesidad humana pueda ser considerada social tan sólo es necesario que sea compartida por conjuntos de ciudadanos. Así pues, al considerar el estudio de las necesidades sociales hay que tomar en consideración cuatro premisas: a) Identificar una necesidad implica utilizar juicios de valor.
b) Una necesidad es percibida por un grupo social determinado dentro de un conjunto de circunstancias concretas.
c) Legitimar una necesidad social implica reconocer que existe una solución para paliarla.
d) Cuando las acciones para cubrir una determinada necesidad producen resultados inadecuados, la persistencia de esa necesidad puede derivar en un problema social.
Existen dos formas principales y complementadas de legitimación de una necesidad social: a) La adquisición de una conciencia cívica sobre ella, cuyo resultado es la génesis de maneras informales de satisfacerla así como de control de esa satisfacción.
b) El reconocimiento legal, como derecho positivo, que genera procedimientos formales y servicios públicos de atención a la necesidad concreta.
El término inglés debunking se refiere al proceso de desenmascarar las pretensiones reales de los grupos sociales que definen un problema o una necesidad social, ahondando tras la propaganda que encubre los auténticos fines del grupo.
Doyal y Gough reconocen este carácter socialmente construido de las necesidades. Sin embargo, en su argumentación rechazan la visión naturalista o utilitarista que reduce necesidades a deseos porque se olvida que las necesidades son producidas socialmente.
Igualmente rechazan la visión relativista e historicista ya que tiende a relativizar su importancia en el sentido de que cada sociedad tiene sus propias necesidades.
Finalmente se rechaza la visión culturalista que mantiene que las necesidades son producidas por grupos concretos que las producen y reproducen, ya que ello llevaría necesariamente a una microsociología de las necesidades que los autores consideran innecesaria.
Doyal y Gough sostienen en su Teoría de las necesidades humanas (ESQUEMA PAG 92), que la forma de satisfacción puede variar se ha generando un consenso sobre necesidades básicas. Así, las necesidades humanas se reconocen como universales que serían las necesidades de salud física y la necesidad de autonomía.
La autonomía es entendida la capacidad de la persona para formular estrategias de acuerdo con sus intereses, y sus intentos para ponerlos en práctica en las actividades que emprenden. Estamos hablando de la agencia o agentividad de las personas, capaces de tomar sus propias decisiones. La autonomía ha de ser entendida bajo dos formas, autonomía como libertad de agencia o de acción y autonomía crítica que conlleva la participación democrática en el proceso político a cualquier nivel. Tres son las variables clave que afectan a los niveles de autonomía personal: 1) El grado de comprensión que una persona tiene de sí misma, de su cultura y de lo que se espera de ella como individuo dentro de la misma.
2) La capacidad psicológica que posee de formular opciones para sí misma (salud mental).
3) Las oportunidades objetivas que le permitan actuar en consecuencia.
Satisfactores  Objetos, actividades y relaciones que satisfacen nuestras necesidades básicas.
Pero entre las necesidades básicas y sus satisfactores aparece unos objetivos de segundo orden que es necesario cumplir con el fin de alcanzar los objetivos de salud y autonomía, son las llamadas necesidades intermedias.
Por último, para que una sociedad evolucione de manera positiva es necesario contemplar cuatro condiciones sociales previas: 1. Ha de producir satisfactores de necesidades suficientes para asegurar niveles mínimos de supervivencia y salud.
2. Debe garantizar un nivel adecuado de reproducción biológica y socialización de la infancia.
3. Tiene que asegurar un sistema de transmisión cultural hacia una proporción suficiente de la población.
4. Es necesario instituir algún sistema de autoridad que garantice un respeto de las reglas que consiga una práctica satisfactoria de estas aptitudes.
La evaluación de necesidades Según Siegel, Attkinson y Cohn, la evaluación de necesidades es un intento de describir y entender las necesidades de un área geográfica o social e implica dos procesos: - Aplicar un conjunto de instrumentos de medida sobre un área previamente definida.
- Aplicar juicios de valor con la finalidad de determinar prioridades para la planificación e implementación de programas o servicios.
Por otra parte, al hablar del propósito de la evaluación de necesidades cabe considerar dos cuestiones:  Los programas de evaluación de necesidades tienen lugar simultáneamente en los servicios objeto de evaluación y en la comunidad donde se localizan estos servicios.
 El análisis de necesidades está inserto dentro del proceso de planificación de una Intervención Psicosocial, el cual incluye: Línea base / Análisis de necesidades / Implantación de intervenciones y programas / Evaluación de resultados (evaluación de programas) / Estudios de impacto social Siguiendo a McKillip, podemos distinguir cinco fases en un programa de evaluación de necesidades: 1.
Identificación de usuarios y usos del análisis de necesidades : Los usuarios del análisis son el cliente. En esta fase es también importante especificar y explicitar la demanda.
2.
Descripción de la población objetivo: Cuanto más podamos perfilar la población objetivo del análisis de necesidades tanto más afinaremos en el resultado final.
Analizan elementos como las características demográficas de la población, la capacidad de los servicios existentes, los clientes de esos servicios… 3.
Identificación de las necesidades: En esta fase se describen los problemas de la población objetivo y sus posibles soluciones. En esta fase, sin embargo, sólo se detectan necesidades. A través del análisis de necesidades pueden identificarse tres tipos de problemas: 4.
▪ De discrepancias  Surgen al evaluar las expectativas con los resultados.
▪ Que afecten a grupos de riesgo.
▪ De mantenimiento  Hace referencia a aquellos grupos cuya calidad de vida empeorará si se retiran o modifican determinados servicios existentes en un momento dado.
Evaluación de necesidades: Aquí es necesario contemplar otros aspectos como el contexto sociopolítico, la voluntad política y la capacidad económica del cliente para asumir los resultados. Las técnicas para medir las necesidades sociales se pueden clasificar en tres grandes categorías:  Estudios basados en entrevistas, encuestas y cuestionarios que poseen un amplio grado de generalización.
 Los procedimientos interactivos, grupales o individuales, agrupa sesiones de torbellino de ideas, dinámicas de grupo, observación participativa… permitiendo una evaluación cualitativa de las mismas y plantear líneas de actuación.
 Indicadores sociales de tipo demográfico y estadístico, así como datos epidemiológicos y asistenciales, permiten realizar inferencias sobre las necesidades.
Para poder establecer de manera fiable cuales son las necesidades de una determinada población puede ser útil considerar los cuatro tipos descritos por Bradshaw Normativas Datos cuantitativos Indicadores de condiciones físico-ambientales y socio-ambientales.
Sentidas Indicadores psicosociales.
Datos cualitativos Vaciado de informes profesionales.
Entrevistas a informantes clave.
Entrevistas a representantes de (experimentadas) Expresadas (manifestadas) Comparativas 5.
Listas de espera, tasas de utilización.
Observación directa con registros apropiados.
colectivos de ciudadanos.
Entrevistas a profesionales receptores de demandas.
Consultas a conocedores del medio objeto de estudio.
Comunicación de resultados: El análisis de necesidades es una actividad iterativa: el ciclo de decisión, recogida de datos y análisis de éstos se repite hasta que los evaluadores consideran que la información adicional que aportarían posteriores evaluaciones no serían útiles.
El problema social como origen y motivo de la Intervención Psicosocial Definiciones de problema social Fuller y Myers  Condición que se establece así por un número considerable de personas, las cuales consideran que se da una desviación de las normas sociales habituales Van der Zanden  Situación que un considerable número de personas juzga desagradable o desfavorable y que, según ellas, existe en su sociedad. Desde esta perspectiva un problema social carece de existencia objetiva; es más bien la población la que atribuye carácter problemático a ciertos hechos o conductas y les asigna un significado desfavorable.
Sullivan  Existe cuando un grupo influyente define una condición social como amenazante para sus valores, afecta a un gran número de personas, y puede ser remediada mediante la acción colectiva.
Una dificultad viene dada con la contraposición entre:  El objetivismo enfatiza el papel de las condiciones amenazantes respecto a la vida y el bienestar, resaltando la posibilidad de identificar los problemas sociales.
 El subjetivismo enfatiza los procesos de interpretación de una situación como elementos determinantes en la experiencia de un problema social. Para que exista un problema social es preciso pues que un cierto número de personas lo definan como tal, es decir, que consideren una determinada situación como perjudicial, desagradable o injusta.
Características de los problemas sociales Características que permiten identificar la existencia de un problema social: - Debe existir un consenso entre los miembros de una sociedad sobre el problema - Debe ser posible identificar a los grupos sociales que defienden la existencia de un problema social.
- Los valores sociales son imprescindibles para determinar por qué la sociedad define un problema como social.
- Los problemas sociales poseen una identificación distinta de los problemas personales.
- La solución de los problemas sociales requiere intervenciones de naturaleza colectiva.
- Los problemas sociales poseen un referente objetivo, o al menos objetivable La categorización de Sullivan y Thompson sobre los tipos problemas sociales:  Afectan a instituciones sociales (p.e., familia, salud, poder político...).
 Relacionados con la desigualdad social (p.e., pobreza, discriminación...).
 Comportamientos desviados (p.e., delincuencia, drogadicción...).
 Cambios del mundo físico y social (p.e., problemas urbanos, crecimiento poblacional, condiciones ambientales…) El proceso de legitimación de los problemas sociales Merton y Nisbet distinguen dos tipos de problemas sociales: Manifiestos  Les corresponde una intervención adecuada para su solución.
Latentes  Es necesario identificarlos y, posteriormente, corresponderá una acción preventiva sobre ellos, para evitar que acaben constituyéndose en problemas de hecho.
Blumer divide el proceso del problema social en cinco fases que englobados en tres momentos: 1r  Fase de emergencia y definición 2n  Fase de legitimación del problema social 3r  Fases de movilización para la acción, plan de actuación e implementación.
De manera análoga, Spector y Kitsuse describen cuatro fases que recogen las principales etapas de su legitimación y reconocimiento social: a) Agitación b) Legitimación y coactuación c) Burocratización y reacción d) Reemergencia del movimiento A partir de la redefinición de los problemas sociales atendiendo al concepto de estrés, la explicación de la respuesta comunitaria ante una situación problemática nos permite integrar el proceso de definición de un problema social y las estrategias para su afrontamiento en función de cuatro etapas: 1.
Turbulencia: Identificación de una situación peligrosa por parte de un colectivo que considera unas condiciones sociales como injustas, ofensivas o indeseables y que expresa su descontento y estimula controversias. El objetivo es convencer a otros grupos sociales que el problema social existe, y comenzar a preparar acciones dirigidas a las causas del problema. Se dedican grandes esfuerzos para convertir los problemas privados en problemas públicos. La transición a la segunda fase se hará si se desarrolla una conciencia pública y un alto grado de visibilidad del debate social.
2.
Afrontamiento inicial: Interacción de los afectados con las redes sociales e institucionales. Los principales agentes sociales reconocen al grupo de presión y sus reivindicaciones. En este caso pueden distinguirse dos momentos del proceso: ▪ Legitimación: Por el mero hecho de reconocer un problema, las agencias oficiales se encuentran ante la necesidad de buscar soluciones al respecto. Se pasa de ser ilegal a ser crítico del sistema.
▪ Coactuación: Cuando la gestión del problema y de sus posibles soluciones es absorbida por la oficialidad.
El reconocimiento oficial de las protestas y la implicación de las agencias oficiales, da lugar a investigaciones con el propósito de atender las reclamaciones de los grupos de presión. Pueden diluirse las reivindicaciones o bien puede generarse un conjunto de medidas institucionales que permitan la supervivencia de las demandas.
En este momento es cuando suele producirse atribuciones causales centradas en los afectados. También es característico la aparición de sentimientos de indefensión y de pérdida de control al adquirir un mayor protagonismo las redes institucionales.
3.
Frustración: El problema es asumido por una agencia gubernamental, que al convertido en uno de tantos, sale minimizado. Ahora, el problema deja de ser "el más importante" para pasar a ser simplemente uno más dentro de las competencias gubernamentales. Normalmente las agencias oficiales van a dejar de preocuparse de los afectados.
La frustración que caracteriza la tercera fase se produce como resultado del fracaso de las redes de apoyo social e institucional en la comprensión de la situación y en la solución de los problemas.
4.
Organización comunitaria: Se produce como resultado del fracaso, dando lugar a la búsqueda de soluciones colectivas. Aparecen así cuatro posibles alternativas: ▪ Puede ser que el grupo de presión original rechace la forma de actuación de las instituciones oficiales.
▪ Puede ser que los promotores iniciales del movimiento sean sustituidos por los verdaderos afectados.
▪ Puede ser que las acciones promovidas por los organismos oficiales entren en conflicto con los valores de otros grupos, generando así nuevas fuentes de problemas sociales. Algunos autores han recurrido al término iatrogénesis, utilizado para describir los efectos negativos de la actuación médica, para referirse a cuando una intervención genera más problemas que soluciones.
▪ Dos caminos: O bien se produce el desarrollo de grupos más reducidos que pretenderán buscar soluciones eficaces para los afectados; o bien se irán creando pequeños grupos que puedan solucionar aspectos parciales del problema.
Los representantes de los poderes públicos no siempre afrontan la solución de los problemas, hay ocasiones en que prefieren seguir estrategias de obstaculización, confusión o freno a la evolución resolutiva de esos problemas. Entre las estrategias se encuentra la tendencia a culpar a la víctima, según la cual la responsabilidad del problema recaería sobre las propias víctimas afectadas por el mismo, y por otro, el intento de oscurecer o confundir el problema desviando la atención de sus raíces sociales y medicalizándolo.
El estudio de los problemas sociales El estudio de los problemas sociales puede agruparse en tres orientaciones generales: (Sullivan y Thompson) ▪ Orientación funcionalista: Considera la sociedad constituida a partir de elementos interdependientes que generan un sistema equilibrado y integrado, altamente resistente al cambio. El problema social se identifica cuando un cambio social es suficientemente significativo para alterar el balance de estabilidad que los subsistemas han logrado y dificultar la eficiencia del sistema social en la consecución de sus objetivos, generándose entonces prácticas sociales disfuncionales.
▪ Orientación del conflicto: Considera que la confrontación es el motor de la sociedad debido a que grupos sociales intentan lograr el control de los recursos. Existe un problema social cuando un grupo de personas, cuyos intereses y necesidades se atienden insuficientemente, se moviliza con el fin de resolver lo que perciben como una desventaja social.
▪ Orientación interaccionista: Enfatiza el consenso como fundamento de la sociedad.
La búsqueda de consenso a través de la interacción social es lo que permite la construcción de la sociedad. El problema social es una construcción que tiene lugar a partir de una condición social que es definida como amenazante, estigmatizante o disruptiva para las expectativas sociales de un grupo determinado.
Se diferencian seis perspectivas o posicionamientos distintos a la hora de estudiar los problemas sociales, y son: ▪ Patología Social: Se aplica el modelo organicista a lo social y se considera que las personas o las situaciones se convertían en problemas sociales cuando interferían el funcionamiento normal de la sociedad. Esta interferencia constituía una enfermedad o patología social. Tuvo su apogeo entre los años 1890 y 1910.
▪ Desorganización social: Considera la sociedad como sistema, formada por partes integradas entre sí. El problema social aparece ante la descoordinación de partes de ese sistema. Las reglas no sólo van a definir las diferentes partes de la sociedad, sino que también van a definir cómo se van a interrelacionar dichas partes entre sí.
El concepto de grupo primario como grupo mantenedor de las reglas sociales de Cooley, el problema de la falta de reglas de Thomas y Znaniecki, y el concepto de laguna cultural o desfase entre las distintas partes de un sistema en evolución, entre la denominada cultura material (tecnología) y la no material (cultura, ideas, valores) que propuso Ogbum, son tres de las principales contribuciones teóricas a esta perspectiva.
▪ Desviación social: Hace su aparición paralelamente al surgimiento de la Escuela de la Universidad de Harvard, centrado en la estructura social y la Escuela de Chicago, centrada en procesos sociales.
Para los primeros, el concepto de anomia desarrollado por Durkheim determina que esta carencia de normas tiene una sede de manifestaciones entre las que se halla el surgimiento de comportamientos desviados. Así, el comportamiento desviado tiene una clara relación con las condiciones estructurales y organizacionales de la sociedad. Para los segundos, Sutheland considera que la desorganización social es un importante factor de desviación social de forma que los sujetos "aprenden" a ser delincuentes por asociación con patrones de conducta desviada, en otras palabras, a través de la llamada asociación diferencial.
▪ Etiquetado social: El énfasis se sitúa aquí en la definición social de la desviación.
Así, la perspectiva del etiquetado se centra más en los procesos que en la estructura social, más en lo subjetivo que en lo objetivo, más en las relaciones que en las causas de la desviación.
▪ Conflicto de valores: Recoge la tradición sociológica marxista y su descripción de la de la lucha de clases, o la perspectiva de Simmel con su análisis del conflicto como forma de interacción social, forma parte inherente de los procesos sociales.
▪ Teoría de la burocracia: Afirma que la organización burocrática es un instrumento privilegiado que ha modelado la política, la economía y la tecnología modernas.
Sin embargo Merton ha caracterizado la «personalidad burocrática» como rígida.
Por otra parte, el conformismo burocrático conlleva falta de eficacia ante los problemas, llegando a generar disfunciones en la propia organización El estudio de un problema determinado puede realizarse desde uno o varios niveles de análisis, en función de su propia naturaleza y de los propósitos y limitaciones de la investigación. Así, encontramos los siguientes modelos: • Modelos psicobiológicos y evolucionistas: Su unidad de análisis es el individuo en cuanto especie y dirigen sus explicaciones hacia los fundamentos sociobiológicos y evolutivos del comportamiento. La naturaleza de estas explicaciones reduce las posibilidades de intervención a actuaciones orientadas a la comprensión del fenómeno.
• Modelos psicológicos (personológicos, conductuales y cognitivos): Orientan sus explicaciones hacia contingencias individuales, aunque enfatizando la importancia de las características de personalidad y de los procesos de aprendizaje y cognitivos, los factores motivacionales y las diferencias individuales. Las intervenciones que se derivan pretenden incidir sobre la toma de decisiones individuales y las motivaciones que se supone subyacen a la conducta problema (p.e. consumos de drogas).
• Modelos psicosociales: Teorías sobre los procesos interpersonales e intragrupales.
En este nivel se situarían las explicaciones de la participación ambiental atendiendo a la influencia de la exposición al riesgo y de características individuales sobre la percepción de deterioro ambiental.
▪ Modelos sociopsicológicos: Enfatizan la influencia sobre la génesis, comprensión y tratamiento de los problemas sociales de los mecanismos de socialización y comunicación social y atribuyen un papel central al conjunto de creencias culturalmente transmitidas, a los valores, actitudes, representaciones sociales y a las ideologías.
Centrándonos en el ámbito de las intervenciones psicosociales podemos considerar, siguiendo a Prilletensky, que las acciones frente a un problema social pueden desarrollarse desde cuatro orientaciones: ▪ Orientación tradicional: Íntimamente ligada al modelo clínico, se sustenta en la consideración de los problemas en términos de déficit personal y por lo tanto, trata de compensar estos déficits incrementando los recursos personales de afrontamiento.
• Orientación potenciadora: Atribuye la existencia de problemas sociales a situaciones de riesgo, propugna actuaciones orientadas hacia los grupos de riesgo para prevenir el desarrollo de dichos problemas.
• Orientación postmodema: Basada en consideraciones construccionistas, enfatiza el papel de los mecanismos interpretativos de la realidad, por lo que las intervenciones están dirigidas a modificar variables sociocognitivas relacionadas con la interpretación del problema, como percepción de riesgo o creencias sobre la salud.
En definitiva se trata de cambiar la forma en que los miembros de un grupo social construyen y representan un problema con el propósito de cambiar la forma en que se enfrentan a dicho problema.
• Orientación emancipatoria: Atribuye los problemas sociales a falta de información o a circunstancias de opresión y de conflicto interpersonal e intergrupal, por lo que las intervenciones sociales deben orientarse hacia la modificación de estas condiciones.
Capítulo 5 FELICIDAD, BIENESTAR Y CALIDAD DE VIDA DESDE LA PSICOLOGÍA SOCIAL.
A la hora de definir conceptos como felicidad, bienestar y calidad de vida, existen señalando algunos elementos que actúan de factor común entre los distintos conceptos o los distintos autores y que pueden servir de guía para una visión comprehensiva del tema: ▪ Fundamental la dimensión subjetiva del tema, lo cual tiene importantes consecuencias a nivel teórico y métrico.
▪ Existe un relativo consenso al distinguir dos facetas de la felicidad, los aspectos emocionales (bienestar subjetivo, estados de ánimo) y aspectos cognitivovalorativos (satisfacción con la vida, calidad de vida).
▪ Aparece una distinción en la consideración de la felicidad como rasgo o como estado. Aparecen dos teorías acerca de la felicidad, por un lado la teoría que considera que un estado general de felicidad se consigue a través de estados de felicidad parciales o situacionales (teoría de abajo-arriba o bottom-up) y por otro de la teoría que preconiza que es precisamente un sentimiento general de felicidad el que hace leer positivamente las diversas situaciones y avatares de la vida (teoría de arriba-abajo o top-down).
Bienestar subjetivo y bienestar social Inglehart  El concepto principal es el de bienestar subjetivo. La satisfacción con la vida es una afirmación cognitiva y la felicidad es un estado emocional.
Bradbum  Estudio del bienestar subjetivo, con su modelo basado en afecto positivo y afecto negativo, basado en una escala para medir el bienestar emocional (o subjetivo) y sus conclusiones fueron que estos dos tipos de estados eran independientes. Hipotetizó que la felicidad es un sentimiento, un juicio global como resultado del balance entre afectos positivos y afectos negativos. Así, el bienestar subjetivo debe entenderse como el diferencial existente entre el afecto positivo y el negativo. Para tener una vida mejor es pues tan necesario reducir el afecto negativo como aumentar el afecto positivo. Se deben tener en cuenta la frecuencia y la intensidad, parece que cuando más frecuentemente se experimenta un tipo de afecto tanto menos frecuentemente se experimenta el otro. Así pues, el concepto de felicidad enfatiza la experiencia emocional placentera.
El bienestar social (social weIl-being) se refiere al orden social para promover la satisfacción de las necesidades individuales que son compartidas, así como de las necesidades pluripersonales. Es considerado como una realidad externa, referida a condiciones y circunstancias objetivas de una realidad social concreta y definido a partir de unos mínimos considerados indispensables de condiciones de vida. Generalmente el concepto utilizado en este ámbito es el de nivel de vida. Existe otra línea que intenta analizar el bienestar desde la perspectiva de la persona inserta en un determinado contexto-social. En esta línea, Keyes entiende el bienestar social como la valoración de las circunstancias y funcionamiento de uno en sociedad, y vincula el bienestar social y la salud. A partir de aquí plantea cinco posibles dimensiones de este concepto: Integración social: Grado en el cual la gente siente que tiene algo en común con aquellos que comparten su realidad social, que pertenecen a su comunidad.
Aceptación social: Capacidad de la persona en aceptar su sociedad a partir de las características del resto entendida como categoría global. Sería la perspectiva social de la autoaceptación.
Contribución social: Evaluación del valor social de uno mismo. Incluye la creencia de que uno es un miembro vital de la sociedad.
Actualización social: Evaluación del potencial de la sociedad. Se basa en la creencia en la evolución de la sociedad a partir de las personas y las instituciones.
Coherencia social: Se refiere a la percepción de la calidad, organización y funcionamiento del mundo social e incluye el tema del conocimiento sobre este mundo.
Así, la gente sana no solo cuida el mundo en el que vive sino que siente que puede entender que es lo que está pasando a su alrededor.
Larson relaciona bienestar subjetivo y bienestar social (salud social)  Dimensión del bienestar de un individuo que se relaciona con cómo esta persona se porta bien con el resto, cómo la otra gente reacciona hacia él y cómo él interactúa con las instituciones sociales. ESQUEMA PAG 114 Distingue dos grandes categorías de medida para la salud social: 1. Medidas de «ajuste social», relacionadas con: ▪ El estudio de la satisfacción con las relaciones sociales, midiendo felicidad y bienestar afectivo general (Subjetivo) ▪ El desempeño de roles sociales relacionado con roles específicos y valoración de su desempeño (Objetivo) ▪ La salud social ha sido definida en términos de ajuste a un entorno, es decir, existe cuando un organismo se está ajustando exitosamente con su entorno.
2. Medidas de «soporte social», analizadas a través de: ▪ Número de contactos sociales (Objetivo) ▪ Satisfacción (calidad percibida) con los contactos sociales (Subjetivo) Los términos ajuste social y soporte social parecen ser aceptados por la mayor parte de los investigadores que se ocupan del bienestar social desde esta perspectiva psicosocial.
Otros planteamientos relacionan salud mental y bienestar con disposiciones y características del medio social. Entre las propuestas más originales se encuentra el Modelo Vitamínico de Warr.
El bienestar psicológico individual (en directa relación con la salud mental) depende de la presencia y nivel alcanzado por nueve variables del entorno social: Oportunidades de control del entorno / Oportunidades para el uso de las capacidades individuales / Objetivos generados externamente / Variedad de alternativas / Claridad ambiental / Disponibilidad de recursos económicos / Seguridad física / Oportunidad para establecer contactos interpersonales / Valoración de la posición social.
Estas variables están presentes en diferentes niveles en el entorno social y, aunque su ausencia comporte efectos negativos para el bienestar, su presencia destacada no proporcionan necesariamente un aumento del bienestar. En este punto, Warr retorna la idea de relación no lineal entre niveles vitamínicos y salud propia del modelo médico.
En efecto, aunque un déficit de vitaminas C o E en el organismo repercute negativamente en la salud y su incremento progresivo mejora el estado general, alcanzado un determinado nivel, incrementos significativos de estas vitaminas no implican incrementos significativos en la salud. Por otra parte, si bien el déficit de vitaminas A o D repercute negativamente, a partir de un determinado nivel, un incremento de estas vitaminas tiene efectos tóxicos para el organismo.
Satisfacción vital y Calidad de vida Desde una perspectiva psicosocial, calidad de vida desde una óptica subjetiva es entendido como "una medida compuesta de bienestar físico, mental y social, tal y como lo percibe cada persona y cada grupo, y de felicidad, satisfacción y recompensa. Las medidas pueden referirse a la satisfacción global. (Levy y Anderson). Este sentimiento de satisfacción suele analizarse en diferentes dominios de la vida de las personas, y por ejemplo, la propuesta de la O.C.D.E. en 1973 recoge los ocho siguientes: Salud / Desarrollo individual por medio de la educación / Empleo y calidad de vida laboral / Tiempo y tiempo libre / Capacidad de obtención de bienes y servicios / Medio físico / Seguridad personal y administración de la justicia / Oportunidades y participación sociales.
La percepción y evaluación personales de los aspectos vitales son los principales determinantes de la calidad de vida. En esta línea Campbell, Converse y Rodgers diseñan un modelo de relaciones entre las condiciones objetivas del entorno y el nivel de satisfacción.
No hemos de olvidar que la calidad de vida tiene, además de la dimensión psicológica demostrada, un esencial componente psicosocial. Así, la calidad de vida se relaciona con el nivel de satisfacción que a una persona le proporcionan sus condiciones de vida cuando las compara. La comparación social es pues uno de los principios psicosociales clave. La calidad de vida es constructo dinámico  Tendemos a buscar un equilibrio entre nuestras necesidades o aspiraciones, capacidades (percibidas) y requerimientos del entorno. Por otra parte, los estudios de calidad de vida muestran una baja correlación entre condiciones de vida objetivas y satisfacción subjetiva de estas condiciones (Glatzer y Mohr): ▪ Las personas valoran sus mejoras individuales en contraste con el grupo social que para ellas es relevante. No valoran las mejoras de condiciones propias independientemente.
▪ Las personas están bajo presión social para suprimir los sentimientos de insatisfacción.
▪ Las expectativas personales y sociales generalmente tienden a ajustarse a las posibilidades que ofrecen las circunstancias.
▪ La expresión de la insatisfacción está culturalmente aprendida y, por lo tanto, hasta cierto punto es independiente de la experiencia que esté viviendo la persona o la colectividad.
▪ Aquellos que viven bajo condiciones favorables están más inclinados a abrirse hacia nuevos estándares de valores y, por ello, están más inclinados a expresar críticas e insatisfacciones.
Se dan diferentes estándares individuales de contrastación, en situaciones sociales comparables, al variar los niveles de satisfacción.
▪ Los mismos Glatzer y Mohr, analizan los procesos subyacentes a la relación entre condiciones materiales y evaluación de las mismas. Estos autores proponen la siguiente tabla de doble entrada: Buenas condiciones Malas condiciones Evaluación positiva Evaluación negativa BIENESTAR DISONANCIA ADAPTACIÓN DEPRIVACIÓN En los casos que se da discrepancia (disonancia y adaptación), se pone de manifiesto los mecanismos de búsqueda de ajuste de Levi y Anderson, los cuales entienden la calidad de vida en términos de ajuste entre entorno, características de la persona y sus necesidades y expectativas, lo cual implica que la calidad de vida depende del grado de discrepancias percibido entre estos elementos.
Éste es también el punto fundamental de la Teoría de las Discrepancias Múltiples de Michalos. Integra distintas teorías psicosociales. El grado de felicidad, satisfacción o bienestar subjetivo se da función de siete discrepancias fundamentales: - Entre lo que uno tiene y lo que desea.
- Entre lo que uno tiene y lo que tienen otras personas significativas.
- Entre lo que uno tiene ahora y lo mejor que ha tenido en el pasado.
- Entre lo que uno tiene y lo que hace tres años esperaba tener ahora.
- Entre lo que uno tiene ahora y lo que espera tener en el futuro (dentro de 5 años).
- Entre lo que uno tiene y lo que cree que merece.
- Entre lo que uno tiene y lo que necesita.
ESQUEMA PAG 123 Para Michalos todas las discrepancias percibidas, excepto las que se dan entre lo que uno tiene y lo que desea, son funciones lineales positivas de discrepancias objetivamente mesurables, que también tienen un efecto directo sobre la satisfacción y las acciones. La Teoría de las Discrepancias Múltiples se completa con los siguientes postulados: a) La búsqueda y conservación de la satisfacción motivan la acción humana.
b) Ésta, así como las satisfacciones y las discrepancias están condicionados por variables como la edad, el género, el nivel de instrucción, el grupo étnico, los ingresos, la autoestima y el apoyo social.
c) Las discrepancias objetivamente mesurables son funciones lineales de la acción humana y los condicionantes.
El reencuentro con el concepto de Felicidad La Teoría del Flujo de Csikszentmihalyi postula que el bienestar o la felicidad se basan en la capacidad de organizar y controlar nuestra conciencia con relación a nuestras experiencias vitales para dirigidas hacia estados positivos buscando "experiencias óptimas". Estos estados se basan en el concepto de flujo. Una actividad será placentera cuando el reto que supone está ajustado al nivel de habilidades de la persona. Así, la experiencia placentera de flujo se producirá a través de la concentración intensa en una tarea que mantiene equilibrados el reto y las habilidades personales. Cuando no se da tal equilibrio, si la actividad es demasiado fácil se produce aburrimiento y si es demasiado difícil, ansiedad. La capacidad para obtener estas experiencias desarrolla la creatividad de la persona, convirtiéndola en más compleja y en más capaz de proponerse nuevas metas y obtener más experiencias de flujo.
Modelos teóricos sobre la felicidad y el bienestar subjetivo Existen teorías de abajo-arriba (bottom-up) que entienden la felicidad como resultado de la suma de muchos pequeños placeres o colección de momentos felices, lo que determina la felicidad como rasgo personal y las teorías de arriba abajo (top-down) entienden que uno disfruta de placeres porque es feliz y posee una propensión global a experimentar las cosas de forma positiva, lo que determina la felicidad como estado transitorio subjetivo.
Sin embargo, Costa y McCrae formulan una teoría, sosteniendo que existen unos rasgos estables de personalidad, en especial extroversión y neuroticismo, que son causa previa y de los cuales dependen tanto la medición de la felicidad.
Teorías finalistas  La felicidad se logra al alcanzar determinados estados objetivos, metas o satisfacción de necesidades VS Teorías de la actividad. Existe un amplio acuerdo en que la satisfacción de las necesidades, metas y deseos está relacionada con la felicidad.
Dentro de esta línea de consecución de objetivos y deseos, algunos teóricos plantean el Enfoque del plan de vida, entendiendo que la felicidad depende de la continua satisfacción del "plan de vida" de cada uno, de su ambición personal o proyecto personal.
Por otro lado, para las teorías de la actividad, la felicidad surge del comportamiento más que de un estado o hito logrado. La formulación que más claramente recoge esta idea es la Teoría de Flujo de Csikszentmihalyi. Ambas posiciones teóricas, finalistas y de actividad, aunque aparentemente contrapuestas, no son incompatibles sino que pueden ser integradas. Ambos planteamientos deben entenderse como complementados.
Otra divergencia entre posicionamientos acerca de la felicidad es la que corresponde a teorías cognitivas frente a teorías emocionales. Las teorías cognitivas se hallan dividas en dos grupos: Teorías asociacionistas: Se basan en principios de memoria (desarrollar una red rica en asociaciones positivas y otra más limitada con las negativas), propiamente cognitivos (atribuir los hechos buenos a factores internos y estables), o de condicionamiento (evocación clásicamente condicionada de afecto, según la cual serían más felices quienes tuvieran experiencias afectivas muy positivas asociadas con muchos estímulos cotidianos).
Teorías de juicio: Postulan la felicidad como el resultado positivo de comparar las propias condiciones con determinados estándares. Son las más abundantes y se suelen clasificar por el tipo de estándar utilizado o bien por las reglas para calcular la comparación. Entre las más destacables se hallan las siguientes: ▪ Teoría de la comparación social de Festinger: Comparación con otras personas acerca de distintos ámbitos de la felicidad.
▪ Teoría de la comparación social descendente: Permitiría mejorar la felicidad al compararse con personas menos afortunadas (Wills) ▪ Teoría del nivel de aspiración (Lewin): Defiende que la felicidad depende de la diferencia entre lo deseado y lo conseguido por uno mismo.
▪ Teoría del nivel de adaptación: Mantiene que la persona se compara con los estados de gratificación o estimulación que viene recibiendo en el pasado y a los cuales se va adaptando, de modo que sólo le satisfarán los nuevos cambios a mejor, cambios a los que después se acabará también acostumbrando y que le llevarán de nuevo a buscar aspiraciones superiores.
▪ Teoría del alcance-frecuencia de Parducci: Indica que cada persona calcula un punto de alcance medio para comparar con él los nuevos hechos, de modo que la comparación resultará más fácilmente ventajosa cuanto más negativamente desviado se halle ese punto.
▪ Teoría de las discrepancias múltiples de Michalos.
Felicidad y personalidad Emmons y Diener analizan los correlatos de personalidad asociados a las tres dimensiones del bienestar subjetivo: afecto positivo, afecto negativo, y satisfacción con la vida. Relacionan el componente sociabilidad con el afecto positivo mientras que el componente impulsividad se asocia con el afecto negativo. Por su parte, Costa y McCrae muestran cómo la extroversión correlaciona con el afecto positivo mientras que el neuroticismo se relaciona con la infelicidad. Los autores sugieren que la extraversión y el neuroticismo son dos dimensiones básicas de la personalidad que conducen al afecto positivo y al afecto negativo, respectivamente.
En esta misma línea, Emmons y Diener (1985) generan tres perfiles de personas: ▪ ▪ ▪ Aquellas en las que predominan afectos positivos se caracterizan por ser extravertidas (sociables pero no impulsivos), activos, entusiastas, tendentes a estilos de interacción autocrático-administrativo.
Personas con bajos afectos positivos. Las personas con predominio de afectos negativos tienden a ser emocionalmente reactivas, interpersonalmente sensitivas, tensas, preocupadas, impulsivas, agresivas y desconfiadas en sus interacciones con los demás, bajas en autoestima y con bajo locus de control.
El perfil de las personas satisfechas con sus vidas las caracteriza como: efusivas y sociables, activas, con una visión positiva de si mismas, tendentes a no estar ansiosas o críticas con los demás en sus relaciones interpersonales.
Así, la satisfacción con la vida parece implicar una cierta combinación de competencias interpersonales y estados internos (sociabilidad y autoestima). Así, una elevada autoestima y un alto nivel de satisfacción con uno mismo son importantes predictores de felicidad.
Felicidad e interacción social Palisi (1985), en su Teoría del determinismo urbano, presenta información acerca de la relación que puede establecerse entre la interacción social y el bienestar subjetivo dentro del contexto de los entornos urbanos. Esta teoría parte de la consideración de que, en los entornos urbanos, la participación en asociaciones voluntarias formales se debe a una pérdida o dificultad de establecer relaciones sociales primarias o espontáneas. Cuando la función que ejercen las relaciones con los parientes o amigos no es satisfactoria, la gente busca un asociacionismo formal. Así, un implícito en la teoría determinista es que la participación social informal con familia o parientes inmediatos está inversamente relacionada con la participación en asociaciones voluntarias formales. Esta teoría parte de los siguientes presupuestos: 1 . La interacción con los parientes o la pareja está inversamente relacionada con la interacción con los amigos.
2. La implicación en asociaciones voluntarias formales está inversamente relacionada con las relaciones informales con parientes o con la pareja.
3. La implicación con un extenso número y tipos de relaciones sociales está inversamente relacionado con el bienestar psicosocial.
Por otra parte, esta teoría recoge la idea de que la gente tiene un límite en cuanto a su "energía social" y su sociabilidad. Así, la participación en demasiados grupos sociales puede producir sobreestrés en detrimento del bienestar subjetivo.
En contraposición con la anterior, la Teoría de la interacción complementaria, destaca la capacidad limitada de las personas para mantener e implicarse en múltiples grupos y actividades sociales, llegando a postular lo contrario, es decir, que la implicación en asociaciones voluntarias o con parientes y amigos potencia el bienestar (Fischer, 1982; Phillips, 1967,1969, y otros). Esta teoría asume que: 1. La implicación en asociaciones voluntarias formales se relaciona positivamente con las interacciones informales con parientes o con la pareja.
2. La interacción con parientes o con la pareja se relaciona positivamente con la interacción con los amigos.
3. La implicación en un extenso número y tipos de relaciones sociales se relaciona positivamente con el bienestar psicosocial.
Para concluir, las diversas investigaciones sobre felicidad, bienestar subjetivo o satisfacción vital, aún a pesar de sus divergencias y limitaciones, muestran una serie de factores que se relacionan claramente con una vivencia de felicidad elevada. Los más destacados son: tener buena salud física y mental, mucha energía y resistencia psicológica; poseer asertividad social y buenos atributos de empatía (sin que sea relevante la inteligencia); tender a una personalidad extrovertida y abierta a la experiencia; tender a creencias de control interno; la autoestima y la visión positiva de la vida; los estados de ánimo positivos y el pensamiento positivo; la presencia y calidad de lazos íntimos (amor) y de una buena red de apoyo social; la satisfacción laboral y con el ocio; los ingresos económico elevados (al menos hasta un cierto umbral); y la participación en interacciones sociales exitosas así como en organizaciones de voluntariado.
Implicaciones para la Intervención Psicosocial.
El objetivo último de toda Intervención Psicosocial, en tanto que ejercicio profesional del psicólogo social aplicado, es la satisfacción de las necesidades sociales y, consiguientemente, la mejora del bienestar y de la calidad de vida de las personas, grupos o comunidades implicadas en la intervención.
...