Tema 15 (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Criminología y Políticas Públicas de Prevención + Derecho - 1º curso
Asignatura Psicologia i Psicopatologia
Año del apunte 2017
Páginas 7
Fecha de subida 23/09/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Tema 15: Atracción interpersonal 1. Introducción Sabemos que el hombre requiere relacionarse con otros hombres, la necesidad de ser queridos ocupa un lugar importante en la pirámide de motivaciones. Pero la realidad indica que nos relacionamos más frecuentemente con unas personas que con otras y que apreciamos a unas más que a otras. En el presente tema intentaremos dar respuesta, de forma resumida, a las siguientes preguntas: ¿Qué hace que apreciemos a otras personas?, ¿Por qué apreciamos a ciertas personas? y, finalmente, ¿Qué ocurre en un tipo especial de atracción interpersonal, como sería la pareja amorosa? Hemos de hacer notar que siempre que hay afecto hay atracción, pero no siempre que hay atracción hay afecto. Es decir, puede haber atracción (interesada) sin afecto. El tema que nos ocupa hace relación a la atracción con afecto. 2. Factores que favorecen la atracción Al intentar responder qué fenómenos hacen que apreciemos a otras personas tenemos que remitirnos al resultado de numerosa investigación en psicología social que indica el efecto de diversas variables. Las más importantes son las siguientes: 2.1. Proximidad física (geográfica) Es la variable más importante, avalada por muchos estudios. A mayor proximidad mayor probabilidad de atracción. (Basta mirar a nuestro alrededor y observar las relaciones interpersonales para comprobar lo anterior). Pero la proximidad no es una variable directa, sino que facilita la intervención de variables que sí son directamente relevantes: a) La proximidad facilita la frecuencia de interacción y, por tanto, la posibilidad de atracción (obviamente también podría facilitar el rechazo). b) Existe un fenómeno conocido como anticipación de la relación que favorece la atracción. Cuando vamos a interaccionar por primera vez con alguien nos es más útil que la nueva persona nos caiga bien que mal. Normalmente vamos predispuestos a que las nuevas personas con las que tenemos que interactuar nos caigan bien (vecinos, compañeros de curso, etc.). c) La exposición repetida de un estímulo acostumbra a aumentar su atractivo (los saben muy bien los publicistas, en un disco concreto nos gustan más las canciones que hemos escuchado más veces, esculturas que no gustaban acaban gustando e, incluso, nosotros mismos nos gustamos más en el espejo que en fotos). Dicho fenómeno también funciona con las personas, cuanto más las vemos mayor probabilidad de atracción. Si bien lo anterior es cierto, la exposición repetida puede tener otros efectos. Si los primeros contactos han implicado percepción negativa, la repetición no aumenta la atracción. 2.2. Atractivo físico El atractivo físico es una variable muy poderosa en general. Es especialmente importante en los primeros momentos de la relación (posteriormente disminuye su efecto). La experimentación es concluyente. En general, las parejas amorosas se forman entre personas con atractivo similar (Las pocas excepciones de personas atractivas ligadas sentimentalmente a personas menos atractivas se explicaría por ciertas virtudes compensatorias de las menos atractivas: prestigio, talento, dinero, etc.). Queremos destacar dos hechos importantes sobre el tema: a) Los patrones atractivos son diversos entre culturas y cambiantes dentro de una misma cultura. No existe el mismo patrón de belleza física en una tribu primitiva o en el mundo occidental. Dentro del mundo occidental y respecto a la mujer no se tiene el mismo patrón de belleza en estos momentos (donde prima la delgadez) que en los años cuarenta del siglo XX (donde se valoraban las personas con más peso. Anécdota: el diseño de la botella de Coca-Cola está basado en el patrón cultural de belleza femenina de la época). b) La percepción de atractivo físico también depende de los sentimientos hacia las personas. Una relación de amistad puede hacer que personas que en un primer momento no resulten físicamente atractivas sí lo sean posteriormente (esto estaría ligado a la variable de exposición continuada explicada anteriormente). 2.3. Semejanza Otro factor muy relevante en la atracción interpersonal es la semejanza. La creencia de la complementariedad es solo un mito, ya que toda la documentación científica indica que la gente se une por afinidad. Cuanto mayor semejanza exista (gustos, aficiones, etc.) mayor probabilidad de atracción interpersonal. Esta premisa sirve para aspectos sociales (nivel económico, estatus, etc.), para aspectos psicológicos (de inteligencia y, fundamentalmente, de actitudes sociales) y físicos (belleza física). Respecto a la importancia de la semejanza existiría una clara excepción. En la atracción de pareja sexual, la semejanza en personalidad es menos relevante que la de otras variables. La semejanza en personalidad no es muy determinante en la formación de parejas amorosas. También hay una excepción de la excepción, ya que existe un rasgo de personalidad que sí exige semejanza para que la convivencia sea estable, nos referimos al rasgo de necesidad de estimulación. 2.4. Competencia (capacidad de resolver problemas) La percepción de competencia aumenta el atractivo. Aquellas personas que son contempladas como con gran capacidad para resolver problemas tienden a generar mayor atracción. 2.5. Afecto recíproco Finalmente, y en general, la percepción de caer bien a otra persona hace que dicha persona también nos caiga bien. Esta premisa es cierta si la percepción de que uno cae bien a otro es de forma sincera. Si es percibida como atracción interesada no funciona, al contrario, puede generar rechazo. 3. Teorías explicativas Al intentar dar respuesta al por qué nos gustan las personas que queremos nos encontraríamos con diferentes aproximaciones explicativas. Repasemos las más relevantes: 3.1. Teoría del reforzamiento Algunos teóricos manifiestan que la explicación más parsimoniosa sobre la atracción interpersonal estaría basada en el aprendizaje asociativo, tanto en el condicionamiento clásico como, fundamentalmente, en el instrumental. a) Si cualquier comportamiento de aproximación a una persona determinada implica bienestar (presencia de estimulación positiva o ausencia de estimulación aversiva) dicha conducta quedará reforzada (positivamente o negativamente) y tenderá a mantenerse. b) Las personas que administran reforzamientos atraen a otras personas y se convierten, por condicionamiento clásico, en reforzadores condicionados (a veces generalizados, madre, etc.). c) Por condicionamiento clásico, también seriamos atraídos por personas presentes en situaciones de reforzamiento. Esta teoría podría ayudar a explicar el papel relevante que juegan la proximidad (permite más frecuencia y rapidez de reforzamientos), el atractivo físico (con personas atractivas también nosotros somos atractivos), la competencia (las personas competentes eliminan situaciones presuntamente negativas y favorecen la positivas) y la semejanza (cuantos más gustos compartidos mayor probabilidad de placer y menor probabilidad de conflictos, de estimulación negativa). 3.2. Teoría del intercambio social Esta teoría presupone que toda interacción interpersonal implica tanto estimulación positiva como negativa. El balance entre recompensas y castigos hará que seamos atraídos o no por otra persona. Si el balance es positivo se produciría atracción, por el contrario, si fuera negativo primaría el rechazo. 3.3. Teoría de la equidad Ciertos autores consideran que lo más relevante en la atracción interpersonal sería la relación equitativa que se produciría. Si una persona percibe que otra es justa con ella y le da aquello que merece sentirá atracción hacia ella. La relación equitativa es básica para la explicación del amor de larga duración. 3.4. Teoría de la ganancia-pérdida La teoría de la ganancia-pérdida presupone que la atracción no es constante en el tiempo ya que se disiparía (igual que la felicidad). Aumentará siempre que observemos cambios de interés de la otra persona sobre nosotros. Si percibimos aumento de interés de otra persona sobre la nuestra, entonces la atracción de dicha persona aumentará. Por el contrario, si detectamos que cierta persona disminuye el interés hacia nosotros la atracción hacía ella se reduce. Nota importante: Repasando las cuatro aproximaciones es fácil deducir que no son antagónicas, más bien estas teorías serían complementarias. 4. El amor y la relación de pareja Hemos distinguido entre atracción y afecto (no toda atracción implica afecto pero todo afecto implica atracción) pero tendríamos más dificultades para distinguir entre afecto y amor. De todas formas, nos referiremos al amor como un sentimiento que implica relaciones de afecto muy intensas. El concepto amor es bastante amplio e implica relaciones interpersonales muy estrechas pero que a su vez son cualitativamente diferentes. El sentimiento de amor puede producirse entre amigos íntimos (sin contacto sexual), entre miembros de la familia (padres, hijos, hermanos) o entre parejas amorosas (con relaciones sexuales). A pesar de las diferencias cualitativas entre estas situaciones, existirían ciertos elementos comunes que se darían en todas ellas: Comprensión mutua (empatía), Apoyo recíproco (conducta de ayuda) y Bienestar con la presencia del otro (percepción emocional positiva). El amor entre parejas sexuales, si bien comparte lo anterior, tiene unas características propias muy determinantes. Los psicólogos sociales hablan de dos tipos de amor en la relación de pareja: el apasionado y el compañero. a) El amor apasionado (o romántico) es definido como un estado de intensa absorción conductual de una persona hacía otro acompañado de una alta excitación fisiológica percibida como placentera. Este tipo de amor se caracteriza por: - Deseo sexual y excitación emocional con percepción placentera 
 - Deseo de exclusividad 
 - Fascinación por el ser amado 
En general dichas características hacen que se de una absorción conductual mutua. 
El amor apasionado también puede implicar importante estimulación aversiva (dolor, angustia, celos, etc.). A su vez, la desaparición de dicha estimulación negativa puede fomentar dicho amor por reforzamiento negativo (las reconciliaciones son muy reforzantes: eliminación de malestar) y por reforzamiento positivo (placer ligado a la reconciliación). 
 b) El amor compañero hace referencia a las relaciones a largo plazo de una pareja amorosa una vez que ha desaparecido el amor romántico. Salvo en excepciones, el amor romántico se disipa con el tiempo (no la capacidad de dicho amor, ya que el cambio de pareja favorece su afloramiento, efecto “Coulidge”). Las relaciones de pareja a largo plazo pueden ser muy variadas, desde muy gratificantes a aversivas, y pueden implicar o no separación. La teoría del intercambio social (“minimax”: balance entre estimulación positiva y negativa) explicaría la mayoría de dichas relaciones interpersonales. De todas formas, existen tres de factores, perfectamente determinados, que hacen más probable una relación gratificante y, por tanto, duradera. Los más importantes son los siguientes: - Confianza: Hace referencia a la intimidad sincera, al hecho de fomentar la comunicación entre la pareja. A mayor confianza mayor gratificación. - Equidad: El compartir tanto los beneficios como los costes de la relación favorece la estabilidad a largo plazo. A mayor reciprocidad mejor la relación. - Afinidad: La semejanza disminuye la probabilidad de conflictos y, por tanto, favorece la relación. El mito de la complementariedad no funciona. A pesar de la desaparición del amor romántico, las relaciones sexuales juegan un importante papel en la estabilidad de la pareja a largo plazo. La sexualidad puede conjugar e implicar elementos de las tres variables que favorecen la estabilidad: confianza, equidad y afinidad. c) Actualmente hay mucha investigación sobre los mediadores biológicos en ambos tipos de relaciones de pareja. Entre otros conocimientos, hay evidencia del importante papel que juega la dopamina (neurotransmisor) en el amor romántico y la oxitocina (hormona) en una relación de pareja a largo plazo. Objetivos específicos del Tema 15 El estudiante tendría que ser capaz de: 1. Identificar las variables más relevantes que fomentan la atracción interpersonal. 2. Reconocer las aproximaciones explicativas más actuales sobre la atracción interpersonal. 
 3. Identificar los elementos comunes y diferenciales entre las personas muy queridas y por la pareja sentimental. 
 4. Describir las características principales del amor apasionado. 
 5. Señalar los factores que favorecen una relación de pareja sentimental gratificante a largo plazo. 
 6. Describir algunos mediadores biológicos implicados en el amor romántico y en la relación de pareja a largo plazo. 
 ...

Comprar Previsualizar