Práctica 1 (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Periodismo - 4º curso
Asignatura Comunicación y Estudios de Género
Año del apunte 2017
Páginas 2
Fecha de subida 13/06/2017
Descargas 3
Subido por

Vista previa del texto

Apellidos, Nombre: Salcedo Rodríguez, Iria Fecha: 16/02/2017 Práctica Núm: 1 Tema: Inferioridad de las mujeres respecto a los hombres según Schopenhauer.
Descripción: Este texto es una breve reflexión sobre la misoginia en la filosofía occidental a partir de la cita de Schopenhauer “Las mujeres son criaturas de cabellos e ideas cortas”.
“Las mujeres son criaturas de cabellos largos e ideas cortas” (A.
Schopenhauer) “Las mujeres son criaturas de cabellos largos e ideas cortas” es una cita del filósofo Arthur Schopenhauer (1788-1860). Podemos encontrarla en su obra “El amor, las mujeres y la muerte”. De hecho, este autor es conocido por su rampante misoginia, ya que gran parte de su obra es un ataque a las mujeres. Las considera seres inferiores a los hombres por ser más sensibles al sufrimiento ajeno, lo que Schopenhauer denomina “juicio obnubilado”.
En su libro “De las mujeres” (1851), el filósofo llega a la conclusión de que la realización de las mujeres debe pasar por el sufrimiento del parto y la sumisión al marido.
"Las mujeres encajan directamente como niñeras y profesoras de nuestra temprana infancia por el hecho de que ellas mismas son infantiles, frívolas y cortas de miras; en una palabra, ellas son niños grandes durante toda su vida - un tipo de estadio intermedio entre la niñez y el hombre plenamente crecido, que es el hombre en el sentido estricto de la palabra" (p.311).
Para este autor, la mujer no razona y es más débil que el hombre. Además, carece de inteligencia, por lo que no puede apreciar las bellas artes, la literatura, el cine… Además, Schopenhauer otorga un papel de sumisión a las mujeres frente a la dominación del hombre: “Las mujeres no tienen el sentimiento ni la inteligencia de la música, así como tampoco de la poesía y las artes plásticas. En ellas todo es pura imitación, puro pretexto, pura afectación explotada por su deseo de agradar. Son incapaces de tomar parte con desinterés en nada, sea lo que fuere, y he aquí la razón: el hombre se esfuerza en todo por dominar directamente, ya por la inteligencia, ya por la fuerza; la mujer, por el contrario, siempre y en todas partes, está reducida a una dominación en absoluto indirecta, es decir, no tiene poder sino por medio del hombre; sólo sobre él ejerce una influencia inmediata” (El amor, las mujeres y la muerte, p.75).
He escogido la cita “Las mujeres son criaturas de cabellos largos e ideas cortas” por el impacto que me ha causado. Tras leer muchas otras, desde autores de la Grecia Clásica hasta filósofos contemporáneos, esta es la que más me ha sorprendido. Es muy breve y he tenido que leer más sobre el pensador y algunos fragmentos de sus obras, para conocer el porqué Schopenhauer tenía esta concepción del sexo femenino. El filósofo presenta a la mujer como un ser muy simple, que carece de inteligencia y no presenta ningún valor. Incluso, justifica su existencia con su capacidad reproductora.
Tras revisar varias biografías de este autor, he comprobado que esta infravaloración se relaciona con los menosprecios de su madre y el rechazo sistemático de varias mujeres de las que Schopenhauer se enamoró. Bajo mi punto de vista, esta explicación no es una respuesta válida. Es decir, puede que la concepción del autor sobre las mujeres esté manchada de experiencias personales que han reforzado premisas negativas sobre el género femenino, como que son seres que únicamente se guían por sus emociones. Por tanto, estas contingencias personales pueden haber condicionado su sistema de valores y haberle generado ciertos prejuicios. Sin embargo, más allá de las vivencias de Schopenhauer y de su postura concreta, podemos ver una lista de filósofos que han silenciado la presencia de la mujer o la han presentado por debajo del hombre, como Aristóteles, Nietzsche, Kant, Rousseau...
Así, autores que han sido considerados como las mentes más brillantes de la historia han colaborado en la sumisión de la mujer.
Por ello, y aunque no justifique de ningún modo esta vertiente misógina de la filosofía occidental, debemos tener en cuenta que la historia de nuestra cultura recae en dos grandes fuentes: la filosofía griega y la religión cristiana. Ambas potenciaban la discriminación al género femenino, dejándolo en una posición inferior al masculino, siguiendo la jerarquía del patriarcado y sometiendo a una dominación a las mujeres. A ello se suma la tardía llegada del reconocimiento de sus derechos. Siguiendo estas líneas, los filósofos más importantes de la cultura occidental han contribuido a la creación de estereotipos y prejuicios hacia las mujeres que, aun hoy, continúan entre nosotros.
...