Tema 12: La Responsabilidad Extracontractual (2013)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho Civil II
Año del apunte 2013
Páginas 5
Fecha de subida 17/10/2014
Descargas 6

Vista previa del texto

Marcos  Sauquet  Trías         Responsabilidad  extracontractual   Derecho  Civil  II  –  Tema  12     Tema  12:  La  responsabilidad  extracontractual   Concepto  y  ámbito   Las  obligaciones  nacen  de  la  ley,  del  contrato,  del  cuasi  contrato  y  del  ilícito  civil  y   penal.   Cuando   alguien   conoce   un   ilícito   fuera   del   contrato   la   ley   nos   impone   una   obligación  civil,  es  otra  fuente  de  obligaciones.   El   derecho   civil   la   obligación   que   impone   es   reparar   el   daño   causado.   El   deudor   es   aquél   que   ha   causado   el   daño   (también   denominado   agente)   y   el   acreedor   la   víctima  del  mismo.     El   código   civil   únicamente   regula   la   responsabilidad   extracontractual,   de   gran   importancia   en   nuestro   día,   en   los   artículos   1.902   a   1.910.   Sin   embargo   el   único   que   habla   de   la   responsabilidad   extracontractual   en   general   es   el   1.902,   los   demás   son  supuestos  especiales.       Responsabilidad  contractual  y  extracontractual   Estamos  ante  situaciones  en  las  cuales  entre  la  victima  y  el  autor  no  existe  relación   contractual  alguna,  no  se  puede  imputar  el  daño  a  un  contrato.     Presupuestos  de  la  responsabilidad   El   1.902   nos   indica   los   tres   elementos   fundamentales   de   la   responsabilidad   extracontractual:   • Culpa  o  dolo   • Daño   • Nexo  causal:  acción  u  omisión     Los   elementos   prácticamente   son   los   mismos   que   los   del   incumplimiento   contractual.     La  acción  u  omisión   Se   sigue   una   responsabilidad   atendiendo   a   criterios   subjetivos.   Únicamente   se   responderá  cuando  se  haya  cometido  el  daño  mediante  culpa  o  dolo.  Sin  embargo   en  esta  materia  en  muchos  casos  se  objetiviza  el  sistema,  esto  sucede  cuando  la  ley   hace  responsable  a  un  sujeto  aunque  no  haya  actuado  culposamente.  Esto  se  debe   a  que  sino  algunas  víctimas  se  quedarían  sin  indemnizar  si  no  fuese  así.  Ejemplo:   casos  nucleares     A   la   hora   de   construir   este   concepto   es   muy   importante,   dada   la   brevedad   del   artículo,    observar  la  evolución  jurisprudencial.  Ésta  nos  indica  dos  elementos  muy   interesantes  que  se  reconducen  a  un  endurecimiento  o  rigor  en  cuanto  al  requisito   de  la  culpa,  facilitándole  la  indemnización  a  la  víctima:     • Inversión   de   la   carga   de   la   prueba   [presunción   iuris   tantum   de   culpa]:   cuando  se  ha  causado  un  daño  extracontractual  no  corresponde  a  la  víctima     106   Marcos  Sauquet  Trías         Responsabilidad  extracontractual   Derecho  Civil  II  –  Tema  12     • probar   la   culpa   del   agente   sino   que   corresponde   al   agente   probar   su   inocencia.   Es   mucho   más   fácil   técnicamente   que   una   persona   pruebe   su   propia   diligencia   que   no   que   trate   de   probar   la   culpa   del   otro.   Esto   es   aplicable   a   todos   los   casos   de   responsabilidad   extracontractual   menos   al   caso  de  la  responsabilidad  extracontractual  de  los  profesionales  que  sucede   cuando  un  profesional  actúa  y  produce  daños  extracontractuales.     Esta  línea  fue  cuestionada  ante  el  TC  por  la  aparición  de  la  constitución  y  su   artículo   24   con   la   máxima   de   la   presunción   de   inocencia.   Sin   embargo   el   Tribunal  no  resolvió  a  favor  argumentando  que  la  presunción  de  inocencia   protegida   constitucionalmente   hace   referencia   al   derecho   de   carácter   sancionador  (penal  o  sancionador  administrativo).     Desmitificación   de   los   reglamentos   como   “excusa”:   Hay   ciertos   daños   causados   por   la   actividad   de   las   empresas   (vertidos,   humos,   ruidos…)   en   que   la   empresa,   con   el   objetivo   de   probar   su   diligencia,   argumentaba   que   había  cumplido  a  raja  tabla  los  reglamentos  que  regulaban  esa  actividad.  La   jurisprudencia   dice   que   los   reglamentos   y   licencias   es   una   cosa   que   la   empresa  está  obligada  a  obtener  y  cumplir  con  el  objetivo  de  poder  realizar   su  actividad.  La  finalidad  de  los  mismos  no  es  reparar  los  daños  causados   sino  obtener  los  permisos  necesarios  para  la  actividad.  Además,  no  le  basto   con   indicar   que   seguir   reglamentos   no   era   tener   la   diligencia   debida   sino   que  además  indico  que  de  percatarse  el  empresario  que  a  pesar  de  seguir  la   normativa   el   daño   se   sigue   causando   éste   tiene   la   obligación   de   realizar   los   ajustes  necesarios  para  dejar  de  causarlo.     El  daño   El   daño   es   un   concepto   que   ya   hemos   visto.   Puede   ser   tanto   patrimonial   (incluyendo  el  daño  emergente  y  lucro  cesante)  como  extrapatrimonial.  Dentro  de   este   último   encontramos   el   pretium  doloris   que   consiste   en   una   indemnización   por   el  daño  producido  y  el  pretium  affectionis  que  consiste  en  una  indemnización  por  la   muerte   o   accidente   grave   que   causa   invalidez   de   una   persona   próxima   (cónyuge,   padres,  hijos…).     El  daño  se  rige  por  cuatro  principios:     • Esencialidad:   Siempre   que   estemos   en   derecho   privado   es   necesario   que   exista  daño  para  hablar  de  responsabilidad.       • Indemnidad   o   principio   de   reparación   integral:   en   materia   extracontractual  hay  que  reparar  todo  el  daño  causado.  Aquí  no  juegan  los   artículos   1.103   y   1.107   que   hablan   de   la   moderación   de   la   responsabilidad,   de  la  previsibilidad  o  imprevisibilidad  del  daño.  El  1902  cierra  las  puertas   indicando  que  se  repara  todo  el  daño  causado  independientemente  de  si  se   ha   actuado   con   dolo   o   culpa…   Sin   embargo,   alguna   sentencia   rompe   el   principio  jurisprudencial  mayoritario.       • Deber  de  mitigación:  la  víctima  tiene  el  deber  de  mitigar  el  daño.         107   Marcos  Sauquet  Trías         Responsabilidad  extracontractual   Derecho  Civil  II  –  Tema  12     •   Discrecionalidad   judicial:   Es   el   juez   el   que   cuantifica   la   obligación.   Para   homogeneizar  las  decisiones  de  los  jueces  en  casos  parecidos  el  legislador   elaboró   unos   baremos.   Sin   embargo   los   jueces   se   opusieron   pues   no   se   puede   indexar   las   partes   del   cuerpo   de   una   manera   objetiva   sino   que   se   debe   tener   en   cuenta   muchos   elementos   adicionales   del   caso   concreto.   Se   presentó   ante   el   TC   que   resolvió   diciendo   que   los   baremos   no   son   imperativos   para   el   juez   sino   que   tienen   un   carácter   meramente   orientador.   Por   norma   general   la   pérdida   de   una   parte   del   cuerpo   se   valorará   en   función   del   peso   ponderado   por   su   localización,   valorándose   el   quilo   perdido  en  veinte  mil  euros.  Las  normas  de  ponderación  por  localización  y   función   las   encontramos   en   la   Ley   de   Desmembramientos   Humanos   3/1998.     La  causalidad   Se  debe  diferenciar  en  si  hay  causa  única  o  concausalidad.       La  concausalidad  hace  referencia  a  que  hay  varias  causas  que  crean  el  daño.  Dentro   de  la  concausalidad  bien  seleccionan  una  causa  fundamental  que  produjo  el  daño   (se   denomina   teoría   de   la   causalidad   sine   qua   non   o   causalidad   adecuada)   bien   atribuye  el  daño  a  diversas  causas  ponderando  cada  una  de  ellas,  dándoles  pesos   distintos  a  cada  uno  (teoría  eficiente).     La  acción  de  responsabilidad   Legitimación  y  ejercicio   Únicamente   está   legitimado   para   reclamar   indemnización   la   víctima.   Asimismo   podrán   reclamar   los   herederos,   pero   únicamente   los   daños   transmisibles   no   personalísimos  (los  patrimoniales).  Cabe  dar  la  misma  respuesta  en  el  supuesto  en   que   la   víctima   no   reclame   la   indemnización   y   tenga   acreedores   que   quieran   ejercitar  la  acción  subrogatoria.       El  plazo  señalado  por  el  Cc  para  ejercer  la  acción  de  responsabilidad  es  1  año.  Sin   embargo,  es  un  plazo  de  prescripción  por  lo  que  se  puede  interrumpir.  Este  plazo   se  empieza  a  computar  (dies  a  quo)  a  partir  del  momento  en  que  la  víctima  puede   interponer   la   acción.   Esto   significa   fundamentalmente   que   sabe   quién   le   ha   causado   el   daño.   En   cualquier   caso   es   un   plazo   muy   breve   por   lo   que   la   jurisprudencia   ha   hecho   todo   tipo   de   trampas   para   proteger   a   la   víctima:   bien   retrasar  el  dies  a  quo  como  pueda  bien  suponiendo  la  prescripción  del  mismo.   Cabe  destacar  que  el  CcC  en  el  121  –  21  nos  indica  que  el  plazo  es  de  3  años.     En   la   práctica   encontramos   otros   problemas   fundamentados   en   los   daños   continuados  y  los  sobrevenidos.     • Son   daños   continuados   o   duraderos   en   el   tiempo   porque   la   causa   que   los   provoca   no   desaparece   ni   va   a   desaparecer.   En   estos   casos   cuando   tu   interpones  una  demanda  puedes  solicitar  los  daños  anteriores  así  como  una     108   Marcos  Sauquet  Trías         Responsabilidad  extracontractual   Derecho  Civil  II  –  Tema  12     compensación  por  los  daños  futuros  previsibles.  De  no  haber  esto  se  tendría   que  interponer  una  demanda  cada  año.     • Los   daños   sobrevenidos   aparecen   con   posterioridad   provocados   por   una   causa   que   ya   desapareció.   Ya   se   te   resarcieron   los   daños   del   accidente   y,   posteriormente,  surge  otro  daño  que  no  se  sabía  que  existía.  En  este  caso  se   puede   volver   a   interponer   una   nueva   demanda   sobre   los   daños   sobrevenidos,  sobre  estos  no  recae  cosa  juzgada.       El  resarcimiento  del  daño   En  nuestro  derecho  se  resarce  a  la  víctima  mediante  una  indemnización  por  daños   y  perjuicios.       La   indemnización   es   una   deuda   pecuniaria   cuya   cuantificación   no   tiene   porque   efectuarse  en  la  sentencia  sino  que  puede  realizarse  en  la  ejecución  de  la  misma.   Es   una   deuda   de   valor/ilíquida   que   no   está   cuantificada   en   el   momento   de   su   origen  sino  que  deberá  ser  realizado  por  el  juez.   Es  una  deuda  no  personalísima  salvo  en  los  daños  extrapatrimoniales.     Es   una   deuda   solidaria.   De   ser   varios   los   que   causaron   el   daño   son   todos   condenados  solidariamente.   Es  una  deuda  renunciable.     Es  una  deuda  asegurable.                                                 P.D.   La   Ley   de   Desmembramientos   Humanos   OBVIAMENTE   no   existe.   Si   has   sido   tan  estúpido  como  para  creértelo  ruego  que  olvides  el  párrafo  entero.         109   Marcos  Sauquet  Trías       Índice  T12     Responsabilidad  extracontractual   Derecho  Civil  II  –  Tema  12     Tema  12:  La  responsabilidad  extracontractual  .....................................................  106   Concepto  y  ámbito  ....................................................................................................................  106   Responsabilidad  contractual  y  extracontractual  ...........................................................  106   Presupuestos  de  la  responsabilidad  ...................................................................................  106   La  acción  u  omisión  ...............................................................................................................................  106   El  daño  .........................................................................................................................................................  107   La  causalidad  ............................................................................................................................................  108   La  acción  de  responsabilidad  ................................................................................................  108   Legitimación  y  ejercicio  .......................................................................................................................  108   El  resarcimiento  del  daño  ...................................................................................................................  109         110   ...