La Reforma (parte 2) (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Historia moderna
Año del apunte 2014
Páginas 5
Fecha de subida 17/11/2014
Descargas 16
Subido por

Descripción

Profesor E. Escartín

Vista previa del texto

- Las oraciones, el culto y los sacramentos son otros tantos medios de rendir homenaje, de adorar la omnipotencia divina, de manifestar nuestro confiado abandono, de vivir mejor la vida de la fe.
- Así pues, la forma de la Iglesia no es indiferente puesto que está querida por Dios. Y Calvino la precisa en su obra.
- Si bien no existe el sacerdocio, en el sentido católico del término, si existen los ministerios, dones del Espíritu Santo, cuatro según Calvino. Organización muy fuerte que contrasta con la diversidad de las iglesias luteranas.
- Los sacramentos son instituidos por Dios para dar al fiel la fuerza de perseverar en la fe y la confianza en su elección, manifestada ya por el don de aquella.
- Son algo más que una simple conmemoración (más cerca de Lutero que de Zwinglio), pero no actúan más que si la fe está presente en el corazón del fiel (al revés de la doctrina católica, en la que actúan por su propia fuerza).
- No admite más que dos: el bautismo, que nos es dado por Dios, y la comunión, dada como alimento espiritual.
- Si Lutero se asoció a una reforma de la doctrina, el calvinismo fue sentido como su perfeccionamiento, como su consumación consecuente en una auténtica reforma de la vida.
- Calvino habría sabido dotar al protestantismo, en su segunda etapa, de una disciplina eclesiástica clara, de un culto ordenado y un modelo eficaz de iglesia capaz de dar réplica al renovado catolicismo de la Contrarreforma.
Expansión del calvinismo - El calvinismo se extendió en medio de graves convulsiones políticas, en las que tuvo no poca responsabilidad.
En muchos casos necesitó de la violencia para incrustarse entre las iglesias luterana, católica y anglicana, bien asentadas ya a mediados del XVI.
- Éxito debido al ser una doctrina lógica y armoniosa, que ofrecía un tipo de iglesia dinámica que respondía a las necesidades de orden y encuadramiento de la mayor parte de los fieles.
- Francia y Países Bajos:  Propagación precoz y éxito rápido.
 Evangelismo (hacia 1540) se encuentra desorientado. Carácter germánico y estadista del luteranismo, la adustez del sacramentarismo y los excesos de los anabaptistas frenaban los progresos de la Reforma.
 Mayoría católica obliga al Estado a perseguir a los herejes, y se hacía sentir la ausencia de una Iglesia fuerte y organizada.
 A todos los que eran cautivados por las nuevas ideas, Calvino les daba lo que deseaban.
 Organizadas y apoyadas desde el exterior, las iglesias reformadas de estos países, a pesar de las persecuciones, progresan rápidamente en pocos años.
- Islas Británicas: estuvo a punto de triunfar después de la muerte de Enrique VIII y bajo la regencia de María de Guisa en Escocia. Anglicanismo.
- Europa central y oriental:  El calvinismo chocaba con las iglesias luteranas establecidas por los príncipes.
 La única manera de fundar una iglesia calvinista era por medio de la conversión de los soberanos.
 Así, al adoptar el calvinismo, Federico III (1559) hace de su Estado renano un nuevo centro de difusión de la doctrina.
 Catecismo de Heidelberg (1563) se convierte en la segunda mitad de siglo en el texto de referencia del calvinismo europeo.
 Al tiempo, es adoptado por la iglesia de Holanda, las iglesias suizas después de la muerte de Calvino y, luego, por los Estados alemanes, que se alinean, por voluntad de sus soberanos, junto al calvinismo (Nassau en 1578 y Bremen en 1580).
 La influencia calvinista se manifiesta, igualmente y al mismo tiempo, contra el catolicismo y el luteranismo, en Hungría, Bohemia y Polonia.
El cisma inglés. Anglicanismo - Ofrece el ejemplo de una reforma querida y dirigida por el príncipe (Enrique VIII), que, a pesar de su carácter artificial original, se mantiene hasta la época contemporánea, sin duda porque respondía a una necesidad.
- El drama de conciencia de Enrique VIII (1509-1547) fue decisivo en el inicio de la ruptura con Roma.
- 1525 el rey se encontró con que no era razonable esperar descendencia masculina de su mujer, Catalina de Aragón (1485-1536). Sólo una hija y cinco nacimientos malogrados avalaron su aprensión de vivir en pecado con la que había sido su cuñada (mujer de su hermano Arturo). Castigo de Dios.
- Además la casa Tudor había ascendido al poder muy recientemente (1485), tras la Guerra civil de las Dos Rosas y necesitaba un heredero para asegurar la continuidad dinástica.
 Intenta anular su matrimonio con Caterina (nieta Reyes Católicos) y casarse de nuevo. El proceso de nulidad, impulsado por el canciller Thomás Wolsey, fue avocado por Clemente VII a Roma en 1529 y ralentizado por los intereses diplomáticos de Carlos V, sobrino de Catalina. Entonces el rey decidió romper con la jurisdicción de Roma.
- 1533, Thomas Cranmer, el nuevo primado de Canterbury, declaró nulo el matrimonio del rey y válido el contraído con Ana Bolena, ya embarazada.
- 1534, el Parlamento aprueba las grandes leyes cismáticas con Roma, y entre ellas el Acta de Supremacía: el rey sería ‘’la única cabeza suprema de la Iglesia de Inglaterra’’.
- La ruptura, política que no religiosa, contó con el amplio respaldo parlamentario pero también con la oposición de algunos católicos (encarcelamientos y algunas ejecuciones como la de Tomás Moro, ex Canceller y notable humanista).
- Supresión de conventos, monasterios y incautación de bienes eclesiásticos puso en manos del rey enormes propiedades, con la que generó una clientela nobiliaria y eclesiástica agradecida. Pero también provocó el descontento del campesinado, que resultó problemático en el Norte pero que sufrió una gran represión.
- Enrique VIII, con apoyo del Parlamento, reguló la doctrina y la liturgia de la iglesia inglesa con gran prudencia y una calculada ambigüedad.
- Aunque rebelde a Roma, siguió siendo antiprotestante, como se había manifestado en su Afirmación de los siete sacramentos (1521) contra Lutero, que le había valido de León X el título de Defensor de la Fe.
- Aun así con el tiempo, aunque esencialmente católico, hace algunos cambios propios de la Reforma: supremacía de la Escritura, liturgia en inglés, celibato sacerdotal voluntario, reprobación de indulgencias y reliquias… Y se echa atrás más tarde en algunas medidas (ex: celibato obligatorio) - Con todo, en estos años se fue difundiendo el uso de la Biblia en inglés, acompañada de un Homiliario de carácter reformista de Cranmer.
- El breve reinado de un menor, Eduardo VI (1547-1553), permitió a los elementos más claramente protestantes, encabezados por Cranmer, avanzar, esta vez sí, en el sentido de la auténtica Reforma doctrinal.
- Se combinaron formulaciones luteranas y zwinglianas junto con elementos todavía católicos. Pero lo que el pueblo pudo percibir, como en todas partes, fueron los cambios litúrgicos que conllevaban: - La misa dejó de contener la idea de sacrificio y de presencia real de Cristo: los altares se sustituyeron por simples mesas de madera.
- Liturgia volvió al inglés.
- Cobra más importancia la Palabra (predicación, rezo y canto de salmos).
- Desaparece la misa diaria, los vasos litúrgicos y otros objetos sagrados fueron incautados.
- Se abolieron las fundaciones de misas.
- Obispos y presbíteros mitigaron su condición sagrada: pudieron volver a casarse.
- Solo se reconocen dos sacramentos, Bautismo y Cena: los rituales del matrimonio, de difuntos, de ordenación perdieron su antiguo esplendor.
- Lo mismo que con Enrique VIII, los cambios se introdujeron como obligación uniforme para todos.
- Pero un nuevo cambio en el trono alteró radicalmente la evolución de la iglesia en Inglaterra, pero también por poco tiempo. María Tudor (1553-1558), hija de Catalina de Aragón, casada con Felipe II de España, pretendió la restauración del catolicismo.
- Para ello se ayudó del episcopado más moderado que había promovido su padre (canciller Gardiner; obispo de Canterbury Reginald Pole).
- El Parlamento no planteó problema y derogó la legislación anterior. Paulo III les absolvió del cisma y reconoció las secularizaciones que se habían producido.
- No obstante, aunque le aconsejaron prudencia, quizás en un exceso de celo religioso, purificando el reino, procede a quemar 273 herejes, entre los que se contaba Thomas Cranmer. Como finalmente triunfó la Reforma, la reina pasó a la historia inglesa como ‘’Bloody Mary’’.
- Si, hasta entonces, el pueblo inglés había asociado la causa protestante al expolio de las iglesias, a la irreverencia y a la anarquía religiosa, ahora comenzó a verla como modelo de virtud y de resistencia nacional frente a la tiranía papista.
- El largo reinado de Isabel I (1558-1603) permitió la afirmación paulatina del ‘’anglicanismo’’ como una variante de la Reforma protestante.
- Se restablecen las medidas llevadas a cabo en años anteriores (Acta de Supremacía, por ejemplo), y es vuelta a excomulgar por Pío V.
- Aumenta la presión sobre los católicos, aunque la mayoría opta por hacer compatible su fe y su fidelidad política.
- Los disidentes que pedían una profundización de la Reforma, una purificación del anglicanismo (‘’puritanos’’), fueron también estrechamente vigilados y perseguidos (y muchos se exiliaron a las Américas).
- En 1603 la ‘’Iglesia Católica de Inglaterra’’ mantenía un credo básicamente católico salvo en lo referente a la eclesiología, lo que explicaba el fluido retorno de anglicanos al catolicismo durante los siglos XIX y XX.
Reforma Católica. La ‘’Contrarreforma’’ - Reacción al problema protestante. Pero también hay una reforma católica que pretende ir al fondo del problema. La Iglesia pretende solucionar el problema y recuperar la unidad  Concilio de Trento (1545-1563).
- La Reforma Católica, frente a las otras reformas cristianas, se caracteriza por su unidad y su universalidad, siguiendo siempre el modelo establecido y definido en Trento, aun con particularidades propias de cada país.
Movimientos previos - Las iglesias de las penínsulas hispánica e itálica se adelantaron a otras en sus iniciativas reformistas.
- Reyes Católicos seleccionaron obispos cultos y piadosos, como Cisneros, modelo de obispo reformista: maestro y pastor cercano a sus fieles, preocupado por la formación de sus sacerdotes.
- Funda la Universidad de Alcalá (1509), en un ambiente más humanista y erasmista, con su gran empresa de la Biblia Políglota.
- Atenta supervisión de un instrumento de control religioso fundamental: la Inquisición real (1478): ejercitada en la persecución de la oculta herejía de los conversos, cuando ‘’alumbrados’’ y erasmistas supusieron algún peligro fueron fácilmente acallados.
- Siguiendo la tradición de las cofradías, pequeños grupos de laicos y eclesiásticos destacaron por el vigor con que vivían su cristianismo en la práctica de la devoción (misa y oración diarias, confesión y comunión al menos mensual) y de la caridad (atención de enfermos incurables, de pobres, de huérfanos…).
- De entre todas, la fundación más original y más relevante fue la promovida por el hidalgo guipuzcoano Íñigo de Loyola (1491-1556). Con un pequeño grupo de universitarios, dio el primer paso para fundar en 1540 la Compañía de Jesús, cuyo fin era militar ‘’para mayor gloria de Dios’’ bajo las órdenes del Papa.
- Éxito gracias al diseño de una congregación novedosa, en primer lugar, por su estructura jerárquica y unitaria.
- Se realzó la obediencia al superior dentro de la Compañía, y cada profeso añadió un cuarto voto a los tres tradicionales: el de obediencia al papa.
- Después de una rigurosa selección y formación, sin un hábito propio que los identificara ni obligación de rezar en comunidad, los ‘’jesuitas’’ disponían de la disciplina y de la flexibilidad necesarias, de que carecían otros religiosos, para afrontar las más diversas tareas.
- Pese a la reprobación de Paulo IV, la Compañía se extendió rápidamente y ocupó un puesto señalado en los más diversos frentes: la evangelización de las Indias Orientales, la defensa de la ortodoxia en Trento, la formación de las nuevos élites dirigentes católicas en sus colegios… El Concilio de Trento - El V Concilio de Letrán (1512-1517), convocado por Julio II y León X, no afrontó la reforma de la Iglesia que muchos anhelaban, limitándose a responder al conflicto conciliarista bajomedieval.
- Clemente VII (1523-1534), un Médici más diplomático que religioso, procuró con la alianza de Francia socavar la hegemonía de Carlos V en Italia, aunque sin éxito (saqueo de Roma por las tropas imperiales, 1527).
- Reconciliado con el emperador, al que coronó en Bolonia en 1530, sin embargo, desechó la convocatoria de un concilio con que éste le urgía para pacificar Alemania.
- Y es que Carlos V, desde el punto de vista político, ya se da cuenta de la división que sufren sus territorios.
Hay una amplia mayoría católica pero también un importante grupo de ‘’reformados’’.
- Pretende que la solución pase por un concilio general, una reunión donde discutir las diferentes posiciones (creyendo en el diálogo) para no recurrir a la guerra.
- 1530 intento de aproximación en la Dieta de Augsburgo: se intentaba calmar las crecientes tensiones entre católicos y protestantes, que presentaron al emperador la Confessio Augustana ("Confesión de Augsburgo", 25 de junio de 1530), un documento central para el luteranismo.
- Un equipo de teólogos católicos realizó una refutación denominada Confutatio Pontificia (3 de agosto 1530), que fue respondida por Melanchton con la Apología de la Confesión de Augsburgo (abril-septiembre de 1531).
- Al año siguiente ya son visibles dos bloques, la solución pacifica se alejaba: 1. La Liga Smalkalda (o evangélica): todos los estados protestantes, donde destacaba el elector de Sajonia.
2. La Liga Católica, los estados católicos.
- Francisco I de Francia y el papa no dejaron de congratularse, al menos al principio, de las dificultades internas de su rival frente a la liga protestante (1531), sin apreciar que la herejía amenazaba también a Francia y a Italia.
- Finalmente el Concilio se inauguró, después de tres convocatorias fallidas (Mantua, 1536, Vicenza, 1538, Trento, 1542), el 13/12/1545 en Trento, ciudad del Imperio pero en la vertiente italiana de los Alpes.
- Tuvo un desarrollo muy agitado en tres fases discontinuas: 1. Cuatro años bajo Paulo III Farnesio (1545-1549).
2. Un año con Julio III (1551-1552).
3. Casi dos con Pío IV (1562-1563).
- Pero a pesar de las dificultades y de los sobresaltos pudo llevar adelante la gran reforma que marcó los trazos esenciales del catolicismo hasta el siglo XX.
- Inicialmente se abordaron los grandes temas doctrinales cuestionados por los protestantes, y algunos asuntos disciplinares cuya reforma interesaba más al Emperador.
- 1547 Carlos V triunfa sobre la Liga de Smalkalda en la batalla de Mühlberg. Quiere imponer a los protestantes alemanes la asistencia y aceptación del concilio.
- Pero sus relaciones con el papa se deterioraron y éste decidió trasladar las sesiones a Bolonia. Los obispos imperiales permanecieron en Trento y, aunque no se llegó a una ruptura y prosiguieron los trabajos preparatorios, nada nuevo se decidió.
- El nuevo papa, Julio III (1550-1555), comprendió la urgencia de completar la obra. Aunque a esta segunda fase del Concilio no acudieron los franceses, por las tensiones de Enrique II con el Emperador, sí lo hicieron algunos pocos luteranos.
- Sus elevadas exigencias abortaron toda posibilidad de diálogo. Muy pronto se abrió una nueva guerra que obligó a suspender de nuevo el concilio.
- Siguiendo la línea de reforma autocrática y no conciliar que había iniciado sin éxito su predecesor, Paulo IV (1555-1559). Antiespañol. Aportó un espíritu duro, riguroso, intransigente.
- Mantuvo muy malas relaciones con los Austrias: - Con el nuevo emperador, Fernando I, porque había firmado la Paz de Augsburgo (1555) y porque ciñó la corona sin su participación.
- Con Carlos I y Felipe II, con quienes guerreó por la hegemonía de Italia.
- No quiso saber nada del Concilio y pretendió imponer por decreto la reforma de la iglesia. A su muerte, Pío IV (1559-1565) permitió reanudar el Concilio en una tercera fase determinada por circunstancias muy distintas: - En el Imperio se había llegado a una paz religiosa (Augsburgo, 1555): acuerdo entre ambas partes, cada príncipe podrá elegir la religión de su estado.
- En Inglaterra se había frustrado la restauración católica (1558).
- En Francia era muy grave el peligro de que los hugonotes se hicieran con el poder (1559).
- En las dos primeras fases, Trento había respondido a las doctrinas de Lutero y Zwinglio, y cabía la esperanza de una recuperación territorial ahora imposible.
- Los esfuerzos se centraron, pues, en la reforma de la Iglesia. En la sesión de clausura del Concilio, en 1563, se confirmaron todos los decretos adoptados desde 1546, que Pío IV ratificó inmediatamente.
Obra y aplicación del conflicto - Trento reafirmó los principales dogmas de la fe católica frente a los protestantes. También, la iglesia católica se reorganizó para afrontar con mayor eficacia la ‘’cura de almas’’ de sus fieles y la recuperación de los espacios perdidos ante la Reforma.
- También es importante que Trento diferencia tres etapas en la vida del cristiano que se han de poner por escrito: inscritos en los libros de la iglesia (obligaciones del Concilio): partidas del bautismo, matrimonio y defunción.
- En cuanto a la clarificación dogmática, se precisaron: 1. Fuentes de la fe. La Escritura como fuente principal, pero interpretada en concordancia con el magisterio de la Iglesia y con la tradición.
2. La justificación por la fe y el valor de las obras. Rechaza la visión extrema y pesimista de Lutero y, sobre todo, de Calvino sobre el hombre sin libertad para hacer el bien y el mal. Con la ayuda de la gracia, que se otorga en los sacramentos, puede hacer obras meritorias y vencer las tentaciones.
3. Los sacramentos. Son siete, son signos de Cristo y no de la Iglesia, y otorgan la gracia en sí mismos, no según la fe de quien los recibe. La Eucaristía fue exaltada como renovación del sacrificio de Cristo y como presencia real de su cuerpo y sangre. El sacramento del orden diferenció nítidamente a laicos y clérigos.
4. La iglesia. ‘’Cuerpo místico de Cristo’’ pero también sociedad histórica-jurídica unitaria y jerarquizada.
- Este renovado fundamento dogmático sostuvo importantes cambios disciplinares. Urgía cuidar más eficazmente la instrucción y vivencia de la fe de los fieles: en este sentido, Trento fue un concilio sobre todo pastoral.
- No abordó cambios organizativos en la Curia romana, que los papas realizaron personalmente, pero sí renovó la figura del obispo (hombre de ciencia y de piedad, preocupado por la formación de su clero) y la del sacerdote (cura pastoral, como colaborador del obispo, pero en las parroquias; celibato obligatorio…).
- No se ocupó apenas de los laicos (matrimonio estado inferior a la consagración religiosa) ni trató de la reforma de los príncipes, aunque los obispos se quejaban amargamente de las intromisiones de las autoridades seculares.
- La Iglesia católica promovió las formas de piedad popular tradicionales que habían rechazado los protestantes, aunque purificándolas de excesos (cofradías populares devocionales, caridad con los enfermos, oración por los difuntos, celebración de los misterios y fiestas de la fe, como las de Semana Santa…).
- Las procesiones se convirtieron en reafirmaciones colectivas y públicas de la fe en aquellos puntos más atacados por el protestantismo: la devoción de la Virgen y a los santos, y sobre todo, del sacramento de la eucaristía en las grandes solemnidades del Corpus Christi.
- El reconocimiento de ciertos milagros y, sobre todo, la canonización de nuevos santos, animó la fe del pueblo, al que se instruyó en las oraciones y verdades fundamentales mediante la catequesis y la predicación misionera.
- En la cristiandad católica se acentuó el clericalismo, la uniformidad y la riqueza formal de los ritos, frente al mayor protagonismo de los laicos y la diversidad y mayor sobriedad litúrgica de las iglesias protestantes.
- Por reacción antiprotestante, la Biblia permaneció inaccesible al pueblo fiel: se proclamaba en latín en la liturgia, y sólo la mediación del clero en los sermones la acercaba; la catequesis de los niños no era principalmente bíblica sino dogmática.
Una Europa confesional - La recepción del Concilio y su aplicación en la Europa católica atendió a circunstancias nacionales.
- Cabe decir que la fragmentación de la Cristiandad en iglesias rivales abocó a un proceso de ‘’confesionalización’’ en la segunda mitad del siglo XVI.
- Todas las ‘’confesiones’’ sintieron de un modo parecido la urgencia de elaborar las formulaciones dogmáticas que definieran su particular identidad, algo innecesario mientras hubo una sola cristiandad.
- Las diversas iglesias se organizaron mediante normas que regularon, más minuciosamente que nunca antes, el culto litúrgico, el derecho canónico, la asistencia caritativa y educativa… - Nunca como ahora las iglesias emprendieron la labor de catequizar a niños y jóvenes, lo que implicó a católicos y protestantes en un gran esfuerzo educativo (creación de colegios, gimnasios, academias…).
- Para preservar la ortodoxia y perseguir a los heterodoxos, todas las confesiones utilizaron parecidos recursos, que nunca antes habían sido tan poderosos (Inquisición, censura de imprenta, índices de libros prohibidos, prohibición de estudiar en el extranjero…).
- La configuración de iglesias territoriales debió mucho a las autoridades seculares. ‘’Una fe, una ley, un rey’’: ideal de todos los príncipes del siglo XVI que afrontaron las consecuencias políticas de la ruptura religiosa.
- Gobernar sobre fieles de confesiones diversas y rivales no era deseable por motivos evidentes: la diferencia inclinaba a la disidencia, a la conspiración o rebelión en el interior y a la alianza con los enemigos exteriores.
- Todas las iglesias mantuvieron parecida intolerancia y persiguieron rigurosamente a los herejes con la ayuda del poder secular, que los consideraba traidores.
- Sin embargo, la violencia de las guerras interiores religioso-políticas, sobre todo en el Imperio y en Francia, donde no podía llegarse a la aniquilación del contrario, obligaron a firmar paces religiosas.
- La Paz de Augsburgo (1555) en el Imperio, el Edicto de Nantes (1598) en Francia, el Edicto de Majestad (1609) en Bohemia, regularon una tolerancia ‘’política’’, siempre imperfecta y amenazada y que, a la postre, fracasó en el siglo XVII.
- La identificación del príncipe con una determinada confesión reforzó su autoridad y su poder: la secularización de bienes acreció su patrimonio, y los eclesiásticos y sus instituciones actuaron de diversos modos como instrumentos al servicio del rey.
- Iglesias y Estados comprendieron las ventajas de colaborar en la formación de sus fieles y súbditos. El pueblo tardó en apreciar unos cambios religiosos y políticos en los que hubo de ser adoctrinado mediante recursos legales, penales, literarios, artísticos… Este proceso, iniciado a mediados del XVII, se completaría durante el siguiente siglo.
...