Parte III (2014)

Resumen Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Gestión Aeronáutica - 1º curso
Asignatura Derecho Mercantil
Año del apunte 2014
Páginas 19
Fecha de subida 01/11/2014
Descargas 11
Subido por

Descripción

Resumen de la tercera parte del libro: Curso de Derecho Mercantil de Sierra Noguero E.

Vista previa del texto

DISPOSICIONES COMUNES MERCANTILES (Cap. 34) A LOS CONTRATOS El contrato como fuente principal de derechos y obligaciones Los contratos de comercio se ejecutará incumplirán de buena fe. Como derecho privado común, el código civil ofrece una regulación más completa sobre el contenido de la autonomía privada y los límites jurídicos que deben respetar todos los contratantes. Las disposiciones que nacen de los contratos tienen fuerza de ley entre las partes contratantes, y deben cumplirse al tenor de los mismos. El contrato existe desde que uno o varias personas consienten en obligarse. Los contratantes pueden establecer los pactos, cláusulas y condiciones que tengan por conveniente, siempre que no sean contrarios a las leyes, a la moral, ni al orden público.
La jurisprudencia del Tribunal Supremo señala también que la primera fuente de obligaciones es el contrato, esto es, lo pactado libremente por las partes, dentro de los límites impuestos a la autonomía de la voluntad.
Forma del contrato Los contratos mercantiles serán válidos y producirán obligación y acción en juicio cualesquiera que sea la forma y el idioma en que se celebren, con tal de que conste su existencia por alguno de los medios que el Derecho civil tenga establecidos.
El análisis del Código de Comercio y de la legislación mercantil evidencia que, en efecto, es habitual que el legislador imponga que el contrato se celebra por escrito, pero no siempre como solemnidad necesaria para su eficacia.
Son muy excepcionales los casos en que la ley exige la formalidad como requisito de eficacia. Por ejemplo el contrato de afianzamiento mercantil deberá constar por escrito, o el contrato de seguro marítimo, habrá de constar en póliza firmada por los contratantes.
Prueba de contrato Ha de constar la existencia del contrato mercantil por alguno de los medios que el derecho civil tiene establecidos. Puede ser la escritura pública en el caso en que se haya celebrado ante notario, pero también documentos privados, como el contrato firmado por los dos contratantes.
La contratación bajo condiciones generales Como media defensa y para equilibrar los intereses, los ordenamientos jurídicos modernos han creado distintos sistemas de control de las condiciones generales para evitar abusos. La ley de condiciones generales de la contratación es de aplicación a los contratos que contengan condiciones   1   generales y sean celebrados entre un empresario o profesional – predisponente – y cualquier otra persona física jurídica – adherente -, sea consumidor, usuario u otro profesional o empresario.
Interpretación de los contratos mercantiles Los contratos de comercio deben cumplirse de buena fe, según los términos en que fueron hechos y redactados, sin tergiversar con interpretaciones arbitrarias el sentido neto, propio y usual de la palabras dichas o escritas, mi restringir los efectos que naturalmente se deriven del modo con que los contratantes hubiera explicado su voluntad y contraído sus obligaciones. Si se originan dudas que no puedan resolverse aplicando las normas interpretativas legales o los usos del comercio si los hubiera, se debe decidir la cuestión a favor del deudor.
Las dudas de interpretación de las condiciones generales oscuras se resolverá a favor del adherente y, cuando exista contradicción entre las condiciones generales y las condiciones particulares específicamente previstas encontrado, prevalecerán las particulares, salvo que los generales sean más beneficios para el adherente.
Régimen general de cumplimiento de las obligaciones contractuales Deben cumplirse el día pactado, y las que no tuvieran un término prefijado por las partes, por el código de comercio unas normas mercantiles, serán exigibles a los 10 días después de contraídas si sólo produjeren acción ordinaria, y el día siguiente si llevan aparejada ejecución.
Régimen especial de pagos entre empresas y con el sector público Los plazos de pago en el ámbito del sector público se reducen a un máximo de 30 días, contando con un periodo transitorio hasta 2013. En relación a los plazos de pago entre empresas se fija un plazo máximo de 60 días para el pago de las compañías a sus proveedores, fijando también un calendario transitorio que culminará en 2013. Las constructoras podrán pagar a sus proveedores en 120 días hasta el 31 de diciembre de 2011.
Se suprime la cláusula “salvo acuerdo entre las partes”, que permitirá ampliar plazos legales de pago.
La reclamación del cumplimiento y el interés de demora Como regla general, una persona solo es morosa cuando el acreedor le reclama el cumplimiento de su obligación a través de los tribunales o extrajudicialmente. En las operaciones comerciales, en cambio, la mora del deudor empieza automáticamente por el mero incumplimiento del pago en el plazo pactado o legalmente establecido, sin necesidad de aviso o vencimiento mi intimación alguna por parte de la acreedor. El interés por esta demora es más alto que el general.
  2   El plazo de preinscripción de las acciones judiciales Corresponde a los perjudicados la carga de reclamar y traer el proceso judicial todas las pruebas que fundamenten su demanda. El procedimiento judicial por incumplimiento de contratos mercantiles no comienza de oficio por parte del Juzgado o Tribunal. Tampoco a instancia del Ministerio Fiscal.
Las acciones que en virtud del Código de Comercio no tengan un plazo determinado para deducirse en juicio se regirán por as disposiciones del Derecho común.
Si el acreedor de una obligación mercantil incumplida reclama pero no plantea la demanda judicial, perdería la acción contra el deudor. En la actualidad la jurisprudencia considera extensible en el régimen del artículo 1973 del código civil, que admite el efecto interruptivo de la reclamación extrajudicial, también las obligaciones mercantiles. El Tribunal Supremo suele admitir la interrupción por la reclamación extrajudicial debidamente acreditada.
  3   EL CONTRATO DE COMPRAVENTA MERCANTIL (Cap. 35) Compraventa mercantil Es mercantil la compraventa de cosas muebles para revenderlas, bien en la misma forma que se compraron, o bien en otra forma diferente, con ánimo de lucrarse en la reventa, que se consideran mercantiles.
Compraventas mercantiles El código de comercio dispone que no son mercantiles las compras de efectos destinados al consumo del comprador. El Tribunal Supremo ha negado tradicionalmente el carácter mercantil cuando el bien objeto de la compraventa es para uso o consumo empresarial sin transformación de la cosa y posterior reventa, sino que el bien sirve al funcionamiento y desarrollo industrial.
Compraventa de inmuebles con ánimo de reventa La Exposición de motivos del Proyecto de Código de Comercio se refiere a la posibilidad de que los inmuebles sean materia de una actividad mercantil, por la importancia que tiene la empresa consistente en comprar terrenos con objeto de revenderlos en pisos u oficinas.
Compraventa sobre muestras o por catálogo Si la venta mercantil se hace sobre muestras o determinando calidad conocida en el comercio, el comprador no podrá reusar el recibo de los géneros contratados si son conformes a las muestras cuanta calidad prefijada en el contrato.
En las ventas según catálogo, los objetos vendidos deben ser conformes a la información dada por el vendedor en el catálogo.
Compraventa a ensayo o prueba En las compras de géneros que no se tengan a la vista ni puedan clasificarse por una calidad determinada y conocida en el comercio, se entenderá que el comprador se reserva la facultad de examinarlos y de rescindir libremente el contrato si los géneros no le convinieren.
Término de entrega de los efectos vendidos Si no se estipula el plazo para entregar las mercaderías vendidas, el vendedor deberá tener las disposición del comprador dentro de las 24 horas siguientes al contrato.
  4   Protesta de pérdida o averías El comprador que el tiempo de recibir las mercaderías las examine a su contento no tendrá acción de repetir contra el vendedor alegando vicio o defecto de cantidad o calidad de las mercaderías. El comprador tendrá el derecho de repetir contra el vendedor por defecto en la cantidad o calidad de las mercaderías recibidas enfardadas o embaladas, siempre que ejercite su acción dentro de los cuatro días siguientes al de su recibo y no proceda la avería de caso fortuito, vicio propio de la cosa o fraude.
Retraso en la recepción de las mercaderías por el comprador y destrucción fortuita Si el comprador reúsas sin justa causa el recibo de los efectos comprados, el vendedor puede pedir el cumplimiento o rescisión del contrato, depositando judicialmente en el primer caso las mercaderías. El mismo depósito judicial podrá constituir el vendedor siempre que el comprador demore hacerse cargo de las mercaderías. Los gastos que origine el depósito serán de cuenta de quien hubiere dado motivo para construirlo.
Distribución de gastos de transporte y otros entrega Los gastos de la entrega de los géneros en las ventas mercantiles serán de cargo del vendedor hasta ponerlos, pesados o medidos, a disposición del comprador, a no mediar pacto expreso en contrario. Los de su recibo y extracción fuera de lugar de la entrega, serán de cuenta del comprador.
Pago del precio Puestas las mercaderías vendidas a disposición del comprador, y dándose este por satisfecho, o depositándose aquellas judicialmente, empezará para el comprador la obligación de pagar el precio al contado o en los plazos convenidos con el vendedor. El plazo legal de pago, a falta de pacto, es generalmente de 30 días desde la recepción de las mercancías. La demora del pago del precio de la cosa comprada constituirá al comprador en la obligación de pagar el interés legal de la cantidad que adeude al vendedor.
Contrato de suministro mercantil impacto de suministro en los contratos de concesión de franquicia Es un contrato de duración que tiene por objeto la venta continuada o periódica de materias primas, mercancías y otros bienes muebles para revenderlos, bien en la misma forma que se compran, bien en otra diferente, con ánimo de lucrase en la reventa. Para el suministrador, este contrato permite al suministrador la colocación de sus productos durante el tiempo estipulado y, al suministrado, asegurarse el abastecimiento.
La obligación de suministro de materias primas, mercancías y productos también es un pacto esencial de los contratos de concesión y de franquicia.
  5   Compraventa internacional de mercancías: la Convención de Viena La convención de las Naciones Unidas sobre los contratos de compraventa internacional de mercancías, hecho en Viena el 11 de abril de 1980, vigente en España, se aplica a los contratos de venta de mercancías entre contratantes que tengan establecimientos en estados diferentes cuando esos estados son partes de la convención.
Los “Incoterms” La citada Convención de Viena reconoce que las partes quedarán obligadas por cualquier uso y práctica que hayan convenido y, salvo pacto en contrario, se considerará que las partes han hecho tácitamente aplicable al contrato o a su formación un uso del que tenían o debían haber tenido conocimiento y que, en el comercio internacional, sea ampliamente conocido regularmente observado por las partes en contratos del mismo tipo en el tráfico mercantil de que se trate.
Los usos del comercio más difundidos en la compraventa internacional de mercancías son las “Reglas internacionales para la interpretación de los términos comerciales” (“Incoterms”).
  6   COMPRAVENTAS MERCANTILES ESPECIALES (2): DE EMPRESA, DE PROPIEDAD INDUSTRIAL, DE CRÉDITOS, DE BUQUES MERCANTES, DE AERONAVES COMERCIALES Y CONTRATOS AFINES (Cap. 37) La compraventa de empresas o de establecimientos mercantiles El patrimonio de una empresa o un singular establecimiento en funcionamiento puede ser objeto de negocios jurídicos, procediendo su venta como conjunto por quien sea titular, sea persona individual, una sociedad mercantil u otra entidad.
El traspaso de negocio o venta de empresa puede realizarse sobre la totalidad de la empresa o del establecimiento. Es recomendable la venta formalizada en escritura pública notarial, pues su formalización equivale a la entrega de todos y cada uno de los elementos que integran la empresa o parte de la misma. Si la venta incluye bienes inmuebles, el contrato debe necesariamente formalizarse en escritura pública.
Cesión de nombre comercial, marcas y patentes La transmisión de la empresa en su totalidad implica la de sus marcas de productos y servicios, salvo que exista pacto en contrario. Por tanto, el vendedor puede conservar todas o algunas de sus marcas.
Régimen de los derechos y obligaciones previas Dado que los derechos y las obligaciones corresponden al comerciante o compañía vendedora, como sujeto de derecho, en principio no se transmiten al comprador de la empresa.
Transmisión “mortis-causa” de la empresa o establecimiento y aportación a sociedades La empresa o un establecimiento pueden ser también transmitidos por herencia o legado y ser objeto de aportaciones no dinerarias de socios al capital de sociedades anónimas y limitadas.
La cesión de créditos El derecho español admite la posibilidad de que un acreedor ceda un crédito, derecho o acción frente a otro, produciéndose de esta manera un cambio de acreedor a favor del adquiriente. El deudor que no conozca la cesión y pague al antiguo acreedor, queda liberado de su obligación. La venta o cesión de un crédito comprende la de sus derechos accesorios, como la fianza, la prenda, la hipoteca o privilegio.
  7   El contrato de “factoring” No cuenta con un expresa regulación legal en el derecho privado, pero es una de las operaciones comunes propias de los bancos y cajas de ahorro, así como de los establecimientos financieros de crédito autorizados por el Ministerio de Economía y Hacienda con sus clientes empresarios. A través del contrato de “factoring”, suelen ofrecer los siguientes servicios profesionales: de investigación, clasificación y control de los créditos cedidos por el cliente y aceptados en cada caso por el factor, de aportación de liquidez, efectuando anticipos en efectivo sobre el importe de los créditos cedidos, de asunción o no del riesgo de insolvencia.
La compraventa de aeronaves comerciales Como especialidad, la adquisición, modificación, extinción de los derechos sobre una aeronave debe constar necesariamente en documento público o privado. Los términos de la compraventa son en general libremente decididos por las partes. Las aeronaves comerciales se inscriben en un Registro de Matrícula y en el Registro de Bienes Muebles del Registro mercantil.
El contrato estimatorio A falta de una definición legal, puede definirse como aquel contrato por el cual una de las partes (“tradens”) entrega a otra (“accipiens”) determinadas cosas muebles, obligándose esta a intentar venderlas dentro de un plazo, con el compromiso de devolver el valor estimado de las ventas realizadas normalmente por un precio superior y el resto de las no vendidas (Uría).
  8   LOS CONTRATOS DE COLABORACIÓN ENTRE EMPRESARIOS: COMISIÓN, AGENCIA, CONCESIÓN, FRANQUICIA Y OTROS DE PRESTACIÓN DE SERVICIOS (Cap. 38) El comisionista La figura de los comisionistas surge de la necesidad de contar con mandatarios que, de forma profesional e independiente y sin formar parte de su plantilla laboral, se encarguen de ayudar a las empresas a vender, a encontrar los mejores precios de compra, a encontrar financiadores para un proyecto, etc.
La comisión tradicional es la del comercial de ventas, donde el encargo realizado al comisionista consiste en hallar clientes que deseen adquirir las mercancías de la empresa, devengándose comisiones por cada compraventa celebrada.
Forma del contrato de comisión El contrato de comisión no exige ninguna forma especial para su perfeccionamiento. Se entenderá tácitamente aceptada la comisión siempre que el comisionista ejecute alguna gestión, en el desempeño del encargo que le hizo el comitente.
Los poderes de representación del comisionista Si el comisionista contrata en nombre del comitente, deberá manifestarlo, y si el contrato fuere por escrito, expresarlo en el mismo o en la antefirma, declarando el nombre, apellido y domicilio de dicho comitente. En este caso, el contrato y las acciones derivadas del mismo producirán su efecto entre el comitente y la persona o personas que contraten con el comisionista. En cambio, cuando el comisionista contrate en nombre propio, no tendrá necesidad de declarar quien sea el comitente, y quedará obligado de un modo directo, como si el negocio fuese suyo, con las personas con quienes contraten, las cuales no tengan acción contra comitente.
Derechos y obligaciones de las partes El contrato de comisión es retribuido, salvo pacto en contrario. Si se pacta la provisión de fondos, no es obligatorio iniciar el encargo o continuarlo mientras el comitente no ponga a disposición del comisionista la suma necesaria al efecto. El comitente estará asimismo obligado a satisfacer al contado, al comisionista, mediante cuenta justificada, el importe de todos sus gastos y desembolsos, con el interés legal desde el día en que los hubiere hecho hasta su total reintegro.
[…]   9   Extinción del contrato El comitente podrá revocar la comisión conferida al comisionista, en cualquier estado del negocio, poniéndolo en su noticia, pero quedando siempre ubicado a las resultas de las gestiones practicadas antes de haberle hecho saber la revocación. La muerte del comisionista o su inhabilitación se rescindirá del contrato, (por muerte o inhabilitación del comitente no se rescindirá).
El agente comercial y otros Naturalmente, una empresa puede tener su comisionista o su corredor de confianza, pero la sucesión de encargos individualizados no implica necesariamente la existencia de un contrato de duración. En cambio, el contrato de agencia puede pactarse por tiempo determinado o indefinido, y no es la figura jurídica en principio adecuada para encargos puntuales. El agente, al igual que el comisionista, puede limitarse a buscar clientes para su principal o, además, contratar con ellos el nombre del empresario representado cuando tenga acribillada esta facultad.
Derechos mínimos del agente Bajo la apariencia de libre colaboración entre empresarios, el contrato de agencia comercial oculta en ocasiones relaciones de dependencia que bien podría canalizarse a través de contratos de trabajo.
1. El agente no garantiza el buen fin de las operaciones, ni la solvencia de los clientes con quien promueve o concierta contratos, salvo pacto en contrario.
2. El agente tiene derecho a obtener, con antelación suficiente y en cantidad apropiada, los muestrarios, catálogos, tarifas y demás documentos necesarios para el ejercicio de la actividad profesional. El agente tiene derecho a todas las informaciones necesarias para la ejecución del contrato de agencia. El agente también debe tener información sobre la ejecución, ejecución parcial o falta de ejecución de las operaciones en las que intervenido. Tiene derecho a pedir una relación de las comisiones devengadas por cada acto u operación.
El contrato de concesión mercantil Es aquél en que participan dos o más empresas que operan con efectos del acuerdo, en planos distintos de la cadena de producción o distribución y que se refiere a las condiciones en que una parte puede adquirir, vender o revender determinados bienes suministrados por la otra parte. No dispone de normas jurídicas especiales en Derecho español. Pueden resultar de aplicación las normas sobre la comisión, la agencia la compraventa mercantil, entre otras.
  10   El contrato de franquicia La actividad de venta de productos en régimen de franquicia es la que se lleva acabo en virtud de un acuerdo o contrato por el que una empresa, denominada franquiciadora, cede a otra, llamada franquiciada, el derecho a la explotación de un sistema propio de comercialización de productos y servicios.
• • Franquiciadora: ampliación de mercados, colocación en el mercado de sus productos, obtención de un canon de la franquicia.
Franquiciado: asume personalmente el riesgo a la actividad empresarial, cuenta con el suministro de productos de la franquiciadora, derecho de uso de su nombre comercial y marcas, modelos, patentes o secretos industriales.
El contrato de franquicia no exige ninguna forma especial para su perfeccionamiento, por lo que la aplicación de las disposiciones generales de los contratos de comercio, será válido con tal de que conste su existencia por alguno de los medios que el Derecho civil tenga establecidos. (En la práctica, se redacta por escrito a partir de las condiciones generales de contratación preparadas por el franquiciador). La ley impone la inscripción del franquiciador en un registro especial.
Otros contratos de colaboración entre empresas Entre los arrendamientos de servicios de empresa destacan: los contratos de “engineering”, que suelen incluir la realización de estudios de organización industrial y empresarial, los contratos de “catering”, los contratos publicitarios, los contratos de impresión tipográfica, contratos de decoración o pintura, de servicios de mensajería, de servicios de vigilancia, de alquiler de buques y aeronaves y otros vehículos de motor.
  11   EL CONTRATO DE DEPÓSITO Y LOS CONTRATOS DE TRANSPORTE TERRESTRE, MARÍTIMO Y AÉREO (Cap. 39) El contrato de depósito El depósito es la puesta a disposición de bienes u objetos de valor bajo la custodia o guarda de una persona física o jurídica, llamada depositaria, que queda en la obligación de responder de ellos cuando se le pidan. Cualquier persona puede ser depositaria de cosas ajenas y, siendo un particular, se presume que el depositante no ha de pagar nada, salvo pacto en contrario. La regla es precisamente la contraria cuando se califica como un depósito mercantil, por ser el depositarlo un comerciante, ser las cosas objeto de comercio o cuando el depósito constituya por si una operación mercantil, o sea como causa o a consecuencia de operaciones mercantiles.
El transporte de pasajeros y de bienes El transporte puede realizarse por vía terrestre, vía acuática y por vía aérea.
Cuando se utilizan diferentes vías se denomina transporte multimodal o combinado.
De forma general para cualquier tipo de transporte, con independencia de la vía en la que se desarrolle, existe una exigencia social de dar al público, que confía en una empresa de transporte, una defensa especial para la mayor dificultad que tiene de controlar la ejecución del contrato. Con carácter general, es necesaria la previa autorización o licencia administrativa para dedicarse profesionalmente al transporte de personas mercancías.
La protección de los intereses del cargador y del destinatario se han manifestado históricamente mediante la imposición al porteador de una obligación de custodia de las mercancías al mismo confiadas.
Los límites de indemnización a favor del transportista Un principio general del derecho de los transportes es que el porteador indemniza en caso de muerte o lesiones personales de pasajero o las pérdidas y averías en el cargamento transportado hasta unos topes con límites que fija cada norma especial, sea cual sea el valor del daño real.
En caso de “romper” los límites de responsabilidad, el porteador habría de abonar el valor íntegro del daño ocasionado. Sin embargo, estos topes indemnizatorios están ideados para ser difícilmente franqueables, pues estas normas especiales pretenden garantizar su eficacia con un muy limitado número de excepciones que los dejan sin efecto.
La responsabilidad del portador nace y sólo si él o sus auxiliares o dependientes son culpables del daño causado, pues fuera de los casos expresamente mencionados en la ley, y de aquellas en que así lo declare la   12   obligación, nadie responde de aquellos sucesos que no hubieran podido preverse, o que, previstos, fueran inevitables.
Transporte nacional e internacional de mercancías por carretera y ferrocarril Cargador es quien contrata en nombre propio la realización del transporte y frente al cual el porteador se obliga a efectuarlo. Porteador es quien asume la obligación de realizar el transporte en nombre propio con independencia de que lo ejecute por sus propios medios o contrate su realización con otros sujetos. Destinatario es la persona a quien el porteador a entregar las mercancías en el lugar de destino. Expedidor es el tercero que por cuenta del cargador haga entrega de las mercancías al transportista en el lugar de recepción de la mercancía.
En cuanto al transporte internacional de mercancías por carretera y ferrocarril, la norma esencial es el Convenio relativo al transporte internacional de mercancías por carretera, hecho en Ginebra el 19 de mayo de 1956. El CMR se aplica a todo contrato de transporte de mercancías por carretera realizado a título oneroso por medio de vehículos, siempre que el lugar de la toma de carga de la mercancía y el lugar previsto para la entrega, indicados en el contrato, estén situados en países diferentes, uno de los cuales ha de ser un país contratante, independientemente del domicilio nacionalidad de las partes del contrato. No se aplica a los transportes efectuados bajo la regulación de convenios postales internacionales, a los transportes funerarios ni a los transportes de mudanzas.
Transporte de viajeros por carretera y ferrocarril El transporte nacional de viajeros por carretera está regulado en la LOTT y el ROTT, así como en la legislación autonómica y local para los transportes que se desarrollan, respectivamente, en estos ámbitos.
El transporte internacional de viajeros por carretera se regula por la LOTT, la ROTT y la Orden Ministerial del 6 de mayo de 1999.
Transporte aéreo de mercancías En su virtud, la compañía aérea se compromete a un resultado del transporte aéreo de mercancías entre los lugares estipulados, esto es, a la entrega de la mercancía en el lugar de destino en el mismo estado y condiciones que le fue entregada en el lugar de origen.
En relación al transporte aéreo internacional, pueden ser aplicables Convenio de Varsovia o el Convenio de Montreal, atendiendo a los lugares de partida y destino de la aeronave, de acuerdo con su ámbito de relación, si el aeropuerto está situado en un estado parte del CM (aunque sea parte del CV), se aplicará el CM; si no está en un Estado miembro del CV, pero no del CM, resulta de aplicación el CV.
  13   Transporte aéreo de personas España es parte del Convenio para la unificación de ciertas reglas para el transporte aéreo internacional, hecho en Montreal el 28 de mayo de 1999.
España también es parte del Convenio de Varsovia de 1929, tal y como sido modificado por el protocolo de la Haya 1955. Si el vuelo es con otro país que también es parte del CM y CV, como España, se aplica con carácter preferente el CM. En cambio, si el otro país no es parte de CM, pero si del CV, se aplicará el CV.
El Reglamento (CE) 261/2004, de 11 de febrero, por el que se establecen normas comunes sobre compensación y asistencia a los pasajeros aéreos en caso de denegación de embarque y de cancelación o gran retraso de los vuelos, se aplica: a los pasajeros que partan de un aeropuerto situado en un Estado miembro de la Unión Europea, y a los pasajeros que partan de un aeropuerto situado en un tercer país con destino al territorio de un estado de la Unión Europea, a condición de que el transportista aéreo encargado de efectuar el vuelo en virtud de un contrato con dicho pasajero sea un transportista comunitario.
  14   LOS CONTRATOS DE SEGURO (Cap. 40) Las compañías aseguradoras La actividad aseguradora solo podrá ser realizada por personas jurídicas privadas que adopten la forma de sociedad anónima, mutua, cooperativa y mutualidad de previsión social. Necesitan autorización administrativa para operar en la actividad aseguradora.
[…] El reaseguro es un contrato por el que una aseguradora toma a su cargo, total o parcialmente, un riesgo ya cubierto por otro asegurador, sin alterar lo convenido entre éste y el asegurado.
Los mediadores de seguros Son las personas físicas o jurídicas que, a cambio de una remuneración, desarrollan actividades consistentes en la presentación, propuesta o realización de trabajos previos a la celebración del contrato de seguro o de reaseguro, o de celebración de estos contratos, así como asistencia en la gestión y ejecución de dichos contratos, en particular en caso de siniestro. Las aseguradoras pueden aceptar la cobertura de riesgos, sin intervención de mediador.
Los mediadores de seguros se clasifican en agentes de seguros, ya sean exclusivos de una aseguradora o vinculados a varias aseguradoras y corredores de seguros.
Los llamados operadores de banca-seguros son entidades de crédito y las sociedades mercantiles controladas o participadas por éstas que, mediante la celebración de un contrato de agencia de seguros con una varias entidades aseguradoras de inscripción en el Registro administrativo especial de mediadores de seguros, corredores de reaseguros y de sus altos cargos, realizan la actividad de mediación de seguros como agente de seguros utilizando las redes de distribución de las entidades de crédito. La entidad de crédito sólo podrá poner su red de distribución a disposición de un único operador de banca-seguros.
El corredor de seguros no mantiene ningún vínculo contractual permanente con las aseguradoras y ofrecer asesoramiento independiente, profesional e imparcial a quienes demanden la cobertura de riesgos a que se encuentran sus personas, sus patrimonios, sus intereses o responsabilidades.
El contrato de seguro en general De acuerdo con la doctrina y la jurisprudencia, el contrato de seguro es consensual, bilateral, oneroso, aleatorio y de tracto sucesivo.
  15   El seguro de incendios El incendio se produce por reacción química entre objeto combustible y una llama o chispa u otro objeto con resultados de abrasamiento combustión sin llama del objeto asegurado. El daño por excesivo calentamiento no es suficiente. El daño causado por una explosión o por un rayo no es daño por fuego, aunque estos riesgos suelen estar cubiertos en las pólizas habituales de esta ramo los seguros.
La aseguradora cubre el incendio fortuito y el causado por la mal querencia de terceros, y negligencia propia del asegurado u otras personas de las que responda civilmente. No cubre si se encendían las cosas durante el traslado, salvo que lo acepte el asegurador.
Pólizas multirriesgo Cada vez son más frecuentes. Así, existen seguros combinados de incendio, explosión, robo y expoliación. En cierto modo, surgen de la dificultad de determinar la causa principal de un daño en ciertas ocasiones donde ocurren causas múltiples.
El seguro de robo Este seguro recae sobre cosas muebles materiales que hayan sido incluidos en la póliza, así como cosas que siendo muebles por naturaleza, son jurídicamente muebles por su destino.
A efectos de seguro, puede ser robo tanto el realizado a mano armada, el hurto, como aquél realizado con engaño, pero sin violencia y que conduzca a la sustracción ilegítima de las cosas.
El seguro de transportes terrestres El seguro de transportes terrestres se contrata para cubrir el incendio, el robo, las roturas, la desaparición, etc. de mercancías durante su transporte o de vehículos porteadores.
Si se trata de mercancías destinadas a la venta, la indemnización incluye el valor de las mercancías en destino; por tanto, también el porte.
Los seguros de transportes marítimos y aéreos tienen unas normas especiales.
El seguro de lucro cesante Estoy seguro puede interesar a toda empresa que, cuando se produce el siniestro, sufre una paralización forzosa de sus actividades.
El asegurador adecuada, salvo pacto en contrario: la pérdida de beneficios que produzca el siniestro durante el período previsto, el pago de los gastos generales que sigue confrontando el asegurado, los gastos que sean   16   consecuencia directa del siniestro asegurado, y el resto de riesgos cubiertos en el contrato.
El seguro de caución En la vida comercial muchas veces las empresas o las personas deben presentar el aval para acceder a ciertas condiciones. El aval bancario es habitual, pero también lo pueden prestar las aseguradoras. La póliza de seguro de caución cumple la misma función que un aval y en determinadas operaciones comerciales lo sustituye. Es común encontrarlo en pólizas de fianza ante la administración por parte de contratistas, etc.
El tomador del seguro contratas siempre por cuenta ajena, a favor del acreedor.
El seguro de crédito Es un contrato habitual de las empresas que por razón de su actividad venden mercancías a terceros y temen que no les paguen su precio. La indemnización viene determinada por el propio derecho de crédito que otorga a su titular una pretensión de cobro del deudor. No suele incluir el 100% en la práctica, para evitar que el asegurado elija ciegamente a sus clientes confiado en que, si acaece el impago, será el asegurador quien le pagará.
El seguro del defensa jurídica Por este contrato, la aseguradora se obliga a la defensa jurídica del asegurado cuando éste lo necesite. En este caso, la indemnización consiste en proporcionar el servicio de asistencia jurídica en los asuntos administrativos, judiciales o arbitrales en que el asegurado necesite defensa.
El asegurado tendrá derecho a elegir libremente al procurador y abogado que hayan de representarle y defenderle en cualquier clase de procedimiento.
El seguro de responsabilidad civil Cubre las indemnizaciones pecuniarias que el asegurado alguien satisfacer como civilmente responsable de daños corporales y materiales causados involuntariamente a terceros. También incluye el depósito de fianzas y los gastos de abogado, procurador, peritajes necesarios para la defensa en procedimientos judiciales o administrativos por siniestros cubiertos en la póliza.
Hay varios tipos de seguros de responsabilidad civil en la práctica aseguradora: los voluntarios, de asociaciones, de profesionales de carácter jurídico, de la profesión médica, etc.
  17   Los seguros de vida Son aquellos por los que el asegurador se obliga, mediante el cobro de la prima estipulada y dentro de los límites establecidos en la ley en el contrato, a satisfacer al beneficiario un capital, una renta, unas prestaciones convenidas en caso de muerte del asegurado o de su supervivencia en una fecha señalada, o ambos conjuntamente.
El seguro de accidentes personales Pretende reparar en forma de indemnización o de renta periódica o en forma de asistencia sanitaria el daño sufrido en la persona del asegurado como consecuencia de un accidente.
Normalmente, las pólizas de accidentes personales suelen cubrir la indemnización por muerte del asegurado, por invalidez y abono de los gastos de asistencia sanitaria hasta la recuperación, si bien cabe contratación de forma aislada.
No puede hablarse de siniestro si no se produce la invalidez temporal o permanente o la muerte del asegurado.
  18   LOS CONTRATOS DE GARANTÍA DE CUENTA CORRIENTE (Cap.42) El contrato de fianza La fianza es un contrato por el que alguien se obliga a pagar o cumplir una obligación por otro, en el caso de no hacerlo este. La persona obligada a dar un fiador debe presentar a una persona que tenga capacidad para obligarse y bienes suficientes para responder de la obligación que garantiza. Cuando el fiador se obligue solidariamente con el deudor principal, debe constar expresamente.
Se considera mercantil la fianza o afianzamiento cuando tenga por objeto asegurar el cumplimiento de un contrato mercantil, aún cuando el fiador no sea comerciante. La fianza mercantil debe constar por escrito, sin lo cual no tendrá valor, ni efecto y, salvo pacto en contrario, es gratuita.
  19   ...