Tema 21: Sociedad Civil (2014)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho Civil II
Año del apunte 2014
Páginas 5
Fecha de subida 03/11/2014
Descargas 1

Vista previa del texto

Marcos  Sauquet  Trías         Contratos  en  especial   Derecho  Civil  II  –  Tema  21     Tema  21:  Sociedad  civil   Concepto,  caracteres  y  clases   Determinadas   empresas   y   proyectos   no   pueden   ni   tan   siquiera   plantearse   por   su   complejidad   y   envergadura,   por   las   limitaciones   con   que   la   persona,   individualmente   considerada,   presenta.   Para   ello   busca   la   asociación   con   otras   para,  en  un  esfuerzo  conjunto,  poder  conquistar  objetivos  que  escapan  a  la  acción   individual.  Surge  el  asociacionismo,  el  colectivismo,  la  cooperación  y  la  solidaridad.   Además,   y   para   facilitar   su   tránsito   por   el   denso   tráfico   jurídico-­‐económico,   el   resultado  de  la  suma  de  individuos  puede  dar  lugar  a  un  nuevo  sujeto  de  derecho   independiente  de  las  personas  que  lo  componen:  la  persona  jurídica.  Conocéis  ya  la   fundación   y   la   asociación,   ambas   sin   ánimo   de   lucro,   teniendo   la   primera   un   sustrato  patrimonial  y  la  segunda  un  sustrato  personal.  En  el  ámbito  del  derecho   privado   existen   también   otras   personas   jurídicas   asociativas   que   presentan   esa   base  personal  pero  que,  a  diferencia  de  aquellas  dos,  sí  tienen  ánimo  de  lucro.  Son   las  sociedades.       Contamos   con   sociedades   civiles,   reguladas   en   el   CCE,   y   con   sociedades   mercantiles,   reguladas   en   el   CCO   y   en   leyes   complementarias.   Desde   otra   perspectiva,  las  sociedades  se  distinguen  entre  personalistas  y  capitalistas,  según   la   esencia   recaiga   respectivamente   en   la   persona   del   socio   (la   sociedad   civil,   la   sociedad  mercantil  colectiva,  y  la  sociedad  mercantil  comanditaria  simple),  o  en  el   título  en  que  se  divide  el  capital  de  la  sociedad  (acciones  para  la  sociedad  anónima,   o  participaciones  para  la  sociedad  de  responsabilidad  limitada).     Centrándonos  en  la  sociedad  civil,  el  art.  1.665  nos  ofrece  su  concepto  desde   una   perspectiva   singularmente   contractual,   es   decir,   sin   poner   el   acento   en   la   posible   persona   jurídica   que   se   crea   con   la   fundación   de   esa   sociedad.   Y   es   que   parece   asumirse   que   la   sociedad   civil   pueda   funcionar   con   o   sin   personalidad   jurídica,  denominándose  en  este  segundo  caso  “sociedad  civil  irregular”,  situación   a  la  que  se  aplicaría  las  reglas  de  la  comunidad  de  bienes  que  verás  en  otro  curso   posterior  (art.  1.669).  Pero  volviendo  a  su  concepto  interesa  destacar  que  se  trata   de  un  contrato  entre  dos  o  más  personas,  por  el  cual  se  obligan  a  dar  o  a  hacer  algo   para   la   sociedad.   Es   decir,   se   crea   una   relación   entre   cada   uno   de   los   socios   y   la   sociedad,   convirtiéndose   los   primeros   en   deudores   de   la   segunda   respecto   de   aquella   contribución   a   la   que   se   comprometieron.   Y   todo   ello   con   la   finalidad   de   repartirse   los   resultados   de   ese   esfuerzo   común,   sean   positivos   o   negativos.   Presenta  así  la  sociedad  civil  tres  planos  o  dimensiones.     a) Una   dimensión   obligatoria,   pues,   como   cualquier   contrato,   genera   y  es  fuente  de  derechos  y  obligaciones  entre  las  partes.   b) Una  dimensión  organizativa,  pues  para  alcanzar  una  determinada   finalidad   (el   objeto   social)   se   crea   por   el   contrato   toda   una   organización.     177   Marcos  Sauquet  Trías         Contratos  en  especial   Derecho  Civil  II  –  Tema  21     c) Una  dimensión  relacionada  con  la  posible  creación  de  una  nueva   personalidad   jurídica,   capaz   de   moverse   como   tal   (con   autonomía   e  independencia)  en  el  tráfico  jurídico:  la  sociedad.     Son   caracteres   de   este   contrato,   que   en   buena   medida   se   desprenden   de   estas  tres  dimensiones:     1º/   Es   un   contrato   plurilateral,   pues   hay   tantas   partes   como   socios   intervienen;  mínimo  dos,  pero  no  hay  máximo:  ver  art.  1.665.     2º/   Es   un   contrato   asociativo,   en   el   sentido   de   que   todas   esas   partes   contratantes  no  están  enfrentadas  entre  sí,  ni  las  prestaciones  salen  de  una  parte   para  recabar  en  la  otra;  no,  las  partes,  como  se  ha  dicho,  serán  deudoras  y,  en  su   caso,   acreedoras   de   la   sociedad,   de   la   masa   común,   y   las   distintas   atribuciones   o   prestaciones   tienen   lugar   entre   cada   socio   individualmente   considerado   y   esa   masa   común   (fíjate   en   el   primer   párrafo   del   art.   1.681).   Esta   característica   ha   impulsado   en   ocasiones   la   defensa   del   carácter   intuitu   personae   del   contrato   de   sociedad.  En  mi  opinión  no  es  una  nota  autónoma,  sino  una  indefectible  derivación   del   carácter   asociativo   de   la   sociedad   (uno   tiende   a   asociarse   con   aquel   que   le   merece  confianza).     3º/  La  affectio  societatis,  que  se  define  como  la  voluntad  implícita  de  unión,   de  hacer  común  un  esfuerzo  junto  con  sus  resultados.  Esta  voluntad  de  unión  debe   estar  presente  tanto  al  constituir  la  sociedad  (manifestándose  como  parte  medular   del   consentimiento   contractual),   como   durante   toda   la   vida   de   la   misma.   En   este   sentido,  por  ejemplo,  los  tribunales  han  tenido  ocasión  de  declarar  la  extinción  de   la   sociedad   cuando   la   explotación   del   negocio   que   constituía   su   objeto   se   había   paralizado,  entendiendo  así  que  había  dejado  de  existir  aquella   affectio  societatis.   El  art.  1.665  se  refiere  al  “ánimo  de  lucro”  como  intención  de  partir  las  ganancias.   También   en   mi   opinión   dicho   “ánimo   de   lucro”   estaría   presente   en   una   vasta   comprensión  de  la  affectio   societatis,  pues  la  voluntad  de  poner  en  común  alcanza   también   a   la   liquidación   de   los   resultados   y   a   la   propia   liquidación,   en   su   día,   de   la   sociedad.     En   cuanto   a   las   clases   de   sociedad   civil   puede   ser   universal   (art.   1.671   y   1.677),   comprendiendo   bien   todos   los   bienes   presentes   de   los   socios   (arts.   1.672   a   1.674),   bien   todas   las   ganancias   (arts.   1.672   y   1.675),   o   de   ambas   cosas   a   la   vez.   Si   no  se  ha  expresado  su  categoría,  se  entenderá  que  es  de  todas  las  ganancias  (art.   1.676).   Pero   la   sociedad   civil   también   puede   ser   particular,   mucho   más   habitual,   que  consiste  en  concentrar  la  sociedad  en  una  empresa,  proyecto,  negocio  o  asunto   determinado  (arts.  1.671  y  1.678).       Con   carácter   mucho   más   especial   encontramos   otras   manifestaciones   de   contratos   asociativos   fuera   del   CCE.   Así   sucede   con   el   contrato   de   aparcería,   regulado  en  los  arts.  28  a  32  de  la  Ley  de  Arrendamientos  Rústicos  49/2003,  de  26   de   noviembre,   modificada   por   Ley   26/2005,   de   30   de   noviembre,   por   el   que   el   titular  de  una  finca  o  de  una  explotación  cede  al  aparcero  su  uso  y  otros  elementos   de   la   explotación   con   la   finalidad   de   repartirse   los   productos.   Algo   similar   se     178   Marcos  Sauquet  Trías         Contratos  en  especial   Derecho  Civil  II  –  Tema  21     consigue  con  el  contrato  de  integración,  regulado  en  Cataluña  por  Ley  2/2005,  de  4   de  abril.         Forma   El   art.   1.667   comienza   adscribiéndose   al   principio   general   vigente   en   la   materia:   el   consensualista.   Pero   pronto   nos   percatamos   de   que   no   es   absoluto,   pues   si   alguno   de   los   socios   decide   aportar   a   la   sociedad   un   bien   inmueble   o   derecho   real,   es   preciso   que   el   contrato   de   sociedad   se   formalice   en   escritura   pública   a   la   que   se   una   el   inventario   de   esos   inmuebles   (arts.   1.667   y   1.668).   A   pesar   del   tenor   literal   de   la   norma,   se   viene   entendiendo   por   doctrina   y   jurisprudencia  que  se  trata  de  una  forma  ad  probationem  y  no  ad  solemnitatem.       Cuestión  distinta  son  los  requisitos  necesarios  no  tanto  para  la  validez  del   contrato  de  sociedad,  sino  para  la  creación  de  la  persona  jurídica  societaria.  Aquí   resulta  de  aplicación  lo  dispuesto  en  el  art.  1.669,  que  vincula  la  existencia  de  esa   personalidad  jurídica  al  hecho  de  que  los  pactos  entre  los  socios  (el  contrato  social   o   los   estatutos)   no   se   mantengan   en   secreto,   sino   que   puedan   ser   conocidos   por   terceros   (publicidad).   A   raíz   de   esta   disposición,   suele   distinguirse   entre   la   sociedad   externa   (pactos   no   secretos)   y   sociedad   interna   o   irregular   (pactos   secretos).   Sin   embargo   no   está   clara   la   frontera   entre   una   y   otra,   es   decir,   entre   cuándo   la   sociedad   es   externa   por   abrirse   a   terceros   y   cuándo   no.   Dos   teorías   pueden  exponerse  en  su  comprensión:     1ª.-­‐   La   tradicional,   según   la   cual   el   reconocimiento   de   la   personalidad   jurídica   ex   art.   1.669   se   vincula   a   la   publicidad   de   hecho,   entendiendo   por   tal   la   exteriorización  de  la  sociedad  en  el  tráfico  mediante  su  actuación  como  tal.     2ª.-­‐   Aquella   otra   que   vincula   dicha   exteriorización   o   publicidad   a   un   momento  anterior:  a  la  voluntad  expresada  en  el  contrato  social  de  articular  unas   reglas   dirigidas   a   la   actuación   frente   a   terceros,   es   decir,   que   no   se   contemple   el   contrato   de   sociedad   con   un   contenido   exclusivamente   interno   (reglas   para   los   socios  y  nada  más).     Contenido:  las  relaciones  que  se  crean   Es   común   distinguir   aquí   entre   relaciones   internas   y   las   externas.   Las   primeras   tienen   lugar   entre   los   socios,   mientras   que   la   segunda   entiende   de   la   posible  vinculación  entre  la  sociedad  y  terceros.     En   cuanto   a   las   primeras   (internas),   debe   partirse   de   la   consideración   de   que  todo  socio  es  deudor  de  la  sociedad  de  aquello  a  lo  que  se  comprometió  (art.   1.681).  Y  este  mismo  precepto  le  impone,  al  igual  que  sucede  con  el  vendedor  en  la   compraventa,   el   deber   de   sanear,   que   comprenderá   tanto   el   caso   de   evicción   como   el   de   vicios   ocultos.   Si   se   obligó   a   aportar   bienes,   será   un   socio   capitalista,   y   se   obligó  a  aportar  trabajo,  actividad,  será  un  socio  industrial.  La  gestión  o  dirección   de   la   sociedad   admite   fórmulas   muy   variadas,   destacando   aquí   y   ahora   las   siguientes  tres  posibilidades:       179   Marcos  Sauquet  Trías         Contratos  en  especial   Derecho  Civil  II  –  Tema  21       a) Confiar  la  gestión  a  uno  o  varios  socios  (arts.  1.692  a  1.694).   b) Confiar  la  gestión  a  un  tercero  (apoderado).   c) No   expresar   nada;   en   este   caso   actúa   por   defecto   el   art.   1.695,   que   considera  a  todos  los  socios  como  administradores.   La   distribución   de   pérdidas   y   ganancias   se   realizará   conforme   lo   pactado.   A   falta   de   pacto,   será   proporcional   a   las   aportaciones   de   cada   cual,   teniendo   derecho   el   socio   industrial   al   equivalente   del   que   menos   haya   aportado   (art.   1.689).   Se   puede   también   confiar   tal   distribución   a   un   tercero,   pero   lo   que   no   cabe   es   confiarla  a  un  socio  ni  excluir  a  ningún  socio  de  toda  parte  en  las  ganancias  o  en  las   pérdidas  (esto  último  sí  cabe  para  el  socio  industrial)  (arts.  1.690  y  1.691).     Por   lo   que   respecta   a   las   relaciones   externas,   la   sociedad   queda   vinculada   con  un  tercero  solo  cuando  alguien  ha  actuado  en  su  nombre  con  legitimación  para   hacerlo   (consecuencia   lógica   del   art.   1697).   Y,   ¿cómo   se   responde   de   las   deudas?   De  los  arts.  1.698  y  1.699  se  desprenden  las  siguientes  conclusiones:     a) Los   acreedores   de   la   sociedad   pueden   dirigirse   contra   el   patrimonio   de   ésta,   y,   si   es   insuficiente,   contra   el   patrimonio   de   los   socios,   que   responden,   pues,   subsidiariamente   y   mancomunadamente.   b) Los   acreedores   de   cada   socio   podrían,   si   fuera   necesario,   dirigirse   contra   la   parte   que   este   socio   tiene   en   la   sociedad,   pero   los   acreedores   sociales   serían   preferentes   contra   la   masa   social   (dirigiéndose   todos   contra   la   sociedad,   cobrarían   antes   los   acreedores   de   ésta   que   los   acreedores   de   cada   socio   en   particular).     Extinción   La  sociedad  dura  el  tiempo  que  se  haya  pactado,  que  es  prorrogable  (ver  las   causas   de   extinción   en   el   art.   1.700).   Como   causas   de   singular   extinción,   merece   resaltarse   la   muerte   de   cualquiera   de   los   socios,   aunque   se   permite   pactar   la   continuidad   por   parte   de   los   que   sobrevivan   (art.   1.704),   como   también   la   posibilidad   de   incorporar   al   heredero.   Si   la   sociedad   carecía   de   duración   determinada,   puede   ponerse   fin   en   cualquier   momento   por   cualquier   de   los   socios   a   través   de   la   renuncia   (también   conocida   como   denuncia   del   contrato),   pero   la   renuncia  debe  ser  tempestiva  y  hecha  de  buena  fe  (arts.  1.705  y  1.706).                           180   Marcos  Sauquet  Trías       Índice  T21     Contratos  en  especial   Derecho  Civil  II  –  Tema  21     Tema  21:  Sociedad  civil  ..................................................................................................  177   Concepto,  caracteres  y  clases  ................................................................................................  177   Forma  ............................................................................................................................................  179   Contenido:  las  relaciones  que  se  crean  ..............................................................................  179   Extinción  ......................................................................................................................................  180         181   ...