Tema 2: Ordenamiento jurídico español y ordenamientos europeo e internacional (2012)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Constitucional II
Año del apunte 2012
Páginas 13
Fecha de subida 10/10/2014
Descargas 1

Vista previa del texto

Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  2   Tema  2  :  Ordenamiento  jurídico  español  y  ordenamientos   europeo  e  internacional1   El  Ordenamiento  Europeo  se  basa  en  las  instituciones  europeas  y  en  el  sistema  de   fuentes  europeo.     El  Ordenamiento  internacional  hace  referencia  a  los  tratados  internacionales  y  a  la   fuerza   y   características   que   tienen   los   tratados   en   relación   al   ordenamiento   español.  Tratados  entre  diversos  tipos  de  países,  es  otro  parámetro.     Unión  Europea   Evolución  histórico-­‐política   Lo  que  hoy  llamamos  UE  nació,  con  otro  nombre,  después  de  la  II  Guerra  Mundial   para   evitar   otra   confrontación   bélica   que   afectase   a   todo   el   continente   europeo   (concretamente  para  evitar  confrontación  entre  Francia  y  Alemania).     Así   pues,   los   padres   de   Europa,   pusieron   en   común   intereses   económicos.   Concretamente  decidieron  poner  en  común  la  producción  del  carbón  y  del  acero,   productos   ligados   a   la   industria   militar   y   presentes   en   las   zonas   fronterizas   comunes  reclamadas  por  ambos  países.   Ahora  bien,  el  proyecto  no  era  una  simple  colaboración  bilateral  entre  dos  países   dado  que,  añadido  al  afán  de  evitar  conflictos  bélicos  encontramos  una  aspiración   muy   antigua:   la   idea   de   una   Europa   unida.   Consecuentemente   con   el   Tratado   de   París   o   el   Tratado   constitutivo   de   la   CECA   (1951)   nació   la   Comunidad   Europea   del   Carbón  y  el  Acero  (CECA)  que  supuso  reunir  a  Francia,  Alemania,  Italia  y  el  Benelux   (Bélgica,   Holanda   y   Luxemburgo)   bajo   unas   instituciones   comunes   que   supervisaban  el  mercado  de  ambos  productos.   Posteriormente,  por  medio  de  los  Tratados  de  Roma  (1957)  se  constituyeron  dos   nuevas   organizaciones   internacionales   europeas:   la   Comunidad   Económica   Europea  (CEE)  y  la  Comunidad  Europea  de  la  Energía  Atómica  (CEEA),  ampliando   el   ámbito   material   de   colaboración.   De   este   modo   pasaron   a   coexistir   una   organización   con   unos   objetivos   de   integración   económica   general   y   dos   organizaciones  con  un  ámbito  material  específicamente  delimitado.  Con  el  Tratado   de  Roma  se  decidió  no  multiplicar  por  tres  todas  las  instituciones  acordándose  que   solo   existiese   un   único   Tribunal   de   Justicia   y   una   única   Asamblea   de   parlamentarios.   En   cambio,   se   tuvo   que   esperar   hasta   el   Tratado   de   fusión   o   Tratado  de  Bruselas  (1965)  para  que  existiera  un  solo  Consejo  y  una  sola  Comisión   Europea.   La   evolución   hacia   una   Europa   unida   se   fue   realizando,   al   principio,   mediante   herramientas   propias   del   derecho   internacional   y   posteriormente   se   utilizaron   instrumentos   y   se   ejercerán   competencias   que   no   son   propias   de   las   organizaciones  internacionales.     En   los   años   siguientes   se   fueron   adhiriendo   más   países   alas   tres   Comunidades   Europeas.   En   el   1986   se   realizo   un   nuevo   paso   en   el   proceso   de   integración                                                                                                                   1  Manual:  Temas  5  y  19     1   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  2   europea,  ya  que  se  firmo  el  Acta  única  europea,  donde  se  acuñó  un  nuevo  objetivo   a   alcanzar,   el   mercado   interior,   un   mercado   único   al   que   se   empezaron   a   añadir   elementos  políticos.   Después  del  Acta  única  europea,  el  ya  denominado  Parlamento  Europeo  empezó  a   cooperar  con  el  Consejo,  aunque  este  mantenía  su  última  palabra.     El   paso   decisivo   en   la   ampliación   de   objetivos   y   políticas   europeas   lo   supone   el   Tratado   de   la   Unión   Europea,   conocido   también   como   el   Tratado   de   Maastricht   (1992).  Mediante  este  tratado  se  creó  la  Unión  Europea  sin  personalidad  jurídica   explicita,   para   abarcar   las   tres   Comunidades   Europeas   reformuladas.   Surgió,   además,   la   idea   de   ciudadanía   de   la   Unión   Europea   que   ya   no   se   ligaba   exclusivamente   a   las   libertades   y   los   derechos   comunitarios   de   contenido   económico,   sino   a   elementos   netamente   político-­‐constitucionales,   como   el   derecho   de   voto   en   las   elecciones   europeas   y   en   las   elecciones   municipales.   En   el   ámbito   institucional,   se   ampliaron   los   poderes   del   Parlamento   Europeo,   que   pasaron   de   simplemente  cooperar  con  el  Consejo  a  codecidir  en  muchos  ámbitos  legislativos.       Naturaleza  jurídica   La  UE  no  es  ni  un  Estado  ni  una  organización  internacional  normal.   La   UE   no   es   un   estado   federal,   pues   para   serlo   debería   tener   un   pueblo,   un   territorio,   un   poder   soberano   y   una   organización   jurídica.   Tampoco   es   una   confederación,   pues   su   estructura   institucional   es   demasiado   compleja   para   constituir   una   confederación;   muchas   de   sus   decisiones   se   toman   por   mayoría   y,   por   tanto,   los   estados   están   obligados   a   acatarlas   aunque   voten   en   contra.   Finalmente,   no   es   una   organización   internacional   pues   por   su   consideración   de   organización   política   o   generalista,   que   no   se   centra   en   una   función   determinada   o   específica,  y  por  los  medios  de  actuación  se  aleja  de  los  ejemplos  de  organización   internacional  clásicos.     La   Unión   Europea   es   una   unión   de   diversos   estados   –   que   no   pierden   su   condición   de  estados  –  que  crean  una  estructura  común  a  la  que  dotan  de  unas  competencias   (le  ceden  parte  de  sus  competencias)  y  unos  medios  de  actuación  similares  a  los  de   un  estado.     La   creación   y   la   atribución   de   competencias   a   la   Unión   Europea   se   realizan   por   medio   de   normas   de   derecho   internacional   (los   tratados   internacionales)   que   permiten  que  los  estados  sigan  siendo  los  depositarios  últimos  de  la  legitimación   de  la  Unión  Europea.   Los   estados   miembros   de   la   UE   ejercen   lo   que   se   puede   denominar   “poder   constituyente   europeo”   y   son   los   “señores   de   los   tratados”.   El   hecho   de   que   el   acto   fundador   venga   por   medio   de   una   norma   de   derecho   internacional   no   prefigura   toda   la   categorización   de   la   UE   porque,   si   bien   es   posible   encontrar   en   su   seno   instrumentos   que   tienen   una   aspiración   internacionalista   o   tienen   una   rémora   internacionalista,  en  otros  casos  se  siguen  una  estela  más  constitucional-­‐estatalista   con   un   carácter   federalizante.   Es   una   forma   poco   híbrida   utiliza   elementos   de   derecho   internacional   pero   también   tiene   acentos   de   tipo   de   derecho   constitucional.   Por   ello   debe   recurrirse   a   la   idea   de   construcción   europea   como   un   proceso   inacabado  que  es  difícil  de  categorizar  antes  de  que  llegue  a  término.     2   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  2   La  Adhesión  Española  y  sus  consecuencias   La  adhesión  consiste  en  el  procedimiento  para  ingresar  en  la  Unión  Europea  con  la   categoría  de  estado  miembro.   Hay   estados,   poseedores   de   constituciones   modernas,   que   incluyen   en   estas   un   procedimiento   para   adherirse;   es   decir   una   “clausula   europea”.   Ésta   consiste   en   aquel   artículo   de   la   constitución   de   un   estado   miembro   de   la   Unión   Europea   que   contempla   aspectos   relacionados   con   la   adhesión   y   con   la   pertenencia   a   la   Unión   Europea.   La   clausula   puede   contener   consideraciones   meramente   internas   y/o   consideraciones  que  se  centran  en  el  proceso  de  construcción  europea.     Sin  embargo,  no  existe  en  la  Constitución  española  una  cláusula  europea  explícita   en   el   sentido   anteriormente   indicado.   No   obstante,   tras   la   reforma   del   artículo   135   de  la  Constitución  la  importancia  de  la  UE  ha  dejado  su  huella  en  la  Carta  Magna.   Pues  éste  hace  referencia  a  los  “márgenes  establecidos  por  la  Unión  Europea  para   sus  Estados  Miembros”     La   integración   de   España   en   las   Comunidades   Europeas   era   una   necesidad   sentida   por   los   redactores   de   la   Constitución.   No   obstante,   no   se   estableció   un   procedimiento   específico   para   la   integración   en   las   Comunidades   Europeas,   sino   un   procedimiento   para   ceder   competencias   a   cualquier   organización   supranacional  estipulado  en  el  artículo  93  CE.     Mediante  Ley  orgánica  se  podrá  autorizar  la  celebración  de  Tratados  por  los  que  se   atribuya  a  una  organización  o  institución  internacional  el  ejercicio  de  competencias   derivadas  de  la  Constitución.  Corresponde  a  las  Cortes  Generales  o  al  Gobierno,  según   los   casos,   la   garantía   del   cumplimiento   de   estos   Tratados   y   de   las   resoluciones   emanadas  de  los  organismos  internacionales  o  supranacionales  titulares  de  la  cesión.     El   TC   dice   que   dicho   artículo   constituye   la   bisagra   mediante   la   cual   la   Constitución   misma   da   entrada   en   nuestro   sistema   constitucional   a   otros   ordenamientos   jurídicos   a   través   de   la   cesión   del   ejercicio   de   competencias.   De   este   modo   se   confiere  al  artículo  93  CE  una  dimensión  sustantiva  o  material  que  no  cabe  ignorar.   La   cesión   constitucional   tiene   a   su   vez   límites   materiales   que   se   imponen   a   la   propia  cesión.  Esos  límites  materiales  se  traducen  en  el  respeto  de  la  soberanía  del   Estado,   de   nuestras   estructuras   constitucionales   básicas   y   del   sistema   de   valores   y   principios   fundamentales   consagrados   en   nuestra   Constitución,   en   el   que   los   derechos  fundamentales  adquieren  sustantividad  propia.  De  este  modo,  aunque  no   existe   una   cláusula   europea   explícita   que   imponga   límites   y   condiciones   a   la   participación   europea,   el   TC   ha   derivado   unas   consecuencias   similares   del   artículo   93   de   la   CE   aunque   no   ha   concretado   que   consecuencias   tendría   una   actuación   europea  contraria  a  tales  límites.     Las  principales  consecuencias  y  efectos  que  tiene  sobre  el  ordenamiento  interno   estatal  la  adhesión  a  la  Unión  Europea  pueden  clasificarse  en  los  siguientes  cinco   grupos:   1. En  el  orden  competencial   2. En  el  orden  normativo   3. En  el  orden  jurisdiccional   4. En  relación  a  la  forma  de  estado     3   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  2   1.  Las  consecuencias  en  el  orden  competencial   En   el   orden   competencial   encontramos,   por   un   lado,   una   pérdida   de   ámbitos   materiales  de  actuación  de  las  instituciones  españolas  producida  por  la  atribución   de   competencias   a   la   Unión   Europea   que   se   compensa,   por   otro,   por   la   participación  de  las  instituciones  españolas  en  el  ejercicio  de  funciones  europeas.     La   UE   es   una   organización   que   ejerce   sólo   aquellas   competencias   que   le   han   atribuido   los   estados.   El   principio   de   atribución   se   plasma   en   el   art.   5   TUE   y   se   completa   con   la   competencia   residual   de   los   estados   miembros   presente   en   el   artículo  cuarto  por  el  cual  toda  competencia  no  atribuida  a  la  Unión  corresponde  a   los   estados.   Consecuentemente   ni   un   estado   podrá   dictar   normas   o   realizar   actuaciones   si   tal   competencia   ha   sido   atribuida   a   la   Unión   ni   la   Unión   podrá   realizar   lo   propio   si   no   se   produce   dentro   de   los   ámbitos   competenciales   de   la   Unión.   La   DTC   1/2004   declara   que   por   medio   del   artículo   93   se   realiza   una   “operación   soberana   de   cesión   del   ejercicio   de   competencias   derivadas”   de   la   Constitución.   Consecuentemente  no  se  trata  de  una  cesión  de  soberanía  sino  de  una  cesión  del   ejercicio  de  la  soberanía.     2.  Consecuencias  en  el  orden  normativo   La   entrada   en   la   UE   implica   la   incorporación   de   un   ordenamiento   distinto   (ordenamiento  comunitario)  al  ordenamiento  jurídico  español.   La   integración   de   España   en   las   Comunidades   Europeas   supuso   la   asunción   en   bloque  de  la  base  común  de  derechos  y  obligaciones  que  se  predican  de  todos  los   estados   miembros,   lo   que   se   conoce   como   el   acervo   comunitario.   Éste   no   se   compone   sólo   de   las   normas   contenidas   en   los   tratados   o   la   legislación   adoptada   por   las   instituciones   europeas,   sino   también   de   la   jurisprudencia   del   Tribunal   de   Justicia   y   de   los   actos,   acuerdos   y   declaraciones   adoptados   por   las   instituciones   europeas.     La   UE   ejerce   las   competencias   que   le   han   atribuido   los   estados   por   medio   de   un   cuerpo  de  normas  jurídicas  configurado  como  un  ordenamiento  jurídico  autónomo   que  se  incorpora  a  los  ordenamientos  de  los  estados  miembros  y  que  está  regido   por  unos  principios  estructurales  descritos  por  el  Tribunal  de  Justicia  de  la  Unión   Europea   entre   los   que   destaca   su   efecto   directo   y   su   primacía   sobre   el   derecho   interno.     Principios  estructurales  del  Ordenamiento  Comunitario:   • Efecto   directo:   Una   vez   creada   una   norma   europea   se   aplica   directamente   a   los   ciudadanos   de   los   estados   miembros.   Además,   cuando   surgen   las   normas   europeas,   las   autoridades   de   los   países   miembros   no   pueden   dictar   normas   contrarias   a   las   normas   europeas   (efecto   bloqueo).   En   caso   de   contradicción  según  el  TC  la  CE  no  es  ya  el  marco  de  validez  de  las  normas   comunitarias   y   por   tanto   el   derecho   español   deja   de   influir   en   la   manera   que  influye  en  el  derecho  comunitario   • Primacía  sobre  el  derecho  interno:  En  caso  de  contradicción  con  el  derecho   interno  se  aplicará  la  norma  comunitaria  desplazando  la  estatal.       4   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  2   Uno  de  los  grandes  problemas  es  determinar  si  el  derecho  europeo  se  debe  aplicar   cuando  entra  en  contradicción  la  Constitución.  El  TC  dice  que  “la  constitución  no  es   ya   el   marco   de   validez   de   las   normas   comunitarias”.   Consecuentemente   una   vez   que  el  ordenamiento  español  ha  atribuido  unas  competencias  normativas  a  la  UE,   deja   de   influir   en   cómo   se   aplica   el   derecho   que   se   dicta   en   ejercicio   de   las   mencionadas   competencias.   Así   pues,   no   es   el   TC   el   que   debe   establecer   las   condiciones  de  aplicación  de  la  primacía  del  derecho  europeo.   La  primacía  del  derecho  europeo  no  contradice  la  supremacía  de  la  Constitución.   La   Constitución   ha   aceptado,   ella   misma,   en   virtud   de   su   art.   93,   la   primacía   del   Derecho   de   la   Unión   en   el   ámbito   que   a   ese   Derecho   le   es   propio.   Sin   decirlo   categóricamente,  se  acepta  que  haya  una  preferencia  del  derecho  europeo  respecto   a  todo  el  ordenamiento  estatal,  incluida  la  Constitución.       3.  Consecuencias  en  el  orden  jurisdiccional   El   Tribunal   de   Justicia   de   la   Unión   Europea   es   un   auténtico   órgano   jurisdiccional   tanto  por  sus  competencias,  como  por  el  procedimiento  a  través  del  cual  las  ejerce,   como  por  la  naturaleza  de  sus  decisiones.   Los   tratados   europeos   reflejan,   aunque   de   forma   un   tanto   implícita,   la   sumisión   de   España   y   el   resto   de   los   estados   miembros   a   la   jurisdicción   del   Tribunal   de   Justicia   de   la   Unión   Europea.   La   jurisprudencia   del   propio   Tribunal   de   Justicia   ha   concretado   la   obligación   de   todas   las   instituciones   e   instancias   de   un   estado   de   aplicar   sus   decisiones,   y   el   artículo   260   TFUE   establece   las   sanciones   por   la   no   ejecución  de  una  sentencia  de  la  Tribunal  de  Justicia.   La  sumisión  de  España  al  Tribunal  de  Justicia  de  la  UE  supone  que  su  participación   en   el   proceso   de   integración   europea   no   se   basa   en   el   voluntarismo,   sino   en   parámetros   jurídicos   que   son   controlados,   entre   otros,   por   el   propio   Tribunal   de   Justicia.     4.  Efectos  en  relación  a  la  forma  de  Estado   En  cuanto  a  los  efectos  sobre  el  Estado  de  Derecho  y  la  sumisión  del  juez  español   debemos  resaltar  que,  desde  la  adhesión  a  la  UE,  el  sometimiento  de  los  jueces  al   imperio   de   la   ley   debe   ser   matizado   respecto   a   situaciones   en   que   un   juez   debe   dejar  de  aplicar  una  norma  legislativa  en  virtud  de  los  principios  del  ordenamiento   europeo.   La   sentencia   Simenthal   II   de   1978   del   Tribunal   de   Justicia   de   las   Comunidades   Europeas   establece   que,   para   garantizar   que   las   normas   europeas   se   aplican   de   forma   preferente   a   las   normas   internas   y   las   desplazan,   los   poderes   públicos,  y  los  jueces  en  particular,  deben  inaplicar  de  oficio  las  normas  estatales   que  sean  incompatibles  con  el  derecho  europeo.   Así   pues,   determina   que   los   jueces   nacionales   tienen   una   autoridad   propia   para   dejar   de   aplicar   las   normas   estatales     y   que   no   están   supeditados   a   procesos   como   el   español   de   la   cuestión   de   constitucionalidad.   Es   decir,   “sin   que   sea   necesario   solicitar   o   esperar   la   eliminación   previa   de   la   legislación   nacional   por   vía   legislativa  o  por  cualquier  otro  procedimiento  constitucional”.   El   TC   no   considera   de   relevancia   constitucional   que   un   juez   deje   de   aplicar   una   ley   española.     La   Constitución   no   es   neutra   respecto   al   modelo   económico   ya   que   existen   una   serie   de   principios   que   deben   ser   seguidos   pero   que   tienen   una   formulación   tan   amplia   que,   excepto   un   modelo   comunista   de   planificación   total   y   un   modelo     5   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  2   ultraliberal,  permiten  combinar  los  diversos  modelos.  Ahora  bien,  el  ingreso  en  la   Unión   supone   que   el   espectro   de   modelos   económicos   constitucionalmente     6   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  2   • El   Consejo   de   la   Unión   representa,   también,   los   intereses   de   los   estados   miembros.     El   Consejo   de   la   Unión   tiene   un   papel   preponderante   en   la   función  ejecutiva.  En  él  hay  un  representante  de  rango  ministerial  de  cada   estado  miembro,  que  van  rotando  en  función  de  los  temas  que  deben  tratar.   Es  un  órgano  colegislador  junto  con  el  parlamento  y  tiene  amplios  poderes   ejecutivos.   • La  Comisión  Europea  representa  los  intereses  de  la  unión  en  su  conjunto.   La   comisión   europea   tiene   en   exclusiva   la   iniciativa   legislativa   y   está   integrada   por   un   representante   de   cada   estado   miembro   (en   2014   cambiará).   Entre   sus   funciones   encontramos:   ser   la   guardiana   de   los   tratados,   por   lo   que   vela   por   la   aplicación   del   derecho   de   la   Unión,   la   representación   exterior   de   la   Unión   Europea   y   la   ejecución   del   presupuesto   de   la   Unión.   Los   miembros   de   la   comisión   eligen   a   un   presidente   a   propuesta  del  Consejo  Europeo.  La  comisión  responde  ante  el  parlamento.   • El   Tribunal  de  Justicia  de  la  Unión  Europea   es   el   encargado   de   velar   por   la   primacía   del   derecho   europeo,   se   sitúa   en   Luxemburgo.   No   está   relacionado  con  el  Tribunal  de  Derechos  Humanos  de  Estrasburgo.   • El  Banco  Central  Europeo  (BCE)  es  el  encargado  de  la  política  monetaria,   se   han   suprimido   los   bancos   centrales   estatales   cediendo   soberanía   al   europeo.   • El   Tribunal   de   Cuentas   se   encarga   de   la   gestión   independiente   de   la   política  monetaria  de  la  Unión.               Los   dos   consejos   y   la   comisión   forman   parte   de   lo   que   entendemos   como   poder   ejecutivo.       Fuentes  del  Derecho  Europeo   El  sistema  de  fuentes  europeo  procede  de  estas  instituciones  mencionados.     Se  debe  destacar  la  autonomía  en  relación  a  las  fuentes  del  derecho  comunitario.   Una   característica   esencial   de   la   Unión   Europea   es   su   capacidad   para   formar   un   ordenamiento  que  es  distinto  tanto  de  las  normas  de  derecho  internacional  público   como  de  los  ordenamientos  internos  de  cada  estado.     El   ordenamiento   jurídico   de   la   UE   se   defien   como   un   conjunto   organizado   y   estructurado  de  normas  jurídicas  que  posee  sus  propias  fuentes  y  está  dotada  de   órganos   y   procedimientos   aptos   para   producirlas,   interpretarlas   y   sancionar   su   incumplimiento.   Es   un   ordenamiento   sobre   competencias   que   los   estados   miembros  han  cedido  a  la  unión.     Dentro   del   conjunto   de   las   fuentes   europeas   es   común   distinguir   entre   derecho   originario  y  derecho  derivado.     7   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  2   Clases  de  fuentes:   • Derecho   originario:   Es   el   derecho   de   los   tratados,   constituido   por   los   tratados   constitutivos   y   sus   sucesivas   modificaciones.     Con   el   Tratado   de   Lisboa  se  redujo  a  dos  tratados  el  derecho  originario  de  la  UE:  el  Tratado  de   la  Unión  Europea  y  el  Tratado  de  Funcionamiento  de  la  Unión  Europea.   Las   normas   originarias   se   caracterizan   por   tener   tanto   material   como   formalmente   naturaleza   de   tratado   internacional,   de   modo   que   se   rigen   por   las   normas   del   derecho   internacional   general.   Constituyen   la   máxima   expresión   en   la   jerarquía   del   ordenamiento   jurídico   de   la   Unión   y   prevalecen   sin   excepciones   ante   otras   fuentes   del   derecho   de   la   Unión,   y   antes  el  derecho  de  los  estados  miembros.     • Derecho   derivado:   Es   el   derecho   que   emana   de   las   instituciones   de   la   Unión.   o Actos  institucionales:   están   previstos   en   los   tratados   y   tienen   unos   procedimientos   y   efectos   jurídicos   que   están   claramente   determinados.   § Reglamentos:   Es   la   fuente   de   derecho   derivado   y   acto   institucional   más   importante.   Es   una   norma   general   (aplicable   a   todos   los   estados   de   la   unión),   obligatoria   y   directamente   aplicable.   Obliga   en   todos   sus   elementos   y   es   directamente   aplicable.   Según   los   tratados,   los   reglamentos   son   normas   directas   que   no   requieren   transposición.   Por   lo   que   se   aplicarán   directamente   y   los   estados   no   podrán   obstaculizar   su   aplicación   directa,   es   decir   no   podrán   adoptar   medidas   de   ejecución   que   obstaculicen   la   aplicabilidad   directa   de   estos   actos   o   que   comprometan   su   aplicación   simultánea  en  todo  el  territorio  de  la  Unión..  Van  dirigidos  a   los   estados,   pero   también,   en   menor   medida,   a   personas   físicas  y  jurídicas.     La  transposición  o  recepción  quiere  decir  que,  en  función  de   cada   estado,   hay   normas   comunitarias   que   se   aplican   directamente  y  otras  que  podrían  no  aplicarse  directamente.   Las   que   no   se   aplicarían   directamente   deberían   seguir   una   transposición  o  recepción  del  derecho  comunitario  al  derecho   interno.   El   derecho   originario   nada   dice   sobre   si   los   estados   deben   utilizar   la   transposición   con   las   directivas   y   las   decisiones.   En   el   caso   de   los   reglamentos,   dado   que   son   normas   de   aplicabilidad   directa,   la   transposición   no   será   posible   independientemente   del   sistema   de   cada   estado.   Nuestro   sistema   es   un   sistema   monista   que   no   utiliza   mecanismos  de  transposición,  sino  que  aplica  directamente  el   derecho  comunitario.     § Directivas:   Obligan   a   los   estados   miembros   en   un   sentido   determinado,  así  pues  imponen  un  resultado  y  un  plazo  para   cumplirlo.   La   obligación   que   tienen   los   estados   es   conseguir   el   resultado   pero   nada   dice   el   derecho   comunitario   sobre   que     8   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  2   §   §   mecanismos   deben   seguir   los   estados   para   conseguirlo.   Se   aplica  a  todos  los  estados  miembros.     Decisiones:   Son   obligatorias   en   todos   sus   elementos   pero   podrán  ir  dirigidas  a  un  número  restringido  de  destinatarios.   Podrá  dirigirse  tanto  a  un  estado  como  a  un  particular.  Tiene   carácter  imperativo  en  todos  sus  elementos,  y  para  todos  sus   destinatarios.   Recomendaciones   y   dictámenes:   No   serán   vinculantes   jurídicamente.   Pretenden   promover   determinados   comportamientos  en  los  estados  miembros  en  materias  cuya   competencia  no  corresponde  a  la  Comunidad,  o  bien  de  forma   previa  a  la  intervención  normativa  de  la  Unión.     o Actos   no   institucionales  o   actos   atípicos:  No  están  previstos  en  los   tratados.   Son   aquellos   actos   de   naturaleza   imprecisa   y   efectos   jurídicos   indeterminados   que   se   hallan   en   el   ordenamiento   jurídico   de   la   Unión,   y   que   difieren   de   los   actos   denominados   institucionales.   Se   trata   de   actos   para   los   que   los   tratados   han   asumido   competencias  pero  no  la  forma  de  su  ejercicio  normativo.  Podemos   destacar,   de   entre   ellos,   las   decisiones   del   Consejo   no   encuadrables   en  los  actos  institucionales,  o  las  resoluciones.     Los   principios   generales   del   derecho   en   el   ámbito   comunitario   deben   su   formulación   principalmente   a   la   interpretación   y   aplicación   de   los   tratados   por   parte   del   Tribunal   de   Justicia   de   la   Unión   Europea,   en   tanto   que   máximo   órgano   jurisdiccional  del  sistema  jurídico  de  la  Unión.  Podemos  distinguir  entre  aquellos   principios   recogidos   en   la   letra   de   los   tratados   y   los   principios   generales   del   derecho  de  la  Unión,    que  surgen  de  diversas  fuentes.     La  eficacia  de  las  fuentes  del  derecho  comunitario:   • No   se   necesita   el   instrumento   de   la   transposición   o   la   recepción   para   que   sean  eficaces   • Puede  ser  invocado  el  derecho  comunitario  ante  los  tribunales  (también  los   internos)       Relaciones  ordenamiento  UE  –  Orden  de  los  estados   1.  Eficacia  directa  del  derecho  de  la  Unión  Europea   La  eficacia  directa  se  atribuye  a  aquel  tipo  de  norma  que  no  requiere  una  medida   estatal  para  ser  efectiva  en  el  ámbito  interno,  y,  en  consecuencia,  genera  derechos   y   obligaciones   entre   los   particulares   y   puede   ser   invocada   ante   los   tribunales.   El   Tribunal  de  Justicia  ha  extendido  este  efecto  de  los  reglamentos  (única  fuente  de  la   que  se  le  predica  la  eficacia  directa  en  el  tratado)  a  otras  normas,  partiendo  de  la   interpretación  teleológica  de  los  tratados  y  de  la  naturaleza  de  la  UE.       9   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  2   Para   apreciar   si   una   norma   de   derecho   de   la   Unión   disfruta   de   este   efecto,   el   Tribunal   de   Justicia   se   basa   no   en   su   forma   o   denominación,   sino   en   el   cumplimiento   de   dos   requisitos:   1)   debe   ser   clara   y   precisa,   en   cuanto   prevé   la   imposición  de  una  obligación  cierta  que  conlleve,  correlativamente,  la  creación  de   un   derecho   perfectamente   identificable,   y   2)   debe   tratarse   de   un   mandato   incondicional,   es   decir,   que   no   requiera   plazos   de   ejecución   o   reservas,   ni   deje   margen  de  apreciación  discrecional  a  las  autoridades  estatales  o  instituciones  de  la   Unión.       2.  El  principio  competencial   Para   conocer   las   competencias   de   la   unión   debe   acudirse   a   los   tratados   constitutivos.   El   principio   competencial   rige   la   distribución   de   competencias   entre   la   Unión   y   lo   estados   miembros.   Según   este   principio   encontramos   competencias   exclusivas   de   la   Unión,   competencias   compartidas   entre   la   Unión   y   los   estados   miembros   y   competencias   de   coordinación.   A   éstas   se   añaden   otras   que   desarrollará   la   Unión   en   el   marco   de   determinadas   políticas   de   acuerdo   con   lo   que   dispongan  los  tratados  en  cada  caso  y  que  se  definen  como  “acciones  con  el  fin  de   apoyar,  coordinar  o  complementar  la  acción  de  los  estados  miembros”.     Para  la  delimitación  y  el  ejercicio  de  estas  competencias  debe  acudirse  a  los   principios  referidos  en  el  TUE.   • Principio   de   atribución:   cualquier   competencia   no   atribuida   a   la   Unión   corresponde  a  los  Estados  miembros   • Principio   de   subsidiariedad:   La   Unión,   en   el   ejercicio   de   sus   competencias   no   exclusivas,   no   debe   hacer   sino   aquello   que   puede   ser   mejor   realizado   desde  el  nivel  europeo;  es  decir,  las  decisiones  deben  tomarse  de  la  forma   más   cercana   posible   a   los   ciudadanos,   y   las   instituciones   europeas   sólo   deberán   intervenir   cuando   se   aprecien   de   forma   evidente   los   mayores   beneficios  de  actuar  a  nivel  de  la  Unión.   • Principio   de   proporcionalidad:   El   contenido   y   la   forma   de   la   acción   de   la   Unión   no   excederá   de   lo   necesario   para   alcanzar   los   objetivos   de   los   tratados.     3.  La  primacía  del  derecho  de  la  Unión  Europea   A   tenor   del   principio   de   primacía,   ante   un   conflicto   entre   el   ordenamiento   de   la   Unión  y  el  ordenamiento  interno,  prevalecerá  siempre  la  norma  de  derecho  de  la   Unión.   En   este   supuesto   se   aplicará   la   norma   comunitaria   desplazando   la   estatal   (implicándola)  aunque  no  anulándola.   La   primacía   se   predica   del   ordenamiento   jurídico   de   la   Unión   en   su   integridad   y   actúa  frente  a  cualquier  norma  estatal  de  cualquier  rango,  incluida  la  Constitución   pues   esta   reconoce,   en   su   art.   93,   de   manera   indirecta   la   primacía   del   derecho   comunitario.     Los   conflictos   entre   normas   nacionales   y   europeas   sólo   pueden   ser   dirimidos   en   función  del  derecho  de  la  Unión  y  que  su  última  clarificación  corresponde,  por  vía   de  la  cuestión  prejudicial,  al  Tribunal  de  Justicia  de  la  Unión  y  no  a  los  tribunales   constitucionales  estatales.       10   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  2   4.  La  autonomía  institucional  y  procedimental   Según   el   principio   de   autonomía   institucional   y   procedimental,   corresponde   al   ordenamiento   interno   de   los   estados   miembros   determinar   los   órganos   competentes   y   el   procedimiento   necesario   para   la   ejecución   del   derecho   de   la   Unión.  Este  principio  debe  conciliarse  con  la  necesidad  de  una  aplicación  uniforme   del  derecho  de  la  Unión,  de  modo  que  el  principio  de  autonomía  institucional  está   subordinado  al  respeto  de  los  principios  de  primacía  y  efecto  directo.     5.  El  control  de  derecho  de  la  Unión  Europea   El  Tratado  de  la  Unión  Europea  confía  a  su  Tribunal  de  Justicia  la  misión  de  velar   por   el   respeto   del   derecho   de   la   Unión   en   la   interpretación   y   aplicación   de   los   tratados.   Es   una   institución   independiente   e   imparcial,   con   jurisdicción   obligatoria   y   exclusiva   que   vincula   tanto   a   las   instituciones   de   la   Unión   como   a   los   estados   miembros   y   a   los   particulares.   El   Tribunal   de   Justicia   de   la   Unión   Europea   comprende   el   Tribunal   de   Justicia,   el   Tribunal   General   y   los   Tribunales   especializados.         Tratados  internacionales  (ámbito  global)   Los   tratados   son   aquellas   fuentes   por   las   cuales   se   establecen   las   relaciones     del   estado  con  otros  sujetos  del  Derecho  internacional.   La   Constitución   española   dedica   el   capítulo   III   del   título   III   a   los   tratados   internacionales.   Un   tratado   internacional   es   un   acuerdo   regido   por   el   derecho   internacional   y   celebrado   entre   estados,   entre   organizaciones   internacionales   y   estados,   o   entre   organizaciones   internacionales,   ya   conste   en   un   instrumento   único   o   en   varios,   y   cualquiera  que  sea  su  denominación  particular.   Están  regulados  Capítulo  III,  Título  III  CE.     La  recepción  de  los  tratados  en  el  derecho  interno  se  divide  en  dos  tradiciones  la   monista   y   la   dualista.   Los   estados   monistas   aplican   directamente   el   tratado   mientras   que   los   dualistas   requieren   una   adopción   interna   de   transformación   o   de   ejecución  del  tratado  (transposición)  para  que  éste  adquiera  vigencia.   La  Constitución  se  inclina  por  la  posición  monista,  de  manera  que  no  es  necesario   un   acto   interno   de   recepción   del   derecho   internacional   para   que   el   derecho   contenido   en   los   tratados   internacionales   se   incorpore   de   manera   directa   al   ordenamiento  jurídico  español.     La  validez  de  los  tratados  depende,  pues,  de  la  circunstancia  de  que  se  ajusten  a  las   reglas   de   celebración   de   tratados,   tanto   internacionales   como   a   las   constitucionales  internas.       La   adopción   de   los   tratados   por   el   Estado   español   se   produce   en   el   momento   en   que  éste  presta  su  consentimiento  para  obligarse  internacionalmente  y  el  órgano   que  formalmente  tiene  la  potestad  para  manifestar  tal  consentimiento  es  el  jefe  del   Estado.  Prestado  el  consentimiento  se  aplica  el  tratado     La  Constitución  se  refiere  a  la  especial  recepción  interna  de  determinados  tratados   internacionales  en  su  artículo  10.2.  Éste  es  una  norma  especial  que  se  circunscribe     11   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  2   únicamente,  por  razón  de  la  materia,  a  los  tratados  internacionales  relativos  a  los   derechos  humanos  ratificados  por  España.  Estos  tratados  internacionales,  así  como   su   interpretación   por   parte   del   Tribunal   Europeo   de   los   Derechos   Humanos,   constituyen   un   criterio   de   interpretación   de   los   derechos   fundamentales   reconocidos   en   la   Constitución.   El   contenido   internacional   de   los   derechos   humanos   se   integra   en   el   ámbito   de   protección   de   los   derechos   fundamentales   y   adquiere   rango   constitucional.   Así   pues,   los   tratados   que   contengan   preceptos   relativos   a   los   derechos   humanos   y   la   jurisprudencia   internacional   alrededor   de   estos,   ha   de   ser   criterio   interpretativo   interno   para   nuestros   derechos   fundamentales.   De  este  modo,  estos  tratados  son,  al  mismo  tiempo,  normas  internas  conforme  al   artículo   96   CE,   de   rango   infraconstitucional,   y   criterios   de   interpretación   de   las   normas  sobre  derechos  fundamentales  conforme  al  artículo  10.2  del  mismo  texto,   con  rango  constitucional.       Posición  de  los  tratados  en  el  sistema  de  fuentes   Los   tratados   internacionales   están   subordinados   a   la   Constitución.   A   tenor   del   artículo   95   de   la   Constitución   en   tanto   no   se   produzca   una   revisión   constitucional,   no  puede  celebrarse  un  tratado  contrario  a  la  Constitución.     En   cuanto   a   la   relación   entre   los   tratados   y   las   leyes   nos   encontramos   con   una   primacía   del   derecho   internacional   convencional   sobre   el   derecho   interno,   de   manera   que   la   posible   contradicción   entre   un   tratado   internacional   y   una   norma   interna  debe  resolverse  a  favor  de  la  norma  internacional.  El  tratado  no  sólo  tiene   fuerza  activa  de  ley,  sino  que  además  tiene  resistencia  ante  leyes  posteriores.   Se  trata  de  una  primacía  muy  singular  pues  la  ley  contraria  a  un  tratado  no  es  nula,   sino  inaplicable,  puesto  que  el  tratado  simplemente  prevalece  sobre  ella.     Para  salvaguardar  la  supremacía  de  la  Constitución,  existen  dos  procedimientos:  el   control   previo   de   constitucionalidad   y   el   control   de   constitucionalidad   de   los   tratados  ya  vigentes.     El   control   previo   se   produce   a   iniciativa   del   Gobierno   o   de   cualquiera   de   las   cámaras  y  se  formulará  durante  la  tramitación  del  texto  del  convenio,  cunado  esté   definitivamente  fijado,  pero  aún  no  se  haya  prestado  consentimiento,  y  durante  el   período  de  espera  de  la  resolución  se  suspende  la  tramitación  de  la  autorización.   Este  tipo  de  control  es  un  mecanismo  potestativo  bastante  singular  puesto  que  su   finalidad   no   es   sólo   la   de   impedir   la   conclusión   de   normas   internacionales   contrarias   a   la   Constitución,   sino   asimismo   la   de   indicar   la   vía   idónea   para   incorporar   internamente   el   derecho   internacional:   previa   reforma   constitucional   o   sin  ella.     La   impugnación   a   posteriori   de   un   convenio   internacional   ya   vigente   se   produce   por   la   vía   del   recurso   o   por   la   de   la   cuestión   de   inconstitucionalidad.   Si   el   TC   declarase  inconstitucional  el  tratado,  ello  no  equivaldría  a  su  nulidad  sino  que  se   consideraría  inaplicable.   La   no   aplicación   del   tratado   podría   acarrear,   por   lo   tanto,   la   eventual   responsabilidad   internacional   del   Estado   por   incumplimiento   de   las   obligaciones     12   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  2   contraídas.  En  este  caso  las  salidas  serían:  o  bien  introducir  reservas  al  tratado,  o   bien  denunciarlo,  o  bien,  en  último  extremo,  reformar  la  Constitución.     En  general,  debido  a  las  presiones  políticas,  la  primacía  de  la  Constitución  respecto   a  la  celebración  de  tratados  acaba  significando  una  modificación  de  ésta.     13   ...