Memoria sonorización de un grupo musical (2015)

Trabajo Español
Universidad Universidad Politécnica de Cataluña (UPC)
Grado Ingeniería de Sistemas Audiovisuales - 3º curso
Asignatura AE
Año del apunte 2015
Páginas 3
Fecha de subida 13/03/2016
Descargas 11

Vista previa del texto

Sonorización de un grupo musical    Introducción  El  objetivo  de  esta  memoria   es  el  de  poder  registrar  una  pieza  musical  interpretada  por  un  grupo musical formado por un vocalista, un violín y un piano.  Para  poder  obtener  resultados  óptimos  deberemos  escoger  el  lugar  adecuado  donde  situaremos  los  micrófonos  y  después  la  ecualización  y  los  diferentes  efectos  que  le  añadiremos a los sonidos grabados.    Posición de los micrófonos    El  primer  micrófono   será  el  del  cantante  por  lo que su posición dependerá del uso  que quiera  darle, nosotros, simplemente, nos limitaremos a indicarle si el sonido es correcto.    Para  el  violín,  la  posición  del  micrófono  es  mucho  más  decisiva  y  se  merece  un  estudio  más exhaustivo.   En  la  imagen  adjunta,  podemos apreciar que  el  sonido  generado  por  las  cuerdas,  líneas  rojas,  se  propaga  en  todas  las  direcciones,  mientras  que  el  sonido  de   la  caja  de  resonancia  se  propaga  en  el  plano  perpendicular a esta.   Para  escoger  la  posición  idónea  para  el  micrófono  deberemos  jugar  entre  las  posiciones A y C y la distancia.     En  la  posición  A  y  C el sonido de la caja de  resonancia se ve ligeramente reducido y, además  puede  evitar  la  respiración  del  músico  si  la  sala  es  reducida   y   con  poca  absorción.  Si,  por  ende,  la  sala  tiene  una  mala  acústica  o  el  efecto  que  produce  sobre  el  violín  no  es  deseado  deberemos reducir la distancia del micrófono por debajo del metro.    Para  este  ejercicio  supondremos  un  caso  ideal  y,  por lo tanto, posicionaremos el micrófono a  un  metro  del  violín  en  la  posición  B  mostrada  en  la  figura, de esta forma captamos el sonido  de las cuerdas, el de la caja reverberante y conseguimos un cierto efecto de sala.     Finalmente,  el  último  instrumento  a  microfonar  será  el  piano de cola. Sonorizarlo no es  tarea  fácil,  ya  que  debemos   tener  en  cuenta  qué  factores  van  a  predominar  a  la  hora  de  elegir  la  microfonía  adecuada  siendo  esta  muy  diversa.  Cada  técnico  va  a  discrepar  a  la  hora  de  su  elección.  Para  una  idea  general  utilizaremos  unos  micrófonos  que  se  encuentren  en  el  rango  de 20 Hz a 20 kHz.  Debemos  tener  en   cuenta  que  un  piano  de  cola  es  un  instrumento  de  cuerda  y  producirá  sonidos  graves,  medios  o  agudos  dependiendo  de  la  cuerda  pulsada.  De  esta  forma podemos  conseguir tres posiciones básicas:    1. A unos 30 cm en la parte superior de  las cuerdas centrales y a unos 20 cm horizontal y  respectivamente  a  los  mazos  y  con  la  tapa  cerrada  o  totalmente  abierta  estaríamos  hablando de un balance tonal natural con un buen equilibrio.     2. A  unos  20  cm  en  la  parte  superior  de  las  cuerdas  agudas  estaríamos  hablando  de  un  balance tonal pero con un balance ligeramente brillante.    3. Con  el  micrófono  colocado  verticalmente  en  la  parte  interna  del  arpa  o  marco  del  piano,  y  cerca  o  en el vértice de la pared curvada del piano estaríamos hablando de un  balance tonal potente y natural.    La  mejor  opción  creemos  que  será  la  primera  pues  otorga  un  buen   balance,  una  correcta  distribución  del  sonido y no tiene ese toque brillante de la segunda posición y no destacará en  potencia frente a los otros instrumentos como ocurriría con la tercera posición.    Procesamiento del audio recogido    Después  de  realizar  la  grabación  de  los  diferentes  instrumentos  deberemos  realizar  un  procesado  para  poder  obtener  un  sonido  mucho  más  equilibrado  y  matizado.  Para  ello  usaremos  tres  elementos  básicos:  un  ecualizador,  un  compresor  y  un  reverberador.  Hoy  en  día,  la  mayoría   de  procesamientos  se  hace  mediante  programas  informáticos  y  la  tarea  de  estos  dispositivos  se  ha  visto  diluida.  Sin  embargo,  a  continuación,   detallaremos  la  configuración de dichos elementos.    Ecualizador  El ecualizador, para la voz del cantante, a priori, no tendrá ninguna modificación.  Para  el  piano  podemos  jugar  con  su   curva  frecuencial para conseguir dar, quizás, más  peso  a  los  graves  y  conseguir  un sonido más  cálido, especialmente si grabamos con la  tapa cerrada.  Y,  finalmente,  para   el  violín  podemos  realizar  el  mismo  efecto,  pero  quizás  en  este  caso  algo  menos  pronunciado  para  conseguir  un  sonido  más  limpio  y  acorde  con  el  original.     Compresor  El compresor permite reducir el margen dinámico de la señal  para evitar picos de nivel  que, en reproducción, serían molestos e innecesarios.   Para  poder  ajustarlo  es  necesario  indicar  el  ratio  de compresión y el lindar a partir del  cual empieza a actuar.   En  este  caso  la  voz  del  cantante  será  la  que  deba  recibir  una  mayor  compresión  en  caso que pase de pequeñas y suaves notas a otras mucho más potentes.  En  cambio,  tanto  como  para  el  piano y el violín la compresión debe ser mínima y solo  aplicarse  en  aquellos  puntos  donde  realmente  despunten  sobre  el  resto  de  nivel  de  potencia.    Reverberador  El  reverberador,  popularmente  conocido  como  ​ reverb​ ,  es  capaz  de  generar  un  sonido  más  confortable  y  no  tan  apagado.  A  veces,  suele  usarse  ligeramente  en  los  instrumentos  cuando  el  efecto  que  produce  la  sala no es adecuado y debemos situar el  micrófono cerca del instrumento.   Otras  veces,  suele  usarse  en  la  voz  del  cantante  para  generar  un efecto de calidez que  envuelve las notas producidas por el cantante.      Conclusión    Con  esta  simple  implementación  ya  podríamos  grabar  una  canción  para  un  grupo   musical.  Cabe  destacar  que  lo  comentado  en  este  trabajo  es  una  mera  descripción  básica  y  que  en  el  mundo  musical  existen  una  infinidad  de   matices  y  sensaciones  que  dependen  del  técnico  encargado de la sonorización.                 Eduard Torres Romero  Grupo 21  ...