Tema 01 anatomía cabeza y cuello (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Málaga
Grado Medicina - 1º curso
Asignatura Anatomía 2
Profesor A.S.
Año del apunte 2014
Páginas 4
Fecha de subida 14/01/2015 (Actualizado: 21/03/2015)
Descargas 5
Subido por

Descripción

Introducción al estudio anatómico de cabeza y cuello

Vista previa del texto

TEMA 1: Introducción al estudio anatómico de cabeza y cuello La cabeza es una parte especial del cuerpo. Es una región separada del resto del cuerpo por el cuello, y en ella se concentran los sentidos especiales, entre ellos, los sentidos de largo alcance (vista, oido y olfato), además de que la piel que la recubre está densamente inervada, por lo que tiene una gran representación también en la sensibilidad general. En la cabeza también encontramos el encéfalo, parte más importante del sistema nervioso central, en el interior de la misma.
Las funciones de la cabeza son básicamente proporcionar soporte y protección tanto al encéfalo como a los sentidos que alberga. No obstante también desempeña funciones como la mímica, en relación a los músculos faciales, e interviene en los procesos digestivos y respiratorios. Las funciones del cuello se basan en servir de soporte de la cabeza, comunicar esta con el resto del cuerpo, y permitir su movilización.
1.1. Filogenia de la cabeza La cabeza es un elemento común a la mayoría de los cordados, pero no es exclusivo, puesto que muchos invertebrados tienen cabeza.
Las cabezas de los animales provienen de diferentes historias evolutivas.
Los vertebrados forman su cabeza a partir de plegamientos entre las capas germinativas del disco embrionario trilaminar y la intervención de las cretas neurales, mientras que en el caso de los invertebrados, la región cefálica (o en ocasiones, la región cefalotorácica) proviene de la fusión de distintos metámeros embrionarios que se especializan.
Así, los seres humanos poseemos una cabeza que es homóloga con la de los demás vertebrados, como anfibios, reptiles o el resto de mamíferos, puesto que las historias evolutivas de la cabeza de estas especies ha seguido una trayectoria evolutiva muy similar y provienen del mismo origen embriológico. Por contra, la cabeza de los seres humanos es una estructura análoga a la de los invertebrados, como la cabeza de los insectos, miriápodos, etc. ya que tienen diferente origen embriológico, aunque la convergencia evolutiva las ha llevado a cumplir las mismas funciones y tener una morfología similar.
1 1.2. Autogenia de la cabeza En la embriogénesis de la cabeza intervienen las tres capas blastodérmicas, aunque la más representativa de ellas es el ectodermo.
El endodermo origina las paredes digestivas que se hallan en la cabeza, entre otros lugares. El mesodermo origina la musculatura facial y el sustrato óseo del cráneo y la mandíbula. El ectodermo es la capa más activa, el neuroectodermo del poro superior del surco neural es el que forma el encéfalo, y también origina las placodas ectodérmicas, que son esenciales para la formación de los sentidos y de algunos ganglios.
Las crestas neurales también tienen un papel muy activo en la formación embrionaria de la cabeza. Estas se originan junto con el tubo neural, y van a intervenir en múltiples procesos en el embrión, entre los que recordamos la formación de los ganglios raquídeos y de ganglios vegetativos, además de componer las células mesenquimatosas de estructuras propias del mesodermo, destacando el papel de las células mesenquimatosas de los arcos braquiales o arcos faríngeos, de los que surgen el esqueleto facial y cefálico.
1.3. Generalidades de la cabeza La cabeza ha sido una estructura que ha sobrevivido hasta hoy ya que ha tenido un gran éxito funcional. Esto se basa en las siguientes razones:    En la cabeza se hallan los comienzos de las vías de ingestión de sólidos, líquidos y gases, y en la mayoría de los animales se hallan separados en vías digestivas (para sólidos y líquidos) y en vías respiratorias (para gases). Los animales que tienen estas vías separadas evitan comprometer una de ellas cuando tienen una afectación de la otra, gracias a la cavidad oral y la cavidad nasal, separadas.
También se ha desarrollado en ella una pieza móvil denominada mandíbula (única pieza móvil de la cabeza), un hueso de forma arqueada que contiene los dientes. Es un elemento muy útil para la defensa y la depredación. Tiene un desarrollo muy diferente según la especie animal.
Sirve como ventana del organismo al medio externo, como consecuencia del gran desarrollo sensorial que tiene, dado que como hemos dicho, concentra en ella todas las sensibilidades especiales y presenta una gran representación de sensibilidad general.
2   En el interior de la cabeza se desarrolla el sistema nervioso central, una estructura que coordina todo el cuerpo. Esta es una estructura muy desarrollada en mamíferos, y especialmente en humanos. Los seres humanos tenemos un desarrollo abismal del encéfalo, y escaso de la mandíbula porque en nuestra historia evolutiva sustituimos la depredación directa con la boca por una depredación con herramientas, con lo que no era necesario poseer una gran mandíbula, y se permitió un mayor desarrollo del encéfalo, tanto por el descenso del desarrollo mandibular, como por el hecho de idear herramientas de caza.
La cabeza goza de gran libertad de movimiento gracias al cuello, que la une al tórax y hace de soporte de la misma.
Los huesos que forman la cabeza reciben en conjunto el nombre de cráneo, y este presenta dos porciones diferenciadas:   Neurocráneo: tiene la función de proteger el encéfalo y algunos sentidos. Se compone de bóveda craneal y base craneal.
Viscerocráneo: es el esqueleto facial, su función es proteger y servir de soporte a las estructuras viscerales de la cara. Se relaciona con los inicios de las vías respiratorias y digestivas. El origen embrionario de esta parte son las células mesenquimatosas de los arcos braquiales provenientes de las crestas neurales.
Los huesos del cráneo se unen entre sí mediante articulaciones inmóviles de tipo sinóstosis en la edad adulta, aunque antes de ello, los huesos del cráneo no están fusionados totalmente entre sí, permitiendo cierta movilidad, y facilitando el desarrollo encefálico. La articulación temporoparietal es distinta, de tipo bisagra.
Los huesos del cráneo forman tres grandes zonas, que son la región facial, esto es, la zona de la cara; la bóveda craneal, que es la parte superior del neurocráneo y también se conoce con el nombre de calvaria o calota; y la base craneal, que es la parte inferior del neurocráneo, por donde pasan numerosas estructuras al interior del cráneo o salen del mismo, a través de muchos agujeros o forámenes craneales.
Entre los huesos que forman el neurocráneo, hay que destacar que no todos tienen el mismo patrón de osificación. Los huesos que pertenecen a la bóveda craneal derivan completamente de las crestas neurales y tienen una osificación intramembranosa, en la que el tejido membranoso es sustituido directamente por tejido óseo. Esta región craneal se denomina, pues, como desmocráneo. Mientras que la base craneal, a diferencia, procede tanto de las crestas neurales como del mesodermo, y presenta una osificación de 3 patrón endocondral o cartilaginosa, en la que se pasa por un estadío previo de cartílago antes de formar hueso definitivo, por esto se la denomina condrocráneo.
Los huesos que componen el cráneo son los que siguen:            Frontal: normalmente es un hueso único, pero en algunos individuos es par.
Parietales: dos huesos grandes y planos, con forma curvada que forman la mayor parte de la bóveda craneal.
Temporales: dos huesos muy laterales que tienen una porción en la base craneal y otra en la bóveda.
Timpánicos o timpanales: dos huesos, uno a cada lado, que se hallan junto a los temporales, y algunos autores los consideran dentro de los mismos.
Ocipital: hueso único que se halla en la parte posterior de la base craneal, aunque tiene una porción formando parte de la bóveda.
Etmoides: hueso único que se encuentra en la línea media, en relación con el frontal y el esfenoides.
Esfenoides: otro hueso único de forma irregular con muchas apófisis.
Malar o cigomático: hueso par que forma parte del viscerocráneo, situados laterales a los maxilares y relacionados con el frontal.
Maxilares: grandes huesos del viscerocráneo que se encuentran en el centro de la cara y forman la arcada dentaria superior.
Nasales: en la parte alta de la fosa nasal, articulando con el frontal, se hallan estos pequeños huesos.
Mandíbula: hueso único en forma de herradura que es el único de la cabeza con movilidad.
Existen otros huesos en el cráneo, pero de menor tamaño, y varios no son visibles desde el exterior, o no lo son todas sus partes. Los iremos viendo en los próximos temas.
4 ...

Tags: