Tema 3 Psicogerontología (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad de Salamanca
Grado Psicología - 4º curso
Asignatura Psicogerontología
Profesor A.B.N.P.
Año del apunte 2016
Páginas 7
Fecha de subida 25/10/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Apuntes tomados en clase de la asignatura impartida por Ana Belén Navarro Prados en el curso 2016-2017. Nota final obtenida en la asignatura: 9.

Vista previa del texto

TEMA 3. PROMOCIÓN DE LA AUTONOMÍA Y LA INDEPENDENCIA La gran mayoría de las personas con las que se trabaja en el campo de la Psicogerontología presentan, en mayor o menor medida, algún tipo de dependencia. Nuestra labor como psicólogos es la de promover la autonomía y la independencia en las personas mayores en la medida de lo posible.
- Enfermedades crónicas entre las personas mayores: § El 67% de los mayores de 60 años.
§ El 87% de los mayores de 85 años.
- La discapacidad se encuentra asociada a las enfermedades crónicas y sus consecuencias: § El 21% de los mayores de 65 años padece algún tipo de discapacidad física.
§ El 50% de los mayores de 85 años necesitan ayuda para vivir independientemente o tienen que vivir en una residencia.
A medida que aumenta la edad aumenta la probabilidad de padecer alguna enfermedad crónica. La discapacidad está muy relacionada con las enfermedades crónicas. Cuanto mayor es la persona mayor posibilidad hay de que presente algún tipo de dependencia.
1. PROMOCIÓN DE LA AUTONOMÍA: EL PROBLEMA DE LA FRAGILIDAD El mayor problema a la hora de promover la autonomía en las personas mayores es su fragilidad.
- Situación de equilibrio inestable, fácilmente alterable.
§ Aparece a edades avanzadas (a partir de los 85 años es normal que la persona, aunque no presente enfermedades ni discapacidades graves, se vuelva más vulnerable) o a edades más tempranas debido a la discapacidad y la enfermedad.
- Las personas mayores frágiles tienen un riesgo más elevado de: § Presentar reacciones adversas. Una vez que se padece una determinada enfermedad se van uniendo diferentes consecuencias negativas de la misma.
§ Dependencia (dificultad o imposibilidad para realizar las AVD), institucionalización (precisamente por esa imposibilidad de realizar las AVD), caídas, accidentes, enfermedad aguda, hospitalización, lenta recuperación de las enfermedades y mortalidad.
PREDICTORES DE LA FRAGILIDAD Aquella persona que presente alguna de las siguientes características será más vulnerable a la dependencia, más cuanto mayor número presente.
§ § § § § § § Consumo de alcohol.
Consumo de tabaco.
Inactividad física.
Aislamiento social: falta de apoyo (sentir que no se tiene a nadie que bride apoyo).
Aislamiento emocional: soledad, depresión (sobre todo en el caso de las mujeres mayores).
Salud percibida como regular o mala. No solo podemos referirnos a la salud objetiva (que también es un predictor de la fragilidad), sino también a la percepción que se tiene sobre cómo es la salud propia.
Prevalencia de dos o más síntomas crónicos.
2 [TEMA 3. PROMOCIÓN DE LA AUTONOMÍA Y LA INDEPENDENCIA] § Prevalencia de una o más enfermedades crónica. A mayor cantidad de enfermedades crónicas (auditivas, visuales, pulmonares, cardíacas, etc.), mayores problemas a nivel de dependencia.
2. LAS PERSONAS MAYORES CON DISCAPACIDAD Cuando hablamos de personas mayores con discapacidad tenemos que diferenciar entre dos grupos, cuyas problemáticas son totalmente diferentes tanto a nivel de envejecimiento como a nivel de afrontamiento de la discapacidad.
§ § Quienes adquirieron su discapacidad a una edad temprana y envejecen con ella. Hasta hace poco este primer grupo no existía, ya que la mayoría de las personas con discapacidad no llegaban a la vejez. Así, muchos profesionales de la discapacidad se están formando hoy en día en envejecimiento, puesto que para trabajar con estas personas hay que tener conocimientos relativos a los dos ámbitos.
Quienes han adquirido su discapacidad durante la vejez. Las personas pertenecientes a este último grupo van a presentar mayores dificultades a la hora de afrontar el envejecimiento.
3. USOS DEL TÉRMINO “DEPENDENCIA” § § § Economistas y políticos hablan de las “tasas de dependencia”.
Gestores, legisladores y proveedores de servicios hablan de “protección de la dependencia” (¿con qué medios y recursos se puede intervenir sobre el grado de independencia?).
Ámbito científico (donde nos encuadramos nosotros). Dependencia: efecto de la falta de autonomía e independencia de la persona.
4. CONCEPTOS FUNDAMENTALES § § Autonomía: capacidad para controlar, afrontar y tomar decisiones personales acerca de cómo vivir de acuerdo con las normas y preferencias propias.
Independencia: capacidad de desempeñar las funciones relacionadas con la vida diaria, es decir, capacidad para vivir con independencia en la comunidad recibiendo poca ayuda, o ninguna, de los demás.
Autonomía e independencia son dos conceptos distintos; una persona puede ser autónoma e independiente y viceversa.
Así, una persona mayor puede ser dependiente en las AVD pero tener autonomía, capacidad para decidir sobre su propia vida. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, cuando una persona ingresa en una residencia no se suele potenciar ni su autonomía ni su independencia (no se tiene responsabilidad, ni opción de decidir, ni se hacen las AVD).
5. LA DEPENDENCIA “Pedir o aceptar, activa o pasivamente, la ayuda de otros para satisfacer las necesidades físicas o psicológicas más allá del nivel necesario”. Dependiente es aquella persona que necesita ayuda en la realización de las AVD.
- Se caracteriza por ser: § Multidimensional: física, emocional, conductual, social, económica, ambiental, etc. Nosotros nos vamos a centrar preferentemente en la física.
§ § Multicausal: física, psicológica, contextual. En el campo de los mayores, muchas veces la dependencia es contextual; no depende de las capacidades físicas o psicológicas propias, sino del contexto que rodea a la persona.
Multifuncional: funciones indeseables y adaptativas. Si bien es cierto que en la mayoría de las ocasiones la dependencia conlleva consecuencias no deseables, la persona también la puede utilizar como un instrumento “para”.
CONDICIONES FÍSICAS Y PSICOLÓGICAS QUE GENERAN DEPENDENCIA FÍSICAS: − El deterioro biológico.
− Las enfermedades físicas.
PSICOLÓGICAS: − Las enfermedades mentales, especialmente la demencia y la depresión.
CONDICIONES CONTEXTUALES QUE GENERAN DEPENDENCIA Tres condiciones contextuales que van a generar dependencia en la persona mayor son: − − − Los modelos de interacción social: forma instrumental de controlar el ambiente social. Esta condición depende en gran medida de la persona mayor, de que el modo que tiene de controlar el mundo que le rodea es haciéndose dependiente. Por esta razón, muchos mayores están continuamente demandando atención.
Los modelos asistenciales: la conducta sobreprotectora de los cuidadores. Aunque los modelos de atención empiezan a ser modelos de atención centrada en la persona, en la mayor parte de los centros asistenciales y también de las familias se dan conductas sobreprotectoras por parte de los cuidadores. Así, pensamientos del tipo “pasa que lo voy a hacer si lo van a hacer por mí”, suelen venir a la mente de la persona mayor.
Los modelos ambientales: la ausencia de un ambiente estimulador. Es la parte que más tiene que ver con la estructura o la organización que se tenga en una residencia. Así, si en una residencia hay personas con demencia y el ambiente no es estimulante, estas se van a convertir en personas más dependientes.
Esta es la clave de la intervención en la promoción de la autonomía en los contextos con personas mayores.
La influencia del entorno en la conducta dependiente se explica por: § La inutilidad aprendida (idea similar a la indefensión aprendida). ¿Para qué hacer algo aunque pueda si lo van a hacer por mí?”.
Ø Se genera por la falta de un entorno contingente.
Ø Se favorece por el ambiente institucional. En una residencia el número de auxiliares es muchas veces muy reducido y, por tanto, no pueden ayudar a las personas a hacer sus tarares, haciéndoselas ellos mismos por falta de tiempo.
Ø Se mide por la pérdida de control interno. La persona no es responsable de nada, no puede decidir lo que quiere o no quiere hacer.
4 [TEMA 3. PROMOCIÓN DE LA AUTONOMÍA Y LA INDEPENDENCIA] § La dependencia aprendida.
Ø La conducta dependiente refleja: • Una PÉRDIDA (reducción de autonomía). La persona no puede realizar determinadas AVD, ya sean básicas o instrumentales.
• Una GANANCIA (incremento del control sobre el contacto social). La conducta dependiente puede reflejar cierta ganancia en el sentido de que es la única manera de adquirir cierto control sobre la propia vida, funcionando de modo instrumental (“como soy dependiente consigo controlar hasta cierto punto mis relaciones con los demás”).
Ø Con la edad, las actividades que se delegan generan dependencia, las que se mantienen generan autonomía: OPTIMIZACIÓN SELECTIVA CON COMPENSACIÓN; la persona mayor, a pesar de sus dificultades, consigue mediante determinados recursos compensar ciertas pérdidas para adaptarse al ambiente. Cuando el famoso pianista Rubinstein llegó a la vejez, seleccionó aquellas piezas que se le daban mejor y que más le gustaban, para seguir haciendo lo que quería hacer. Además, en los conciertos generaba en su público la sensación de mayor lentitud en sus piezas iniciales para ir más rápido después, para compensar el no poder tocar las teclas tan rápido como antes. Este es el claro ejemplo de un envejecimiento totalmente satisfactorio a pesar de las limitaciones que se puedan tener por la edad.
§ Los estereotipos negativos sobre la discapacidad.
LA DEPENDENCIA ACELERA EL DETERIORO § § § § Contribuye a la imagen negativa de las personas mayores.
Genera rechazo y aislamiento social. Si se comienza a tener dificultad para moverse o para mantener una conversación, la persona mayor al final reniega mantener relaciones con otras personas.
La autonomía es un valor de la sociedad moderna; la dependencia conlleva pérdida de la autoestima. Si la persona mayor es dependiente o tiene limitaciones en alguna de sus actividades muy probablemente tenga también un autoconcepto negativo.
Es causa de institucionalización, que a su vez genera sobreprotección y pasividad. Muchas personas dependientes se hacen todavía más dependientes en las residencias. Sin embargo, hoy en día se está promoviendo que las personas mayores estén “como en casa” en las residencias. De hecho, precisamente así recibe el nombre un programa que se basa en promover la autonomía de las personas mayores.
SEVERIDAD O GRADO DE DEPENDENCIA La dependencia no solo puede valorarse en las personas mayores, sino que es posible hacerlo en todas las personas de la población.
Valorando las actividades físicas e instrumentales es posible incluir a la persona en cuestión en alguno de los tres siguientes grupos: § § § GRADO I. Dependencia moderada. La persona necesita ayuda para la realización de determinadas actividades.
GRADO II. Dependencia severa. La persona necesita ayuda para la realización de un gran número actividades.
GRADO III. Gran dependencia. La persona tiene necesidad de apoyo generalizado.
Esta clasificación surge a partir de la Ley de la Dependencia y sustituyó a los antiguos “certificados de minusvalía”. Lo que se pretendía con esta ley era algo muy positivo, pero desafortunadamente no funciona como debería. Los grandes dependientes deberían tener acceso a los recursos que les pertenecen por ley lo más rápidamente posible, y la realidad es que en muchas comunidades autónomas esto no ocurre. Además, esta ley debería permitir que los cuidadores tengan acceso también a determinados recursos según el grado de dependencia de la persona valorada.
6. INTERVENCIÓN EN LAS ACTIVIDADES DE LA VIDA DIARIA § § Capacitan para el desempeño de roles en el trabajo, familia, educación, ocio, etc. La realización de las AVD implica que la persona lleva a cabo determinados papeles en diferentes contextos.
El desempeño de roles no siempre implica independencia.
EVALUACIÓN EN PROFUNDIDAD De cara a saber qué intervenciones se deben hacer es preciso determinar… § § § Hasta qué punto es un problema, para el mayor y otras personas. Que una persona mayor sea dependiente puede ser un problema para la persona mayor y el cuidador o solo para el cuidador.
Cuáles son los antecedentes o factores. ¿Cuáles son las causas de la dependencia?, ¿por qué una persona no es capaz de hacer algo? Porque no sabe, porque tiene una enfermedad física o mental, porque no quiere, porque su cuidador no se lo permite... Es necesario conocer posibles factores físicos, psicológicos y contextuales.
Cuáles son las consecuencias. Aquí es importante tener en cuenta que la persona mayor puede actuar de una determinada manera para llamar al atención. Hay veces que la misma persona no se comporta igual con todos sus cuidadores; con algunos puede hacerse más dependiente que con otros.
UTILIDAD DE LA VALORACIÓN DE LAS AVD ¿Por qué es importante saber si una persona tiene una gran dependencia, una dependencia moderada o una leve? - Realización de diagnósticos: § Específicos de las actividades. Hay que valorar qué tipo de actividades puede y no puede hacer una persona, en qué actividades es o no dependiente. Lo que nos da verdadera información no es un simple número que indique un determinado grado o nivel de dependencia, sino saber si la 6 [TEMA 3. PROMOCIÓN DE LA AUTONOMÍA Y LA INDEPENDENCIA] § persona capaz de caminar o no, de tomarse la medicación o no, de ir al baño sola o no, etc.
Genéricos del funcionamiento social, físico y mental.
- Establecimiento de la necesidad de servicio.
§ Ingreso en una institución.
§ Servicios de ayuda a domicilio, telealarma, comidas, lavandería… § Accesibilidad, apoyo ambiental (en casa o en la residencia).
§ Contratación de personal, sobre todo de cara a servicios de ayuda a domicilio.
- Determinar el comienzo y el final de los tratamientos. La mayor parte de las intervenciones dirigidas a las AVD se relacionan con la figura del terapeuta ocupacional. El trabajo del psicólogo va a ser más el de tratar las consecuencias de la dependencia, tanto en la persona mayor como en su contexto. Una correcta evaluación inicial de las AVD va a permitir saber cuándo se debe terminar con una determinada intervención.
INTERVENCIONES EN LAS AVD § § § § Modificaciones ambientales. Desde hace algunos años es obligatorio construir los centros sin barreras arquitectónicas, de modo que resulten accesibles. Por otro lado, estas son muy frecuentes en las casas; las personas van amoldando sus hogares de una u otra manera sin pensar en qué puede pasar cuando se tenga algunos años más (bañeras, escaleras, etc.). En este aspecto toma especial importancia todo lo relacionado con la psicología ambiental.
Formación de profesionales y cuidadores: desarrollo de la estructura de relaciones. Este aspecto entra dentro de nuestro papel como psicólogos y se refiere a cómo tienen que actuar y comunicarse los profesionales que interactúan con una persona dependiente. Lo más importante es mantener a este persona estimulada y no favorecer conductas dependientes.
Desarrollo y entrenamiento de habilidades. Resolver posibles dificultades que encuentra la persona a la hora de vestirse, de asearse, etc. Este aspecto lo trabaja el terapeuta ocupacional.
Prestación de servicios: ayuda a domicilio, tele-alarma, centros tutelados, residencias, acogidas familiares, etc. Muchas personas mayores que están en sus casas y son dependientes fundamentalmente a nivel físico o de movilidad tienen la opción de los anteriores servicios.
METODOLOGÍAS DE INTERVENCIÓN De cara a favorecer la realización intervenciones que favorezcan la autonomía y la dependencia hay que tener en cuenta una serie de principios: § § § § § La estimulación y la orientación. Uno de los principales factores que favorece la dependencia es el deterioro cognitivo. En la medida de lo posible, todos los profesionales y personas que están en contacto con la persona deben tratar de estimularla y orientarla para favorecer conductas de dependencia, sin tener en cuenta que la persona tenga un mayor o menor nivel de deterioro.
Normalización e integración. Tratar de no quedarnos con esa dependencia que pueda tener una persona mayor, normalizarla e intentar buscar en qué tipo de actividades es más o menos dependiente.
Autonomía física y salud. Aquí se englobarían todas las actividades relacionadas con la psicomotricidad, los programas de gimnasia, etc.
Autonomía funcional. Aquí todo lo relacionado con las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria.
Otros específicos de otras áreas. Apoyo social y relaciones interpersonales, alteraciones a nivel comportamental, etc.
TÉCNICAS DE INTERVENCIÓN Muchas de las intervenciones que se practican en el campo de las AVD utilizan estrategias de modificación de conducta adaptadas a la persona mayor.
§ § § Condicionamiento clásico y operante: refuerzo social, feedback, motivación e incitación verbal, expectativas, atribuciones, etc. Estas estrategias se pueden utilizar individualmente y de modo grupal.
Modelado (utilizar la figura del modelo para conseguir determinados objetivos), moldeamiento (reforzar aproximaciones sucesivas a la conducta que se quiere instaurar), encadenamiento (hacia adelante o hacia atrás, trabajando en diferentes subtareas, quitando ayudas progresivamente).
Ensayo de situaciones (role-playing) y práctica de habilidades. Resulta útil trabajar las posibles relaciones que pueden darse entre la persona mayor y el cuidador o profesional.
RECOMENDACIONES PARA LA INTERVENCIÓN § § Plantear objetivos realistas. Tan malo es pensar que una persona mayor no puede hacer nada como pensar que lo puede hacer todo. Hay que partir del nivel que haya resultado en la evaluación previa.
Los objetivos deben desarrollarse conjuntamente con la persona mayor, debe respetarse la elección de la persona. Es muy importante que lo que hagamos lo hagamos “con” la persona mayor. Muchas veces se planifica y se trata desde lo que piensa el profesional que le conviene a la persona mayor, sin tener en cuenta qué es lo que quiere. La persona mayor debe poder elegir, dentro de sus capacidades, lo que hacer y lo que no. En definitiva, la intervención debe entrar dentro de los intereses de la persona mayor; si, por ejemplo, a una persona no le gusta pintar no se le debe poner a pintar. Para esto es útil incluir a la persona mayor dentro de las reuniones multidisciplinares, práctica que ya se está llevando a cabo en algunos centros.
PROCEDIMIENTO DE ENTRENAMIENTO Las fases son muy similares a las de cualquier otro programa de intervención.
1. Delimitación de los objetivos generales de la intervención en actividades básicas e instrumentales de la vida diaria.
2. Operativización de los objetivos específicos. Muchas veces nos encontramos con objetivos generales no cuantificables, objetivos del tipo: “mejorar la calidad de vida de la persona con dependencia”. Hay que tratar de plantear objetivos generales pero también operativos para poder llegar a saber al final si la intervención ha resultado útil o no.
3. Establecer los criterios a conseguir, el objetivo final. ¿Cuál es la meta final de la intervención? Quizás la meta final no es que la persona pueda vestirse completamente por sí misma, sino que pueda llegar a hacer una parte.
4. Descripción técnica de entrenamiento paso a paso, indicaciones y notas para el instructor.
Es importante que todos los agentes implicados en la intervención trabajen en la misma línea.
...

Comprar Previsualizar