Análisis documental. El Sastre (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Periodismo - 4º curso
Asignatura Periodismo Internacional I
Profesor V.S.
Año del apunte 2017
Páginas 3
Fecha de subida 18/10/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Mireia Redondo Moreno (1392759) Análisis documental: El Sastre “Siéntate y trabaja” El sastre es un cortometraje dirigido por Óscar Pérez, director catalán, que trata el día a día de una pequeña tienda de 8m2 en el barrio del Raval de Barcelona.
La historia está centrada en Mohamed, un sastre paquistaní, y Sigh su ayudante indio. Cada día en la sastrería se vuelve más difícil y la relación entre los dos se va deteriorando.
Los dos inmigrantes en un país extraño donde poder buscar una vida mejor.
Según el departamento de Estadística de Barcelona en un estudio sobre las personas extranjeras que vivían en Barcelona durante el 2007, en concreto en el distrito de Ciutat Vella, 13.093 eran los pakistanís en el barrio, un 42.5% del total de toda Barcelona. En cambio, de personas indias eran 3.337. Durante el 2007 hubo un incremento del número de trabajadores extranjeros multiplicado por siete en una década.
El pequeño espacio de la tienda hace que el film no tenga muchos planos más que un plano medio y americano. Lo primero que se visualiza en primer plano es la máquina de coser antigua que destaca en todas las escenas. Alrededor de la mesa central ocho metros cuadrados repletos de bolsas de plástico con los encargos de los clientes amontonados y sin ningún orden. En las paredes colgados abrigos y vestidos de todos los colores. Detrás de la máquina de coser en plano medio se encuentra Mohamed, el dueño de la tienda. Detrás en plano americano Sigh su ayudante. Los clientes entraran en un cuadro perfil y en varias ocasiones no aparecerán en escena más que de espaldas.
La grabación del film duró dos semanas en las que Pérez se pasaba ocho horas en la tienda grabando todas las acciones y conversaciones que ocurrían todo resumido en un cortometraje de media hora. Él se convierte en la narración en el “hombre de la cámara” y acabará teniendo un papel importante en la relación entre Sigh y Mohamed.
Mireia Redondo Moreno (1392759) El proyecto surge de otro intento de trabajo del director. Buscaba una inmobiliaria y buscaba un permiso para rodar en alguna. Cuando vio que no lo obtenía ni en el Raval ni en ningún otro lugar de Barcelona. Dando un por el barrio se sentó delante de la sastrería le llamó la atención como un lugar tan pequeño tenía tantos clientes. Cuando entró a preguntar sobre hacer una película no hubo obstáculo alguno.
Lo más significativo de esta historia es como se cuenta por si sola. Un cámara grabando y escenas que pasan. Sin quererlo se marcan mucho las personalidades de los dos protagonistas. Mohamed denota una personalidad dominante, de jefe de un negocio que tiene que imponerse. Sigh una personalidad sumisa, la de un empleado hasta que acaba agotado.
Cabe destacar la relación de Mohamed con sus clientes. De los que se muestra en el film no hay ninguno que salga contento por el servicio ofrecido. “No voy a volver más” o “ninguno de mis conocidos vendrá más” son las frases que más se repiten entre los clientes. La actitud del dueño es echarle la culpa a las personas que van a su negocio sin importarle. Un negocio que saca a flote a causa de la precariedad. Sale mucho más rentable tener a una persona pagándole poco a cambio de regular su situación.
Se observa como la relación es la de un inmigrante que explota a otro por beneficio propio. Un mecanismo de explotación que es viva imagen de empresarios y trabajadores día a día. Cobrar un sueldo miserable por estar horas y horas trabajando a destajo es lo que le pasa a Sigh, pero también puede pasarte a ti. Por ejemplo, hace pensar en el trabajo de una dependienta con un sueldo de 4€ la hora por estar en una tienda en plenas rebajas trabajando 8h diarias más las extras que nunca verá pagadas. Una situación que no mejora y que el único fin es la renuncia, la única forma de desafiar la autoridad y también salvaguardar la dignidad. Hasta ese extremo se ve Sigh que renuncia al puesto, aparte del desgaste, por no dejarle tener una horas de descanso al estar enfermo. Una actitud muy valiente para alguien que no tiene nada en este país, igual que las renuncias de las personas a su trabajo quedando a desamparo.
Mireia Redondo Moreno (1392759) Al final del film vemos como Mohamed ha encontrado a otra persona para reemplazar a Sigh. Un chico que según él es más joven, tiene más ganas y mejor trabajador dejando al antiguo por los suelos. Con este final llegas a la conclusión de que esta es una situación que siempre se repetirá porque siempre habrá alguien en la cola de espera para recibir un sueldo (miserable) a cambio de miles de un trabajo precario.
...

Comprar Previsualizar