procesos de ejecucion parte 24 (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Madrid (UAM)
Grado Derecho - 4º curso
Asignatura procesos de ejecucion y procesos civiles especiales
Año del apunte 2017
Páginas 3
Fecha de subida 03/08/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

optativa de 4º curso UAM

Vista previa del texto

Auto de declaración del concurso: Ya hemos solicitado el concurso y nos lo han concedido. Declarado el concurso, el órgano jurisdiccional ordena la formación de la sección primera del concurso. El auto de declaración de concurso es una pieza esencial de la declaración del concurso y ha de incluir una serie de menciones: - si el concurso es voluntario o necesario - las facultades de administración del deudor - las facultades de la administración concursal - las medidas cautelares que considere necesarias para la conservación del patrimonio del deudor hasta que acepte el cargo la administración concursal - el llamamiento a los acreedores para que pongan en conocimiento del órgano jurisdiccional sus créditos. Para ellos tienen un mes desde que se publica el auto en el BOE.
Vamos a quedarnos con que el auto de declaración del concurso tiene una serie de efectos fundamentales: la empresa puede seguir con su actividad pero no entrando en nuevos proyectos o nuevas actividades sino más bien que puede continuar su actividad iniciada anteriormente. El deudor va a estar obligado a colaborar con la administración concursal y con el Juzgado (en cuanto a la comparecencia), se le obliga a conservar la masa activa del concurso, no puede enajenar bienes, ni grabarlos sin autorización judicial a partir de la declaración del concurso. La administración concursal, puede aconsejar el cierre de la empresa (y el órgano jurisdiccional lo valorará). La solicitud del concurso también tiene efectos sobre los acreedores: quedan integrados en la masa pasiva y no pueden interponer demandas ante los órganos jurisdiccionales civiles (ya todo va al concurso), no pueden iniciarse ejecuciones singulares…etc.
Con el auto de declaración del concurso se inicia la FASE COMÚN, que está integrada por la sección segunda, tercera y cuarta: SECCIÓN PRIMERA Es a la que hemos hecho alusión antes, hace referencia a la declaración y efectos del concurso 8efectos para el concursado y para los acreedores).
SECCIÓN SEGUNDA Está integrada por todo lo relativo a la administración concursal. Lo que hace la administración es asistir o representar al concursado cuando éste tiene sus facultades limitadas y además se empeña una serie de tareas decisivas en todas las fases del procedimiento. La administración concursal está integrada por un único miembro, designado conforme al artículo 27 LC, por un abogado en ejercicio con cinco años de experiencia profesional en situaciones en el ámbito concursal o bien una persona jurídica en el que se integra un abogado en ejercicio, un economista, un titulado mercantil o un auditor de cuentas. Tienen que estar asegurados y aceptar el cargo (el abogado será nombrado por el órgano jurisdiccional).
El administrador concursal puede ser recusado por ejemplo cuando haya estado relacionado por alguna de las personas cercanas al concursado o con el propio concursado. La recusación que es la misma que la recusación de los peritos se va a sustanciar por los trámites del incidente concursal y el incidente termina con sentencia respecto de la cual no cabe recurso. El administrador concursal puede ser separado del cargo por falta de objetividad, de lealtad, de independencia…etc. Las obligaciones del administrador concursal son analizar la situación económica del deudor, las causas de su insolvencia, supervisa el negocio del deudor, interviene en actos de administración, autoriza o deniega transacciones que pretenda el deudor, solicita la resolución de contratos si lo estima conveniente, modifica la situación de las condiciones de trabajo y la extinción de los contratos de trabajo…etc.
(artículo 64.2 LC) como vemos tiene mucho poder. Es responsable solidario respecto de los perjuicios que haya podido sufrir la masa como consecuencia de actos u omisiones de la administración.
En cuanto a la retribución, tenemos que decir que cobra por arancel (artículo 34 LC) y se fija atendiendo a la cuantía del pasivo y del activo que resulte del inventario y de la vista de acreedores. También depende su retribución de si se va a seguir el procedimiento ordinario o el abreviado que ya vimos. Dependerá también de la complejidad del concurso, y de si hay acumulación de concursos.
Una de las cosas más importante que hace el administrador concursal es el INFORME GENERAL de la administración concursal que es una valoración del estado patrimonial del concursado en el momento en que se declara el concurso. Por tanto, aquí se expone la situación patrimonial del concursado, las razones que le han llevado en su caso a la situación de insolvencia y la viabilidad de las soluciones que se proponen. Este informe se tiene que presentar dentro de un plazo de 2 meses contados desde la aceptación del cargo. Este plazo se puede prorrogar otros dos meses si hay circunstancias excepcionales que él valora y dicho informe ha de contener también un análisis de los datos y circunstancias del concursado que ha expresado ya en la memoria, una valoración de si la documentación presentada por el deudor cumple con la normativa contable, y una memoria de las principales decisiones y actuaciones de la administración. Por último, el informe general se tiene que acompañar del inventario de la masa activa, de la lista de acreedores, y en tercer lugar de un escrito de evaluación de la propuesta de convenio o del plan de liquidación. En caso de que no presente este informe será un motivo de separación del cargo.
SECCIÓN TERCERA Esta fase tiene una finalidad primordial que es conocer cual es el patrimonio del deudor, es decir, cual es su situación patrimonial. Como consecuencia de la declaración del concurso todos los bienes del concursado (deudor) pasan a formar parte de un conjunto unitario que es la masa activa.
Para delimitar la masa activa hay que tener en cuenta: - los bienes y derechos integrados en el patrimonio del deudor en el momento en que se declara el concurso - los bienes y derechos que se van a reintegrar en el patrimonio del deudor - los bienes y derechos que adquiera el deudor hasta la conclusión del procedimiento La integración de la masa activa nos va a servir para conocer la situación patrimonial del deudor, es decir, que bienes y derechos integran su patrimonio. Para todo ello se hace imprescindible la existencia de un inventario.
Este inventario debe contener: - la relación de bienes y derechos de los cuales es titular el deudor con independencia de que se encuentren o no a su disposición - el avalúo, la valoración de cada uno de estos bienes y derechos - el conjunto o una relación de litigios pendiente, si los hay, cuyo resultado pueda afectar al contenido de la masa activa y de otro lado otra relación de aquellas acciones que puedan promoverse para la reintegración de la masa activa. Los bienes ajenos (de titularidad ajena) al no ser del deudor lógicamente no van a formar parte de la masa activa.
Reintegración de la masa activa: tiene una razón de ser y es que normalmente no coincide nunca el momento en que el deudor empieza a tener dificultades para hacer frente a sus pagos y el momento de la declaración del concurso.
Desde que el deudor entra en crisis hasta que se declara el concurso hay un lapso de tiempo (más o menos largo) en el cual el deudor puede realizar operaciones en perjuicio de sus acreedores. Como eso es posible y además bastante probable, el artículo 71 LC establece que durante el concurso se van a poder ejercitar cualesquiera acciones de impugnación de actos del deudor que hayan sido realizados en este periodo de tiempo en perjuicio de los acreedores. Pero además se prevé una acción especial que es la acción rescisoria concursal y a través de ella se pueden rescindir todos los actos del deudor perjudiciales para la masa activa que haya realizado dentro de los dos años anteriores a la fecha de la declaración del concurso (impugnables a través de la acción rescisoria concursal), pero esta viabilidad de la acción rescisoria no es importante que haya habido ánimo fraudulento o no.
Para que pueda ejercitarse esta acción rescisoria concursal es preciso que concurra un elemento objetivo; este elemento objetivo es el perjuicio, es decir, que haya perjudicado a la masa. Este perjuicio hay que entenderlo en un sentido estricto pues así lo ha entendido la jurisprudencia, lo que significa que el patrimonio del deudor ha sufrido un quebranto, se ha reducido y este perjuicio no es justificable, por tanto para que la acción rescisoria concursal sea viable tiene que haber un perjuicio en sentido estricto. Esto significa que quedan fuera de la acción rescisoria concursal los denominados acuerdos de refinanciación (cuando se trata de ampliar el crédito disponible para poder salir de la situación en la que se encuentra el deudor, ejemplo: prórroga del vencimiento).
¿Cómo se articulan estas acciones rescisorias? Se articulan a través del incidente concursal, artículo 72 LC.
La legitimación activa la tiene la Administración concursal (legitimada activamente para interponer este incidente) y la legitimación pasiva la ostenta el deudor y quienes hayan sido parte en el acto que se impugna.
Separación de los bienes de la masa: es un derecho o una facultad que tienen los titulares de los bienes y derechos que se encuentran en poder del deudor y sobre los cuales no existe ningún derecho de retención, de uso o de garantía que justifique esa posesión por parte del deudor (artículo 80 LC). La separación de bienes está totalmente vinculada con la acción reivindicatoria, por ello es imprescindible que se delimiten específicamente los bienes que se intentan separar de la masa y que se encuentran en poder del concursado (deudor). En cuanto al procedimiento para lograr esta separación de bienes de la masa se trata de un escrito dirigido a la Administración concursal, si ésta entiende que procede la separación, sin más separara los bienes de la masa y si entiende que no, podrá acudirse a un incidente concursal.
Los créditos contra la masa son aquellos que se van generando por el propio procedimiento y han de satisfacerse en el momento de su vencimiento y en el supuesto de que estemos en fase de liquidación con preferencia a los créditos concursales. Los créditos contra la masa son distinto a los créditos del concurso (concursales) y éstos últimos son anteriores a la declaración (son los que llevan al concurso). Los créditos contra la masa se generan en el propio procedimiento, ejemplo: la remuneración de la administración concursal. Los créditos contra la masa se cobran a su vencimiento.
...

Comprar Previsualizar