1. Presentación (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia del Arte - 3º curso
Asignatura Barroco en los siglos XVII y XVIII
Año del apunte 2017
Páginas 5
Fecha de subida 26/06/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Silvia Canalda.

Vista previa del texto

Presentación Barroco en los siglos XVII y XVIII PRESENTACIÓN El Barroco como época va de la monarquía absoluta (finales del siglo XVI — principios del siglo XVII) a la Ilustración (siglo XIX).
¿QUÉ SE ENTIENDE POR “BARROCO”? TERMINOLOGÍA Y USOS El término no se usaba en Europa en los siglos XVII y XVIII, a diferencia del Renacimiento, momento en que se usan dos conceptos con parecido significado: renovatio y rinascita. El origen etimológico no está claro, pero parece que deriva de dos palabras: barrueco — termino portugués que designa una perdida irregular, con deformidades — o de la palabra baroco — término de origen latín con lo que se designaba a uno de los silogismos del pensamiento lógico —. En el siglo XVII se usa otra terminología como grand gûnt en Francia o rococó, pero éste último ya en el siglo XVIII. Las primeras veces que se documenta “barroco” es en la crítica de los ilustrados franceses del siglo XVIII: en el diccionario de la lengua francesa de finales del siglo XVIII (1740) en que aparece el término baroque y se introduce como un adjetivo: referente a aquello irregular, extravagante, desigual. Después, también aparece con Quatremere de Quincy, un ilustrado con un gran papel en la crítica del arte del siglo XVIII que escribía las críticas en los salones (exposiciones de arte que hacia la Academia de Francia cada otoño) y era especialista en arquitectura. Se le encargaron los volúmenes de arquitectura dentro de la Encyclopédie Méthodique: ampliación de L’Encyclopédie de Diderot y d'Alembert por materias que se publican por fascículos a partir del año 1782, de los cuales los dedicados a la arquitectura se publican a partir del año 1788 y utiliza la palabra “barroco” para designar la arquitectura italiana del siglo XVII y como sinónimo de extravagante: Lo barroco es en arquitectura un matiz de lo extravagante.
Por tanto, vemos cómo en el ámbito francés del siglo XVIII se juzga lo barroco como extravagante, asociándolo a la arquitectura italiana del siglo XVII, la cual es lo contrario de lo que son ellos (los franceses): orden, racionalidad. Después viene Francesco Milizia, arquitecto y teórico italiano y uno de los máximos representantes de los teóricos del Neoclasicismo. En 1797 publica un diccionario de bellas artes y dice que lo barroco es el superlativo de lo extravagante, el exceso de lo ridículo. Por tanto, se pasa de lo extravagante y de la carga peyorativa (franceses) a un juicio de valor asociado al nuevo gusto, a lo ridículo (italiano) en el marco del Clasicismo francés e italiano.
Como estilo europeo, el término “barroco” (último estilo universal de Europa) comienza a partir de la segunda mitad del siglo XIX y tiene a dos protagonistas: Burckhardt — El cicerone: usa por primera vez “barroco” quitándole la carga crítica, peyorativa. Y habla de la arquitectura italiana del siglo XVII como barroca sin juzgarla negativamente, pero acaba diciendo que esta arquitectura está basada en el Clasicismo como la del Renacimiento, pero que acaba construyendo un lenguaje salvaje — y Wölfflin — creador de la historia del arte como una sucesión de estilos.
Rocío García Egea Universidad de Barcelona 2016 — 2017 Página 1 ! de !5 Presentación Barroco en los siglos XVII y XVIII Construye el barroco como estilo con dos libros: Renacimiento y Barroco (1888): se sitúa en el mundo italiano (romano sobre todo) a partir del Manierismo y analiza los cambios en las artes italianas a partir de ese momento; y Conceptos fundamentales en la historia del arte (1915): define el estilo del Renacimiento y del Barroco a partir de cinco pares de conceptos opuestos: Estilo renacentista Estilo barroco Lineal Pictórico Superficial Profundidad Cerrado Abierto Pluraliad Unidad Claro Indistinto Por tanto, crea el estilo barroco como una antítesis del Renacimiento —. La generación posterior como Focillon o Eugeni d’Ors usaron este término para designar la última etapa de todos los movimientos artísticos. Es una idea de Focillon: historiador medievalista francés que escribe una obra esencial dentro de la historia del arte: Las formas artísticas (1934), en que dice que las formas tienen una evolución y que pasan por cuatro etapas: 1. Preclásica.
2. Clásica.
3. Manierista.
4. Barroco.
Y también dice que a lo largo de la historia hay 22 momentos barrocos y asocia el movimiento barroco con los momentos en que la creatividad no viene ceñida por la norma sino que viene de forma salvaje, por lo que es un sinónimo de dionisíaco.
El nacimiento de la comprensión del Barroco como una cultura parte de una historia cultural a partir de los años 60 del siglo XX con el marxismo, momento en que se habla de la cultura del Barroco caracterizada por: - Es una cultura dirigida por el poder, éste último en sus tres vertientes: Iglesia, política (propaganda) y burguesía.
- Dirigida y polarizada que se dirige a las élites y al pueblo. Es una característica fundamental.
- Contradictoria, llena de contrastes a partir de un seguido de adjetivos opuestos.
Arnold Hauser es un historiador marxista por excelencia de Budapest y es el padre de la sociología del arte. En un capitulo de su libro Historia social de la literatura y del arte hace una distinción muy fuerte entre países católicos y países protestantes: en los católicos usa el término “barroco” porque entiende que en éste está implícita la idea del poder absoluto, una cultura dirigida, la idea del triunfalismo; mientras que en los países protestantes no puede usarlo porque no hay una monarquía absoluta, no hay una cultura dirigida, por lo que usa el término “realismo”.
Esta construcción de Hauser ha estado en vigor muchos años, pero ya está desfasada y se hace Rocío García Egea Universidad de Barcelona 2016 — 2017 Página 2 ! de !5 Presentación Barroco en los siglos XVII y XVIII una lectura contraria: el poder historiográfico, que nace en los años 80 en el mundo germánico principalmente por parte de historiadores de la cultura (Reinhard y Schilling), quienes han desarrollado otra corriente historiográfica: la teoría de la confesionalidad (Reinhard) o el disciplinamiento social (Schilling): ponen la incidencia en los fenómenos que tienen en común protestantes y católicos y llegan a la conclusión de que ambas religiones son religiones con una amplia voluntad de disciplinamiento social, voluntad clara y ortodoxa de defenderla contra el otro, por lo que desarrollan estrategias (novedoso) para difundir su ortodoxia en oposición al otro para convencer y llegar al máximo de población posible, por lo que dicen que una de las características de la cultura europea del siglo XVII es la voluntad de confesionalidad o disciplinamiento social.
Reinhard dice que hay siete paralelismos entre ambos mundos.
1. Oposicionamientos teológicos claros y dogmáticos.
2. Uso de los medios posibles para difundir estos pensamientos teológicos y dogmáticos.
3. Voluntad propagandística.
4. Interiorización de la doctrina a partir de la catequesis.
5. Voluntad de disciplina y control.
6. Seguimiento de las normas por parte de la población a partir de ritos y ceremonias.
7. Transformación del lenguaje a partir de sus intereses.
COORDENADAS GEOPOLÍTICAS El Barroco se crea en Italia y su epicentro es Roma porque ésta es la corte pontífice, la sede terrenal de la Iglesia católica. El Papa tenía un poder temporal y los miembros de la corte son suyos, pero es una corte especial, una corte selecta, por lo que cuando cambia el Papa cambia la familia y hay un cambio de política cultural y general. Dentro de la corte están los principes: los cardenales, los cuales tienen sus propios palacios, protegen a sus artistas predilectos y tienen a sus intelectuales viviendo en el palacio con ellos. Es la capital del catolicismo, por lo que es un Estado cosmopolita porque tiene representantes residentes políticos de todos los Estados europeos y habrá residentes de todas las nacionalidades también, por lo que en Roma están todas las nacionalidades a través de sus gobernadores y de las iglesias nacionales (aglutinan a residentes extranjeros de una misma nacionalidad).
Los tres grandes Papas de la Contrarreforma son: Pablo III (Alessandro Farnese), Gregorio XIII (Hugo Boncompagni) y Sixto V (Felice Peretti).
Y los cuatro grandes Papas del Barroco son: Paulo V (Camillo Borghese), Urbano VIII (Maffeo Barberini), Inocencio X (Giovanni Battista ) y Alejandro VII (Fabio Chigi).
El Barroco nace en Roma por un doble factor: 1. Cansancio de las formas del Manierismo que habían continuado de forma repetitiva.
2. Se prohibe el cambio ideológico, la defensa del catolicismo frente al protestantismo, lo que obliga a ir hacia un lenguaje claro y directo para emitir el catolicismo.
Esta reacción pasa de dos formas: Rocío García Egea Universidad de Barcelona 2016 — 2017 Página 3 ! de !5 Presentación Barroco en los siglos XVII y XVIII - Retorno al Clasicismo renovado. Rafael.
- Ida hacia el Realismo. Caravaggio.
Por tanto, Roma se convierte en un foco de recepción de artistas de diversas nacionalidades que después vuelven a sus países y difunden los lenguajes nacidos en Roma. Como ejemplo, Poussin y Claudio de Lorena (franceses), Rivera y Velázquez (España), Rubens (Países Bajos católicos).
Pero también se da el caso de que artistas italianos van a otros lugares de Europa a trabajar como Luca Giordano en España u Orazio Gentileschi en Inglaterra.
Una segunda capital es Nápoles porque: 1. Uno de los renovadores, Caravaggio, trabaja allí.
2. Importancia del reino de Nápoles, parte de la corona española. Se creó una corte periférica caracterizada por la política propagandística por parte de los reyes de Nápoles, sobre todo en el lenguaje pictórico caracterizado por la mancha: suelta y que comienza con Mattia Preti, Andrea Vaccaro y Luca Giordano.
EL PAPEL DE LA IMAGEN La Iglesia cristiana, desde la época de los reyes católicos (1479 — 1516), ve que tiene una necesidad de reformarse porque se ha alejado, tiene una estructura poco jerárquica… El paradigma más significativo es el cardenal Cisneros. De esta necesidad de reforma sale el reformista Erasmo de Rotterdam, quien tiene mucha influencia en los Países Bajos, los cuales están bajo la soberanía de la monarquía española. El emperador Carlos V está muy influenciado por la obra de Erasmo: La educación del príncipe cristiano. Esta educación lleva a Martín Lutero, quien postula una reforma contra la autoridad papal con su crítica a las indulgencias en lo que se conoce como las Tesis de Wittenberg, colgadas en 1517 en las puertas de dicha catedral (Catedral de Wittenberg): criticaba la riqueza y el poder temporal del Papa, lo cual no acepta el papado y por ello se produce una escisión entre protestantes y católicos — el término “protestante” es creado desde el catolicismo, mientras que ellos a sí mismos se denominan “reformistas” —. De este deseo común de reforma nace una reforma que la Iglesia romana no puede aceptar y por ello se producen las guerras de religión, por lo que las religiones comienzan a prosperar, como el luteranismo, el calvinismo y el anglicanismo, y en 1530 se establece la Dieta de Augsburgo delante de Carlos V en que se redacta el principio doctrinal de esta religión reformada (la protestante). Carlos V no lo acepta y se produce la escisión definitiva en este año entre los protestantes y católicos.
Dentro de la Iglesia católica hay una necesidad de resituarse: Concilio de Trento, el cual sí se considera una contrarreforma porque lo convoca el Papa Alexandro Farnese en 1545 y dura hasta el 1563. Es donde se reúne todo el colegio cardenalicio y se deciden los puntos doctrinales que caracterizaran la confesión católica en oposición a los protestantes — por tanto, ambos quieren Rocío García Egea Universidad de Barcelona 2016 — 2017 Página 4 ! de !5 Presentación Barroco en los siglos XVII y XVIII reformarse, pero cada uno de una forma, de ahí la contrarreforma —. De esta reunión salen edictos1.
En la última sesión del Concilio de Trento se debatió sobre: la veneración2 a los santos y reliquias y sobre el uso de la imagen sagrada, la imagen religiosa, porque los movimientos reformistas habían discrepado sobre la viabilidad y función de ésta. El primero que lo hace es Lutero, pero es más radical Calvino. Lutero tiene dos salmos en 1522 (3ª y 4ª predicación) en que habla sobre la imagen religiosa. Condena la idolatría3. Lutero considera que la imagen religiosa, sagrada, se puede usar porque tiene una finalidad pedagógica, didáctica. Calvino en su obra más importante La institución de la religión cristiana condena la idolatría además de decir que el hombre es corrupto por naturaleza y que si se le permite convivir con imágenes religiosas las acabará adorando. Dice que es imposible reducir la divinidad a una forma física y que si Dios hubiese querido que existiesen las imágenes religiosas las hubiese hecho, por lo que en los territorios calvinistas hay actos iconoclastas4 . En el Concilio de Trento se condena la idolatría, pero se venera por lo que representa, por lo que dice que hay que usar la imagen religiosa.
En el último edicto del Concilio de Trento de 1564 se habla de qué función tiene que tener la imagen religiosa: - Recordar: porque te puede hacer recordar un determinado versículo de las sagradas escrituras.
- Enseñar: forma de enseñar a los que no saben leer.
- Deleitar: la imagen tiene un valor psicológico. Antes del lenguaje escrito y oral está el visual.
Pero la imagen tiene que estar bajo control para que sea ortodoxa, literal, preserve el decoro. El Concilio de Trento confía el control de la imagen religiosa a la autoridad episcopal, que recae en el obispo. Por tanto, del Concilio de Trento sale la ratificación de las imágenes religiosas con finalidad didáctica, memorística y de deleito. Por ello, dentro de las iglesias católicas las imágenes tienen mucha importancia, al contrario que en las protestantes, en que no hay imágenes.
Tanto protestantes como católicos usarán imágenes para defender su propia doctrina.
Documentos legislativos con poder legislativo. En cada reunión se habla de un tema, se llega a un acuerdo y se publica el edicto. Hay dos tipos: doctrinales (el catolicismo se posiciona contra el protestantismo) y de reforma (necesidad de reformarse).
1 2 Pedirle algo al santo para que intervenga a favor de la humanidad.
3 Dirigirse a la imagen como si ésta por sí misma fuese sagrada.
4 Vandalismo que consiste en entrar en las iglesias y destruir las imágenes.
Rocío García Egea Universidad de Barcelona 2016 — 2017 Página 5 ! de !5 ...

Comprar Previsualizar