Tumores epiteliales (I) benignos (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad de Lleida (UdL)
Grado Ciencias Biomédicas - 3º curso
Asignatura Cáncer
Año del apunte 2016
Páginas 7
Fecha de subida 03/05/2016
Descargas 1
Subido por

Vista previa del texto

3º C. Biomédicas (UdL) Irene LV CÁNCER Tumores epiteliales I. Neoplasias benignas Es muy necesario diferenciar claramente el concepto de tumor o bulto de lo que es un crecimiento neoplásico. Un tumor o masa es cualquier abultamiento anormal del tejido, que puede ser neoplásico o no serlo. Se trata de un término muy poco preciso. Por ejemplo, una cicatriz hipertrófica o un tejido de granulación.
Una neoplasia es un crecimiento celular anómalo, que no está bajo mecanismos de control fisiológico.
Las neoplasias pueden ser clasificadas como benignas o como malignas.
En las imágenes podemos ver un tejido de granulación, que es una masa de tejido constituida por macrófagos en la que hay angiogénesis (neoformación de vasos). Las células no presentan alteraciones genéticas, solamente es un crecimiento anómalo reactivo.
Cicatriz hipertrófica o queloide: se trata de un depósito de colágeno aumentado respecto a una cicatriz. Hay individuos que tienen tendencia a su formación. Podemos ver imágenes histológicas y a nivel macroscópico de estas lesiones.
Tumores epiteliales benignos Los tumores se clasifican según cuál es la célula de origen y según el comportamiento. En función de estos criterios, los tumores reciben una nomenclatura que permite deducir de dónde derivan las células y si presentan un comportamiento benigno o maligno.
Las neoplasias epiteliales se originan en los epitelios de superficie y recubrimiento y también en epitelios de secreción glandular.
Los tumores benignos se denominan añadiendo al tipo celular de origen el sufijo –oma.
Características de las neoplasias epiteliales benignas - Lenta velocidad de crecimiento - Presentan un elevado grado de similitud respecto al tejido de origen, es decir, las células están bien diferenciadas. Por ejemplo, en el caso de la mama el tejido tumoral se parecerá mucho a las glándulas mamarias.
- Lesiones muy bien diferenciadas, que no suelen infiltrar. El cirujano las podrá delimitar bien y se podrán extirpar fácilmente.
1 CÁNCER Curso 2015/2016 - Ausencia de invasión de tejidos vecinos.
- Ausencia de metástasis (la metástasis es característica y definitoria de malignidad por lo que las neoplasias benignas no presentan esta capacidad).
El hecho de que una neoplasia sea benigna y que, por definición, se localice en el tejido de origen no quiere decir que no puedan dar síntomas.
El crecimiento tumoral, aunque sea localizado, causa presión a los tejidos vecinos. Por ejemplo, los meningiomas pueden dar dolor de cabeza y provocar crisis epilépticas. Los hay también que bloquean conductos o bien obstruyen el drenaje de fluidos, como el tumor benigno epitelial bloqueante de conducto. Otros tumores benignos pueden ser productores de hormonas, como el tumor benigno de tiroides (tirotoxicosis). Los tumores benignos no siempre se extirpan sino que muchas veces se dejan y se van observando periódicamente (se vigilan). Los que dan la clínica que se acaba de comentar sí deben extirparse (los que bloquean conductos, producen hormonas, …) Hoy en día la detección de pequeños tumores benignos es más común gracias a las pruebas de imagen.
Cuando el tumor de detecta de manera accidental, sin que encontrarlo fuera el objetivo de las pruebas diagnósticas, se denomina incidentaloma.
Por tanto, que un tumor sea clasificado como tumor benigno no quiere decir que no deba tratarse.
Además, un tumor benigno puede malignizarse. La transformación a neoplasia maligna es frecuente por ejemplo en el caso del pólipo intestinal (adenoma) localizado en el colon que puede tener una o varias células que han iniciado el proceso de malignización que pueden desencadenar un adenocarcinoma de colon (maligno).
También es frecuente que neoplasias benignas que no dan clínica causen una gran ansiedad al paciente por su localización, como un nódulo en la mama o en el cuello que pueden ser palpados fácilmente por el paciente (los notan con facilidad y eso les genera ansiedad).
Ejemplos de neoplasias benignas - Un tumor glandular benigno es un ADENOMA (ade-  glándula; -oma  tumor benigno). Por ejemplo, adenoma hepático, adenoma de glándula salival, adenoma folicular de glándula tiroides.
- Un tumor derivado de tejido fibroso es un fibroma (el tumor maligno es un fibrosarcoma).
- Un tumor derivado de tejido adiposo es un lipoma.
- Un tumor derivado de tejido cartilaginoso es un condroma.
- Un tumor de músculo liso es un leiomioma.
Todos los epitelios pueden dar tumores benignos o malignos.
En el esquema vemos los diferentes tipos de tumores que derivan de cada tipo de epitelio (tanto los benignos como los malignos).
Por ejemplo, los tumores benignos epiteliales a nivel externo se manifiestan en forma de verrugas, llamadas papilomas.
2 3º C. Biomédicas (UdL) Irene LV Pólipos o verrugas Como se acaba de comentar, son tumores benignos del tejido epitelial que se encuentran a nivel externo.
Presentan un eje conjuntivo alrededor del cual crece el epitelio. En función del tipo de epitelio nos encontraremos ante un tipo de papiloma u otro: si se trata de un epitelio estratificado escamoso nos encontramos ante un papiloma escamoso, si se trata del urotelio o epitelio de transición (vejiga) nos encontramos ante un papiloma urotelial y si nos encontramos ante un epitelio simple glandular se trata de un adenoma tubular, por ejemplo de colon.
Si hablamos de papilomas de epitelio escamoso podemos encontrar dos tipos: pediculados o sésiles. Los pediculados tienen un eje o tallo alrededor del cual se organiza el tejido y por donde entran los vasos más gruesos (la nutrición del papiloma). Los sésiles presentan una base de implantación amplia.
En la imagen siguiente vemos la ampliación del eje de tejido conjuntivo que procede de un nódulo papilar. Se trata de un polipoide de la vejiga que se ha organizado alrededor de un eje de nutrición central.
En este caso además se trata de células tumorales que presentan una mutación (FGFR3). El hecho de que tengan una mutación no quiere decir que sean células malignas sino que, simplemente las alteraciones genéticas explican el sobrecrecimiento de las células.
En la siguiente imagen tenemos una pieza de un hígado procedente de una autopsia. Vemos que el hígado presenta un nódulo o adenoma hepático (lesión benigna) muy bien delimitado. En el microscopio vemos que los hepatocitos están bien diferenciados y que pueden reconocerse fácilmente como tal.
3 CÁNCER Curso 2015/2016 Fibroadenoma mamario Podemos ver en la imagen dos fotos de lesiones extraídas de la mama. En la primera vemos una lesión muy bien delimitada que se diferencia del tejido de alrededor (que es glándula mamaria). En el caso del adenocarcinoma mamario (lesión maligna) la imagen macroscópica es muy diferente ya que está peor delimitado: los nódulos se mezclan con el tejido de alrededor y el tejido maligno crea unas prolongaciones o ejes que invaden el tejido de alrededor. En el caso del adenocarcinoma, el cirujano debe extirpar mucho más tejido alrededor de la lesión para asegurarse de que la está eliminando en su totalidad.
En el tejido epitelial maligno las células han adquirido la capacidad de degradar la membrana basal y de infiltrar en el tejido de alrededor. A nivel microscópico se ve que distan mucho de parecerse al tejido normal y esto se sabe porque el tejido normal se conoce muy bien y se puede comparar.
Neoplasias del ovario Dentro de las neoplasias benignas podemos encontrar cistoadenomas serosos y mucinosos, que son tumores grandes que forman quistes. En función del tipo de epitelio a partir del que se forman son serosos o mucinosos (estos producen moco). El fibroma es el otro tipo de tumor benigno que se puede dar en el ovario.
Los tumores malignos del ovario son los cistoadenocarcinomas.
Entre los casos de tumor benigno y maligno encontramos los tumores borderline (serosos y mucinosos) que son una variante intermedia. Se trata de tumores de comportamiento incierto que necesitan un mayor seguimiento que los benignos ya que pueden dar recidivas.
En las siguientes imágenes vemos ejemplos de neoplasias benignas del ovario. Los cistoadenomas son tumores muy grandes que contienen líquido en tensión. Por otro lado los fibromas están constituidos por tejido fibroso y duro.
Las siguientes imágenes corresponden a tumores borderline, que son como verrugas o gránulos creciendo en el interior del ovario. Estos tumores tienen una mayor probabilidad de evolucionar hacia la malignidad.
La organización celular es más compleja.
4 3º C. Biomédicas (UdL) Irene LV En la siguiente imagen vemos otro ejemplo de un tumor de ovario con una gran tensión. Cuando estos tumores se abren no solo sale moco sino que también hay tejido necrosado en su interior. En este caso se trata de un tumor maligno: un cistoadenocarcinoma seroso papilar.
Adenoma de tiroides Estos tumores deben extirparse principalmente por estética y porque generan una gran ansiedad al paciente (que se ve el bulto). A nivel macroscópico está bien delimitando.
En estos casos, aunque macroscópicamente se vean bien delimitados es preciso observarlos al microscopio para comprobar que no se trata de lesiones pre-malignas.
Tumor benigno de próstata – hiperplasia nodular de próstata Los tumores de próstata también deben operarse aunque sean benignos ya que, por su localización, impiden orinar al paciente. Además, debido a las dificultades para orinar y a la acumulación de orina pueden dar lugar a infecciones de orina recurrentes.
5 CÁNCER Curso 2015/2016 Lipoma Se trata de un tumor benigno del tejido adiposo. Su condición de benigno no implica que no tenga alteraciones cromosómicas ya que, de hecho, es uno de los tumores benignos que más frecuentemente las presentan. La alteración más frecuente en este caso es una translocación.
Leiomioma uterino Tumores mixtos Los tumores no siempre son puros ya que podemos encontrar neoplasias que contienen más de un tipo celular. Estos tumores están formados por células con el mismo origen embriológico pero que se han diferenciado a varias líneas. Por ejemplo ocurre en el caso del adenoma pleomórfico o tumor mixto benigno de glándula salival.
Vemos un nódulo de color blando que en realidad contiene mezclas de diferentes tipos celulares: hay células epiteliales y células de cartílago (que hacen que el tumor sea muy duro).
Teratoma maduro de ovario Se trata de un tipo de tumor benigno que se ha desarrollado a partir de las tres hojas embrionarias a la vez por lo que, en su interior, podemos encontrar trozos de muchos tejidos distintos: tejido adiposo, pelos (elementos pilosebáceos), tejido nervioso, … Cuando estos tumores se observan al microscopio vemos que las células se han diferenciado terminalmente (han madurado completamente), siendo esta la razón por la que se les denomina maduros.
Es un tumor benigno que suele afectar a mujeres jóvenes.
En concreto, el teratoma de la imagen muestra tejido adiposo, tiroidal, glándulas del tubo digestivo, cartílago, … 6 3º C. Biomédicas (UdL) Irene LV Metaplasia epitelial Normlamente, los tumores no pasan de ser benignos a malignos de repente sino que el cambio se produce de manera progresiva. Uno de los primeros cambios que pueden comportar malignidad (aunque no tiene por qué desencadenar en un tumor maligno) es la metaplasia. El epitelio desarrolla un cambio celular, nomalmente reversible que puede revertirse si se elimina el factor ambiental desencadenante.
Ante una agresión continuada el epitelio se hace más resistente, es decir, se trata de un primer cambio de adaptación celular.
Por ejemplo la exposición a los carcinógenos del tabaco provoca que el epitelio glandular bronquial pase a ser un epitelio escamoso. En este caso, las células pierden los cilios que necesitan para eliminar el moco por lo que el epitelio pierde efectvidad en su función.
En el caso de que sean los epitelios escamosos los que experimenten la metaplasia se produce una situación de hiperqueratosis. Un epitelio escamoso no puede hacerse más resistente mediante un cambio a otro tipo de epitelio por lo que pasa a producir más queratina.
Gastritis con metaplasia intestinal El epitelio glandular del estómago sufre un cambio y se transforma por un epitelio más resistente (el epitelio del intestino es más resistente). Esta metaplasia se dee a un proceso de inflamación continuada de largo tiempo de evolución.
Encontramos este cambio de epitelio frecuentemente alrededor de los cánceres de estómago, por lo que a los pacientes que lo presentan se les lleva a cabo un seguimiento muy estricto.
Metaplasia intestinal en el esófago – esófago de Barrett RESUMEN - Las neoplasias benignas suelen tener una lenta velocidad de crecimiento - Están bien delimitadas y muestras buena diferenciación celular.
- Pueden dar síntomas por compresión de los tejidos vecinos. Necesidad de tratamiento.
- En las lesiones previamente benignas pueden desarrollarse alteraciones pre-malignas.
7 ...