Resumen de la Teoría de la Espiral del Silencio (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Periodismo - 2º curso
Asignatura Teorías de la Comunicación
Año del apunte 2014
Páginas 5
Fecha de subida 25/11/2014
Descargas 37
Subido por

Descripción

Resumen del texto de Noelle-Neumann sobre su Teoría de la Espiral del Silencio

Vista previa del texto

Iria Salcedo Rodríguez 1 Teorías de la Comunicación - La Espiral del Silencio LA ESPIRAL DEL SILENCIO E. Noelle-Neumann La opinión pública es un mecanismo que hace posible la cohesión y la integración de sociedades y grupos, de las que dependen la supervivencia de la comunidad y su capacidad de acción.
Las personas, al igual que los animales, tienen un miedo innato al aislamiento. Este miedo hace que el hombre se esfuerce instintivamente en ser aceptado y querido por los demás, y en evitar la enemistad y el aislamiento.
Existe otro aspecto de la naturaleza humana que debemos distinguir de este esfuerzo por integrarse en la sociedad: la lucha por alcanzar una posición de prestigio y el miedo al desprecio.
Es importante distinguirlos cuando se discute el doble aspecto de la opinión pública: TEMOR AL AISLAMIENTO Deseo de seguridad y protección LUCHA POR EL PRESTIGIO Y EL MIEDO AL DESPRECIO Necesidad de autoestima La opinión pública es un proceso de integración del que dependen también los gobernantes.
No es signo de debilidad del gobernante prestar una cuidadosa atención a la opinión pública.
El prestigio es un motivo importante y el "status" es un elemento necesario del gobierno.
Sin embargo, la situación es muy diferente con respecto al doble aspecto de la opinión pública con que ha de encararse cada miembro de la sociedad, afecta a todos y cada uno de los miembros.
Al individuo que no actúa de acuerdo con los valores comunes se le castiga con el aislamiento, se le hace el vacío. También existe la amenaza de aislamiento cuando no hay acuerdo sobre los valores, es decir, cuando la sociedad busca nuevas perspectivas y nuevos valores y encuentra muchos.
Los sondeos de opinión demuestran que en aquellas zonas en las que los valores están cambiando, los miembros de la sociedad observan la comunidad con mucha atención.
Cuando una actitud importante relacionada con los valores experimente una variación de solo el 2-3%, la población percibe el cambio y lo refleja aumentándolo a un 10-15%.
¿Por qué la gente dedica es inmensa cantidad de energía y presta tanta atención a la observación de su entorno social? La gente intenta evitar el aislamiento en áreas controvertidas en las que hay valores en juego.
En esas áreas se pone en marcha se pone en marcha "la espiral del silencio": Iria Salcedo Rodríguez 2 Teorías de la Comunicación - La Espiral del Silencio Aquellos que al observar su entorno social tienen la impresión de que sus opiniones y valores están adquiriendo más peso y consiguen cada vez más partidarios, se sienten fuertes. → no tienen miedo al aislamiento, expresan sus opiniones en público.
 Aparenta tener más partidarios de los que realmente tiene.
Los que piensan que sus opiniones pierden terreno, se quedan callados, especialmente en situaciones difíciles en las que no están familiarizados con lo que piensan los demás (cuando se encuentran entre un público anónimo).
 Da la sensación de tener menos de los que le corresponden. Se desaniman e incluso llegan a cambiar de opinión.
El proceso de la espiral culmina en el silencio. Existen dos tipos de silencio: El silencio que indica que la controversia ha terminado, que es algo que pertenece al pasado. A medida que la sociedad continúa su progreso, los valores que en otro tiempo fueron de extraordinaria importancia, se ven desbordados por otros más modernos.
Pocas personas mantienen vivos los viejos valores y la sociedad los aísla y los desprecia.
El silencio que pone el punto final al proceso de la espiral. El debate de la opinión pública no ha concluido realmente y sigue sin resolverse el conflicto entre los valores opuestos. Sin embargo, la opinión ganadora no puede discutirse ni ser objeto de debate público. El grupo vencedor impone un tabú al perdedor y nadie puede expresar su desacuerdo sin quedar excluido de la comunidad de gentes íntegras y bienpensantes.
La opinión pública son aquellas opiniones y comportamientos en áreas cargadas de valores, que cada individuo puede expresar en público previendo una buena acogida sin riesgo de aislamiento.
La opinión pública se aplica a cualquier área en la que una opinión determinada puede conducir al aislamiento.
Harwood Childs propone cincuenta definiciones de "opinión pública", pero prácticamente todas ellas están relacionadas con los siguientes conceptos: La opinión pública como racionalidad. Es instrumental en la formación de opinión y en la toma de decisiones en una democracia.
La opinión pública como control social. Tiene como fin la promoción de la integración social y la garantía de un nivel suficiente de consenso que sirva de base para la adopción de acciones y decisiones.
En estos dos conceptos pueden diferenciarse de acuerdo con sus funciones, manifiestas o latentes, según la teoría de Robert Merton: Funciones manifiestas: factores de influencia y las consecuencias objetivas que contribuyen al ajuste del sistema, propuestos y reconocidos por los participantes.
Funciones latentes: no son ni propuestas ni reconocidas.
Es evidente la función manifiesta de la opinión pública como forma de discurso racional entre ciudadanos informados y responsables, con el fin de orientar la opinión y la toma de decisiones en una democracia.
La función latente de la opinión pública, según Merton, no es ni propuesta ni reconocida, y por ello cuesta tanto trabajo señalarla. La función latente de la opinión púbica como control social tiene la misión de integrar la sociedad y asegurar un grado suficiente de cohesión en lo que atañe a valores y objetivos. Es difícil reconocerla porque ni siquiera estamos seguros de la necesidad de esa integración y, además, no ha habido una investigación empírica.
Iria Salcedo Rodríguez 3 Teorías de la Comunicación - La Espiral del Silencio La opinión pública no quede descrita por ese concepto racional y democrática según el cual las opiniones informadas de los ciudadanos responsables sirven de relación recíproca con el gobierno, sino que se trata de una cuestión de control social.
Al comparar los dos conceptos distintos de opinión pública, hay que hacer hincapié en que se asientan sobre dos suposiciones completamente diferentes sobre la misión de la opinión pública.
Como proceso racional, la opinión pública se centra en la participación democrática y en el intercambio de opiniones diversas sobre asuntos públicos, juntamente con la petición de que el gobierno considere esas ideas y la preocupación de que el proceso de formación de opinión pueda manipularse desde el poder estatal y el capital, a través de los medios de comunicación y de la tecnología moderna.
La opinión pública como control de la sociedad, se centra en la obtención de un nivel suficiente de consenso sobre los valores y objetivos de la comunidad. El poder de la opinión pública es tan grande que no puede pasar inadvertido ni por el gobierno ni por los miembros de la sociedad. Este poder surge de la amenaza de aislamiento con que la sociedad amenaza a los individuos y gobiernos que desvían su camino, y del miedo al aislamiento inherente a la naturaleza social del hombre.
¿Cómo es que la suma de opiniones individuales determinada por un sondeo se traduce en un poder político tan enorme, con efectos políticos y sociales? El control constante de su entorno y la observación de las reacciones de otras personas, expresadas por sus deseos de hablar o por la tendencia a permanecer callados, crea un vínculo entre el individuo y la sociedad: no necesitamos una "mentalidad de grupo". Es esta acción recíproca la que otorga poder a los sentimientos comunes, a los valores comunes y a los objetivos comunes, acompañados de las amenazas dirigidas a los que se apartan de esos valores y objetivos.
Una de las diferencias más importantes que existen entre el concepto racional de opinión pública y el concepto de opinión pública como control social es la interpretación de la palabra "pública".
Según el concepto demócrata-teórico de opinión pública como producto de raciocinio, "público" se considera de acuerdo con el contenido de los temas de opinión pública, que son los de contenido político.
El concepto de opinión pública como control de la sociedad interpreta el término "público" en el sentido de "ojo público": a la vista de todos. El ojo público es el tribunal que enjuicia al gobierno y también a cada individuo.
Los dos conceptos difieren también en la interpretación de la palabra "opinión".
El concepto demócrata-liberal consiste en primer lugar en una cuestión de opiniones y discusiones.
El concepto de opinión pública como control de la sociedad tiene aplicaciones mucha más extensas, de hecho, todo lo que en forma visible exprese una opinión relacionada con los valores, que puede manifestarse directamente en forma de opiniones, pero también en forma de insignias y emblemas, banderas, gestos, peinados, barbas, símbolos visibles y conductas que reflejan un tipo de moral.
La teoría de la espiral del silencio desemboca en afirmaciones de causa a efecto, relaciona los fenómenos observables con otros, afirmando y probando que existen ciertas reglas sociales.
Es complicada la verificación de la teoría, dado que se basa en cuatro supuestos independientes a los que hay que añadir un quinto que trata de las relaciones mutuas de los otros cuatro: Iria Salcedo Rodríguez 4 Teorías de la Comunicación - La Espiral del Silencio La sociedad amenaza con el aislamiento al individuo que se desvía.
El individuo experimenta un constante miedo al aislamiento.
Como consecuencia de este miedo al aislamiento, el individuo intenta captar continuamente las corrientes de opinión.
Los resultados de este cálculo afectan al comportamiento en público, especialmente en lo que respecta a la expresión abierta o al ocultamiento de opiniones.
Los anteriores supuestos están relacionados entre sí.
La teoría de la espiral del silencio se basa en el supuesto de que los medios de comunicación de masas representan la fuente más importante de observación de su entorno con que cuenta el individuo para enterarse de cuáles son las opiniones que encuentran la aprobación de la sociedad y cuáles se conducen al aislamiento. Sin embargo, en las versiones simplificadas de esta teoría no se tiene en cuenta el papel de los medios de comunicación, lo que conduce al error.
Con el fin de poner en claro los malentendidos y el exceso de simplificación, se debe tener en cuenta la marcada aversión de los sociólogos de ocuparse de los efectos de los medios de comunicación. En un análisis de contenidos de cuatro revistas de ciencias sociales alemanas y dos inglesas, se pone en relieve que de 2.640 artículos publicados entre 1970 y 1984, menos del 1% trataba de los efectos de los mass media. Teniendo en cuenta que los alemanes se encuentran hoy día expuestos a los mass media durante un promedio de cinco o seis horas diarias, cuesta trabajo comprender cómo sus efectos constituyen un objeto de investigación tan olvidado. Da la sensación de que se trata de un tabú.
Podría explicarse así la razón de que desde las primeras publicaciones sobre la espiral del silencio aparecidas en los años setenta, hasta hoy, el efecto de los medios se ha excluido prácticamente como factor de prueba de la espiral.
El motivo principal de tanto trabajo para aclarar la naturaleza de la opinión pública era la necesidad de los efectos de los mas media.
¿Cómo podemos estudiar la influencia de los mass media sobre la formación de la opinión pública si apenas sabemos algo de ella? Según la teoría de la espiral del silencio, el hecho de que alguien hable fuerte o se quede callado, por lo que respecta a la opinión pública depende de la observación de cuáles son las ideas sobre temas conflictivos que son bien recibidas y cuáles dan lugar al aislamiento, y en especial, qué bando es el que está cada vez más fuerte y cuál pierde puntos.
La gente basa sus conclusiones en las impresiones recibidas de los medios de comunicación. Por ejemplo, hasta qué punto se ocupan los medios de un asunto determinado y qué hechos, argumentos y valoraciones entran en el proceso.
En la lucha por la opinión pública, el silencio es un arma importante.
Hay personas y hechos cuyos aspectos positivos no se mencionan, mientras que se realzan los negativos.
Durante largo tiempo, la distinción entre información y opinión ha venido siendo un principio fundamental del periodismo con el fin de evitar una influencia partidista por parte de los mass media. Pero ahora vemos que no son los artículos de opinión los que parecen tener mayor influencia sobre el público, sino la selección de noticias: ¿Qué es lo que se publica como noticia y que es lo que no se publica? ¿Qué acontecimientos, personas y valoraciones se omiten? Iria Salcedo Rodríguez 5 Teorías de la Comunicación - La Espiral del Silencio Basándonos en los sondeos, podemos demostrar que las ideas sobre el entorno están influidas decisivamente por las opiniones de los periodistas creadores de opinión y por el contenido de los medios igualmente creadores de opinión. Los sondeos también demuestran que la gente que ve mucha televisión tiene una noción de los hechos y de las personas, y de su importancia, distinta a la gente que no ve apenas la televisión → DOBLE CLIMA DE OPINIÓN LOS MEDIOS CREADORES DE OPINIÓN INFLUYEN EN QUE LA GENTE HABLE O SE QUEDE CALLADA DE DOS MANERAS DISTINTAS: Las personas son más valientes para apoyar públicamente la opinión dominante en los medios creadores de opinión. Nadie teme el riesgo de aislamiento público si sostiene una opinión predominante en los medios, porque los medios son públicos.
La otra razón por la que la gente que tiene a su favor a los medios habla fuerte en pública es la función unificadora de los medios. Los medios proveen al público de palabras y razones. La idea de que los medios reciben un trato especial, puede expresarse muy La mayoría silenciosa aparece cada vez que fácilmento en una conversación, ya que la mayor parte de la poblacion adopta una muchas de las palabras, expresiones, razones y postura y sabe que la mayoría comparte esa elementos retóricos se obtienen de los medios.
opinión, pero al mismo tiempo se da cuenta de que los medios están de otra parte.
Dondequiera que los medios creadores de opinión adoptan un punto de vista opuesto al de la mayoría de la población, la minoría se hace oír uertemente y sin temor a sufrir ningún tipo de aislamiento, mientras la mayoría permanece en silencio. Lo cual demuestra claramente por qué no puede eliminarse el contenido de los medios como un factor importante a la hora de ensayar la teoría de la espiral del silencio.
La opinión pública en una dictadura Muchos investigadores de la comunicación y graduados en ciencias políticas afirman que en una dictadura no hay opinión pública. Si se considera la opinión pública solamente a la luz de su función manifiesta, no existe en una dictadura.
Sin embargo, la opinión pública sí que existe en su función latente, observación constante: ¿qué piensa la mayoría?, ¿qué opiniones están en alza y en descenso? Los dictadores usurpan el elemento público. Controlan al público imponiendo censura en los medios de comunicación y controlando cualquier conducta en público que exprese una opinión, tanto si es para aprobar como si es para protestar.
Los periodistas encuentran la manera de expresar su aprobación o su rechazo, permitiendo a sus lectores, radioyentes y telespectadores disponer de una información, entre líneas, sobre los hechos importantes y las personas de mayor relieve. Y los ciudadanos observan atentamente cualquier indicación pública de aprobación o de rechazo, incluso en los chistes.
Cuando la gente está en contra de un dictador, se comunican con gran sutileza, empleando signos que el dictador no tiene forma de controlar, saben cuándo son lo suficientemente fuertes para librarse del que los gobierna. Pero estos procesos solamente pueden entenderse con la ayuda del concepto de opinión pública establecido científicamente y respaldado por la investigación empírica.
...

Tags: