Tema 4 mrecantil (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Madrid (UAM)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura Derecho Mercantil
Año del apunte 2017
Páginas 4
Fecha de subida 21/06/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Tema 4: La propiedad industrial. Marcas y patentes.
La propiedad industrial es un subsector del Derecho mercantil que atiende o regula los llamados derechos de propiedad industrial. Los derechos de propiedad industrial hacen referencia a una titularidad que recae sobre un tipo de bien con unas características peculiares que hacen que hablemos de bienes inmateriales. Son bienes inmateriales porque el derecho recae sobre algo que en sí mismo, el objeto del derecho, no es corpóreo. La diferencia con los bienes corpóreos estriba en que esos bienes tienen la característica de la repetitividad, cualquiera en cualquier punto del mundo puede prácticamente repetirlos y duplicarlos de forma simultánea, en cambio, en los derechos de propiedad industrial esto no se da. La infracción de los derechos de marca y patente es muy sencilla porque no hay forma de impedir que los demás accedan al derecho.
Los bienes inmateriales, las patentes y marcas, están regidos por el principio de territorialidad.
Esto significa que uno cuando es titular de una marca y de una patente no lo es en el universo mundo, sino que soy titular, en su caso, de un haz de derechos territoriales. Por ejemplo, soy titular de una marca Toshiba en Alemania. Las consecuencias son: 1. Si no registro mi derecho de patente o de marco en cada Estado nacional, aquel en el que no esté registrado no tengo protección.
2. Cada ley nacional regula el contenido de ese derecho.
3. La ley que rige cada marca es la que protege frente a los actos cometidos en ese territorio nacional: por ejemplo, si soy titular de la marca Toshiba en España y en Sudáfrica, y copian los ordenadores en Sudáfrica, no puede demandar en los tribunales españoles, sino en los de Sudáfrica.
Desde hace más de un siglo, hay importantes esfuerzos por evitar los efectos de cierre de los mercados porque eso genera un problema para aquel que quiera traspasar fronteras. En el origen, esto se ha intentado solventar con el Convenio de la Unión de París de finales del siglo XIX conocido por las siglas CUP y que creó un mecanismo totalmente revolucionario que es l derecho de propiedad unionista. Este derecho se rige por el principio norteamericano de que tiene mejor derecho el que llega primero y tendrá derecho en todos los registros. Es muy difícil presentar todas las solicitudes al mismo tiempo cuando alguien quiere dedicarse a varios mercados. Por tanto, el derecho de prioridad unionista consiste en que si registro en un país que es miembro del CUP, el día y la hora en la que solicito el primer registro, se considera fecha de prioridad para el resto de los países miembro de la CUP, siempre que si es una marca sea dentro de los primeros 6 meses de la marca y para patentes siempre que sea dentro del primer año.
Por ejemplo, Mr. Smith registra el 1/1/2017 8:30 am la marca Tosco en la oficina británica de marcas y patentes, y en París, M. Lagarde registra la marca Tosco también el 2/1/2017 8:00 am.
Mr. Smithe acude a París a registrar la marca Tosco y ya no está disponible porque la ha registrado M. Lagarde, pero al acudir el día 3/1/2017 invoca el derecho de prioridad unionista con su certificado que acredita la inscripción el día 1/1/2017, la oficina francesa le va a inscribir antes que a M. Lagarde. En el caso de que acudiese después de los 6 meses, no podrá invocar este derecho pues habrá pasado el plazo.
A partir de a CUP han surgido diferentes tratados para evitar la discriminación y cuyo objetivo era armonizar el derecho de la propiedad industrial. Además, se crearon algunas modalidades de propiedad industrial que tenían un ámbito supranacional partiendo de un sustrato común anterior. La marca comunitaria de la UE es una creación fantástica pues los europeos fueron capaces de crear un derecho industrial con ámbito supranacional y regido por una única norma, el Reglamento de la Marca de la UE. Tan solo hay un registro conocido como la Oficina de la Propiedad Industrial de la UE que se encuentra en Alicante. Además, ha habido tratados internacionales que intentan facilitar el derecho de propiedad unionista y los registros.
Seguramente, la culminación de todo este proceso internacional viene de la mano del ADPIC (TRIPS). El ADPIC es un tratado que se firmó al mismo tiempo que se constituyó la Organización Mundial del Comercio. Para ser miembro de la OMC (WTO) hay que suscribir el Acuerdo relativo a los Derechos de Propiedad Intelectual en el ámbito del Comercio. El ADPIC estableció por primera vez en el mundo, un régimen muy o bastante completo en todas las modalidades de propiedad industrial que todos los países deben cumplir. Fue la mayor unificación en materia de propiedad industrial que se había realizado.
En el ámbito del Derecho, España forma parte de un gran engranaje que es la UE, y en el ámbito de la propiedad industrial la mayor parte de los cambios no es decisión del legislador español, sino de sus obligaciones internacionales. “Tribunal supremo solo hay uno, pero no es el verdadero”. El país. El legislador español es uno, pero no es el verdadero pues es el Tribunal de Justicia de la UE el que establece que se ha de legislar. Por ello, para entender el ámbito y alcance e interpretación de las normas hay que situarse en el ámbito internacional.
Dentro de la propiedad industrial hay diferentes categorías o modalidades. Por ejemplo, marcas, patentes, diseños, topografías, denominaciones de origen, certificados complementarios de protección… Nos vamos a centrar en las dos modalidades reinas de la propiedad industrial: 1. Marca: una marca es todo signo capaz de identificar un producto o servicio diferenciándolo o distinguiéndolo de los productos o servicios de otros productores o empresarios. A esta definición hay que añadirle que sean susceptible de representación gráfica. Los alemanes son los primeros en 1988 con la primera directiva de la CEE en exigir la representación gráfica. Ahora este requisito va a desaparecer pues la UE y España suscribieron un tratado en el que marca puede ser cualquier cosa aunque no pueda tener representación gráfica. Por ejemplo, se podrá registrar como marca el olor a naranja amarga. Marca es cualquier cosa que pueda identificar la procedencia. Puede ser cualquier palabra, dibujo, gráfico, forma dimensional… la ley no limita los signos que pueden ser marca por lo que cualquier cosa puede serlo como letras, gráficos, dibujos, formas tridimensionales… Existen una serie de prohibiciones que impiden que ciertos signos sean registrados como marca y que se agrupan en dos categorías: 1.1. Prohibiciones absolutas: aquellas que son apreciadas de oficio, es decir, sin necesidad de que se les interpele ni se pida la entidad administrativa que tramita y procede a la inscripción investiga si la marca que se pretende escribir esta incursa en alguna prohibición. En España, la encargada es la OPEE. Se fundan en la idea de que por determinadas razones de interés público, hay determinados signos que no puede ser registrados. Se encuentran en el art. 5 Ley de Marcas: 1.1.1. Lo de descripción gráfica es un requisito que pronto desaparecerá debido a una directiva.
1.1.2. No tener carácter distintivo: carácter distintivo significa que por sus características, un consumidor sea capaz de ligar un signo a una procedencia empresarial. No significa que tenga que saber quién lo fabrica, sino que se trata de saber que al ver el signo, pensamos en la procedencia de determinada empresa. Generalmente no tiene capacidad distintiva las formas extremadamente simples como un punto, una línea, una raya, un pequeño triángulo… 1.1.3. Los signos que se compongan exclusivamente de signos e indicaciones que puedan servir en el comercio para indicar la especie, el destino, el valor, la procedencia geográfica…: el objetivo es impedir la monopolización por parte de un sujeto de los términos que son los habituales y normales para designar el nombre del producto, el destino del producto, las características del producto y todo aquello que se relaciona con el producto. Por ejemplo, no puedo inscribir como marca la palabra “móvil” pues con lo que designa al producto. Otro ejemplo, es “barato” no se puede registrar porque si no nadie podría decir que un producto es barato. Si la marca no consiste solo en indicar el destino, la calidad…sino que se combina con otros elementos, puede que el conjunto sea admisible. Por ejemplo, la marca Bankia tiene una combinación. Si se personifica el objetivo se puede convertir en una marca como es el ejemplo de Donlimpio o Ahorramás. Las que más éxito comercial tienen son aquellas que sin concurrir en una prohibición absoluta, sí que sugieren las características del producto. Por ejemplo, Dry Nites es una marca de pañales que escribe “nigths” de otra forma. Otro ejemplo es la marca de manzanillas Sueños de Oro que representa el color de la planta.
1.1.4. Los que se comportan solamente de signos que se habían convertidos en habituales para designar los productos o los servicios en el lenguajes común: por ejemplo, antes comprarse prendas era un lujo por lo que las cosas se hacían en casa o si se rompían se cosían, por lo que la máquina de coser era muy necesario y en ese contexto una empresa estadounidense sacó una máquina de coser con mucha calidad y a muy bien precio que es la Singer de forma que la gente no decía que querían una máquina de coser, sino una “singer”. Otro ejemplo son los Kleneex. Muchas veces las marcas tienen tanto éxito que se convierten en la denominación habitual del producto. Si una marca ya está registrada y el titular hace saber a todos los demás, entonces la marca no se vulgariza, no caduca, sino que sigue manteniendo la vigencia la marca. Esta es la razón por la cual todo el mundo se pregunta por qué las empresas en los anuncios ponen marca registrada.
Por mucho que se use como término genérico, la marca seguirá vigente. Si la marca no se registra o estándolo no se hace a saber a los demás que lo está, si se convierte en el término usual es posible que cuando se quiera registrar no se pueda.
1.1.5. Signos contrarios a la ley, al orden público o a las buenas costumbres: estos términos van evolucionando y por tanto, hay una cierta inseguridad. No se pueden hacer referencia a las religiones salvo que tenga un estrecho vínculo con alguna de ellas. Las cosas con un fuerte carácter sexista tampoco pueden registrarse como insultos, faltas de respeto, exabruptos… Por ejemplo, hay una marca de espárragos conocida como “Cojonudo”.
1.2. Prohibiciones relativas: el interesado tiene que pedir e invocar la existencia de esa prohibición relativa. Si no lo invoca, la oficina va a proceder a conceder la marca. Se vinculan no a interés públicos, sino a intereses o derechos de particulares, derechos muy legítimos, pero que no son los intereses públicos en general. Registrar un signo que sea confundible con otro ya existente: concepto central en el Derecho de Marcas. La confundibilidad trastoca la función principal de una marca (permitir la identificación de un producto o servicio). Tiene que ser el interesado el que lo ponga de relieve ya que la oficina no lo controla de oficio. Con la marca no se protege todo, sino que hay que indicar que categorías de productos protejo con esa marca. Si no protejo esa marca para un producto, no puedo denunciar que esa marca sea utilizada por otro para ese producto. Por ejemplo, que alguien haga orinales con la marca “Thompson”. El producto para el cual el otro respecto del que me opongo a ese registro debe querer registrarlo para un producto idéntico o similar a mi producto. Similitud significa que sean del mismo ámbito comercial (no son productos sustitutivos). Por ejemplo, auriculares y móvil, balón de fútbol y zapatillas de deporte, un cinturón y un bolso, un cinturón y unos zapatos. El principio de especialidad solo tiene una excepción, es decir, cuando uno invoca una marca solo lo puede hacer respecto del bien o servicio que tiene designado, salvo las marcas renombradas, aquellas que son conocidas por el público en general aunque no sean destinatarios típicos de esos productos o servicios. Para que el titular de una marca renombrada impida el registro no basta con invocar que tiene una marca renombrada, sino que es necesario que demuestre que el uso del registro por parte del tercero de esa marca o signo parecido, puede implicar una conexión entre sus productos o sus empresas o un aprovechamiento indebido o un menoscabo del carácter distintivo. Por ejemplo, que para un producto del inodoro se registre la marca Chanel. otro ejemplo es el caso del El Corte Inglés contra The English Cut.
2. Patentes: protege una invención, es decir, una regla técnica que resuelve un problema técnico. No tienen por qué revolucionar, sino que hay patentes pequeñas. Un problema técnico puede ser algo sencillo como que mediante el calor de las yemas de los dedos se pueda activar el móvil. No cualquier invención es merecedora de patente que ha de cumplir 3 requisitos: 2.1. Novedad: nueva en el mundo. Cualquier divulgación o utilización previa perjudica irremediablemente la novedad.
2.2. Actividad inventiva: se dice que hay actividad inventiva cuando la invención no es evidente para un experto en la materia.
2.3. Aplicabilidad industrial: significa repetitividad, es decir, tantas veces ejecutes la invención, tantas veces tendrás el mismo resultado.
La duración de la patente es de 20 años improrrogables y comienzan a contar desde que se solicita la patente, no desde que la conceden (que tardan 1-2 años).
En el mundo de la propiedad industrial, seguimos el llamado corpus mishtichum/corpus mechanicum. Esto es aplicable tanto a patentes y marcas. Por ejemplo, un ordenador de Apple, es algo aprehensible. En realidad, el derecho recae sobre la estructura de la manzana mordida que se refleja en una determinada imagen. La patente o marca es el corpus mishtichum que se refleja en el corpus mechanicum.
...

Tags: