Tema 11. La crisis de la República I: La reforma de los Los Graco (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 3º curso
Asignatura Historia de Roma
Año del apunte 2014
Páginas 11
Fecha de subida 01/06/2014
Descargas 8
Subido por

Vista previa del texto

11.  LA  CRISIS  DE  LA  REPÚBLICA  I.  LA  REFORMA  DE  LOS  GRACO       133  a.C.  à  año  clave  por  tres  motivos:   • • • Cesión  de  Pérgamo   Toma  de  Numancia   Tribunado  de  Tiberio  Sempronio  Graco.     LOS  GRACO.  INTRODUCCIÓN.     Era   de   una   familia   importante   de   Roma.   Su   padre,   del   mismo   nombre   (Tiberio   Sempronio   Graco),   fue   censor,     y   eran   del   círculo   de   los   Escipiones.   Pero   eran   de   origen   plebeyo.   Y   Tiberio   y  luego  su  hermano,  desempeñaran  el  tribunado  de  la  plebe.   Muchos  manuales  hablan  de  que  eran  revolucionarios,  por  apartarse  de  los  intereses  políticos   del  orden  senatorial,  aun  ser  miembros  de  la  nobilitas.  Y  como  la  tradición  historiográfica  sigue   las   tradiciones   del   orden   senatorial,   fueron   muy   criticados   negativamente   y   hasta   tachados   de   revolucionarios.   Pero   nosotros   entendemos   por   revolución   una   ruptura   total   del   orden   establecido  en  desacuerdo  con  las  leyes  vigentes.  Los  Graco  siempre  se  atuvieron  a  las  leyes   vigentes,  por  lo  que  NO  hubo  revolución.  Sólo  se  salieron  de  la  costumbre,  algo  que  para  los   optimates  era  como  salirse  de  la  ley.  Pero  en  ello  no  había  nada  ilegal  tal  y  como  la  ley  era.   Tiberio   Sempronio   Graco   es   un   plebeyo,   pero   desde   tiempo   a   perteneciente   a   la   nobilitas   y   en   estrecha  relación  con  Escipiones,  y  por  parte  de  madre,  emparentados  a  ellos,  pues  era  hija  de   Escipíon   el   I   Africano.   Su   padre   había   sido   cónsul   dos   veces   y   censor.   Una   hermana   de   los   Graco   además   estaba   casada   con   el   II   Africano.   Y   matrimonio   de   Tiberio   con   una   Claudia,   descendiente  del  famoso  Apio  Claudio,  censor.  Así,  vinculado  a  Claudios  y  Escipiones,  de  rancio   abolengo.     Así,   ¿qué   hizo   que   él   y   su   hermano,   pertenecientes   a   nobilitas   y   emparentados   a   patricios,   tomaran   partido   por   los   intereses   populares?   El   senado   intentó   granjearse   su   amistad,   pues   Graco   era   del   orden   senatorial,   pero   como   su   hermano   Cayo,   los   Graco   ya   se   habían   dado   cuenta  de  que  la  crisis  de  la  República,  con  todas  las  consecuencias  de  la  expansión,  se  hacía   evidente:  las  conquistas  habían  transformado  rápidamente  un  imperio  cuya  organización  no  se   adaptó   a   las   circunstancias   con   la   rapidez   necesaria:   se   pasa   de   una   ciudad-­‐estado   a   un   gobierno  del  mundo  entero.  Es  crisis  de  adaptación  a  las  nuevas  necesidades.     Así,   uno   de   los   problemas   era   el   reparto   de   las   tierras   conquistadas:   podrían   haber   servido   para   reactivar   agricultura   y   dar   de   comer   a   muchos   de   la   plebe   urbana.   El   problema   agrario   provocó  aumento  plebe  urbana.  Si  se  solucionaba  el  primero,  se  solucionarían  más  cosas.  Así,   lo   1º   a   hacer   era   la   reforma   agraria,   que   respetaría   la   propiedad:   los   grandes   propietarios   1     seguirían   siéndolo.   Sólo   se   quería   reformar   los   repartos   del   ager   publicus,   del   campo   conquistado.   Los  Graco  sabían  que  ello  no  se  podía  hacer  si  no  se  acompañaba  de  otras  leyes  que  adaptaran   la  república  a  las  nuevas  necesidades.  Había  que  hacer  un  complejo  de  leyes.  Pero  a  Tiberio  no   le  dio  tiempo,  solo  pudo  presentar  la  reforma  agraria.   Pero  su  hermano  en  su  tribunado  sí  lo  hizo.  Reforma  más  amplia.     CAUSAS  DE  LA  REFORMA  DE  LOS  GRACO     En  sus  actuaciones  influyeron  todos  los  factores  de  las  consecuencias  de  la  política  expansiva  y   también  otros  factores:     • • • • había   rencillas   entre   los   escipiones   y   los   graco   (por   ejemplo,   la   madre   de   los   gracos,   una   Cornelia   de   los   Escipiones,   decía   que   prefería   ser   conocida   como   madre   de   los   gracos   que   como   hija   de   Escipión,   alguien   famosísimo).   El   detalle   demuestra   la   rivalidad   entre   las   dos   familias,   manifestada   también   en   acontecimientos   como   el   asesinato  de  uno  de  los  dos  hermanos,  o  como  cuando  para  salvar  la  crisis  “creada  por   los  graco”  se  llama  a  Escipión  Emiliano.  Esto  sin  duda  debió  influir,  aunque  sobre  todo   las  consecuencias  de  la  expansión.   También   influyeron   las   ideas   estoicas,   mov.   griego   que   caló   mucho   entre   los   romanos:   sus  grandes  pensadores  fueron  estoicos:  Cicerón,  Séneca  (época  de  Claudio  y  Nerón)  y  Marco  Aurelio.  Las   corrientes   de   pensamiento   griegas   entran   en   Roma   ahora,   con   el   contacto   con   los   griegos  del  Mediterráneo  oriental.  Pretende  tratar  a  todos  por  igual.  La  atención  a  los   más  necesitados…  Entre  los  amigos  de  Tiberio  había  dos  griegos  estoicos:  Diófanes  de   Mitilene  y  Blosio  de  Cumas.     Otra   cosa   que   debió   influir   en   Tiberio:   deseo   patriótico   de   rehacer   el   campo,   pues   estaba  en  la  tradición  de  siempre:  la   riqueza   que   se   había   considerado   era   la   posesión   de  tierras  y  ganado.  Se  quería  volver  a  ser  lo  que  eran,  ante  un  campo  abandonado  y   otra  gran  parte  cultivada  por  esclavos.     Además,   no   podía   haber   soldados   para   ir   a   la   guerra,   pues   el   armamento   se   lograba   con   la   riqueza   tradicional   de   siempre   de   cada   uno,   a   través   de   las   tierras.   Faltando   esto,   la   plebe   urbana   desheredada   no   podía   costearse   el   armamento.   Así,   dos   motivos   para  rehacer  el  campo.           2     EL  TRIBUNADO  DE  TIBERIO  SEMPRONIO  GRACO  (133)  Y  EL  INICIO  DE  LA  CRISIS     El  tribunado  de  la  plebe  se  asumía  el  10  diciembre,  hasta  el  9  de  diciembre  del  año  siguiente.   ¿Por  qué  no  en  Enero?  Porque  venía  del  calendario  plebeyo  originario.     En   el   134,   el   10   de   diciembre,   Tiberio   asumió   el   tribunado   de   la   plebe,   con   la   idea   de   terminarlo   el   9   de   diciembre   del   133.   Los   historiadores   consideran   pues   que   ocupó   el   tribunado  en  el  133.     Desde   el   comienzo   de   su   tribunado,   comienza   la   nueva   época   de   crisis   de   la   república,   que   estará   bajo   el   signo   de   la   violencia   interna,   de   la   guerra   civil:   habrá   enfrentamientos   sangrientos,   y   algunos   bien   llamados   guerras   (habrá   tres   auténticas  guerras   civiles,   en   el   siglo   I   a.C.).  Los  enfrentamientos  fueron  tres  explosiones  de  esta  crisis.  Hay  pues  violencia  constante   y  algunas  guerras.   Primera  labor  de  Tiberio:  a  sabiendas  de  que  había  de  haber  un  complejo  de  leyes  grande,  la   lex  sempronia  agraria,  la  ley  agraria  à  pretendía  modificar  los  repartos  de  tierra.     NO   era   una   ley   revolucionaria:   recogía   lo   esencial   de   otras   leyes   que   se   propusieron   anteriormente  con  la  misma  finalidad  que  habían  sido  derogadas  o  no  habían  salido  adelante.   En  el  siglo  II,  cuando  las  conquistas,  ya  había  surgido,  y  por  Italia  anteriormente,  individuos  que   propusieron  leyes  de  reforma  agraria.     La   propuesta   de   ley   entre   los   romanos   se   llamaba   rogatio.   Así,   Tiberio   hizo   una   rogatio,   que   solo  afectaba  al  estatuto  del  ager  publius,  pero  denunciando  los  abusos  y  usurpaciones  hechos   en  éste  anteriormente.  La  mayor  parte  de  terratenientes  habían  sido  beneficiados  con  ellas  y   sin  tener  los  papeles  que  eran  necesarios  para  ello.  Lo  que  se  quería  con  la  ley:  mejor  reparto   exigiendo  los  papeles.   Y  aún  así,  Tiberio  creyó  en  la  buena  voluntad  de  la  gente.  No  era  tan  revolucionario.  Así:   • • • Se   reconocía   a   los   ocupantes,   sin   pedir   credencial   de   buena   fe,   explotar   una   extensión   no  justificada  de  500  iugera.  Así,  se  reconocía  la  posesión  de  500  yugadas  (lo  que  una   pareja  de  bueyes  puede  labrar  en  un  día,  125  hac.),  aunque  no  tuvieran  papeles.  Y  250   iugera  más  por  cada  hijo,  hasta  un  máximo  de  500  iugera  más.  Así,  había  familias  que   podían   quedarse   hasta   1000   iugera   sin   necesidad   de   justificarlo,   pues   Tiberio   reconocía  la  buena  fe.   Aún  así,  con  esta  considerable  extensión,  sobraron  muchas  hac,  y  así,  los  excedentes   de  ager  publicus  se  redistribuirían  a  los  pobres  en  lotes  de  30  iugera  (7,5  hac.).     Y   si   se   aprobaba   la   ley,   nadie   podía   vender   las   tierras   que   le   correspondieran   en   el   reparto,  porque  no  eran  tierras  suyas,  sino  del  estado.  Se  podía  heredar  la  posesión,   pero  no  vender.   La   ley   tendría   que   ponerla   en   marcha   una   comisión   de   tres   hombres:   eran   los   IIIviri     agris   iudicantis  adsignandis  (los  triunviros  que  han  de  juzgar  los  casos  y  asignar  los  campos).   3     Afectados  con  la  propuesta:       • • La  plebe  urbana,  los  beneficiados.  Acogió  la  ley  con  entusiasmo   Orden   senatorial,   nobilitas,   los   terratenientes   de   siempre,   ahora   perjudicados   à   se   evidenciaba  que  sus  tierras  de  siempre  no  lo  eran  realmente  y  les  quitaban  parte  de   ellas.   Chocaba   directamente   contra   sus   intereses:   no   querían   aceptar   la   ley,   y   que   alegaban   una   suerte   de   derecho   hereditario   sobre   el   ager   publicus.   De   hecho   el   usufructo  del  ager  publicus  se  heredaba,  y  manipulándolo,  decían  que  por  herencia  les   pertenecían.     Así,   orden   senatorial   inició   una   campaña   contra   la   ley,   y   gran   cantidad   de   plebeyos   y   de   pequeños  campesinos  de  toda  Italia,  ex  campesinos  que  no  habían  podido  revertir  sus  antiguas   tierras  y  no  les  correspondió  nada  en  el  reparto,  abandonaron  los  campos  que  trabajaban  para   los  terratenientes  y  se  fueron  a  la  asamblea  de  Roma  donde  se  iba  a  discutir  esta  rogatio.     La  aprobación  de  la  lex  agraria  y  el  asesinato  de  Tiberio     El   funcionamiento   de   las   asambleas   además   con   las   conquistas   había   cambiado:   ahora   había   ciudadanos   por   todo   el   mundo,   sobre   todo   por   Italia,   donde   se   habían   concedido   más   ciudadanías.   Así,   cuando   había   un   gran   interés,   acudían   todos   los   ciudadanos   interesados   de   un  territorio  extensísimo.  Y  ello  impresiona.  Así,  acudió  la  plebe  urbana  y  también  la  rural,  que   marcharon  todos  a  Roma  para  beneficiarse  de  la  ley.   Parece   que   lo   votaron   los   comitia   tributa,   porque   luego   en   un   momento   dado,   los   plebeyos   reunidos   transformaron   los   comicios   en   concilium   plebis,   y   ambos   eran   organizados   por   tribus.   Por  ello  se  piensa  que  fueron  los  concilia  tributa.     Así,   los   comicios   podían   convertirse   en   dramáticos.   Al   ver   el   orden   senatorial   la   avalancha   que   se  les  venía  encima,  hicieron  un  último  intento:  sobornar  a  Marco  Octavio  Rufo,  tribuno  de  la   plebe   con   Tiberio,   y   de   quien   Augusto   sería   pariente   lejano.   Lo   querían   sobornar   para   que   pusiera   el   derecho   de   veto,   la   intercessio   (las   medidas   de   los   tribunos   se   tomaban   con   el   consentimiento  de  ambos).   Entonces,   cuando   Tiberio   empezó   a   leer   la   rogatio,   la   proposición   de   ley,   inmediatamente   Marco   Octavio   puso   la   intercessio.   Tiberio   entonces   se   indignó,   y   Octavio   persistió   en   prohibirlo.  Tiberio,  desconocedor  del  acuerdo  del  senado  con  Octavio,  trató  de  que  el  senado   actuara  como  árbitro,  y  lo  único  que  hizo  fue  reírse  y  despreciar  a  Tiberio.   Entonces  se  le  ocurrió  que,  reunida  toda  la  plebe,  destituyera  a  Octavio.  Se  lo  pidió.  Iba   contra   la  costumbre,  nunca  se  había  hecho,  pero  la  ley  lo  permitía:  si  plebe  había  elegido  al  tribuno,   podían   destituirlo.   Así,   se   paso   al   concilium   plebis.   Ahí   los   patricios   ya   no   participaban   (aunque   no  tenían  por  qué  irse).  Así,  consiguió  de  la  plebe  la  destitución  de  Octavio.     4     Así,  se  votó  la  ley.  El  orden  senatorial  había  salido  derrotado,  pero  no  se  dio  por  vencido,  y  se   dispuso  a  derogar  la  ley  al  acabar  el  tribunado  de  Tiberio.  Pero  este,  en  contra  de  la  tradición,   pero  no  contra  la  ley,  se  presentó  a  la  reelección.     Cada   uno   hizo   su   propaganda   de   vida:   el  orden   senatorial   fue  más  hábil  en  esto,   porque   fue   creando   un   estado   de   miedo.   Elecciones   iban   a   ser   en   verano,   cuando   los   del  campo   se   habían   de   dedicar   a   la   recolección   y   no   podían   ir   a   los   comicios.   Así,   con   esta   propaganda   y   estas   circunstancias,   el   mismo   día   del   concilium   plebis   de   elección   de   los   tribunos,   el   orden   senatorial  provocó  unos  disturbios  y  una  pandilla  de  senadores  a  cuyo  frente  iba  un  escipión   (Cornelio  Escipión  Nasica)  al  cargo  de  Pontífice  Máximo,  y  dio  muerte  a  Tiberio,  lo  asesinaron,   en  verano  del  133.   Fue  un  incidente  gravísimo:  por  1ª  vez  se  había  atentado  contra  un  sacrosanto,  un  inviolable,   como   eran   los   tribunos.   Pero   fue   tapado   con   propaganda   senatorial   gracias   a   que   en   ese   mismo  año  ocurrieron  la  muerte  de  Átalo  y  su  concesión  del  reino  y  la  toma  de  Numancia  por   Escipión   Emiliano.   Con   ello   se   tapó   el   asesinato,   de   todos   modos   un   profundo   cambio   en   la   vida   política   de   Roma,   pues   por   1ª   vez   un   magistrado   de   la   plebe   había   sido   asesinado,   el   senado   había   usado   la   violencia   para   matar   a   un   individuo   sacrosanto,   y   encima   que   había   obrado  dentro  de  la  legalidad,  solo  distinto  a  la  tradición.    Y  por  primera  vez  un  tribuno  de  la   plebe,   su   colega   de   Tiberio,   fue   depuesto,   por   usar   también   los   poderes   que   le   daba   la   legislación,  el  veto.     En   Numancia   habían   estado   al   final   no   sólo   Escipión   Emiliano,   sino   también   Cayo   Sempronio   Graco,  hermano  de  Tiberio,  y  Yugurta,  después  rey  de  Numidia.       Después   de   la   muerte   de   Tiberio   ya   nadie   pensó   en   cambiar   la   ley   agraria   que   propuso.   El   impacto  del  asesinato  fue  tan  grande  que  se  consideró  mejor  no  tocar  nada  por  el  momento,  o   quizá   se   consideró   que   con   el   tiempo,   la   ley   perdería   fuerza   y   moriría   sin   nadie   que   la   sustentara.  No  pensaban  en  que  su  hermano  10  años  más  tarde  haría  lo  mismo,  pero  con  un   complejo  de  leyes  mayor.       CAYO  SEMPRONIO  GRACO     Cayo   Sempronio   Graco   estaba   luchando   en   Numancia,   bajo   mando   de   Escipión   Emiliano,   cuando  sucedieron  todos  estos  acontecimientos.  Nadie  todavía  contaba  con  él.             5     LA  SITUACIÓN  TRAS  EL  ASESINATO  DE  TIBERIO  Y  EL  ASESINATO  DE  ESCIPIÓN  EMILIANO     Cuando   muere   Tiberio   y   la   situación   se   hace   tan   apesadumbrada,   optimates   piensan   que   alguien  debe  poner  orden.  Con  la  crisis  se  pensará  continuamente  en  encontrar  salvadores  de   la  República,  estos  empiezan  a  aparecer,  y  se  depositará  en  ellos  la  confianza.   Para  ello  estaba  el   Dictator,   para   situaciones   excepcionales.   Pero   hacía   tiempo   que   ya   no   se   usaba.   Por   el   contrario,   se   usaba   una   medida   extraordinaria   del   Senado   (Senatus   consultum   ultimum)   =   “parecer   del   Senado   en   situaciones   extraordinarias”.  Expresión  usada  en  las  fuentes  a  partir  del  siglo  II  a.C.  Pero  no  se  han  hallado  senatus  consultum   como  ultimum  y  por  ello  algunos  creen  que  no  existió.  Sólo  lo  citan  las  fuentes.  Quizá  no  hacía  falta  especificarlo.   Servía   para   lo   mismo   que   el   nombramiento   del   dictator:   senado   manifestaba   su   parecer   acerca   de   medidas   extraordinarias.  Se  otorgaba  poderes  especiales  a  los  cónsules  para  tomar  medidas  necesarias.  Va  a  suceder  ahora   en  varias  ocasiones.   Los  líderes  son  personas  en  quien  depositar  confianza  en  situaciones  extraordinarias.   Pero  ahora  habrá  tantas  de   estas,  que  habrá  muchos  líderes  que  también  se  enfrentaran  entre  ellos.  Habrá  constantes  enfrentamientos  civiles  y   tres  guerras  civiles.     El   líder   en   el   que   se   deposita   la   confianza   ahora   es   Escipión   Emiliano,   el   más   prestigioso   del   momento,  por  vencer  III  G.  Púnica  y  la  Guerra  de  Numancia,  terminando  conquista  P.  I.  Todo  el   mundo   vuelve   la   cabeza   a   él,   esperando   su   regreso   de   Numancia.   Al   volver   a   Roma   es   el   hombre  fuerte.   Pero   también   vuelve   Cayo   Graco,   dispuesto   a   continuar   la   política   de   su   hermano.   La   ley   agraria,   mientras,   se   está   llevando   a   cabo,   pero   Tiberio   tenía   un   complejo   de   leyes   más   amplio   que  no  pudo  presentar.  Y  Cayo  se  dispuso  a  ponerlo  en  marcha,  pues  es  lo  que  haría  efectiva  la   ley  agraria.     Lo     hizo   discretamente,   las   fuentes   no   indican   altercados   o   incitaciones   de   Cayo   o   enfrentamiento  con  los  escipiones.  Pero  Cayo  se  guardaba  el  asesinato.   127,  cuando  Publio  Cornelio  Escipión  Emiliano  se  disponía  a  pronunciar  discurso  en  el  senado   para  exponer  su  plan  de  solución  de  las  tensiones  y  para  descargar  la  conciencia  optimate  del   asesinato,   muere   repentinamente.   Probablemente   fue   muerte   natural,   pero   al   ocurrir   la   víspera   del   día   del   discurso,   el   mundo   volvió   su   mirada   hacia   Cayo   Graco,   en   toma   de   revancha.   Así,   Cayo   fue   sospechoso.   Pero   la   muerte   probablemente   fue   natural.   No   hay   más   indicios   a   parte   de   la   situación.   Así,   sospecharon   pero   no   lo   condenaron,   y   lo   enviaron   fuera,   a     Cerdeña,  en  calidad  de  Quaestor.  Fue  destinado,  no  exiliado,  pues  hacía  su  crusus  honorum  y   se   le   envió   allí.   Así,   Senado   trató   de   evitar   que   Cayo   continuará   la   obra   del   hermano,   aprovechando  la  situación  de  muerte  de  Escipión.           6     LAS  REFORMAS  DE  CAYO  GRACO     126  à  Cayo  vuelve  de  Cerdeña  y  se  dispone  a  solucionar  los  problemas  de  Tiberio:  dificultades   de  los  campesinos  itálicos,  que  eran  mayores  a  las  de  los  romanos:  los  romanos  fueron  tacaños   dando  ciudadanía.  Y  hacía  tiempo  que  los  itálicos  no  romanos  estaban  ayudando  a  los  romanos   en   la   expansión.   Entonces   pedían   recompensa,   sobre   todo   con   la   ciudadanía,   para   poder   beneficiarse  de  los  repartos  de  tierra.     Mientras,  uno  de  los  triunviros  de  los  repartos  de  tierra  de  ese  año,  Fulvio  Flaco,  amigo  de  los   Graco,  ocupó  el  consulado,  en  el  125  a.C.  Ser  miembro  de  esta  comisión  de  reparto  no  impedía   ocupar  otro  cargo.   Así,  preparo  el  camino  a  Graco,  haciendo  una  rogatio  o  proposición  de  ley  que  solucionara  el   problema   itálico:   preveía   que   los   itálicos   que   lo   desearán,   pudieran   obtener   la   ciudadanía   romana.  El  proyecto  no  llegó  a  exponerse  en  la  asamblea  por  la  fuerte  oposición  del  Senado.   Pero   ese   año   los   censores   aumentaron   por   su   propia   cuenta   el   número   de   ciudadanos,   con   algunos  itálicos  que  se  vieron  así  contentados.  Pero  era  una   minoría.  Itálicos  seguirán  dando   guerra   para   obtener   el   derecho   de   ciudadanía,   y   estallará   en   los   años   90   en   la   guerra   de   los   aliados,   en   la   que   los   itálicos   se   rebelaron   contra   los   romanos.   Romanos   vencieron,   pero   les   dieron  la  ciudadanía.     Así,   125,   censores   aumentaron   por   su   cuenta   los   ciudadanos,   dando   ciudadanía   a   muchos   itálicos,  pero  eran  minoría.   Y  en  el  124,  llega  Cayo  a  tribuno  de  plebe  para  desempeñar  el  cargo  en  el  123.  Una  vez  en  el   cargo,  presenta  un  programa  de  leyes  complejo,  entre  las  cuales  la  agraria  era  una  más,  siendo   una  puesta  al  día  de  las  medidas  de  su  hermano.   Entendía,  como  Tiberio,  que  la  ley  agraria  solo  sería  eficaz  dentro  de  un  complejo  de  leyes  más   amplio.  Son  las  leyes  Sempronias:   • • • En  la  ley  agraria  contemplaba  no  solo  el  reparto  de  las  tierras  públicas  de  Italia,  sino   que   también   contemplaba   el   ager   publicus   de   las   provincias   por   1ª   vez.   Hasta   entonces,   estas   tierras   habían   pasado   generalmente   a   sus   antiguos   propietarios,   que   pagaban  a  romanos  como  usufructuarios.     Además  de  la  ley  agraria  estableció  la  lex  sempronia  frumentaria  (ley  del  trigo,  de  los   cereales).   Por   esta   ley   se   distribuía   trigo,   a   veces   gratis   o   a   veces   a   precio   módico,   cuando   fuera   necesario,   para   disminuir   el   poder   de   los   grandes   terratenientes,   que   jugaban   con   los   precios   ante   la   ley   de   la   oferta   y   la   demanda   (guardaban   cuando   sobraba  y  vendían  cuando  había  escasez).     Se   fijó   en   los   aliados   itálicos:   comprendía   sus   necesidades   de   ciudadanía,   habiendo   combatido   al   lado   de   los   romanos   y   cada   vez   con   menos   recursos,   que   no   podían   competir  con  las  grandes  fincas.  Estaban  cada  vez  más  en  la  miseria.  Así  propuso  que   todos  los  aliados  itálicos  y  no  itálicos  con  derecho  latino  se  les  daría  ciudadanía  plena.   7     • • Y  a  los  que  no  derecho  latino,  se  les  diera  el  latino  como  primer  paso.  Proponía  pues   extender  los  derechos  de  ciudadanía  a  los  aliados  que  habían  colaborado  con  Roma.   Hizo  a  los  caballeros  dos  regalos  estupendos,  pues    eran  los  que  tenían  el  dinero:  las   provincias   de   Oriente   eran   las   más   ricas   (recursos   de   tierra,   comerciales   y   reyes   helenísticos   habían   acaparado   grandes   tesoros).   Así,   la   Provincia   de   Asia   era   muy   apetecida,  pues  los  mayores  negocios  estaban  allí.  Atraía  a  políticos  y  caballeros.  Así,   Cayo  buscó  un  apoyó  precioso  en  los  caballeros  dándoles  dos  regalos:   o En   Provincia   de   Asia   en   concreto,   y   que   luego   se   extendería,   recaudación   de   tributos  à  la  ejercieron  los  propios  romanos  por  mucho  tiempo,  hasta  que  se   hizo  complicado  y  se  hicieron  concesiones  a  empresas  colaboradoras,  muchos   de   estos   caballeros.   Con   una   ley   de   Cayo,   instituyó   para   la   Prov.   de   Asia   un   sistema   de   recaudación   de   tributos   análogo   al   de   Sicilia,   donde   se   estaba   experimentando  el  nuevo  gobierno  romano,  junto  a  Hispania.  Así,  caballeros,   por   ley,   recaudación   impuestos   de   Asia.   Gran   importancia:   lugar   poblado   y   rico,  daba  mucho  tributo  y  podían  inventar  impuestos  extraordinarios,  que  se   acababan  volviendo  regulares.  Aunque  pensemos  que  Cayo  era  honesto,  esto   fue  bicoca  para  los  caballeros.     o El  segundo  regalo:  la  lex  sempronia  iudicaria.  Cuando  aparecen  las  provincias,   cuando   hay   más   riesgo   de   descontrol,   había   unos   tribunales   permanentes,   creados  con  la  1ª  expansión,  que  juzgan  cuestiones  perpetuas,  que  vigilaban  la   conducta   de   los   gobernantes,   de   los   gestores   de   los   territorios   de   provincia.   Eran  los  Quaestiones  perpetuae.  Eran  del  orden  senatorial,  por  lo  que  no  eran   eficaces.   La   mayoría   iban   a   perdonar   a   los   presuntos   gobernadores.   Los   gobernadores   provinciales   habían   de   dar   cuenta   de   lo   que   hacían,   y   el   visto   bueno  lo  daban  estos.  Y  así,  salían  siempre  limpios.  Entonces  Cayo  estableció   que   estos   tribunales   deberían   tener   600   jueces   (300   senatoriales   y   300   caballeros)  à  así,  a  los  caballeros  se  les  ha  insertado  en  la  labor  judicial.  Era   una   arma   eficaz,   en   manos   de   los   caballeros,   para   evitar   los   excesos   de   los   gobernadores   de   provincias,   que   hacían   y   deshacían   a   su   antojo,   y   muchas   veces,  cometiendo  excesos,  salían  limpios,  perjudicando  también  intereses  de   los   caballeros.   Ahora   los   tribunales,   repartidos   entre   caballeros   y   orden   senatorial,  se  impedían  los  abusos.   Había   más   puntos   en   el   programa,   que   disminuían   la   influencia   y   poder   del   orden   senatorial:   o Prohibió   que   las   tierras   del   ager   publicus   volvieran   a   sus   antiguos   dueños   terratenientes:  pues  con  la  permisión  de  las  500  iugera  sin  papeles  de  Tiberio,   muchos   terratenientes   se   apoderaron   de   nuevas   tierras,   y   así,   Cayo   prohibió   recuperar  tierras  por  los  antiguos  dueños  del  ager  publicus.  Esto    ocurría  sobre   todo   en   Campania,   donde   había   terrenos   muy   fértiles.   Así   como   en   Tarento.   Ambos   eran   un   poco   feudo   de   la   nobilitas.   Así,   negar   la   recuperación   de   las   tierras  perdidas,  hacia  disminuir  el  poder  optimate   o Lex   sempronia   de   provinciis   consularibus   à   con   esta   ley,   cuando   uno   se   presentaba  a  las  altas  magistraturas,  podía  convertirse  en  procónsul.  También   había   provincias   pretorianas   con   propretores,   no   hacía   falta   haber   sido   cónsul.   8     o En   cambio   las   consulares   las   gobernaban   solo   exconsules.   Y   cuando   uno   se   presentaba   al   consulado,   los   candidatos   elegían   las   provincias   en   función   de   los  que  iban  a  administrarlas.  En  cambio,  Cayo  obligó  a  atribuir  las  provincias  a   los  cónsules  antes  de  que  fueran  elegidos,  fueran  quienes  fueran  los  elegidos,   pues  antes  los  candidatos  elegían  la  provincia.  Según  Cayo  ya  no,  sino  al  que   salga  cónsul  se  le  adjudica  una  u  otra.  Quitaba  poder  a  los  optimates,  porque  si   elegían  de  acuerdo  a  sus  preferencias  es  porque  veían  posibilidad  de  negocio.     Otra  ley:  confirmaba  y  ampliaba  los  casos  para  ejercer  el  derecho  de  apelación   a  la  asamblea  por  parte  de  todo  ciudadano.     Cayo   Graco   desempeñó   dos   tribunados   consecutivos,   en   el   123   y   122.   Elaboró   su   obra,   calificada  de  revolucionaria,  pero  que  estuvo  siempre  dentro  de  la  ley.  No  es  una  revolución  en   el  sentido  habitual.     CONSECUENCIAS     Este   liderazgo   y   el   anterior   de   su   hermano,   y   los   éxitos   obtenidos,   crearon   una   dinámica   de   liderazgo  de  la  facción  de  los  populares  que  se  va  a  mantener  firme  con  altibajos  y  con  cosas   también   reprochables,   hasta   Julio   César,   un   patricio   pero   líder   de   los   populares.   Pero   no   es   auténtico   líder   de   los   populares:   sólo   que   se   sirvió   de   los   populares   para   conseguir   el   más   alto   poder.   Obtuvo   luego   poderes   tan   extraordinarios   que   le   llevaron   a   su   asesinato.   Los   Graco   pensaban   en   la   plebe,   pero   a   César   no   le   importaba.   Otro   gran   líder   fue   Cayo   Mario.   Estos   fueron  los  tres  grandes  hitos.     Esto   tenía   que   suscitar   reacción   en   los   optimates:   trataron   de   hacer   caer   a   Cayo   Graco   por   todos  los  medios,  de  momento  no  violentos,  y  lo  lograron  con  un  pretexto:  que  incluyó  en  su   lex  agraria  los  territorios  de  ultramar,  incluyendo  Cartago.  Los  optimates  así  atentaron  contra   Cayo,  pues  según  ellos,  Cartago,  en  III  G.  púnica  había  sido  declarado  maldito,  excluido  de  todo   reparto,   pues   de   lo   contrario   se   recibiría   castigo   de   los   dioses.   Así,   era   un   sacrilegio.   Así,   pronunció  un  senatus  consultum  ultimum,  concediendo  poderes  extraordinarios  a  los  cónsules,   para  evitar  ese  sacrilegio.  Y  de  esto  surgió    una  revuelta  contra  los  partidarios  de  los  Graco,  y   Cayo  murió  antes  de  que  empezara  el  121.  No  llegó  a  los  dos  años  como  tribuno.       CONSECUENCIAS  DEL  ASESINATO  DE  CAYO  GRACO     1. La  pérdida  de  la  potestas  del  Senado   En  primer  lugar  hubo  una  aparente  victoria  optimate.  Pero  en  realidad  se  había  manifestado   una  debilidad  del  orden  senatorial:   9     El  senado  había  recurrido  a  la  violencia  y  atentado  contra  dos  personas  inviolables:  el  senado   se  había  convertido  en  un  instrumento  de  los  intereses  optimates.  El  senado  tenía  la  potestas  y   la  aucotritas,  y  ahora    así  estaba  perdiendo  la  auctoritas.     Aparecerán   los   poderes   personales,   estos   lo   serán   porque   acumularan   potestas   con   la   auctoritas   perdida   por   el   Senado.   Ejemplo:   Mario   primero   sólo   tendrá   potestas   como   magistrado   (7   veces   cónsul),   pero   irá   ganando   la   auctoritas   senatorial   ante   su   perdida   por   el   senado   tras   su   actuación   contra   los   Graco.   El   será   líder   del   ejército   y   éste   lo   seguirá,   permitiendo  que  acumulen  auctoritas  y  potestas.  Así,  la  pérdida  de  auctoritas  por  el  Senado  se   manifiesta  con  la  conducta  que  tienen  con  los  Graco.  Pero  el  senado  nunca  pierde  la  autoritas   del   todo,   seguirá   estando   en   parte   en   la   República,   dado   su   prestigio,   aunque   será   más   que   nada  algo  decorativo.       2. El  aumento  de  la  influencia  del  orden  ecuestre   Y  así,  los  optimates  (y  también  los  populares)  van  a  tener  que  echar  mano  de  los  caballeros.   Acudirán   ambos   grupos   y   estos   ayudaran   a   quien   más   favorezca   a   sus   intereses.   Así,   los   caballeros  ganan  influencia,  porque  todos  están  buscando  su  financiación  a  través  del  favor  de   optimates  o  populares,  según  convenga.         3. La  lucha  del  pueblo   A  partir  de  ahora  el  pueblo  ya  tiene  precedentes  para  oponerse  al  senado,  dada  la  pérdida  de   auctoritas.  Ahora  la  plebe  tiene  motivos  para  oponerse,  pues  ya  se  han  opuesto  liderados  por   los  Graco.     Así,  el  partido  popular  coge  una  enorme  fuerza.  Ahora  se  sabe  que  la  plebe  unida  puede  ser   temible,  acudiendo  toda  a  la  Asamblea  de  Roma.     4. Reactivación  del  campo   Como   consecuencia   de   la   lex   agraria   y   las   otras   aprobadas,   que   no   son   derogadas   inmediatamente  (como  con  Tiberio,  habían  matado  a  un  sacrosanto,  de  modo  que  sobrecogió   y  las  leyes  no  fueron  derogándose  de  inmediato,  solo  con  el  tiempo).  Así,  estando  en  marcha  la   ley  agraria,  tal  como  la  diseñó  Cayo,  buena  parte  de   pequeños  agricultores  se  instalaron  en  las   tierras   que   les   habrían   correspondido.   Así,   se   reactiva   la   agricultura,   que   antes   había   estado   abandonada  o  en  manos  de  terratenientes  con  esclavos.       10     5. Reivindicaciones  itálicas   Aliados  itálicos  no  logran  la  ciudadanía  propuesta  por  Cayo,  y  por  ello  seguirán  reivindicándolo.   Han   ayudado   a   los   romanos   a   la   expansión   y   demandan   el   derecho   de   ciudadanía   como   premio.   La   reivindicación   dura   hasta   principios   del   I,   con   la   guerra   social   o   de   los   aliados,   en   la   que  Roma  vence  pero  en  la  que  después,  da  la  ciudadanía  romana.       6. Gobierno  optimate  moderado   A   los   años   siguientes   de   la   muerte   de   Cayo,   las   altas   magistraturas   fueron   elementos   moderados  de  los  optimates,  que  tomaron  el  gobierno  de  Roma.     Destacan  los  Cecilio  Metelos.  Los  Metelos,  moderados,  ocuparon  muchos  cargos  tras  la  muerte   de  los  Graco.   Tenían  en  su  clientela  a  Cayo  Mario,  de  origen  ecuestre,  era  de  una  familia  de  caballeros.       7. Derogación  progresiva  de  las  leyes  sempronias   Con  el  tiempo,  las  leyes  sempronias  fueron  progresivamente  derogadas.     • • • En  concreto  la  lex  agraria:  en  el  111  la  ley  ya  estaba  derogada,  cuando  conocemos  una   nueva   ley   agraria   por   la   cual   se   estableció   un   régimen   de   propiedad   total   sobre   las   parcelas   del   ager   publicus   à   el   campo   dejó   de   ser   público.   Así,   se   permitía   además   que   los   lotes   de   tierra   ahora   pudieran   venderse,   porque   pasaban   a   ser   propiedades.   Fue  para  satisfacción  de  los  grandes  terratenientes.   También  la  lex  frumentaria  fue  derogada.   106  à  ley  de  las  quaestiones  perpetuae  también  derogada,  pues  el  100%  de  los  jueces   volvían  a  ser  optimates,  del  orden  senatorial.  El  orden  ecuestre  ya  no  tenía  papel.   Pero   a   pesar   de   todos   estos   aspectos   de  vuelta   atrás,   las  reformas   de   los  Graco   dejaron   una   huella  imborrable,  porque  durante  un  tiempo  estuvieron  vigentes.  Y  con  ellas  comenzó  la  crisis   de   la   República.   Fue   una   crisis   política,   institucional,   de   inadaptación   a   las   formas   que   tenía   de   gobernarse  un  pequeño  estado  como  la  roma  anterior  a  las  conquistas  a  un  estado  tan  enorme   como   era   el   Imperio   romano.   La   adaptación   no   llega   hasta   Augusto,   que   incluso   hubo   cosas   que  no  pudo  prever,  como  se  vio  a  partir  de  Antonino  Pío,  al  comenzar  la  decadencia.     11     ...

Tags: