15. Lo útil y lo ameno (2012)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Humanidades - 2º curso
Asignatura Historia Medieval
Año del apunte 2012
Páginas 3
Fecha de subida 25/10/2014
Descargas 10
Subido por

Descripción

primer trimestre

Vista previa del texto

XV. LO ÚTIL Y LO AMENO 1) Las vidas y las obras Trataremos dos autores del siglo XIV, Giovanni Boccaccio (1375) y Geoffrey Chauser (circa 1400), del primero la obra de Decamerón (circa 1353) y del segundo Los cuentos de Cantebury (circa 1380). Estos últimos están estrechamente inspirados con los relatos que se recogen en el Decamerón.
Los dos autores escriben sus libros, tienen una serie de elementos en común, como la procedencia. Los dos nacen en ciudades, están vinculados por lo tanto al mundo urbano del que hemos hablado. Los dos son hijos de mercaderes, es decir, provienen de familias que se dedican a actividades urbanas, lo que nosotros llamaríamos burgueses. Los dos tienen una formación, son letrados, saben leer y escribir, formación propia de aquellos que se dedican al mercader. Aun así, ambos autores tienen conocimientos que no son necesario para el oficio del mercader, añaden a ese saber que se li requiere al mercader todo un conjunto de saberes externos al oficio. Los dos deciden escribir sus libros que son colecciones de cuentos, en el caso de Boccaccio en verso, y en Chaucer en prosa, pero los dos están escritos en lengua vernácula (italiano versión florentino el Boccaccio; y Chaucer en inglés, es quien define el inglés moderno). La obra de Boccaccio esta ambientada así como lo es su contexto externo la peste negra que arrasó Florencia a partir de 1348. En el caso de Chauser, los cuentos se explican en un ambiente de la peregrinación. Cada compañero de la peregrinación cuenta un cuento, así como cada personaje de Decamerón cuenta un cuento. Es contar lo que otros han contado.
Ambos autores, se dedican durante su vida a viajar, y a desplazarse de forma que contactan estos hombres de cultura urbana con otras culturas, sobretodo la cultura cortés. Chaucer es un hombre estrechamente relacionado con el rey de Inglaterra, como servidor. Boccaccio es de Florencia, pero durante sus desplazamientos en Nápoles por negocios, entra en contacto con la corte y con la cultura propia de esa corte. En el caso de Boccaccio es muy evidente esta dualidad entre la cultura urbana y la cortés con la que entra en contacto. Ambos autores viven y asimilan distintas culturas.
2) La verdad y las verdades Los dos escriben libros que llegaran a ser clásicos, el primero dentro de la cultura italiana y la otra dentro de la cultura inglesa. La intención al escribir estos cuentos, en la mayoría de los casos tienen una función de divertir, alegrar, de hacer reír al lector. Son unos cuentos siempre prosaicos, propia de la cultura urbana alejada de lo prosaico que caracterizaba la cultura cortés. Se relacionan con los fabliaux, cuentos muy prosaicos con una intención de divertir, muy cómicos. Aun así, en el caso de Boccaccio y de Chaucer, no sólo nos quieren hacer reír, sino que hay una reflexión detrás.
3) Lo útil y lo ameno Boccaccio mismo explica al inicio del Decamerón lo que quiere con sus cuentos, quiere ofrecer a todos utile consiglio, un consejo útil. Cognoscere che sia de fuggire e che sia símilmente da seguire, nos quiere dar un consejo que nosotros debemos procurar seguir y sobre aquellas cosas que nosotros deberíamos evitar. Lo que no nos ofrecerán en ninguno de los cuentos es un juicio, no nos dirán en ningún caso lo que es bueno, ni lo que es la verdad. La tarea de buscar lo bueno o lo verdadero lo dejan siempre al autor, rechazan ambos autores el juicio que trasladan a nosotros sin ninguna guía explícita. En muchos casos, la misma cosa puede ser buena en algunos casos y mala en otros. No se trata de una especie de relativismo, se trata de enfocar las cosas de otra manera. Lo que nos interesa en primer lugar es que probablemente no hay una única verdad en muchos casos, y en segundo lugar, lo que nos interesa es saber lo que nos sienta bien y lo que nos sienta mal. No quieren enseñar la verdad, pero si enseñan tanto lo útil (unitle; sentence) como lo ameno (dilettivole; solaas), este último es un término muy propio de la cultura cortés. Hay por lo tanto una conexión entre lo útil, lo que es necesario saber para evitar algunas cosas, y lo ameno, y de la misma manera que se opone otra relación entre lo no útil y lo no ameno (earnest), es decir lo serio.
Chaucer, como podemos ver en cuento del dosier, recupera una alegría propia de la cultura cortés pero ahora la vincula al hombre común y corriente. Un caballero interrumpe la narración del monje por sus lamentaciones y sus relatos muy tristes. Los otros personajes quieren alegría, una historia amena e interesante. El monje enfadado utiliza la expresión ‘‘no tengo ganas de jugar’’, es decir, se relaciona los cuentos con el juego, con la infancia, etc.
A lo ameno se podría oponer lo serio, que se basa en gestos, lo serio es un gesto, una forma de mover el cuerpo, sobretodo la boca. También depende de la distancia, una distancia horizontal pero también vertical, basada en una relación de jerarquía que cuestiona la igualdad entre las personas. Esta seriedad es la que están evitando los dos autores.
4) El jardín y las mujeres En Boccaccio, sobretodo, las mujeres tienen gran importancia en su obra.
EnDecamerón, siete de los diez miembros del grupo son mujeres por lo que hay un dominio de las mujeres en cuanto al total de los que relatan el cuento. En los cuentos, siempre hay una mujer omnipresente, muy en relación con la importancia que tenían las mujeres en la cultura cortés. Boccaccio incluso manifiesta que su obra esta dedicada a las mujeres, por que en primer lugar ellas se lo merecen, y en segundo lugar porque le agradan las mujeres y estas son muy agradables. Con su obra pretende agradar a las mujeres, y Boccaccio defiende el deseo que siente hacia las mujeres, un deseo que tiene por naturaleza. Se ve el deseo carnal, como un hecho natural propio de su naturaleza, y no tiene ninguna intención de oponerse a este deseo e impulso natural.
5) La dama Fortuna y la dama Natura Si hay una cosa que le importa enseñarnos tanto Boccaccio como Chaucer, es que hay que aprender a respetar en esta vida unas leyes que establecen la dama Fortuna y la dama Natura. El amor se vincula a la dama Natura, que impone unas leyes muy potentes a las que no debemos oponernos porque siempre vencería la dama Natura y el amor. En los cuentos donde el protagonista es el religioso, que acaba teniendo relaciones sexuales, el problema real que ve Boccaccio es que en todos ellos se va contra las leyes de dama Natura.
La dama Fortuna nos da y nos quita, hace lo que quiere. La dama fortuna nos hace caer en la mierda, y el día siguiente nos hace hallar un tesoro, y nosotros no podemos, ni debemos hacer nada. Debemos aprender que no sirve de nada llorar, ni nuestro pasado ni nuestro destino. De alguna manera, la felicidad nos hallará y no sirve de nada ir corriendo detrás de ella. Todos debemos dejar y respetar un espacio para lo no esperado, lo maravilloso y lo milagroso.
...