TEMA 17 - Las circunstancias modificativas de la responsasbilidad (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho Penal: Parte General
Año del apunte 2014
Páginas 9
Fecha de subida 31/03/2015
Descargas 12
Subido por

Vista previa del texto

Derecho Penal: Parte General TEMA 17 – Las circunstancias modificativas de la responsabilidad TEMA 17 - LAS CIRCUNSTANCIAS MODIFICATIVAS DE LA RESPONSABILIDAD 17.1. Las circunstancias modificativas en general Es característico de los CP españoles que prevean en la Parte General una serie de “circunstancias atenuantes” y “circunstancias agravantes” que disminuyan o aumenten la pena. En el Código vigente se prevén en los arts. 21 (atenuantes), 22 (agravantes) y 23 (circunstancia mixta que puede atenuar o agravar la pena según los casos).
Se discute si las circunstancias modificativas han de estudiarse en el seno de la teoría del delito o dentro de la teoría de la pena. El segundo es el camino seguido por Alemania, mientras que el primero es el usual en España, el cual tiene la ventaja de que vincula a la teoría del delito la determinación de la pena por razón de circunstancias. Es comprensible que las circunstancias que aumentan o disminuyen la cantidad de injusto penal o la posibilidad de imputación personal del hecho agraven o atenúen la pena. De ahí que importe decidir qué circunstancias afectan al injusto penal y cuáles a su imputación personal.
Cuestión distinta es la de si, además de por razón de una modificación de la gravedad del delito, cabe también graduar la pena en atención a consideraciones externas al hecho cometido relacionadas con la finalidad preventiva. Esta cuestión debe responderse afirmativamente.
Mientras las circunstancias modificativas afectan normalmente al delito en su gravedad, los efectos que la ley les atribuye sobre la pena corresponden siempre a la teoría del delito.
Art. 65 CP: "1. Las circunstancias agravantes o atenuantes que consistan en cualquier causa de naturaleza personal agravarán o atenuarán la responsabilidad sólo de aquéllos en quienes concurran. 2. Las que consistan en la ejecución material del hecho o en los medios empleados para realizarla, servirán únicamente para agravar o atenuar la responsabilidad de los que hayan tenido conocimiento de ellas en el momento de la acción o de su cooperación para el delito [...]" Se establece, pues, el principio de que las circunstancias personales no son comunicables a los intervinientes en quienes no concurren y, en cambio, las circunstancias objetivas son comunicables a todos los que las conozcan. Son reglas aplicables a los casos de codelincuencia.
Estas reglas se refieren sólo a las circunstancias atenuantes o agravantes en sentido estricto. No son aplicables directamente a los “elementos típicos accidentales” previstos en la Parte Especial. Cuando se trate de verdaderos elementos típicos accidentales su comunicabilidad no dependerá del art. 65 CP, sino de una interpretación material del elemento accidental correspondiente. Así, cuando afecte al desvalor del resultado podrá entenderse comunicable si se conoce, mientras que si se refiere a la intención, motivación, actitud interna u otra causa personal podrá considerarse intransferible.
La jurisprudencia y la doctrina condicionan la aplicación conjunta de dos o más circunstancias a que sean compatibles entre sí. P.ej.: La agravante de abuso de superioridad puede considerarse incompatible con la de alevosía.
LECCIÓN 25 y 26 1 Derecho Penal: Parte General TEMA 17 – Las circunstancias modificativas de la responsabilidad 17.2. Circunstancias atenuantes Son las previstas en el art. 21 CP. Cabe distinguir las eximentes incompletas a que se refiere el art. 21.1, las expresadas en el art. 21.2 a 21.6 y las atenuantes analógicas anteriores, permitidas por el art. 21.7.
17.2.1. Eximentes incompletas Art. 21.1 CP: "Son circunstancias atenuantes las causas expresadas en el capítulo anterior, cuando no concurrieren todos los requisitos necesarios para eximir de responsabilidad en sus respectivos casos." En relación con las causas de justificación, su apreciación incompleta está pensada para los casos de actuación dolosa y la atenuación operará sobre la base del hecho doloso. Puede estimarse sobre la imprudencia, cuando el exceso se produce sin intención y da lugar a un tipo imprudente expresamente previsto por la ley, o incluso quedar descartada por ser fortuito el exceso y proceder la exención.
Respecto a las causas que impiden la imputación personal, su estimación incompleta requiere: • Que se produzca en forma no plena pero notable el efecto psicológico correspondiente que afecta a la normal motivación del sujeto.
• Que junto a la pena atenuada pueden imponerse medidas de seguridad con arreglo al “sistema vicarial.” 17.2.2. Las atenuantes ordinarias Ø Llamamos ordinarias a las atenuantes contempladas en el art. 21.1 a 21.5 CP.
Ø No tiene la naturaleza y efectos especiales de las eximentes incompletas Ø No requieren el recurso a la analogía.
Las atenuantes de adicción y de estado pasional disminuyen la posibilidad de imputación personal del hecho, por disminuir la imputabilidad. Las atenuantes de confesión de la infracción y de reparación del daño disminuyen la pena por un comportamiento posterior al hecho. No influyen ni en su injusto ni en su imputación personal.
ATENUANTES QUE DISMINUYEN EL GRADO DE IMPUTACIÓN PERSONAL A.
La adicción como atenuante → Art. 21.2 CP: "Son circunstancias atenuantes la de actuar el culpable a causa de su grave adicción a las sustancias mencionadas en el número 2º del artículo anterior." Las substancias mencionadas en el art. 20.2 CP son bebidas alcohólicas, drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas u otras que produzcan efectos análogos. Toma en consideración para eximir tanto la intoxicación aguda producida por el consumo de estas sustancias, como el síndrome de abstinencia. “Actuar a causa de su grave adicción” puede incluir tanto la actuación en estado de intoxicación causada por la adicción, como la que tiene lugar por un síndrome de abstinencia menor.
LECCIÓN 25 y 26 2 Derecho Penal: Parte General B.
TEMA 17 – Las circunstancias modificativas de la responsabilidad Estado pasional → Art. 21.3 CP: "Son circunstancias atenuantes la de obrar por causas o estímulos tan poderosos que hayan producido arrebato, obcecación u otro estado pasional de entidad semejante." El fundamento de esta atenuante es una disminución de la imputabilidad. Supone un arrebato u obcecación o un estado pasional de semejante entidad. Tiene que ver con su intensidad pues nos movemos en el ámbito de la imputación personal. El arrebato debe distinguirse de la obcecación como la emoción (es súbita) de la pasión (es pertinaz).
Si el arrebato, obcecación u otro estado pasional llegan a excluir por completo la imputabilidad, darán lugar a la estimación de la eximente de trastorno mental transitorio. Si la disminución de imputabilidad es muy considerable puede motivar la aplicación de una eximente incompleta.
LA CONFESIÓN DE LA INFRACCIÓN Y LA REPARACIÓN DEL DAÑO COMO CIRCUNSTANCIAS POSTERIORES DEL DELITO Art. 21.4 CP: "Son circunstancias atenuantes la de haber procedido el culpable, antes de conocer que el procedimiento judicial se dirige contra él, a confesar la infracción a las autoridades." Art. 21.5 CP: "Son circunstancias atenuantes La de haber procedido el culpable a reparar el daño ocasionado a la víctima, o disminuir sus efectos, en cualquier momento del procedimiento y con anterioridad a la celebración del acto del juicio oral." Estos preceptos tienen como antecedente el art. 9.9 del anterior CP, que contenía la llamada atenuante de arrepentimiento espontáneo.
El fundamento de estas atenuantes no puede verse en ninguna característica del delito, sino en la conveniencia político-criminal de fomentar determinados comportamientos posteriores que faciliten la persecución judicial o la reparación del daño. La persecución del delito trata de facilitarse a través del art.
21.4 CP. Se exige que la confesión de la infracción a las autoridades tenga lugar antes de conocer que el procedimiento judicial se dirige contra el acusado. Cabe considerar también la confesión efectuada tras conocer el sujeto la existencia del procedimiento contra él, pero sabiendo que son insuficientes las pruebas para hacer probable una condena. Ha dejado de exigirse que la confesión tenga lugar por “impulsos de arrepentimiento espontáneo”. Por procedimiento judicial debe entenderse al procedimiento en sentido estricto, a pesar de que el TS había incluido las diligencias policiales.
La atenuante 5ª viene a enfatizar mucho más que antes un rasgo que caracteriza a la moderna Política criminal: la utilización del Derecho penal para estimular la reparación del daño causado a la víctima.
Se concede eficacia atenuante a la reparación o disminución del daño aunque tenga lugar durante el procedimiento judicial, con tal de que sea anterior a la celebración del acto del juicio oral.
17.2.3. La nueva atenuante de dilaciones indebidas Art. 21.6 CP: "Son circunstancias atenuantes la dilación extraordinaria e indebida en la tramitación del procedimiento, siempre que no sea atribuible al propio inculpado y que no guarde proporción con la complejidad de la causa." La LO 5/2010 incorpora al CP la atenuante de dilaciones indebidas. El legislador cierra el paso a otras posibles vías de reparación de la vulneración del derecho fundamental a un proceso sin dilaciones indebidas propuestas hasta ahora por doctrina y jurisprudencia.
LECCIÓN 25 y 26 3 Derecho Penal: Parte General TEMA 17 – Las circunstancias modificativas de la responsabilidad La expresión “dilación indebida” se refiere a: v La duración del procedimiento judicial hasta su finalización por encima de lo razonable.
v La paralización del procedimiento a partir de determinado momento por causas atribuibles al órgano judicial o al sistema.
Cuando ello ocurre, se produce una vulneración del derecho fundamental a un proceso sin dilaciones indebidas. Por tal debe entenderse aquel proceso que se desarrolla en condiciones de normalidad dentro del tiempo requerido y en el que los intereses litigiosos pueden recibir pronta satisfacción. Según la jurisprudencia TC, los elementos que deben ser tenidos en cuenta son los siguientes: § Grado de complejidad de la causa.
§ Márgenes de duración de procedimientos de similares características.
§ Comportamiento procesal de la parte que demanda el reconocimiento de dilaciones indebidas.
§ Actuación del órgano judicial.
La nueva circunstancia es la plasmación legal de una práctica jurisprudencial consolidada, que venía aplicando de forma unánime una circunstancia atenuante analógica de dilaciones indebidas. La atenuación de la pena en estos casos tendría un triple fundamento: → Reparación judicial de la vulneración de un derecho fundamental.
→ Compensación de la culpabilidad del reo, por la pérdida ilegítima de derechos que para el mismo suponen las dilaciones indebidas.
→ Menor necesidad de pena por el transcurso del tiempo.
Los cuatro elementos de la atenuante son: 1) Dilación extraordinaria: Se da cuando se supera sobradamente la duración habitual de un procedimiento de similar naturaleza. Quedan excluidas las dilaciones consistentes en el mero incumplimiento de los plazos procesales previstos para el dictado de resoluciones o actos de tramitación.
2) Dilación indebida en la tramitación del procedimiento: Se inicia cuando el reo adquiere la condición de imputado y finaliza con la resolución judicial firme que ponga fin a la vía penal.
3) No atribuible al propio inculpado: Lo es cuando el inculpado se encuentra en rebeldía o deja de comparecer a llamamientos judiciales, no atiende requerimientos judiciales o se retrasa en la devolución de la causa original. Cuando las dilaciones son en parte atribuibles al inculpado pero también a terceros, el juez debe determinar si aprecia o no la atenuante.
4) Falta de proporción con la complejidad de la causa: Se da cuando, atendiendo a la mayor o menor dificultad de los actos procesales pendientes de dictarse, existe alguna paralización del procedimiento sin justificación procesal.
En cuanto a la comunicabilidad de la atenuante, su carácter objetivo la hace extensible a terceros coinculpados que no la hayan alegado, siempre que las dilaciones no le sean atribuibles.
LECCIÓN 25 y 26 4 Derecho Penal: Parte General TEMA 17 – Las circunstancias modificativas de la responsabilidad 17.2.4. Las atenuantes analógicas Art. 21.7 CP: "Son circunstancias atenuantes cualquier otra circunstancia de análoga significación que las anteriores." Por esta vía se admiten expresamente como atenuantes todas aquellas circunstancias que sean análogas a las especialmente enumeradas por la ley.
La fórmula legal es fruto de repetidos intentos de ampliación. No hace falta el parecido externo de las circunstancias, sólo equivalencia de su significado. Sin embargo, la jurisprudencia normalmente la interpreta en forma más restrictiva, exigiendo analogía con los elementos de la circunstancia de que se trate.
Entre ambas vías, es preferible una interpretación intermedia. Debe existir analogía respecto al: • Efecto de modificación de injusto, imputación personal o convivencia de pena.
• Específica razón que constituye el fundamento particular de cada atenuante.
17.3. Naturaleza dogmática de las circunstancias agravantes No hay unanimidad en cuanto a la naturaleza de las circunstancias agravantes. En el siglo XIX, Silvela creía que todas eran objetivas, mientras que Dorado Montero las consideraba subjetivas, por indicar mayor peligrosidad del reo. La clasificación depende de la concepción dogmática que se adopta. Por ello, tampoco coincidirán causalistas y finalistas.
Todas las circunstancias agravantes deben aumentar lo injusto penal del hecho, sin que puedan elevar la imputación personal. Que todas las agravantes aumenten la gravedad del injusto penal no impide que unas sean objetivas y otras subjetivas, puesto que el injusto comprende ambas partes.
17.4. Clasificación de las circunstancias agravantes 17.4.1. Circunstancias objetivas Ø Denotan mayor peligrosidad del hecho: a) Por la especial facilidad de comisión determinada por los medios (alevosía) o por los sujetos (abuso de superioridad, de confianza o del carácter público).
Ø b) Por la especial facilidad de impunidad (disfraz).
c) Por ambas razones (lugar, tiempo o auxilio a otras personas).
Suponen un ataque más extenso (ensañamiento).
17.4.2. Circunstancias subjetivas v Indican una motivación particularmente indeseable (precio, motivos racistas, antisemitas u otra clase de discriminación).
v Revela en el sujeto una actitud más contraria a Derecho (reincidencia).
Pese a la clasificación propuesta de las agravantes como "objetivas" o como "subjetivas", todas ellas requieren la concurrencia de elementos objetivos y subjetivos.
LECCIÓN 25 y 26 5 Derecho Penal: Parte General TEMA 17 – Las circunstancias modificativas de la responsabilidad 17.5. Análisis de las distintas agravantes 17.5.1. Circunstancias objetivas AGRAVANTES QUE DENOTAN MAYOR PELIGROSIDAD DEL HECHO A. Por la especial facilidad de comisión Aumentan el injusto penal porque suponen ex ante un mayor peligro para el bien jurídico. El legislador castiga en mayor medida los hechos realizados por medios o sujetos o en ocasiones especialmente peligrosas, para hacer desistir al sujeto de utilizar tales vías, con lo que se pretende dificultar su uso y así proteger los bienes jurídicos de los ataques más peligrosos. El sujeto ha de querer utilizar las mencionadas circunstancias objetivas: Alevosía: Supone el empleo de procedimientos que facilitan el hecho. Exige que los procedimientos empleados tiendan directa y especialmente a asegurar la ejecución, evitando el riesgo de una posible defensa del ofendido. Sólo es aplicable a los delitos contra las personas. P.ej.: Atacar por la espalda. La alevosía es una de las circunstancias que convierten el homicidio en la figura más grave del asesinato.
Artículo 22.1 CP: "Son circunstancias agravantes ejecutar el hecho con alevosía. Hay alevosía cuando el culpable comete cualquiera de los delitos contra las personas empleando en la ejecución medios, modos o formas que tiendan directa o especialmente a asegurarla, sin el riesgo que para su persona pudiera proceder de la defensa por parte del ofendido." Las 3 circunstancias siguientes agravan también el injusto penal por facilitar la comisión del hecho, pero más por razón de la posición del sujeto activo respecto del pasivo que por los medios utilizados: Abuso de superioridad: Se basaba tradicionalmente por el TS en el mero desequilibrio de fuerzas entre los sujetos. No basta el mero uso, sino que es preciso el abuso de la superioridad, lo que supone haberla buscado ex profeso.
Art. 22.2 CP: "Son circunstancias agravantes ejecutar el hecho mediante disfraz, con abuso de superioridad o aprovechando las circunstancias de lugar, tiempo o auxilio de otras personas que debiliten la defensa del ofendido o faciliten la impunidad del delincuente." Abuso de confianza: Requiere: § § La existencia de un vínculo de confianza, expresa o tácita. La confianza ha de ser cualificada.
El aprovechamiento de la situación derivada de la confianza.
Artículo 22.6 CP: "Son circunstancias agravantes obrar con abuso de confianza." Abuso del carácter público: Exige 3 elementos: → → → La cualidad de funcionario público o de encargado de un servicio público.
El abuso de poderes o deberes inherentes a tal condición.
La finalidad de utilizar las ventajas del cargo para ejecutar el delito más fácilmente o con menor riesgo.
Art. 22.7 CP: "Son circunstancias agravantes prevalerse del carácter público que tenga el culpable." LECCIÓN 25 y 26 6 Derecho Penal: Parte General TEMA 17 – Las circunstancias modificativas de la responsabilidad B. Por la especial facilidad de impunidad El disfraz puede verse como una circunstancia que eleva la intensidad de la prohibición porque facilita la impunidad y una decisión de delinquir que de otro modo (por miedo al descubrimiento y al castigo) tal vez no se adoptaría. La confianza en que se podrá evadir la acción de la Justicia constituye un factor criminológico de primer orden. Es evidente que el disfraz tiene este fundamento.
C. Por ambas razones El tiempo, el lugar o el auxilio de otras personas agravan la pena si son aprovechados para debilitar la defensa del ofendido o para facilitar la impunidad del delincuente. Esta referencia general viene a sustituir las más concretas y tradicionales a la nocturnidad, al despoblado y a la cuadrilla y al auxilio de gente armada o de personas que aseguren o proporcionen la impunidad.
EL ENSAÑAMIENTO COMO AGRAVANTE QUE SUPONE UN ATAQUE MÁS EXTENSO Aumenta lo injusto penal del hecho porque hace que la conducta extienda su mayor lesividad material más allá de la propia del delito y porque expresa un mayor desprecio de la dignidad humana.
Art. 22.5 CP: "Son circunstancias agravantes aumentar deliberada e inhumanamente el sufrimiento de la víctima, causando a ésta padecimientos innecesarios para la ejecución del delito." 17.5.2. Circunstancias subjetivas CIRCUNSTANCIAS QUE EXPRESAN UN MÓVIL PARTICULARMENTE INDESEABLE A. El precio, la recompensa o la promesa Artículo 22.3 CP: "Son circunstancias agravantes ejecutar el hecho mediante precio, recompensa o promesa." Esta agravante se ha visto como expresión de mayor perversidad o de una motivación vil. Una motivación tal ha de entenderse más indeseable y especialmente desvalorada y prohibida (mayor injusto subjetivo). La agravante se limita al autor material; no se aplica al inductor. Al referirse a la inducción, el CP reserva la terminología “ejecutar el hecho” para la conducta del autor en sentido estricto.
La doctrina discute si el precio, recompensa o promesa han de ser económicos o pueden tener también otro carácter (p.ej.: beneficios honoríficos o profesionales).
B. Motivos racistas y otros discriminatorios Art. 22.4 CP: "Son circunstancias agravantes cometer el delito por motivos racistas, antisemitas u otra clase de discriminación referente a la ideología, religión o creencias de la víctima, la etnia, raza o nación a la que pertenezca, su sexo, orientación o identidad sexual, la enfermedad que padezca o su discapacidad." LECCIÓN 25 y 26 7 Derecho Penal: Parte General TEMA 17 – Las circunstancias modificativas de la responsabilidad Responde a la voluntad de evitar actuaciones genocidas o discriminatorias. Esta motivación aumenta el injusto subjetivo del hecho. Añade al injusto propio del delito realizado la negación del principio de igualdad que consagra la CE.
La LO 5/2010 introduce 2 importantes modificaciones en esta agravante: • Introduce la motivación discriminatoria por identidad de género, con el objeto de dar cobertura a los casos de discriminación de las personas transexuales (transfobia).
• Se sustituye el término “minusvalía” por “discapacidad”, concepto de mayor tradición en el Derecho comparado.
LA REINCIDENCIA, COMO CIRCUNSTANCIA QUE EXPRESA UNA ACTITUD MÁS CONTRARIA A DERECHO Art. 22.8 CP: "Son circunstancias agravantes ser reincidente. Hay reincidencia cuando, al delinquir, el culpable haya sido condenado ejecutoriamente por un delito comprendido en el mismo título de este Código, siempre que sea de la misma naturaleza.
A los efectos de este número no se computarán los antecedentes penales cancelados o que debieran serlo." En el concepto legal de reincidencia cabe distinguir: Ø Elemento de pasado: Es preciso que al delinquir el culpable haya sido ejecutoriamente condenado con anterioridad por otro delito. Es ejecutoria la sentencia firme. No pueden generar reincidencia las condenas de Tribunales extranjeros, salvo en los casos en que se establezca lo contrario (delitos de falsificación de moneda, prostitución y actividad de bandas armadas, organizaciones o grupos terroristas). No cabe apreciar la reincidencia en base a delitos anteriores previstos en leyes penales especiales.
Si al delinquir el sujeto ha sido condenado al menos por tres delitos comprendidos en el mismo título del CP y de la misma naturaleza, concurrirá en cualificación que permitirá agravar la pena más de lo que puede determinar por sí sola ninguna otra agravante: "los jueces y tribunales podrán aplicar la pena superior en grado a la señalada por la ley para el delito de que se trate, teniendo en cuenta las condenas precedentes, así como la gravedad del delito cometido".
Ø Elemento de presente: La reincidencia se aprecia al delinquir el culpable. "Delinquir" no incluye la comisión de faltas. Ha de estar previsto en el CP. No cabe la reincidencia en delitos previstos en leyes penales especiales. Ello vale, en particular, para los delitos militares. El momento de delinquir ha de ser posterior a la condena ejecutoria. La reincidencia deja de poder estimarse cuando el nuevo hecho se produce habiéndose cancelado los antecedentes penales o habiendo debido serlo.
Ø Elemento relacional: Los delitos anteriormente condenados y el cometido con posterioridad deben hallarse en una determinada relación → Han de estar comprendidos “en el mismo título de este Código” y ser “de la misma naturaleza”. La relación exigida para la reincidencia pretende ser cualitativa y asegurar una cierta semejanza entre los hechos en juego.
LECCIÓN 25 y 26 8 Derecho Penal: Parte General TEMA 17 – Las circunstancias modificativas de la responsabilidad Las modificaciones legislativas que afecten a los elementos de la reincidencia y tengan lugar con posterioridad al cumplimiento de la anterior condena, plantean problemas que se resuelven atendiendo a la retroactividad de las leyes penales favorables (art. 2.2 CP).
La circunstancia de reincidencia es personal e incomunicable a los coautores o partícipes en quienes no concurran, pero no por ello deja de ser preciso que el sujeto conozca sus presupuestos objetivos.
17.6. La circunstancia mixta de parentesco Art. 23 CP: "Es circunstancia que puede atenuar o agravar la responsabilidad, según la naturaleza, los motivos y los efectos del delito, ser o haber sido el agraviado cónyuge o persona que esté o haya estado ligada de forma estable por análoga relación de afectividad, o ser ascendiente, descendiente o hermano por naturaleza o adopción del ofensor o de su cónyuge o conviviente." Suele considerarse ésta una circunstancia agravante en los delitos contra la vida o la integridad física de las personas y una circunstancia atenuante en los delitos contra la propiedad. El TS niega la estimación de todo efecto (atenuante o agravante) al parentesco cuando entiende que no opera como motivo dotado de la suficiente intensidad.
Para que el parentesco pueda tenerse en cuenta, el TS requiere que no se haya perdido su significado de vinculación entre los parientes.
Por "agraviado" se entiende no sólo el sujeto pasivo (el titular del bien jurídico esencial al hecho), sino también la persona sobre la que recae la acción (objeto material), aunque no sea titular del bien jurídico típico.
LECCIÓN 25 y 26 9 ...