Comentario de texto 1.2. Platón: Individuo - Comunidad (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Humanidades - 1º curso
Asignatura Introducción a los temas fundamentales de la filosofía
Año del apunte 2014
Páginas 4
Fecha de subida 31/10/2014
Descargas 1
Subido por

Descripción

primer trimestre

Vista previa del texto

TEMAS FUNDAMENTALES DE LA FILOSOFÍA, Curso Académico 2011-2012 Seminario Bloque 1: Platón Tema 1.2: Individuo - Comunidad República (II, 368c-376c; IV, 433a-444e; V, 462a-465b; VI, 497b-505a).
1) ¿En qué consiste la analogía entre la estructura jerárquico-funcional de la polis y la tripartición del alma a la que Platón recurre en el libro IV de la República? La polis justa de Platón solo se consigue cuando todos los ciudadanos que la forman hacen la función que les corresponde, acuerdo a su naturaleza. Por ese motivo, Platón diseña la polis ideal, kallipolis, dividiéndola en tres clases sociales. Esta división clasicista de la sociedad en Platón no va determinada por la economía o los lazos familiares sino por la naturaleza de cada persona.
En primer lugar encontramos los gobernantes filósofos, los cuales, a través de una extraordinaria preparación han conseguido ver – a través del ojo de la inteligencia – la Idea del Bien y por tanto, conocen la Justicia en sí. De este modo, son capaces de dirigir la polis de forma justa – ya que ellos mismos son justos – y esta es su función.
En un segundo lugar encontramos los guardianes que tienen por misión defender la polis de sus enemigos y hacer cumplir las órdenes de los filósofos gobernantes al resto de ciudadanos. Finalmente, encontramos la clase de los productores que se encargan de elaborar aquello necesario para la supervivencia de la polis. Cada una de estas clase realiza la función para la cual está preparado de forma que se constituye una polis justa. ‘’[..] el Estado es justo por el hecho de que las tres clases que existen en él hacen cada una lo suyo.’’ Por otro lado Platón concibe el alma (psyché) humana como una entidad compleja en la cual se reconoce una lucha entre fuerzas contrarias. Esta complejidad consiste en la división de la psyché en tres partes o funciones, propias de cada clase social de la polis.
En primer lugar encontramos la parte racional (logistikón), la función de la cual es la de conocer. La moderación es la virtud que corresponde con esta parte del alma. Se trata de una sabiduría practica que es propia solo del gobernante filosofo porque es el alma más desarrollada en él. Ésta parte racional del alma tiene el deber de enfrentarse a la parte irracional y gobernarla. De la misma manera, el filosofo gobernante debe dirigir el conjunto de los ciudadanos. ‘’[..]lo que se opone a tales cosas es generado, cada vez que se genera, por el razonamiento, mientras que los impulsos e ímpetus sobrevienen por obra de las afecciones y las enfermedades.’’ En un segundo nivel encontramos la parte irascible del alma (thymoeides), que representa la fuerza de voluntad. La valentía es la virtud que corresponde a esta parte del alma. Esta valentía se entiende como un coraje moral de modo que es propia del guardián de la polis. Esta parte del alma tiene el deber de obedecer las órdenes recibidas por la parte racional y aplicarlas a la parte del alma más baja, el alma apetitiva o concupiscible (epithymetikón). Del mismo modo, los guardianes tiene como finalidad aplicar la justicia impartida por el gobernante filosofo a la comunidad. El alma apetitiva es la que causa los deseos corporales y, según Platón, es propia de la clase social de los productores. Estos deseos de la epithymetikón deben ser controlados por la thymoeides para poder abandonar la búsqueda de las satisfacciones immediatas que busca el alma apetitiva. ‘’[..]algo impulsa al alma sedienta en otra dirección[..]’’ La relación más directa entre la división del alma y la división de clases de Platón es que cada persona pertenece a uno de los tres grupos – productores, guardianes o gobernadores – dependiendo que parte del alma reine en su interior.
2) ¿Qué relación hay entre la descripción del origen de la polis y el proyecto de la justa organización política expuestos respectivamente en el libro II y en los libros V-VI de la República? Platón explica el origen de la polis con la intención inicial de demostrar lo que es la justicia en sí de forma más sencilla que no fijándose en la del individuo – ente más pequeño que el estado –.
El origen del estado es la cooperación entre más de una persona para poder abastecerse entre ellos de aquello necesario: vestimenta, alimento y hogar. Para satisfacer estas necesidades básicas es necesario un colectivo de unas cinco personas (labrador, constructor, tejedor..) que son beneficiadas por el intercambio entre lo que cada uno produce. ‘’[..]el Estado nace cuando cada uno de nosotros no se autoabastece, sino que necesita de muchas cosas.’’ Para conseguir una mayor productividad, es necesario que cada persona haga solo lo que, por naturaleza, sabe hacer y en el momento adecuado para hacerlo. ‘’[..]se producirán más cosas y mejor y más fácilmente si cada uno trabaja en el momento oportuno y acorde con sus aptitudes naturales[..]’’. Esto hará que la comunidad se vea aumentada por más artesanos que elaboraran productos acorde a su naturaleza, permitiendo que cada uno solo haga un oficio. La población todavía aumenta más con la aparición del comercio, tanto interior como exterior. De esta forma, la polis inicial de cuatro o cinco personas se convierte en una comunidad numerosa.
Esta necesidad de una población mayor viene dada por querer crear, en palabras de Platón, un Estado lujoso. Esta polis lujosa es una polis enferma que difiere totalmente del Estado sano original ya que las necesidades básicas originales se han duplicado en la polis enferma y no son tomadas en cuenta por la población. Un estado de tales dimensiones y con numerosas necesidades acabará por invadir los territorios de los alrededores originándose, de esta forma, la guerra. De aquí, la necesidad de un ejército capacitado para defender la polis de los enemigos y, al mismo tiempo, ser capaz de conquistar nuevos territorios. ‘’Entonces el Estado debe ser aún más grande, pero no añadiéndole algo pequeño, sino todo un ejército que pueda marchar en defensa de toda la riqueza propia [..]’’.
Con todo esto, Platón nos muestra como el hecho buscar una vida más lujosa y ostentosa desemboca en la aparición de un estado enfermo y en la guerra contra los vecinos.
Por otro lado, Platón defiende en los libros V y VI que la polis organizada de forma más justa es aquella en la que todos los ciudadanos van al unisón. En palabras de Platón: ‘’[..] el Estado mejor gobernado es aquel en que más gente dice lo ‘mío’ y lo ‘no mío’ referidas a las mismas cosas y del mismo modo.’’. Por ese motivo, en su proyecto de la justa organización política, Platón defiende que los guardianes, encargados de defender la polis y hacer obedecer las leyes al pueblo, no deben tener propiedades ni familia, para no debilitar-la con intereses individuales.
Estos guardianes no son, según Platón, todos aptos para convertirse en guardianes perfectos, es decir en gobernantes. Los guardianes deben ser filósofos, amantes del saber, y llegar a la verdad suprema a través tanto de la gimnasia como de los estudios.
Este estudio máximo es la Idea de Bien que permite al filosofo, de superioridad moral e intelectual, observar las cosas justas, convirtiéndose así en una persona justa y, por tanto, capaz de impartir justicia en la nueva polis. De esta forma, Platón defiende que, para llegar a una organización política justa, es necesario que los ciudadanos aprendan filosofía.
Para ello, Platón critica la forma en que se había educado en este ámbito a la población y explica cómo debería ser la educación filosófica para conseguir una estructura política adecuada. En primer lugar, a los niños ya se les debe educar con un fin filosófico. Al crecer hay que aumentar la educación y el ejercicio relacionado con el físico, que al hacerse mayores van a perder. Será entonces cuando los ciudadanos estarán capacitados para dedicarse únicamente a la filosofía. Pero, como dice Platón estos serán solo unos únicos, marcados por naturaleza. ‘’[..] declaro que una naturaleza tan difícil, pienso, se halla en algunos pocos, no en la multitud.’’ Finalmente, Platón cree que el camino que los filósofos deben seguir para conseguir el apoyo de los ciudadanos - que deben aceptar las leyes universales y justas que se impongan - es eliminar todo lo que caracterizaba a la polis enferma y a los ciudadanos de esta, creando una nueva polis justa desde el principio. ‘’Tomarán el Estado y los rasgos actuales de los hombres como una tableta pintada, y primeramente la borrarán, lo cual no es fácil.’’ ...