3. Las reformas protestantes - PARTE II (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Historia Moderna Universal
Año del apunte 2013
Páginas 12
Fecha de subida 29/05/2014
Descargas 11
Subido por

Vista previa del texto

Las  rebeliones  sociales   Surgen  rebeliones  sociales:   • • • • Destacan   las   campesinas,   porque   el   campesino,   a   quien   le   explicaban   que   se   había   acabado   la   imposición   del   obispo,   etc.,   se   creaba   expectativas,   porque   parecía   que   podría   mejorar   su   situación,   repartirse   tierras,   pero   cuando   ven   que   esto   no   lleva   a   nada,   que   las   tierras   van   a   parar   a   los   príncipes   y   su   condición   seguirá   siendo   la   misma   à  sublevación  de  campesinos.     La   guerra   de   campesinos   tuvo   gran   repercusión.   Se   inició   en   1524   en   Stühligen   i   se   extendió   rápidamente.   Canalizaban   la   defensa   de   las   libertades   tradicionales   de   las   comunidades   campesinas   y   reclamaban   autogobierno   local   frente   a   la   autoridad   del   creciente  absolutismo  de  los  Estados  germánicos.  Pedían  abolición  de  la  servidumbre,   disminución  de  cargas  feudales,  etc   Lutero   à   formula   por   ello   un   escrito   contra   las   bandas   asesinas   y   saqueadores   de   campesinos,   a   los   que   trata   muy   mal   y   afirma   que   hay   que   perseguir   para   neutralizarlos  y  acabar  con  ellos.  Gran  represión  à  pierde  partidarios.     El  final  fue  catastrófico.  Las  tropas  de  los  príncipes  acabaron  con  la  revuelta  y  se  llevó  a   cabo  una  gran  matanza.     Y   la   rebelión   de   los   caballeros   de   Alemania,   donde   cada   uno   tenía   su   castillo   y   su   jurisdicción,   atomización   política.   Y   los   caballeros,   pequeña   nobleza,   se   encontraban   con   una   nueva   clase   de   burgueses   ricos   y   una   alta   nobleza   que   los   desprecia.   Con   Lutero,   confiaban   que   podrían   obtener   de   nuevo   propiedades   territoriales   que   les   permitieran   alcanzar   de   nuevo   su   rango   social.   Se   revueltan:   revuelta   liderada   por   Franz  von  Sickingen  (1523)  (jefe  de  la  nobleza  renana  y  suaba,  partidario  de  la  reforma   protestante,  luchó  por  la  secularización  de  los  bienes  de  la  iglesia  y  lideró  la  llamada   "revuelta   de   los   caballeros"   en   el   Sacro   Imperio   Romano   Germánico).   Los   demás   señores  los  derrotaron.     Las  nuevas  sectas   Y  aparecen  sectas:   • • • • Los   de   Zwinglio,   quien   ejerció   gobierno   en   Suiza   en   el   cantón   de   Zurich,   y   se   cargo   parte  del  dogma  de  Lutero,  dijo  que  el  sacramento  que  equivalía  a  misa  y  comunión   era  una  cuestión  simbólica,  que  no  tiene  más.     Anabaptistas,  más  peligrosos,  son  utopistas  sociales  que  propugnan  una  revolución  y   se   apoderan   de   ciudades.   El   anabaptismo   es   que   hay   que   volverse   a   bautizar.   Toda   la   gente   bautizada   de   niño   debe   volverse   a   bautizar,   ya   mayores.   ¡Niega   el   bautismo   primitivo  que  Lutero  aún  admite!     Luego  están  los  menonitas  que  han  perdurado  hasta  ahora   …       1     En   esta   época   las   ideologías   revolucionarias   que   proponen   un   nuevo   orden   social   se   expresan   a  partir  de  la  Biblia  o  del  Evangelio.     Todos  estos   grupos   con   su   actitud   ponen   el   edificio   social   en   tela   de   juicio:   supresión   de   la   propiedad,  amor  libre…  entonces  vienen  las  tropas  católicas  y  se  los  cargan.       La  ruptura  entre  Lutero  y  Erasmo   También  surgía  entonces  el  conflicto  entre  Lutero  y  Erasmo  de  Rotterdam.  Su  actitud  coincidía   en   muchos   aspectos,   pero   al   final,   algo   los   separaba   profundamente:   la   valoración   del   hombre,  una  optimista  y  defendida  por  los  humanistas,    la  otra  pesimista.      El  conflicto  estalló  con  la  publicación  de   De  libero  Arbitrio  (1524)  de  Erasmo,  defensando  la   libertad   humana,   la   posibilidad   de   salvarse   mediante   las   buenas   obras,   a   lo   que   Lutero   contestó  con  De  servo  arbitrio  (1525).     La  reacción  de  Carlos  V   ¿Qué  hace  Carlos  con  todo  este  revuelo  y  todos  los  estados  que  ahora  son  protestantes?     El  pueblo  da  igual,  pero  los  que  dan  miedo  son  los  príncipes.  Entonces  Carlos  trata  de  llegar  a   un  acuerdo,  que  haya  negociaciones.  Apelación  a  un  concilio.   Pero   se   da   cuenta,   a   partir   de   1531,   que   los   protestantes   están   haciendo   una   liga,   y   los   católicos  otra.  Ve  que  es  una  guerra  civil  y  lo  quiere  evitar.     Había  de  luchar  con  tres  reyes:     • • • Los  franceses   Los  turcos  (que  afectaban  el  mediterráneo)  (Ataca  en  Túnez  y  gana,  y  luego  en  Argel,   que  afectaba  a  Cataluña,  fracasa).   Los  protestantes     Cuando  atacaba  un  frente,  los  que  eran  perjudicados  por  los  otros  dos  frentes  reclamaba  su   ayuda.  Eran  tres  frentes  fuertes  que  impedían  que  se  atendiera  a  todo  a  la  vez.     Él   se   daba   cuenta,   y   en   los   años   20,   tuvo   que   pelear   con   Francisco   I   de   Francia   (Batalla   de   Pavía   1525),   porque   Francia   quería   sacarse   el   cerco   de   la   casa   de   Habsburgo,   porque   con   Carlos  V  estaba  rodeada  por  los  Habsburgo  por  todas  partes  (España,  Países  Bajos,  Alsacia…)  La   única  salida  era  Italia,  y  Milán  también  se  la  quedó  la  casa  de  Austria.  Por  ello  Francia  tratará   de   romper   el   cerco   por   Alemania,   desintegrándolo,   aprovechando   la   manera   en   que   estaba   dividida  la  religión.   2     Carlos   V,   pues,   tenía   muchas   fronteras   y   territorios   a   los   que   dedicar   atención,   y   por   ello   buscaba   un   acuerdo   respecto   al   problema   luterano,   deseo   que   se   plasmó   con   la   dieta   de   Augsburgo.     Las  Dietas  y  La  dieta  de  Augsburgo  (1530)   Tras  la  Dieta  de  Worms  de  1521,  donde  el  emperador  Carlos  V  había  pretendido  acabar  con   Lutero   mediante   el   edicto   de   Worms,   hubo   otras   reuniones   de   la   Dieta   en   Núremberg   y   en   Espira   (1529)   (donde   la   Protesta   de   los   príncipes   luteranos   dio   origen   a   la   denominación   "protestante").   1529   à   Coloquio   de   Marburg   à   convocado   para   cohesionar   la   reforma.   Tropieza   con   oposición   en   el   tema   de   la   eucaristía:   Lutero   dice   que   es   real,   Zwinglio   que   es   simbólica   La   unidad   reformadora   no   cuaja   y   Suiza   hará   su   propio   camino   encontrando   a   Calvino   como   unificador,  tras  la  muerte  de  Zwinglio.     1530   à   el   Emperador   Carlos   V,   que   quería   llegar   a   un   acuerdo,   convocó   en   la   Dieta   de   Augsburgo  a  los  príncipes  y  ciudades  de  sus  reinos  alemanes.  La  asechanza  del  enemigo  Turco   —entrando   ya   por   tierras   austriacas—   hacía   imperiosa   la   unidad   del   imperio.   Para   ello   solicitó   a  la  nobleza  alemana  la  exposición  de  sus  creencias  religiosas  con  la  esperanza  de  poner  fin  a   las   controversias   suscitadas   por   la   Reforma.   Para   este   fin,   le   fue   comisionado   a   Felipe   Melancthón,  un  amigo  cercano  de  Lutero  y  profesor  de  Nuevo  Testamento  de  la  Universidad   de  Wittenberg,  redactar  un  texto  que  expresara  las  convicciones  de  los  príncipes  luteranos  y   los  territorios  libres.  El  documento  resultante  fue  presentado  al  Emperador  el  25  de  julio  de   1530.     Así,   se   encargó   la   redacción   de   los   puntos   clave   de   su   doctrina   para   discutirlos,   y   Melanchthon   redactó   Confessio   augustana   (documento   fundamental   del   luteranismo).   Se   envió   a   Lutero,   porque   como   proscrito,   no   podía   acudir   a   la   Dieta.   Pero   quedaba   clara   la   hondura   diferenciadora   del     planteamiento   luterano   contra   el   católico,   a   pesar   de   que   se   suavizaron  sus  expresiones,  hecho  que  tampoco  gustó  a  Lutero.  La  comisión  de  la  Dieta  para   salvar  lo  insalvable  fue  un  fracaso.     La   sesión   de   1530   se   afanó   en   calmar   las   crecientes   tensiones   respeto   el   Protestantismo.   Después   de   que   el   Edicto   de   Worms   condenó   el   Luteranismo,   salieron   problemas   de   orden   público   durante   la   década   de   1520,   y   la   guerra   de   Carlos   V   contra   Francia   y   las   responsabilidades   en   el   resto   de   su   Imperio   le   impidieron   focalizarse   en   los   problemas   religiosos  de  Alemania.  El  1529  firmó  un  tratado  favorable  de  paz  con  Francia.  El  febrero  de   1530  Carlos  fue  coronado  emperador  en  Bolonia  y  entonces  intentó  tomar  el  control  sobre  las   herejías  alemanas,  las  cuales  le  presentaron  la  Confesión  de  Augsburgo,  un  documento  central   del   Luteranismo.   Con   la   sesión   de   Augsburgo   de   1530   se   intentaba   calmar   las   crecientes   tensiones   entre   católicos   y   protestantes,   que   presentaron   al   emperador   la   citada   Confessio   Augustana   ("Confesión   de   Augsburgo",   25   de   junio   de   1530),   un   documento   central   para   el   3     luteranismo.   Un   equipo   de   teólogos   católicos   realizó   una   refutación   denominada   Confutatio   Pontificia   (3   de   agosto   de   1530),   que   fue   respondida   por   Melanchton   con   la   Apología   de   la   Confesión  de  Augsburgo  (abril-­‐septiembre  de  1531).   La   Confesión   de   fe   de   Augsburgo   (Confessio   o   Glaubensbekenntnis)   es   la   primera   de   las   grandes   confesiones   protestantes.   La   mayor   parte   de   las   Iglesias   ortodoxas   Luteranas   basan   sus  enseñanzas  en  esta  Confessio.   En  el  edicto  de  la  Dieta,  Carlos  V  mantenía  la  promesa  del  concilio  para  antes  de  seis  meses,   urgía  el  cumplimiento  del  edicto  de  Worms,  ordenaba  la  devolución  de  los  bienes  eclesiásticos   y  la  restauración  de  la  jurisdicción  episcopal     La  Liga  de  Esmalcalda  (1531)   La   réplica   no   se   hizo   esperar.   Los   príncipes   protestantes   crearon   la   Liga   de   Esmacalda   para   defender  sus  territorios  y  luchar  contra  Carlos  V.  El  peligro  constante  con  los  turcos  impidió  al   emperador  dar  respuesta  a  la  Liga.   Concilios  y  la  batalla  de  Mülhberg   Paulo  III  propuso  un  nuevo  concilio  en  1537,  pero  los  protestantes  se  negaron  si  no  se  dejaban   de   tener   en   cuenta   los   decretos   de   la   primera   etapa,   donde   figuraba   el   tema   de   la   Sagrada   escritura,   la   proclamación   del   canon   y   el   valor   de   la   tradición,   y   el   de   la   justificación   por   la   fe   y   las  buenas  obras.   Carlos   V   quiso  volver,  envuelto  en  campañas,  al  diálogo  (1538-­‐1541)   y   se   hicieron   coloquios,   donde   al   final   se   llegó   a   un   desacuerdo   pleno,   por   la   alusión   al   tema   de   los   poderes   del   Concilio,  la  transubstanciación  y  la  penitencia.  El  coloquio  se  vino  abajo.   Al   final,   Carlos   V   venció   a   las   tropas   de   la   Liga   de   Esmalcalda   en   la   batalla   de   Mülhberg   (1547).   Carlos   V   concedió   el   Ínterin   de   Augsburgo   (1548),   con   una   fórmula   conciliadora,   donde   se   formulaban   los   temas   teológicos   controvertidos,   dando   una   explicación   fundamentalmente   católica,   pero   captando   algunos   matices   luteranos   (permiso   del   matrimonio  sacerdotal,  comunión  en  las  dos  especies…).     La  paz  de  Augsburgo  (1555)   La  Paz  de  Augsburgo,  también  llamada  "Paz  de  las  religiones",  fue  un  tratado  firmado  por   Fernando,  hermano  y  representante  del  Emperador  Carlos  V,  y  las  fuerzas  de  la  Liga  de   Esmalcalda  el  25  de  septiembre  de  1555  en  la  ciudad  de  Augsburgo,  en  Alemania,  por  el  cual   se  resolvía  el  conflicto  religioso  de  las  reformas  protestantes.  Fue  un  importante  tratado   donde  se  ponía  fin  a  una  guerra  entre  las  facciones  protestantes  y  católicas  del  sacro  imperio   romano  germánico,  además  de  ser  esencial  por  el  avance  del  protestantismo  y  uno  de  los   motivos  de  la  futura  Guerra  de  los  treinta  años.   4     La  presidió  el  archiduque  Fernando,  de  hecho  ya  emperador,  y  quedó  establecida  la  paz   religiosa  entre  los  seguidores  de  la  confesión  de  Augsburgo,  quedando  excluidos  todos  los   demás  (calvinistas,  anabaptistas)  y  el  Imperio.  Se  concedía  el  derecho  de  reforma  a  los   príncipes,  a  las  ciudades  imperiales  libres  y  a  los  nobles,  dependientes  del  Imperio.  Los   súbditos  podrían  emigrar  a  otro  territorio  de  su  confesión  y  se  establecía  la  tolerancia  a  las   minorías.  Y  se  establecía  el  “reservado  eclesiástico”:  los  señores  eclesiásticos  podían  pasar   personalmente  a  la  reforma.  El  luteranismo  ya  tenía  carácter  de  confesión  cristiana   plenamente  establecida.     Resumen  (precedentes  de  la  Dieta  de  Augsburgo):     El   emperador   Carlos   V   es   tolerante   y   conciliador,   tiene   como   referente   las   dos   iglesias   existentes  a  Bohemia,  los  husitas  y  católicos.  El  1530  hay  "la  confesión  de  Augsburgo"  donde   Carlos   V   intenta   un   acercamiento   con   los   protestantes   pero   no   tiene   éxito   y   al   1531   los   protestantes  forman  la  "liga  de  Esmalcalda  aliándose  con  Francia  y  Dinamarca  e  iniciando  una   guerra   contra   el   emperador.   Carlos   V   sale   victorioso   y   al   1555   se   firma   la   Paz   de   Augsburgo   gracias  a  la  cual  el  protestantismo  puede  continuar  avanzando.   CALVINO  Y  EL  CALVINISMO:   El   calvinismo   lo   propagó   por   Suiza   Juan   Calvino.   Tenía   un   carácter   más   radical   que   el   luteranismo   y   defensaba   que   tan   sólo   algunas   personas   estaban   predestinadas   a   alcanzar   la   salvación,   mientras   que   todas   las   demás   serían   condenadas,   según   la   doctrina   de   la   predestinación  (plan  de  que  Dios  ya  había  elegido  a  sus  hijos  antes  de  la  creación  del  mundo)   Según   el   calvinismo,   el   trabajo   forma   parte   de   la   virtud   moral   y   el   éxito   en   los   negocios   se   asocia  a  la  gracia  divina.     Calvino   Viene   después   de   Lutero.   Es   como   una   radicalización,   la   segunda   oleada   del   luteranismo,   cuando  la  luterana  ya  se  había  suavizado.  Ahora  la  calvina  es  más  radical  y  dura.   Jean  Calvin  nació  en  Francia  y  era  un  jurista,  pero  que  estudió  teología.  Escribió  una  serie  de   libros   y   un   epistolario   variado.   Destaca   su   obra   La   institución   de   la   religión   cristiana,   un   catecismo,   derecho   canónico,   que   hace   para   sus   seguidores.   En   esta   obra   se   expresa   la   doctrina  en  la  que  Calvino  se  fundamentaría,  y  influiría  mucho  en  la  segunda  reforma   Había   leído   a   Lutero.   Es   el   luteranismo   llevado   a   sus   últimas   consecuencias,   aunque   Calvinistas  y  Luteranos  también  se  peleaban  entre  ellos.   Ginebra  (Suiza)  fue  la  sede  de  la  Iglesia  de  Calvino.  Fue  el  lugar  de  exaltación  de  la  reforma   protestante.  Y  allí  Calvino  realizó  su  experimento.  Allí  cogió  el  mando  político.   El   éxito   del   Calvinismo   se   debió,   en   gran   parte,   por   la   imprenta,   al   igual   que   ocurrió   con   Lutero  y  el  Luteranismo.     5     Como   era   de   esperar,   ese   éxito   no   se   quedó   anclado   en   Suiza   y   echó   raíces   por   Europa.   Ginebra  aumentó  su  población,  era  la  ciudad  donde  se  subordinaba  todo  lo  religioso.   La  muerte  de  Calvino  a  los  54  años  en  1564  supuso  un  golpe  para  la  sociedad  de  Ginebra,  pero   para   el   bien   de   su   doctrina,   ésta   fue   continuada   por   el   también   francés   Teodoro   de   Beza,   quien  algunos  considerarían  más  Calvinista  que  el  propio  Calvino.     Aspectos  doctrinarios  fundamentales   • • • • Tesis   luterana   de   la   justificación   por   la   fe   la   lleva   al   fondo   à   la   fe   nos   predestina   à   la   predestinación  es  el  centro  de  la  doctrina  calvinista.     En   Dios   no   hay   antes   ni   después,   porque   el   paso   del   tiempo   es   propio   de   las   cosas   finitas,   no   de   Dios,   el   que   existe   por   sí   mismo.   Plantea   que   si   Dios   no   tiene   ni   principio   ni   fin,   antes   ni   después,   cuando   crea   un   ser   humano,   ya   sabe   su   final.   Si   crea   una   condena   para   su   condenación,   pues   será   condenada.   La   libertad   humana   queda   por   los  suelos.  Es  la  predestinación.  Por  más  bueno  o  malo  que  se  sea,  uno  está  destinado   a  salvarse  o  condenarse  desde  el  principio.     Entonces   Calvino,   inteligentemente,   dice   que   en   realidad   hay   ciertas   señales   como   indicios   de   quien   se   salva   y   quien   se   condena.   Calvino   venía   a   decir   que   quien   se   enriquece   con   una   vida   recta   y   ordenada,   era   un   símbolo   de   elección   del   señor,   se   le   ve  que  prospera.  Ideología  que  entra  con  el  capitalismo.  Trabajar  y  aplicarse,  no  gastar   mucho,  así  ganarás  dinero.  El  trabajo  es  la  forma  de  realización  de  quien  no  es  cura.   Nueva   concepción   del   trabajo   frente   a   la   medieval   que   se   basaba   en   trabajar   para   sustentarse  pero  que  no  hacía  falta  tanto  porque  lo  importante  no  era  esta  vida,  sino   la  otra.  Ahora,  con  el  Renacimiento,  se  dice  que  uno  puede  vivir  bien  gracias  al  trabajo   y  para  ellos,  el  pobre  es  ahora  el  vicioso,  el  que  se  lo  gasta  todo  en  vicio,  no  trabaja,   etc.  Son  ideas  que  el  calvinismo  representa  bien.  Dignificación  del  trabajo  para  evitar   la  miseria.  Con  el  calvinismo,  el  pobre  es  una  persona  que  no  cumple  con  su  deber.  De   estas   doctrinas   vienen   este   tipo   de   mentalidades   protestantes.   El   rico   no   se   responsabilizará  del  pobre,  sólo  será  caritativo  cuando  quiera.     Hay   que   eliminar   todo   lo   que   no   sea   relación   dios   con   ser   humano:   mucha   Biblia   y   muchas   reuniones.   Son   fundamentalistas   de   la   Biblia.   Ellos   sólo   hacen   lectura   de   la   Biblia,   comunidad   y   reunión.   Mínimo   de   obispos,   etc.   sólo   hace   falta   un   lugar   de   reunión,   una   Iglesia.   Y   austeridad.   Reunión,   predica,   servicio   (no   hablan   de   misa),   y   pastores   (los   que   han   leído,   estudiado,   y   predican,   pero   que   si   a   la   parroquia   no   les   gusta,  pues  votan  y  lo  echan).     Iglesias  desnudas,  no  se  ve  decoración,  es  austera  al  máximo.  Lutero  aún  tenía  altar,   pero  estos  menos  cosa  todavía.     Y   más   tarde   se   introducen   los   oratorios.   Luego   se   añadirían   a   ello   los   católicos.   Pero   primero   los   protestantes:   el   oratorio   religioso,   en   música,   que   era   para   animar   los   tremendos  oficios  y  celebraciones  protestantes.  Así  se  atraía  gente,  ya  que  no  podían   tener  la  escenografía  que  tenía  la  Iglesia  católica.  Los  calvinistas  no  querían  distraer  a   la   gente   con   toda   esa   suntuosidad,   cosa   que   en   el   fondo,   servía   para   atraer   a   gente.   El   6     • oratorio  era  una  buena  idea  para  contrarrestarlo.  Estaban  basados  en  textos  piadosos.   Así   se   pretendía   sacar   la   cosa   sombría   de   los   oficios   calvinistas.   Se   cantaba   mucho,   porque   la   simple   lectura   era   solo   para   gente   muy   escogida.   Los   calvinsitas   cogían   Iglesias   católicas,   quitaban   las   imágenes,   eran   iconoclastas.     Luego   la   Iglesia   católica   también   adoptó   los   oratorios,   en   el   siglo   XVI   también.   Los   empezaron   la   orden   religiosa  que  surgió  de  ello,  los  oratorianos,  o  els  filipons,  de  Sant  Felip,  en  Cataluña.   Así,  se  empieza  a  animar  con  la  música.   Biblia  sólo,  predestinación  y,  además,  los  sacramentos  à  los  reduce  a  dos:     o el  bautismo,  por  el  que  todo  cristiano  entra  en  la  comunidad,  en  la  Iglesia   o la   cena   (no   lo   llaman   comunión),   la   santa   cena,   lo   que   se   celebra   es   la   eucaristía,  la  cual,  para  Calvino,  es   una  mera  presencia  espiritual,   no   es,   como   piensa   la   Iglesia   católica,   cuerpo   y   sangre   de   Cristo.   Para   ellos   es   una   cosa   a   respetar,  pero  meramente  una  rememoración  de  lo  que  pasó.       La   iglesia   católica   dice   que   hay   transubstanciación:   Las   especies   de   pan     y   vino,  representan  el  cuerpo  y  la  sangre  de  Cristo.     Lutero:  consubstanciación  à  están  las  dos  substancias  a  la  vez:  la  especie  es   pan  y  vino,  y  también  la  sangre  y  cuerpo  de  Cristo.     Calvino:   no   hay   nada,   es   sólo   pan   y   vino,   una   ceremonia   espiritual,   una   conmemoración,  un  recuerdo,  se  recuerda  en  la  celebración  lo  que  pasó  en  la   época  de  Jesucristo.  Calvino  es  muy  racionalista  y  frío.     Organización  De  La  Iglesia   • • Iglesia  sin  clero.     Hay   unos   ministros   que   tienen   un   servicio   y   se   articulan   en   pequeñas   unidades.   La   comunidad   elige   a   unos   jefes,   los   ancianos,   porque   solían   ser   personas   mayores,   porque  para  ellos  era  gente  respetable,  con  experiencia…  Era  un  consejo  de  ancianos   que:   o  dominaban,   controlaban   la   comunidad   (no   lo   hacía   un   párroco,   etc.).   Vigilaban   las   cuestiones   matrimoniales   y   conductuales   entre   los   ciudadanos,   etc.,  y  así  hubieron  casos  como  el  de  la  represión  de  la  brujería,  al  ver  gente   cuya   actitud   chocaba.   Ejemplo:   caso   de   las   brujas   de   Salem   o   las   cazas   de   brujas  de  Alemania.       o Distribuían   los   ministerios.   Ese   control   social   se   manifestaba   mucho   en   la   observancia  del  domingo:  es  el  día  que  no  hay  que  trabajar,  porque  Dios  dijo   que  había  que  descansar.     El  control  ideológico  y  la  represión   Calvino  había  conseguido  en  Ginebra  una  sensación  de  “dominio  absoluto  divino”:  Ginebra  se   había  transformado  en  la  ciudad-­‐iglesia  deseada  por  Calvino,  en  la  cual  imperaba  el  rigor  y  el   talante  reformador.  Se  aplicó  también  el  fundamentalismo,  aplicado  hasta  la  antroponimia,   puesto  que  los  recién  nacidos  no  podían  adquirir  nombres  papistas  de  los  santos  y  la  ciudad  se   7     pobló  de  nombres  como  Abraham,  Daniel,  Isaac,  etc.  Hasta  la  lectura  se  había  regularizado  en   concepto  de  la  reforma,  puesto  que  esta  debía  ser  siempre  partidaria  de  la  reforma  y  nunca   profanas.   Pero   no   todo   era   de   color   de   rosa   en   la   Reforma   de   Calvino,   puesto   que   algunos   disidentes   todavía   se   mostraban   por   las   calles   ginebrinas.   Uno   de   los   casos   más   llamativos   fue   el   del   español  Miguel  Servet.     Control  ideológico  de  Calvino  àejemplo  claro  en  el  caso  de  Miguel  Cervet,  médico  aragonés   que  sabía  de  anatomía.  También  fue  un  buen  internista,  se  especializo  en  la  circulación  de  la   sangre   (diferencia   entre   la   arterial   y   venosa,     y   su   transformación,   se   regenera   a   partir   del   pulmon  y  así  pasa  a  ser  sangre  limpia,  y  Cervet  lo  intuyó).  Se  fue  a  Ginebra  por  el  tema  de  la   inquisición  en  España.  Pasó  a  decir  que  el  alma  no  estaba  dentro  y  la  Santísima  Trinidad  no  le   convencía.  Calvino  lo  manó  quemar.   Miguel   Servet   nunca   estuvo   de   acuerdo   con   la   Reforma,   como   dejó   visible   en   su   primer   tratado   teológico,   escrito   en   1531,   el   cual   estaba   plagado   de   herejías,   y   por   el   cual   tuvo   que   huir   bajo   el   seudónimo   de   Miguel   de   Villanueva.   Paradójicamente,   a   pesar   de   todas   sus   herejías,  se  refugió  en  Ginebra,  ciudad  controlada  por  Calvino,  lo  que  le  llevó  a  la  ejecución   en  la  hoguera.  La  ejecución  de  Servet  sirvió  para  reivindicar  el  poder  de  Calvino  en  Ginebra,   demostrando  que  es  lo  que  les  pasaría  a  los  libertinos  desconformes  con  su  doctrina.     Así,   en   el   mundo   protestante,   a   pesar   de   que   protestaban   de   que   los   católicos   los   perseguían,   al  ver  que  algo  era  contrario  a  ellos,  también  lo  reprimían.  La  tolerancia  no  era  ningún  bien  ni   ninguna   realidad.   No   había   tolerancia.   No   la   había   ni   con   el   islam   ni   con   el   judío,   tampoco   con   las  otras  religiones  cristianas.     Derivaciones  del  calvinismo   El  calvinismo  se  difundió  por  varias  zonas:   • • • Por  Francia  (Hugonotes)  (el  origen  del  protestantismo  francés  es  calvinista)   Por  Inglaterra  (puritanos)   o Los   Estados   Unidos   lo   fundaran   los   puritanos,   la   rama   más   extrema   de   los   calvinistas,   por   eso   allí   tienen   tanta   fuerza   à   En   EEUU,   son   los   puritanos   los   que  lo  colonizan,  echados  por  los  católicos  y  nacidos  del  calvinismo.     En  Escocia,  John  Knox  fundó  la  Iglesia  presbiteriana,  basada  en  las  ideas  calvinistas  de   la  predestinación           8     EL  ANGLICANISMO   El   anglicanismo   fue   creado   en   Inglaterra   por   el   monarca   Enrique   VIII   cuando   el   Papa   Clemente  VII  se  negó  a  concederle  la  anulación  del  matrimonio  con  Catalina  de  Aragón  para   poder  casarse  con  Ana  Bolena.     Entonces,   mediante   la   “acta   de   supremacía”   (1534),   el   monarca   se   separó   de   Roma   y   se   autoproclamo   cabeza   supremo   de   la   Iglesia   de   Inglaterra.   La   jerarquía   eclesiástica   resto   sometida   al   Estado,   pero   se   mantuvieron   muchos   dogmas   católicos   y   se   conservó   el   culto   solemne.     Los  inicios  del  Anglicanismo,  Enrique  VIII  (1509-­‐1547)   El  arranque  del  Anglicanismo  no  tuvo  esa  idea  de  reforma  como  en  las  vistas  anteriormente,  se   cree  que  la  nombrada  reforma  inglesa  comenzó  como  el  resultado  del  antojo  de  Enrique  VIII,   el  segundo  monarca  de  los  Tudor,  una  persona  enamoradiza  y  lujuriosa,  que  decidió  separarse   y   romper   con   Roma   por   cuestiones   matrimoniales,   emancipando   así   la   Iglesia   de   Inglaterra   y   autoproclamándose   Jefe   supremo   de   ésta.   No   obstante,   sería   Isabel   I   quien   consolidaría   definitivamente  esta  nueva  doctrina  de  fe.   Al   igual   que   en   los   países   vistos   anteriormente,   la   situación   en   Inglaterra   era   ideal   para   la   reforma   protestante.   Inglaterra   contaba   con   mecenas   como   el   cardenal-­‐canciller   Wolsey,     Luis   Vives   (un   Español   que   terminó   siendo   también   Cardenal   de   Enrique   VIII),   John   Colet   y   Thomas   Moro,   todos   ellos   encarnaron   y   se   encargaron   de   avivar   fuertemente   este   nuevo   espíritu   religioso.   Los   humanistas   ingleses   que   secundaban   la   reforma   criticaban   fuertemente   a   la   Iglesia   católica  y  al  papa.  La  desconfianza  y  la  lejanía  eran,  si  cabe,  más  perceptibles  en  Inglaterra  que   en  la  mayoría  de  regiones  Europeas.   En   1516,   Thomas   Moro   publicaba   su   obra   titulada   “el   sueño   de   una   Iglesia   autónoma”,   una   obra  totalmente  cargada  de  fuerza  utópica,  lo  cual  dejaba  entrever  la  verdadera  percepción  de   los  humanistas  ingleses,    un  intento  continuo  de  tratar  de  despojar  a  la  religiosidad  popular  de   tantas  excresencias,  las  cuales  se  habían  ido  acumulando  al  largo  de  los  años.   Enrique  VIII  aprovechará  su  condición  de  Rey  de  Inglaterra  para  imponer  el  absolutismo  en  el   parlamento,  puesto  que  tanto  el  Gran  Consejo,  la  nueva  “Cámara  Estrellada”  y  el  Parlamento   le   aprobarán   y   apoyarán   todas   y   cada   una   de   sus   iniciativas.   Obviamente,   estos   órganos   democráticos   estaban   sumisos   a   la   voluntad   real,   obedeciendo   a   un   poder   absoluto   incontestable,  puesto  que  quien  no  lo  hacía  acababa  asesinado.   En  esta  “voluntad  incontestable”  vemos  una  de  las  grandes  diferencias  entre  el  Anglicanismo  y   las   reformas   Luterana,   Zwingliana   y   Calvinista,   las   cuales   estaban   protagonizadas   por   reformadores   que   consiguen   tras   varios   intentos   comprometer   al   poder   político   hacia   su   causa.   En   Inglaterra,   será   el   poder   político   de   Enrique   VIII   el   que   desencadene   la   ruptura   con   9     el   pontificado.   Una   ruptura   desencadenada   por   matrimonios,   razones   de   estado,   argumentos  humanistas  y  teológicos  y  ciertos  temores  bíblicos.   Las   constantes   amenazas   de   excomuniones   venidas   de   Roma   no   hacían   más   que   alargar   un   camino   que   ya   no   tenía   retorno.   Enrique   VIII   tenía   los   instrumentos   adecuados   para   cubrirse:   el   Parlamento   le   apoyaba   siempre   en   todo   lo   que   decidiese,   la   Cámara   de   los   Lores   (formada   por  nobles  y  obispos)  nunca  supuso  ningún  problema  para  el  monarca.   Roma  fue  declarada  enemigo  nacional  de  Inglaterra  y  se  consideró  como  la  ruptura  definitiva   con  la  ciudad  católica.  Este  cisma  histórico  se  establece  con  la  llamada  “Ley  de  Supremacía”   (1534),  en  la  cual  se  consagra  la  definitiva  independencia  de  Inglaterra  respecto  Roma  y  los   estados   pontificios.   Puede   decirse   que   esta   ley   de   supremacía   trataba,   por   el   momento,   asuntos  de  estado  más  que  temas  meramente  doctrinales.   Muchos  se  opusieron  a  esta  nueva  Ley,  entre  ellos  uno  de  los  anteriores  valedores  de  Enrique   VIII,  Thomas  Moro,  quien  fue  colgado  en  unas  horcas  el  6  de  julio  de  1535,  una  muerte  que  ha   pasado  a  la  historia  como  ejemplo  de  entereza  y  dignidad.   Hubo  un  clamor  de  retorno  a  la  antigua  Iglesia,  un  movimiento  que  avanzó  considerablemente   hasta  que  el  mismo  Enrique  VIII  lo  dominó  en  la  primavera  de  1537.   Todos   estos   sucesos   ocurrían   con   la   misma   frecuencia   con   la   que   se   sucedían   las   bodas   de   Enrique  VIII,  buscando  un  hijo  varón.  Si  una  mujer  no  se  lo  otorgaba,  ésta  era  ejecutada.  Los   casos  de  Ana  Bolena  y  de  Jane  Seymour  son  los  más  relevantes,  puesto  que  la  primera  le  dio   una  niña  (la  futura  reina  Isabel  I)  y  la  segunda  un  niño  (el  futuro  rey  Eduardo  VI).  Las  demás   esposas  de  Enrique  VIII  fueron  decapitadas  por  razones  de  infidelidad  (decapitando  también  a   sus  supuestos  amantes)  o  por  no  dar  hijos  varones.   El   28   de   Enero   de   1547,   moría   Enrique   VIII,   dejando   un   desconcierto   religioso   y   legando   un   clima   de   represión   entre   las   élites   de   poder   inglesas.   Enrique   VIII   sería   sucedido   por   su   hijo   Eduardo  VI.     Eduardo  VI  (1547-­‐1553)   Eduardo  VI  à  “un  rey  que  no  pudo  ni  reinar:  se  encontró  en  el  trono  a  los  nueve  años  y  no   estorbó  demasiado”.  Eduardo  murió  a  los  quince  años  protagonizando  así  una  existencia  corta   y  enfermiza.     Eduardo  VI    fue  suplantado  en  los  asuntos  políticos  por  los  regentes  y  su  consejo  de  estado.   En  asuntos  religiosos  Cranmer  llevaría  las  riendas  en  Inglaterra,  respaldado  siempre  por  otros   predicadores  como  Latimer,  Knox,  Buzer,  Pedro  Mártir  Vermigli  o  el  reformador  polaco  Laski.   Entre  todos  se  intentará  convertir  la  Iglesia  de  Inglaterra  en  una  nueva  Iglesia  reformada.   Este  nuevo  gobierno  religioso  exigirá  comisiones  a  todos  los  obispos,  así  como  la   renovación   de   sus   títulos.   Se   llegaría   a   despojar   incluso   a   algunos   de   su   cargo   para   substituirlos   por   religiosos  reformistas.     10     La   represión   contra   estas   nuevas   medidas   fue   violenta   à   murieron   católicos   romanos,   pero   avanzó   una   sensación   de   miedo   contra   un   retorno   al   papado,   lo   cual   se   confirmaría   con   el   retorno  al  catolicismo,  gracias  a  la  restauración  católica  de  María  Tudor,  la  primera  hija  de   Enrique  VIII  con  Catalina  de  Aragón.     María  Tudor  (1553-­‐1558)   María   Tudor   reinó   en   Inglaterra   de   forma   breve   pero   intensa,   idealizó   a   la   Iglesia   católica   devolviendo  a  los  Obispos  expulsados  a  sus  sedes.  En  las  nombradas  depuraciones,  Cranmer   fue   encarcelado   y   Gardiner   fue   nombrado   nuevo   canciller,   se   silenciaron   a   teólogos   y   a   los   predicadores   reformistas   influyentes,   aquellos   que   sobrevivieron   tuvieron   que   emigrar   a   los   países  protestantes  del  continente  europeo.     Comenzaba  así  la  recatolización  de  Inglaterra.   No  hubo  tantas  dificultades  como  se  esperaban  para  aprobar  el  nuevo  programa  religioso,  una   empresa  restauradora  del  catolicismo  que  comprendió  desde  el  año  1555  hasta  el  1558.  Este   proceso   fue   parado   por   el   nuevo   papa   Paulo   IV,   quien   tenía   un   claro   sentimiento   de   anti-­‐ españolismo,   así   que   Inglaterra,   aliada   con   Felipe   II,   no   pudo   continuar   el   proceso   de   Catolicismo  de  la  sociedad  anglicana.   Este   proceso   emprendido   por   María   Tudor   nunca   sería   finiquitado,   puesto   que   su   muerte   supuso  la  desaparición  de  este,  ya  que  en  Inglaterra  la  religión  dependía  del  monarca.     Isabel  I  (1558-­‐1603)   Isabel  I  sería  la  siguiente  en  reinar  en  Inglaterra.  La  hija  de  Enrique  VIII  y  Ana  Bolena  sería  la   encargada  de  formular  y  afianzar  el  Anglicanismo  por  la  única  vía  posible,  una  mezcla  entre   un   fondo   doctrinal   protestante   con   signos   e   ingredientes   que   no   desentonasen   de   ciertas   costumbres  católicas.   Asesorada  por  su  secretario  de  estado,  William  Cecil,  Isabel  I  recuperó  la  Ley  de  supremacía   impuesta   por   su   padre   y   promulgó   la   ley   de   identidad   litúrgica   (la   cual   otorgaba   a   la   reina   más   poder   que   a   su   padre,   Enrique   VIII)   y   disciplinaria   con   el   llamado   “libro   de   oración   común”,  que  tenía  más  resonancias  protestantes  que  en  el  reinado  de  Eduardo  VI.   No  hubo  demasiada  resistencia  excepto  por  la  parte  del  episcopado.  No  obstante,  quienes  se   revelaron   no   tardarían   en   ser   encarcelados,   lo   cual   ayudó   a   crear   de   forma   completamente   masiva  una  nueva  jerarquía  a  favor  del  Anglicanismo,  lo  que  derivó  en  lo  más  importante,  la   confesión  de  la  fe,  de  la  ortodoxia  anglicana,  la  cual  fue  obra  de  los  obispos  incondicionales,   una  obra  titulada  “los  treinta  y  nueve  artículos,”  moderada  por  la  reina  y  permanente  hasta   nuestros  días  como  el  signo  de  identidad  Anglicana.   11     Las   medidas   de   imposición   del   Anglicanismo   se   fueron   endureciendo,   lo   que   provocó   numerosas  represiones:  aquellos  que  no  fueron  encarcelados  o  ejecutados,  huyeron  a  iglesias   calvinistas.   Así   pues,   el   Anglicanismo   se   impuso   sin   dificultades,   la   jerarquía   y   los   cleros   católicos  se  doblegaron  sin  oponer  resistencia  y  se  difundió  propaganda  anti-­‐papista  por  toda   Inglaterra.   Queda   el   libro   de   John   Foxe,   titulado   “libro   de   los   mártires”   que   sirvió   para   universalizar  por  toda  Inglaterra  la  identificación  del  papista  con  la  crueldad,  y  la  del  papa,  con   el  mismísimo  Anticristo.     Poco   o   nada   pudo   hacer   el   catolicismo   continental   contra   toda   esta   propaganda.   Se   consumaba   así   el   Anglicanismo,   nacido   por   un   desatino   matrimonial   y   apoyado   por   varios   reformistas,  hasta  concluirse  finalmente  con  el  afianzamiento  definitivo  del  mismo.                                           12     ...

Tags: