Trabajo: Efectos de la alimentación en la salud (2011)

Trabajo Español
Universidad Universidad de Deusto
Grado Educación Infantil - 1º curso
Asignatura Salud, infancia y alimentación
Año del apunte 2011
Páginas 16
Fecha de subida 12/09/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

ÍNDICE Portada……………………………………………………………………………. Pág. 1 Índice……………………………………………………………………………... Pág. 2 Introducción…………………………………………………………………….… Pág. 3 Hábitos alimentarios…………………………………………………………..… Pág. 3-4 Dieta equilibrada………………………………………………………………... Pág. 4-6 Dietas: hábitos en alimentación……………………………………………...….. Pág. 7-8 Dieta Mediterránea……………………………………………………….………Pág. 8-9 Alimentos funcionales: ………………………………………………..………. Pág. 9-11 Dietas saludables para los niños……………………………………...………. Pág. 11-12 Educación nutricional………………………………………………………… Pág. 13-15 La mala alimentación……………………………………………….…………… Pág. 16 Comida basura…………………………………………………………………… Pág. 16 Enfermedades……………………………………………………………………. Pág. 16 Bibliografía………………………………………………………………………. Pág. 17 2 Introducción El tipo de alimentación tiene una gran repercusión en nuestra salud debido a la necesidad que tenemos de consumir nutrientes esenciales para nuestro organismo y la poca necesidad de ingerir alimentos con gran cantidad de grasa y por lo tanto, de colesterol.
Vamos a tratar los pilares de una buena alimentación explicando la dieta mediterránea y los nutrientes y las calorías necesarias para nuestro organismo, en que se basa una mala alimentación explicando las enfermedades que puede conllevar y los motivos por los que se considera mala, la obesidad en España y la obesidad infantil, que cada vez afecta más en nuestro país y que es necesario de solucionar.
Nuestro objetivo con este trabajo es saber qué debemos consumir para tener una buena alimentación y que no y cómo influye lo que comemos en nuestra salud, sabiendo que puede tener graves consecuencias.
Hábitos alimentarios La formación de buenos hábitos alimentarios es un buen instrumento para prevenir enfermedades y mejorar la salud en toda la población. La manera de mejorar nuestro estado nutricional es ampliar la variedad de alimentos en nuestra dieta.
Varios factores influyen en la alimentación, factores como los socioeconómicos y los culturales (religión entre otros). Es evidente que la disponibilidad, el coste y la caducidad de los alimentos han contribuido sobre los hábitos dietéticos de la población, y la elección final determinará cada dieta.
Los cambios sociales que se han producido en nuestro país también han modificado las costumbres en lo que se refiere a nuestra alimentación. Entre éstos, podemos destacar el traslado del campo a la ciudad y la amplia difusión de las nuevas técnicas de producción y conservación de los alimentos, haciendo posible la consumición de estos productos en zonas en las que antes no era posible. La publicidad y el marketing también son aspectos a tener en cuenta. El uso que han hecho las empresas agroalimentarias de la publicidad para bien y para mal, cada vez hay más anuncios a favor de una dieta sana pero seguimos viendo anuncios de comida basura y de restaurantes que las distribuyen (Mc Donalds) Una alimentación saludable requiere, en muchos casos, de una educación nutricional que debe darse desde la infancia, principalmente en el núcleo familiar ya que los hábitos adquiridos en esa etapa son fundamentales para una correcta alimentación en el resto de su vida y una prevención de las enfermedades vinculadas a los trastornos alimenticios como puede ser el sobrepeso. Los efectos positivos o negativos de la alimentación 3 tendrán repercusión, tarde o temprano, en la salud. Estos factores evolucionan y generalmente mejoran a lo largo de los años.
Una gran parte de la población mundial sufre las consecuencias de la malnutrición y la otra parte de población que está sobrealimentada sufre, a su vez enfermedades debidas al exceso de alimentos.
“La evolución del comportamiento alimentario se ha producido como consecuencia de diferentes factores, como por ejemplo: el paso de una economía de autoconsumo a una economía de mercado, el trabajo de la mujer fuera del hogar, los nuevos sistemas de organización familiar, etc.” La tradición, los mitos y los símbolos son determinantes de la comida de cada día, ya que intervienen en las preferencias que manifiestan las personas. Estos factores juegan un importante papel en las formas de preparación, distribución y servicio de alimentos.
La sociedad en la que vivimos hoy en día sufre una evolución notable en los hábitos alimentarios como consecuencia del impacto de los nuevos estilos de vida que han condicionado la organización familiar.
Igualmente la aparición de nuevas tecnologías en el área agroalimentaria han puesto a disposición de los consumidores los denominados “alimentos servicio”, alimentos que facilitan su preparación y a su vez el consumo. Estos alimentos suelen venir envasados al vacío y precocinados, por lo que solo tenemos q sacarlos del envase y calentarlos.
En la actualidad existe una gran preocupación por la salud y se reconoce a la alimentación adecuada como un instrumento de protección de la salud y prevención de enfermedades.
Dieta equilibrada La dieta es el conjunto de sustancias que ingerimos habitualmente y que nos permiten mantener un adecuado estado de salud y una buena capacidad de trabajo. Una dieta cuantitativamente es correcta cuando aporta la energía adecuada, permite el mantenimiento o consecución del peso ideal y aporta todas las vitaminas y minerales en cantidades no inferiores a los aportes dietéticos recomendados (RDA) Una dieta equilibrada es aquella que contiene todos los alimentos necesarios para conseguir un estado nutricional óptimo.
“La alimentación cubre los siguientes propósitos: 1. Aportar una cantidad de nutrientes energéticos (calorías) que sea suficiente para llevar a cabo los procesos metabólicos y de trabajo físico necesarios.
2. Suministrar suficientes nutrientes con funciones plásticas y reguladoras (proteínas, minerales y vitaminas) 4 3. Que las cantidades de cada uno de los nutrientes estén equilibradas entre sí. El grupo de expertos de la FAO-OMS (Helsinki 1988), estableció las siguientes proporciones: - Las proteínas deben constituir entre un 12-15% del aporte calórico total, no siendo nunca inferior la cantidad de proteínas ingeridas a 0,75 gr/día y de alto valor biológico.
- Los glúcidos deben representar al menos un 50-60% del aporte calórico total.
- A los lípidos les corresponderá el 30-35% de las calorías totales ingeridas.” Una dieta equilibrada es aquella formada por los alimentos que aportan una cantidad adecuada de todos y cada uno de los nutrientes que necesitamos para tener una salud óptima. La dieta ha de ser variada consumiendo sobre todo productos frescos de temporada. A parte de eso hay que tomar un determinado número de raciones de cada grupo de alimentos.
La dieta equilibrada depende de una serie de factores personales tales como el sexo, la talla, el peso, la edad, la actividad que realizamos, el clima y el entorno en el que vivimos.
Debido a los múltiples factores personales de los que depende, la dieta equilibrada varía mucho de unos individuos a otros y por ello se habla de cantidades o ingestas diarias recomendadas (CDR o IDR).
Las claves para una alimentación saludable son: variedad, equilibrio y moderación. La buena alimentación debería formar parte de un modo de vida saludable general que incluya también la actividad física regular. Para ello se de reforzar este tipo de alimentación desde una temprana edad para que se vayan adaptando a unos buenos hábitos alimenticios 5 “La alimentación equilibrada debe apoyarse en 3 normas:  La ración alimentaria debe aportar diariamente la cantidad de energía necesaria para el buen funcionamiento del organismo.
 Debe aportar los nutrientes energéticos y no energéticos que permitan cubrir adecuadamente la función de nutrición.
 Los aportes nutricionales deben ingerirse en proporciones adecuadas.” Los diferentes alimentos que consumimos los debemos agrupar según su aporte nutritivo y debemos consumirlos en una cantidad determinada, para conseguir una dieta equilibrada.
En épocas pasadas se consideraba que una alimentación equilibrada desde el punto de vista nutricional era la que prevenía las carencias. En la sociedad actual el concepto de alimentación equilibrada ha pasado a significar el consumo de una dieta óptima a base de alimentos que favorecen la salud y disminuyen el riesgo de enfermedades crónicas.
Recientemente el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) introdujo "La Pirámide de Los Alimentos" al público. Esta pirámide es una estrategia educativa adoptada para promover un modelo, o guía, para seleccionar una variedad de alimentos. La pirámide ha ido substituyendo como elemento didáctico a la tradicional 'rueda de los alimentos'. En ella pueden verse representados los diferentes grupos de alimentos y la importancia cuantitativa que deben de tener en nuestra alimentación según el tamaño que ocupan en la pirámide. Así, vemos que la base de nuestra dieta deberían ser los alimentos vegetales de todo tipo complementados con cantidades adecuadas de lácteos, cárnicos y aceites y grasas.
6 Dietas: hábitos en alimentación Aunque los españoles presumen de los beneficios de la dieta mediterránea pocos la siguen. Hoy en día los españoles tenemos una relación amor - odio con la dieta y el ejercicio. Compramos libros de dietas y nos gastamos un buen dinero en cuotas de gimnasios y en costosos aparatos de ejercicios, pero el número de calorías que almacenamos continua incrementándose. Investigadores del Reino Unido han investigado las calorías y han obtenido como resultado que para la longevidad de las personas es más importante la calidad de las calorías que la cantidad. Una preocupante mayoría de los ciudadanos españoles adultos y el 16,1 % de los niños padecen sobrepeso u obesidad.
España es un país que siempre ha fardado de poseer una dieta equilibrada, pero con el paso de los años, cada vez hay más obesidad, sobre todo infantil y mayor número de muertes por esta causa (60% de las muertes por causas no contagiosas). Esto se debe a la falta de tiempo, a la comodidad de este tipo de comida, a que cada vez más gente hace la comida principal fuera de casa y al sedentarismo.
Como bien hemos dicho la obesidad infantil cada vez es mayor en España (16% de los niños) y esto es debido al gran cambio de hábitos que se ha dado en estos últimos años.
La mala alimentación en los niños puede producir retrasos en el crecimiento que son irreversibles y el organismo se vuelve más propenso a contraer infecciones.
Últimamente los niños consumen cada vez menos verduras, legumbres, pescado y frutas y más grasas y si esto fuera poco, el sedentarismo también aumenta, debido al auge de las nuevas tecnologías como la televisión y las videoconsolas. La obesidad en los niños puede suponer muchos problemas físicos como la diabetes tipo II o el colesterol y psicológicos como la baja autoestima o la exclusión social. Esta obesidad adelantada puede acarrear que ésta se de en la edad adulta y acortar la esperanza de vida hasta 13 años. Esto se puede evitar cambiando los hábitos alimenticios si ya están puestos o inculcándolos desde pequeños para evitar posibles enfermedades y problemas en el futuro próximo del niño.
“Las investigaciones en Medicina continúan identificando significativas conexiones entre dieta, ejercicio y salud. La dieta es un factor que influye en diabetes, enfermedades coronarias, obesidad y otras muchas enfermedades. Pero los investigadores todavía fracasan en el esfuerzo de encontrar lazos en la lucha contra estas enfermedades y efectivos y sostenibles a base de regímenes a base de dietas y ejercicio”.
7 Además de eso hay una gran diferencia entre personas que están haciendo dieta y los que realmente deberían estarlo. A pesar de este fuerte interés por comer saludable, los españoles consumen productos alimenticios escasamente saludables en tasas alarmantes.
Más y más españoles confían en la comida rápida o en los alimentos servicio, en vez de cocinar platos empezando desde cero. Por lo que todo el esfuerzo que se hace a la hora de hacer una dieta es en vano.
Aunque hay que decir que la actitud de los consumidores también está cambiando, tal como reflejan el aumento de la popularidad de productos bajos en carbohidratos, o la comida vegetariana.
Dieta Mediterránea Como hemos nombrado anteriormente la saludable dieta mediterránea debería ser otro de los objetivos para mejorar los hábitos alimentarios de la población. La dieta mediterránea consiste en un estilo de vida basado en una dieta equilibrada y variada en la que predominan los alimentos obtenidos de los cultivos tradicionales de este área geográfica bañada por el Mediterráneo: el trigo, el olivo y la vid. Se caracteriza por un bajo contenido en grasas saturadas y colesterol y un alto contenido de carbohidratos complejos y fibra.
“En los años 50, los doctores Ancel y Margaret Keys de la School of Public Health de la Universidad de Minnesota (EE.UU.), comenzaron a observar la alimentación de estas poblaciones, y establecieron que las características de esta dieta eran:  consumo habitual de cereales, legumbres, frutas frescas, verduras, pescado, aceite de oliva y frutos secos,  consumo moderado de lácteos (sobre todo yogur y quesos), huevos y carne de aves y,  consumo poco frecuente de carnes de cerdo, cordero y vacuno. Incluían moderadamente en la dieta vino y condimentaban sus platos con especias como ajo, cebolla, orégano y pimienta.” Es cierto que una gran mayoría de la población española conoce y ha oído algo sobre los beneficios de la denominada "dieta mediterránea" pero no hacen mucho hincapié en aplicarla en sí mismos. Por lo que podemos suponer que la denominada "dieta mediterránea" puede ser interpretada en los hogares de diferentes maneras...
“En una zona como el levante español, rico en verduras, pescados, frutas... se ha recordado recientemente que tan sólo un 45,8% de la población de la zona valenciana realizaba una alimentación sana cumpliendo con las recomendaciones de la dieta mediterránea. El Presidente del Consejo de Enfermería de esta Comunidad subrayaba que la población infantil y juvenil española es la que presenta un mayor nivel de 8 colesterol de toda Europa debido a hábitos alimenticios que se separan notablemente de la dieta mediterránea.” Hacer uso de la publicidad nombrada anteriormente para difundir las ventajas de la dieta mediterránea y advertir sobre los riesgos de determinados hábitos alimenticios podría representar un beneficio muy notable para la población.
Alimentos funcionales A principios del siglo XXI los países industrializados se vieron obligados a enfrentarse con nuevos desafíos como el incremento de la atención de la salud, una mayor esperanza de vida, el avance de los conocimientos científicos, las nuevas tecnologías y los continuos cambios radicales en el estilo de vida. Los nutricionistas para llevar a a cabo estos nuevos desafíos se han basado en la teoría de la “ nutrición óptima “, teoría que se basa en la optimización de la calidad de nutrientes y no nutrientes diarios que ingerimos, así como el resto de propiedades que los alimentos contienen para favorecer el mantenimiento de la salud. Por ello, aparecen y se desarrollan los alimentos funcionales.
¿Que son los alimentos funcionales? Son aquellos productos que gracias a sus componentes alimentarios producen beneficios en la salud más allá de la nutrición básica. Se desarrollaron específicamente para mejorar la salud y así poder reducir el riesgo de coger enfermedades.
Los alimentos funcionales hasta ahora no han sido definidos por la legislación europea.
Normalmente, los consideramos como alimentos que consumimos en una dieta normal y que son los que contienen componentes biológicamente activos para el beneficio de la salud y así reducir el riesgo de sufrir enfermedades. Por ejemplo podrían ser: alimentos que tengan determinados minerales, vitaminas, ácidos grasos o fibra alimenticia, a los que se les añade sustancias biológicamente activas…. .
Principales características: podemos encontrar los alimentos que cuentan con cualidades nutritivas y que son beneficiosas para diversas funciones del organismo, los que mejoran el estado de la salud, previenen o disminuyen el riesgo de contraer enfermedades, su consumo no produce efectos nocivos.
9 Los alimentos funcionales se tienen que incorporar de una forma natural y continúa en el día a día y hay que complementarlos con una dieta equilibrada y con un poco de actividad física.
Entre los componentes de los alimentos funcionales podemos destacar alimentos como: fibra dietética, azucares alcoholes o azucares de baja energía, aminoácidos, ácidos grasos insaturados, Fito esteroles, vitaminas y minerales, antioxidantes… .
Este tipo de alimentos se desarrollaron en Japón durante la década de los 80 para ayudar a reducir los altos costes de la sanidad, que estaban aumentando por intentar proveer a una población cada vez más.
¿Por qué necesitamos los alimentos funcionales? En Europa ha aumentado de manera abundante el interés de los consumidores por la relación que hay entre dieta y salud. Hoy en día, cada vez más la gente reconoce que llevar un estado de vida sano o adecuado, incluyendo un dieta, reduce las posibilidades de padecer posteriormente enfermedades y así ayuda a mantener el estado de salud y bienestar. Gracias a la importancia que últimamente damos a los alimentos como frutas, verduras y cereales integrales, así como a los antioxidantes dietéticos y sobre todo a la combinación de sustancias de plantas se está impulsando de manera muy positiva el desarrollo de los alimentos funcionales en Europa.
EL contar con alimentos que son más beneficios para nuestra salud, se ha dado gracias a los cambios tanto socioeconómicos como demográficos que se están dando en la población. El aumento de la esperanza de vida, en consecuencia incrementa la población anciana y el deseo de gozar de una mejor calidad de vida, así como el aumento de los costes sanitarios, han obligado a los gobiernos, investigadores, profesionales de la salud… busquen la mejor manera de controlar estos cambios y que se ha lo más eficaz posible.
Aunque existen muchos alimentos funcionales a disposición del consumidor, lo que verdaderamente importa ahora es saber cuáles de ellos son los que pueden mejorar nuestra salud y bienestar y así reducir el riesgo o retrasar la aparición de enfermedades importantes como las cardiovasculares, el cáncer o la osteoporosis.
Si estos alimentos funcionales los combinamos con un estilo de vida sano pueden ayudarnos a contribuir de forma positiva a mejorar la salud y el bienestar.
10 En conclusión: Los alimentos funcionales nos ayudan a mejorar la salud y nos previenes de ciertas enfermedades si los consumimos como parte de una dieta equilibrada.
Las alegaciones de la salud cada vez son más importantes y la opinión en general nos dice que es necesario un marco regulador dentro de UE para poder proteger a los consumidores. Los consumidores europeos comienzan ahora a familiarizarse con los alimentos funcionales mientras que en países como Canadá y EEUU su consumo ya está extendidísimo y aproximadamente el 40 % de la población lo tiene incluido en su dieta diaria.
Dietas saludables para los niños Cualquier adulto como padre, madre o persona encargada de cuidar a un niño, tiene que saber que fundamental que los niños coman alimentos saludables sin embargo no todos los padres y niños se ponen de acuerdo con lo deben comer. ¿De qué manera podemos asegurarnos que nuestro hijo/a come adecuadamente? 1.
Buenos hábitos alimenticios: Los niños de edad temprana necesitan mínimo tres comidas regulares al día más un par de bocadillos. Lo adecuado sería planificar el horario de estos bocadillos para que no queden cerca de las comidas principales. Los bocadillos deberán ser de los 4 grupos alimenticios de la pirámide guía de los alimentos.
A los niños les tenemos que enseñar buenos hábitos alimenticios como por ejemplo comer con ellos. Los niños aprenden de nosotros como y que comer.
Hay que servir pequeñas porciones a los niños de una temprana edad, no debemos preocuparnos por si pasan hambre, en este caso serán ellos mismo los que vendrán donde nosotros pidiéndonos más comida, además se debemos darles nuevos alimentos, ya que, normalmente los niños quieren comer siempre el mismo alimentos (manía por un alimento). Normalmente esta manía no dura tanto como para perjudicar la salud de un niño. En el caso de que este alimento fuera un alimento saludable entonces los padres pueden y deben permitir al niño que lo como hasta que la manía se le pase.
El apetito de los niños varía según el día y depende del crecimiento y nivel de actividad.
11 2. Alimentos que debemos consumir Tenemos que intentar consumir 5 porciones de frutas y vegetales por día. Para poder llegar a esta cantidad no es necesario meterlas todas de golpe, se pueden ir agregando gradualmente.
La idea de comer 5 raciones de fruta y hortalizas frescas al día nos va ayudar a mantener una dieta sana y equilibrada, ya que, nos aportan:     Una gran cantidad de agua (entre un 75% y un 95% de su peso es agua).
Vitaminas, como la C, el ácido fólico y pequeñas cantidades de otras como B y liposolubles con actividad de pro-vitamina A y las vitaminas K y E.
Minerales, como potasio, magnesio y pequeñas cantidades de calcio, hierro y fosforo.
Fotoquímicos, ( compuestos orgánicos presentes en los alimentos de origen vegetal) como la fibra Además, el hecho de consumir diariamente frutas y verduras frescas nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, trastornos digestivos, algún tipo de cáncer, nos ayuda en la lucha contra el sobrepeso y la obesidad.
Todo esto se da gracias a que tiene pocas calorías, son bajos en grasas, son sencillos de cocinar, se encuentran con facilidad en el mercado y no contienen colesterol.
Para mantener una vida sana y equilibra estos algunos de los consejos que debemos seguir.
       Reducir la grasas ( tomar leche descremada, quesos con 2 a 6 gramos por onza, carnes magras y carne de ave de corral ) Los condimentos para ensalada como la mayonesa y margarina que sea 0%.
Los postres podrían bizcochuelo blanco, helado y yogurt de bajas calorías, estos los tenemos que consumir con moderación. Un dulce al día es suficiente.
Hay que tomar mucha agua Refrescos saludables.
Refrigerios entre los que encontramos: fruta, cereales, queso y galletas bajo en grasa, compota de manzana.
Hay que tomar porciones de un tamaño apropiado. Las porciones demasiado grandes generalmente contribuyen al aumento de peso.
12 Educación nutricional Hoy en día cada vez hay más trabajos de investigación que nos dan a conocer el importantísimo papel que de los hábitos de vida, entre los cuales están los hábitos alimentarios.
Es crucial adoptar hábitos alimentarios correctos para que la salud individual y colectiva así como para prevenir un gran número de enfermedades que puedan estar relacionas con la alimentación. La base fundamental para crear un actitud responsable hacia la forma de alimentarnos está basada en adquirir conocimientos sobre los alimentos y los nutrientes, la frecuencia con que los consumismos y las cantidades adecuadas para cada persona.
¿Qué es la educación nutricional? Lo podemos definir como: “La parte de la nutrición aplicada que orienta sus recursos hacia el aprendizaje, adecuación y aceptación de unos hábitos alimentarios saludables, en consonancia con los conocimientos científicos en materia de nutrición, persiguiendo el objetivo último de promoción de la salud del individuo y de la comunidad” (Aranceta, 1995).
Esto es, la educación se plantea como una disciplina por dos razones. Por una parte, está enmarcada en la llamada Educación para la Salud y por otra parte está basada en el seguimiento de un modelo biopsicosocial de la salud, dibujando de este modo un panorama que pueda ocuparse del desarrollo y la integración de las ciencias biomédicas, sociales y conductuales.
La educación nutricional en los distintos ámbitos: La familia y las instituciones educativas.
Para una buena educación nutricional tenemos que fomentar hábitos alimentarios saludables tanto en la familia, como en el colegio ya que aquí es donde interactúan los niños así como los padres y profesores.
Los estilos de vida y los comportamientos humanos no son solamente individuales, sino que la mayoría de ellos dependen por los límites impuestos por el entorno físico, socio-cultural y por las influencias económicas.
13 La educación nutricional en casa, en familia.
La educación nutricional en familia implica al educador y a la familia y en el caso de los jóvenes a ellos mismos. En la actualidad se presentan diferentes talleres nutricionales por ambas partes (tanto maternos, como paternos). Hoy en día cada vez más, podemos observar que el padre toma parte tanto en las labores del hogar como en la elaboración de las comidas como la compra.
Tras estos talleres nutricionales los padres tienen que conocer la información de antemano que se les ha proporcionado a sus hijos en dichos talleres, para que puedan utilizar su tiempo libremente para escucharles y realizar diferentes actividades. Esto les enseña a los padres lo que sus hijos han aprendido en el colegio durante las campañas que han sido programadas. Se cree dado que estamos hablando de educación nutricional que la cocina es el mejor espacio para llevar a cabo esas tareas.
Es muy importante la participación de todos los miembros cuando se va la compra, así como cuando se hace la lista en casa.
Además, como la mayoría de las familias del siglo XXI no tienen la posibilidad compartir el horario de comida con sus hijos las campañas nutricionales incorporan una sección de evaluación nutricional de los menús en los comedores escolares.
Es importante que los familiares conozcan siempre los menús para así poder complementar las meriendas y las cenas de la mejor manera posible. Toda esta información la proporciona la escuela en diferentes charlas, normalmente una al trimestre que ya está programada con anterioridad por las asociaciones de padres, madres y alumnos del colegio.
Las charlas se suelen plantear de la siguiente manera: 1. Alimentación equilibrada, 2.
Hábitos saludables y 3. Trastornos del comportamiento alimentario.
El tema del ejercicio físico es muy importante sobre todo en el primer bloque.
Entre las maneras de fomentar una alimentación saludable podemos decir que:  Dar buen ejemplo en casa ofreciendo regularmente una variedad de alimentos.
 Hablar sobre la alimentación saludable y fomentar la actividad física.
 Motivar a los niños para su participación en actividades relacionadas con la alimentación.
14 Educación nutricional en las instituciones educativas En las instituciones educativas el profesorado tiene que tener una formación adecuada a las competencias que se exigen. Para ello por una parte, se hacen cursos de formación nutricional y por otra parte, se realizan actividades a los niños y jóvenes adecuadas a su edad. Estas actividades son programadas al principio del curso, repartiendo un cuadernillo a cada niño para informar a sus respectivas familias.
La ARS, centro de investigación estadounidense, ha llegado a la conclusión de que los niños que reciben educación nutricional en la escuela y leen las etiquetas de los alimentos pesan menos que los que no siguen un plan educacional. Para llegar a esta conclusión, hicieron un experimento.
Experimento: Trabajaron con 60 niños de edades entre los 10 y los 14 años y un percentil de masa corporal de 85, es decir, sobrepeso.
En primer lugar se dividió a los niños en dos grupos, al primer grupo se le enseño educación nutricional y educación física en la escuela. Además, se les animo a que leyesen las etiquetas de lo que consumían.
En cambio, el segundo grupo se actuó de grupo en control, solo cogieron los datos de la evolución que sufrió en organismo durante la duración del estudio.
El primer grupo de niños redujeron su peso corporal y a la vez mejoraron su salud y calidad de vida. Sin embargo, el segundo grupo de niños no obtuvieron ninguna mejoría.
Este experimento confirmo que es imprescindible la educación nutricional en las escuelas para poder reducir el índice de sobrepeso y obesidad infantil.
En conclusión: Una buena alimentación en la infancia permite que los niños puedan aumentar su inteligencia cuando sean adultos, no solo mejora la salud, sino también el intelecto.
En España los índices de sobrepeso son muy elevados si los comparamos con otros países, por eso deberían obligar al gobierno a implantar obligatoriamente la asignatura de educación nutricional para recudir las cifras tan elevadas.
15 La mala alimentación Cuando no se tiene una buena alimentación es cuando pueden surgir enfermedades graves y que su único tratamiento será alimentarse adecuadamente, es decir, de una manera saludable, tomando las sustancias nutritivas necesarias para no tener carencias en nuestro organismo.
Comida basura Las causas de que surjan enfermedades son la mala alimentación (comida basura) y la escasez o inexistencia de nutrientes esenciales para nuestro organismo como los hidratos de carbono, que posibilitan la obtención de energía para el funcionamiento del cuerpo. El consumo de la comida basura a aumentado mucho en los últimos años debido a la comodidad y rapidez de ésta y si se consume habitualmente puede llevar a tener problemas graves de salud. La comida basura no es saludable para nuestro organismo, debido a que es hipercalórica, hiperproteica y con elevado contenido graso (utilización de gran cantidad de aceite o ingesta de la grasa de los animales) y baja en nutrientes.
Enfermedades Las enfermedades que pueden surgir al alimentarse mal son muchas, pero las más importantes o las más frecuentes son la diabetes, la bulimia, la anorexia, la obesidad(que afecta a muchas personas en España), las relacionadas con el aparato respiratorio(asma), problemas cardiacos(infartos), el cáncer, problemas oculares, dentales y estreñimiento.
Las enfermedades cardiovasculares aparecen principalmente por la acumulación de grasa en las paredes de las arterias y por el posterior endurecimiento de éstas, debido a esto aumenta la presión sanguínea y disminuye el flujo sanguíneo. Por ello pueden ocurrir infartos, anginas de pecho o alteraciones cardíacas. Se pueden prevenir no consumiendo alimentos que aumente la cantidad de colesterol.
La diabetes surge por el exceso de glucosa en sangre, cuando la producción de insulina es baja y la concentración de glucosa alta.
La obesidad aparece por la sobrealimentación y la inexistencia de ejercicio físico. Se considera obesidad cuando su peso es 30% más alto que el peso normal aceptable de acuerdo a su estatura, sexo y edad. Ésta puede producir problemas psicológicos, como la depresión, y físicos, como dolores en todo el cuerpo o problemas respiratorios.
El cáncer no es que surja por tener una mala alimentación, sino que, se puede prevenir no usando aceites usados anteriormente, no abusando del café y del alcohol y comiendo frutas y verduras.
16 BIBLIOGRAFÍA www.tecnociencia.es/especiales/alimentacion_y_salud/habitoswww.zonadiet.com/salud /www.euroresidentes.com/Alimentos/diccionario_alimentos_index.
www.vidasalud.com www.alimentacion-sana.org/informaciones/novedades/enfermedad...
saludyalimentacion.consumer.es/la-dieta-como-prevención-de-e...
www.google.com/imagenes 17 ...

Comprar Previsualizar