Sesión 18. Algunos dijeron que en ningún tiempo era bueno joder. La salud y la enfermedad (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Humanidades - 2º curso
Asignatura Historia Medieval
Año del apunte 2014
Páginas 5
Fecha de subida 26/05/2014
Descargas 9

Descripción

Apuntes de Hisotria Medieval con Victor Farias

Vista previa del texto

26/11/2013 Sesión 18. Algunos dijeron que en ningún tiempo era bueno joder. La salud y la enfermedad 1. El sanar de los monjes A partir del siglo VIII y hasta el s. XI buena parte del saber se concentraba en catedrales y monasterios. Sobre todo en estos últimos encontramos espacios reservados para la práctica del sanar.
‒ Hospicios para acoger a gente con alguna enfermedad, ‒ Lugares específicos para realizar sangrías y otras prácticas específicas.
‒ Hospitales que acogen a los desvalidos. Algo muy propio de caridad cristiana (amor al projimo).
‒ Huertos en que se cultivaban hiervas curativas.
Los especialistas que se encargaban de la salud era el monje enfermero y el monje herbolario. (ambos cargos monásticos).
Al margen de esto hay otro tipo de saber que se nutre del saber que viene de antiguo y que se conserva en textos enciclopédicos, de manera muy resumida.
En estos textos se encuentran nociones muy básicas sobre medicina (fragmenos desvirtuados del saber antiguo). A demás también podemos encontrar pequeños tratados con listas de enfermedades y sus posibles curas.
El remedio era sobre todo herbolarios (farmacopea). Estos son los precedentes de los herbolarios que vendrán después.
La medicina monástica es una médicina que se interesa por la enfermedad-cura.
Por lo tanto, es una médicina que se basa en la práctica. Es un saber poco interrogativo.
2. Los nuevos médicos A finales del s. CI se hace el descubrimiento de la médicina como una nueva ciencia. Hay un cambio de actitud. Se interrogan sobre el porqué de la enfermedad y de la salud. Hay cierta investigación.
El cambio importante se da en Salerno (Norte de Italia) a finales del s. XI.
Aparece el “nuevo médico”.
Constantino el Africano aporta escritos árabes i judíos del Norte de África, es decir, aporta enseñanza y aporta traducción.
Algunas de las obras árabes más importantes son: ‒ Isagoga Iohannici. Un manual de introducción para los estudiantes de medicina.
‒ Pantegri.
Llegan también los escritos de Trotula, que parece que fuera una mujer.
Esta recepción que comienza en Salerno es también la recepción de los antiguos.
‒ Hipócrates y textos hipocráticos.
‒ Dioscórdies.
‒ Aristóteles.
‒ Galeno (s. II) una influencia muy importante. Se convierte en el punto de referencia para los médicos medievales.
Y de sus comentadores árabes y judíos: ‒ Rjazes ‒ Halyabbas ‒ Albucasis ‒ Maimonides ‒ Averroes ‒ Avicena (s.XI) una gran influencia vigente hasta el siglo XI. Escribe el Canon de medicina.
3. Las facultades de medicina La medicina de la E.M. es sobretodo filosofía natural. Una actitud interrogativa hacia las cosas naturales.
A partir del auge de Salerno la medicina pasa a ser un arte académico junto a la teología y las artes liberales. Esta medicina es impartida por maestros médicos.
La universidad de Montpellier se convierte en la más importante de medicina.
La medicina de maestros es una medicina diferente a las demás. Es una medicina para las elites. La medicina que no es académica es esencialmente la que aportan las mujeres. Dentro de la rama de la medicina hay una jerarquización: 1. Médicos (maestros/filósofos naturales) 2. Cirujanos/ barberos.
Esta medicina académica se basa sobre todo en Galeno. Por eso solemos aludir al galenismo medieval. Este saber proviene de la traducción de Avicena hecha por Gerardo de Crenona. Y aunque menos, esta medicina se basa también en Aristóteles, el cual será importante, sobre todo, para los eclesiásticos.
El galenismo es un arte de la salud muy específico que se basa en la medicina humoral. Los seres humanos se conforman de 4 humores (sangre, flema, bilis negra y bilis amarilla) pero en cada uno hay un predominio de uno de estos humores., esto producirá nuestras complexiones.: sanguíneo, flemático, melancólico o colérico. En relación a estos humores aparece la enfermedad, que es la consecuencia de un gran desequilibro entre los humores. El medico tiene que restableces la salud restableciendo este equilibrio. Estos humores están conectados a un montón de cosas externas, por lo tanto su control es algo muy complejo. El cosmos es como una cadena, todo está conectado y todo influye en el ser humano. Por eso el medico necesita tener muchísimo conocimiento.
4. Los regímenes de salud Los médicos empiezan a crear sus propios tratados. P. ej. Bernad de Gordon, Lilio de Medicina (1303-1305).
Existe toda una serie de tratados sobre consejos prácticos para la salud. Estos reciben el nombre de regímenes de salud. Uno que destaca por su importancia es el régimen de salud escrito por Arnau de Vilanova. Estos regímenes estan escritos para todos aquellos que quieren preservar su salud. Se ordenan según las cosas no naturales (cosas esenciales para nuestra salud pero que no estan dfentro de nuestro cuerpo).
Sex rex non naturales ‒ Aire/ambiente ‒ Comida/bebida ‒ Ejercicio/higiene ‒ Dormir/velar ‒ Evacuación/reproducción ‒ Pasiones del ánima.
5. El buen joder Sobre la sexualidad de los médicos, o lo que enseñan los médicos acerca de la sexualidad, hay tratados que tratan directamente sobre el coito. El primero que trata el tema es Constantino, que lo que hace es prolongar una tradición judía y árabe.
En este sentido los médicos enseñan muchas cosas. Hay dos elementos centrales: ‒ Sperma. Según Aristóteles tanto el hombre como la mujer producen semen pero hay una gran diferencia. El primero es activo y el segundo es pasivo. Según Galeno también hay dos espermas pero los dos son igual de activos.
‒ Delectatio. Si uno de los dos no experimenta placer no habrá concepción.
Además enseñan que el coito es importante para otras cosas a parte de la procreación. Muchas veces se enseña sobre anticonceptivos. Esto no sería necesario si el coito solo se tratase de un instrumento para la reproducción. Por lo tanto el coito es algo más que procreación. El placer va conectado con la salud. Para estar sano es necesario el acto sexual y esto es válido tanto para el hombre como para la mujer. Como el placer es necesario para la salud, una de las cosas que enseñan los médicos es a procurar placer.
...