Historia premoderna. Japón 2 (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Estudios Asia Oriental - 2º curso
Asignatura Historia Premoderna de Asia Oriental
Año del apunte 2014
Páginas 3
Fecha de subida 01/12/2014
Descargas 44
Subido por

Descripción

Lo mismo digo, para el examen es necesario resumirlo más, pero va bien para no leerse todo el manual :)

Vista previa del texto

Apuntes realizados por María Grossi Historia premoderna de Asia Oriental El estado japones primitivo El periodo de las tumbas tardío Durante este periodo, los estados de Corea participaron en la vida política de Japón, ya sea mediante vínculos políticos y económicos, o más indirectamente, enviando inmigrantes.
Las civilizaciones coreanas eran mucho más avanzadas e introdujeron en Japón nuevas tecnologías, y, entre otras cosas, la escritura.
Para compensarles, la corte de Yamato participaba en los conflictos coreanos, formando así una unión con el Estado de Paekche/Baekje y la federación de Kaya. Esta última sería conquistada por Silla, y Baekje se vería debilitado. Se cree que fue en esta época cuando el rey de Paekche le transmitió oficialmente el budismo a la corte de Yamato.
El periodo Asuka (La transición del siglo VII) En 589 China se unificó bajo el mandato de los Sui y esto tuvo repercusiones en toda Asia oriental. Corea acabó unificándose bajo el mandato de los Silla y Japón entró en un proceso de desarrollo de su primer Estado, éste es conocido como el periodo Asuka.
El ascenso de los Soga Tras un golpe de estado y una breve guerra civil durante el periodo Asuka, los Soga, un clan familiar cuyos ancestros eran inmigrantes (de Corea), tomaron el poder en la corte. La corte Yamato se dividió en probudistas y antibudistas, obteniendo la victoria los primeros, liderados por los Soga.
El líder de los Soga era Soga no Umako, quien, aprovechando el casamiento de sus dos hermanas con el mismo rey, consiguió elevar a uno de sus sobrinos al trono. Aunque la familia real tenía poder, los Soga eran la principal fuerza motriz.
Apuntes realizados por María Grossi Historia premoderna de Asia Oriental Las crónicas históricas retratan una época de gobierno de la sobrina de Umako, la reina Suiko (cuyo ascenso al trono en 592 es considerado el principio del periodo Asuka) , y el sobrino de ésta, el príncipe Shötoku (sobrino-nieto de Umako).
El golpe de Estado de 645 Tras la muerte de Umako, su hijo y su nieto desempeñaron importantes papeles en la corte, pero en 645 Nakatomi no Kamatari y el joven príncipe Tenji dieron un golpe de Estado, asesinaron a los Soga y, preocupados por los disturbios en los estados vecinos de China y Corea, pusieron en marcha un programa para fortalecer y centralizar el estado de Yamato.
(La derrota de 663) Más tarde, al intentar defender a sus aliados, los Paekche, de los Silla y los Tang, fueron derrotados y los Silla tomaron el control de toda Corea.
Kamatari, por su parte, que ya había recibido el apellido de Fujiwara (que se convertiría en uno de los clanes nobles más importantes del Japón premoderno), ya había fallecido, y Tenji tuvo que enfrentarse a una grave crisis, además de fortificarse, consciente de la amenaza de los Tang y los Silla.
La breve guerra civil de 672 Tras la muerte de Tenji hubo otro salto adelante en el proceso de formación estatal. Se produjo una lucha de poder entre el hijo de Tenji, y el hermano (Tenmu) por la sucesión. La tensión estalló en una guerra civil de menos de dos meses en la que las tropas de Tenmu aplastaron a las de su sobrino, que acabó suicidándose.
Los triunfadores se enfrentaron entonces a la necesidad de unificar la corte y el país. Tenmu y Jitö reforzaron la burocracia, censaron a la población para recaudar impuestos e intentaron reducir el poder de las autoridades regionales, entre otras cosas. Además, se adoptó el título de emperador (Tennö) y el nombre de Japón (Nihon o Nippon) para el país, en un intento de legitimar y reforzar los poderes del trono.
Nara como centro y símbolo Otro proyecto de Tenmu y Jitö fue la creación de una capital permanente en el centro del nuevo Estado. Si bien antes se construía un nuevo palacio para cada nuevo gobernante, no se construyó una capital siguiendo el modelo chino y coreano hasta el reinado de Jitö, conocida como la capital de Fujiwara (694), siendo no mucho más tarde trasladada a Nara (710).
Nara tenía una población de 100.000 habitantes mientras que el archipiélago ascendía a los 6 millones.
Los terrenos se asignaban utilizando el rango como criterio, y había dos mercados oficiales comunicados mediante canales a los ríos. El emperador controlaba la ciudad desde el recinto de palacio. La cultura de la corte de Nara era una mezcla de elementos asiáticos.
Apuntes realizados por María Grossi Historia premoderna de Asia Oriental Nara como centro religioso Tenmu, Jitö y sus sucesores también se esforzaron en legitimarse. El estado controlaba varias instituciones budistas y de cultos a dioses locales, instituciones que se unieron a las gubernamentales para legitimar al nuevo Estado.
Por otro lado, el budismo en Japón se fusionó con creencias indígenas locales formando un conglomerado que se conoce con el nombre de “Shinto” (el camino de los dioses), y del que surgió el Sintoísmo.
Documentos y estructuras En este nuevo estado la escritura pasó a ser de suma importancia. Este contaba con variedad de textos e instituciones dedicadas a ello.
También durante el gobierno de Jitö se promulgó un código administrativo parcial y un sistema equitativo de tierras fundamentado en la teoría y la práctica chinas que nunca llegó a implantarse completamente pero que estipulaba la propiedad pública de la tierra, que después se dividía y repartía entre la población, la cual pagaba impuestos.
El final del periodo Nara Durante el periodo Nara no hubo crisis exteriores graves ni guerras civiles, pero la corte se vio sacudida por problemas de sucesión, en los cuales los Fujiwara estaban frecuentemente implicados.
Éstos fueron consiguiendo poder político mediante matrimonios, pero en el reinado de Shömu esta estrategia fracasó cuando no tuvieron hijos que sobrevivieran, por lo que la hija, la emperatriz Shötoko, heredó el trono gobernando en dos ocasiones pero sin tener tampoco descendencia. Ella intentó ceder el trono a Dökyö, un influyente monje budista que con la protección de la emperatriz obtuvo gran poder político, pero quien accedió al trono fue un bisnieto de Tenji, Kanmu, que decidió trasladar la capital de Nara a Nagaoka, con el afán de alejar la capital de los templos y las familias cortesanas que lo amenazaban. Sin embargo, tras solo una década la capital fue movida nuevamente a Kioto, la cual sí que sería sede real por once siglos.
...