Tema 14. La primera Guerra Civil (88-81), la Dictadura de Sila (82­‐79) y la Guerra de Sertorio (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 3º curso
Asignatura Historia de Roma
Año del apunte 2014
Páginas 8
Fecha de subida 01/06/2014
Descargas 9
Subido por

Vista previa del texto

TEMA   14:   LA   PRIMERA   GUERRA   CIVIL   (88-­‐81),   LA   DICTADURA   DE   SILA   (82-­‐79)  Y  LA  GUERRA  DE  SERTORIO       CONTEXTO  Y  CAUSAS  DE  LA  GUERRA  CIVIL:  LA  PRIMERA  GUERRA  MITRIDÁTICA  (88-­‐85  a.C.)     Se  ocasiona  a  partir  de  una  guerra  externa,  originada  en  un  territorio  colchón  (que  contienen  a   los  bárbaros  de  más  allá).  Era  el  reino  de  Ponto,  Asia  Menor,  helenístico,  disgregado  de  Siria.   Era  limítrofe  a  la  provincia  de  Asia.     En  el  88  reinaba  Mitrídates  VI  de  Ponto.  Y  se  le  ocurre  invadir  la  provincia  romana  de  Asia,  rica.     Y  en  esta  invasión,  hace  matanza  de  80  mil  romanos  e  itálicos.  Y  para  combatir  a  los  romanos   invade,  en  el  88,  la  provincia  Asia  y  hace  un  llamamiento  a  los  reyes  helenísticos  de  Asia  para   revelarse   contra   Roma,   en   nombre   de   la   libertad   e   independencia.   Llegó   a   enviar   naves   con   tropas  a  la  península  helénica.   Senado   nombró   a   Sila,   cónsul   en   el   momento,   que   además   había   luchado   contra   Jugurta,   guerra   aliados…     Se   le   encargó   el   enfrentamiento   a   él   y   no   al   otro   cónsul   por   ya   conocer   la   zona,   donde   estuvo   como   propraetor   en   el   92.   Lucio   Cornelio   Sila   era   un   patricio   venido   a   menos,  ligado  matrimonialmente  a  los  Metelos.   Sila  tenía  un  problema:  partido  de  los  populares  últimamente  había  mostrado  su  oposición  a   todas  las  medidas  tomadas  por  los  miembros  del  partido  de  los  optimates.  Y  para  superarlo,  se   las   apaño   para   hacer   entrar   al   tribunado   plebe   a   un   plebeyo   favorable   a   los   optimates   que   creyó   amigo   suyo:   Publio   Sulpicio   Rufo.   Así   podría   contener   a   la   plebe   para   que   no   se   opusiera   a  él  y  le  evitara  ir  a  guerra.  Pero  Rufo  no  iba  a  responder  a  las  expectativas  de  Sila.  Era  también   ambicioso  y  esperaba  su  momento,  pagado  por  los  caballeros,  para  preparar  el  retorno  político   de  Mario.   El   encargo   a   Sila   de   ir   oriente,   coincidiendo   con   su   consulado   y   este   tribunado   de   Rufo,   aprovechó  éste  para  manifestarse  contrario  a  la  decisión  de  que  Sila  fuera  a  Oriente,  y  propuso   a   Mario.   Aquí   el   conflicto:   senado   propone   a   Sila   y   tribuno,   creyendo   Sila   que   era   de   su   confianza,  propone  a  Mario,  por  ser  un  general  que  consideraba  más  capaz.   Así  pues,  la  declaración  de  guerra  de  Mítridates  coincide  con  el  consulado  de  Sila,  a  quien  el   Senado  le  encargó  la  guerra.  Pero  entonces  ya  estaban  los  caballeros  preparando  el  retorno  de   Mario,   el   cual   lograron   mediante   Sulpicio   Rufo,   que   consigue   que   Mario   sea   nombrado   responsable   de   enfrentarse   al   Ponto.   Así,   dos   nombramientos   simultáneos,   provocando   la   guerra  interna,  la  guerra  civil.     1     La   rivalidad   fue   posible   por   el   aumento   de   los   poderes   personales   que   venían   desde   Mario.   Antes  de  él  nadie  había  logrado  tantos  consulados  seguidos.  Y  él,  durante  ellos,  acaparó  gran   prestigio,  aumentado  con  ese  ejército  romano  que  le  seguía  a  él,  que  se  había  vuelto  personal.   Y  Sila,  en  su  campaña  contra  Mitrídates,  tenía  que  hacer  reclutamiento  personal  del  ejército,  al   modo  dispuesto  por  Mario  en  su  reforma.  Aprovechándola,  pues,  Sila  hace  su  ejército  persona.   Así,   Mario   reúne   a   sus   veteranos   y   Sila   hace   su   ejército   personal,   y   ambos   ejércitos   personales   se  enfrentan.     Así,  con  la  guerra  externa  se  declara  una  guerra  interna.       SUCESOS  PREVIOS  A  LA  GUERRA   Los   dos   querían   ir   a   Asia,   pues   era   sinónimo   de   riquezas.   Por   ello   querían   luchar   contra   Mitrídates.   La   guerra   en   oriente   siempre   era   interesante,   pues   daba   riquezas   y   gloria.   Los   caballeros,  que  apoyaban  a  Mario,  esperaban  obtener  negocios.   Cuando   Rufo  consigue   que   el   pueblo   encargue   la   guerra   a   Mario,   a   Sila   le   pillo   por   sorpresa,   pues   estaba   en   Capua   reclutando   el   ejército.   Cuando   se   enteró,   volvió   rápido   a   Roma   para   cortar   los   proyectos   de   Rufo:   pero   allí   encontró   una   ciudad   amotinada,   nerviosa   alabando   a   Mario.  Y  tiene  que  buscar  refugio  en  casa  del  propio  Mario,  pues  todavía  no  habían  declarado   su  enemistad.   Allí,  ambos  iniciaron  una  conversación  en  la  que  trataron  de  engañarse  mutuamente.     • • Sila  prometió  a  Mario  campo  libre  en  Roma,  pero  dejándolo  a  él  marchar  a  oriente  con   su  ejército.   Mario  aceptó,  pensando  que  quedarse  en  Roma  lo  haría  dueño  situación.   Volvió   Sila   a   Capua   y   Rufo,   sin   saber   nada   de   la   conversación,   logró   que   el   pueblo   votara   la   definitiva  destitución  de  Sila  en  la  guerra  y  nombrando  a  Mario,  quien  seguramente  sabía  que   pasaría  cuando  habló  con  Sila.     Pero  Sila  debió  suponer  que  el  pueblo  iba  a  seguir  nombrando  a  Mario.  Así  que  Sila  se  negó  a   ser  sustituido  por  el  nuevo  nombramiento  de  Mario.  Pero  como  había  oposición  y  había  vuelto   a  Capua,  hizo  avanzar  a  Roma  a  este  ejército.  Roma  tenía  el  pomerium  que  no  podía  pasarse   por  los  militares,  pero  lo  hizo  violando  la  ley:  hizo  desaparecer  a  todos  los  partidarios  de  Rufo   que  pudo  encontrar.  El  propio  Mario  tuvo  que  huir.   Sila  y  Mario  guardaron  su  secreto  de  la  conversación,  pero  el  más  listo  con  él  fue  Sila  à  sabía   lo  que  pasaría.  Le  permitió  hacer  entrar  su  ejército  para  acabar  con  los  partidarios  de  Rufo.  Y   temeroso,  Mario  tuvo  que  huir.  Sila  ya  se  considera  ahora  enemigo  de  Mario.     Sila   fue   confirmado   en   mando   ejército   de   oriente   y   partió   en   el   87   a   Oriente,   en   1ª   guerra   mitrídatica  (88-­‐85)   2     LA  GUERRA  CIVIL  DE  SILA  CONTRA  MARIO  Y  PARTIDARIOS  (88-­‐81)     Mientras   Sila   estaba   en   Oriente,   los   populares   se   sublevan   de   nuevo,   y   Mario,   favorecido,   pretendía  volver  a  Roma  con  tropas  que  había  logrado  reunir.     Con   el   apoyo   de   sus   partidarios,   con   algunas   personas   después   destacadas,   como   Cornelio   Cinna,   Papirio   Carbón   y   sobre   todo,   Sertorio.   Con   estos   partidarios,   y   recurriendo   a   los   veteranos   de   su   ejército   y   de   nuevo   a   todos   los   desheredados   a   su   disposición,   reunió   un   gran   ejército   en   toda   Italia   mientras   Sila   estaba   en   oriente:   cercó   roma,   rindió   al   senado   y   optimates,   dio   muerte   a   muchos   partidarios   de   Sila   y   se   hizo   dueño   de   la   situación.   Seguía   queriendo  destituir  a  Sila  de  la  guerra  y  se  consideró,  dueño  de  Roma,  apto  para  hacer  rendir   sus  tropas,  revocando  el  nombramiento  de  Sila  para  la  guerra.   Mario  envía  ejércitos   a  Oriente,  contra  Sila,  con  doble  misión:  desposeer  a  Sila  y  luchar  contra   Mitrídates.  Sila  está  declarado  fuera  de  la  ley.   Más   o   menos   esto   es   lo   que   hará   Sila   a   su   vez.   Así,   hay   guerra   civil   declarada   entre   unos   y   otros.   En   oriente   hay   dos   grupos   de   tropas,   cada   una   que   sigue   a   un   general.   Así,   Sila   se   encontró  con  dos  frentes  en  oriente:  Mitrídates  y  ejércitos  romanos  enviados  por  Mario.   A  comienzos  86,  Mario  es  cónsul  por  7ª  vez.  Las  fuentes  lo  presentan  como  enloquecido,  fuera   de   sí,   saliéndose   de   sus   límites,   con   una   obsesión   en   algo   que   ya   no   se   podía   conseguir:   mandar  y  eliminar  a  Sila.  Había  oposición  a  ello  por  partidarios  de  Sila  y  Sila  tenía  un  ejército.  Y   para  destituirlo  de  su  mandato,  parecía  imposible.     Al  comienzo  del  consulado,  se  dispuso  a  marchar  personalmente  con  sus  tropas  a  oriente,  pero   murió  súbitamente,  parece  que  de  muerte  natural,  cuando  acababa  de  comenzar  su  séptimo   consulado.     Quedaron   como   líderes   populares   Lucio   Cornelio   Cinna   (que   pudo   dirigir   un   ejército   a   Oriente,   donde  fue  muerto  por  miembros  de  su  propio  ejército)  y  Quinto  Sertorio,  que  se  mantiene  en   Roma  hasta  el  regreso  de  Sila,  que  intenta  acabar  la  guerra  de  Oriente  lo  antes  posible,  para   lograr  victoria  pero  también  hacerse  cargo  de  la  caótica  situación  de  Roma.     En  pocos  años  Sila  la  termina.  Mitrídates  firma  un  tratado  en  el  85  que  establecía  el  status  quo   anterior  a  la  guerra.  Era  una  paz  rápida  e  inestable,  prematura,  pero  forzada  por  la  necesidad   de  Sila  de  regresar  a  Roma  y  hacerse  dueño  situación.   Pero  así,  en  el  85,  Sila  soluciona  el  problema  de  oriente  y  solo  le  quedaba  recobrar  el  poder  en   Roma,  con  su  ejército,  contento  por  el  botín.     En   el   año   83   Sila   desembarcó   en   Brundisium,   cargado   de   gloria,   uno   de   los   objetivos   de   los   prohombres  de  roma  en  el  momento,  y  de  riquezas  de  oriente  (botín).  Y  allí,  en  Brindisi,  puerto   3     más   importante   del   adriático,   se   le   unió   un   ejército   mandado   por   un   Metelo,   y   después   uno   mandado  por  el  joven  Cneo  Pompeyo  apodado  después  “el  Grande”.     Este   ejército   del   joven   Pompeyo   había   sido   heredado   de   su   padre,   Pompeyo   Estrabón,   el   de   la   guerra   de   los   aliados,   que   tenía   una   clientela   importante   en   el   Piceno   y   otra   añadida   reclutada   en   Hispania   como   mercenarios   para   guerra   aliados   (tropas   auxiliares).   A   su   jubilación,   sus   clientelas  las  heredó  su  hijo,  Cneo  Pompeyo.  Así,  con  este  ejército,  Pompeyo  recibió  a  Sila.     Y  desde  allí,  recibido  por  Metelo  y  Pompeyo,  los  tres  van  con  sus  ejércitos  sobre  Roma.     Y   en   ese   mismo   83,   la   guerra   contra   Mitrídates   se   reanudó   en   Oriente,   indicando   la   inestabilidad  de  esa  paz.       II  GUERRA  MITRIDÁTICA  (83-­‐82)     La   inicia   procónsul   de   Asia   Licinio   Murena,   ambicioso,   que   se   enfrenta   a   Mitirídates,   que   declara  de  nuevo  la  guerra.   Las   ambiciones   de   Murena   fueron   cortadas   en   el   82   por   Sila   que   envío   un   hombre   para   restablecer  la  paz  y  substituir  a  Murena.       EL  FINAL  DE  LA  GUERRA  Y  EL  INCIO  DE  LA  DICTAURA  DE  SILA     Nada  más  desembarcar  en  Italia,  se  dirigen  a  Roma  tratando  de  terminar  la  guerra  civil  iniciada   años  antes:  Mario  había  muerto,  pero  quedaba  Sertorio.     Guerra  duró  hasta  el  82.  Aunque  habrá  focos  de  resistencia  en  Italia  hasta  el  80.   En   esta   última   fase   de   la   guerra   empezó   a   distinguirse   Pompeyo,   que   obtuvo   gran   prestigio   militar,  llegando  a  hacerlo  sospechoso  el  propio  Sila,  que  lo  casó  con  su  hijastra  y  haciéndolo   licenciar  a  su  ejército  para  controlarlo.  Pompeyo,  muy  joven,  lo  cumplió.       En  los  últimos  enfrentamientos  en  Italia,  habían  perecido  los  cónsules  de  aquel  año  y  el  senado   nombró  un  interrex,  Lucio  Valerio  Flaco,  hasta  el  nombramiento  de  los  siguientes.  Y  promulgó   en   ese   año   82   una   lex   valeria     que   nombraba   a   Sila   dictador   con   plenos   poderes   para   legislar   y   reformar   las   leyes:   dictator   legibus   scribendis   rei   publicae   constituendae.   Esta   dictadura   recuerda   a   la   magistratura   de   6   meses   de   dictator,   pero   Sila   lo   ejerce   más   tiempo.   Así,   la   victoria  de  Sila  fue  seguida  de  la  dictadura,  que  se  obtuvo  en  diciembre  del  82,  y  que  ya  no  era   igual  a  la  vieja  magistratura.   4     LA  DICTADURA  DE  SILA  (82-­‐79)     La  dictadura  de  Sila  se  asemeja  más  a  la  que  entendemos  nosotros  en  época  contemporánea:   es  de  tiempo  indefinido.  Y  coexiste  con  los  cónsules,  que  no  tienen  poder.   La   dictadura   de   Sila   se   basara   en   el   poder:   es   manifestación   de   cómo   actúan   las   fuerzas   de   oposición  civiles  en  Roma.  Hay  claramente  guerra  civil  y  al  enemigo  se  le  reprime  con  sangre.   Además,   No   fue   terror   anárquico   como   el   de   Saturnino   y   Glaucia,   sino   organizado,   pensado,   con   la   ayuda   de   proscripciones   (condenas   a   muerte   ejecutadas   sin   juicio   para   aquellos   que   eran  sospechosos  de  ser  contrarios  a  Sila).  Así  eliminó  a  miles  de  víctimas.   Y  en  los  años  de  su  poder,  como  le  había  encargado  el  senado,  se  llevó  a  cabo  una  profunda   reforma   de   las   instituciones,   encaminada   a   reforzar   la   autoridad   del   senado,   los   intereses   optimates,   a   reforzar   su   poder,   y   también   para   dar   a   Roma   una   organización   que   equivocadamente  él  pensaba,  no  acarrease  la  anarquía  o  el  enfrentamiento  civil.     Reforma  institucional     • • • • • aumento   el   número   de   senadores   a   600,   pero   los   nombraba   él   mismo   (no   el   censor   como  hasta  entonces).  Lo  harán  otros  después,  como  César.  Es  un  precedente  grave.   Así,   suprime   un   papel   importante   del   censor,   magistratura   que   él   mismo   suprimió,   erigiéndose  el  mismo  censor,  responsable  del  censo  y  de  la  cura  morum.     Aumentó  a  20  los  cuestores  y  a  8  los  pretores,  necesario  ante  las  nuevas  provincias.   Pero  como  asume  mando  supremo  ejército,  suprime  el  imperium  militiae  a  cónsules  y   pretores,   solo   les   quedaba   el   imperium   domi.   Aumenta   el   poder   de   un   individuo   sobre   el  ejército.     Uno  de  los  aspectos  de  los  que  Sila  es  principal  enemigo:  el  poder  de  la  plebe,  que  se   transmite   fundamentalmente   a   través   tribunos   plebe.   Para   evitar   que   no   se   revelen   contra  intereses  optimates:   o se   reserva   tribunado   de   la   plebe   para   el   orden   senatorial   (un   plebeyo   pero   optimate)   o impidiendo   además   que   ningún   ex   tribuno   pueda   desempeñar   otras   altas   magistraturas.     o Y  les  quita  también  el  derecho  a  convocar  el  senado.     o Y   el   ius   intercessionis,   de   veto,   solo   servirá   ya   a   los   tribunos   para   defender   a   individuos  aislados,  pero  no  para  todo  el  pueblo.     o Así,  tribunos  controlados  y  con  limitaciones  y  menos  potestas  que  antes.   En  resumen:  Sila  reforzó  el  poder  del  Senado  (donde  ya  no  había  partidarios  de  los  populares,   pues   eran   nombrados   por   el).   El   pensaba   que   el   populacho,   la   plebe,   era   el   elemento   de   inestabilidad.  Y  reglamentó  y  moralizó  a  su  manera  las  instituciones.     5     La  renuncia  a  la  dictadura  (79  a.C.)     En   el   79   Sila   renuncia   a   la   dictadura   sorprendentemente.   Gran   misterio.   La   hizo   desde   el   82   hasta   el   79.   Quizá   hubo   presiones   de   los   moderados   del   orden   senatorial.   Pero   no   sabemos   nada,  ni  tampoco  sus  intenciones  profundas  con  la  dictadura.  Murió  poco  después,  en  el  78,  y   también  de  muerte  natural.     Consecuencias  de  la  dictadura  de  Sila     Pero  a  pesar  de  las  apariencias  en  principio  de  que  había  reforzado  la  republica,  no  obstante,   las   reformas   e   intenciones   de   Sila   manifestaron   la   debilidad   de   la   República,   la   necesidad   de   otro   tipo   de   reformas,   pues   las   de   Sila   solo   manifestaron   debilidad,   no   se   aguantaría   nada   tras   su  muerte.     Y  su  enorme  poder  personal  es  otro  peligroso  precedente  para  lo  que  ocurrirá  más  adelante,   con  César  y  Octaviano,  que  pondrá  fin  a  la  República.     Así,  habiendo  querido  Sila  renovar  la  republica,  de  hecho  preparó  el  camino  a  la  monarquía.       SERTORIO  EN  HISPANIA     En  Hispania,  la  guerra  civil,  se  dio  tras  la  muerte  de  Mario  realmente,  estalló  entre  ellos  pero   luego  fue  entre  Sila  y  partidarios  de  Mario,  y  en  P.  I.  aún  más,  tras  muerte  de  Sila,  con  Sertorio.   Cuando  Sila  se  acercaba  a  Roma,  los  partidarios  de  Mario  ponen  pies  en  polvorosa,  pues  Sila  se   acerca   con   intenciones   polvorosas   y   matara   a   muchos   partidarios   de   Mario.   Por   ello   uno   de   ellos,   Sertorio,   desde   Roma,   desde   donde   sustentan   el   poder,   se   hace   nombrar   gobernador   de   Hispania.   ¿Y   qué   provincia   tenía   encomendada?   La   Citerior.   Sertorio   estuvo   aguantando   las   tropas  enviados  desde  roma  por  toda  la  península  y  se  granjeó  para  su  causa  buena  parte  de  la   P.  I.     Los  piratas  cilicios  es  otro  problema  de  este  siglo.  Estos  piratas  cilicios  del  mediterráneo  vivían   de  hacerse  con  las  mercancías  de  otros  barcos,  por  las  buenas  o  por  las  malas.  Parece  ser  que   los   piratas   silicios   ayudaron   a   Sertorio,   suministrándole   mercancías   a   través   de   rutas   marítimas.     Tras  la  muerte  de  Sila,  Roma  ha  de  resolver  entre  otros  conflictos  armados  el  de  Sertorio.   6     El   primer   acontecimiento   a   solucionar   es   la   guerra   de   Sertorio,   uno   de   los   hombres   de   confianza   de   Mario,   que   en   el   83,   al   volver   Sila   a   Roma   se   hizo   confiar   el   gobierno   de   la   Hispania  probablemente  citerior,  sobre  todo  por  tener  un  lugar  al  que  huir  legítimamente.   Sila,  durante  dictadura,  ya  envío  a  Hispania  ejército  para  luchar  contra  Sertorio,  que  tuvo  que   huir,   por   norte   de   África,   Canarias…  pero  desde   el  80   fue   manteniendo   a   raya   a  los  distintos   ejércitos  que  contra  él  se  enviaban,  hasta  el  72.   En   el   77   se   envío   contra   él   a   Cneo   Pompeyo   Magno,   desde   entonces   representante   de   los   optimates.   Y   Pompeyo,   el   más   eficaz   contra   Sertorio,   no   pudo   acabar   la   guerra   hasta   que   Sertorio  no  fue  asesinado  por  su  lugarteniente  Perpenna  en  el  72.     Pompeyo  no  había  vencido  personalmente,  pero,  se  llevó  la  gloria  de  la  victoria.   Sertorio  se  había  ganado  la  amistad  de  los  indígenas  mediante  sus  riquezas,  que  le  facilitaban   mantener  el  ejército.  Los  indígenas  esperaban  de  él  señales  de  acercamiento,  como  el  hecho   de   acampar   fuera   de   las   ciudades,   crear   escuelas   (ganando   la   benevolencia   de   las   familias   aristocráticas),  haciendo  concesiones  de  ciudadanía…  y  así  se  granjeó  fama  y  clientes  en  P.  I.   Pompeyo  à  los  lusitanos  le  llamaron  para  ayudarle  y  conseguir  de  él,  dado  que  era  romano,   progreso.       LA  CLEMENTIA  DE  POMPEYO  CON  SERTORIO.  PRECEDENTE  DEL  PRINCEPS  CLEMENS       Así,  en  el  72,  acaba  la  guerra,  porque  muere  Sertorio.   Pero  aquí  Pompeyo,  hace  algo  muy  importante,  y  marca  un  precedente  para  el  Imperio,  donde   el   emperador   es   reconocido   como   “princeps”,   titulo   usado   por   emperadores   pero   no   como   titulo   oficial.   Significa   “primera   cabeza   del   Imperio”.   Hay   una   ideología   que   ya   implantó   Augusto  y  que  recoge  Séneca  en  “de  clementia”:  que  el  dirigente  debe  ser  clemente.     Y  Cicerón,  también  estoico,  muchos  pasajes  en  que  se  trasluce  esta  ideología,  y  otros  pasajes   en  que  elogia  a  Pompeyo.  Eran  amigos  personales  y  fue  partidario  de  Pompeyo  en  su  guerra   civil   contra   César.   Y   empieza   elogiando   el   comportamiento   de   Pompeyo   tras   la   muerte   de   Sertorio:   Pompeyo   se   portó   con   el   de   manera   clemente,   no   se   aprovechó   de   su   muerte:   el   “princeps”  de  Séneca  debe  ser  clemente  con  todos,  hasta  con  el  enemigo,  y  Pompeyo  lo  fue,   perdonando  las  fechorías  de  Sertorio,  muy  graves  desde  el  punto  de  vista  de  Pompeyo,  pues  se   había  enfrentado  con  Sila,  el  gobierno  legitimo  de  Roma.  Así,  Pompeyo  fue  clemente:  no   llegó   para   salvarle   la   vida,   pero  cayeron   en   sus   manos   todos   los   archivos   de   Sertorio,   y   podría   haber   hecho   con   ello   proscripciones   a  muerte  ejecutando   a   todos   los   que   aparecieran   en   las   listas.   Pero   no   lo   hizo:   tomó   los   archivos   y   los   quemó.   Fue   un   detalle   que   Cicerón   tomó   como   ejemplo   de   “princeps”,   de   un   primera   cabeza   (aun   no   se   podía   pensar   en   monarquía,   eran   republicanos   convencidos).   Pero   en   República   siempre   hay   ahora   un   dirigente,   un   princeps,   que  ahora  es  Pompeyo  y  debe  mostrarse  clemente.     7     Y  la  clemencia  será  importante  en  los  protagonistas  de  la  crisis  de  la  República,  como  Cicerón,   que  se  convirtió  en  salvador  de  la  patria.     Ejemplo   de   clemencia:   el   llanto   de   César   tras   la   muerte   de   Pompeyo,   asesinado   por   un   cortesano  egipcio.  Lloró  amargamente  su  muerte,   pues  la  consideró  indigna  de  un  personaje   tan  grande  como  él.  Y  según  las  fuentes,  fue  llanto  sincero.     Así,  Pompeyo  es  el  precedente  del  “princeps  Clemens”  que  es  idea  de  Augusto  y  Séneca  recoge   en  sus  escritos.                 8     ...

Tags: