TEMA 18 - Concurso de Leyes (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho Penal: Parte General
Año del apunte 2014
Páginas 7
Fecha de subida 31/03/2015
Descargas 19
Subido por

Vista previa del texto

Derecho Penal: Parte General Tema 18 – Concurso de leyes TEMA 18 – CONCURSO DE LEYES En el CP encontramos 2 tipos de concursos: • El concurso de ley: Se produce cuando uno o varios hechos pueden incluirse en varios preceptos penales pero sólo se puede aplicar uno.
• El concurso de delitos: Se produce cuando un hecho constituye dos o más delitos o cuando varios hechos de un mismo sujeto constituyen varios delitos pero se enjuician en un mismo proceso.
18.1. La unidad del hecho (o de acción) Es preciso determinar cuándo concurre un hecho y cuándo varios. Esta cuestión es previa porque de ella depende la clase de concurso de delitos: Ø Concurso real: Cuando concurren varios hechos que dan lugar a varios delitos.
Ø Concurso ideal: Cuando concurre un solo hecho que constituye dos o más delitos.
Varios son los criterios que se han propuesto para determinar la unidad del hecho: a) Criterio de la concepción natural de la vida: La valoración de cuándo varios movimientos corporales constituyen una sola acción queda confiada al punto de vista de la sociedad, según los usos normales. Dos elementos son importantes: la unidad de propósito y la conexión espacio-temporal.
b) Criterios valorativos y jurídicos: El criterio para valorar un hecho como unitario sólo puede ser jurídico y, más en concreto, según se desprende del sentido del tipo correspondiente. El tipo funciona como un molde que determina los límites de un hecho único, es decir, que recorta un fragmento de la actividad humana y permite considerarla constitutiva de una unidad de hecho.
P.ej.: Un homicidio podría verse como parte de un hecho más amplio consistente en un atentado contra varias personas y, viceversa, como una suma de actos parciales que puedan tener sentido por sí solos; pero para el Derecho penal el homicidio constituye la unidad valorativa decisiva, puesto que es la que importa para decidir la presencia de un hecho típico.
Las concepciones de unidad del hecho son: v Unidad de hecho en sentido estricto: No deja de existir un solo hecho por la circunstancia de que el tipo realizado describa varios actos. Es los que ocurre en los delitos de varios actos (p.ej.: robo con violencia y apoderación) y en el delito permanente.
LECCIÓN 25   1 Derecho Penal: Parte General v Tema 18 – Concurso de leyes Unidad de hecho en sentido amplio: Existen 2 grandes casos: a.
Realización repetitiva del tipo: Existen dos delitos, pero se producen en una unidad contextual que permite determinar que sólo hay uno. P.ej.: Injuriar repetidamente a otro en un breve espacio de tiempo.
b.
Realización progresiva del tipo: El sujeto se aproxima a la consumación del tipo pasando por fases anteriores ya punibles o en que la ejecución se divide en dos o más partes por sí solas ya típicas. P.ej.: No se consigue matar a alguien hasta el tercer disparo (tentativa); no existen tres delitos de homicidio.
v Delitos continuados: Se crea para evitar tener que admitir la concurrencia de varios hechos típicos constitutivos de otros tantos delitos cuando existe una unidad objetiva y/o subjetiva que permite ver a distintos actos, por sí solos delictivos y no producidos en forma de "unidad natural de acción", como parte de un proceso continuado unitario.
3 teorías dan respuesta a la cuestión de la naturaleza jurídica del delito continuado: A.
Teoría de la ficción: Sostiene que el delito continuado supone realmente una pluralidad de hechos que daría lugar a un concurso real de delitos si no fuera porque se admite la ficción jurídica de que existe un solo delito, con objeto de evitar la acumulación de las penas.
B.
Teoría realista: El delito continuado supone una unidad real de acción, en cuanto a los actos parciales responden a un solo designio criminal y producen una sola lesión jurídica.
C.
Teoría de la realidad jurídica: Admite que el delito continuado es una creación del Derecho, que cuando no se halla prevista por ley ha de fundarse en Derecho consuetudinario. No requiere la unidad real ni precisa acudir a la idea de ficción, sino que cree suficiente su admisión jurídica.
Los requisitos del delito continuado (art. 74 CP): o Ejecución de un plan preconcebido o aprovechamiento de idéntica ocasión à Dolo conjunto y dolo continuado, respectivamente.
o Realización de una pluralidad de acciones u omisiones.
o Infracción del mismo o de semejantes preceptos penales.
No se exige ni la indeterminación procesal de las diversas acciones ni la unidad del sujeto pasivo. No obstante, no puede tratarse de ofensas a bienes eminentemente personales, salvo las constitutivas de infracciones contra el honor y la libertad e indemnidad sexuales que afecten al mismo sujeto pasivo. No cabe delito continuado de homicidio, ni de lesiones pero sí de injurias a un mismo sujeto pasivo.
La pena será la señalada para la infracción más grave, que se impondrá en su mitad superior, pudiendo llegar hasta la mitad inferior de la pena superior en grado.
LECCIÓN 25   2 Derecho Penal: Parte General Tema 18 – Concurso de leyes 18.2. El concurso de delitos Existe el concurso ideal de delitos y el concurso real de delitos. Dentro de este último, se encuentra el concurso medial de delitos, que es el supuesto de que uno de los delitos es medio necesario para cometer otro; recibe el tratamiento de concurso ideal.
18.2.1. Concurso ideal El concurso ideal se produce cuando un sólo hecho constituye dos o más infracciones (art. 77 CP). El CP le presta un trato más favorable que al concurso real, debido a que sólo concurre un hecho. La doctrina distingue: § Concurso ideal homogéneo: Cuando un único hecho realiza varios delitos de la misma naturaleza. P.ej.: Matar a varias personas con una sola bomba.
§ Concurso ideal heterogéneo: Cuando un hecho constituye varios delitos de diferente naturaleza. P.ej.: Causar lesiones a un agente de la autoridad (concurren delitos de lesiones y el de atentado contra la Autoridad).
Según un sector importante de la doctrina, el art. 77 CP alcanza a ambas clases de concurso. Mas lo cierto es que, a diferencia de lo que sucede en Alemania, el art. 77 CP sólo se refiere a supuestos en que los delitos concurrentes tengan distinta gravedad, pues remite a la pena prevista para la infracción más grave. Ello puede interpretarse como señal de que la ley no pretende alcanzar el llamado concurso homogéneo, que necesariamente implica igual gravedad de los delitos de concurso. La razón material podría verse en que en esta clase de concurso de delitos en realidad no concurre un sólo hecho, sino tantos hechos como resultados producidos dolosamente, esto es: que no se trata de un propio concurso ideal, sino de un concurso real.
Tanto la jurisprudencia como la doctrina dominante incluyen también en el art. 77 CP los supuestos de coincidencia parcial, en que el hecho integrante de una figura delictiva forma parte al mismo tiempo de otra, pero sin que ambos hechos se solapen por completo. P.ej.: La falsificación de un documento en sí misma delictiva puede constituir uno de los elementos del delito de estafa (el engaño), si se utiliza en perjuicio de otro; la coincidencia será sólo parcial porque la estafa requiere además del engaño (en este caso documental) otros elementos como el perjuicio y el ánimo de lucro.
Un supuesto particular admitido como de concurso ideal por la doctrina es el de “unidad de acción por efecto de abrazamiento”. Concurren aquí dos delitos en sí mismos independientes, pero cada uno de ellos se halla en concurso ideal con un tercer delito que opera como “abrazadera”.
Este hecho constituye, entonces, tres delitos, lo cual cabe dentro de lo previsto por el art. 77. Sin LECCIÓN 25   3 Derecho Penal: Parte General Tema 18 – Concurso de leyes embargo, la doctrina dominante rechaza la posibilidad de concurso ideal si alguno de los hechos "abrazados" es esencialmente más grave que el delito que sirve de intermediario.
18.2.2. Concurso medial Es un concurso real que recibe tratamiento de concurso ideal. El art. 77 equipara al tratamiento del concurso ideal el del supuesto de que una infracción sea medio necesario para cometer la otra.
El concurso medial necesita de la existencia de un delito fin y un delito medio. Existe entre ambos delitos una relación de necesariedad → Es necesario realizar el delito medio para la ejecución del delito fin.
En un principio se entiende que el concurso medial sólo ocurre cuando el delito fin no puede cometerse nunca, por su propia naturaleza, sin el delito medio. Esta interpretación choca con la teoría del concurso de leyes. Hoy se interpreta la necesidad en un sentido concreto, requiriéndose sólo que en el caso concreto un delito no pueda producirse en el otro. P.ej.: El sujeto que se hace pasar por cardenal (mediante documentos falsificados) para robar piezas de valor a conventos. Si las monjas no se lo hubiesen creído sin los documentos, estos documentos serían concurso medial para poder engañar. Es un solo delito, tal y como se resuelve el concurso ideal.
18.2.3. Tratamiento del concurso ideal y del concurso medial Ambas clases de concurso son objeto de un tratamiento legal unitario, más benévolo que el del concurso real. Mientras que éste último parte del principio de la acumulación material de todas las penas correspondientes a los distintos delitos, el art. 77 CP sigue el principio de exasperación (o asperación), que conduce a una pena única agravada, siempre que ello sea más favorable que la acumulación de penas.
Según el art. 77.2 CP, “se aplicará en su mitad superior la pena prevista para la infracción más grave, sin que pueda exceder de la que represente la suma de las que correspondería aplicar si se penaran separadamente las infracciones”. El art. 77.3 CP añade: "Cuando la pena así computada exceda este límite, se sancionarán las infracciones por separado". No siempre es fácil determinar cuál es el delito más grave; la gravedad debe decidirse partiendo de la clasificación de las penal del art. 33 CP, pero teniendo en cuenta que en algún caso el orden de enumeración de penas de dicho artículo no parece asegurar una jerarquía correspondiente.
El art. 77 CP se refiere a "infracciones", término que incluye tanto delitos como faltas.
LECCIÓN 25   4 Derecho Penal: Parte General Tema 18 – Concurso de leyes 18.2.4. Concurso real El concurso real existe cuando concurren una pluralidad de hechos de un mismo sujeto que generan sus correspondientes delitos y no existe una sentencia condenatoria que juzgue ninguno de ellos. No existe un vínculo de continuidad (en el sentido de concurso medial) entre los delitos.
P.ej.: Juan viola a una mujer en Girona, estafa en Reus, roba con fuerza en Lugo, vuelve a Barcelona y le pillan. Le meten en prisión preventiva y, a medida que avanza el proceso, se comprueba que ha realizado una serie de hechos distintos que generan delitos distintos. Una sola sentencia abarcará todos los delitos. P.ej. (no existe vínculo de continuidad): Juan vive en BCN y su vecino tiene una colección de cuadros que quiere. Cada noche, Juan se lleva unos cuantos cuadros a Badalona. Hay un delito continuado (art. 74 CP).
Existen distintos tratamientos posibles del concurso real: → Acumulación material o real de todas las penas (art. 73 CP): Tratamiento que predomina, porque en apariencia es el más coherente. Mas una pena extinguida después de otra es mucho más aflictiva que si se cumple aisladamente, y una pena que se cumple ante la perspectiva de otra que empezará cuando termine la primera, resulta más dura que si se viera el fin del sufrimiento más próximo.
→ Absorción de la pena menor por parte de la más grave: Criterio opuesto al anterior. Lleva consigo la impunidad de los delitos menos graves.
→ Acumulación jurídica (art. 76 CP): Vía intermedia entre las dos anteriores. Consiste en la atenuación de la pena resultante de la suma de todas las penas particulares o en la agravación del delito más grave (exasperación o asperación).
El CP parte de la acumulación material, pero la limita por medio del principio de acumulación jurídica. La acumulación material procede siempre que todas las penas puedan cumplirse simultáneamente (art. 73 CP) o de forma sucesiva, en cuyo caso se seguirá el orden de su respectiva gravedad (art. 75 CP). Cuando ello no sea posible, se observarán las reglas previstas por el art. 76 CP.
18.3. El concurso de leyes Cuando uno o varios hechos son incluibles en varios preceptos penales de los que sólo uno puede aplicarse, puesto que su estimación conjunta supondría un bis in ídem. Ello sucede siempre que uno de los preceptos basta por sí solo para aprehender todo el desvalor del hecho o hechos concurrentes. Concurre entonces un solo delito. P.ej.: El que mata a otro con alevosía realiza un hecho subsumible en el tipo de asesinato y en el de homicidio. Sin embargo, es evidente que no cabe apreciar dos delitos, sino uno solo: el de asesinato. Este delito tiene ya señalada una pena más grave que basta por sí sola para aprehender todo el desvalor específico del hecho.
LECCIÓN 25   5 Derecho Penal: Parte General Tema 18 – Concurso de leyes Existen en la doctrina dos concepciones distintas del concurso de leyes: • Mayoritaria: El concurso presupone que todos los preceptos en juego concurren efectivamente, de modo que el hecho cabe en todos y cada uno de dichos preceptos, aunque sólo uno de ellos será aplicable. Obliga a elegir entre dos o más tipos aplicables, pero que no pueden ser aplicados conjuntamente para tutelar el mismo bien jurídico y, por lo tanto, su aplicación conjunta supondría un bis in ídem.
• Otra dirección: La concurrencia de los distintos preceptos es sólo aparente, puesto que una correcta interpretación de los mismos pone de manifiesto que, desde un principio, en realidad sólo concurre uno de ellos.
La decisión de cuándo existe un concurso de leyes (y un solo delito) y no un concurso de delitos, así como la cuestión de qué norma es preferente cuál debe quedar desplazada, dependen de la interpretación de las distintas normas penales. El art. 8 CP recoge distintos principios que la doctrina ha ido elaborando para orientar dicha interpretación: 1.
PRINCIPIO DE ESPECIALIDAD (art. 8.1 CP): Existe concurso de leyes cuando de los varios preceptos aparentemente concurrentes, uno de ellos contempla más específicamente el hecho que los demás. Tal concurso de leyes debe resolverse aplicando sólo la ley especial (lex specialis). La ley especial deroga la ley general. Un precepto es más especial que otro cuando requiere, además de los presupuestos igualmente exigidos por este segundo, algún otro presupuesto adicional. P.ej.: El precepto que prevé el asesinato y el que castiga el homicidio se hallan en esta relación de ley especial/ley general, siendo el primero el precepto especial aplicable. El delito de asesinato requiere los mismos elementos exigidos por el precepto del homicidio (matar a otro) más ciertas circunstancias cualificativas del asesinato. Se aplica el delito que tiene más elementos en su descripción que coinciden con los del hecho.
2.
PRINCIPIO DE SUBSIDIARIEDAD (art. 8.2 CP): Supone que un precepto penal sólo se aplica cuando no se aplica otro. La ley primaria deroga la subsidiaria. La subsidiariedad puede ser expresa (cuando un concreto precepto penal específicamente señale su voluntad de aplicación subsidiaria) o tácita (cuando la interpretación del precepto evidencie que no pretende ser aplicado cuando concurra otra posible calificación más grave del hecho). P.ej.: El art. 172 CP (coacciones) sólo se aplicará si no hay otro que prevenga una pena superior. En las coacciones a las huelgas, no se aplicará el art. 172 CP sino el de las huelgas.
Varios grupos de casos suelen incluirse entre los supuestos de subsidiariedad tácita. Por una parte, aquéllos en que el sujeto interviene al mismo tiempo como partícipe y como autor, o con distintas modalidades de participación (así, inducción y participación). Se considera subsidiaria la forma de intervención menos grave, que ha de ceder frente a la más grave. Por LECCIÓN 25   6 Derecho Penal: Parte General Tema 18 – Concurso de leyes otra parte, el delito imprudente es subsidiario respecto del doloso. Por último, se dice que las fases delictivas anteriores a otras más avanzadas son subsidiarias de éstas.
3.
PRINCIPIO DE CONSUMICIÓN (art. 8.3 CP): Un precepto desplaza a otro cuando por sí solo incluye ya el desvalor que éste supone, por razones distintas a la especialidad y a la subsidiariedad. El principio de consunción sirve como criterio al que hay que acudir cuando uno de los preceptos en juego es suficiente para valorar completamente el hecho y no existe una forma más específica de solución del concurso de leyes. La doctrina precisa 2 casos en que puede operar la idea de la consunción: - Supuestos en que un hecho acompaña normalmente a otro: No llega a suceder, como en la especialidad, que el hecho necesariamente realiza la descripción típica de varios preceptos, pero sí que normalmente la realización de un supuesto de hecho típico conlleva la de otro. P.ej.: Para matar a alguien se le debe lesionar; el homicidio abarca el desvalor de las lesiones. Para cometer un robo con fuerza se deben dañar cosas; este daño no se castiga en el robo porque queda consumido.
- Actos posteriores impunes o copenados: Hechos que por sí solos realizarían un tipo de delito, pero que su desvalor queda consumido por el delito precedente. Estos actos aseguran el beneficio perseguido por un hecho anterior y no lesionan ningún bien jurídico distinto al vulnerado por este hecho anterior ni aumentan el daño producido por el mismo. P.ej.: El que ha recibido unas joyas para examinarlas gracias a un engaño destinado a apropiárselas, deberá ser castigado sólo por estafa y no, además, por apropiación indebida.
4.
PRINCIPIO DE ALTERNATIVIDAD (art. 8.4. CP): Si el concurso no se puede solucionar por ninguno de los criterios anteriores, se resolverá aplicando el precepto penal con la pena más grave. Se trata del criterio de cierre. P.ej.: Tráfico de drogas.
LECCIÓN 25   7 ...