TEMA 11: Modificaciones del cormo (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad de Valencia (UV)
Grado Ciencias Ambientales - 1º curso
Asignatura Botànica
Año del apunte 2017
Páginas 4
Fecha de subida 08/06/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Botánica TEMA 11: MODIFICACIONES DEL CORMO Tallos, hojas y raíces presentan modificaciones importantes respecto al modelo general. En muchos casos, órganos muy diferentes dan lugar a estructuras similares en aspecto y función. Hay que distinguir entre estructuras homólogas y análogas.
Análogas → con igual función, pero origen distinto (ej., ramas aplanadas, de crecimiento definido y fotosintéticas, son análogas a las hojas).
Homólogas → con igual origen, han adoptado diferentes funciones (ej., hojas normales y hojas modificadas como trampas en plantas carnívoras).
Estas variaciones suelen estar relacionadas con situaciones o necesidades especiales de acceso a la luz, acceso al agua, alta sequedad y calor, alimentación especial y defensa.
AGUA Y AIRE También se dan modificaciones por defecto o exceso de agua. Las más extendidas son por defecto: ACUMULACIÓN DE AGUA → quizás sea la estrategia más extendida. Los vegetales acumulan agua en sus tejidos, principalmente de hojas y tallos, volviéndolos crasos. Muchas veces unido a otras estrategias para huir del calor o la insolación extrema.
OCULTACIÓN DE ESTOMAS → dentro de cavidades en el envés de las hojas. Frecuentemente estas cavidades están protegidas por pelos muertos, lo que aumenta la concentración de vapor en la cavidad.
ESTOMAS → pueden cerrarse para evitar la evaporación o reducir el número.
FILODIOS → las hojas son los órganos que más aguas pierden, por poseer estomas. La modificación más drástica es la desaparición del limbo, reduciéndose la hoja a pecíolos aplanados con aspecto de hojas, los filodios.
PNEUMATÓFOROS → raíces respiradoras. Propias de terrenos permanentemente encharcados, en donde el suelo es muy pobre en oxígeno. Crecen hacia arriba, sobrepasando la superficie del suelo o el agua.
FILOCLADOS Y CLADODIOS → tallos aplanados y fotosintéticos, que reemplazan la función de las hijas, reduciendo la transpiración.
Filoclados → tallos de crecimiento y forma definidos; tienen aspecto de hojas y no suelen acumular agua (Ruscus aculeatus).
Cladodios → tallos de crecimiento indefinido y generalmente acumulan agua (las palas de las Opuntia, las chumberas).
Se trata de un tallo que ha sido modificado para ensancharse y tener apariencia de hojas, llegando a ocupar sus funciones. Las hojas se han convertido en espinas, y no pueden satisfacer las necesidades de la planta.
Esta modificación se encuentra en plantas que habitan zonas cálidas con carencia de agua.
LITOPS → plantas piedra. Formadas por dos hojas acopladas, divididas por una fisura por donde aparece la flor.
Cada par de hojas forma el cuerpo de la planta que tiene forma cilíndrica o cónica con una superficie plana. De la fisura brotan las nuevas hojas, que reemplazarán a las viejas. Estas plantas suelen vivir en zonas donde el suelo está cubierto de grava, lo que las hace invisibles.
LUZ Tanto la falta de luz como el exceso son negativos, aunque las modificaciones más extendidas son para tener mayor acceso a la luz.
ZARCILLOS → estructuras delgadas, con forma de látigo, que sirven a la planta para agarrarse a cualquier objeto (otras ramas, alambres, hojas…) y servirse de ellos como apoyo para crecer hacia arriba. Pueden ser: Hojas → puede ser toda la hoja modificada (en plantas con hojas simples o compuestas) o solamente algunos de sus folíolos (hojas compuestas).
A veces se pegan, no se enrollan, se han convertido en “ventosas” (parra virgen, Parthenocissus).
Caulinares → ejes volubles, con la misma función que los zarcillos.
TALLOS VOLUBLES → los tallos no se lignifican, o no lo hacen inmediatamente. Todo el tallo es capaz de enrollarse en torno a otra rama o un tronco, creciendo por el extremo.
(Estas plantas son emiparásitas, necesitan tomar agua y sales minerales de la planta a la que se enrolla, por lo que la función de este tipo de tallos es obtener las sustancias del huésped y crecer en altura. Raramente este tipo de plantas no son parásitas.) RAÍCES AÉREAS → en general, raíces originadas en ambientes que son a priori poco habituales, es decir, por encima del suelo y generalmente a varios metros de altura. Suelen ser un grave problema para las casas a las que les crecen hiedras, ya que penetran por cualquier fractura o agujero para poder crecer.
RAÍCES COLGANTES → crecen desde partes altas de árboles sobre los que han germinado y han de alcanzar el suelo, donde se comportarán de una manera más típica.
Cuando llegan al suelo, empiezan a crecer en anchura llegando a estrangular al árbol en el que viven. Además, desarrollan hojas en la parte superior, compitiendo con el árbol por la luz.
RAÍCES FOTOSINTÉTICAS → típicas de orquídeas epífitas que han reducido sus hojas notablemente debido a la sequedad ambiental y que no tiene tallos desarrollados que puedan tomar la función fotosintética.
Epifitismo → planta que vive sobre otra, sin la necesidad de pisar el suelo. La raíz cambia su estructura interna, son huecas y porosas, la humedad que hay en el ambiente se condensa al tocarlo y lo absorbe.
Pseudobublos → base de la hoja ensanchadas para poder almacenar agua. Son rígidos y llenos de agua, si se empiezan a aplastar y tener costillas es que tienen poca agua.
Dischidiaceaea → hojas huecas, dentro de las cuales inserta una raíz caulinar, y con la que absorbe las sustancias que almacena en estas hojas.
ALTAS TEMPERATURAS Y SEQUEDAD Hay diversas adaptaciones a esta combinación de factores. Todas trata de reducir la evaporación y la insolación excesivas.
PELOS PROTECTORES → las hojas y tallos se cubren de pelos epidérmicos muertos, blancos, reflejan gran cantidad de la luz que llega a la planta. Además, crean una capa de aire inmóvil en torno a las hojas y tallos, reduciéndose así la evaporación.
FILODIOS OCULTACIÓN DE ESTOMAS FILÓCLADOS Y CLADODIOS MECANISMOS DE DEFENSA Aparición o modificación de estructuras en espinas suele ser lo más típico. Muchas veces acompañando de la acumulación de sustancias tóxicas.
ESPINAS FOLIARES → toda la hoja o solamente parte de ella se endurece y convierte en espina.
Margen → aparecen numerosos endurecimientos espinescentes (encinas o acebos).
Estípulas → bastante extendido. Las estípulas pierden su aspecto foliar para convertirse en espinas. Las dos estípulas pueden ser iguales o tener formas diferentes.
Hoja → toda la hoja puede modificarse en espina simple o ramificada (agracejo, Berberis).
AGUIJONES → proyecciones espinosas de la epidermis. No son ramas, pues no tienen vasos conductores en su interior (aguijones de las rosas).
RAMAS → toda la ramilla o solamente los ápices de ramas de diferentes tamaños pueden convertirse en espinas (endrino o pacharán).
ESPINAS RADICALES → cortas raíces laterales totalmente lignificadas y puntiagudas situadas en raíces caulógenas aéreas (en algunas palmeras).
DOMATIA → porción de una planta que se ha modificado con el fin de crear una cámara u otra forma de refugio para insectos o hongos.
CUERPOS BELTIANOS O NECTARIOS EXTRAFLORALES → empaquetamiento de proteínas vegetales para que las hormigas se las lleven y por lo tanto asegurarse que no destrozaran sus hojas.
OCULTACIÓN → en condiciones no normales, pliegan los foliolos en sí. De este modo la planta entera desparece bastante, por lo que ya no resultará tan interesante para la alimentación de algún animal. Este movimiento se realiza por la liberación de agua.
ALIMENTACIÓN Dos tipos: alcanzar alimentos y almacenarlos.
Algunas plantas que viven en ambientes especialmente pobres (epífitas, suelos pobres, medios acuáticos oligótrofos) han modificado sus hojas para aumentar su alimentación.
URNAS → para acumular en su interior agua y humus traído por hormigas. Se forma una especie de maceta muy cerrada a cuyo interior penetra una raíz de origen caulógeno. En epífitas tropicales (Dischidia major, Asclepiadaceae).
PLANTAS CARNÍVORAS → gran variedad de modificaciones de las hojas: Trampas activas → como en Dionaea muscivora (venus atrapacamoscas) o en el género Utricularia (acuática).
Pelos glandulares → en los que se quedan pegados pequeños insectos, que son disueltos por encimas secretadas por la planta y absorbidos a través de la epidermis, como en Drosera.
Ascidias → trampas pasivas en las que caen -resbalan- pequeños insectos, que son digeridos por enzimas secretadas en el interior de la hoja modificada y absorbidos.
La ACUMULACIÓN de reservas es básica para pasar estaciones desfavorables.
TALLOS → algunos tallos acumulan agua en todo su volumen o en ramas. Las modificaciones relacionadas con la acumulación de reservas más típicas son los tubérculos: aumento de grosor local de las ramas.
Generalmente subterráneo (patata).
RAÍCES → los órganos más típicos de acumulación.
Raíces napiformes → engrosamiento de las raíces principales (zanahoria, remolacha) Tubérculos radicales → en raíces laterales. Similar aparentemente a los tuberculos caulinares, pero de origen radical.
...