Tema 11 Derecho de Sucesiones (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Lleida (UdL)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura Derecho de Sucesiones
Año del apunte 2014
Páginas 6
Fecha de subida 13/12/2014
Descargas 4

Vista previa del texto

Tema 11. LOS PACTOS SUCESORIOS 1. ASPECTOS GENERALES Los pactos sucesorios son aquellos en los cuales dos o más personas pueden convenir la sucesión por causa de muerte de cualquiera de ellas, mediante la institución de uno o más herederos (lo que se conoce como heredamiento) y la realización de atribuciones a título particular. Tanto los heredamientos como las atribuciones a título particular pueden ser a favor de los propios otorgantes o de terceras personas.
Mediante la regulación de los pactos sucesorios, el CCCat consigue dar vida a una figura sucesoria que estaba a punto de caer en desuso. Su principal ámbito de aplicación es ser instrumento de organización y planificación de la sucesión en la empresa familiar (“protocolo familiar”). Además, pueden también constituir una solución idónea a otros problemas de la realidad social del siglo XXI. Ejemplo: los pactos sucesorios permiten premiar ya con la cualidad de heredero al familiar que asume el cuidado del causante, blindándole, en cierto modo, de los vaivenes de la voluntad del causante si éste llega a momentos de debilidad que le haga fácilmente influenciable por un tercero.
2. ASPECTOS PERSONALES. LOS OTORGANTES.
Los otorgantes son las personas que participan en la formalización del negocio jurídico.
Puede otorgarse pacto sucesorio sólo con las siguientes personas: a. El cónyuge o futuro cónyuge.
b. La persona con quien convive en unión estable de pareja.
c. Los parientes en línea directa sin limitación de grado, o en línea colateral dentro del cuarto grado.
d. Los parientes, hasta el segundo grado, del otro cónyuge o conviviente.
2.1 Capacidad para otorgar pactos sucesorios Se exige mayoría de edad y plena capacidad de obrar. Esto se matiza, ya que si un otorgante de un pacto sucesorio tiene sólo la condición de favorecido y no se le impone ninguna carga, puede consentir si tiene capacidad natural o por medio de sus representantes legales o con la asistencia de su curador.
2.2 Las personas favorecidas (no otorgantes) Pueden resultar favorecidos por el pacto sucesorio tanto los propios otorgantes como terceras personas que no concurrieron a la formación del mismo, ya sean parientes o extraños. También se entiende que puede designarse como favorecido a una persona jurídica. La diferencia entre un favorecido otorgante y un favorecido no otorgante es que este último, a la muerte del causante, debe aceptar o repudiar la herencia.
3. ASPECTOS FORMALES Y PUBLICIDAD Se establece como requisito de validez de los pactos sucesorios que se otorguen en escritura pública. En cuanto a los mecanismos de publicidad, se prevén: a. Registro General de actos de última voluntad: los pactos sucesorios deben hacerse constar necesariamente en este registro.
b. Registro de la Propiedad: pueden inscribirse en este registro mediante nota al margen (no asiento de inscripción) dado que no existe plena certeza sobre la adquisición de ese bien.
c. Acciones nominativas y participaciones sociales: la existencia de una atribución de este tipo en pacto sucesorio puede hacerse constar en los asientos correspondientes del libro registro de acciones nominativas o de socios.
d. Registro Mercantil: si la finalidad del pacto sucesorio es el mantenimiento y continuidad de una empresa familiar, puede hacerse constar en el RM.
4. CONTENIDO GENERAL DEL PACTO SUCESORIO 4.1 La ordenación de la sucesión El pacto sucesorio permite ordenar la sucesión de una o algunas de las personas que lo otorgan, con la misma amplitud con que ello podría hacerse en testamento.
Eso sí, el causante que ordena su sucesión mediante un pato sucesorio lo hace con carácter irrevocable. Puede, si así lo manifiesta en el pacto, reservarse determinados bienes, o incluso una parte alícuota de su patrimonio, para disponer libremente de los mismos en el futuro a través de donación, codicilo, memoria, etc. Sin embargo, en pacto sucesorio, el causante no puede realizar ninguna disposición de última voluntad que sea libremente revocable.
4.2 La imposición de cargas El art. 431-6.1 permite imponer cargas a los favorecidos por un pacto sucesorio, como por ejemplo la de tener cuidado y atención de alguno de los otorgantes o terceros. El incumplimiento de la carga no opera como si de una condición resolutoria se tratara, a no ser que el favorecido lo sea en virtud de una atribución particular, ya que se asemejaría a un legado (en los cuales sí es posible la condición resolutoria).
4.3 La expresión de la finalidad Además de las cargas también puede constar, en el pacto sucesorio, la finalidad del mismo.
No se trata de unos simples motivos subjetivos de celebración del negocio, sino que tienen un carácter determinante del otorgamiento y por ello las partes asumen las obligaciones a este efecto. Esta consideración de “determinante” provoca que los otorgantes puedan revocar un pacto sucesorio por imposibilidad del cumplimiento de la finalidad. Para que opere, eso sí, debe constar específicamente en el pacto sucesorio.
5. INEFICACIA DE LOS PACTOS SUCESORIOS 5.1 La modificación y resolución de los pactos sucesorios por acuerdo de los otorgantes.
El pacto sucesorio y las disposiciones que contiene se pueden modificar y resolver mediante acuerdo de los otorgantes, dada la bilateralidad del negocio jurídico. Al ser personalísimo, además, se extinguirá esta posibilidad de modificación o resolución a la muerte de cualquiera de los otorgantes. Características de esta facultad: a. No pueden modificarse o dejarse sin efecto aquellas disposiciones hechas a favor de terceros no otorgantes que impliquen una donación de presente de bienes.
b. La capacidad es la misma que para otorgar pactos sucesorios.
c. Desde un punto de vista formal, es preciso hacerlo mediante escritura pública.
5.2 La modificación y resolución de los pactos sucesorios por voluntad de uno de los otorgantes.
Ya hemos estudiado que el pacto sucesorio es esencialmente irrevocable, pero el CCCat regula muchas excepciones a esta regla general, en las cuales la sola voluntad de uno de los otorgantes valdrá para revocar el pacto sucesorio. Estos supuestos son: a) Revocación por indignidad Cualquiera de los otorgantes podrá revocar las disposiciones hechas a favor de una persona que haya incurrido en causa de indignidad. La facultad caduca al cabo de un año contado desde el momento en que el causante conoce la causa de indignidad.
b) Revocación por inhabilidad Por analogía con lo dispuesto respecto a la indignidad, entendemos que el otorgante de un pacto sucesorio podrá revocar la disposición a favor de un inhábil.
c) Revocación por voluntad unilateral Más allá de las causas que hemos analizado, los otorgantes de un pacto sucesorio pueden revocarlo unilateralmente si se da alguna de las siguientes circunstancias: a.
b.
c.
d.
Las causas pactadas expresamente.
Por incumplimiento de las cargas impuestas al favorecido.
Por imposibilidad de cumplimiento de la finalidad.
Por un cambio sustancial, sobrevenido e imprevisible de las circunstancias que constituyeron su fundamento.
Esta voluntad unilateral de revocación debe manifestarse en escritura pública y notificarse a los demás otorgantes del pacto. Las personas afectadas por la revocación pueden oponerse a ella en el plazo de un mes a contar desde la recepción de la notificación. Si se oponen, el otorgante tiene un año para interponer una acción ante la autoridad judicial.
5.3 Incidencia de las crisis matrimoniales o de convivencia Los heredamientos en que se instituyan herederos o se designen beneficiarios de una atribución particular al cónyuge o pareja, devendrán ineficaces por la crisis matrimonial o de convivencia, a no ser que del contexto del pacto resulte lo contrario.
6. LA NULIDAD DE LOS PACTOS SUCESORIOS La nulidad de los pactos sucesorios puede producirse por dos motivos: que se otorguen por personas no legitimadas o que no se otorguen mediante escritura pública. Además, se consideran nulos los pactos sucesorios que impliquen la renuncia a la legítima o que perjudiquen su contenido.
Más allá de estas causas, tenemos otras que serán de anulabilidad, es decir, el pacto será válido pero susceptible de impugnación: a. Cuando se hayan otorgado con engaño, violencia o intimidación grave.
b. Cuando se hayan otorgado con error en la persona, el objeto, la finalidad o los motivos.
6.1 La acción de nulidad En vida del causante, sólo están legitimados para ejercer la acción de nulidad los propios otorgantes. No habrá plazo para ejercer dicha acción, a no ser que se trate de un vicio del consentimiento, ya que en esos casos el plazo será de cuatro años a contar desde que se recupera la capacidad o el vicio desaparece, o bien desde que se otorgó el pacto (para los casos en que hubo error).
Una vez abierta la sucesión, las personas legitimadas se extienden a todas aquellas que puedan resultar beneficiadas de la nulidad. En cuanto al plazo, será de cuatro años desde la muerte del causante.
7. EL HEREDAMIENTO El heredamiento es el pacto sucesorio en el que se instituye heredero, bien sea a uno de los otorgantes o bien a un tercero.
Uno de los principales efectos de esta figura es que una vez fallecido el heredante, los bienes de la herencia se transmiten directamente al instituido, sin necesidad de aceptación (ya manifestó su voluntad mediante el pacto). Sin embargo, si el instituido era un tercero, sí se necesitará la aceptación. Esta transmisión de la cualidad de heredero deviene ineficaz si el instituido premuere al causante, a no ser que: a. Se haya convenido otra cosa (normalmente una sustitución vulgar) b. Se hayan establecido derechos de representación.
c. El heredante escoja un nuevo heredero de entre los que gozan del derecho de representación.
Además, el heredamiento válido revoca el testamento, el codicilo, la memoria testamentaria y la donación por causa de muerte anteriores a su otorgamiento. En cuanto al poder de disposición de sus bienes, el heredante, una vez ha otorgado heredamiento, podrá disponer de sus bienes cuando sea de forma onerosa (ya que obtendrá contraprestación) pero tendrá muy limitadas las facultades acerca de las disposiciones gratuitas. Ahora bien, la ley permite impugnar aquellos actos de disposición (gratuitos u onerosos) realizados en daño o fraude del heredamiento.
7.1 Modalidades de heredamiento a) Heredamiento simple Es aquel heredamiento que se limita a atribuir a la persona instituida la cualidad de heredera. Las características adicionales configurarán el resto de modalidades del heredamiento. Eso sí, el heredamiento no perderá el carácter de “simple” aunque el heredante haga donación de presente de bienes concretos.
b) Heredamiento cumulativo El heredamiento es cumulativo si, además de conferir la calidad de heredero, atribuye a dicha persona todos los bienes presentes del heredante. En este caso ya no se donan bienes concretos sino todo el patrimonio.
c) Heredamiento mutual El heredamiento es mutual si contiene una institución recíproca de heredero entre los otorgantes a favor del que sobreviva. Tiene especial interés en el seno de un matrimonio o de una unión estable de pareja y cumple una función parecida al testamento mancomunado, no permitido en el CCCat. También puede preverse un fideicomiso para cuando el superviviente muera.
d) Heredamiento preventivo El heredamiento puede pactarse con carácter preventivo, en cuyo caso será revocable unilateralmente por medio de un testamento posterior, que deberá ser necesariamente notarial y abierto, o un nuevo pacto sucesorio. Normalmente se otorgará en previsión de que el otorgante muera sin haber designado heredero. Podemos deducir que no es en sí mismo una modalidad de heredamiento, sino que es una característica que podemos añadir a cualquiera de los anteriores.
Finalmente, el carácter de “preventivo” no se presume nunca y debe pactarse de forma expresa, dejando clara su revocabilidad.
8. LOS PACTOS SUCESORIOS DE ATRIBUCIÓN PARTICULAR Al no contener institución de heredero, este tipo de pactos sucesorios es perfectamente compatible con cualquiera de los fundamentos sucesorios (heredamiento, testamento y la ley). Por lo tanto, puede otorgarse un pacto sucesorio con atribución particular que además contenga institución de heredero.
Podemos describirlo como un legado cuya eficacia queda reforzada por el carácter “contractual” del fundamento sucesorio, ya que el causante que otorgue este pacto solo podrá disponer de los bienes con el consentimiento expreso del favorecido. El paralelismo con el legado se nota también en que el favorecido hará suyos los bienes atribuidos independientemente de que el heredero acepte la herencia.
8.1 Modalidades Son parecidas a las de los heredamientos, ya que se permite convenir atribuciones particulares recíprocas a favor del que sobreviva o atribuciones particulares con carácter preventivo y revocables unilateralmente. Por el contrario, no se permite la atribución particular con entrega de presente de bienes, dado que sería una donación.
...