Análisis caso Enron Corporation (2011)

Ejercicio Español
Universidad Instituto Químico de Sarriá (IQS)
Grado Administración y Dirección de Empresas - 3º curso
Asignatura Ética y RSC
Año del apunte 2011
Páginas 4
Fecha de subida 20/05/2014
Descargas 4
Subido por

Vista previa del texto

Enron  Corporation  fue  una  empresa  de  energía  con  sede  en  Houston,   Texas  que  empleaba  cerca  de  21.000  personas  hacia  mediados  de  2001   (antes  de  su  quiebra).  Una  serie  de  técnicas  contables  fraudulentas,   apoyadas  por  su  empresa  auditora,  el  entonces  prestigioso  despacho   Arthur  Andersen[1],  permitieron  a  esta  empresa  estar  considerada  como   la  séptima  empresa  de  los  Estados  Unidos,  y  se  esperaba  que  siguiera   siendo  empresa  dominante  en  sus  áreas  de  negocio.  En  lugar  de  ello,  se   convirtió  en  ese  entonces  en  el  más  grande  fraude  empresarial  de  la   historia  y  en  el  arquetipo  de  fraude  empresarial  planificado.  Enron  solicitó   protección  por  bancarrota  en  Europa  el  30  de  noviembre  y  en  los  Estados   Unidos  el  2  de  diciembre  de  2001.     Crecimiento     Enron  se  constituyó  en  1985  por  la  fusión  de  las  empresas  Houston   Natural  Gas  e  InterNorth.  La  fusión  fue  dirigida  por  Kenneth  Lay,   presidente  de  Houston  Natural  Gas.  Originalmente  se  dedicó  a  la   transmisión  y  distribución  de  electricidad  y  gas  a  través  de  los  Estados   Unidos,  y  al  desarrollo,  construcción  y  operación  de  plantas  de  energía,   oleoductos,  etc.  por  todo  el  mundo.  Lay  propuso  para  la  empresa   fusionada  el  nombre  "Enteron"  (EnterOn  en  CamelCase),  sin  embargo  el   nombre  tuvo  que  ser  abreviado  a  "Enron"  por  la  similitud  con  la  palabra   griega  para  intestino  (utilizada  para  formar  palabras  como  "entérico"  o  la   similitud  con  la  palabra  "Enterron").  Enron  creció  exponencialmente  en  su   área  original  y  en  el  transcurso  del  tiempo  desarrolló  nuevos  mercados  en   el  área  de  las  comunicaciones,  manejo  de  riesgos  y  seguros  en  general.  En   su  momento  la  revista  Fortune  la  designó  como  la  empresa  más   innovadora  de  los  Estados  Unidos  durante  cinco  años  consecutivos,  entre   1996  y  2000.  Además  apareció  en  la  lista  de  los  100  mejores  empleadores   de  dicha  revista  en  2000,  y  se  le  conocía  por  la  grandilocuencia  de  sus   instalaciones  entre  los  ejecutivos  de  empresas.     Caída  de  la  empresa     Artículo  principal:  Escándalo  Enron   La  reputación  de  esta  empresa  comenzó  a  decaer  debido  a  los  insistentes   rumores  de  pago  de  sobornos  y  tráfico  de  influencias  para  obtener   contratos  en  América  Central,  América  del  Sur,  África,  las  Filipinas  y  en  la   India.  También  hubo  rumores  sobre  la  utilización  de  estas  prácticas  en  un     1   contrato  de  30  mil  millones  de  dólares  con  la  empresa  de  energía   Maharashtra  State  Electricity  Board.  Después  de  una  serie  de  escándalos   sobre  el  uso  de  prácticas  irregulares  de  contabilidad,  Enron  INC.  llegó  al   borde  de  la  bancarrota  hacia  mediados  de  noviembre  de  2001.  Las   acciones  de  la  empresa  en  Wall  Street  cayeron  en  muy  poco  tiempo  de  85   a  30  dólares,  cuando  se  hizo  público  que  la  mayoría  de  las  ganancias  de   Enron  eran  el  resultado  de  negocios  con  una  de  sus  subsidiarias,  práctica   que  les  permitía  "maquillar"  en  los  balances  financieros  las  gigantescas   pérdidas  que  había  sufrido,  tras  lo  cual  se  vino  abajo.   Las  implicaciones  a  largo  plazo  de  la  caída  de  Enron  aún  continúan.  Se  han   descubierto  considerables  pagos  a  políticos  en  casi  todos  los  países  donde   la  empresa  operaba.  Por  su  parte,  la  empresa  Arthur  Andersen[2]  ha  sido   acusada  de  obstrucción  a  la  justicia  en  relación  con  el  caso  Enron.  Se   descubrió  también  que  similares  técnicas  contables  estaban  siendo   utilizadas  por  directivos  de  otras  de  sus  empresas  clientes,  como  fue  el   caso  de  la  empresa  de  telecomunicaciones  WorldCom,  la  cual  también   maquillaba  sus  pérdidas  contables.  Desde  el  año  2002,  se  lleva  a  cabo  la   investigación  sobre  el  enorme  desfalco  cometido  en  Enron  a  sus   accionistas  y  empleados.  Los  principales  acusados  son  los  directivos  de  la   empresa  Kenneth  Lay,  Jeffrey  Skilling,  Andy  Fastow  y  Rick  Causey.     Situación  legal     El  25  de  mayo  de  2006  finalmente  fueron  declarados  culpables  Kenneth   Lay,  presidente  de  Enron  y  Jeffrey  Skilling,  su  ex  director  ejecutivo,  de   conspiración  para  cometer  fraudes.  El  jurado  compuesto  por  12  personas   declaró  a  Lay  culpable  de  los  seis  cargos  que  se  le  imputaban,  mientras   que  consideró  que  Skilling,  que  le  sucedió  en  la  presidencia  de  la  empresa,   es  culpable  de  conspiración  y  fraude.  Lay  y  Skilling  afrontaban  seis  y  28   cargos  de  conspiración,  fraude  y  maniobras  financieras  para  ocultar  las   pérdidas  y  exagerar  los  beneficios  de  Enron,  con  el  fin  de  atraer  el  dinero   de  los  inversores.  El  5  de  julio  de  2006,  producto  de  problemas  coronarios,   falleció  en  Aspen  (Colorado)  Kenneth  Lay,  de  64  años,  quien  arriesgaba   una  pena  de  hasta  45  años  de  cárcel  por  su  participación  en  el  fraude   financiero.  [3]  Finalmente,  el  23  de  octubre  de  2006  Jeffrey  Skilling  fue   condenado  a  una  pena  de  24  años  de  prisión  tras  haber  sido  declarado   culpable  de  19  cargos  en  su  gerenciamiento  durante  menos  de  un  año  en   la  empresa  y  haber  renunciado  solo  cuatro  meses  antes  de  la  quiebra.  [4]       2       Efecto  en  la  contabilidad     El  caso  Enron  fue  el  principal  detonante  en  la  elaboración  de  la  Ley   Sarbanes  Oxley,  la  cual  tiene  por  objeto  el  establecer  medidas  de  control   interno  más  rígidas  y  eficientes  para  evitar  que  las  empresas  que  cotizan   en  bolsa  realicen  fraudes  como  el  que  sucedió  con  la  citada  Enron.  Para   los  contadores  y  auditores,  esta  Ley  les  obliga  a  extenderse  en  sus  pruebas   antes  de  emitir  una  opinión  que  avale  la  información  presentada  en  los   estados  financieros  de  las  compañías.  A  pesar  de  todo  la  arquitectura   contable  era  totalmente  legal  y  valedera.     Consecuencias  internacionales     Con  su  presencia  en  cerca  de  40  países  y  una  serie  de  empresas  asociadas,   el  colapso  de  Enron,  repercutió  negativamente  en  los  mercados   energéticos  en  general  y  en  varias  compañías  que  le  habían  otorgado   créditos  o  tenían  contratos  con  Enron.  La  presentación  judicial  llevó  a  un   organismo  oficial  a  iniciar  una  investigación  sobre  el  estado  de  cuentas  de   la  compañía,  que  admitió  a  comienzos  de  año  que  sus  ganancias  fueron   menores  a  las  declaradas  entre  1997  y  2001.  Las  dudas  sobre  las  prácticas   contables  de  la  empresa  que  supuestamente  tendieron  a  cubrir  la  grave   situación  económica  de  la  compañía  se  incrementaron  ante  denuncias  de   una  ex  ejecutiva  sobre  la  presunta  destrucción  sistemática  de   documentos.        El  escándalo  salpicó  a  Andersen,  una  de  las  firmas  más   importantes  de  auditoría  contable.          En  otro  campo,  los  cuestionamientos   sobre  las  operaciones  de  Enron  en  la  región  no  se  han  hecho  esperar.  Al   calor  de  un  año  electoral,  en  Bolivia  se  ha  empezado  a  cuestionar   seriamente  la  participación  de  Enron  en  el  gasoducto  Bolivia-­‐Brasil.          De   hecho,  se  ha  denunciado  -­‐entre  otras  cosas-­‐  que  la  empresa  obtuvo  una   importante  participación  accionaria  en  este  proyecto  sin  haber  hecho   grandes  contribuciones  o  esfuerzos,  sólo  se  presentó  como  el  socio   estratégico  del  Estado  boliviano.          En  Argentina,  el  senador  Rodolfo   Terragno  denunció  en  la  prensa  que  sufrió  presión  de  Enron  para  un   proyecto  en  ese  país,  cuando  era  ministro  de  Obras  Públicas  durante  el   gobierno  de  Raúl  Alfonsín,  en  1988.  Terragno  afirma  en  un  artículo  de   prensa  que  incluso  recibió  una  llamada  del  hijo  del  entonces     3   vicepresidente  George  Bush  y  que  luego  fue  presidente  de  Estados   Unidos,  George  W.  Bush.   Este  tipo  de  denuncias,  aún  no  han  sido  comprobadas  pero,  en  el  caso  de   Bolivia,  han  llevado  a  una  investigación  por  parte  del  Congreso  y   posiblemente  de  la  Contraloría.     Impacto  en  la  cultura  popular     El  escándalo  de  Enron  tuvo  eco  en  los  medios,  además  de  los  numerosos   reportajes  de  cobertura  en  medios,  la  historia  fue  llevada  al  cine  en  un   documental  titulado  Enron:  The  Smartest  Guys  in  the  Room  (2005)   dirigido  por  Alex  Gibney  y  basado  en  el  best-­‐seller  homónimo  de  los   cronistas  de  revista  Fortune,  Bethany  McLean  y  Peter  Elkind.  También  en   marzo  de  2002,  la  popular  revista  Playboy  causó  revuelo  al  invitar  a  las   ejecutivas  de  la  compañía  a  fotografiarse  desnudas  para  sus  páginas,  en   una  sesión  a  cargo  del  veterano  fotógrafo  Gen  Nishino;  la  edición,   publicada  en  Julio  de  ese  mismo  año,  fue  un  éxito  de  ventas  y  significó  un   fugaz  instante  de  fama  para  las  funcionarias  Shari  Daugherty,  Carey   Lorenzo,  Vanessa  Schulte,  Taria  Reed,  Janine  Howard,  Courtnie  Parker,   Christine  Nielsen,  Maya  Arthur,  Lori  Hodges  y  Cynthia  Coghlan,   seleccionadas  entre  más  de  300  postulantes  y  que  además  participaron  de   la  realización  de  un  DVD  titulado  Women  of  Enron  en  el  cual  relataban  la   experiencia  de  posar  para  la  célebre  publicación  y  se  documentaba  el   proceso  tras  bambalinas.  [5].  En  el  año  (2005)  se  estreno  la  película  The   Crooked  E:  The  Unshredded  Truth  About  Enron  dirigida  por  Penelope   Spheeris.  También,  el  remake  de  la  película  Fun  with  Dick  and  Jane,   protagonizada  por  Jim  Carrey  y  Téa  Leoni,  se  realizó  como  parodia  tras   conocerse  la  bancarrota  de  Enron  (chiste  que  aparece  en  la  escena  final  de   la  película,  cuando  un  ex  compañero  de  trabajo  de  Dick  Harper  -­‐personaje   de  Jim  Carrey-­‐  le  cuenta  que  ha  entrado  a  trabajar  en  una  nueva  empresa   multinacional  llamada  "Enron").     4   ...