11. Trabajo de Epigrafía - Análisis Epigráficos Romanos y Modernos PARTE III (2013)

Trabajo Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Epigrafía y numismática
Año del apunte 2013
Páginas 19
Fecha de subida 28/05/2014
Descargas 10
Subido por

Vista previa del texto

          2012-­‐13     Análisis  epigráficos  romanos  y   modernos                                             Silvia  López  Chillarón   16180415   2012-­‐13   LÁPIDA  FUNERARIA  DE  EROTICUS  Y  EROTRICE               Lugar    del  hallazgo   Barcelona,   Cataluña,   España   (se   encuentra   en   el   lugar   en   que   se   descubrió,   en   la     actual  Plaça  de  la  Vil·∙la  de  Madrid,  antigua  necrópolis  romana  de  Barcino).         Fecha  del  hallazgo   1954       Datación   s.  II-­‐III  d.C       COMENTARIO  EXTERNO       Tipo  de  objeto   Lápida  funeraria       Dimensiones   34x46  cm       Descripción   Lápida  de  piedra  tosca,  oscura  y  de  poca  calidad,  no  muy  trabajada.  La  tumba  que   la   contiene   es   una   cupa,   como   es   característico   en   la   vía   sepulcral   romana   de   la   Plaça   de   la   Vila   de   Madrid,   consistente   en   un   bloque   de   piedra   ligeramente   redondeado,   una   parte   del   cual   se   reserva   para   la   inscripción   que   recuerda   al   difunto.  El  sepulcro  está  formado,  además,  por  una  base  de  piedra  de  un  color  más   claro   (asalmonado),   e   incluso   se   percibe   el   cemento   de   los   bordes.   Sobre   dicha   base,   se   encuentra   el   bloque   con   su   toque   redondeado,   perceptible   en   mayor   medida   al   mirar   la   tumba   de   perfil.   La   cupa   es   de   dimensiones   medianamente   grandes  y  presenta  decoraciones  en  forma  de  relieves  que  forman  una  especie  de   2       Conservación     volutas   en   los   márgenes   del   enmarque   del   epitafio.   Asimismo,   hay   otro   tipo   de   relieves  que  sobresalen  en  la  parte  superior  de  la  enmarcación.       Respecto  a  la  inscripción  propiamente  dicha,  ya  hemos  dicho  que  está  enmarcada.   El  texto  está  justificado  hacia  el  centro  y  presenta  márgenes  de  unos  8  cm  mínimo   donde  las  letras  ocupan  lo  máximo.  Respecto  a  la  ordinatio,  hay  que  decir  que  las   frases  se  distribuyen  equitativamente,  aunque   hay   un   espacio   vacío   entre   las   dos   últimas  líneas  inscritas.  Por  otra  parte,  se  detecta  cierto  descuido  en  la  disposición   de  las  palabras,  puesto  que  alguna  está  cortada  y  continuada  en  la  siguiente  línea.     Se   utilizan   algunos   signos   de   interpunción   redondeados   (a   pesar   de   que   son   dificultosos   de   detectar   por   el   estado   de   la   inscripción)   y   espacios,   así   como   algunas  palabras  quedan  juntas.       Por   lo   que   a   las   letras   se   refiere,   estas   son   capitales   y   no   están   demasiado   bien   trazadas,  a  pesar  de  que  se  entienden  bien.  No  son  tampoco  muy  regulares  aunque   se  intenta  seguir  un  patrón.  Por  último,  hay  que  añadir  que  hay  algunas  letras  de   tamaño  mayor,  como  las  del  encabezamiento.         La   inscripción   se   conserva   en   buen   estado,   aunque   no   resulta   del   todo   fácil   entender   lo   que   hay   inscrito,   en   parte   por   la   oscuridad   del   tipo   de   piedra   utilizado,   agravado   por   el   paso   del   tiempo.   Sin   embargo,   la   inscripción   puede   acabarse   entendiendo,  puesto  que  se  conserva  completa  y  sin  ningún  otro  perjuicio.       COMENTARIO  INTERNO       Tipo  de  inscripción   Funeraria       Transcripción   D(is)  M(anibus)     TROCINA  ERO   TICUS  EROTICO     PATRI  ET  EROTIC(ae)     Sor(ori)  B(ene)  M(erentibus)  F(ecit)       Contexto   Nos   encontramos   con   una   de   las   tumbas   de   la   Vía   Sepulcral   romana   de   Barcino,     descubierta   el   año   1954,   donde   se   suceden   dos   líneas   paralelas   de   tumbas,   que     dejaban  un  paso  en  medio  para  el  camino  que  pasaba  por  la  ciudad.           La   mayoría   de   estos   sepulcros   datan   del   siglo   II   y   III   de   nuestra   era   y   eran,     generalmente,  de  gente  de  escasos  recursos  y  baja  condición  social,  como  vemos     en  nuestro  ejemplo  de  tumba,  que  no  resulta  demasiado  compleja.       Comentario   Como  es  característico  en  las  inscripciones  funerarias  de  esta  época,  nuestra  lápida   presenta  un  encabezamiento  con  la  típica  consagración  a  los  dioses  manes.       A  continuación,  se  indica  el  nombre  del  familiar  vivo,  en  nominativo,  que  es  Trocina   Eroticus,   quien   dedica   la   tumba   a   dos   de   sus   familiares,   esto   es,   su   padre   y   su   hermana.   El   nombre   de   ambos   aparece   en   dativo   a   continuación   del   de   Trocina.   3     Son   Eroticus   y   Erotrice,   el   primero   padre   y     la   segunda   hermana   de   la   dedicante.   Aquí  hay  que  señalar  que  lo  habitual  era  que  apareciera  antes  que  el  nombre  del   dedicante,   tras   la   consagración   a   los   dioses,   el   del   difunto,   a   pesar   de   que   en   la   Plaça   de   la   Vila   de   Madrid,   todos   los   epitafios   constan   de   esta   estructura,   menos   común.     Por   último,   hay   otra   fórmula   funeraria   típica   (Bene   Merentibus),   en   dativo   plural,   que  indica  que  los  difuntos  son  buenos  merecedores  de  la  dedicación.  Seguido  de   esto  aparece  el  verbo  que  indica  que  Trocina  hizo  la  tumba  a  su  padre  y  hermana.     Tenemos,   en   síntesis,   un   epitafio   con   una   estructura   muy     sencilla,   compuesto,   como   sucede   en   general   con   la   mayoría   de   tumbas   de   esta   Vía   Sepulcral,   por   la   invocación  a  los  dioses  manes,  seguida  del  nombre  del  dedicante,  tras  el  cual  viene   el  del  difunto  (o  difuntos,  en  nuestro  caso),  con  alguna  de  sus  cualidades.           Bibliografía     FABRE,  G.,  MAYER,  M.,  RODÀ,  I.,  Inscriptions  romaines  de  Catalogne:  Barcino,  IRC,  Barcelona,  1998   http://blocs.xtec.cat/elscaminsderoma/files/2011/11/LA_BARCELONA_ROMANA.pdf       Comparación  (con  la  lápida  funeraria  de  Santaló  Torres)     Tanto   la   inscripción   dedicada   a   Francisco   Antonio   Santaló   Torres,   del   siglo   XX-­‐XXI,   y   la   de   Eroticus   y   Erotrice,  son  funerarias  y,  a  pesar  de  ser  dos  épocas  que  no  podrían  ser  una  más  lejana  de  la  otra,  siguen   conservando  sus  semejanzas,  aunque  se  distancian  en  la  mayoría  de  elementos.     A   nivel   externo   podemos   advertir   ciertos   cambios   importantes.   En   primer   lugar,   el   tipo   de   tumba:   la   actual  es  una  lápida  adosada  a  la  pared,  como  es  común,  mientras  que  la  antigua  es  una  cupa  de  tamaño   medio,  como  hemos  dicho  que  se  denomina  a  este  tipo  de  estructuras.       Dejando  de  lado  que  la  lápida  actual  todavía  se  sigue  cuidando  por  los  familiares  y  que  por  lo  tanto,  la   decoración  que  no  forma  parte  del  material  constructivo  va  a  ser  siempre  importante  (jarrón  con  flores,   etc.),  hecho  que  no  puede  ser  comparado  a  una  lápida  abandonada,  hay  que  decir  que  la  actual  presenta   una  decoración  cristiana  (una  cruz),  que  no  podría  haberse  visto  en  la  romana,  dadas  las  fechas  en  que   está  datada,  cuando  el  cristianismo  todavía  no  tenía  fuerza  en  el  imperio  romano.       Respecto  al  material,  en  época  romana,  las  lápidas  eran  de  piedra,  mientras  que  ahora  suelen  hacerse  de   mármol,  un  material  bastante  más  costoso.  Por  último,  cabe  destacar  la  harmonía  que  se  constata  con   las  letras  del  epitafio  de  Santaló,  a  diferencia  de  las  de  Eroticus  y  Erotrice,  donde  la  irregularidad  en  su   trazado   se   hace   patente.   A   pesar   de   ello,   esto   se   debe   en   parte   a   que   los   difuntos   enterrados   en   el   sepulcro   romano   que   hemos   analizado   no   estaban   en   un   escalón   demasiado   alto   de   la   sociedad.   La   realidad  es  que  había  tumbas  y  lápidas  romanas  muy  bien  hechas,  y  que  no  tenían  nada  que  envidiar  a   las  de  ahora.     Internamente   la   cosa   se   complica.   En   primer   lugar,   hay   que   decir   que   se   mantienen   unos   elementos,   como   el   nombre   del   difunto,   normalmente   destacado,   aunque   cambia   la   distribución,   así   como   que   se   4     añaden  y  se  pierden  elementos.       En   estas   dos   tumbas   tenemos,   lógicamente,   como   hemos   dicho,   el   nombre   de   un   difunto   (en   el   caso   romano   de   dos),   que   sin   embargo,   no   abarcan   el   mismo   lugar   en   la   inscripción.   En   la   antigua   vemos   antes,   por   ejemplo,   el   nombre   de   la   viva,   mientras   que   en   la   actual,   lo   primero   que   aparece   es   el   del   difunto.  Sin  embargo,  no  hay  que  darle  mucha  importancia  a  esto,  puesto  que  en  época  romana  había   también  muchas  tumbas,  de  hecho  la  mayoría,  que  antecedían  el  nombre  del  difunto  al  del  vivo.       En   segundo   lugar,   hay   que   destacar   un   elemento   fundamental:   de   la   consagración   a   los   dioses   manes   (pagano)  se  pasa  a  la  cruz  latina,  símbolo  del  cristianismo.  Ya  lo  hemos  comentado  en  gran  medida.  Pero   es  un  ejemplo  de  la  realidad  en  estos  cambios,  en  este  caso  religiosos,  que  vienen  con  el  tiempo,  y  que   aún   así   perduran   (el   cristianismo,   al   fin   y   al   cabo,   existía   de   mucho   antes   de   la   inscripción   romana,   aunque  no  fuera  legalizado  hasta  la  época  de  Constantino).       Por   otra   parte,   hay   un   elemento   que   marca   mucho   las   diferencias   entre   las   tumbas   antiguas   y   las   de   ahora:  en  las  lápidas  romanas  se  indica  casi  siempre  quien  es  el  familiar,  amigo,  heredero,  etc.,  que  ha   hecho   la   tumba,   mientras   que   en   las   actuales,   los   nombres   de   estas   personas   no   se   muestran   nunca.   Nuestros   dos   casos   reflejan   esta   idea   perfectamente.   Se   nos   indica   que  Trocina   Eroticus   se   encargó   de   hacer  la  tumba  para  su  padre  y  su  hermana,  mientras  que  nada  sabemos  de  quienes  eran  los  familiares   que  pagaron  la  tumba  de  Santaló.  Podemos  deducir  que  fue  su  esposa,  su  hijo,  hija  o  hijos,  o  todos  ellos,   pero  sin  embargo,  no  se  hace  referencia  a  ello.       El   final   de   ambas   inscripciones   es   también   muy   distinto,   aunque   la   esencia   resulta   ser   la   misma.   En   la   lápida   romana   se   recurre   a   una   fórmula   muy   común   de   la   época,   al   “bene   merens”   (buen   merecedor),   mientras   que   en   la   actual   los   familiares   han   buscado   ser   más   originales   y   le   han   dedicado   un   bonito   epitafio   al   difunto,   donde   expresan,   con   bellas   palabras,   que   el   amor   de   los   suyos   lo   acompañará   por   siempre.  De  las  fórmulas  habitualmente  repetitivas  que  expresaban  casi  siempre  las  mismas  cualidades   en   época   romana,   se   pasa   a   la   originalidad   de   buscar,   en   muchos   casos   actuales,   palabras   bonitas   y   especiales,   como   símbolo   de   amor   y   añoranza.   No   sucede   en   todos   los   casos,   pero   sí   en   muchos.   En   cambio,  la  mayoría  de  tumbas  romanas,  no  gozan  de  esta  variedad.       También   es   otra   referencia   importante   el   hecho   de   que   en   la   lápida   de   los   Eroticus   aparezcan   tantas   abreviaturas,  mientras  que  en  la  de  Santaló,  ni  una.  Es  una  realidad  generalizable  a  todo  tipo  de  tumbas   romanas  (en  casi  todas  se  hacía  uso  de  la  abreviatura,  por  temas  de  espacio)  y  actuales  (donde  no  es  algo   a  lo  que  se  recurra  demasiado).    Por  otra  parte,  hay  que  hacer  referencia  al  cambio  en  el  uso  de  signos  de   puntuación,   puesto   que   en   época   romana   vemos   como   se   combina   la   interpunción   con   el   espacio   y   la   unión   de   palabras,   mientras   que   en   las   actuales,   se   separa   mediante   espacios   cada   palabra   de   la   siguiente.       Por   último,   resulta   curioso   señalar   que   es   el   caso   actual   y   no   el   romano   el   que   presenta   errores   ortográficos.  La  realidad  es  que  tanto  entonces  como  ahora  podían  producirse  erratas.  Sin  embargo,  el   analfabetismo   era   más   común   entonces,   y   los   errores   por   canteros   que   se   limitaban   a   dibujar   lo   que   veían   escrito   sin   entenderlo,   podía   provocar   errores   más   graves   y   habituales   que   los   que   surgieran   de   una  simple  falta  ortográfica  procedente  del  borrador  o  por  despiste  al  copiar.  Aun  así,  en  este  caso,  los   errores  se  presentan  en  la  lápida  moderna,  permitiéndonos  ver  que,  al  fin  y  al  cabo,  las  inscripciones  con   errores  ortográficos  siguen  siendo  una  realidad  patente,  aunque  no  generalizada.       Así   pues,   en   síntesis,   vemos   dos   tipos   de   inscripciones   funerarias,   dirigidas   a   honrar   a   un   difunto,   que   tienen  por  tanto  la  misma  finalidad  y  que,  sin  embargo,  ya  poco  comparten  la  una  de  la  otra,  quedando   tan  sólo  la  esencia  de  lo  que  son,  parte  de  lo  que  se  quiere  conseguir  y  algunos  elementos  claves  sin  los   5     cuales   la   inscripción   dejaría   de   ser   funeraria,   como   el   nombre   del   difunto   y   la   búsqueda   de   que   sea   elogiado,  ya  sea  mediante  el  amor  que  la  familia  y  su  entorno  profesan  hacia  él,  por  sus  méritos  o  por  sus   cualidades.         TABULA  HOSPITALIS  DE  BAETULO             Lugar  del  hallazgo   Badalona  (antigua  Baetulo),  Barcelona,  Cataluña,  España       Fecha  del  hallazgo   1934       Lugar  de     conservación   Museu  de  Badalona       Datación   8  de  Junio  del  98  d.C       COMENTARIO  EXTERNO   6       Tipo  de  objeto     Dimensiones     Descripción     Conservación           Anotaciones     Placa  de  bronce     41x33  cm     Las   tabulas   de   hospitalidad   son   siempre   placas   de   bronce,   como   es   el   caso   de   nuestro  ejemplar,  que  tiene  forma  de  tabla  (lo  que  significa,  de  hecho,  “tabula”)  y   es  de  mayor  tamaño  que  las  tesserae.  Nuestro  ejemplar  es  de  forma  rectangular,   con   un   bonito   marco   que   encuadra   la   parte   inscrita   y   un   asa   para   colgarla.   El   bronce   que   compone   la   placa   es   de   muy   buena   calidad,   así   como   la   fundición   de   sus  piezas.     En   el   anverso   se   encuentra   el   campo   epigráfico,   delimitado   por   el   marco   ya   comentado.   La   inscripción   es   de   diecinueve   líneas   y   ocupa   casi   todo   el   espacio   que   se   deja   en   el   interior   del   enmarque.   Hay   un   intento   bastante   logrado   de   justificación,   tendente   al   centro,   pero   hay   varias   frases   que   resultan   ser   más   largas   que   el   resto,   básicamente   por   causas   espaciales,   de   modo   que   los   márgenes   acaban  siendo  variables,  aunque  por  regla  general,  son  reducidos.  También  se  han   cortado  palabras  y  continuado  en  la  siguiente  línea.     La   ordinatio   es   cuidadosa   y   se   destaca   en   letras   mayores   el   encabezamiento.   El   resto  de  la  inscripción  contiene  letras  de  un  tamaño  menor  y  homogeneizado.       La   separación   de   las   palabras   se   realiza   mediante   signos   de   interpunción   redondeados,  espacios  o,  sencillamente,  no  se  realiza.     La   escritura   está   hecha   con   letra   capital   y   presenta   una   relativa   regularidad.   Los   espacios   interlineales   también   son   bastante   uniformes.   En   el   texto   aparecen   numerales,   con   ondulaciones   en   la   parte   superior   para   indicar   la   diferencia   de   dicho  carácter.       La   inscripción   se   conserva   en   espléndido   estado   y   no   presenta   dificultades   de   interpretación.  Como  hemos  dicho,  la  calidad  que  caracterizó  la  producción  de  esta   pieza   ha   impedido   en   gran   manera   su   deterioro,   así   como   las   condiciones   del   entorno  en  el  que  se  encontraba.       La   inscripción   que   estamos   analizando   es   una   tabula,   es   decir,   un   documento   de   carácter  jurídico  que  testimonia  un  pacto  entre  un  individuo  y  una  comunidad  que   con   ello   lo   aceptaba   como   patrono   y   le   rendía   homenaje.   Al   documento   que   estamos   analizando   se   lo   conoce   como   tabula   hospitalis   de   Badalona,   pero   es   un   pacto   de   patronato,   puesto   que   no   se   hace   entre   iguales,   si   no   que   una   de   las   partes  es  de  rango  superior,  a  diferencia  de  un  pacto  de  hospitalidad.       Cuando  hacia  los  años  1930  se  encontró  la  inscripción,  en  las  excavaciones  de  “Clos   de   la   Torre",   se   había   encontrado   también   una   especie   de   estanque   o   piscina,   el   cual   se   dedujo   que   probablemente   formaba   parte   de   la   casa   de   uno   de   los   protagonistas  de  la  inscripción,  Quinto  Licinio.     Por  otra  parte,  hay  que  indicar  que  uno  de  los  motivos  por  el  que  la  inscripción  es   importante   es   el   hecho   de   que   es   la   primera   en   la   que   se   menciona   a   los   7     baetulonensis,   los   habitantes   de   Baetulo,   de   la   antigua   villa   que   ahora   se   ha   convertido  en  Badalona.       COMENTARIO  INTERNO       Tipo  de  inscripción   Inscripción  jurídica  (pacto  de  patronato)       Transcripción   IMP(eratore)  NERVA  CAESAR(e)  TRAIANO     AUG(usto)  GERM(ANICO)  II       C(aio)  POMPONIO  PIO  CO(n)S(ulibus)     VI  IDUS  IUNIAS     BAETULONENSES  EX  HISPANIA  CITERIO-­‐   RE  HOSPITIUM  FECERUNT     CUM  Q(uinto)  LICINIO  SILVANO  GRANIANO     EUMQUE  LIBEROS  POSTEROSQUE     EIUS  SIBI  LIBERIS  POSTERISQUE     SUIS  PATRONUM  COOPTAVERUNT     Q(UINTUS)  LICINIUS  SILVANUS  GRANIA-­‐   NUS  BAETULONENSES  EX  HIS-­‐   PANIA  CITERIORE  IPSOS  LIBE-­‐   ROS  POSTEROSQUE  EORUM  IN     FIDEM  CLIENTELAMQUE  SUAM     LIBERORUM  POSTERORUM   QUE  SUORUM  RECEPIT     EGIT  LEGATUS     Q(uintus)  CAECILIUS  TERTULLUS       Contexto   Este   documento   muestra   un   pacto   de   patronato   que   se   realizó   entre   los     badaloneses  y  Quinto  Licinio  Silvano  Graniano,  de  la  familia  Licinia  de   Tarraco,  con     intereses   económicos   en   Baetulo.   El   susodicho   personaje   desempeñó   cargos     relevantes  y  fue  también  cónsul  en  el  106  d.C.         Por   lo   que   se   refiere   al   momento   histórico,   nos   encontramos   en   una   fecha   muy     cercana   a   la   de   entrada   al   mando   del   imperio   del   emperador   Trajano   (de   hecho,     del  mismo  año,  la  tabula  es  de  unos  pocos  meses  después).  Trajano  era  el  sucesor     de  Nerva,  ambos  de  la  dinastía  Antonina,  y  reinó  desde  el  28-­‐1-­‐98  hasta  el  7-­‐8-­‐117.             Comentario   Como  hemos  dicho,  en  la  inscripción  se  establece  un  pacto  entre  Quinto  Licinio  y   los  badaloneses.       En   primer   lugar,   como   encabezamiento   de   la   inscripción,   correspondiendo   a   las   tres   primeras   líneas   y   con   un   tamaño   mayor   para   su   resalte,   se   nos   muestra   la   fecha  de  la  inscripción  gracias  a  la  indicación  propia  de  los  pactos  de  hospitalidad  y   patronato   de   los   cónsules   del   momento.   La   fecha   consular   se   indica,   pues,   mediante  los  nombres  del  emperador  “Nerva  César  Trajano  Augusto,  Germánico”,   indicando   que   el   pacto   se   realiza   bajo   su   segundo   consulado,   y   de   Gai   Pomponio   Pio.  En  el  caso  del  emperador,  que  es  Trajano,  se  muestran  adjuntos  a  su  nombre   sus   títulos   (Imperator,   Caesar,   Augustus   y   Germánicus),   como   pasaba   siempre   en   8     estos   casos.   El   último   de   los   títulos   citados   ya   no   era   común   a   todos   los   emperadores,  si  no  que  se  le  concedió  a  Trajano  por  sus  méritos  al  luchar  contra   los   germánicos,   por   sus   victorias,   así   como   se   le   adjudicarían,   en   el   102,   el   de   Dacicus,  y  en  el  116,  el  de  Parthicus.       Lo   visto   nos   permite   datar   la   inscripción   al   año   en   que   estos   dos   personajes   fueron   cónsules  (el  emperador  ya  por  segunda  vez),  que  es  el  98  d.C.  Pero  como  estamos   ante  un  documento  jurídico  importante,  la  fecha  se  concreta  con  la  indicación  del   día:  “el  sexto  día  de  los  idus  de  junio”,  que  corresponde  al  8  de  junio.       Después  se  hace  referencia  a  que  los   baetulonenses  (habitantes  de  Badalona)  de  la   Hispania   Citerior   (esta   era   la   provincia   a   la   cual   pertenecía   el   territorio)   hicieron   un   pacto  de  hospitalidad  (“hospitium  fecerunt”)  con  Quinto  Licinio  Silvano  Graniano,  al   cual  escogieron  como  patrono,  hecho  que  se  indica  con  la  fórmula  típica  en  estos   casos   de   “patronum   cooptaverunt”   (“nombraron   patrono”).   Resulta   un   elemento   a   destacar   el   hecho   de   que   el   pacto   se   realiza   a   perpetuidad,   al   decir   que   lo   escogen   “para  sí  mismos,  sus  hijos  y  sus  descendientes”  y  que,  asimismo,  lo  escogen  “a  él,  a   sus  hijos  y  a  sus  descendientes”.       La  siguiente  indicación  que  vemos  en  el  pacto  es  otra  también  muy  característica   de   esta   tipología   de   documentos:   se   hace   referencia   a   que   Quinto   Licinio   acoge   bajo   su   fidelidad   y   clientela   (“in   fidem   clientelamque”),   así   como   la   de   sus   hijos   y   descendientes,   a   los   baetulonenses   de   la   Hispania   Citerior,   a   sus   hijos   y   sus   descendientes,  mostrando  nuevamente  esta  idea  de  perpetuidad  en  el  pacto.  Esto   se   traduce   en   que   el   que   será   patrono   acepta   al   pueblo   fiándose   de   él   y   admitiéndolo   entre   su   clientela.   Como   apunte   hay   que   señalar   que   los   clientes   son   siempre   libres,   pero   permanecen   bajo   el   patronazgo   de   su   protector,   con   quien,   principalmente,  colaboran  políticamente,  para  favorecerlo  en  su  carrera.       Las   dos   últimas   líneas   son   una   especie   de   indicación   aparte,   donde   se   menciona   que   Quinto   Cecilio   Tértulo   ha   actuado   como   delegado   en   el   pacto   (en   representación,  lógicamente,  de  los  habitantes  de  Baetulo).     Así   pues,   vemos   un   pacto   de   patronato   interesante,   con   los   elementos   característicos   que   suelen   formarlo:   fecha   consular,   identificación   de   las   partes,   indicación   de   que   hacen   el   pacto   de   hospitalidad   y   que   se   nombra   patrono   a   la   parte   de   más   alto   rango,   y   el   reconocimiento   por   parte   de   ésta,   fiándose,   de   la   comunidad   como   cliente   suyo.   Además,   también   se   indica   el   nombre   del   representante  de  la  parte  inferior,  ya  que  ésta  está  formada  por  un  colectivo.     Así   pues,   tenemos   un   claro   ejemplo   de   documento   jurídico,   que   da   mucha   información   y   tiene   gran   relevancia   entre   los   hallazgos   realizados   en   la   Península   Ibérica.         Bibliografía     FABRE,  G.,  MAYER,  M.,  RODÀ,  I.,  Inscriptions  romaines  de  Catalogne:  Vol.  1,  IRC,  Barcelona,  1998     9     http://labadalonaromanabaetulo.blogspot.com.es/2010/09/la-­‐tabula-­‐hospitalis.html       Comparación  (con  la  normativa  de  la  Plaça  Joan  Font)     La  tabula  hospitalis  de  Badalona,  un  ejemplo  de  los  antiguos  pactos  de  patronato  que  se  realizaban  en   época   romana,   y   la   inscripción   normativa   analizada   anteriormente   de   la   Plaça   Joan   Font,   actual,   y   que   marca  los  comportamientos  estipulados  para  estar  en  el  lugar,  son  inscripciones  de  carácter  normativo.   Sin  embargo,  poco  podemos  comparar  entre  una  y  la  otra  porque,  a  pesar  de  ser,  al  fin  y  al  cabo,  de  la   misma  clase,  son  muy  distintas,  y  apenas  tienen  algo  en  común.     La  realidad  es  que  hay  muchas  clases  de  inscripciones  romanas  que  pueden  compararse  a  las  actuales,   como   hemos   ido   viendo   (funerarias,   honoríficas,   votivas…),   pero   en   el   caso   de   las   jurídicas,   la   cosa   es   distinta.   En   época   romana,   todo   lo   que   el   emperador   quería   legislar   era   puesto   por   escrito   para   vista   pública.   Leyes,   edictos,   decretos   y   demás,   se   grababan   en   soportes   duros   y   eran   así   expuestos   al   pueblo,   puesto  que  no  existían  los  medios  de  difusión  de  los  que  actualmente  disponemos  (diarios,  boletín  oficial   del  estado…).  Es  por  ello  que  la  naturaleza  de  las  piezas  jurídicas  romanas  inscritas  es  muy  distinta  de  la   actual.       No  podemos  dar  elementos  en  común  entre  las  dos  inscripciones  vistas  más  que  decir  que  ambas  son,  al   fin   y   al   cabo,   una   norma,   algo   que   hay   que   cumplir.   En   la   romana   dos   partes   pactan   y   se   llega   a   un   acuerdo  con  carácter  normativo.  En  la  actual,  el  Ayuntamiento  impone  una  serie  de  reglas  a  seguir  que   de  lo  contrario  serán  sancionadas.  Así  pues,  difícilmente  podemos  compararlas,  ya  que  no  coinciden  en   ningún  elemento,  ni  externa  ni  internamente,  dado  que  lo  que  era  necesario  decretar  en  una  época  (la   antigüedad),  debía  hacerse  mediante  inscripciones  para  que  llegara  al  público,  mientras  que  en  la  otra  (la   actual),  otros  medios  permitirían  su  difusión.  De  ahí  su  carácter  distintivo.                               10     MILIARIO  DE  DECIO             Lugar  del  hallazgo   Molí  de  les  Canes,  Centelles,  Barcelona,  Catalunya,  España       Lugar  de     conservación   MAC  (Museu  d'Arqueologia  de  Catalunya)       Datación   251  d.C       COMENTARIO  EXTERNO       Tipo  de  objeto   Columna  de  piedra         Dimensiones   95X33  cm       Descripción   Columna  de  gres  de  tono  amarronado  con  forma  cilíndrica,  que  tan  sólo  resulta  ser   la  parte  superior  de  un  bloque  aún  mayor.  No  podemos  apreciar  ninguna  clase  de   decoración.       Respecto   al   campo   epigráfico,   vemos   que   la   letra   abarca   casi   toda   la   piedra,   de   modo  que  apenas  podemos  hablar  de  márgenes.  Las  líneas  se  intentan  justificar  y   el  espacio  entre  ellas  es  bastante  regular.   11       La   ordinatio   presenta   cierta   elaboración   y   respecto   a   las   separaciones,   se   utilizan   signos  de  interpunción  redondeados  y  se  unen  las  palabras.       Por   lo   que   a   las   letras   se   refiere,   hay   que   decir   que   tienen   un   carácter   marcadamente  regular,  en  gran  medida  porque  seguramente  ésta  era  la  parte  de   la   inscripción   que   más   se   quería   destacar   y,   como   el   resto   está   perdido,   no   podemos  contrastar  el  tamaño  de  las  palabras.  Están  en  forma  capital  y  tienen  un   trazo   liviano   y   sencillo,   aunque   apenas   son   inteligibles   y,   aunque   actualmente   parecen   inscritas   de   forma   superficial   gracias   a   su   estado   de   conservación,   en   su   día  habrían  estado  bien  elaboradas  e  inscritas  de  modo  que  se  entendieran  bien.     La   conservación   no   es   buena   y   se   ha   perdido   gran   parte   de   la   inscripción,   de   modo   que   lo   único   que   tenemos   es   su   parte   superior,   su   encabezamiento   (del   cual   también  se  han  perdido  algunos  trazos  inscritos).  Su  lectura  resulta  muy  dificultosa   dado   que   la   visibilidad   de   las   letras   es   pésima.   Sin   embargo,   se   entienden   sus   trazos  y  pueden  irse  deduciendo  algunos  elementos.       Conservación               COMENTARIO  INTERNO       Tipo  de  inscripción   Miliario       Transcripción   IMP(eratori)  CAES(ari)  G(aio)  M[E]SSIO     Q(uinto)  TRAIANO  [DE]CIO     PIO  FELICI  IN[v]IC-­‐   TO  AUG(usto)  DAC(ico)     MAX(imo)  PONT(ifici)     MAX(imo)  TRIB(unicia)  POT(estate)     IIII  P(atri)  P(atriae)  CO(n)S(uli)  III  PRO-­‐   CO(n)S(uli)  ET  Q(uinto)  HEREN-­‐   NIO  ETRUSCO     MESSIO  DECIO     CO(n)S(uli)  ET  C(aio)  V[AL(erio)]     HOSTIL[iano]       Contexto   Entre  el  235  y  el  284  d.C,  tras  la  muerte  de  Severo  Alejandro  y  hasta  el  ascenso  de     Diocleciano,   se   vive   uno   de   los   más   críticos   períodos   para   el   Imperio   Romano.   Es     una   época   de   anarquía   militar   donde   se   suceden   una   veintena   de   emperadores     legítimos  y  más  de  medio  centenar  de  usurpadores.  No  será  hasta  los  emperadores     ilirios   de   final   del   periodo   que,   con   su   energía   renovada,   se   llegará   al   fin   de   esta     situación,  entrando  en  la  época  del  Bajo  Imperio  o  Antigüedad  Tardía.         Trajano   Decio   (249-­‐251)   es   el   iniciador   de   la   serie   de   los   emperadores   ilirios.   Al     subir   al   trono   se   añadió   a   su   nombre   el   de   Trajano,   mostrando   su   decisión   de     retornar  a  la  tradición,  para  asegurar  las  fronteras  y  la  unidad  de  un  imperio  que     iba  descomponiéndose  por  momentos.  Asimismo,  asoció  al  poder  a  sus  dos  hijos,     Herennio  Etrusco  y  Hostiliano.  Centró  sus  fuerzas,  con  el  respaldo  de  sus  hijos,  en     la  defensa  de  la  frontera  danubiana  contra  los  godos.  En  una  de  estas  campañas,     murieron  él  y  el  hijo  mayor,  Herennio  Etrusco  (251).   12         Comentario       La   inscripción   que   vamos   a   analizar   es   un   miliario   del   cual   sólo   se   conserva   la   parte   superior,   dedicado   al   emperador   Decio   y   sus   dos   hijos,   asociados   al   trono   con   su   padre,   Herenio   Decio   y   Hostiliano.   Como   sabemos,   los   miliarios   servían   para   marcar   distancias,   y   se   solían   incluir   al   final   de   la   inscripción,   en   millas.   En   época   imperial  se  añadía  el  nombre  del  emperador  al  miliario,  puesto  que  resultaban  ser   un  gran  elemento  propagandístico.  Por  ello  aquí  sólo  vemos  esta  primera  parte,  la   del  nombre  del  emperador,  puesto  que  el  final  no  se  ha  conservado.  Sin  embargo,   no   hay   que   olvidar   que   antaño   estuvo   allí,   hecho   fundamental   para   entender   el   significado  de  esta  inscripción.     El  primer  nombre  que  aparece,  puesto  que  al  fin  y  al  cabo  un  miliario  acaba  siendo   un   homenaje,   lo   hace   en   dativo,   como   todos   los   demás   y,   por   ende,   en   toda   la   inscripción,  y  es  el  del  emperador  Decio,  del  cual  ya  hemos  hablado  antes.  Aparece   con  todos  sus  nombres  y  títulos.  Su  nombre  secular  hasta  su  ascenso  al  trono  había   sido  el  de  Gaius  Messius  Quintus  Decius  y,  como  se  ve  en  la  inscripción,  cuando  fue   nombrado   emperador   pasó   a   ser   Caesar   Gaius   Messius   Quintus   Traianus   Decius   Augustus.   Tenía   los   títulos   imperiales   típicos,   como   queda   aquí   patente,   de   Imperator,   Caesar,   Augustus,   Pontifex   Maximus,   así   como   la   posesión   de   la   potestad  tribunicia,  renovada  por  cuarta  vez,  en  la  fecha  del  1  de  enero  de  251  d.C,   dato   que   nos   permite   datar   la   inscripción.   También   aparece   el   título   de   Pater   Patriae,  el  reconocimiento  de  "padre  de  la  patria".       El  resto  de  títulos  son  peculiaridad  de  Decio.  En  primer  lugar,  llama  la  atención  el   nombre  de  Trajano.  Sobre  este  ya  hemos  hablado,  comentando  que  se  lo  adjudicó   con  la  intención  de  mostrar  su  intento  de  regresar  a  la  tradición,  para  proteger  las   fronteras  y  la  unidad  imperial.       El   sobrenombre   de   Pío   lo   comentamos   en   una   inscripción   anterior.   Viene   ya   de   los   tiempos   de   Antonino   Pío   (138-­‐161),   quien   lo   obtuvo   por   concesión   del   Senado   al   conmoverlo  con  un  discurso  en  defensa  de  su  padre  adoptivo,  Adriano,  para  que  se   le  deificara.  Desde  entonces,  los  emperadores  posteriores  también  se  adjudicarían   este  cognomen.  Respecto  al  de  Felix,  éste  era  también  propio  de  los  emperadores   de   la   época,   desde   los   Severos.   Y   el   otro   sobrenomen,   el   de   invictus,   hace   referencia  a  que  nunca  era  vencido,  a  que  salía  siempre  victorioso  de  sus  batallas.       Después   está   el   título   de   Dacicus   Maximus,   por   sus   victorias   contra   los   dacios,   y   no   aparece  el  de   Germanicus   Maximus,   del   cual   también   hizo   gala   el   emperador.   De   todos  modos,  hay  que  hacer  una  puntualización  aquí  y  es  que  la  mayoría  de  estos   títulos   que   se   adjudicaban   los   emperadores   por   entonces,   solían   proceder   de   victorias   ficticias.   Respecto   al   término   Máximus,   hay   que   señalar   que   se   utiliza   a   partir  de  la  anarquía,  cuando  los  emperadores  efímeros  se  tildaron  "solemnísimos"   y   se   titularon,   como   hemos   dicho,   vencedores   de   victorias   ficticias.   El   título   de   "Maximus"   destacaba   la   superioridad   del   emperador   respecto   al   resto   de   los   romanos.       Los   dos   últimos   títulos   que   aparecen   respecto   a   este   personaje   son   el   de   Cónsul,   por  III  vez  en  el  momento  en  que  se  hizo  la  inscripción  (251),  y  el  de  Procónsul.  Este   último   lo   tenían   todos   los   emperadores,   pero   no   solían   representarlo   en   las   13     inscripciones.   Ese   no   es   el   caso   de   Decio,   quien   peculiarmente,   con   ello   muestra   como   es   el   auténtico   gobernador   de   las   provincias   imperiales   donde   toman   sus   funciones  sus  delegados.  Como  hemos  dicho,  todos  los  emperadores  lo  eran,  pero   no   lo   mencionaban   en   su   titulación   oficial.   Tan   sólo   él   o   emperadores   como   Augusto,  Claudio  o  Trajano,  entre  algunos  otros,  lo  utilizaban.       Las   cinco   últimas   líneas   son   las   dedicadas   a   los   hijos   del   emperador,   asociados   al   poder   junto   a   su   padre,   como   césares.   Así,   continua   la   dedicación   en   dativo   del   emperador,   con   el   nombre   de   dos   personajes   que   también   comparten   las   funciones  de  Decio,  las  funciones  de  emperador,  que  son  Quinto  Herenio  Etrusco   Mesio  Decio  (conocido  como  Herenio  Decio),  cónsul  en  el  mismo  año  en  que  lo  fue   su   padre   por   III   vez,   fecha   de   la   misma   inscripción,   y   Cayo   Valerio   Hostiliano   (recordado  como  Hostiliano).       Tras   esto   llegamos   a   la   parte   que   nos   falta   de   la   inscripción.   Lo   máximo   que   podemos  decir  es  que  faltaría  una  medida,  una  distancia,  o  la  simple  indicación  de   la  vía  o  puente,  etc.,  donde  se  encontraba  situado  el  miliario.       Así   pues,   vemos   un   miliario   incompleto,   que   a   su   vez   cumple   una   función   honorífica,  de  homenaje  al  emperador  y  sus  hijos  asociados  al  poder,  y  en  especial,   propagandística,   como   sucedía   con   toda   inscripción   de   este   tipo.   Y   nos   faltaría,   como   hemos   repetido   ya   tantas   veces,   el   final,   el   final   que   caracterizaría   todo   miliario.         Bibliografía     IGLESIAS  GIL,  J.  M.,  Vademecum  para  la  epigrafía  y  numismática  latinas,  Santander,  200   ROLDÁN  HERVÁS,  J.  M.,  Historia  de  Roma,  Ediciones  Universidad  Salamanca,  Salamanca,  1995     http://eda-­‐bea.es/  (Hispania  Epigraphica)       Comparación  (con  la  señal  de  tráfico  de  Ribes  de  Freser)     Si  se  tiene  que  encontrar  un  equivalente  actual  a  los  miliarios  romanos,  estos  son  las  señales  de  tráfico,   como  los  postes  quilométricos  o  las  señales  de  orientación  en  general,  puesto  que  entonces  también  se   buscaba   poder   guiar   a   la   gente   por   el   camino   que   debía   llevarles   a   su   destino,   aunque   de   formas   muy   distintas  a  las  actuales.       Como   hemos   dicho,   los   miliarios   solían   marcar   distancias,   y   muchos   de   los   signos   de   tráfico   actuales   cumplen  esa  misma  función,  tanto  los  que  señalizan  direcciones  a  los  viandantes,  como  los  que  guían  a   los   conductores   de   cualquier   tipo   de   vehículo.   Sin   embargo,   a   pesar   de   esta   similar   función,   los   elementos  que  se  inscribían  en  época  romana  son  muy  distintos  a  los  actuales,  así  como  sus  formas  de   representación  y  el  tipo  de  escritura.     Respecto   al   miliario   de   Decio,   aunque   es   generalizable   al   resto   de   miliarios   romanos,   en   relación   a   la   señal  de  tráfico  que  analizamos  anteriormente,  encontramos  una  primera  gran  diferencia,  que  viene  del   tipo   de   objeto   ante   el   cual   nos   encontramos.   Los   miliarios   solían   consistir   en   una   especie   de   columna   de   14     piedra     de   tamaño   no   menospreciable,   mientras   que   las   indicaciones   actuales   consisten   en   postes   metálicos   (como   es   nuestro   caso)   o   carteles   de   gran   tamaño,   a   excepción   de   los   pequeños   postes   kilométricos,  cuyo  tamaño  no  es  grande  en  exceso,  pero  lo  suficiente  para  resultar  visibles  al  conductor  o   viandante.       La  siguiente  gran  diferencia  entre  el  miliario  de  Decio  y  el  poste  de  Ribes,  también  generalizable  al  resto,   es   su   disposición   formal.   En   el   miliario   se   ve   mucha   más   letra,   aglutinada   de   modo   que   la   información   que  se  da,  parece  en  un  principio  muy  densa  (a  pesar  de  que  eso  no  es  propiamente  lo  útil  para  quien   busca  ser  indicado  por  esta  obra,  puesto  que  la  sustancia  viene  al  final,  la  parte  pérdida,  en  el  caso  del   miliario   de   Decio).   Por   contra,   en   nuestro   poste   de   ahora,   vemos   que   sólo   se   da   la   información   estrictamente  necesaria  para  que  alguien  sea  guiado,  que  hay  una  proporción  muy  grande  de  espacios   vacíos  y  que  la  visibilidad  de  lo  que  se  busca  no  puede  resultar  más  conveniente.       Respecto  a  la  forma  de  las  letras,  poco  más  hay  que  decir  que,  como  es  lógico,  la  perfección  en  la  técnica   actual   no   la   tenían   los   romanos,   que   sin   embargo,   también   podían   inscribir   letras   con   gran   perfección   en   su  trazado  aunque,  en  el  caso  de  nuestro  miliario  romano,  tampoco  lo  son  tanto.       Entrando  ya  al  comentario  interno,  hay  mucho  más  de  lo  que  hablar  y,  lo  primero  que  salta  a  la  vista  es   algo  que  ya  hemos  en  parte  comentado:  el  miliario  romano  era  utilizado,  en  época  imperial,  como  medio   propagandístico   de   los   emperadores,   porque,   ¿qué   mejor   propaganda   que   la   repetición   de   su   nombre   cada  mil  metros?  Por  ello,  gran  parte  de  la  inscripción  consiste,  en  el  miliario  de  Decio,  en  el  homenaje  al   emperador,  de  modo  que  parece  que  lo  que  importa  es  eso  y  no  lo  que  se  indica  más  abajo,  que  al  fin  y   al  cabo  es  la  función  principal  de  un  miliario.  En  nuestro  miliario,  ni  tan  siquiera  podemos  apreciar  que   está  esa  parte,  porque  se  ha  perdido.  Pero  su  existencia  se  presupone,  hecho  que  no  quita  que  sea  una   parte  mucho  más  reducida  que  la  que  hemos  podido  analizar.  Respecto  al  poste  actual,  no  vemos  estos   mismos  patrones.  En  realidad,  tan  sólo  se  inscribe  lo  que  correspondería  normalmente  a  la  parte  final  de   un   miliario,   las   distancias   (en   nuestro   caso   añadiendo   la   carretera   en   la   que   se   encuentra   y   las   dos   direcciones  para  las  cuales  faltan  12  y  111  quilómetros).  En  el  caso  de  un  poste  kilométrico  más  simple,  la   equivalencia  quedaría  todavía  más  clara,  pero  nuestro  ejemplo  ya  resulta  bastante  ilustrativo  del  cambio   de  mentalidad.     Para   terminar,   tan   sólo   hay   que   decir   que,   en   el   caso   de   que   supiéramos   como   termina   el   miliario   de   Decio,   podríamos   contrastar   sin   especular   la   información   que   proporcionaba   en   relación   al   Poste   de   Ribes.   Sin   embargo,   no   lo   tenemos,   aunque   sabemos   que   la   mayoría   de   miliarios   acababan   con   un   número   y   una   letra,   la   eme,   en   referencia   a   las   millas.   Es   por   ello   que   se   parece   más   a   un   poste   quilométrico   sencillo,   donde   sólo   se   indica   un   kilómetro   o   distancia,   a   pesar   de   que   en   nuestro   caso,   también   se   indica   lo   mismo,   sólo   que   de   forma   más   elaborada   (se   indica   el   nombre   de   dos   ciudades,   con   los  quilómetros  que  faltan  para  llegar,  además  de  la  carretera  en  la  que  se  encuentra).  Pero  también  es   lógico,  puesto  que  resultaría  absurdo  comparar  la  red  de  carreteras  y  autopistas  actual  con  la  red  de  vías   romanas.   La   información   debe   ganar   en   complejidad.   Aún   así,   la   esencia   resulta   ser   la   misma,   y   las   diferencias  no  son  tantas  si  se  mira  desde  una  perspectiva  más  conciliadora,  puesto  que  a  la  postre,  en   ambos  casos,  se  indican  distancias  con  la  función  de  informar  al  que  circula  por  la  zona.                 15     ALTAR  DEDICADO  A  LOS  DIOSES  Y  LAS  DIOSAS                   Lugar  del  hallazgo   Barcelona,  Barcelona,  Cataluña,  España       Lugar  de     conservación   MAC  (Museu  d'Arqueologia  de  Catalunya)       Datación   s.  II  d.C       COMENTARIO  EXTERNO       Tipo  de  objeto   Altar         Dimensiones   77x44  cm       Descripción   Altar   de   gres   de   Montjuïc,   de   color   amarronado,   que   formaría   parte   de   un   dodekatheon.  Tiene  forma  de  columna  rectangular,  y  está  compuesto  por  una  base   triple,  rota  por  algunas  zonas,  y  por  un  friso  y  unos  relieves  en  su  parte  superior.  La   terminología  correcta  pare  referirnos  a  su  forma  es  la  de  un  altar  formado  por  sus   16       Conservación             Anotaciones   tres   partes   características,   la   basa   (parte   inferior   en   forma   de   soporte),   el   fuste   (cuerpo  del  monumento)  y  la  coronación  (parte  superior  con  formas).     El   fuste   sobre   el   que   se   inscribe   es   más   estrecho   que   la   basa   y   la   coronación,   de   modo  que  el  altar  obtiene  una  bonita  y  harmoniosa  forma.       El   campo   epigráfico   contiene   unas   letras   bien   justificadas,   tendentes   al   centro,   y   unos  márgenes  muy  reducidos,  excepto  en  la  última  línea,  que  al  ser  más  corta  se   queda  en  el  centro  y  deja  un  gran  espacio  libre  hacia  los  lados.     Respecto   a   la   ordinatio,   la   distribución   de   las   palabras   y   de   los   espacios   interlineales  es  regular,  a  excepción  de  que  tras  la  última  línea,  se  deja  un  espacio   muy  grande.     Se   utilizan   algunos   signos   de   interpunción,   consistentes   en   puntos   redondeados,   algunas   palabras   se   separan   mediante   espacios   y   otras   se   unen   directamente   al   resto.       Las  letras  son  bonitas,  aunque  no  del  todo  perfectas,  y  presentan  un  buen  trazado.   Son   mayúsculas   y   bastante   regulares,   y   no   se   aprecian   grandes   diferencias   en   su   tamaño.  Resalta  en  la  primera  línea  la  unión  de  dos  letras,  la  u  y  la  ese,  que  crean   un   bonito   contraste   y,   a   su   vez,   permiten   que   la   frase   quepa   dentro   del   campo   epigráfico.     La   inscripción   se   conserva   en   perfecto   estado   y   las   frases   inscritas   pueden   leerse   con  facilidad,  a  pesar  de  no  ser  tan  claras  como  la  de  sus  altares  compañeros,  los   otros  siete  encontrados  que  formaban  parte  del  dodekatheon.  Sin  embargo,  se  ha   mantenido   casi   intacta   en   todos   sus   elementos,   a   pesar   de   que   le   faltan   algunas   partes,  que  no  obstante,  no  afectan  a  la  inscripción  propiamente  dicha.       Como   hemos   dicho,   se   cree   que   esta   inscripción   formaba   parte   de   los   doce   componentes   que   componían   un   antiguo   dodekatheton.   En   el   Museo   donde   se   encuentra  está  colocada  al  lado  de  siete  altares  más,  los  cuales  constan  todos  de  la   misma  inscripción.  Esta  serie  de  altares,  contando  los  desaparecidos,  sumando  así   12,  se  dedicaban  a  honrar  a  los  doce  dioses  mayores.       Por  otro  lado,  debemos  hacer  mención  de  un  error  muy  extendido  en  este  tipo  de   inscripciones.  La  frase  en  dativo  de  Dibus  Deabus  procede  de  la  costumbre  que  se   generalizó   al   decirse   repetidas   veces   Dis   Deabus.   La   terminación   del   femenino   (-­‐ abus)   utilizada   en   los   casos   necesarios   para   distinguir   los   nombres   iguales   de   la   segunda  declinación,  acabó  contaminando  la  desinencia  del  masculino.         COMENTARIO  INTERNO       Tipo  de  inscripción   Votiva       Transcripción   DIBUS  DEABU  ͜S   T(itus)  IULIUS   PLACIDUS   17       Contexto               Comentario   V(otum)  S(olvit)  L(ibens)  M(erito)     Como   ya   hemos   dicho,   el   altar   formaba   parte   de   una   serie   de   doce   que   constituían   un   dodecaethon,   hechos   para   honrar   a   los   doce   dioses   mayores.   En   este   caso,   se   trataba  de  una  práctica  de  culto  privada,  en  el  entorno  de  un  santuario.       Los  homenajes  de  este  tipo  eran  bastante  habituales  en  la  Barcino  del  siglo  II,  que   siempre  seguía  la  pauta  romana.       La  inscripción  es  votiva  y  muy  sencilla.  Está  formada  por  los  elementos  propios  de   las  dedicaciones  a  los  dioses  y  diosas  de  época  romana.       En  primer  lugar  y  como  pasa  siempre,  aparece  el  nombre  de  la  divinidad  a  la  que   está  dedicado  el  altar.  En  este  caso,  resulta  ser  a  los  Dioses  y  las  Diosas  en  general,   como   indica   el   encabezamiento   de   "Dibus   Deabus".   Este   es   el   elemento   más   importante  de  la  inscripción,  como  sucede  con  el  resto  de  votivas.       A   continuación,   aparece   el   nombre   del   dedicante   en   nominativo,   Titus   (praenomen)  Iulius  (nomen)  Placidus  (cognomen).       Por   último,   aparece   una   formula   típica   de   las   inscripciones   votivas:   el   "votum   solvit   libens  merito",  que  hace  referencia  a  que  el  que  ha  hecho  el  altar  para  la  divinidad,   Tito  Julio,  ha  hecho  el  voto,  ha  cumplido  su  promesa,  con  gusto  y  merecidamente.     Así  pues,  tenemos  un  ejemplo  muy  ilustrativo  y  simple  de  lo  que  es  una  inscripción   votiva   de   época   romana,   a   menudo   altares   o   aras,   y   siempre   dedicados   a   la   divinidad,   con   la   dedicación   a   los   dioses   en   el   encabezamiento,   el   nombre   del   dedicante,   del   que   hace   la   ofrenda,   a   continuación,   y   algunas   fórmulas   predeterminadas  como  el  "votum  solvit  libens  merito".             Comparación  (con  la  inscripción  dedicada  a  San  Honorato)     La   inscripción   romana   dedicada   a   los   Dioses   por   parte   de   Tito   Julio   en   el   siglo   II,   y   la   placa   que   los   panaderos  dedicaron  a  su  Santo  Patrón  Honorato  en  la  Iglesia  de  Santa  María  del  Mar  en  el  año  2009,   comparten   el   carácter   religioso   y   ciertos   elementos   que   se   repiten   por   ello.   A   pesar   de   esto,   las   diferencias  de  una  época  a  otra,  especialmente  por  la  religión,  son  fuertes.       A  nivel  formal,  no  podemos  decir  mucho,  puesto  que  uno  de  los  documentos  consiste  en  un  altar,  como   era   propio   en   las   inscripciones   votivas   romanas,   y   el   otro   en   una   placa   de   mármol.   Esto   también   muestra  un  poco  las  tendencias  de  una  época  u  otra,  aunque  sin  embargo,  no  es  lo  importante.  Otra   diferencia   externa   sería   el   hecho   del   entorno   en   que   se   encontraba   cada   una   de   las   inscripciones,   la   romana   al   lado   de   once   altares   más,   formando   un   dodecatheon,   dedicado   a   los   Dioses   Mayores,   y   la   actual   situada   en   una   pared   de   una   de   las   capillas   laterales   de   una   basílica,   junto   a   unas   figuras   propias   del  culto  católico  que  representan  Santos  y  también  son  honra  a  San  Honorato.       Respecto   a   la   descripción   externa   no   hay   demasiados   aspectos   destacables.   Quizá   las   letras   sí   que   18     presentan   variedades   importantes:   las   actuales   están   mucho   mejor   trazadas,   aunque   las   romanas   tampoco  se  quedaban  cortas  en  ello.  Por  otra  parte,  los  signos  de  interpunción  o  el  método  de  juntar   palabras,   como   deja   de   utilizarse   en   la   actualidad,   en   la   dedicación   a   Honorato   no   se   ve,   contrariamente  a  la  inscripción  de  Titus  Iulius.         Lo   importante   de   esta   inscripción,   más   que   los   elementos   externos,   son   los   aspectos   internos   y   de   significado.  Vayamos  por  orden:  en  primer  lugar,  vemos  que,  aunque  en  un  orden  invertido,  en  ambas   inscripciones   aparecen   dos   personajes   o   colectivos.   En   la   inscripción   romana   tenemos   un   dedicante   (Titus  Iulius)  y  unos  dedicados  (los  dioses  y  las  diosas).  En  la  inscripción  actual,  tenemos  exactamente  lo   mismo,   sólo   que   cambian   los   nombres   de   éstos,   pasando   el   dedicante   a   ser   el   gremio   de   panaderos   barceloneses  y  el  dedicado  San  Honorato,  su  patrono.  Estos  dos  elementos  son  los  dos  fundamentales   de  este  tipo  de  inscripciones,  de  modo  que  no  es  extraño  que  se  repitan,  a  pesar  de  la  distancia  en  los   acontecimientos.     Internamente,   sin   embargo,   hay   otros   elementos   que   ya   no   coinciden.   En   la   dedicación   romana   encontramos   fórmulas   típicas   de   la   época   propias   de   las   inscripciones   votivas   (Votum   Solvit   Libens   Merito,   o   el   mismo   Dibus   Debaus),   mientras   que   en   la   placa   actual,   no   aparecen   este   tipo   de   estructuras.     Además,   otra   diferencia   clara   está   en   la   presencia   de   la   fecha.   La   inscripción   del   siglo   II   no   presenta   indicación   alguna   respecto   a   ello,   mientras   que   en   la   actual,   es   indicada   con   concreción,   informando   con  ella,  además  del  día  y  el  año  en  cuestión,  del  motivo  por  el  que  también  se  dedica  la  inscripción  a   San  Honorato,  puesto  que  ese  es  el  día  de  su  festividad,  el  día  en  que  los  panaderos  le  honran.       Las   dos   inscripciones   son   muy   sencillas   y   comparten   muchos   aspectos,   aunque   sin   embargo,   como   hemos  visto,  presentan  cambios  insalvables,  sobre  todo  si  analizamos  el  trasfondo  de  todo,  que  es  la   diferencia  religiosa  entre  las  dos  culturas.  El  mundo  pagano  y  el  católico  que  lo  sucedió  y  perdura,  son   muy   distintos.   Es   por   ello   que   no   es   de   esperar   que   lo   que   se   busca   en   una   inscripción   antigua   o   romana,   y   lo   que   la   componga   sea   lo   mismo.   El   ejemplo   más   claro   es   el   paso   del   politeísmo   al   monoteísmo  y  la  aparición  de  los  Santos  Cristianos,  en  relación  a  nuestro  caso.       Pero   a   pesar   de   todo   esto,   y   no   tiene   porque   resultar   contradictorio,   la   religión,   las   creencias   espirituales,  siguen  siendo  eso  mismo,  y  queramos  o  no,  hay  aspectos  que  se  mantienen,  como  estas   inscripciones  reflejan.  En  la  religión,  los  creyentes  honran  o  hacen  dedicaciones  a  sus  dioses  o  santos,   que   creen   que   les   ayudan   a   lo   largo   de   sus   vidas,   de   modo   que   las   semejanzas   entre   unas   y   otras   siempre  están  patentes,  porque  en  el  fondo,  la  esencia  es  la  misma.       19     ...

Tags: