Tema 8 (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Criminología y Políticas Públicas de Prevención - 3º curso
Asignatura Conductas adictivas y delincuencia
Año del apunte 2015
Páginas 7
Fecha de subida 06/03/2015
Descargas 15
Subido por

Vista previa del texto

Tema 8: Drogodependencia como circunstancia modificativa del delito Circunstancias modificativas del delito Datos accidentales de los que depende la gravedad del delito y la necesidad de sancionar (recogidas artículos 21, 22, 23).
Estas circunstancias se dividen en tres grupos: agravantes, atenuantes, mixtas (depende del caso serán agravantes o atenuantes).
Atenuantes de las sanciones Circunstancias modificativas del delito recogidas en el artículo 21 del CP Eximentes incompletas Cuando falta alguno de los requisitos no esenciales para eximir de la responsabilidad.
Están relacionadas con las causas de justificación (antijuridicidad), de imputabilidad y exculpación (art. 20) Ej. Causa de inimputabilidad por alteración psíquica.
Atenuantes ordinarias Circunstancias que afectan a la culpabilidad o a la punibilidad.
No permiten un efecto atenuatorio de tanto alcance.
1 Toxicomanía como atenuante de las sanciones Artículo 20 Solo de aplica e la situaciones de adicción acreditada, que debe ser de carácter grave y que debe tener una relación funcional con el delito.
1.
2.
3.
4.
Ligera afectación (no atenuación) Afectación no intensa (atenuante ordinaria) Afectación intensa (eximente incompleta) Afectación total (eximente completa).
En delitos de seguridad vial el consumo de tóxicos es una agravante.
Cuando hablamos de tráfico de drogas, tampoco hablamos de atenuante.
Cuando te intoxicas para cometer el delito tampoco podemos considerar atenuante.
Relación entre la actividad cerebral y la conducta Cuando hablamos de imputabilidad, hablaremos de la función ejecutivo (la capacidad que tiene de entender, adaptarse y guiarse por las normas sociales, cumpliéndolas o no). Esta función ejecutiva tiene como antítesis la impulsividad, que se caracteriza por acciones pobremente concebidas, prematuramente expresadas, excesivamente arriesgadas o inapropiadas para la situación.
Regiones de la CPF regulan esta función ejecutiva.
Conductas específicas de la función ejecutiva: • • • • • • • Guiarse por normas Pensamiento abstracto Memoria de trabajo (utilizada cuando tomas apuntes) Tiempo y espacio Metas y planes Flexibilidad de la respuesta (es decir, adaptarse a las nuevas normas) Conductas inadecuadas (poder inhibir conductas inadecuadas).
Impulsividad (función ejecutiva se ve alterada): • • • • • • Evaluación de las consecuencias Renunciar a las recompensas Urgencia Premeditación Perseverancia Sensaciones Test para evaluar la función ejecutiva  Tarea de respuesta moderada: evalúa la memoria de trabajo.
2  Test de asociación go-nogo: mide la capacidad de mantener una atención sostenido y controlar la respuesta. Tienes que dar una conducta inhibiendo otra.
Test para evaluar la función cerebral  Tarea de juego lowa: evalúa en el proceso de toma de decisiones bajo riesgo. Tienes na serie de cartas y tú tienes que "resolver" cuál es la baraja que te va a dar más dinero.
 Tarea de descuento por demora: evalúa la toma de decisiones impulsiva. Se evalúa si se prefieren consecuencias a corto plazo aunque sean peores, que consecuencias a largo plazo más positivas.
Caso Phineas Gage (1848) Tuvo un cambio en su personalidad brutal. Eso nos explica cuáles son las partes del cerebro que une las emociones con la razón (inteligencia emocional).
La función ejecutiva está controlada a nivel cerebral por la corteza prefrontal. Si se lesiona se manifiestan problemas a la hora de planificar la conducta, poner límites y abandonar una conducta inapropiada.
Accidente: corteza orbitofrontal.
Cambio radical de personalidad.
Este caso, a nivel de neurociencia moderna, nos ha demostrado que hay distintas regiones de la CPF, vinculadas a aspectos específicos del procesamiento cognitivo: Corteza prefrontal dorsolateral: procesamiento sensorial. Regulación de conductas reflejas.
Selección activa de metas y memoria de trabajo.
Corteza prefrontal orbitoprefrotnal: conecta con regiones límbicas, por tanto, está muy cerca de estructuras que controlan las emociones. Asociación estímulo-refuerzo e inhibición conductual cuando hay consecuencias apetitivas pero mayores aversivas.
Corteza anterior cingulada: control cognitivo. Detectar probabilidad de cometer errores.
LA CPF está regulado por varios sistemas de neurotranmisores (no solo la dopamina, también serotonina, noradrenalina y acetilcolina, relacionados con una buena ejecución de la función ejecutiva).
Es importante el sistema dopaminergico (area tecmental ventral, nucleo accumbens, CPF) mesocorticolimbico.
Las distintas regiones cerebrales se modulan recíprocamente.
¿Cómo alteran las drogas la actividad CPF? El sistema dopaminérgico mesocorticolímbico vincula la conducta adictiva, la impulsividad y la alteración de la función ejecutiva del individuo.
3 La alteración dl sistema dopaminergico provoca la afectación de la actividad CPF. Durante el síndrome de abstinencia, los bajos niveles de DA alteran la actividad del PFC e impiden el control inhibitorio sobre las conductas, las cuales se ven reforzadas por el uso persistente de drogas.
IRISA La disfunción de la actividad del PFC conduce al síndrome iRISA Durante al intoxicación, hay una alteración de la anticonsciencia.
En el bingeing hay pierda de control tota.l En el síndrome de abstinencia tenemos disminución de la motivación y la anhedonia.
Craving: drug expectation and attention bias Durante este sindrome iRISA se atribuye una excesiva importancia a la droga y sus estímulos asociados. Hay una disminución brutal de la sensibilidad de los refuerzos no relacionados con las drogas.
Hay una habilidad reducida para inhibir las conductas inadaptadas.
El modelo lo que nos explica es que las drogas de abuso aumentan la actividad de las regiones corticales que están involucradas en procesos relacionadas con ellas.
Córtex prefrontal dorsolateral: relacionado con la memoria de trabajo y control cognitivo.
aumento de estas regiones en procesos relacionados con las drogas.
Cortex orbitopreforntal: aumento de la actividad de estas regiones en la expectación de drogas y en el craving.
Cortex anterior cingulado: aumenta la actividad de estas regiones en el craving.
Las drogas de abuso, no obstante, disminuirán la actividad de estas regiones en procesos no relacionados con las drogas.
Respuesta del PFC ante el consumo de drogas Tanto la expectación como la propia droga incrementan la actividad de varias subregiones del PFC y la sensación de craving.
No solo la droga estimula las regiones, si no también los estímulos asociados a los drogas. Los estímulos asociados a la droga van a ser el núcleo de la adición y craving y contribuyen a la recaída.
En individuos adictos, el PFC responde ante los estímulos asociados a las drogas del mismo modo que ante las drogas, debido al condicionamiento.
4 Efectos de la adicción sobre la conducta La afectación de las drogas producen sobre la actividad del PFC no solo se relaciona con el sentimiento de craving hacia la droga, sino que también afectan a otros procesos cerebrales propios de la función ejecutiva.
La desregulación de la actividad del PFC (dorsolateral y OFC) afecta: - Expectación: predicciones de recompensa y probabilidad observada de refuerzo con un estímulo.
- Compulsión: aplicación repetitiva de una estrategia conductual a pesar de la falta de asociación estímulo-recompensa.
- Toma de decisiones: Equilibrio entre las expectativas y las recompensas asociadas a estímulos. La toma de decisiones incluye procesos cognitivos como la prueba de hipótesis, la generación de normas y la toma de riesgos.
Efectos de la disfunción cerebral durante al adicción sobre al conducta Revisión de la respuesta: habilidad de adaptar la conducta de acuerdo con cambios en las contingencias ambientales.
Individuos adictos muestran una mayor dificultad a la hora de corregir su conducta (persistencia conductual y conductas desinhibidas y socialmente inapropiadas).
Durante el consumo de droga hay una alteración de la valoración del riesgo, por tanto, al consecuencia será que el individuo cometa conductas más arriesgadas.
Es la CPF ventromedial la que integra la información relativa a lo que damos valor. Por tanto, entendemos que una actividad acentuada en esta región es que estamos dando mucho valor a esa situación. En general, si tenemos más activa esta región pesará más una ganancia que una perdida. Esto ocurre en los individuos adictos, tienen más actividad en esta región y se ven más influenciados por las ganancias que por las perdidas.
El estriado está implicado en el procesamiento del valor subjetivo de las recompensas obtenidas.
Debido a las decisiones arriesgadas el estriado de los individuos adictos se activa en mayor medida.
El OFC participa en la evaluación de las recompensas.
Además, hay una pobre evaluación de la incertidumbre y el riesgo, explicada por la corteza cingular anterior, que se encarga de evaluar la magnitud y probabilidad de resultados inciertos (cuando no sabemos si nuestra conducta va a ser reforzada o no, no sabemos cuáles van a ser las consecuencias, si vas a obtener pérdidas o ganancias). Las personas adictas no ven que es lo más probable que pase.
Los adictos no mejorarn sus resupuestas con la experiencia, ya qu ehayu una menor activación de esta región.
5 Disminución de la función ejecutiva en el dlPFC No hay capacidad para dar valor a las consecuencias aversivas a largo plazo, mientras que se da mucho valor a las consecuencias apetitivas a corto plazo y por eso hay conductas delictivas. Fallo a la hora de distinguir decisiones arriesgadas de las seguras.
Influencia reducida de la importancia emocional de la amígdala (procesa los estímulos aversivos, esta activa en situaciones donde tenemos miedo. Implicada en el aprendizaje estímulo-respuesta, permite evitar las decisiones vinculadas a consecuencias negativas).
Los adictos tienen la amígdala poco activa.
Resumen En general, los adictos muestran diversas alteraciones que empeoran cuanto mayor sea la historia de consumo del individuo. Esto se explica por distintas observaciones de cambios en su cerebro que sabemos gracias a los estudios de resonancia magnética, que va a llevar el abogado a la hora del juicio.
Uno de esos cambios va a ser una actividad incrementada del estriado del OFC y del vmPFC. Esa hiperactivación de estas regiones la podemos relacionar con que los adictos otorgan muchas más importancia a las recompensas contra las consecuencias negativas de su conducta, cuando lo normal sería al revés.
No obstante, hay estructuras que disminuye su activación. Hay una disminución del corteza cingular anterior, que es la que se encarga de predecir el riesgo, de hacer probabilidades, por lo que habrá fallos a la hora de monotorizar y preveer el riesgo de nuestras conductas. También hay una dismunición de la DLPFC, es importante porque es la que más se encarga de las funciones ejecutivas. Alteración en la toma de decisiones del individuo. Por otro lado, disminución de la amígdala durante la asunción de riesgos, que apoya la hipótesis de que los adictos son menos sensibles a las consecuencias negativas.
Drogodependencia y modificación de la responsabilidad penal • La aplicación del nuevo Código penal de 1995 y reformas posteriores (la más importante, la de noviembre de 2010, Ley Orgánica 5/2010).
• Tendencia acusada a la defensa social y el principio de resocialización de los delincuentes toxicómanos.
• La imputabilidad queda definida como el fundamento de la culpabilidad y implica, por un lado, la capacidad de comprensión de lo que es ilícito o injusto y, por otro, la capacidad de actuar conforme a esa comprensión.
• La apreciación de circunstancias atenuantes que impliquen una modificación de esta responsabilidad representa para el sujeto un beneficio en la duración de la condena y, en función de su peligrosidad, la posibilidad de aplicación de medidas de seguridad.
6 • El Código Penal de 1995 (artículos 20 y 21), en cuanto a la responsabilidad penal los drogodependientes, mantiene un esquema que divide esta responsabilidad en cinco niveles: Plena imputabilidad, -Atenuación simple de la responsabilidad, -Atenuación muy cualificada, Exención incompleta de responsabilidad, -Exención total de responsabilidad o inimputabilidad Aplicación de medidas de seguridad • Una medida de seguridad es la consecuencia jurídica aplicable por el órgano jurisdiccional, en sustitución de una pena o conjuntamente con ella, a ciertos individuos (inimputables o semiimputables), autores de un hecho previsto como una infracción criminal que, por sus características personales especiales, son susceptibles de tratamiento terapéutico o reeducador; y también las demás disposiciones que complementen o refuercen las finalidades mencionadas.
• Entre las medidas de seguridad dos finalidades se distinguen: a) La defensa social mediante el aseguramiento de sujetos plenamente responsables y peligrosos en cuanto al riesgo de reincidencia.
b) La medida de seguridad con finalidad curativa y de reeducación.
Actualmente predomina esta última visión, en el contexto del nuevo Código Penal y los principios de prevención especial.
• La aplicación de medidas de seguridad en sujetos toxicómanos es frecuente, debido, por un lado, del reconocimiento de atenuantes modificadores de la responsabilidad criminal y, por otro, de la conveniencia y necesidad de terapias que permitan la resocialización.
• Estas medidas pueden ser principalmente de dos tipos: 1. Medidas privativas de libertad, como el internamiento en un centro psiquiátrico o centro de deshabituación, así como el internamiento en un centro educativo especial.
2. Medidas no privativas de libertad, entre las que sobresale la indicación obligada de tratamiento ambulatorio en dispositivos médicos o sociosanitarios (artículo 96.3).
7 ...